[Fotos y Video] 50 años de socia­lis­mo en Cuba. 50 años des­de la decla­ra­ción del carac­ter socia­lis­ta de la revolución

Pese a tan­to gusano de dere­chas y de izquier­das, Cuba, pese a quien le pese, sigue sien­do un pais socia­lis­ta. Y con toda la dig­ni­dad del mun­do. Y con todo el orgu­llo. No nece­si­ta de ni-nis ni de refor­mis­tas que vayan des­de sus pos­tu­ras por enci­ma del bien y del mal des­de su refor­mis­mo social­de­mo­cra­ta, dis­fra­za­do de izquier­da dan­do con­se­jos car­ga­dos de veneno. Cuba no ha pedi­do per­dón a nadie por ser dig­na, revo­lu­cio­na­ria y socialista

Cuba sabe bien ele­gir sus [email protected] [email protected] mejo­res, no trai­cio­nan a la revo­lu­ción, bajo nin­gun pere­grino pretexto.

Cuba en nues­tro cora­zón, en el cora­zón de Eus­kal Herria, dos pue­blos en lucha con infi­ni­dad de afi­ni­da­des pre­sen­te en el cora­zón de Boltxe Kolek­ti­boa. Hace­mos nues­tro el lema

«Con usted coman­dan­te, por Cuba, la revo­lu­ción y el socialismo»

Boltxe Kolek­ti­boa

Articu­lo del perio­dis­ta cubano Noel Manzanares

Pri­mer medio siglo de Socia­lis­mo en Cuba

A media­dos del mes de abril, 50 años atrás, el pue­blo cubano pro­ta­go­ni­zó suce­sos trascendentales.

En el ama­ne­cer del día 15 del cuar­to mes de 1961, fui­mos víc­ti­mas del ata­que aéreo de mer­ce­na­rios arma­dos y ampa­ra­dos por el Gobierno de Esta­dos Uni­dos, cuan­do avio­nes B‑26 pin­ta­dos del color y las insig­nias de nues­tra modes­ta fuer­za aérea agre­die­ron las bases ubi­ca­das en Ciu­dad Liber­tad, San Anto­nio de los Baños y San­tia­go de Cuba.

Como sal­do de aque­lla embes­ti­da con­tra la Revo­lu­ción Cuba­na, sie­te com­pa­trio­tas murie­ron y 53 per­so­nas fue­ron heri­das, entre ellas 5 infan­tes que vivían en los alre­de­do­res del aero­puer­to de Ciu­dad Libertad.

En la des­pe­di­da de las víc­ti­mas, el 16 de abril, el Coman­dan­te en Jefe Fidel Cas­tro pro­cla­mó el carác­ter socia­lis­ta de la Revo­lu­ción Cuba­na —en rigor, nom­bre dado a una cria­tu­ra ya naci­da, amén que la efe­mé­ri­des se con­vir­tió en Día del Mili­ciano y fecha para cele­brar la cons­ti­tu­ción del Par­ti­do Comu­nis­ta de Cuba (PCC, ver: http://​www​.cuba​.cu/​g​o​b​i​e​r​n​o​/​d​i​s​c​u​r​s​o​s​/​1​9​6​1​/​e​s​p​.​htm , http://​www​.cuba​.cu/​g​o​b​i​e​r​n​o​/​d​i​s​c​u​r​s​o​s​/​2​0​0​1​/​e​s​p​.​htmhttp://​www​.cuba​so​cia​lis​ta​.cu/​4​2​0​0​0​7​/​0​0​0​7​0​5​p​c​c​.​h​tml).

Entre­tan­to, era inmi­nen­te el ata­que por Pla­ya Girón, al día siguiente.

El hecho que el lugar del zar­pa­zo caye­ra en nues­tras manos 66 horas des­pués que los mer­ce­na­rios de la fuer­za inva­so­ra pisa­ran las cos­tas, demues­tra el vigor del ful­mi­nan­te con­tra­ata­que a que fue­ron sometidos.

Es que se luchó ince­san­te­men­te día y noche, sin un solo minu­to de tre­gua, muy a pesar que una fuer­te escua­dra nor­te­ame­ri­ca­na, que incluía un por­ta­avio­nes e infan­te­ría de mari­na lis­ta para inter­ve­nir, situa­da solo a tres millas de la cos­ta, ace­cha­ba para ampa­rar un pre­ten­di­do gobierno títe­re (ver: http://​www​.gran​ma​.cuba​web​.cu/​s​e​c​c​i​o​n​e​s​/​g​i​r​o​n​-​5​0​/​a​r​t​i​c​-​2​4​.​h​tml).

Des­de aquel abril, ha trans­cu­rri­do medio siglo ple­tó­ri­co de pági­nas glo­rio­sas, y tam­bién con más de una defi­cien­cias e insu­fi­cien­cias en el queha­cer revo­lu­cio­na­rio (ver, por ejem­plo:www​.kao​sen​la​red​.net/​n​o​t​i​c​i​a​/​c​i​n​c​o​-​p​i​l​a​r​e​s​-​d​e​-​l​a​-​r​e​v​o​l​u​c​ion , www​.kao​sen​la​red​.net/​n​o​t​i​c​i​a​/​c​u​b​a​-​u​n​-​r​e​f​e​r​e​n​t​e​-​p​a​r​a​-​f​a​o​-​maswww​.kao​sen​la​red​.net/​n​o​t​i​c​i​a​/​c​u​b​a​-​a​v​a​n​c​e​s​-​p​r​o​b​l​e​m​a​s​-​d​e​s​a​f​ios). He aquí el con­tex­to his­tó­ri­co que sir­ve de preám­bu­lo al 6to. Con­gre­so del PCC, un hito en la actua­li­za­ción del mode­lo eco­nó­mi­co cubano (ver: www​.kao​sen​la​red​.net/​n​o​t​i​c​i​a​/​a​c​t​u​a​l​i​z​a​c​i​o​n​-​m​o​d​e​l​o​-​e​c​o​n​o​m​i​c​o​-​c​u​b​anohttp://​www​.pcc​.cu/​p​h​p​/​n​o​t​i​c​i​a​s​/​c​o​n​g​r​e​s​o​.​php).

Con tal pre­su­pues­to, enca­ra­mos este pri­mer medio siglo de cons­truc­ción del Socia­lis­mo apos­tan­do a que nues­tra juven­tud será capaz de edi­fi­car la irre­ver­si­bi­li­dad de una socie­dad en la que se fun­dan el cul­to a la dig­ni­dad de la per­so­na, la pros­pe­ri­dad de cada indi­vi­duo, la con­de­na a las mise­rias huma­nas y la soli­da­ri­dad con nues­tros seme­jan­tes en cual­quier lati­tud —y empe­ña­dos en el ince­san­te per­fec­cio­na­mien­to de la obra de cuba­nas y cuba­nos, cual digno y recu­rren­te home­na­je a los Héroes y Már­ti­res de la Patria (ver: “El socia­lis­mo está en la gen­te” en http://​www​.gran​ma​.cuba​web​.cu/​2​0​1​1​/​0​4​/​1​5​/​n​a​c​i​o​n​a​l​/​a​r​t​i​c​0​9​.​h​tml).

Y para aca­bar las pala­bras del coman­dan­te en jefe, Fidel Castro

La Bata­lla de Girón (Pri­me­ra par­te) (+ Fotos, Video y PDF)

Más de un año antes del 16 de abril de 1961, des­pués de rigu­ro­sos aná­li­sis e inter­cam­bios, el pre­si­den­te Dwight Eisenho­wer deci­dió des­truir a la Revo­lu­ción Cubana.

El ins­tru­men­to fun­da­men­tal del tene­bro­so plan era el blo­queo eco­nó­mi­co a Cuba, al que la lite­ra­tu­ra polí­ti­ca del impe­rio cali­fi­ca con el tér­mino ano­dino y casi pia­do­so de “embar­go”.

En memo­ran­do secre­to del enton­ces sub­se­cre­ta­rio asis­ten­te de Esta­do Les­ter Mallory, se enu­me­ra­ron los obje­ti­vos con­cre­tos del tene­bro­so plan: “La mayo­ría de los cuba­nos apo­yan a Cas­tro ‑expre­sa el docu­men­to– […] No exis­te una opo­si­ción polí­ti­ca efec­ti­va […] El úni­co medio posi­ble para hacer­le per­der el apo­yo interno [al gobierno] es pro­vo­car el des­en­ga­ño y el des­alien­to median­te la insa­tis­fac­ción eco­nó­mi­ca y la penu­ria […] Hay que poner en prác­ti­ca rápi­da­men­te todos los medios posi­bles para debi­li­tar la vida eco­nó­mi­ca […] negán­do­le a Cuba dine­ro y sumi­nis­tros con el fin de redu­cir los sala­rios nomi­na­les y reales, con el obje­ti­vo de pro­vo­car ham­bre, deses­pe­ra­ción y el derro­ca­mien­to del gobierno.”

El con­jun­to de medi­das a tomar se deno­mi­na­ba “Pro­gra­ma de Acción Encu­bier­ta con­tra el régi­men de Castro”.

Cual­quier obser­va­dor, esté o no de acuer­do con tan repug­nan­tes méto­dos por­que care­cen de ele­men­tal éti­ca, admi­ti­ría que esto impli­ca la idea de doble­gar a un pue­blo. En este caso, se tra­ta­ba de una con­fron­ta­ción entre la poten­cia más pode­ro­sa y rica del pla­ne­ta y un país peque­ño de dife­ren­te ori­gen, cul­tu­ra e historia.

Eisenho­wer no era un cri­mi­nal nato. Pare­cía, y tal vez lo fue­ra, una per­so­na edu­ca­da y de bue­na con­duc­ta de acuer­do a los pará­me­tros de la socie­dad en que vivía. Había naci­do en el seno de una modes­ta fami­lia agri­cul­to­ra en Deni­son, Texas, en el año 1890. De edu­ca­ción reli­gio­sa y vida dis­ci­pli­na­da, ingre­só en la Aca­de­mia Mili­tar de West Point en el año 1911, y se gra­duó en 1915. No par­ti­ci­pa en la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial, y le asig­nan solo tareas administrativas.

Asu­me por pri­me­ra vez el man­do de tro­pas en 1941, cuan­do Esta­dos Uni­dos no par­ti­ci­pa­ba toda­vía en la Segun­da Gue­rra Mun­dial. Era ya gene­ral de cin­co estre­llas y care­cía de expe­rien­cia com­ba­ti­va cuan­do Geor­ge Marshall le asig­na el man­do de las tro­pas que des­em­bar­can al Nor­te de África.

Roo­se­velt, como pre­si­den­te del país con más rique­zas y medios mili­ta­res, asu­me el papel de nom­brar al jefe mili­tar de las fuer­zas alia­das que des­em­bar­ca­rían en Euro­pa en junio de 1944, cator­ce meses antes de fina­li­zar la gue­rra; tarea que asig­nó al gene­ral Eisenho­wer, ya que Marshall, su jefe de mayor auto­ri­dad, desem­pe­ña­ba el car­go de Jefe del Esta­do Mayor del Ejército.

El General Dwight  Eisenhower  habla a las tropas antes del desembarco de NormandíaEl Gene­ral Dwight Eisenho­wer habla a las tro­pas antes del des­em­bar­co de Normandía

No era un mili­tar bri­llan­te, come­tió erro­res de con­si­de­ra­ción en el Nor­te de Áfri­ca y en el pro­pio Des­em­bar­co de Nor­man­día, don­de tuvo riva­les serios entre sus alia­dos, como Mont­go­mery, y adver­sa­rios como Rom­mel; pero era un pro­fe­sio­nal serio y metódico.

Con­clui­da esta refe­ren­cia obli­ga­da del Gene­ral de cin­co estre­llas Dwight Eisenho­wer, pre­si­den­te de Esta­dos Uni­dos des­de enero de 1953 has­ta enero de 1961, paso a una pre­gun­ta: ¿cómo es posi­ble que un hom­bre serio, que se atre­vió a expo­ner el nefas­to papel del Com­ple­jo Mili­tar Indus­trial, sea con­du­ci­do a una acti­tud tan cri­mi­nal e hipó­cri­ta como la que lle­vó al gobierno de Esta­dos Uni­dos al ata­que con­tra la inde­pen­den­cia y la jus­ti­cia que duran­te casi un siglo bus­có nues­tro pueblo?

Fue el sis­te­ma capi­ta­lis­ta, la pre­emi­nen­cia de los pri­vi­le­gios de los ricos, den­tro y fue­ra del país, en detri­men­to de los dere­chos más ele­men­ta­les de los pue­blos. Nun­ca le preo­cu­pó a la pode­ro­sa poten­cia el ham­bre, la igno­ran­cia, la ausen­cia de empleo, tie­rra, edu­ca­ción, salud y los dere­chos más ele­men­ta­les para los pobres de nues­tra nación.

En el inten­to bru­tal de some­ter a nues­tro pue­blo, el gobierno de Esta­dos Uni­dos arras­tra­ría a los sol­da­dos de su país a una lucha en la que no habría podi­do obte­ner la victoria.

En los asun­tos de carác­ter his­tó­ri­co son muchos los impon­de­ra­bles y no poca la inci­den­cia del azar. Yo par­to de la infor­ma­ción que poseo, y de la expe­rien­cia que viví aque­llos días en que nació la fra­se de que Girón fue la “pri­me­ra derro­ta del impe­ria­lis­mo en Amé­ri­ca”. De aque­lla expe­rien­cia extra­je muchas con­clu­sio­nes. Qui­zás a otros tam­bién interesen.

Noso­tros no dis­po­nía­mos de un ejér­ci­to nacio­nal en nues­tro país. Al fina­li­zar lo que los his­to­ria­do­res en Cuba deno­mi­na­ban la Ter­ce­ra Gue­rra de Inde­pen­den­cia ‑en la que el ejér­ci­to colo­nial espa­ñol derro­ta­do y exhaus­to solo podía con­ser­var ya, a duras penas, el con­trol de las gran­des ciudades‑, la metró­po­li arrui­na­da, a miles de millas de dis­tan­cia, no podía man­te­ner una fuer­za casi igual a la de Esta­dos Uni­dos en Viet­nam, al final de la gue­rra geno­ci­da que lle­vó a cabo en esa anti­gua colo­nia francesa.

Es en aquel momen­to que Esta­dos Uni­dos deci­de inter­ve­nir en nues­tro país. Enga­ña a su pro­pio pue­blo, al de Cuba y al mun­do, con una decla­ra­ción con­jun­ta en la cual se reco­no­ce que Cuba, de hecho y de dere­cho, debía ser libre e inde­pen­dien­te. Fir­ma en París un acuer­do con el gobierno colo­nial y ven­ga­ti­vo de la Espa­ña derro­ta­da, y des­ar­ma al Ejér­ci­to Liber­ta­dor median­te soborno y enga­ño. Con pos­te­rio­ri­dad, se le impo­ne a nues­tro país la Enmien­da Platt, la entre­ga de puer­tos para uso de su arma­da, y se le otor­ga la supues­ta inde­pen­den­cia, con­di­cio­na­da por un pre­cep­to cons­ti­tu­cio­nal que le con­ce­día al gobierno de Esta­dos Uni­dos el dere­cho a inter­ve­nir en Cuba.

Nues­tro vale­ro­so pue­blo luchó en soli­ta­rio, tan­to como el que más en este hemis­fe­rio, por su inde­pen­den­cia fren­te a la nación que, como expre­só Simón Bolí­var, esta­ba lla­ma­da a pla­gar de mise­ria a los pue­blos de Amé­ri­ca en nom­bre de la libertad.

En Cuba había un ejér­ci­to entre­na­do, arma­do y ase­so­ra­do por Esta­dos Uni­dos. No diré que nues­tra gene­ra­ción posea más méri­to que algu­na de las que nos pre­ce­die­ron, cuyos líde­res y com­ba­tien­tes fue­ron insu­pe­ra­bles en sus luchas heroi­cas. El pri­vi­le­gio de nues­tra gene­ra­ción fue la opor­tu­ni­dad de pro­bar, por azar más que por méri­tos, la idea mar­tia­na de que “un prin­ci­pio jus­to des­de el fon­do de una cue­va, pue­de más que un ejército”.

A par­tir de ideas jus­tas y des­pués de supe­rar amar­gas prue­bas, par­tien­do solo de sie­te fusi­les, no vaci­la­mos en pro­se­guir la lucha en la Sie­rra Maes­tra des­pués que nues­tro des­ta­ca­men­to de 82 hom­bres, por fal­ta de expe­rien­cia y otros fac­to­res adver­sos, fue ata­ca­do por sor­pre­sa antes de alcan­zar las estri­ba­cio­nes de las mon­ta­ñas. En solo 25 meses nues­tro pue­blo heroi­co derro­tó a aquel ejér­ci­to, equi­pa­do con el arma­men­to, la expe­rien­cia com­ba­ti­va, las comu­ni­ca­cio­nes, cen­tros de ins­truc­ción y el ase­so­ra­mien­to con el que Esta­dos Uni­dos man­tu­vo duran­te más de medio siglo el domi­nio total de nues­tro país y de Nues­tra América.

Al apli­car los méto­dos correc­tos de lucha, los prin­ci­pios de res­pe­to a la pobla­ción y la polí­ti­ca de gue­rra con el adver­sa­rio ‑curan­do a los heri­dos y res­pe­tan­do la vida de los pri­sio­ne­ros sin una sola excep­ción en toda la guerra‑, ases­ta­mos una derro­ta aplas­tan­te al apa­ra­to mili­tar crea­do por los yan­kis, y le ocu­pa­mos final­men­te las cien mil armas y los equi­pos de gue­rra que poseían y emplea­ron con­tra nues­tro pueblo.

Entrada de Fidel a La Habana el 8 de enero de 1959Entra­da de Fidel a La Haba­na el 8 de enero de 1959

Pero fue nece­sa­rio tam­bién derro­tar en el cam­po ideo­ló­gi­co el inmen­so arse­nal de que dis­po­nían, y el mono­po­lio casi total de los medios de infor­ma­ción con que inun­da­ban al país de edul­co­ra­das mentiras.

Los tra­ba­ja­do­res sin empleo, los cam­pe­si­nos sin tie­rra, los obre­ros explo­ta­dos, los ciu­da­da­nos anal­fa­be­tos, los enfer­mos sin hos­pi­ta­les, los niños sin libros o sin escue­las, la inter­mi­na­ble lis­ta de ciu­da­da­nos heri­dos en su dig­ni­dad y sus dere­chos, eran incom­pa­ra­ble­men­te más que la mino­ría rica, pri­vi­le­gia­da y alia­da al imperio.

Edu­ca­ción, cien­cia, cul­tu­ra y arte, depor­te, las pro­fe­sio­nes que entra­ñan el desa­rro­llo humano, care­cían de apo­yo en nues­tro país, dedi­ca­do al mono­cul­ti­vo de la caña y a otras acti­vi­da­des eco­nó­mi­cas subor­di­na­das a ban­cos y empre­sas tras­na­cio­na­les yan­kis, con las que el pode­ro­so vecino del nor­te impo­ne su “demo­cra­cia” y los “dere­chos humanos”.

Debo seña­lar que un espec­tácu­lo como el de La Col­me­ni­ta ‑que hace unos días se exhi­bió en el tea­tro Karl Marx‑, crea­do por el hijo de una de las per­so­nas ase­si­na­das por los terro­ris­tas del Gobierno de Esta­dos Uni­dos en el avión que par­tió de Bar­ba­dos el 6 de octu­bre de 1976, no tie­ne rival en el mun­do. Tan­to el impre­sio­nan­te acto cul­tu­ral de los pio­ne­ros, como el Con­gre­so que clau­su­ra­ron ese día, jamás serían posi­bles sin la edu­ca­ción que la Revo­lu­ción ha brin­da­do a los niños, ado­les­cen­tes y jóve­nes de nues­tra Patria.

El 16 de abril de 1961, cuan­do se pro­cla­mó el carác­ter socia­lis­ta de la Revo­lu­ción, habían trans­cu­rri­do dos años y tres meses des­de el triun­fo del Pri­me­ro de Enero de 1959. Nues­tro peque­ño y vic­to­rio­so Ejér­ci­to Rebel­de en su lucha por la libe­ra­ción, solo con­ta­ba con las armas ocu­pa­das a la tira­nía, que en su inmen­sa mayo­ría fue­ron sumi­nis­tra­das por Esta­dos Uni­dos. Era impres­cin­di­ble armar al pueblo.

Para no brin­dar pre­tex­tos que sir­vie­ran de base a las agre­sio­nes de Esta­dos Uni­dos, como hicie­ron en Gua­te­ma­la, inten­ta­mos com­prar y pagar al con­ta­do fusi­les y otras armas en paí­ses de Euro­pa, que tra­di­cio­nal­men­te las expor­ta­ban a muchas naciones.

Adqui­ri­mos varias dece­nas de miles de fusi­les semi­au­to­má­ti­cos FAL cali­bre 7,62 con pei­nes de 20 balas y las muni­cio­nes corres­pon­dien­tes, entre ellas, las gra­na­das anti­per­so­na­les y anti­tan­ques de esas armas que fue­ron tras­la­da­das en buques mer­can­tes habi­tua­les, igual que hace cual­quier país.

Pero ¿qué ocu­rrió con aque­llas inge­nuas com­pras de armas “no comu­nis­tas” y que por su cali­dad nos pare­cían excelentes?

El pri­mer bar­co arri­bó a Cuba nor­mal­men­te y con él, dece­nas de miles de fusi­les FAL.

No había ile­ga­li­dad algu­na, ni exis­tían pre­tex­tos para las cam­pa­ñas con­tra Cuba.

Poco duró, sin embar­go, aque­lla situa­ción. El segun­do bar­co arri­bó a un impor­tan­te mue­lle de la capi­tal, obre­ros por­tua­rios y com­ba­tien­tes rebel­des des­car­ga­ban los bul­tos, no exis­tían enton­ces con­te­ne­do­res. Yo esta­ba en el cuar­to o quin­to piso del edi­fi­cio del Ins­ti­tu­to de Refor­ma Agra­ria, don­de hoy se encuen­tra el Minis­te­rio de las Fuer­zas Arma­das Revo­lu­cio­na­rias, en las inme­dia­cio­nes de la Pla­za de la Revo­lu­ción; allí tenía la ofi­ci­na de tra­ba­jo cuan­do no me movía por cual­quier par­te de la ciu­dad o el país. El vie­jo Pala­cio de Gobierno había sido con­ver­ti­do en museo y el nue­vo no esta­ba ter­mi­na­do. Era el 4 de mar­zo de 1960. Una fuer­te explo­sión hizo tre­pi­dar el edi­fi­cio; miré por ins­tin­to hacia el puer­to, don­de sabía que esta­ba des­car­gán­do­se el mer­can­te fran­cés La Coubre; una den­sa colum­na de humo ascen­día des­de aquel pun­to, no dis­tan­te en línea rec­ta. Com­pren­dí en el acto lo ocurrido.

Ima­gi­né las víc­ti­mas, bajé rápi­do, y con la peque­ña escol­ta abor­da­mos los carros, nos movi­mos hacia el puer­to tran­si­tan­do por estre­chas calles y ele­va­do trán­si­to. Esta­ba ya muy pró­xi­mo, cuan­do escu­cho una segun­da explo­sión en el mis­mo pun­to. Se pue­de com­pren­der la ansie­dad que nos pro­vo­có aque­lla nue­va explo­sión. Ima­gi­né el daño oca­sio­na­do a los obre­ros y sol­da­dos que esta­rían ayu­dan­do a las víc­ti­mas de la pri­me­ra. A duras penas logré que el carro se apro­xi­ma­ra al mue­lle, don­de pude obser­var el dra­má­ti­co pero heroi­co com­por­ta­mien­to de aque­llos hombres.

Alre­de­dor de 100 per­so­nas murie­ron; los heri­dos eran muchos y reque­ri­dos de aten­ción urgente.

Sabotaje contra el barco La CoubreSabo­ta­je con­tra el bar­co La Coubre

Al día siguien­te, des­de la Uni­ver­si­dad, tras­la­da­mos los muer­tos por la ancha calle 23 has­ta el mis­mo cemen­te­rio don­de un año, un mes y 11 días des­pués daría­mos revo­lu­cio­na­ria sepul­tu­ra a las víc­ti­mas del bom­bar­deo de los avio­nes yan­kis con insig­nias cubanas.

El 5 de mar­zo, por pri­me­ra vez y de for­ma abso­lu­ta­men­te espon­tá­nea, duran­te el sepe­lio de los obre­ros y com­ba­tien­tes vil­men­te ase­si­na­dos, excla­mé ¡Patria o Muer­te! No se tra­ta­ba de una fra­se: era una con­vic­ción profunda.

Muchas inves­ti­ga­cio­nes esta­ban por hacer­se, pero en ese ins­tan­te no tenía ya dudas de la inten­cio­na­li­dad de la men­cio­na­da masa­cre. El mer­can­te venía sabo­tea­do des­de que zar­pó de puer­to euro­peo y el sabo­ta­je era obra de expertos.

Dedi­qué la debi­da aten­ción a las inves­ti­ga­cio­nes reque­ri­das. Nece­si­ta­ba cono­cer si aque­llas gra­na­das, con­te­ni­das en las cajas don­de se pro­du­je­ron las explo­sio­nes, podían esta­llar por acci­den­tes tales como la caí­da de una o algo simi­lar. Para des­car­tar esa posi­bi­li­dad ‑que los espe­cia­lis­tas pre­vio estu­dio de los meca­nis­mos de segu­ri­dad de las gra­na­das habían desechado‑, pedí que algu­nas cajas con gra­na­das que venían en el bar­co fue­ran lan­za­das des­de mil metros de altu­ra; obser­vé las prue­bas y nin­gu­na gra­na­da esta­lló. Se inda­ga­ron todos los movi­mien­tos que aquel bar­co reali­zó y se hizo evi­den­te que manos exper­tas rea­li­za­ron aquel sabo­ta­je, como par­te del plan apro­ba­do por la admi­nis­tra­ción de Esta­dos Unidos.

Había­mos reci­bi­do una lec­ción de lo que podía espe­rar­se del impe­ria­lis­mo. No vaci­la­mos en diri­gir­nos a los sovié­ti­cos, con los cua­les no tenía­mos con­tra­dic­ción de principios.

Se nos otor­ga­ron los cré­di­tos per­ti­nen­tes para adqui­rir aque­llas armas. Des­de que la URSS y otros paí­ses socia­lis­tas como la Repú­bli­ca Socia­lis­ta de Che­cos­lo­va­quia, la Repú­bli­ca Popu­lar Chi­na y la Repú­bli­ca Popu­lar Demo­crá­ti­ca de Corea comen­za­ron a sumi­nis­trar­nos armas, has­ta hoy, más de mil bar­cos trans­por­ta­ron armas y muni­cio­nes a Cuba sin que se pro­du­je­ra una explosión.

Nues­tros pro­pios buques han tras­la­da­do duran­te dece­nas de años gran par­te del arma­men­to emplea­do por las fuer­zas inter­na­cio­na­lis­tas cuba­nas sin que nin­guno estallara.

Fidel junto a Osvaldo Dorticós, el Che y otros dirigentes de la Revolución durante el sepelio de las víctimas de La CoubrelFi­del jun­to a Osval­do Dor­ti­cós, el Che y otros diri­gen­tes de a Revo­lu­ción duran­te el sepe­lio de las víc­ti­mas de La Coubre

El dis­cur­so que pro­nun­cié el 16 de abril de 1961, en las hon­ras fúne­bres de las víc­ti­mas del trai­dor bom­bar­deo del ama­ne­cer del día ante­rior, esta­ba diri­gi­do a los com­pa­ñe­ros del Ejér­ci­to Rebel­de, a las Mili­cias Nacio­na­les Revo­lu­cio­na­rias y al pue­blo de Cuba. Repro­duz­co párra­fos tex­tua­les e ideas, sin las cua­les sería impo­si­ble cono­cer la impor­tan­cia y el ardor de la bata­lla que se libró:

“Es la segun­da vez que nos reuni­mos en esta mis­ma esqui­na. La pri­me­ra fue cuan­do la explo­sión de La Coubre, que le cos­tó la vida a casi un cen­te­nar de obre­ros y soldados.”

“Des­de el ini­cio del Gobierno Revo­lu­cio­na­rio el pri­mer esfuer­zo que rea­li­za­ron los enemi­gos de la Revo­lu­ción fue impe­dir que nues­tro pue­blo se armara.”

“…ante el fra­ca­so de los pri­me­ros pasos de tipo diplo­má­ti­co, acu­die­ron al sabo­ta­je […] para impe­dir que esas armas lle­ga­ran a nues­tras manos…”

“Aquel bru­tal zar­pa­zo cos­tó la vida de nume­ro­sos obre­ros y sol­da­dos, […] tenía­mos dere­cho a pen­sar que los cul­pa­bles del sabo­ta­je eran los que esta­ban intere­sa­dos en que noso­tros no reci­bié­ra­mos esas armas…”

“…a todos noso­tros, a nues­tro pue­blo, le que­dó la pro­fun­da con­vic­ción de que la mano que había pre­pa­ra­do aquel hecho bár­ba­ro y cri­mi­nal, era la mano de los agen­tes secre­tos del gobierno de Esta­dos Unidos.”

“…para muchas per­so­nas en este país, y aun fue­ra, resul­ta­ba difí­cil creer que el gobierno de Esta­dos Uni­dos fue­se capaz de lle­gar a tan­to; resul­ta­ba difí­cil creer que los diri­gen­tes de un país fue­sen capa­ces de lle­var a la prác­ti­ca pro­ce­di­mien­to seme­jan­te. […] toda­vía noso­tros no había­mos podi­do adqui­rir la dura expe­rien­cia que hemos ido adqui­rien­do duran­te estos dos años y medio; toda­vía no cono­cía­mos bien a nues­tros enemi­gos; […] toda­vía no sabía­mos lo que era la Agen­cia Cen­tral de Inte­li­gen­cia del gobierno de Esta­dos Uni­dos; toda­vía no había­mos teni­do opor­tu­ni­dad de ir com­pro­ban­do, día a día, sus acti­vi­da­des cri­mi­na­les con­tra nues­tro pue­blo y nues­tra Revolución.”

“…ya nues­tro país venía sufrien­do una serie de incur­sio­nes por par­te de avio­nes pira­tas que un día lan­za­ban pro­cla­mas, otro día que­ma­ban nues­tras cañas, y otro día tra­ta­ban de lan­zar una bom­ba sobre uno de nues­tros cen­tra­les azucareros.”

“…por el esta­lli­do de la bom­ba que iban a lan­zar explo­tó el avión pira­ta con sus tri­pu­lan­tes, […] en aque­lla oca­sión, no pudo el gobierno de Esta­dos Uni­dos negar, como lo venía hacien­do, que aque­llos avio­nes salían de sus cos­tas; […] ante la docu­men­ta­ción ocu­pa­da intac­ta […] no pudo negar la reali­dad, […] se deci­die­ron por pedir­nos una excu­sa y dar­nos una explicación.”

“Sin embar­go, los vue­los no se para­li­za­ron. […] y en una oca­sión una de aque­llas incur­sio­nes cos­tó a nues­tro país un sal­do ele­va­do de víc­ti­mas. Sin embar­go, nin­guno de aque­llos hechos tenía el carác­ter de un ata­que militar…”

“Nun­ca se había lle­va­do a cabo una ope­ra­ción que revis­tie­ra todas las carac­te­rís­ti­cas de una ope­ra­ción de carác­ter neta­men­te militar.”

“…sema­nas atrás, una embar­ca­ción pira­ta pene­tró en el puer­to de San­tia­go de Cuba, caño­neó la refi­ne­ría que está allí ins­ta­la­da, y al mis­mo tiem­po cau­só víc­ti­mas con sus dis­pa­ros entre sol­da­dos y mari­nos que esta­ban des­ta­ca­dos a la entra­da de la bahía.”

“…una ope­ra­ción de ese tipo, con embar­ca­cio­nes de aque­lla natu­ra­le­za, no podía lle­var­se a cabo si no era con bar­cos faci­li­ta­dos por los nor­te­ame­ri­ca­nos y abas­te­ci­dos por los nor­te­ame­ri­ca­nos en algún lugar de la zona del Caribe.”

“…este con­ti­nen­te sí había sabi­do lo que eran des­em­bar­cos de tro­pas extran­je­ras. Y lo había sabi­do en Méxi­co, […] en Nica­ra­gua, […] en Hai­tí, […] en San­to Domin­go […] y todos estos pue­blos habían teni­do opor­tu­ni­dad de saber lo que eran las inter­ven­cio­nes de la infan­te­ría de mari­na de Esta­dos Unidos.”

“…lo que nin­gún pue­blo de este con­ti­nen­te había teni­do opor­tu­ni­dad de cono­cer era esa acción sis­te­má­ti­ca por par­te de los ser­vi­cios secre­tos del gobierno de Esta­dos Uni­dos […] lo que nun­ca un pue­blo de este con­ti­nen­te había teni­do que cono­cer era la lucha con­tra la Agen­cia Cen­tral de Inte­li­gen­cia […] empe­ña­da a toda cos­ta, cum­plien­do ins­truc­cio­nes de su gobierno, […] en des­truir sis­te­má­ti­ca­men­te el fru­to del tra­ba­jo de un pue­blo, en des­truir sis­te­má­ti­ca­men­te los recur­sos eco­nó­mi­cos, los esta­ble­ci­mien­tos comer­cia­les, las indus­trias, y lo que es peor: vidas valio­sas de obre­ros, de cam­pe­si­nos y de ciu­da­da­nos labo­rio­sos y hones­tos de este país.”

“Pero con todo eso, nin­guno de los hechos ante­rio­res había reves­ti­do, como en el caso de ayer, una agre­sión de carác­ter típi­ca­men­te mili­tar. No se tra­tó del vue­lo de un avión pira­ta, no se tra­tó de la incur­sión de un bar­co pira­ta: se tra­tó nada menos que de un ata­que simul­tá­neo en tres ciu­da­des dis­tin­tas del país, a la mis­ma hora, en un ama­ne­cer; se tra­tó de una ope­ra­ción con todas las reglas de las ope­ra­cio­nes militares.

“Tres ata­ques simul­tá­neos al ama­ne­cer, a la mis­ma hora, en la ciu­dad de La Haba­na, en San Anto­nio de los Baños y en San­tia­go de Cuba […] lle­va­dos a cabo con avio­nes de bom­bar­deo tipo B‑26, con lan­za­mien­to de bom­bas de alto poder des­truc­ti­vo, con lan­za­mien­to de roc­kets y con ame­tra­lla­mien­to sobre tres pun­tos dis­tin­tos del terri­to­rio nacio­nal. Se tra­tó de una ope­ra­ción con todas las carac­te­rís­ti­cas y todas las reglas de una ope­ra­ción militar.

“Fue, ade­más, un ata­que por sor­pre­sa; fue un ata­que simi­lar a esos tipos de ata­ques con que los gobier­nos van­dá­li­cos del nazis­mo y del fas­cis­mo acos­tum­bra­ban a agre­dir a las nacio­nes. […] Los ata­ques arma­dos sobre los pue­blos de Euro­pa por las hor­das hitle­ria­nas fue­ron siem­pre ata­ques de este tipo: ata­ques sin pre­vio avi­so, ata­ques sin decla­ra­ción de gue­rra, ata­que arte­ro, ata­que trai­cio­ne­ro, ata­que por sor­pre­sa. Y así fue­ron inva­di­dos por sor­pre­sa Polo­nia, Bél­gi­ca, Norue­ga, Fran­cia, Holan­da, Dina­mar­ca, Yugos­la­via y otros paí­ses de Europa.”

Fidel, durante el discursoFidel, duran­te el discurso

La Bata­lla de Girón (Pri­me­ra Par­te) II

Les recor­dé lo que habían hecho los mili­ta­ris­tas japo­ne­ses con la base nor­te­ame­ri­ca­na de Pearl Har­bor en diciem­bre de 1941:

“…no pre­ten­de­mos con esto hacer com­pa­ra­cio­nes ‑dije‑, por­que cuan­do los japo­ne­ses lucha­ban con­tra los nor­te­ame­ri­ca­nos, era una pug­na entre dos paí­ses impe­ria­lis­tas, una pug­na entre dos paí­ses capi­ta­lis­tas, una pug­na entre dos gobier­nos explo­ta­do­res, era una pug­na entre dos gobier­nos colo­nia­lis­tas, una pug­na entre dos gobier­nos que inten­ta­ban domi­nar los mer­ca­dos, las mate­rias pri­mas y la eco­no­mía de una par­te con­si­de­ra­ble del mundo.”

“Nos dife­ren­cia­mos de Esta­dos Uni­dos en que Esta­dos Uni­dos es un país que explo­ta a otros pue­blos, en que Esta­dos Uni­dos es un país que se ha apo­de­ra­do de una gran par­te de los recur­sos natu­ra­les del mun­do, y que hace tra­ba­jar en bene­fi­cio de su cas­ta de millo­na­rios a dece­nas y dece­nas de millo­nes de tra­ba­ja­do­res en todo el mundo.”

“¡Noso­tros, con nues­tra Revo­lu­ción, no solo esta­mos erra­di­can­do la explo­ta­ción de una nación por otra nación, sino tam­bién la explo­ta­ción de unos hom­bres por otros hombres!”

“Esta­dos Uni­dos cons­ti­tu­ye polí­ti­ca­men­te hoy un sis­te­ma de explo­ta­ción de otras nacio­nes por una nación, y un sis­te­ma de explo­ta­ción del hom­bre por otros hombres.

“Por eso, la pug­na entre Japón y Esta­dos Uni­dos era una pug­na entre sis­te­mas simi­la­res; la pug­na entre Esta­dos Uni­dos y Cuba es una pug­na de prin­ci­pios dis­tin­tos, es decir, es una pug­na entre los que care­cen de todo prin­ci­pio humano y los que hemos enar­bo­la­do la defen­sa de los prin­ci­pios humanos.”

“Sin embar­go, ¡cómo sir­ven estos hechos para com­pren­der!, ¡cómo sir­ven estos hechos para ense­ñar­nos las reali­da­des del mun­do!, ¡cómo sir­ven estos hechos para edu­car a nues­tro pue­blo! Son caras las lec­cio­nes, son dolo­ro­sas las lec­cio­nes, son san­grien­tas las lec­cio­nes, pero ¡cómo apren­den los pue­blos con esos hechos!, ¡cómo apren­de nues­tro pue­blo!, ¡cómo se edu­ca y cómo se cre­ce nues­tro pueblo!”

“…por algo somos en estos ins­tan­tes uno de los pue­blos que más ha apren­di­do, en menos tiem­po, en la his­to­ria del mundo.”

“¡Qué difí­cil era saber lo que pasa­ba en el mun­do cuan­do a nues­tro país no lle­ga­ban más noti­cias que las noti­cias nor­te­ame­ri­ca­nas! ¡Cuán­to enga­ño incul­ca­rían en noso­tros y de cuán­tas men­ti­ras nos harían víc­ti­ma! Si alguno le que­da­ra algu­na duda, si alguno en este país de bue­na fe ‑y no hablo de la mise­ra­ble gusa­ne­ra, hablo de hom­bres y muje­res capa­ces de pen­sar hon­ra­da­men­te, aun­que no pen­sa­ran como nosotros‑, si alguno le que­da­ra algu­na duda, si alguno cre­ye­ra que que­da­ra un ápi­ce de hon­ra en la polí­ti­ca yan­ki, si alguno cre­ye­ra que que­da­ra un ápi­ce de moral en la polí­ti­ca yan­ki, si alguno cre­ye­ra que que­da­ra un áto­mo de ver­güen­za o de hon­ra­dez o de jus­ti­cia en la polí­ti­ca yanki…”

“Si alguno en este país, que ha teni­do el pri­vi­le­gio de ver con­ver­tir­se a todo un pue­blo en un pue­blo de héroes y en un pue­blo de hom­bres dig­nos y valien­tes; si alguno en este país, cuyo cúmu­lo de méri­to, de heroís­mo y de sacri­fi­cio cre­ce por día, tuvie­se o alber­ga­se toda­vía algu­na duda; si aque­llos que no pen­sa­ran como noso­tros creen que enar­bo­lan o defien­den una ban­de­ra hon­ra­da, creen que enar­bo­lan o defien­den una ban­de­ra jus­ta, y por creer eso son pro­yan­kis y son defen­so­res del gobierno de Esta­dos Uni­dos; si alguno de bue­na fe que­da­ra en nues­tro país de esos, sir­van estos hechos […] para que no les que­de ya nin­gu­na duda.

“En el día de ayer, como todo el mun­do sabe, avio­nes de bom­bar­deo divi­di­dos en tres gru­pos, a las 6:00 en pun­to de la maña­na pene­tra­ron en el terri­to­rio nacio­nal pro­ce­den­tes del extran­je­ro y ata­ca­ron tres pun­tos del terri­to­rio nacio­nal; en cada uno de esos pun­tos los hom­bres se defen­die­ron heroi­ca­men­te, en cada uno de esos pun­tos corrió la san­gre vale­ro­sa de los defen­so­res, en cada uno de esos pun­tos hubo miles y cuan­do no cien­tos y cien­tos de tes­ti­gos de lo que allí ocu­rrió. Era, ade­más, un hecho que se espe­ra­ba; era algo que todos los días se esta­ba espe­ran­do; era la cul­mi­na­ción lógi­ca de las que­mas a los caña­ve­ra­les, de los cen­te­na­res de vio­la­cio­nes a nues­tro espa­cio aéreo, de las incur­sio­nes aéreas pira­tas, de los ata­ques pira­tas a nues­tras refi­ne­rías por embar­ca­ción que pene­tró en una madru­ga­da; era la con­se­cuen­cia de lo que todo el mun­do sabe; era la con­se­cuen­cia de los pla­nes de agre­sión que se vie­nen fra­guan­do por Esta­dos Uni­dos en com­pli­ci­dad con gobier­nos laca­yos en Amé­ri­ca Cen­tral; era la con­se­cuen­cia de las bases aéreas que todo el pue­blo sabe y todo el mun­do cono­ce, por­que lo han publi­ca­do has­ta los pro­pios perió­di­cos y agen­cias de noti­cias nor­te­ame­ri­ca­nas, y las pro­pias agen­cias y los pro­pios perió­di­cos se han can­sa­do de hablar de los ejér­ci­tos mer­ce­na­rios que orga­ni­zan, de los cam­pos de avia­ción que tie­nen pre­pa­ra­dos, de los avio­nes que les había entre­ga­do el gobierno de Esta­dos Uni­dos, de los ins­truc­to­res yan­kis, de las bases aéreas esta­ble­ci­das en terri­to­rio guatemalteco.”

“¿Creen uste­des que el mun­do iba a ente­rar­se del ata­que a Cuba, creen uste­des que el mun­do iba a ente­rar­se de lo ocu­rri­do, creen uste­des o con­ci­bie­ron uste­des que fue­se posi­ble inten­tar apa­gar en el mun­do el eco de las bom­bas y los roc­kets cri­mi­na­les que tira­ron ayer en nues­tra patria?, ¿que eso se le habría ocu­rri­do a alguien en el mun­do?, ¿que alguien pudie­se tra­tar de enga­ñar al mun­do ente­ro, tra­tar de ocul­tar­le la ver­dad al mun­do ente­ro, tra­tar de esta­far al mun­do ente­ro? Pues bien, en el día de ayer no solo ata­ca­ron nues­tra tie­rra, en ata­que arte­ro y cri­mi­nal pre­pa­ra­do, y que todo el mun­do sabía, y con avio­nes yan­kis, y con bom­bas yan­kis, y con armas yan­kis, y con mer­ce­na­rios paga­dos por la Agen­cia Cen­tral de Inte­li­gen­cia yan­ki; no sola­men­te hicie­ron eso, y no sola­men­te des­tru­ye­ron bie­nes nacio­na­les, y no sola­men­te des­tru­ye­ron vidas de jóve­nes, muchos de los cua­les no habían cum­pli­do toda­vía ni los 20 años, sino que ade­más, ade­más, el gobierno de Esta­dos Uni­dos ha inten­ta­do en el día de ayer esta­far al mun­do. […] de la mane­ra más cíni­ca y más des­ver­gon­za­da que pudo con­ce­bir­se jamás.”

“…lo que le dije­ron al mun­do, y lo que tal vez les han hecho creer a dece­nas y a dece­nas de millo­nes de seres huma­nos, lo que publi­ca­ron ayer miles y miles de perió­di­cos, lo que pro­nun­cia­ron ayer miles y miles de esta­cio­nes de radio o de tele­vi­sión, de lo que pasó en Cuba, de lo cual supo el mun­do, o una gran par­te del mun­do, una par­te con­si­de­ra­ble del mun­do, a tra­vés de las agen­cias yankis.”

“‘Mia­mi, abril 15. UPI. Pilo­tos cuba­nos que esca­pa­ron de la fuer­za aérea de Fidel Cas­tro, ate­rri­za­ron hoy en Flo­ri­da con bom­bar­de­ros de la Segun­da Gue­rra Mun­dial tras haber vola­do ins­ta­la­cio­nes mili­ta­res cuba­nas para ven­gar la trai­ción de un cobar­de entre ellos. Uno de los bom­bar­de­ros B‑26 de la fuer­za aérea de Cuba ate­rri­zó en el aero­puer­to inter­na­cio­nal de Mia­mi, acri­bi­lla­do por el fue­go de arti­lle­ría anti­aé­rea y de ame­tra­lla­do­ras, y con solo uno de sus dos moto­res en fun­cio­na­mien­to. Otro des­cen­dió en la esta­ción aérea de la mari­na en Cayo Hue­so; un ter­cer bom­bar­de­ro ate­rri­zó en otro país extran­je­ro […] Cir­cu­lan ver­sio­nes no con­fir­ma­das de que otro avión, otro aero­plano, se estre­lló en el mar cer­ca de la isla Tor­tu­ga. De todos modos, la mari­na de Esta­dos Uni­dos inves­ti­ga el caso. Los pilo­tos que pidie­ron no se divul­ga­ran su iden­ti­dad des­cen­die­ron de sus avio­nes vis­tien­do sus uni­for­mes de manio­bra, e inme­dia­ta­men­te soli­ci­ta­ron asi­lo en Esta­dos Unidos’.”

“…’Edward Ahrens, direc­tor del Ser­vi­cio de Inmi­gra­ción de Mia­mi, decla­ró que las soli­ci­tu­des están a con­si­de­ra­ción. El avia­dor con bigo­tes que des­cen­dió en Mia­mi expre­só a los fun­cio­na­rios de inmi­gra­ción que él y otros tres pilo­tos de la fuer­za aérea cuba­na tenían pro­yec­ta­do des­de hacía meses esca­par de la Cuba de Cas­tro. Aña­dió que a cau­sa de la trai­ción de Galo fue que él y los otros dos resol­vie­ron dar­le una lec­ción con el bom­bar­deo y ame­tra­lla­mien­to de las ins­ta­la­cio­nes de las bases aéreas en su camino hacia la liber­tad. Dijo que él había actua­do sobre su pro­pia base, la de San Anto­nio de los Baños, y que los otros pilo­tos ata­ca­ron otras. Este pilo­to se mos­tró dis­pues­to a con­ver­sar con los perio­dis­tas, pero incli­nó la cabe­za y se puso ante­ojos para el sol cuan­do los fotó­gra­fos inten­ta­ron tomar­le vistas.

“‘Expli­có que ‑óiga­se bien qué tama­ña men­ti­ra y qué cosa tan absurda‑, que él y los otros pilo­tos habían deja­do fami­lia en Cuba y temía repre­sa­lia de Cas­tro con­tra sus parien­tes.’ Es decir que afir­man que se roba­ron los avio­nes, que deser­ta­ron y que no dicen sus nom­bres para que no sepan cómo se lla­man los que se roba­ron los avio­nes y los que deser­ta­ron. Y eran pilo­tos de la fuer­za aérea, dicen ellos.”

“Cables de la AP:

“‘Mia­mi, 15. AP ‑lo que le han dicho al mundo‑, Mia­mi 15, AP. Tres pilo­tos cuba­nos de bom­bar­de­ros, temien­do ser trai­cio­na­dos en sus pla­nes para esca­par del gobierno de Fidel Cas­tro, huye­ron hoy a Esta­dos Uni­dos des­pués de ame­tra­llar y bom­bar­dear los aero­puer­tos en San­tia­go y La Habana.

“‘Uno de los dos bom­bar­de­ros bimo­to­res, de la épo­ca de la Segun­da Gue­rra Mun­dial, ate­rri­zó en el aero­puer­to inter­na­cio­nal de Mia­mi, con un tenien­te en los con­tro­les del avión. Refi­rió la for­ma en que él y otros tres de los 12 pilo­tos de avio­nes B‑26, que son los que que­dan en la fuer­za aérea cuba­na, pro­yec­ta­ron duran­te meses huir de Cuba.

“‘El otro avión, con dos hom­bres a bor­do, ate­rri­zó en la esta­ción aero­na­val de Cayo Hue­so. Los nom­bres de los pilo­tos fue­ron man­te­ni­dos en reser­va. Las auto­ri­da­des de inmi­gra­ción pusie­ron en cus­to­dia a los cuba­nos y con­fis­ca­ron los aviones’.”

“‘…vean uste­des a qué gra­do de cinis­mo lle­gan, […] has­ta qué pun­to son des­ver­gon­za­dos los fun­cio­na­rios y diri­gen­tes del impe­ria­lis­mo; […] lle­gan a inven­tar has­ta en deta­lles una leyen­da tru­cu­len­ta que no la cree ni el gato, creo que ni la ‘gati­ca de María Ramos’. Dice el pilo­to ‑vean la his­to­ria que entre­ga a la publi­ci­dad, para reves­tir toda la noti­cia con deta­lles, para hacer el tru­co com­ple­to, con todos los deta­lles, vean la his­to­ria que inventan-:

“‘Soy uno de los 12 pilo­tos de avio­nes B‑26 que per­ma­ne­cí en la fuer­za aérea de Cas­tro des­pués de la deser­ción de Díaz Lanz, exje­fe de la fuer­za aérea cuba­na, y de las pur­gas que siguie­ron. Tres de mis com­pa­ñe­ros pilo­tos y yo había­mos pro­yec­ta­do, duran­te meses, la for­ma de poder esca­par de la Cuba de Cas­tro. Antier me ente­ré de que uno de los tres, el tenien­te Alva­ro Galo ‑has­ta un nom­bre, toman el nom­bre de uno de los avia­do­res de las FAR, ponen un nom­bre; ¡a qué extre­mo lle­gan de cinis­mo y de des­fa­cha­tez!-, antier me ente­ré de que uno de los tres, el tenien­te Alva­ro Galo, quien es pilo­to de avión B‑26, núme­ro FAR-915 ‑resul­ta que el pilo­to, pre­ci­sa­men­te, está en San­tia­go, da la casua­li­dad que está des­ta­ca­do en Santiago‑, había esta­do con­ver­san­do con un agen­te de Rami­ro Val­dés, el jefe del G‑2. Aler­té a los otros dos, y deci­di­mos enton­ces que pro­ba­ble­men­te Alva­ro Galo, quien siem­pre había actua­do algo así como un cobar­de, nos había trai­cio­na­do. Deci­di­mos enton­ces tomar una acción inme­dia­ta. Ayer por la maña­na me des­ta­ca­ron a la patru­lla de ruti­na des­de mi base, San Anto­nio de los Baños, sobre una sec­ción de Pinar del Río, y alre­de­dor de Isla de Pinos. Les avi­sé a mis ami­gos en el Cam­po Liber­tad, y ellos estu­vie­ron de acuer­do en que debía­mos actuar. Uno de ellos debía volar hacia San­tia­go; el otro pre­sen­tó como excu­sa que desea­ba revi­sar su altí­me­tro; ellos iban a des­pe­gar del Cam­po Liber­tad a las 6:00 ‑en el Cam­po Liber­tad no había nin­gún avión B‑26, había avio­nes con des­per­fec­tos. Yo estu­ve en el aire a las 6:05; debi­do a la trai­ción de Alva­ro Galo, había­mos con­ve­ni­do en dar­le una lec­ción, de modo que volé de regre­so a San Anto­nio, don­de su avión está esta­cio­na­do e hice dos pases de acri­bi­lla­mien­to sobre su avión, y sobre tres más esta­cio­na­dos cer­ca. Al reti­rar­me fui toca­do por fue­go de armas cor­tas, y enton­ces adop­té una acción eva­si­va. Mis cama­ra­das ya habían sali­do con ante­rio­ri­dad para ata­car cam­pos aéreos que había­mos con­ve­ni­do que debe­rían ata­car­se. Lue­go, debi­do a estar bajo de gaso­li­na, tuve que entrar a Mia­mi, debi­do a que no podía lle­gar a nues­tro des­tino, que ya había­mos con­ve­ni­do. Pue­de ser que ellos se hayan diri­gi­do a ame­tra­llar otros cam­pos antes de reti­rar­se, tales como la pla­ya de Bara­coa, don­de Fidel guar­da su helicóptero’.

“Es decir que esto es lo que le han dicho al mun­do. No sola­men­te la UPI y la AP dan al mun­do la noti­cia de que ‘avio­nes cuba­nos’, ‘que se fue­ron con los avio­nes y bom­bar­dea­ron’, sino que ade­más dis­tri­bu­yen por el mun­do esta his­to­rie­ta, ¿y qué creen uste­des que dece­nas de millo­nes de per­so­nas han leí­do y han oído ayer en el mun­do, publi­ca­do por miles y miles de perió­di­cos dis­tin­tos, esta­cio­nes de radio y tele­vi­sión?, ¿qué creen uste­des que han dicho en Euro­pa, en muchos sitios de Amé­ri­ca Lati­na, en muchas par­tes del mundo?

“No sola­men­te han afir­ma­do seme­jan­te cosa, sino que han hecho toda una his­to­ria com­ple­ta, con deta­lles y nom­bres, de cómo fra­gua­ron todo. En Holly­wood nun­ca habían lle­ga­do a tanto.”

“‘Méxi­co D.F., 15. AP. El bom­bar­deo de bases cuba­nas por avio­nes cuba­nos deser­to­res fue aco­gi­do aquí con mues­tras de agra­do por la mayor par­te de los dia­rios, que se unie­ron con los gru­pos de cuba­nos exila­dos para decir que el bom­bar­deo era el comien­zo de un movi­mien­to de libe­ra­ción del comu­nis­mo. El gobierno guar­dó silen­cio, en tan­to que gru­pos de estu­dian­tes izquier­dis­tas y comu­nis­tas apo­ya­ron la decla­ra­ción del emba­ja­dor cubano, José Anto­nio Por­tuon­do, de que los ata­ques aéreos fue­ron ata­ques cobar­des y deses­pe­ra­dos de los impe­ria­lis­tas. Entre los cuba­nos exila­dos se nota­ba gran acti­vi­dad. Una fuen­te cuba­na comen­tó que el nue­vo gobierno cubano en el exi­lio se tras­la­da­rá a Cuba a poco de la pri­me­ra ola de inva­sión con­tra el régi­men cubano de Fidel Cas­tro, para esta­ble­cer un gobierno pro­vi­sio­nal, que se espe­ra sea reco­no­ci­do rápi­da­men­te por muchos paí­ses lati­no­ame­ri­ca­nos anticastristas’.”

“Ambas agen­cias dan a la publi­ci­dad la siguien­te noticia:

“‘Una decla­ra­ción entre­ga­da por el doc­tor Miró Car­do­na ‑esto es de AP y de UPI-: un heroi­co gol­pe en favor de la liber­tad cuba­na fue ases­ta­do esta maña­na por cier­to núme­ro de ofi­cia­les de la fuer­za aérea cuba­na. Antes de volar con sus avio­nes a la liber­tad, estos ver­da­de­ros revo­lu­cio­na­rios tra­ta­ron de des­truir el mayor núme­ro posi­ble de avio­nes mili­ta­res de Cas­tro. El Con­se­jo Revo­lu­cio­na­rio se enor­gu­lle­ce de anun­ciar que sus pla­nes fue­ron rea­li­za­dos con éxi­to, y que el con­se­jo ha teni­do con­tac­to con ellos y ha esti­mu­la­do a esos valien­tes pilo­tos. Su acción es otro ejem­plo de la deses­pe­ra­ción que a los patrio­tas de todas las capas socia­les pue­den ser arras­tra­das bajo la impla­ca­ble tira­nía de Cas­tro. Mien­tras Cas­tro y sus par­ti­da­rios tra­tan de con­ven­cer al mun­do ‑oigan bien‑, mien­tras Cas­tro y sus par­ti­da­rios tra­tan de con­ven­cer al mun­do de que Cuba ha sido ame­na­za­da de inva­sión des­de el extran­je­ro, este gol­pe en favor de la liber­tad, como otros ante­rio­res, fue ases­ta­do por cuba­nos resi­den­tes en Cuba que se deci­die­ron a luchar con­tra la tira­nía y la opre­sión o morir en el inten­to. Por razo­nes de segu­ri­dad no se darán a cono­cer más detalles’.

“Miró Car­do­na era pre­ci­sa­men­te el jefe del gobierno pro­vi­sio­nal que Esta­dos Uni­dos tenía jun­to a un avión con las male­tas lis­tas para ate­rri­zar en Pla­ya Girón tan pron­to la cabe­za de pla­ya estu­vie­se asegurada.”

El miliciano Eduardo García Delgado, víctima del criminal bombardeo del 15 de abril de 1961, escribió con su sangre el nombre de FidelEl mili­ciano Eduar­do Gar­cía Del­ga­do, víc­ti­ma del cri­mi­nal bom­bar­deo del 15 de abril de 1961, escri­bió con su san­gre el nom­bre de Fidel

“…no ter­mi­na ahí; aho­ra vamos a aca­bar de des­en­mas­ca­rar a ese far­san­te que tie­ne el impe­ria­lis­mo allí en la ONU, y que posó de hom­bre ilus­tre, libe­ral, de izquier­da, etcé­te­ra, etcé­te­ra, el señor Adlai Ste­ven­son […]. Sigue la esta­fa, es decir que sigue la esta­fa al mun­do: ya la UPI, la AP, han rega­do la his­to­rie­ta, miles de perió­di­cos y ellos mis­mos lo publi­can, que los prin­ci­pa­les perió­di­cos aco­gie­ron con agra­do la noti­cia de la deser­ción de esos pilotos.

“El cúmu­lo de men­ti­ras no era toda­vía suficiente.”

“‘El emba­ja­dor nor­te­ame­ri­cano Adlai Ste­ven­son recha­zó las afir­ma­cio­nes de Roa y reite­ró la decla­ra­ción del pre­si­den­te John F. Ken­nedy de que bajo nin­gu­na cir­cuns­tan­cia ‑repito‑, en nin­gu­na cir­cuns­tan­cia habrá inter­ven­ción de las fuer­zas arma­das de Esta­dos Uni­dos en Cuba. Ste­ven­son mos­tró a la comi­sión foto­gra­fías de Uni­ted Press Inter­na­tio­nal, que mues­tran dos avio­nes que ate­rri­za­ron hoy en Flo­ri­da des­pués de haber par­ti­ci­pa­do en la incur­sión con­tra tres ciu­da­des cubanas’.”

“‘Tie­ne la mar­ca de la fuer­za aérea de Cas­tro en su cola ‑expre­só, seña­lan­do una de ellas-; tie­ne la estre­lla y las ini­cia­les cuba­nas; son cla­ra­men­te visi­bles. Con gus­to exhi­bi­ré esta foto. Ste­ven­son aña­dió que los dos avio­nes en cues­tión esta­ban pilo­tea­dos por ofi­cia­les de la fuer­za aérea cuba­na, y tri­pu­la­dos por hom­bres que deser­ta­ron del régi­men de Cas­tro. Nin­gún per­so­nal de Esta­dos Uni­dos par­ti­ci­pó en el inci­den­te de hoy, y no fue­ron de Esta­dos Uni­dos los aero­pla­nos ‑recalcó‑, fue­ron avio­nes del pro­pio Cas­tro que des­pe­ga­ron de sus pro­pios campos.

“‘El minis­tro cubano dijo que ‘las incur­sio­nes de esta madru­ga­da indu­da­ble­men­te son el pró­lo­go de una ten­ta­ti­va de inva­sión en gran esca­la, orga­ni­za­da, abas­te­ci­da y finan­cia­da por Washing­ton. El gobierno de Cuba, dijo Roa, acu­sa solem­ne­men­te al gobierno de Esta­dos Uni­dos ante esta comi­sión y ante la opi­nión públi­ca del mun­do de inten­tar emplear la fuer­za para zan­jar sus dife­ren­cias con los esta­dos miembros”.

“Aquí tene­mos, como pocas veces ha teni­do nin­gún pue­blo, la opor­tu­ni­dad de cono­cer por den­tro, y por fue­ra, y por los cos­ta­dos, y por aba­jo, y por arri­ba, qué es el impe­ria­lis­mo; […] cómo fun­cio­na todo su apa­ra­to finan­cie­ro, publi­ci­ta­rio, polí­ti­co, mer­ce­na­rio, cuer­pos secre­tos, fun­cio­na­rios, que con tan­ta tran­qui­li­dad, que de mane­ra tan inau­di­ta esta­fan al mundo.”

“Es decir que orga­ni­zan el ata­que, pre­pa­ran el ata­que, entre­nan a los mer­ce­na­rios, les entre­gan avio­nes, les entre­gan bom­bas, pre­pa­ran los aero­puer­tos, lo sabe todo el mun­do, ocu­rre el ata­que, y afir­man, tran­qui­la­men­te, ante ese mun­do – ¡un mun­do que saben se levan­ta­ría indig­na­do ante una vio­la­ción tan mons­truo­sa, tan cobar­de, […] de los dere­chos de los pue­blos, y de la paz!

“Y estos mise­ra­bles impe­ria­lis­tas, des­pués de sem­brar el luto en más de media doce­na de hoga­res, des­pués de ase­si­nar a un puña­do de jóve­nes, que no eran millo­na­rios, ¡por­que esos que hemos veni­do a ente­rrar no son millo­na­rios para­si­ta­rios, no son mer­ce­na­rios ven­di­dos al oro de nin­gún extran­je­ro, no son ladro­nes, son hijos entra­ña­bles de nues­tro pue­blo!; jóve­nes obre­ros, hijos de fami­lias humil­des, que no le roban a nadie, que no explo­tan a nadie, que no viven del sudor, ni del tra­ba­jo de nadie, y que tie­nen dere­cho a la vida más que los millo­na­rios, ¡y que tie­nen dere­cho a la vida, más que los pará­si­tos! […] Por­que no viven del tra­ba­jo de los demás, como los millo­na­rios yan­kis; no viven del oro extran­je­ro, como los mer­ce­na­rios, gusa­nos ven­di­dos al impe­ria­lis­mo; no viven del vicio, no viven del robo; y tie­nen dere­cho a que se res­pe­te su vida, ¡y nin­gún mise­ra­ble millo­na­rio impe­ria­lis­ta tie­ne dere­cho a man­dar avio­nes, ni bom­bas, ni cohe­tes, para des­truir esas vidas jóve­nes y que­ri­das de la patria!”

“…los que estén de acuer­do con seme­jan­te cri­men, los que estén de acuer­do con seme­jan­te sal­va­ja­da, los que se ven­den mise­ra­ble­men­te y apo­yan las acti­vi­da­des de esos cri­mi­na­les, los que cons­pi­ran con­tra la patria, en la calle, en las igle­sias, en las escue­las, en don­de­quie­ra, ¡mere­cen que la Revo­lu­ción los tra­te como se merecen!”

“El impe­ria­lis­mo pro­yec­ta el cri­men, orga­ni­za el cri­men, arma a los cri­mi­na­les, entre­na a los cri­mi­na­les, paga a los cri­mi­na­les, vie­nen los cri­mi­na­les y ase­si­nan a sie­te hijos de obre­ros, ate­rri­zan tran­qui­la­men­te en Esta­dos Uni­dos, y, aun cuan­do el mun­do ente­ro sabía sus andan­zas, decla­ran enton­ces que eran pilo­tos cuba­nos, pre­pa­ran la his­to­rie­ta tru­cu­len­ta y nove­les­ca, la rie­gan por todo el mun­do, la publi­can en todos los perió­di­cos, esta­cio­nes de radio y televisión…”

“¿Que­da algún cubano hones­to que no com­pren­da?, ¿que­da algún cubano hones­to que lo dude? […] que vayan allí y com­prue­ben por sí mis­mo si hay una sola ver­dad en lo que han dicho; que com­prue­ben allí cómo reac­cio­na­rios, impe­ria­lis­tas y cle­ro far­san­te enga­ñan y esta­fan al mun­do, cómo enga­ñan y esta­fan a los pue­blos, y cómo es hora de que los pue­blos se sacu­dan de la explo­ta­ción, del enga­ño y de la esta­fa de los impe­ria­lis­tas y de cuan­to far­san­te hay en el mun­do, ¡cues­te lo que cues­te zafar­se de ese yugo!”

“…con­ci­bo que el señor pre­si­den­te de Esta­dos Uni­dos ten­ga aun­que sea un áto­mo de pudor, y si el señor pre­si­den­te de Esta­dos Uni­dos tie­ne un áto­mo de pudor, el Gobierno Revo­lu­cio­na­rio de Cuba lo empla­za ante el mun­do […] ¡a que pre­sen­te ante las Nacio­nes Uni­das los pilo­tos y los avio­nes que dice que salie­ron del terri­to­rio nacional!”

“…Cuba deman­da­rá ante las Nacio­nes Uni­das que sean pre­sen­ta­dos allí los avio­nes y los pilo­tos que dicen deser­ta­ron de la fuer­za aérea…”

“…¿por qué no los pre­sen­tan? Natu­ral­men­te que el señor Pre­si­den­te de Esta­dos Uni­dos ten­dría dere­cho a que no lo lla­ma­ran men­ti­ro­so. […] ¿quie­re el señor Pre­si­den­te de Esta­dos Uni­dos que nadie ten­ga dere­cho a lla­mar­lo men­ti­ro­so?, ¡pre­sen­te ante las Nacio­nes Uni­das los dos pilotos…!”

“…si el Pre­si­den­te de Esta­dos Uni­dos no pre­sen­ta ante las Nacio­nes Uni­das esos pilo­tos, para demos­trar […] que esos pilo­tos esta­ban aquí y deser­ta­ron de aquí, enton­ces no solo el Gobierno Revo­lu­cio­na­rio cubano, sino todo el mun­do, ten­drá dere­cho a lla­mar­lo ¡men­ti­ro­so!”

“…al gobierno impe­ria­lis­ta de Esta­dos Uni­dos no le que­da­rá más reme­dio que con­fe­sar que los avio­nes eran suyos, que las bom­bas eran suyas, que las balas eran suyas, que los mer­ce­na­rios fue­ron orga­ni­za­dos, entre­na­dos y paga­dos por él, que las bases esta­ban en Gua­te­ma­la, y que de allí par­tie­ron a ata­car nues­tro terri­to­rio, y que los que no fue­ron derri­ba­dos fue­ron allí a sal­var­se en las cos­tas de Esta­dos Uni­dos don­de han reci­bi­do albergue.”

“… ¿cómo pue­de el gobierno de Esta­dos Uni­dos man­te­ner esa mentira?”

“…no esta­mos en la épo­ca de la dili­gen­cia, esta­mos en la épo­ca del radio, y las ver­da­des de un país se pue­den lle­var muy lejos.”

“…lo que no pue­den per­do­nar­nos los impe­ria­lis­tas es que este­mos aquí, lo que no pue­den per­do­nar­nos es la dig­ni­dad, la ente­re­za, el valor, la fir­me­za ideo­ló­gi­ca, el espí­ri­tu de sacri­fi­cio y el espí­ri­tu revo­lu­cio­na­rio del pue­blo de Cuba.”

“…lo que no pue­den per­do­nar­nos, […] es que haya­mos hecho una Revo­lu­ción socialista…”

“¡Y que esa Revo­lu­ción socia­lis­ta la defen­de­mos con esos fusi­les!; ¡y que esa Revo­lu­ción socia­lis­ta la defen­de­mos con el valor con que ayer nues­tros arti­lle­ros anti­aé­reos acri­bi­lla­ron a bala­zos a los avio­nes agresores!”

“…esa Revo­lu­ción no la defen­de­mos con mer­ce­na­rios; esa Revo­lu­ción la defen­de­mos con los hom­bres y las muje­res del pueblo.”

“… ¿Aca­so las armas las tie­ne el mer­ce­na­rio? ¿Aca­so las armas las tie­ne el millo­na­rio? Por­que mer­ce­na­rio y millo­na­rio son la mis­ma cosa. ¿Aca­so las armas las tie­nen los hiji­tos de los ricos? ¿Aca­so las armas las tie­nen los mayo­ra­les? ¿Quién tie­ne las armas? ¿Qué manos son esas que levan­tan esas armas? […] ¿Son manos de ricos? ¿Son manos de explo­ta­do­res? ¿Qué manos son esas que levan­tan esas armas? ¿No son manos obre­ras? ¿No son manos cam­pe­si­nas? ¿No son manos endu­re­ci­das por el tra­ba­jo? ¿No son manos crea­do­ras? ¿No son manos humil­des del pue­blo? ¿Y cuál es la mayo­ría del pue­blo?, ¿los millo­na­rios o los obre­ros?, ¿los explo­ta­do­res o los explo­ta­dos?, ¿los pri­vi­le­gia­dos o los humildes?…”

“Com­pa­ñe­ros obre­ros y cam­pe­si­nos, esta es la Revo­lu­ción socia­lis­ta y demo­crá­ti­ca de los humil­des, con los humil­des y para los humil­des. Y por esta Revo­lu­ción de los humil­des, por los humil­des y para los humil­des, esta­mos dis­pues­tos a dar la vida.

“Obre­ros y cam­pe­si­nos, hom­bres y muje­res humil­des de la patria ¿juran defen­der has­ta la últi­ma gota de san­gre esta Revo­lu­ción de los humil­des, por los humil­des y para los humildes?

“Com­pa­ñe­ros obre­ros y cam­pe­si­nos de la patria, el ata­que de ayer fue el pre­lu­dio de la agre­sión de los mer­ce­na­rios, el ata­que de ayer que cos­tó sie­te vidas heroi­cas, tuvo el pro­pó­si­to de des­truir nues­tros avio­nes en tie­rra, mas fra­ca­sa­ron, solo des­tru­ye­ron tres avio­nes, y el grue­so de los avio­nes enemi­gos fue ave­ria­do o aba­ti­do. Aquí, fren­te a la tum­ba de los com­pa­ñe­ros caí­dos; aquí, jun­to a los res­tos de los jóve­nes heroi­cos, hijos de obre­ros e hijos de fami­lias humil­des, reafir­me­mos nues­tra deci­sión, de que al igual que ellos pusie­ron su pecho a las balas, al igual que ellos die­ron su vida, ven­gan cuan­do ven­gan los mer­ce­na­rios, todos noso­tros, orgu­llo­sos de nues­tra Revo­lu­ción, orgu­llo­sos de defen­der esta Revo­lu­ción de los humil­des, por los humil­des y para los humil­des, no vaci­la­re­mos, fren­te a quie­nes sean, en defen­der­la has­ta nues­tra últi­ma gota de sangre.”

La Bata­lla de Girón (Pri­me­ra Par­te) III

El final de aquel dis­cur­so fue, sin duda, una encen­di­da aren­ga de res­pues­tas y pre­gun­tas revo­lu­cio­na­rias. Al final, di vivas a la cla­se obre­ra, a los cam­pe­si­nos, a los humil­des, a la Revo­lu­ción Socia­lis­ta, a los már­ti­res de la Patria, y fina­li­cé con “¡Patria o Muer­te!” que se hizo habi­tual des­de que dimos sepul­tu­ra a los caí­dos hacía más de un año en la explo­sión de La Coubre.

Lo que nadie sabía es que, mien­tras yo habla­ba ya casi de noche y pró­xi­mo a fina­li­zar el dis­cur­so, un com­pa­ñe­ro de la escol­ta se acer­có a mí y me comu­ni­có que el enemi­go esta­ba des­em­bar­can­do por las pro­xi­mi­da­des de la bahía de Caba­ñas, al Oes­te de La Habana.

El des­em­bar­co era abso­lu­ta­men­te lógi­co y espe­ra­do, des­pués del ata­que para des­truir nues­tra peque­ña fuer­za aérea al ama­ne­cer del día ante­rior. Hice enton­ces lo que nun­ca hice antes al fina­li­zar un dis­cur­so. Des­pués de la habi­tual fra­se de ¡Patria o Muer­te! con­ti­nué hablan­do bre­ve­men­te. En reali­dad pro­ce­dí a dar­le ins­truc­cio­nes a los combatientes.

Tras los aplau­sos fina­les, dije tex­tual­men­te: “Al com­ba­te… Vamos a can­tar el Himno Nacio­nal, com­pa­ñe­ros.” (Los pre­sen­tes ento­nan el Himno Nacional).

“Com­pa­ñe­ros, todas las uni­da­des deben diri­gir­se hacia la sede de sus res­pec­ti­vos bata­llo­nes, en vis­ta de la movi­li­za­ción orde­na­da para man­te­ner el país en esta­do de aler­ta ante la inmi­nen­cia que se dedu­ce de todos los hechos de las últi­mas sema­nas y del cobar­de ata­que de ayer, de la agre­sión de los mer­ce­na­rios. Mar­che­mos a las Casas de los Mili­cia­nos, for­me­mos los bata­llo­nes y dis­pon­gá­mo­nos a salir­le al fren­te al enemi­go, con el Himno Nacio­nal, con las estro­fas del himno patrió­ti­co, con el gri­to de ‘al com­ba­te’, con la con­vic­ción de que ‘morir por la patria es vivir’ y que ‘en cade­nas vivir es vivir en afren­tas y opro­bios sumidos’.

“Mar­che­mos a nues­tros res­pec­ti­vos bata­llo­nes y allí espe­ren órde­nes, compañeros.”

fidel-el-16-de-abril-de-19611

Des­pués del acto me tras­la­dé al “Pun­to Uno”, nom­bre en cla­ve del Esta­do Mayor de las Fuer­zas Arma­das, para cono­cer la situación.

No se había pro­du­ci­do des­em­bar­co alguno, era un simu­la­cro ins­tru­men­ta­do por la Mari­na de Esta­dos Uni­dos. Se revi­só la situa­ción y se die­ron instrucciones.

Des­pués, me reti­ré alre­de­dor de las 12 de la noche. Per­sua­di­do de que el enemi­go esta­ba a pun­to de actuar, deci­dí ganar unas horas al sueño.

Roxa­na Rodrí­guez, falle­ci­da hace unos días, espo­sa del enton­ces direc­tor del Plan de Desa­rro­llo de la Cié­na­ga de Zapa­ta, Abraham Maci­ques, tes­ti­mo­nió que ella lla­mó a Celia para comu­ni­car­le que el tenien­te Ante­lo Fer­nán­dez, jefe de la uni­dad mili­tar de Jagüey Gran­de, le había infor­ma­do de un des­em­bar­co por Pla­ya Lar­ga, y se escu­cha­ban fuer­tes dis­pa­ros de ame­tra­lla­do­ras y caño­na­zos en aquel punto.

En una nota trans­mi­ti­da por Celia al “Pun­to Uno”, afir­ma que tuvo comu­ni­ca­ción con el Cen­tral Aus­tra­lia y pudo com­pro­bar que esta­ban ata­can­do Pla­ya Girón y Pla­ya Larga.

La nota del Pues­to de Man­do seña­la las 03:29 del 17 de abril de 1961.

Revi­san­do mis pro­pias pala­bras en el pro­gra­ma tele­vi­si­vo Uni­ver­si­dad Popu­lar, es decir, tres días des­pués de la vic­to­ria, hablé de las 03:15 como la hora en que reci­bí la noti­cia. Celia real­men­te no per­día un minu­to ante cual­quier situación.

Des­de ese momen­to ocu­rrie­ron acon­te­ci­mien­tos difí­ci­les de creer. Sobre ellos escri­bo una sín­te­sis a par­tir de la cual se podría inda­gar la his­to­ria deta­lla­da y obje­ti­va de los hechos que alguien con tiem­po, salud y ener­gía sufi­cien­te, podría reconstruir.

Lo impor­tan­te es la esen­cia, que nun­ca debe ser alte­ra­da. Los deta­lles son de espe­cial sig­ni­fi­ca­ción para los his­to­ria­do­res más rigu­ro­sos. En este caso, mi inte­rés se rela­cio­na con el deseo de que nues­tra juven­tud ten­ga acce­so a los acon­te­ci­mien­tos ocu­rri­dos en aque­llos años deci­si­vos, que conoz­ca la con­tien­da en la que sus ante­ce­so­res arries­ga­ron su exis­ten­cia por la Revo­lu­ción y por la inmen­sa rique­za cul­tu­ral que hoy poseen nues­tros jóve­nes, y a los cua­les corres­pon­de seguir defendiéndola.

“¡Patria es humanidad!”

Como expli­qué al pro­gra­ma Uni­ver­si­dad Popu­lar “…me comu­ni­can y le comu­ni­can a los demás com­pa­ñe­ros que se esta­ba com­ba­tien­do en Pla­ya Girón y Pla­ya Lar­ga, don­de el enemi­go había desembarcado…”.

“Man­da­mos a com­pro­bar, a rati­fi­car. En estas cosas siem­pre hay que tener la segu­ri­dad, por­que lue­go lle­gan las noti­cias de que hay bar­cos por tal pun­to, hay bar­cos por otro pun­to […] el hecho es que ya, de una mane­ra cier­ta, total, y con los pri­me­ros heri­dos de los com­ba­tes, lle­ga la noti­cia de que una fuer­za inva­so­ra está caño­nean­do fuer­te­men­te con bazu­cas, con caño­nes sin retro­ce­so, y con ame­tra­lla­do­ras 50 y con caño­nes de bar­cos. Están ata­can­do a Pla­ya Girón y Pla­ya Lar­ga en la Cié­na­ga de Zapa­ta. Ya no había la menor duda de que efec­ti­va­men­te esta­ba pro­du­cién­do­se un des­em­bar­co por aquel pun­to, y que aquel des­em­bar­co venía fuer­te­men­te apo­ya­do por armas pesadas.”

“Las micro­on­das de Pla­ya Girón y Pla­ya Lar­ga estu­vie­ron comu­ni­can­do el resul­ta­do del ata­que […] has­ta el mis­mo momen­to en que como con­se­cuen­cia del ata­que mis­mo deja­ron de fun­cio­nar […] y de tres a cua­tro de la maña­na ya no hay más noti­cias de Pla­ya Lar­ga y de Pla­ya Girón.”

“La penín­su­la de Zapa­ta tie­ne estas carac­te­rís­ti­cas: este peda­zo de tie­rra fir­me a la ori­lla de la cos­ta […] tie­rra fir­me roco­sa y de mon­te […] Pero por el nor­te de este peda­zo de tie­rra fir­me hay una zona de cié­na­ga abso­lu­ta­men­te intransitable.”

“Antes no exis­tía la menor comu­ni­ca­ción […] un ferro­ca­rril de vía estre­cha era la úni­ca comu­ni­ca­ción que tenían los cam­pe­si­nos en esa zona.”

“Había dos­cien­tos maes­tros en la zona de la Cié­na­ga de Zapa­ta, alfa­be­ti­zan­do, en el momen­to que se pro­du­ce la invasión.”

“Era uno de los luga­res pilo­tos de la Cam­pa­ña de Alfa­be­ti­za­ción. Todos estos pue­blos ‑Jagüey Gran­de, Cova­don­ga, Australia‑, […] no tenían acce­so al mar, eran cié­na­ga exclu­si­va­men­te. Aho­ra toda esa gen­te tie­ne pla­ya. A Pla­ya Lar­ga y Pla­ya Girón van miles de per­so­nas los domin­gos, aún cuan­do no están terminadas.”

“Hay […] tres­cien­tos hijos de cam­pe­si­nos de la cié­na­ga que están en La Haba­na estu­dian­do cerá­mi­ca, cur­ti­do de pie­les, mecá­ni­ca, carpintería.”

“Se había con­ver­ti­do la Cié­na­ga de Zapa­ta en un lugar de los más con­cu­rri­dos y de los más visitados.”

En julio de 1976 comen­té al cineas­ta de la tele­vi­sión sue­ca, Gae­tano Pagano:

“Ellos des­em­bar­ca­ron por un lugar don­de podían sos­te­ner­se un tiem­po, por­que era un lugar muy difí­cil de recu­pe­rar, pues­to que las carre­te­ras de acce­so tie­nen que atra­ve­sar varios kiló­me­tros de cié­na­ga, intran­si­ta­ble, se con­ver­tía en una espe­cie de Paso de las Termópilas.”

batallaHaga clic sobre la ima­gen, para ver el mapa a mayor tamaño.

La cos­ta de Pla­ya Lar­ga, que pre­ten­dían ocu­par los mer­ce­na­rios, está ubi­ca­da a una dis­tan­cia de 29 kiló­me­tros del peque­ño cen­tral Aus­tra­lia. De Pla­ya Lar­ga a Girón, por carre­te­ra muy pró­xi­ma al mar, son 39 kiló­me­tros, para un total de 68 kiló­me­tros entre Aus­tra­lia y Pla­ya Girón. Al Nor­te de Girón, a 11 kiló­me­tros, está Cayo Ramo­na, que no está rodea­do de mar; es un espa­cio de tie­rra fir­me rodea­do de cié­na­ga. A 14 kiló­me­tros de Girón, está San Blas; a 30 kiló­me­tros, está Cova­don­ga; 36 kiló­me­tros hacia el nor­des­te se encuen­tra Hor­qui­ta; y a 44 kiló­me­tros, Yaguaramas.

En la Sie­rra Maes­tra yo no tenía escol­ta de segu­ri­dad, ni la nece­si­ta­ba. Mar­cha­ba con la tro­pa y cuan­do me movía de un pun­to a otro era acom­pa­ña­do por per­so­nas que me ayu­da­ban en diver­sas tareas. Los res­pon­sa­bles de armas, ser­vi­cios de salud, abas­te­ci­mien­tos y trans­por­te, se movían en sus res­pec­ti­vas tareas, has­ta el final de la gue­rra. Celia se ocu­pa­ba de la logís­ti­ca del peque­ño gru­po que me acom­pa­ña­ba, y de los com­ba­tien­tes de la Colum­na 1.

Cuan­do el colap­so de la tira­nía, me movía hacia la capi­tal con una fuer­za de la Colum­na 1 y los tan­ques, la arti­lle­ría y dos mil sol­da­dos de las tro­pas éli­tes ‑derro­ta­das en la con­tra­ofen­si­va y la ofen­si­va rebel­de ya narra­das en los tex­tos correspondientes‑, se unie­ron a noso­tros, que curá­ba­mos a los sol­da­dos heri­dos en com­ba­te y res­pe­tá­ba­mos a los pri­sio­ne­ros sin una sola excep­ción. Los lle­va­ba con­mi­go por­que la situa­ción en la Capi­tal no esta­ba toda­vía bien defi­ni­da. Cami­lo y Che reci­bie­ron ins­truc­cio­nes de avan­zar rápi­da­men­te por la Carre­te­ra Cen­tral y ocu­par el Cam­pa­men­to de Colum­bia y la Caba­ña, res­pec­ti­va­men­te. Tuve enton­ces, por pri­me­ra vez, una escol­ta de com­ba­tien­tes selec­cio­na­dos por Raúl de las fuer­zas del Segun­do Fren­te Orien­tal Frank País.

Fue­ron exce­len­tes, y me acom­pa­ña­ron duran­te más de dos años. Lue­go mar­cha­ron a otras tareas impor­tan­tes de la Revolución.

Ramiro Valdés y Camilo Cienfuegos en la Sierra MaestraRami­ro Val­dés y Cami­lo Cien­fue­gos en la Sie­rra Maestra

La segu­ri­dad pasó a ser tarea del Minis­te­rio del Inte­rior, bajo la direc­ción del com­pa­ñe­ro Rami­ro Val­dés y sus ase­so­res. Rami­ro fue com­ba­tien­te del Moca­da, del Gran­ma, e inva­sor jun­to al Che. Nun­ca obje­té a nin­gu­na de las per­so­nas esco­gi­das. Eran, como nor­ma, jóve­nes pro­ce­den­tes de humil­des fami­lias cam­pe­si­nas y obre­ras de cono­ci­das ideas de izquierda.

Como se sabe, en nues­tro país había un caos ideo­ló­gi­co sem­bra­do por los yan­kis, que domi­na­ban más por la men­ti­ra y la igno­ran­cia que por la fuerza.

Los nue­vos com­pa­ñe­ros de la escol­ta reci­bían cur­sos rápi­dos de entre­na­mien­to para su tarea y eran, por lo gene­ral, valien­tes y deci­di­dos, pero no tenían expe­rien­cia com­ba­ti­va alguna.

Eso no me preo­cu­pa­ba mucho. Me impor­ta­ban sobre todo las cua­li­da­des per­so­na­les de cada uno de ellos. Entre otras cosas, que mane­ja­ran bien las armas y los carros. Todos tenía­mos muchas cosas que aprender.

Les voy a con­tar lo que uno de ellos tex­tual­men­te dijo, y cons­ta por escri­to en un tes­ti­mo­nio suyo, sobre lo ocu­rri­do la madru­ga­da del 17 de abril cuan­do lle­gó la noti­cia del desembarco:

“Yo esta­ba de guar­dia en el pasi­llo fren­te a la esca­le­ra y recuer­do que cer­ca de la madru­ga­da comen­zó un movi­mien­to anor­mal en el piso. De pron­to el Coman­dan­te se levan­tó y empe­zó a pedir lla­ma­das tele­fó­ni­cas a dis­tin­tos jefes mili­ta­res. Mien­tras se comu­ni­ca­ban, daba cons­tan­tes paseos de un lado al otro y decía: ‘Ya des­em­bar­ca­ron y por don­de me lo supo­nía. Pero no impor­ta: ¡Vamos a aplas­tar­los!’ […] ‘¡Vámo­nos!’ Yo pen­sé: ¡Aho­ra sí se jodió esto, los ame­ri­ca­nos están des­em­bar­can­do y este hom­bre se ha vuel­to loco! Sali­mos rápi­do para el Pun­to Uno.”

Playa GirónPla­ya Girón

Bien­ve­ni­do esta­ba real­men­te asus­ta­do ese día.

En el “Pun­to Uno” esta­ban reu­ni­dos, en la madru­ga­da del 17 de abril, el coman­dan­te Ser­gio del Valle Jimé­nez, jefe del Esta­do Mayor; el capi­tán Fla­vio Bra­vo Par­do; los jefes de sec­to­res de la defen­sa de La Haba­na: coman­dan­te Fili­ber­to Oli­ve­ra Moya, capi­tán Emi­lio Ara­go­nés Nava­rro, capi­tán Osmany Cien­fue­gos Gorria­rán, capi­tán Roge­lio Ace­ve­do Gon­zá­lez, el capi­tán Raúl Cur­be­lo Mora­les, que sería nom­bra­do jefe de la Fuer­za Aérea Revo­lu­cio­na­ria, y el capi­tán Sidroc Ramos Pala­cios, entre otros. Ya me comu­ni­ca­ba con dis­tin­tos jefes.

Debo seña­lar que duran­te la bata­lla de Girón taquí­gra­fos de pri­me­ra cali­dad se tur­na­ron en el “Pun­to Uno” ano­tan­do con asom­bro­sa pre­ci­sión cada con­ver­sa­ción que yo sos­te­nía con los diver­sos Pun­tos, y tam­bién las del Pues­to de Man­do Cen­tral con cual­quier jefe de la zona de ope­ra­cio­nes. Aquí trans­cri­bo muchas de esas comu­ni­ca­cio­nes que mar­can el desa­rro­llo de la bata­lla con el míni­mo de expli­ca­cio­nes, que ela­bo­ro solo cuan­do resul­tan impres­cin­di­ble. Si algo no está cla­ro lo com­ple­men­to; muchas veces supri­mo pala­bras grue­sas y solo las trans­cri­bo cuan­do sir­ven para ofre­cer una idea del ardor que experimentábamos.

NOTAS Y ÓRDENES EMITIDAS DESDE EL PUNTO UNO:

“03:30 horas. El Coman­dan­te Ser­gio Del Valle (coman­dan­te del Ejér­ci­to Rebel­de y jefe del Esta­do Mayor de las Fuer­zas Arma­das Revo­lu­cio­na­rias) le comu­ni­ca a la Escue­la de Res­pon­sa­bles de Mili­cias de Matan­zas que se encuen­tren lis­tos como para salir de ope­ra­cio­nes inclu­si­ve has­ta los camiones.

“03:35 hrs. El Coman­dan­te Fidel Cas­tro le comu­ni­ca al capi­tán (del Ejér­ci­to Rebel­de) Osmany Cien­fue­gos Gorria­rán que ten­ga lis­tos a todos los bata­llo­nes de su sec­tor en los camio­nes para salir de operaciones.

“03:36 hrs. Con­fir­ma­do des­em­bar­co en Pla­ya Lar­ga. El bata­llón 339 de Mili­cias – que está en el cen­tral Aus­tra­lia- que avan­ce has­ta Pla­ya Lar­ga urgen­te­men­te. El bata­llón de Mili­cias de Matan­zas que avan­ce urgen­te­men­te hacia Jovellanos.”

El bata­llón 339 de Cien­fue­gos debía estar pose­sio­na­do en Girón y Pla­ya Lar­ga, de acuer­do a ins­truc­cio­nes que yo per­so­nal­men­te trans­mi­tí con tiem­po sufi­cien­te antes del des­em­bar­co enemi­go. En un tes­ti­mo­nio emi­ti­do hace muchos años, el 17 de mar­zo de 1986, 24 años des­pués, Abraham Maci­ques, direc­tor del Plan de Desa­rro­llo de la Penín­su­la de la Cié­na­ga de Zapa­ta, afir­mó: “Una sema­na antes del des­em­bar­co, el Coman­dan­te estu­vo en la zona de Girón. Reco­rrió el male­cón, aero­puer­to, las obras turís­ti­cas, en com­pa­ñía del coman­dan­te Gui­ller­mo Gar­cía y otros ofi­cia­les. Comen­tó que si él fue­ra a rea­li­zar un des­em­bar­co lo haría por esta zona, por­que tenía dos acce­sos de sali­da y otras con­di­cio­nes. Dio ins­truc­cio­nes de que pusie­ran ame­tra­lla­do­ras cua­tro bocas en el aero­puer­to y una ame­tra­lla­do­ra cali­bre 50 en el tan­que de agua de Girón. Man­dó mil fusi­les che­cos M‑52 para las mili­cias. Le indi­có al coman­dan­te Juan Almei­da que tras­la­da­ra al bata­llón 339 de Cien­fue­gos hacia esa zona. Estas orien­ta­cio­nes no se con­cre­ta­ron por­que a los pocos días vino la invasión.”

Almei­da envió el bata­llón. Por algu­na con­fu­sión, el bata­llón tenía un pelo­tón en Pla­ya Lar­ga. De haber esta­do des­ple­ga­do en Girón y Pla­ya Lar­ga, y no en el cen­tral Aus­tra­lia, a 68 y 29 kiló­me­tros res­pec­ti­va­men­te, las con­se­cuen­cias habrían sido con­si­de­ra­bles para los inva­so­res que ya esta­ban nave­gan­do hacia tales puntos.

La ins­truc­ción que di a las 03:36 de la madru­ga­da, para que esa uni­dad se movie­ra en horas de la noche para apo­yar a los hom­bres que resis­tían en Pla­ya Lar­ga, era lo que debía hacer­se. Dar esa ins­truc­ción en pleno día, cuan­do los para­cai­dis­tas enemi­gos habían sido lan­za­dos, no hubie­ra sido correc­to. Fue alre­de­dor de las 6 y 30 de la maña­na, es decir 3 horas des­pués, cuan­do el enemi­go lan­zó el bata­llón de para­cai­dis­tas para ocu­par las vías de acce­so a tra­vés de la cié­na­ga. Como era lógi­co, los B‑26 enemi­gos, entre los cua­les esta­ban los pilo­tos batis­tia­nos que tan­tas bom­bas lan­za­ron sobre noso­tros en la Sie­rra Maes­tra, les die­ron apo­yo aéreo a los para­cai­dis­tas que des­cen­die­ron sobre Pál­pi­te, don­de no podían lle­gar a esa hora las anti­aé­reas que debían par­ti­ci­par en el contraataque.

Civiles ametrallados por los mercenariosCivi­les ame­tra­lla­dos por los mercenarios

Esta es una impor­tan­te obser­va­ción para com­pren­der los acon­te­ci­mien­tos ulteriores.

“03:55 hrs. Se le infor­me al Coman­dan­te Jefe FAR (Fuer­za Aérea Revo­lu­cio­na­ria) man­ten­ga lis­tos dos Sea Fury y un B‑26 con toda su car­ga lis­ta. Julio. (capi­tán Fla­vio Bra­vo Par­do).

“04:06 hrs. Orde­na Fidel al Jefe FAR tener los avio­nes lis­tos, orga­ni­zar dos escua­dri­llas dos Sea Fury y un B‑26.

“04:45 hrs. Orde­na Fidel a Sil­va (capi­tán del Ejér­ci­to Rebel­de y pilo­to de com­ba­te Luis Alfon­so Sil­va Tabla­da) de Base San Anto­nio de los Baños cum­plir misión. Dos Sea Fury y dos B‑26; un cho­rro (avión T‑33 de retro­pro­pul­sión a cho­rro de fabri­ca­ción nor­te­ame­ri­ca­na), debe estar lis­to a des­pe­gar para defen­der la Base. Sil­va a los otros avio­nes con cohe­tes y metra­lla, ata­car cabe­za de pla­ya en Pla­ya Lar­ga y Pun­ta Per­diz […] Des­pe­gar a las 05:20 horas, ata­car pri­me­ro bar­cos y des­pués regre­sar a La Haba­na para infor­mar. Cho­rro lis­to para defen­der la base, tam­bién las anti­aé­reas […] Hay tam­bién en Pun­ta Per­diz (muy pró­xi­mo a Girón), pero intere­sa más aho­ra Pla­ya Larga.”

La base aérea de San Anto­nio de los Baños está a 149 kiló­me­tros y 600 metros de Pla­ya Lar­ga, y a 176 kiló­me­tros y 800 metros de Pla­ya Girón; era cues­tión de minutos.

“04:48 hrs. Mover otro bata­llón para Matan­zas, impor­tan­te ocu­par todos los puen­tes por La Haba­na y Matan­zas y dejar cua­tro (bata­llo­nes) de reser­va en Kukine.

“05:10 hrs. Lla­ma­da del Coman­dan­te Fidel a Sil­va, en Base de San Anto­nio de los Baños para rati­fi­car orden ante­rior, es la siguien­te: Se ase­gu­ra que han toma­do Pla­ya Girón y no Pla­ya Lar­ga como se había infor­ma­do, avan­zan fuer­zas con­si­de­ra­bles de enemi­gos, éste se encuen­tra situa­do a la entra­da de la Bahía de Cochi­nos, hacia el este, allí se encuen­tra un pue­blo cons­trui­do por noso­tros (Girón), hay tam­bién un cam­po de avia­ción y pis­ta. Sil­va, ima­gi­na una herra­du­ra con su cen­tro hacia el nor­te, dos pun­tas hacia el sur; mirar el extre­mo sur dere­cho, más o menos por allí está ese pun­to: Girón, tie­nes que obser­var si hay avio­nes en el aero­puer­to, si hay tíra­les, y si no ata­car a los bar­cos si están en aguas juris­dic­cio­na­les, pri­mer obje­ti­vo avión, segun­do bar­cos, obser­va si hay movi­mien­to de camio­nes muy cer­ca de Girón, cual­quier camión que tú veas entre Girón y Pla­ya Lar­ga, 2 kiló­me­tros par­tien­do de Girón a Pla­ya Lar­ga, todo lo que esté en ese tér­mino, ata­ca. Así que los obje­ti­vos a seguir son los siguientes:

“Pri­mer obje­ti­vo: ata­car con todo al aero­puer­to, si hay allí aviones.

“Segun­do obje­ti­vo: ata­car a los barcos.

“Ter­cer obje­ti­vo: obser­var si hay movi­mien­tos de camio­nes muy cer­ca de Girón, si es posi­ti­vo, ata­car­lo tam­bién, así como al personal.

“Si se ven manio­bras de bar­cos y per­so­nal meter­le a los bar­cos y des­pués a la gen­te. Coger por sur­es­te a Bahía de Cochi­nos, el avión debe par­tir a las 05:20 horas.” (Es decir, antes del amanecer)

“05:45 hrs. Coman­dan­te Del Valle efec­tuó lla­ma­da a Base San Anto­nio al coman­dan­te Raúl Gue­rra Ber­me­jo, Maro (jefe de la Fuer­za Aérea Revo­lu­cio­na­ria), para infor­mar que se ha man­da­do para allá al Minis­tro Cur­be­lo para tra­tar el asun­to del aire, que se coor­di­nen entre tú y él, ya que él está por enci­ma, com­pren­dien­do civil y militar.”

“A las 05:50 horas del 17. Avi­sa­dos Oli­ve­ra y Ace­ve­do por orden del coman­dan­te Del Valle para movi­li­zar a todo el per­so­nal sin uti­li­zar radio y lo ten­ga todo pre­pa­ra­do para reci­bir órde­nes. Se le infor­mó del des­em­bar­co y como está ocu­rrien­do. Por tenien­te Crabb.

“Todo lis­to en Mana­gua espe­ran­do órde­nes de Fidel.”

La Bata­lla de Girón (Pri­me­ra Par­te) IV

“06:00 hrs. Fidel lla­ma a San Anto­nio de los Baños inves­ti­gan­do si no le habían infor­ma­do de que había tres B‑26 lis­tos. Ten­gan lis­tos los B‑26 y el cho­rro con cohe­tes y bom­bas, esto para cuan­do regre­sen los demás, y que haya uno siem­pre vigi­lan­do la Base, que si tie­nen comu­ni­ca­ción con los avio­nes, y a la vez que nos den infor­me. En vein­ti­cin­co minu­tos están sobre el objetivo.

“06:30 hrs. Intere­sa Fidel a las FAR para saber sobre los avio­nes lis­tos para ata­car, que vaya el Jefe FAR al man­do del Sea Fury y un cho­rro para ata­car a Pla­ya Lar­ga, y más atrás un B‑26, al lle­gar los que salie­ron ante­rior­men­te que infor­men ense­gui­da y que pre­pa­ren y sal­gan de inme­dia­to. Cum­plir esas órde­nes inmediatamente.

“06:33 hrs. Se le infor­ma a la Base de San Anto­nio comu­ni­que a nues­tros avio­nes que al volar sobre Aus­tra­lia infor­men ante­rior­men­te, por­que hay orden de disparar.

“06:34 hrs. Cur­be­lo de la FAR le comu­ni­ca a Fidel que sobre las pri­sio­nes de Isla de Pinos vue­lan avio­nes enemi­gos. Los avio­nes nues­tros hicie­ron fue­go con­tra los bar­cos en Pla­ya Lar­ga. Meter­le a los bar­cos y a la pla­ya, a Pla­ya Lar­ga, un Sea Fury y un B‑26. El com­pa­ñe­ro Ley­va va de jefe de la escua­dri­lla. Ir, des­car­gar y regresar.”

“A las 06:35 horas. Orden de Fidel: Anti­tan­que hacia Agua­da de Pasa­je­ros dos bate­rías. Las que salie­ron a Matan­zas que sigan hacia Agua­da. Dos bate­rías anti­tan­ques más hacia Matanzas.

“06:40 hrs. Orde­na Fidel el cho­rro que esté lis­to, hay avio­nes que se diri­gen hacia esa, tam­bién pre­pa­rar las anti­aé­reas, el cho­rro que esté lis­to, otro avión para defen­der la Base. El Sea Fury que sal­ga hacia el obje­ti­vo y el cho­rro man­te­ner­lo en el aire o en la pis­ta, lis­to para ata­car, la arti­lle­ría (anti­aé­rea) lis­ta a repe­ler la agre­sión con­jun­ta­men­te con el avión.”

“A las 06:46. Salió otra escua­dri­lla hacia allá. (Girón).

“A las 06:46. Isla de Pinos: cua­tro avio­nes enemi­gos ata­ca­ron Isla de Pinos y se le está hacien­do fuego.”

“07:20 hrs. Sil­va infor­ma a Fidel: ¿Qué hicis­te? Rom­pis­te. ¿Y al bar­co no le han tira­do? ¿Y al bar­co no lo ata­ca­ron? ¿Y el Sea Fury al bar­co? ¿Lo hun­die­ron? ¿Sobre Girón qué hicis­te? A una lan­cha, no la hun­dis­te. Los vis­te nadan­do. Vuel­van otra vez y métan­le mano, sí, sí. ¿Y qué le hicie­ron? Vuel­van otra vez a Pla­ya Girón, ata­quen el bar­co y hún­dan­lo, tíren­le a los de Girón que los otros fue­ron para Pla­ya Lar­ga. Vuel­van uste­des para Pla­ya Girón y hun­dan todos los bar­cos que hay allí.

“07:25 hrs. Coman­dan­te Del Valle soli­ci­ta a Cur­be­lo: Fidel pre­gun­ta si regre­sa­ron los Sea Fury. Oye, dime, sí, sí, sí, dime, está bien, que estén aten­tos a esos avio­nes tam­bién, los demás que ata­quen a Girón y no pode­mos dejar que se esca­pen esos bar­cos, muy bien, muy bien.”

“08:08 hrs. A Pepín Álva­rez Bra­vo. (José A. Álva­rez Bra­vo, jefe de Arti­lle­ría Anti­aé­rea) ¿Cuán­tas bate­rías te que­dan? ¿Y en los alma­ce­nes? Movi­li­za las seis bate­rías y deja una de guar­dia, que vamos a resis­tir. Tú al man­do de las bate­rías. No, tie­nes que irlas movien­do para apo­yar la arti­lle­ría y los tan­ques. La bron­ca es de arti­lle­ría y de tan­ques. Bien, ¡Patria o Muerte!

“08:13 hrs. ¿Quién habla? Lla­me a Almei­da o a Ange­li­to. (Ángel Mar­tí­nez ex tenien­te coro­nel del Ejér­ci­to Repu­bli­cano Espa­ñol y ase­sor mili­tar del coman­dan­te Almei­da en el Ejér­ci­to del Cen­tro) ¿Ange­li­to? Deben man­dar algu­nas fuer­zas por Jura­guá, hacia Jove­lla­nos. Que avan­ce hacia Jove­lla­nos, para que vaya avan­zan­do a lo lar­go de la cos­ta. ¡Muy bien! ¿Ellos?, ¿Des­de dón­de? Pero, ¿por dón­de pue­den avan­zar, por dón­de? ¿Han avan­za­do? Bueno, sal­gan a com­ba­tir a esos para­cai­dis­tas ais­la­dos, que esos están con­de­na­dos a morir; ¡los para­cai­dis­tas de Hor­qui­ta están con­de­na­dos a morir! Empleen con­tra ellos la fuer­za que tie­nen de milicianos.”

Era la pri­me­ra noti­cia que reci­bía sobre el lan­za­mien­to de para­cai­dis­tas enemigos.

“¿Almei­da? Avan­zar algu­nas fuer­zas por Jove­lla­nos, para que com­ba­tan en la cos­ta. Fili­ber­to (Coman­dan­te del Ejér­ci­to Rebel­de Fili­ber­to Oli­ve­ra Moya) va a avan­zar por Girón, y el bata­llón que tú man­das­te con Tomas­se­vich (Coman­dan­te del Ejér­ci­to Rebel­de Raúl Menén­dez Tomas­se­vich, jefe del Esta­do Mayor del Ejér­ci­to del Cen­tro). Enton­ces, esa gen­te debe avan­zar hacia Girón, des­de Jura­guá. Que sea una com­pa­ñía que vaya avan­zan­do, y que no deje esca­par al enemigo.”

Milicianos al frente. Abril de 1961Mili­cia­nos al fren­te. Abril de 1961

“08:20 hrs. A Del Valle (per­so­nal­men­te). Orde­na a Pedri­to Miret que movi­li­ce por lo menos doce caño­nes de los 122 mm con per­so­nal de estu­dian­tes uni­ver­si­ta­rios en direc­ción al cen­tral Aus­tra­lia, para irlos empla­zan­do a lo lar­go de la costa.

“Hay que pre­pa­rar la defen­sa anti­aé­rea. Dos Sea Fury en la pis­ta anti­aé­rea, para defen­der el aire con­tra los B‑26. Que estén lis­tos para maña­na. Estos avio­nes lle­gan esta tar­de, rápi­do, estos deben dar­le pro­tec­ción a las fuer­zas nues­tras. Hoy vamos a hun­dir bar­cos, maña­na vamos a tum­bar aviones.”

“08:21 El Che lla­ma a Fidel (des­de Pinar del Río): ¿Qué hay? ¿De qué tipo de mor­te­ros, Che? ¿De qué mor­te­ros? Ese per­so­nal lo esta­mos entre­nan­do en Bara­coa, ¿quie­res que te lo man­de­mos? Bueno, yo voy a hablar con esta gen­te para que te lo man­den, y voy a hablar con Uni­ver­so para que te man­de per­so­nal de Pinar del Río para allá. OK. ¿Para dón­de te lo man­do? Bueno, eso hay que con­se­guir­lo por ahí. […] yo lo man­do para Arte­mi­sa […] los mejo­res, pero eso no es fácil, con­se­guir trans­por­te aho­ra, por­que están con la bate­ría. Bueno. Se está com­ba­tien­do ya de ver­dad. ¡Ven­ce­re­mos!

“A las 08:22 horas. A Uni­ver­so Sán­chez que el per­so­nal de Pinar del Río de bate­rías anti­tan­ques, y Toran­zo (capi­tán del Ejér­ci­to Rebel­de Mario Toran­zo Ricar­do) envíe mor­te­ros 120 al Che.

“08:23 horas. A Uni­ver­so Sán­chez. Che tie­ne seis bate­rías de caño­nes sin per­so­nal. Yo reco­mien­do que tú, del per­so­nal mejor ins­trui­do de Pinar del Río, lo man­des para allá […] Los caño­nes están allá. Ellos saben mucho ya, por lo menos, si no saben mucho saben algo.”

“08:26 hrs. A Cur­be­lo – FAR. […] vamos a tum­bar avio­nes, pero hoy vamos a hun­dir bar­cos. ¡Hun­dan bar­cos! ¡Hun­de bar­cos, coño, tie­nes que hun­dir muchos bar­cos! ¡Para el cara­jo, fue­go con ellos!”

Con­ti­núo dan­do ins­truc­cio­nes a ese rit­mo des­de las 03:30 horas.

“08:42 hrs. A Osmany. (Per­so­nal­men­te). A Kico (capi­tán del Ejér­ci­to Rebel­de Enri­que Gon­zá­lez) que man­de repues­tos de balas para tan­ques y repues­tos para los tanques.

“08:45 hrs. A Osmany. (Per­so­nal­men­te). La orden a Cur­be­lo es des­truir los bar­cos, ¡des­truir los barcos!

“08:46 hrs. A Osmany. Vamos a con­tar. Uno Fili­ber­to, dos Jove­lla­nos, son tres, uno en Matan­zas, cua­tro. ¿Cuán­tos nos que­dan en La Haba­na? (Osmany infor­ma que que­dan trein­ta y cua­tro bata­llo­nes). Yo man­da­ría cua­tro más: uno a Jagüey Gran­de. ¿Tú sabes por qué? Por­que eso lo vamos a uti­li­zar por la maña­na, para copar. Pero eso no impor­ta, que lle­guen a las doce de la noche a Jagüey, cua­tro bata­llo­nes lige­ros; dos lige­ros y dos pesa­dos. Sí, por­que vamos a tomar­lo todo.

“08:47 hrs. A Ara­go­nés. (Per­so­nal­men­te). Gor­do: a las 6:00 de la maña­na está lim­pio todo esto. Yo conoz­co bien todo eso; a las 6:00 de la maña­na está lim­pio todo. Noso­tros vamos a meter­le de noche; ¡y con todo!

“08:48 hrs. A Raúl Cas­tro (en Orien­te). Has­ta aho­ra creo que estás fue­ra de la fies­ta, pero debes estar aten­to. ¿Cómo? Has­ta aho­ra han des­em­bar­ca­do por el sur. No te pue­do dar deta­lles, no debo dar deta­lles, pero estén uste­des aler­ta por la Sie­rra y por todo eso, pero creo que los han con­cen­tra­do por aquí, ¿sabes? Bien, ¡bue­na suer­te! Has­ta luego.

“08:53 hrs. Soli­ci­ta el Coman­dan­te Del Valle comu­ni­ca­ción con el Coman­dan­te Cur­be­lo, dice Del Valle que la misión nues­tra es con­cen­trar el ata­que a los bar­cos en Pla­ya Lar­ga y Cayo (Pla­ya) Girón.

“08:58 hrs. A Cur­be­lo. FAR. Dime. ¿Cómo anda todo? Sí. ¿Qué pasa? Sí. ¿Y el pilo­to?; ¿dón­de fue? Sí. Y sobre los bar­cos enemi­gos, ¿qué? Sí. ¿No han hun­di­do nin­guno? Bien. Hay que man­te­ner la moral. ¿Han derri­ba­do algún avión de ellos? Bueno, Sea Fury, ¿cuán­tos nos que­dan aho­ra? Dime. Bueno, hay que seguir la pelea. Los cho­rros, ¿han ido ya? Aquí, ¿qué? ¿Y los cho­rros? ¿Se ha ame­tra­lla­do?, ¿las han ame­tra­lla­do? ¿No se han reti­ra­do las embar­ca­cio­nes? ¡Tie­nen que seguir­le tiran­do, con todo lo que ten­gan! ¡Sí, hay que ven­gar al com­pa­ñe­ro que tum­ba­ron!, ¡hay que ven­gar­lo, com­pa­ñe­ro! ¡Uti­li­cen los cho­rros para tum­bar los B‑26 de ellos! Bueno, pues sí van a tener balas. Has­ta lue­go, compañero.”

El valien­te capi­tán del Ejér­ci­to Rebel­de, Luis Alfon­so Sil­va Tabla­da, pilo­to de com­ba­te con el que hablé a las 4 y 45 a.m. había sido derribado.

Avión mercenario derribado en GirónAvión mer­ce­na­rio derri­ba­do en Girón

A las 09:09 horas logré esta­ble­cer comu­ni­ca­ción con el cen­tral Covadonga.

“Al cen­tral Cova­don­ga. ‘Díga­me, sí. Mire, com­pa­ñe­ro, (Gon­za­lo Rodrí­guez Man­ti­lla, Che­le) díga­le a ese com­pa­ñe­ro que no se pue­de reti­rar de ahí. Díga­me. Bien, díga­me una cosa: ¿en Agua­da de Pasa­je­ros hay tro­pas? No impor­ta, son los avio­nes nues­tros bom­bar­dean­do. Los avio­nes nues­tros están bom­bar­dean­do ince­san­te­men­te al enemi­go. Bueno, mire: no se reti­ren, que ya van las cosas para allá com­pa­ñe­ro, pero han avan­za­do y esto roba tiem­po. Ya deben estar más allá de Agua­da. Lla­men a Agua­da de Pasa­je­ros, que yo voy a lla­mar para que man­den para allá los refuer­zos. ¡Resis­tan ahí valien­te­men­te com­pa­ñe­ros! ¡Muy bien! ¡Patria o Muerte!’.”

“09:13 hrs. A Del Valle. (Per­so­nal­men­te). (Alguien infor­ma que Cede­ño, del Minis­te­rio de Trans­por­tes ha orde­na­do para­li­zar todo el trans­por­te). Dile que no, que no cum­pla esa orden mien­tras no sea necesario.”

“09:20 hrs. Infor­ma de la FAR al Coman­dan­te Del Valle de que dos B‑26 enemi­gos vie­nen per­si­guien­do a un cho­rro nues­tro. Ya des­pe­gó otro cho­rro para ayudar.

“09:25 hrs. A Cur­be­lo. FAR San Anto­nio. Oye, Cur­be­lo, hace fal­ta ver si se dis­po­ne de un avión cho­rro, para pro­te­ger las tro­pas nues­tras sobre la carre­te­ra del cen­tral Aus­tra­lia a Sopli­llar. Sí, ¿pue­des dis­po­ner de un cho­rro? Bueno, cuan­do baje dale órde­nes y comu­ni­car­le que sal­ga a pro­te­ger las tro­pas nues­tras, por lo menos duran­te media hora; entre el cen­tral Aus­tra­lia y Sopli­llar, don­de hay un B‑26 jodien­do mucho, para pro­te­ger un cho­rro el avan­ce nues­tro, a ver si den­tro de vein­ti­cin­co minu­tos pue­de estar allá. Yo voy a comu­ni­car­me con Fer­nán­dez. Tan pron­to regre­se, a ver si le da el apo­yo. No, entre Aus­tra­lia y Sopli­llar. Bien.

“09:28 hrs. A Fer­nán­dez-Aus­tra­lia. De trein­ta a cua­ren­ta minu­tos tar­da­rá en estar ahí un cho­rro pro­te­gien­do esa carretera […].”

“09:30 hrs. A Del Valle (per­so­nal­men­te) Da orden de acuar­te­la­mien­to a todas las per­se­gui­do­ras, esta noche, para ir a don­de hagan fal­ta. (Del Valle pre­gun­ta si debe haber algu­na por aquí). No, no hace falta.”

“09:31 hrs. A Cur­be­lo FAR. Cur­be­lo: ¿Les podrás brin­dar esa pro­tec­ción? ¿Hacia esa direc­ción? ¿Va a pro­te­ger­nos, no? Sí. De pro­te­ger­los entre Aus­tra­lia y Sopli­llar. Bien, yo voy a avi­sar allá. ¿En qué tiem­po esta­rá allí, vein­te minu­tos? Muy bien. Y los dos que venían per­si­guien­do al Sea Fury ¡Muy bien!”

Sobre la pro­tec­ción aérea, vuel­vo al mis­mo asun­to a las 09:40 y a las 09:42 horas.

“09:50 hrs. (Del Valle infor­ma que el pilo­to Carre­ras ha hun­di­do un bar­co y ave­ria­do otro, que está hun­dién­do­se, y aba­tió un B‑26, que se reti­ró con un ala envuel­ta en lla­mas. Regre­só para recar­gar­se y con­ti­nuar el ata­que con­tra el bar­co semi­hun­di­do). Pre­gun­ta en Matan­zas si los tan­ques pasa­ron ya por allí. La bate­ría anti­aé­rea, que debe estar en Matan­zas debe acom­pa­ñar a los tan­ques has­ta Jovellanos.”

“10:00 hrs. A Cur­be­lo. FAR. Cur­be­lo: Fer­nán­dez no me ha infor­ma­do. Tú tie­nes que expli­car­le bien al pilo­to que es la carre­te­ra que va del cen­tral Aus­tra­lia a Pla­ya Lar­ga, la del cen­tral Aus­tra­lia a Pla­ya Lar­ga, que es don­de tie­nen que pres­tar pro­tec­ción los cho­rros, pero no tie­nen que lle­gar has­ta Pla­ya Lar­ga, sino has­ta Pál­pi­te. Cuan­do uno regre­se, que el otro sal­ga, debes expli­cár­se­lo bien: pro­tec­ción aérea a eso. Sí, más o menos, para la tro­pa nues­tra que va a avan­zar por ahí. Aus­tra­lia a Pla­ya Lar­ga, ¿has­ta Cayo Ramo­na? ¿Qué? Sí. Bien, man­te­ner la pro­tec­ción sobre la carre­te­ra, que es impor­tan­te, y man­te­ner el ata­que sobre los bar­cos. Y, siem­pre aler­tas, por­que ellos maña­na van a tra­tar de gol­pear ahí. Man­te­ner la pro­tec­ción sobre la carre­te­ra todo el tiem­po que sea nece­sa­rio. Yo te avi­so. Bien, muy bien.

“13:02 hrs. De Fidel Cas­tro al coman­dan­te Raúl Cas­tro en Oriente:

“Oye, Miró Car­do­na insis­te en que ha habi­do un des­em­bar­co por Orien­te. Sí, oye, no impor­ta. Cual­quier cosa que se pro­duz­ca, tie­nen que usar mucho anti­tan­que, por si vie­nen algu­nos tan­ques. Los anti­tan­ques todos lis­tos, para que lle­guen rápi­da­men­te. No sabe­mos; cuan­do cap­tu­re­mos al pri­me­ro te lo comu­ni­ca­mos. Un para­cai­dis­ta muer­to, pero no te apu­res, no te preo­cu­pes. Óye­me, Raúl: mucha anti­aé­rea en el aero­puer­to… Vamos a vol­ver a pre­gun­tar, pero tie­nen que estar al lle­gar. Hay otra cosa: si se for­ma maña­na algo por ahí, noso­tros pode­mos man­dar­te ya, pro­ba­ble­men­te, la avia­ción. La avia­ción ha actua­do per­fec­to (…) No pue­do pre­ci­sar, pero no hay que preo­cu­par­se. ¿Cómo? Sí, por­que ellos insis­ten mucho, pero ellos tira­ron sus para­cai­dis­tas y todo por acá, hicie­ron un esfuer­zo por apo­de­rar­se de esto. Yo creo que el esfuer­zo prin­ci­pal lo hicie­ron por ahí, por Zapa­ta. No se pue­de pre­ci­sar, pero metie­ron muchos para­cai­dis­tas; creo que todo lo que tenían. Muy aler­tas por ahí. Raúl: mucho tan­que y mucha anti­aé­rea. Apo­ya a la gen­te con la anti­aé­rea. Des­pués te man­da­rán, pero mucha anti­aé­rea. Yo voy a ave­ri­guar lo de los 400, cuán­do salie­ron y por dón­de. ¿A dón­de? Yo no sé, pero voy a ave­ri­guar. Mucha anti­aé­rea y pro­te­ger a la gen­te, que ellos vie­nen con avio­nes. Bien.”

Adop­to en el “Pun­to Uno” más de 50 órde­nes y medi­das antes de par­tir para la zona de operaciones.

Milicianos en Girón. Foto: Raúl CorralesMili­cia­nos en Girón. Foto: Raúl Corrales

Tes­ti­mo­nio de José Ramón Fernández:

“Eran apro­xi­ma­da­men­te las 02:40 horas de la madru­ga­da del día 17 de abril. No tenía nin­gu­na noti­cia de la inva­sión, es decir, del des­em­bar­co mer­ce­na­rio, y él fue quien me dijo que se esta­ba pro­du­cien­do un des­em­bar­co en la región de la Cié­na­ga de Zapata.”

“Me orde­nó que sin per­der un minu­to me tras­la­da­ra para Matan­zas, y al fren­te de la Escue­la de Res­pon­sa­bles de Mili­cias, de la que tam­bién era jefe, me diri­gie­ra a com­ba­tir la invasión.”

“‘Coge un carro y sal a toda velocidad’.

“Me demo­ré un poco en salir, por­que esta­ba bus­can­do mapas de la región ‑había esta­do en la Cié­na­ga una sola vez con el Coman­dan­te, no había pasa­do nun­ca por ahí, ni antes ni des­pués, sino un día que regre­sá­ba­mos del Escam­bray- y el alma­cén de los mapas esta­ba cerra­do. […] Como a la media hora vol­vió a lla­mar el Coman­dan­te: ‘¿Pero toda­vía estás ahí? ¿Toda­vía no han sali­do?’ Bueno, no recuer­do si tum­ba­mos una puer­ta, con­se­guí el mapa e inme­dia­ta­men­te salí para Matan­zas. Al lla­mar­me tam­bién me indi­có que no me ocu­pa­ra de avi­sar a Matan­zas para levan­tar la Escue­la, que él iba a encar­gar­se de dar las órde­nes para que estu­vie­ra movi­li­za­da. Efec­ti­va­men­te, cuan­do lle­gué allí, ya la Escue­la esta­ba levantada.

“Ape­nas entré a esa ins­ta­la­ción ‑que es don­de hoy está la jefa­tu­ra del Ejér­ci­to Cen­tral- en la pos­ta me dije­ron: ‘El Coman­dan­te lo está lla­man­do’. Fui allí, hablé con él de nue­vo y me reite­ró mover­me hacia Jagüey Gran­de. Me pre­gun­tó qué ruta iba a seguir. No sabía bien los cami­nos y al bus­car en el mapa vi por dón­de se podía entrar has­ta Jagüey.”

“…salí con la inten­ción de entrar por Colón, en defi­ni­ti­va entré por Peri­co-Agra­mon­te. Al lle­gar a Jove­lla­nos, en la carre­te­ra esta­ba el capi­tán del Ejér­ci­to Rebel­de José A. Borot Gar­cía y dos o tres com­pa­ñe­ros más. Me hicie­ron señas para que para­ra, y casi mila­gro­sa­men­te paré. Enton­ces les dije: ‘Por favor, les rue­go que no me inte­rrum­pan, voy lleno y apu­ra­do’ […] Enton­ces me dicen: ‘No, no, es que el Coman­dan­te lo está lla­man­do’. El cuar­tel de Jove­lla­nos está ahí mis­mo, a la entra­da del pue­blo. Fui allí, subí, me comu­ni­qué con el Coman­dan­te de nue­vo. Me indi­có ir al edi­fi­cio de la admi­nis­tra­ción del cen­tral Aus­tra­lia ‑don­de había un telé­fono que al des­col­gar­lo comu­ni­ca­ba con el Pun­to Uno‑, que siguie­ra dere­cho para allá y en cuan­to lle­ga­ra me comu­ni­ca­ra con él. Lle­gué a Jagüey a las sie­te y pico de la mañana.”

“Enton­ces, había demo­ra­do dos horas y pico des­de Matan­zas por la Carre­te­ra Cen­tral que era la mejor vía en aque­lla época.”

“…alre­de­dor de las 08:00 horas, esta­ba el admi­nis­tra­dor del cen­tral. Me diri­gí allí y pregunté:

“- ¿Dón­de está el telé­fono aquí?

“Efec­ti­va­men­te, des­col­gué, hablé con el Coman­dan­te de nue­vo, quien me indi­có no ale­jar­me del telé­fono y escla­re­cer bien cuál era la situa­ción y que me infor­ma­ra de lo que sucedía.

“Esta es la pri­me­ra lla­ma­da que reci­bo del Coman­dan­te en el cen­tral Aus­tra­lia, des­pués, a lo lar­go del día, no pue­do decir cuán­tas lla­ma­das más reci­bí, fue­ron muchas.”

“La gen­te se empe­zó a amon­to­nar […] se reu­nie­ron como cien­to y pico o dos­cien­tos hom­bres allí pidien­do que les die­ran armas para ir a combatir.”

“Al reci­bir la infor­ma­ción sobre el des­em­bar­co, el jefe del bata­llón 339, capi­tán del Ejér­ci­to Rebel­de Ramón Cor­de­ro, que se encon­tra­ba en su uni­dad en los alre­de­do­res del cen­tral Aus­tra­lia, envió fuer­zas de su pri­me­ra y segun­da com­pa­ñías a enfren­tar al enemi­go entre Pál­pi­te y Pla­ya Lar­ga, don­de lo com­ba­tió en con­di­cio­nes des­ven­ta­jo­sas: el adver­sa­rio esta­ba mejor arma­do, más orga­ni­za­do, mucho mejor entre­na­do y posi­cio­na­do en una situa­ción favo­ra­ble para la defen­sa. En ese fuer­te encuen­tro con los agre­so­res, caye­ron varios mili­cia­nos y se dis­per­só prác­ti­ca­men­te esa par­te de la fuer­za del bata­llón. Poco des­pués, antes del ama­ne­cer, el res­to de las uni­da­des del 339 avan­za­ron tam­bién en esta oca­sión bajo el man­do direc­to de su jefe de bata­llón y com­ba­tie­ron en con­di­cio­nes muy desfavorables.”

Mapa de las acciones en Playa GirónMapa de las accio­nes en Pla­ya Girón

“Me dijo que toma­ra a Pál­pi­te con la gen­te mía. Yo esta­ba con el mapa y le decía: ‘Coman­dan­te, no encuen­tro nin­gún Pál­pi­te en el mapa’. De ahí salió una lar­ga dis­cu­sión: ‘Yo no lo encuen­tro, aquí no está Pál­pi­te’. ‘Bueno, bus­ca Pál­pi­te, tie­ne que estar por ahí’.

Enton­ces, el mapa esta­ba equi­vo­ca­do, decía ‘Párri­te’ ‑por ahí están los mapas mili­ta­res de la edi­ción del año cin­cuen­ta y tanto‑, en lugar de Pál­pi­te, dice Párri­te, y yo con­ti­nua­ba bus­can­do en el mapa. Le digo: ‘Mire, veo un lugar aquí que se lla­ma Párri­te, que está entre tal pun­to y tal pun­to’, me res­pon­de: ‘Ese mis­mo es, no es Párri­te, es Pál­pi­te, toma a Pálpite.’

“Fidel me lla­mó de nue­vo y me dijo que lle­ga­ba un bata­llón. Ese fue el 219 – 223 de la zona de Colón, al man­do del capi­tán Rober­to Bení­tez Lores.

“Se tra­ta­ba de per­so­nal de bata­llo­nes que no esta­ban toda­vía com­ple­ta­men­te cons­ti­tui­dos ni bien orga­ni­za­dos, pero aque­llos hom­bres daban mues­tras de una alta moral, aun­que nin­guno de ellos había rea­li­za­do prác­ti­cas de tiro y solo por­ta­ban fusi­les M‑52 con vein­te car­tu­chos cada uno. Les di la misión de que tra­ta­ran de ocu­par el pobla­di­to de Pálpite.”

En este caso debe haber­se pro­du­ci­do algu­na con­fu­sión en los recuer­dos de Fer­nán­dez; él hizo esa narra­ción el 17 de abril de 1988, es decir, 27 años des­pués de aquel acon­te­ci­mien­to. En más de un cen­te­nar de ano­ta­cio­nes de los taquí­gra­fos que regis­tra­ron mis lla­ma­das y órde­nes, en nin­gu­na de las que ela­bo­ré ese día, men­ciono ese Bata­llón de la zona de Colón. La pri­me­ra uni­dad que orde­né mover­se ese día fue una fuer­za for­ma­da con ofi­cia­les de la Colum­na 1 de la Sie­rra Maes­tra al man­do de Harold Ferrer, con 600 hom­bres equi­pa­dos con FAL, y acom­pa­ña­da de una com­pa­ñía de tan­ques y su jefe López Cuba, que ata­ca­ron Pla­ya Lar­ga aque­lla noche. Yo per­so­nal­men­te le dí ins­truc­cio­nes a esa fuer­za en Pálpite.

La Escue­la de Res­pon­sa­bles de Mili­cias de Matan­zas, con su jefe José Ramón Fer­nán­dez, fue envia­da a com­ba­tir con­tra la inva­sión, pre­ci­sa­men­te, por ser una de las uni­da­des más entre­na­das y por su pro­xi­mi­dad al pun­to esco­gi­do por el enemi­go para desembarcar.

Con­ti­núa el tes­ti­mo­nio de José Ramón Fer­nán­dez:

“Allí un ata­que de la avia­ción enemi­ga le cau­só seis muer­tos y lo hizo retro­ce­der. (Se refie­re al bata­llón que lle­gó de Colón) Orde­né que avan­za­ran de nue­vo y ase­gu­ra­ran la carre­te­ra, en espe­cial las alcantarillas.”

“Des­pués, el bata­llón 227 pro­ce­den­te de Unión de Reyes, y bajo el man­do del capi­tán del Ejér­ci­to Rebel­de Orlan­do Pérez Díaz, se pre­sen­tó en Aus­tra­lia. Le enco­men­dé la misión de tomar a Pál­pi­te, don­de lle­gó des­pués de la Escue­la de Res­pon­sa­bles de Mili­cias pues avan­zó a pie y el per­so­nal de la Escue­la fue en vehículos.”

Esta fue otra de las uni­da­des cons­ti­tui­das por vale­ro­sos com­ba­tien­tes como los de Colón, que se movie­ron hacia el cen­tral Aus­tra­lia sin cono­ci­mien­to mío ni del Pues­to de Man­do Cen­tral. Una prue­ba irre­ba­ti­ble del patrio­tis­mo de nues­tro pue­blo. Excep­to la escue­la de Res­pon­sa­bles de Mili­cias ubi­ca­da en Matan­zas, todas las uni­da­des de infan­te­ría, tan­ques, arti­lle­ría anti­aé­rea y terres­tre fue­ron envia­das des­de La Haba­na, ya que como Capi­tal del país poseía las mayo­res y más expe­ri­men­ta­das fuer­zas para com­ba­tir una Bri­ga­da de asal­to, bien entre­na­da y arma­da por Esta­dos Uni­dos, apo­ya­da con fuer­zas nava­les y aéreas. Con­si­de­ro impor­tan­te estos datos por­que nos ayu­dan a com­pren­der las cir­cuns­tan­cias en que se libró la his­tó­ri­ca batalla.

Milicianos en Playa GirónMili­cia­nos en Pla­ya Girón

Con­ti­núa el rela­to de Fernández:

“Como a las 09:00 de la maña­na lle­gó el bata­llón de la Escue­la de Res­pon­sa­bles de Mili­cias. No los dejé apear­se de los camio­nes. Me subí en el techo de un camión, allí mis­mo, se acer­ca­ron y les hablé. Les plan­teé tomar a Pál­pi­te, y des­pués enviar una com­pa­ñía y tomar a Sopli­llar, unos 6 ó 7 kiló­me­tros al este de Pál­pi­te, blo­quea­ría la pis­ta de avia­ción que allí exis­tía y ase­gu­ra­ría el lugar.”

“Cuan­do lle­gó el men­sa­je de que habían toma­do a Pál­pi­te, lla­mé al Coman­dan­te y me preguntó:

“-¿Tomas­te a Pál­pi­te, la gen­te tuya está en Pál­pi­te, estás seguro?

“-Segu­ro, Comandante.

“-¡Ya gana­mos!” Cuen­ta Fer­nán­dez que excla­mé y, aun­que no cons­ta en los apun­tes taqui­grá­fi­cos de mis comu­ni­ca­cio­nes, tal con­clu­sión no era impo­si­ble, ya que una cabe­za de pla­ya del otro lado de la cié­na­ga, a 25 kiló­me­tros del cen­tral Aus­tra­lia, esta­ba en nues­tras manos. Lo había dicho una vez: “ya gana­mos la gue­rra”, cuan­do que­dá­ba­mos muy pocos de los com­ba­tien­tes del Gran­ma, y vi la impre­sio­nan­te mon­ta­ña bos­co­sa del Pico Cara­cas a 1 200 metros de altu­ra, el tea­tro de ope­ra­cio­nes que está­ba­mos bus­can­do. Pero en Girón, la reali­dad es que ese día, a esa hora, todo esta­ba toda­vía por hacer.

Y Fer­nán­dez con­clu­ye la narra­ción afirmando:

“Por eso Fidel, un mes des­pués, en el dis­cur­so de gra­dua­ción en la Escue­la de Mili­cias, al hacer alu­sión a los muer­tos que había teni­do la Escue­la con­ver­ti­da en bata­llón de com­ba­te, expre­só: ‘… esta uni­dad, cuyos inte­gran­tes no se gra­dua­ron de res­pon­sa­bles de mili­cias, se gra­dua­ron de héroes eter­nos de la patria’.”

Plan original de la invasión de Playa GirónDrawings from General Maxwell Taylor's report on the Bay of Pigs operation:  Pre-Strike and Post-Strike;Plan ori­gi­nal de la inter­ven­ción de EEUU des­pués que ocu­pa­ran la cabe­za de pla­ya, de acuer­do con el Repor­te Gene­ral Max­well Taylor.

Tes­ti­mo­nio de Raúl Cur­be­lo Morales:

“Pien­so que el caso mío es el de otros tan­tos com­pa­ñe­ros. A pesar de que yo no tenía cono­ci­mien­tos sobre la avia­ción ocu­pé esa res­pon­sa­bi­li­dad. En momen­tos cru­cia­les Fidel, por razo­nes de su ins­tin­to y de su sen­ti­do de la gue­rra, que­ría tener en San Anto­nio alguien que enten­die­ra las órde­nes que él daba. Tuve la suer­te de que soy de Cien­fue­gos. Antes del triun­fo de la Revo­lu­ción, yo había ido a caba­llo por Yagua­ra­mas, y cono­cía toda esa zona has­ta Girón. Esa fue una suer­te tre­men­da, por­que si el des­em­bar­co se pro­du­ce por Mariel o Bahía Hon­da, zonas que no cono­cía, hubie­ra teni­do difi­cul­ta­des para diri­gir las accio­nes mili­ta­res. Fidel se cono­cía los cami­nos y toda la zona don­de se pro­du­jo el des­em­bar­co, por­que la Revo­lu­ción había hecho las carre­te­ras, los terra­ple­nes, se lo cono­cía todo aque­llo de memo­ria y cada vez que él me decía un pun­to yo podía con­tes­tar­le, cuan­do me daba ins­truc­cio­nes de que la avia­ción actua­ra en cual­quier pun­to de los que él me indi­ca­ba, yo cumplía.

“Fidel me hizo muchas lla­ma­das al pues­to de man­do de la base de San Anto­nio. Yo me ins­ta­lé en la torre de con­trol y allí reci­bía las órdenes.

“El coman­dan­te Raúl Gue­rra Ber­me­jo, Maro, era el jefe de la Fuer­za Aérea, él era coman­dan­te y yo capitán.”

“Recuer­do que yo le dije a Maro: ‘Yo no conoz­co de las con­di­cio­nes de tie­rra aquí, yo no sé dón­de está el arma­men­to, ni conoz­co el mane­jo de la pre­pa­ra­ción de los avio­nes para el com­ba­te, así que tú te ocu­pas de la tie­rra que yo me voy a ir para la torre de con­trol, para diri­gir allá arri­ba con los pilo­tos las ins­truc­cio­nes que reci­ba del Coman­dan­te en Jefe’.

“Y Maro, con un entu­sias­mo, un valor y una deci­sión sin reser­va nin­gu­na, jugó un papel impor­tan­tí­si­mo allí con todo el per­so­nal de reta­guar­dia. Maro tuvo rela­cio­nes muy bue­nas conmigo.”

“Hay un fac­tor que fue deci­si­vo y don­de se demues­tra el arte para la cues­tión mili­tar que tie­ne el Coman­dan­te en Jefe.”

“Mi ver­sión era ata­car las tro­pas en tie­rra. Fidel me res­pon­dió: ‘No, hay que ata­car a los bar­cos. ¡A los barcos!’.

“En aquel momen­to no lo enten­dí, logré enten­der­lo más ade­lan­te cuan­do reali­cé estu­dios mili­ta­res. En la lucha con­tra un des­em­bar­co marí­ti­mo, lo pri­me­ro que hay que inu­ti­li­zar son los medios nava­les que están pro­du­cien­do el des­em­bar­co. Eso lo hizo él como si hubie­ra estu­dia­do en las gran­des aca­de­mias mili­ta­res, por esa intui­ción pro­pia de Fidel, por­que su gue­rra en la Sie­rra Maes­tra no tenía que ver con bar­cos, ni accio­nes de este tipo. Qui­zás en sus lec­tu­ras sobre la Pri­me­ra y Segun­da Gue­rra Mun­dial, las gran­des cam­pa­ñas mili­ta­res de los roma­nos, y otros teó­ri­cos mili­ta­res le die­ron esos cono­ci­mien­tos his­tó­ri­cos de las gran­des batallas.

“Él me reite­ró: ‘Hay que hun­dir a los bar­cos.’ Ahí fue don­de yo le dije: ‘Mire, Coman­dan­te, casual­men­te ten­go cer­ca de mí a Carre­ras. Si usted quie­re se lo pongo.’

“Me res­pon­de: ‘¡Pón­me­lo!’ Y fue cuan­do él le pidió a Carre­ras: ‘¡Hún­dan­me los bar­cos! ¡A los bar­cos, Carre­ras!’ Fue ese el momen­to. Poco des­pués Carre­ras des­pe­gó en su avión y más tar­de tuvi­mos la noti­cia de que le metió los roc­kets al Hous­ton pri­me­ro y lue­go al Río Escondido.”

Estas fue­ron las pala­bras sin­ce­ras de Raúl Curbelo.

La II fase del plan para la intervención del Ejército de los EEUU.La II fase del plan para la inter­ven­ción del Ejér­ci­to de los EEUU.

Por el heroís­mo y la belle­za de la narra­ción de la haza­ña que lle­vó a cabo este pilo­to, debo incluir en esta Refle­xión lo que con­tó el Gene­ral Enri­que Carre­ra Rolas a la Edi­to­rial Letras Cuba­nas en 1979, y la impor­tan­cia que tuvo pre­ser­var los pocos avio­nes de com­ba­te de que disponíamos.

Tes­ti­mo­nio del Gene­ral Enri­que Carre­ra Rolas:

“El Coman­dan­te en Jefe nos visi­ta­ba mucho en la base aérea de San Anto­nio. Habla­ba con los téc­ni­cos y los pilotos.

“En esas con­ver­sa­cio­nes nos dijo: ‘Miren, esos avio­nes des­tar­ta­la­dos que uste­des vue­lan, deben dis­lo­car­los y no tener­los aglo­me­ra­dos, de mane­ra que si se pro­du­ce un ata­que aéreo, el enemi­go des­tru­ya los apa­ra­tos dados de baja. Pón­gan­los dis­tan­tes uno de otros con el fin de con­fun­dir­los y pre­ser­var nues­tras máqui­nas. Estoy segu­ro de que nos ata­ca­rán. Mué­van­se antes de que ven­gan’. Así ocurrió.

“Esta­ba cubrien­do mi turno de guar­dia en el avión cuan­do me comu­ni­can que el Coman­dan­te en Jefe quie­re hablar conmigo.

“‘Carre­ras, en Pla­ya Girón se está lle­van­do a cabo un des­em­bar­co. Des­pe­guen y lle­guen allá al ama­ne­cer. Hun­dan los bar­cos que trans­por­tan las tro­pas y no los dejen ir’.

“Lle­gó la orden de des­pe­gar a las cin­co de la maña­na. Cuan­do me dije­ron que se tra­ta­ba de un des­em­bar­co pen­sé que se refe­rían a algún yate u otro buque más gran­de que esta­ba dejan­do gen­te por la cos­ta. No podía ima­gi­nar ni remo­ta­men­te que iba a vér­me­las con el espec­tácu­lo que me espe­ra­ba sobre la Bahía de Cochi­nos y Pla­ya Girón. Sólo tenía­mos tres apa­ra­tos en acti­vo al lle­gar el momen­to del des­pe­gue: dos Sea Fury y un B‑26 mal arti­lla­do. Me ele­vé el pri­me­ro como jefe de cua­dri­lla. Me seguían Bour­zac (Gus­ta­vo Bour­zac Millar) y Sil­va, (Luis Sil­va Tabla­da) que le habían juga­do una mala pasa­da a Lagas (Jaques Lagas, pilo­to chi­leno). Vein­te minu­tos más tar­de volá­ba­mos sobre el obje­ti­vo. Lo que vi seis mil pies deba­jo de mí, en la pri­me­ra ojea­da que lan­cé, me hizo creer que soña­ba o que ante mis ojos pro­yec­ta­ban algún docu­men­tal o pelí­cu­la de la Segun­da Gue­rra Mun­dial. Pen­sé que lo que esta­ba vien­do era como un reme­do del des­em­bar­co en Nor­man­día, en peque­ña esca­la. Cer­ca de la cos­ta, en Pla­ya Girón, había por lo menos entre sie­te y ocho embar­ca­cio­nes gran­des y un núme­ro inde­ter­mi­na­do de lan­cho­nes y lan­chas de des­em­bar­co en pleno aje­treo. Obser­vé que un bar­co de trans­por­te enor­me nave­ga­ba hacia el inte­rior de la Bahía de Cochi­nos, segui­do por una fra­ga­ta de gue­rra, que vie­ne a ser la uni­dad naval que suce­de en impor­tan­cia al des­tro­yer.

“Deci­dí por la libre, en segun­dos. Y esco­gí la pri­me­ra pre­sa: el buque que se diri­gía a Pla­ya Lar­ga. Di ins­truc­cio­nes en cla­ve por radio a mis com­pa­ñe­ros y me lan­cé el pri­me­ro al ata­que. Des­de la altu­ra entre cin­co mil y sie­te mil pies des­cen­di­mos en pica­da hacia el Hous­ton, un trans­por­te tipo Liberty, de ocho mil tone­la­das, era nues­tro obje­ti­vo, reple­to de tro­pas y sumi­nis­tros béli­cos. A mil qui­nien­tos pies afi­né la pun­te­ría y le dis­pa­ré mi car­ga de cua­tro cohe­tes. Algo raro me daba vuel­tas por den­tro. Me pare­cía que esta­ba envuel­to por una nebli­na. Sola­men­te tenía expe­rien­cias en con­ta­das prác­ti­cas de tiro aéreo y no sabía lo que era una guerra.

“Ya había­mos sido avis­ta­dos por el enemi­go, y el fue­go anti­aé­reo que se des­ató con­tra noso­tros era una cosa de locu­ra. Doce­nas de bate­rías ‑ame­tra­lla­do­ras y caño­nes- vomi­ta­ban metra­lla hacia arri­ba. Era un espec­tácu­lo impre­sio­nan­te ver el espa­cio ilu­mi­na­do por las luces de las tra­za­do­ras y las explo­sio­nes de los proyectiles.

“Les pue­do ase­gu­rar que lo que ensa­ya­mos fue una acción kami­ka­ze, como los pilo­tos sui­ci­das japoneses.

“Hice fun­cio­nar el meca­nis­mo para dis­pa­rar los cohe­tes y seguí con la mira­da la ruta que toma­ban. Con­fie­so que me lle­nó de sor­pre­sa ver­los hacer blan­co en la popa del Hous­ton. El buque comen­zó a humear y com­pro­bé que su pilo­to, en urgen­te manio­bra, lo diri­gía hacia la ori­lla para enca­llar­lo. Bour­zac y Sil­va tam­bién dis­pa­ra­ron sus cohe­tes con­tra el Hous­ton logran­do impac­tos fran­cos en el mis­mo. La fra­ga­ta de gue­rra que lo escol­ta­ba, com­pren­dien­do que el bar­co esta­ba per­di­do, pues ya hacia agua, comen­zó a zig­za­guear y viró en redon­do para ganar la boca de la bahía y unir­se a la flo­ti­lla fren­te a Pla­ya Girón.

“Hice dos pases más sobre el obje­ti­vo des­car­gan­do todo el par­que de mis ame­tra­lla­do­ras. Des­pués retor­né a la base.

“Cuan­do des­cen­dí de la cabi­na, esta­ba todo exci­ta­do. Has­ta cier­to pun­to me había pare­ci­do todo tan fácil ‑apre­tar boto­nes y ver la estruc­tu­ra de un bar­co des­ha­cer­se como si fue­ra de papel- que que­ría con­tar­le a todo el mun­do lo ocu­rri­do. Cur­be­lo me lla­mó a Ope­ra­cio­nes y ren­dí infor­me. Des­pués me dije­ron que casi no enten­dían lo que yo decía al prin­ci­pio, pues comen­cé con­fun­dien­do los rum­bos y hacién­do­me un ama­si­jo en las expli­ca­cio­nes. Has­ta que me sere­né un poco, y pude coor­di­nar un par­te decente.

“Ya el Coman­dan­te Cas­tro esta­ba com­pla­ci­do. Le había­mos dedi­ca­do el pri­mer barco.

La Bata­lla de Girón (Pri­me­ra Par­te) V

“No sé qué tiem­po demo­ra­ron en alis­tar mi apa­ra­to nue­va­men­te. Com­bus­ti­ble, muni­cio­nes. Los mecá­ni­cos y la gen­te de arma­men­to vola­ban. Hicie­ron las cosas en un ter­cio del tiem­po nor­mal, calcu­lo yo, y me lan­cé al aire de nue­vo, car­gan­do esta vez ocho cohe­tes de cin­co pul­ga­das. Me diri­gí a Pla­ya Girón. Des­de lo alto pude ver al Hous­ton, cer­ca de Pla­ya Lar­ga enca­lla­do, como un gran pez heri­do de muer­te. Fren­te a Pla­ya Girón divi­sé un bar­co toda­vía más gran­de que el Hous­ton. Era el Río Escon­di­do, que, según me ente­ré pos­te­rior­men­te, era uno de los que traía más per­so­nal y equi­po para los mer­ce­na­rios. A bor­do lle­va­ban la plan­ta emi­so­ra con que esos cana­llas pen­sa­ban aren­gar al pue­blo de Cuba una vez ins­ta­la­da en tie­rra. Ade­más, camio­nes, pie­zas de repues­to para avio­nes ‑en sus pla­nes esta­ba lograr una base aérea en la pis­ta de Pla­ya Girón y ope­rar des­de allí con su aviación‑, com­bus­ti­ble para éstos y mucho par­que. El Río Escon­di­do se halla­ba a unas tres millas al sur de la costa.

“Los cohe­tes de mi Sea Fury par­tie­ron en bus­ca del enor­me bar­co como unos relám­pa­gos humean­tes. ¡Toca­do! Lo alcan­za­ron en el mis­mí­si­mo cen­tro. Más tiem­po tar­do yo en con­tar­lo que lo que demo­ró el Río Escon­di­do en esta­llar como un tri­qui­tra­que, envuel­to en llamas.

“Cuan­do esta­ba gozan­do del espec­tácu­lo toda­vía nove­do­so para mí, me per­ca­té de que un B‑26 se me acer­ca­ba. Pen­sé que era el avión de Sil­va, pero inme­dia­ta­men­te me di cuen­ta de que no tenía­mos nin­gún B‑26 volan­do en esos momen­tos. El enga­ño era casi per­fec­to, pues lo úni­co dis­tin­to que en el apa­ra­to dis­tin­guí fue­ron unas fran­jas azu­les en las alas. Apar­te de eso, tenía los colo­res, la ban­de­ra cuba­na y la insig­nia de la FAR exac­ta­men­te igual que nues­tras naves. Hice un giro, apro­ve­chan­do la velo­ci­dad de mi ‘Furio­so’, supe­rior a la del bom­bar­de­ro enemi­go, y logré situar­me en su cola. Era una ‘doce en pun­to’ per­fec­ta. (Los pilo­tos usa­ban ese len­gua­je para defi­nir la posi­ción de adver­sa­rios en el aire).

“A pesar de mi ven­ta­jo­sa posi­ción, el B‑26 logró abrir­me fue­go pri­me­ro con la ame­tra­lla­do­ra de cola. Con­tes­té con una ráfa­ga lar­ga de mi cali­bre 50, tocán­do­lo en uno de los moto­res. Le vi per­der altu­ra, des­pi­dien­do humo y des­cen­der hacia los bar­cos de gue­rra que nave­ga­ban aba­jo como bus­can­do pro­tec­ción. Al fin cayó al mar jun­to a uno de los buques.

“No sé si fue­ron los dis­pa­ros del B‑26 o las des­car­gas de las bate­rías anti­aé­reas de los bar­cos, pero com­pren­dí que me habían toca­do en el motor. El Sea Fury falla­ba. A pesar de ello hice varios pases sobre los bar­cos has­ta ago­tar las muni­cio­nes. Des­pués me diri­gí a la base. Al hacer pla­ta­for­ma, el apa­ra­to no res­pon­dió bien. Ape­nas le caye­ron enci­ma los mecá­ni­cos, me die­ron la expli­ca­ción. Dos pro­yec­ti­les me habían ave­ria­do uno de los cilin­dros, per­can­ce bas­tan­te serio.

“Pero todos los que está­ba­mos allí sabía­mos que era más peli­gro­so tri­pu­lar cual­quie­ra de aque­llos avio­nes que enfren­tar­se al enemi­go en un due­lo a tiros.

“Muy a mi pesar, tuve que some­ter­me a un rece­so obli­ga­do. La repa­ra­ción toma­ba tiem­po y ya no podría vol­ver a volar ese día.

“Pero esta­ba con­ten­tí­si­mo: un sal­do a mi favor de dos bar­cos gran­des y un avión enemigo.

“Pen­sé que Fidel Cas­tro tenía que sen­tir­se com­pla­ci­do. Carre­ras no le había fallado.”

Carreras espera que los técnicos terminen con su avión para salir nuevamente al combateCarre­ras espe­ra que los téc­ni­cos ter­mi­nen con su avión para salir nue­va­men­te al combate

Los pilo­tos en un día pusie­ron fue­ra de com­ba­te, solo en el “Hous­ton”, un bata­llón com­ple­to de mer­ce­na­rios que no pudo com­ba­tir, y le cau­sa­ron a los inva­so­res nume­ro­sas bajas en el “Río Escon­di­do”; su flo­ta com­ple­ta esta­ba en fuga. Calcu­lo que dis­po­nía­mos ape­nas la mitad de los avio­nes de com­ba­te del enemi­go.

Raúl Cur­be­lo lo explica:

“Carre­ras ata­có a los bar­cos. Pri­me­ro ave­rió y enca­lló al Hous­ton, regre­só a la base y vol­vió a Bahía de Cochi­nos, ata­có al Río Escon­di­do y lo hun­dió. Era el prin­ci­pal por­que traía com­bus­ti­ble y gran can­ti­dad de muni­cio­nes de reser­va, que era impor­tan­tí­si­mo para los obje­ti­vos que se pro­po­nían los mercenarios.

“Con­si­de­ro que ese fue el momen­to cla­ve, des­pués vie­nen otros momen­tos, que defi­nen la derro­ta en seten­ta y dos horas, por­que se hun­dió un bar­co y se inu­ti­li­zó el otro con un bata­llón com­ple­to den­tro, se des­tru­ye­ron bar­ca­zas que esta­ban en pro­ce­so de des­em­bar­co, y otros bar­cos más, uno que era El Atlán­ti­co, al ver el bar­co hun­di­do y que el otro esta­ba inu­ti­li­za­do, se sepa­ra­ron de tie­rra, por­que esta­ban apro­xi­ma­da­men­te a unas tres millas de la costa.”

Tes­ti­mo­nio de Harold Ferrer Mar­tí­nez:

“Cuan­do se pro­du­jo el ata­que a los aero­puer­tos, cer­ca de las 02:00 horas, el Coman­dan­te en Jefe me lla­mó a Cojí­mar y me hizo algu­nas pre­gun­tas sobre los hom­bres que tenía allí, el arma­men­to y los medios de trans­por­te; nos dijo que estu­vié­ra­mos lis­tos para salir, por­que pro­ba­ble­men­te tuvié­ra­mos que entrar en acción. Pero sin dar detalles.

“El día 17 de abril Celia me lla­mó a Cojí­mar, me comu­ni­có la noti­cia del des­em­bar­co por Girón y el Coman­dan­te me dio la orden de estar lis­tos para par­tir por la maña­na, me dejó ins­truc­cio­nes de salir y espe­rar en Matanzas.

“Yo había sali­do a bus­car unos medios de transporte.

“El Coman­dan­te en Jefe en 1959, había reu­ni­do a un gru­po de ofi­cia­les del Ejér­ci­to Rebel­de y nos había pre­gun­ta­do que quié­nes está­ba­mos en dis­po­si­ción de ir para Minas del Frío a cum­plir una misión. En el gru­po esta­ban los ofi­cia­les del Ejér­ci­to Rebel­de Leo­pol­do Cin­tra Fría, Polo, los her­ma­nos Soto­ma­yor, los Par­do, el capi­tán Gas­par Came­jo, Hugo del Río y otros compañeros.

“La idea era con­tar con com­pa­ñe­ros con pre­pa­ra­ción para diri­gir miles de sol­da­dos del Ejér­ci­to Rebel­de, dar­le un adies­tra­mien­to y subir once veces el pico Tur­quino, con el obje­ti­vo de pre­pa­rar las nue­vas colum­nas para recha­zar cual­quier agre­sión del exterior.

“De ahí es don­de sale esta colum­na que él mis­mo le pone el nom­bre: José Mar­tí. Per­so­nal­men­te, él se encar­gó de dar­le los pri­me­ros trans­por­tes y arma­men­tos que lle­ga­ron de la Unión Sovié­ti­ca, las misio­nes que debía lle­var cada sol­da­do. Se for­ma­ron las dos colum­nas: la de arti­lle­ría al man­do de Polo, y la de infan­te­ría bajo mi man­do. Yo fui para la Base Gran­ma don­de tuvi­mos un cur­so de adies­tra­mien­to, de allí sali­mos unos días para el cam­pa­men­to de Mana­gua y des­pués nos tras­la­da­mos para Cojímar.

“Eran cua­tro com­pa­ñías de Infan­te­ría, una com­pa­ñía de bate­rías de mor­te­ros, una com­pa­ñía de ame­tra­lla­do­ras y los lan­za­lla­mas que esta­ban en el INRA, que se nos subor­di­na­ban, eran unos seis­cien­tos hom­bres. No tenía la orga­ni­za­ción de bata­llón, sino de colum­na, no lle­ga­ba a un batallón.”

“Estu­vi­mos atrin­che­ra­dos en Casa­blan­ca y des­pués nos ubi­ca­ron en Cojí­mar que era mi ubi­ca­ción permanente.”

“Cuan­do se pro­du­jo la inva­sión nos dijo que estu­vié­ra­mos lis­tos para salir y espe­rar en Matan­zas. En esta ciu­dad nos dio órde­nes de espe­rar en el cuar­tel de Jove­lla­nos a don­de lle­ga­mos en horas de la tarde.

“Allí nos dio la misión de tras­la­dar­nos has­ta la Lagu­na del Teso­ro y des­de allí ata­car jun­to con los tan­ques, con el apo­yo de la arti­lle­ría, las posi­cio­nes que tenían los mer­ce­na­rios que habían ocu­pa­do la carre­te­ra des­de Pál­pi­te a Pla­ya Larga.”

“Fidel nos dio deta­lles de las carac­te­rís­ti­cas de la zona cena­go­sa, de difí­cil acce­so por una sola carre­te­ra con pan­ta­nos y vege­ta­ción en ambos lados. Nos aler­tó de que era una misión difí­cil, pero sería his­tó­ri­ca por­que había que des­alo­jar al enemi­go de sus posiciones.

“La Colum­na 1 esta­ba for­ma­da por unos seis­cien­tos hom­bres, y se le subor­di­na­ban dos com­pa­ñías de bazu­que­ros y lan­za­lla­mas que tenía­mos en el INRA.

“Mien­tras reci­bía las órde­nes de Fidel, le orde­né a un jefe que dis­lo­ca­ra a la Colum­na cer­ca de la Carre­te­ra Cen­tral, pero hubo una con­fu­sión y par­te de la arti­lle­ría siguió hacia Colón. Tra­té de avi­sar­le para que regre­sa­ran y no me que­dó más reme­dio que infor­mar­le al Coman­dan­te lo que había suce­di­do; me dijo que él se encar­ga­ba de loca­li­zar al res­to del per­so­nal y enviar­lo hacia la zona de las acciones.”

Ya des­de la tar­de me encuen­tro en la zona de ope­ra­cio­nes y envío una orden manus­cri­ta al capi­tán Fernández:

“Fer­nán­dez:

“He deci­di­do enviar los otros doce obu­ses y apo­yar­los con dos bate­rías de ame­tra­lla­do­ras múl­ti­ples y ade­más una bate­ría de cañón anti­aé­reo, pues con­si­de­ro de suma impor­tan­cia abrir un barra­je infer­nal. Pro­cu­ra dis­pa­rar con el mayor núme­ro de obu­ses posi­ble en barreras.

“Fidel. C Aus­tra­lia. Abril 17,61,

“7 p.m.”

Fidel dando instrucciones durante los combatesFidel dan­do ins­truc­cio­nes duran­te los combates

Tes­ti­mo­nio de José R. Fer­nán­dez Álvarez: 

“Estan­do Fidel allí, que per­ma­ne­ció has­ta la noche, o has­ta bien avan­za­da la tar­de, por­que ya en la noche fue para Pál­pi­te, lle­gó la arti­lle­ría anti­aé­rea, lle­ga­ron medios de arti­lle­ría y lle­ga­ron tan­ques. Fidel había segui­do la estra­te­gia de mover estas fuer­zas, que son fácil­men­te iden­ti­fi­ca­bles des­de el aire, y que no tie­nen bue­na defen­sa anti­aé­rea, como son la arti­lle­ría y los tan­ques, en movi­mien­tos has­ta Jove­lla­nos, con­cen­trar­los en Jove­lla­nos, y duran­te la noche mover­los hacia las zonas de las accio­nes com­ba­ti­vas. Pero des­pués algu­nas de esas uni­da­des se movie­ron de día, aun­que había como regla gene­ral la estra­te­gia de mover­las de noche. Lo cier­to es que ya oscu­re­cien­do Fidel nos auto­ri­zó a tras­la­dar­nos a Pál­pi­te, orga­ni­zar el ata­que a Pla­ya Lar­ga y tuvi­mos pro­tec­ción de arti­lle­ría anti­aé­rea. Movi­mos cin­co tan­ques, cua­tro bate­rías de obu­ses de 122 mm; dos ó tres bate­rías de caño­nes de 85 mm y una bate­ría de mor­te­ros de 120 mm.”

Tes­ti­mo­nio del escol­ta Bien­ve­ni­do Pérez Sala­zar (Chi­cho):

“Él estu­vo un tiem­po allí en Aus­tra­lia y enton­ces dejó a Augus­to Mar­tí­nez de jefe de ope­ra­cio­nes. (El segun­do jefe era el coman­dan­te médi­co Oscar Fer­nán­dez Mell, jefe de Sani­dad Mili­tar). Con la mis­ma arran­can los carros rum­bo a la cié­na­ga, y yo viro a bus­car a San­tia­go Cas­tro, pero no apa­re­cía, se que­dó dor­mi­do al lado del carro tira­do en la hier­ba. Nun­ca había vis­to una gue­rra, ni mucho menos, yo esta­ba un poco emo­cio­na­do con aque­llo, y San­tia­go Cas­tro esta­ba tan tran­qui­lo, como si no hubie­ra gue­rra. Enton­ces cuan­do ven­go don­de está San­tia­go Cas­tro, Augus­to Mar­tí­nez sale y me dice: ‘Tú no te pue­des ir, tú tie­nes que que­dar­te aquí con­mi­go, por­que yo me que­dé de jefe’. Yo le pre­gun­to: ‘Ven­ga acá, ¿pero usted dis­cu­tió eso con el Coman­dan­te?’ Dice: ‘Sí, sí, tie­nes que que­dar­te aquí con­mi­go’. Por­que se encon­tra­ba solo y él lo que esta­ba bus­can­do más bien era un com­pa­ñe­ro como apoyo.

“Me que­do, pero con la preo­cu­pa­ción de que el Coman­dan­te está por la zona de los com­ba­tes. Yo esta­ba pla­nean­do cómo me le iba a ir a Augus­to de todas mane­ras. No por­que haya sido Augus­to, por­que sien­to pro­fun­do res­pe­to por él, pero el caso es que yo era de la escol­ta de Fidel, no de la escol­ta de Augus­to. Enton­ces sur­ge la nece­si­dad de man­dar­le un men­sa­je a Fidel don­de le infor­ma­ban que había otro des­em­bar­co por Bahía Hon­da. Augus­to está bus­can­do un prác­ti­co, ya era de noche, para lle­var el men­sa­je para allá. Enton­ces le dije a Augus­to: “El prác­ti­co soy yo, me conoz­co esa carre­te­ra de día y de noche, por­que el Coman­dan­te está mucho por esa zona. Esa carre­te­ra la conoz­co per­fec­ta­men­te”, le dije que me cono­cía esa carre­te­ra has­ta con los ojos cerra­dos. Él no que­ría dár­me­lo, has­ta que se dio cuen­ta que era el más indicado.

“Sali­mos San­tia­go Cas­tro y yo para la Boca, había vehícu­los por todo el camino, era de noche, y fue una tra­ge­dia lle­gar has­ta allí por­que íba­mos con las luces apa­ga­das. Lle­ga­mos don­de esta­ba el Coman­dan­te reu­ni­do con los com­pa­ñe­ros, expli­cán­do­les la estra­te­gia, los pla­nes de avan­zar, y le entre­gué el mensaje.

“Es cuan­do él le entre­ga, creo que fue a Fla­vio, todos aque­llos docu­men­tos, todos los mapas, para virar hacia atrás, hacia La Haba­na, pero él deci­de seguir y es cuan­do entra­mos has­ta Pál­pi­te. Estu­vo allí, vio la situa­ción y regre­só al cen­tral Aus­tra­lia y de allí para La Habana.”

Tes­ti­mo­nio del escol­ta San­tia­go Cas­tro Mesa:

“Me que­dé cui­dan­do el carro, me tiré en la hier­ba al lado del carro y me que­dé dor­mi­do, cuan­do en uno de esos momen­tos salie­ron, y Chi­cho no me encon­tra­ba. Lle­vá­ba­mos cua­tro noches ya sin dor­mir, sin pegar los ojos.

“Esa noche del 17 entra­mos has­ta la Boca de la Lagu­na del Teso­ro y con­ti­nua­mos has­ta Pál­pi­te. La carre­te­ra hacia Girón esta­ba en cons­truc­ción, era de rajón casi toda, se le había echa­do asfal­to pero como esta­ba den­tro de la cié­na­ga el pavi­men­to se había hun­di­do. La mitad dere­cha de la vía esta­ba ocu­pa­da por los tan­ques, la arti­lle­ría y los vehícu­los con la infan­te­ría. Que­da­ba media vía y tuvi­mos que ir a oscu­ras con el apo­yo de los com­pa­ñe­ros del Ejér­ci­to Rebel­de y las mili­cias que esta­ban en la ruta. “Cuan­do íba­mos lle­gan­do a la Boca, apa­re­ció un avión enemi­go a cier­ta dis­tan­cia y aque­llo se con­vir­tió en una fies­ta de fue­gos arti­fi­cia­les, eran miles de balas tra­za­do­ras que salían de todos los empla­za­mien­tos. El Coman­dan­te reco­gió al Galle­go Fer­nán­dez en la Boca y siguió has­ta el final de los empla­za­mien­tos en Pál­pi­te, pero cuan­do nos dimos cuen­ta de que la arti­lle­ría nues­tra esta­ba tiran­do detrás de noso­tros, el Coman­dan­te deci­dió regre­sar.” Antes de par­tir hacia La Haba­na, le envío un men­sa­je a Fer­nán­dez: “Fer­nán­dez: “Estoy resol­vien­do lo del par­que de cañón. Los otros tan­ques lle­ga­rán a Aus­tra­lia al ama­ne­cer. Por el día deci­di­re­mos el momen­to opor­tuno de mover­los. “Augus­to que­da­rá en Aus­tra­lia. Yo ten­dré que salir den­tro de un rato hacia La Haba­na. Esta­ré en comu­ni­ca­ción cons­tan­te con uste­des. Mán­den­me noti­cias cons­tan­te­men­te sobre el cur­so de las operaciones.

“¡Ade­lan­te!

“(F) Fidel Castro

“Aus­tra­lia, Abril 18, 61

“3 am

“P.D. Toda­vía no he reci­bi­do noti­cias des­de el pape­li­to en que me infor­ma­bas que el enemi­go dis­mi­nuía el volu­men de fuego.”

Fidel durante los combates de Playa GirónFidel duran­te los com­ba­tes de Pla­ya Girón

Sobre mi regre­so a La Haba­na aque­lla madru­ga­da, le con­té una vez al his­to­ria­dor Quin­tín Pino Macha­do, quien lo rela­tó en su libro: “‘Yo cono­cía el lugar a la per­fec­ción ‑por explo­ra­ción, por gus­to a la natu­ra­le­za, por espí­ri­tu gue­rri­lle­ro (…) cono­cía por don­de podían tran­si­tar camio­nes, tan­ques ‑cono­cía un camino por la izquier­da que salía dos kiló­me­tros al oes­te de Pla­ya Lar­ga. Enton­ces, estoy espe­ran­do los tan­ques para ini­ciar de noche, en la madru­ga­da, alre­de­dor de las dos o las tres, un ata­que por esos cami­nos que esta­ban vacíos y les iba a salir a la reta­guar­dia de Pla­ya Lar­ga (…) yo estoy orga­ni­zan­do el ata­que… y en ese momen­to ‑sería la una de la maña­na, una y media, no pue­do pre­ci­sar- me infor­man que se está pro­du­cien­do un ata­que por el oes­te de La Haba­na. ¿Qué se está pro­du­cien­do un ata­que por el oes­te de La Haba­na? ¿Segu­ro? El infor­me me lo lle­vó un men­sa­je­ro en auto­mó­vil. No tenía comu­ni­ca­cio­nes allí por radio. Enton­ces man­do a ver si está com­pro­ba­do; me dicen: está com­pro­ba­do. Dije­ron: ya se ha pro­du­ci­do con­tac­to con el enemi­go. Digo yo: qué raro, qué extra­ño, por­que todo indi­ca que este es el ata­que prin­ci­pal; a lo mejor ten­drían una reser­va de tro­pas en Mia­mi y la han man­da­do para el oes­te de La Haba­na, por Pinar del Río, por Bahía Hon­da… Diji­mos: bueno, la bata­lla prin­ci­pal se va a dar en La Haba­na. Y salí de allí. Encar­gué al que esta­ba en el Pues­to de Man­do ‑no a Fer­nán­dez- (…) la tarea de rea­li­zar este ata­que que yo esta­ba orga­ni­zan­do, fui para La Haba­na, y lle­gué a La Haba­na al ama­ne­cer… “‘Y cuan­do lle­go (…) yo no tenía comu­ni­ca­ción en el carro (…) El camino era lar­go, más de tres horas (…) Cuan­do lle­go a La Haba­na al ama­ne­cer, se com­prue­ba que no se había pro­du­ci­do el des­em­bar­co. Y enton­ces el com­pa­ñe­ro que yo dejé allí encar­ga­do de la misión no cono­cía los luga­res y no se lle­vó a cabo el ata­que de tan­ques por la reta­guar­dia de Pla­ya Lar­ga y el enemi­go se reti­ra y se pue­de con­cen­trar en Girón. Si se lle­ga a hacer esa ope­ra­ción los hubié­ra­mos divi­di­do (…) Se habría liqui­da­do la inva­sión, yo calcu­lo, en trein­ta horas. “‘Años más tar­de se cono­ció que la con­fu­sión la gene­ró una manio­bra diver­sio­nis­ta de la CIA, la cual uti­li­zó para ella equi­pos elec­tró­ni­cos muy moder­nos y per­fec­cio­na­dos, capa­ces de simu­lar una bata­lla. Por diver­sos medios de trans­por­ta­ción, bal­sas de goma entre otros, apro­xi­ma­ron los equi­pos has­ta la cos­ta y con efec­tos lumi­no­sos con­tra­pues­tos y los rui­dos carac­te­rís­ti­cos corres­pon­dien­tes, logra­ron dar la apa­rien­cia de un com­ba­te ver­da­de­ro; la noche del 16 se habían obser­va­do movi­mien­tos de bar­cos al oes­te de La Haba­na. “El éxi­to de la manio­bra con­sis­tió en pro­lon­gar los com­ba­tes por un hecho for­tui­to, ya que dio la casua­li­dad de que el úni­co ofi­cial pre­sen­te que cono­cía la zona era el Coman­dan­te en Jefe de las Fuer­zas Arma­das Cuba­nas. Pues la defen­sa de La Haba­na tenía el 90% de sus fuer­zas intac­tas y lis­tas para com­ba­tir y no era nece­sa­rio tras­la­dar nin­gún efec­ti­vo de la cié­na­ga para allá.” Des­de Aus­tra­lia, a tra­vés de Augus­to Mar­tí­nez Sán­chez, el capi­tán Fer­nán­dez infor­ma que la ofen­si­va hacia Pla­ya Lar­ga había sido dete­ni­da y tenía una can­ti­dad inde­ter­mi­na­da de muer­tos y heri­dos. Le res­pon­do por esta mis­ma vía: “4:40 a m. “De Augus­to a Fer­nán­dez: “Fidel reci­bió tu men­sa­je y me infor­ma que te dé las siguien­tes ins­truc­cio­nes: “1. Que empla­ces todas las anti­aé­reas para que pro­te­jan a nues­tra gen­te. “2. Que los tan­ques sigan ata­can­do y que vuel­vas a empla­zar las pie­zas (obu­ses de 122 mm). “3. Que no debes dejar de ins­ta­lar una sola AA. “4. Que te reco­mien­da que man­des una tro­pa, bien del Bon 180 ó del 144 para que avan­ces por Sopli­llar para salir a la Cale­ta del Rosa­rio y cor­tar­les la carre­te­ra. Cor­tar así al enemi­go en dos. “5. Que si es nece­sa­rio se te pue­den enviar los diez tan­ques que están al lle­gar de Jove­lla­nos. “6. Esos diez tan­ques pue­des divi­dir­los en dos gru­pos: por la carre­te­ra y por Bue­na­ven­tu­ra. “7. Que si es nece­sa­rio mover los tan­ques duran­te el día se te pue­de man­dar una fuer­te pro­tec­ción AA. “8. Por últi­mo, dice Fidel que hay que tomar a Pla­ya Lar­ga sin excu­sas.” Tes­ti­mo­nio de José R. Fer­nán­dez Álva­rez: “…la idea de Fidel era divi­dir al enemi­go. Hacer­la con el bata­llón 111 sepa­ran­do a las uni­da­des que están al nor­te de San Blas de las de Girón, y con el 144 ais­lan­do a las que están en Pla­ya Lar­ga de Girón, y con esto dejar­los en tres gru­pos, sepa­ra­dos unos de otros, para ani­qui­lar­los con mayor rapi­dez. “Estoy con­ven­ci­do de que si hubié­ra­mos logra­do esto, hubie­ra caí­do Girón el día 18. Des­afor­tu­na­da­men­te eso no se eje­cu­tó por el bata­llón 111 ni tam­po­co por el bata­llón 144, eso dis­gus­tó a Fidel. Al bata­llón que yo envié se le des­apa­re­ció el guía.” “Lo cier­to es que no salió bien la ope­ra­ción, el enemi­go situa­do en Pla­ya Lar­ga huyó, y uni­do con la fuer­za prin­ci­pal con­tri­bu­yó a la defen­sa y fuer­te resis­ten­cia que hicie­ron en Pla­ya Girón.” Con­ti­nua­rá próximamente.

Fidel Cas­tro Ruz

Abril 14 de 2011

10 y 31 p.m.


Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.