[Fotos y Video] 50 años de socia­lis­mo en Cuba. 50 años des­de la decla­ra­ción del carac­ter socia­lis­ta de la revo­lu­ción

Pese a tan­to gusano de dere­chas y de izquier­das, Cuba, pese a quien le pese, sigue sien­do un pais socia­lis­ta. Y con toda la dig­ni­dad del mun­do. Y con todo el orgu­llo. No nece­si­ta de ni-nis ni de refor­mis­tas que vayan des­de sus pos­tu­ras por enci­ma del bien y del mal des­de su refor­mis­mo social­de­mo­cra­ta, dis­fra­za­do de izquier­da dan­do con­se­jos car­ga­dos de veneno. Cuba no ha pedi­do per­dón a nadie por ser dig­na, revo­lu­cio­na­ria y socia­lis­ta

Cuba sabe bien ele­gir sus [email protected] [email protected] mejo­res, no trai­cio­nan a la revo­lu­ción, bajo nin­gun pere­grino pre­tex­to.

Cuba en nues­tro cora­zón, en el cora­zón de Eus­kal Herria, dos pue­blos en lucha con infi­ni­dad de afi­ni­da­des pre­sen­te en el cora­zón de Boltxe Kolek­ti­boa. Hace­mos nues­tro el lema

«Con usted coman­dan­te, por Cuba, la revo­lu­ción y el socia­lis­mo»

Boltxe Kolek­ti­boa

Articu­lo del perio­dis­ta cubano Noel Man­za­na­res

Pri­mer medio siglo de Socia­lis­mo en Cuba

A media­dos del mes de abril, 50 años atrás, el pue­blo cubano pro­ta­go­ni­zó suce­sos tras­cen­den­ta­les.

En el ama­ne­cer del día 15 del cuar­to mes de 1961, fui­mos víc­ti­mas del ata­que aéreo de mer­ce­na­rios arma­dos y ampa­ra­dos por el Gobierno de Esta­dos Uni­dos, cuan­do avio­nes B‑26 pin­ta­dos del color y las insig­nias de nues­tra modes­ta fuer­za aérea agre­die­ron las bases ubi­ca­das en Ciu­dad Liber­tad, San Anto­nio de los Baños y San­tia­go de Cuba.

Como sal­do de aque­lla embes­ti­da con­tra la Revo­lu­ción Cuba­na, sie­te com­pa­trio­tas murie­ron y 53 per­so­nas fue­ron heri­das, entre ellas 5 infan­tes que vivían en los alre­de­do­res del aero­puer­to de Ciu­dad Liber­tad.

En la des­pe­di­da de las víc­ti­mas, el 16 de abril, el Coman­dan­te en Jefe Fidel Cas­tro pro­cla­mó el carác­ter socia­lis­ta de la Revo­lu­ción Cuba­na —en rigor, nom­bre dado a una cria­tu­ra ya naci­da, amén que la efe­mé­ri­des se con­vir­tió en Día del Mili­ciano y fecha para cele­brar la cons­ti­tu­ción del Par­ti­do Comu­nis­ta de Cuba (PCC, ver: http://​www​.cuba​.cu/​g​o​b​i​e​r​n​o​/​d​i​s​c​u​r​s​o​s​/​1​9​6​1​/​e​s​p​.​htm , http://​www​.cuba​.cu/​g​o​b​i​e​r​n​o​/​d​i​s​c​u​r​s​o​s​/​2​0​0​1​/​e​s​p​.​htmhttp://​www​.cuba​so​cia​lis​ta​.cu/​4​2​0​0​0​7​/​0​0​0​7​0​5​p​c​c​.​h​tml).

Entre­tan­to, era inmi­nen­te el ata­que por Pla­ya Girón, al día siguien­te.

El hecho que el lugar del zar­pa­zo caye­ra en nues­tras manos 66 horas des­pués que los mer­ce­na­rios de la fuer­za inva­so­ra pisa­ran las cos­tas, demues­tra el vigor del ful­mi­nan­te con­tra­ata­que a que fue­ron some­ti­dos.

Es que se luchó ince­san­te­men­te día y noche, sin un solo minu­to de tre­gua, muy a pesar que una fuer­te escua­dra nor­te­ame­ri­ca­na, que incluía un por­ta­avio­nes e infan­te­ría de mari­na lis­ta para inter­ve­nir, situa­da solo a tres millas de la cos­ta, ace­cha­ba para ampa­rar un pre­ten­di­do gobierno títe­re (ver: http://​www​.gran​ma​.cuba​web​.cu/​s​e​c​c​i​o​n​e​s​/​g​i​r​o​n​-​5​0​/​a​r​t​i​c​-​2​4​.​h​tml).

Des­de aquel abril, ha trans­cu­rri­do medio siglo ple­tó­ri­co de pági­nas glo­rio­sas, y tam­bién con más de una defi­cien­cias e insu­fi­cien­cias en el queha­cer revo­lu­cio­na­rio (ver, por ejem­plo:www​.kao​sen​la​red​.net/​n​o​t​i​c​i​a​/​c​i​n​c​o​-​p​i​l​a​r​e​s​-​d​e​-​l​a​-​r​e​v​o​l​u​c​ion , www​.kao​sen​la​red​.net/​n​o​t​i​c​i​a​/​c​u​b​a​-​u​n​-​r​e​f​e​r​e​n​t​e​-​p​a​r​a​-​f​a​o​-​maswww​.kao​sen​la​red​.net/​n​o​t​i​c​i​a​/​c​u​b​a​-​a​v​a​n​c​e​s​-​p​r​o​b​l​e​m​a​s​-​d​e​s​a​f​ios). He aquí el con­tex­to his­tó­ri­co que sir­ve de preám­bu­lo al 6to. Con­gre­so del PCC, un hito en la actua­li­za­ción del mode­lo eco­nó­mi­co cubano (ver: www​.kao​sen​la​red​.net/​n​o​t​i​c​i​a​/​a​c​t​u​a​l​i​z​a​c​i​o​n​-​m​o​d​e​l​o​-​e​c​o​n​o​m​i​c​o​-​c​u​b​anohttp://​www​.pcc​.cu/​p​h​p​/​n​o​t​i​c​i​a​s​/​c​o​n​g​r​e​s​o​.​php).

Con tal pre­su­pues­to, enca­ra­mos este pri­mer medio siglo de cons­truc­ción del Socia­lis­mo apos­tan­do a que nues­tra juven­tud será capaz de edi­fi­car la irre­ver­si­bi­li­dad de una socie­dad en la que se fun­dan el cul­to a la dig­ni­dad de la per­so­na, la pros­pe­ri­dad de cada indi­vi­duo, la con­de­na a las mise­rias huma­nas y la soli­da­ri­dad con nues­tros seme­jan­tes en cual­quier lati­tud —y empe­ña­dos en el ince­san­te per­fec­cio­na­mien­to de la obra de cuba­nas y cuba­nos, cual digno y recu­rren­te home­na­je a los Héroes y Már­ti­res de la Patria (ver: “El socia­lis­mo está en la gen­te” en http://​www​.gran​ma​.cuba​web​.cu/​2​0​1​1​/​0​4​/​1​5​/​n​a​c​i​o​n​a​l​/​a​r​t​i​c​0​9​.​h​tml).

Y para aca­bar las pala­bras del coman­dan­te en jefe, Fidel Cas­tro

La Bata­lla de Girón (Pri­me­ra par­te) (+ Fotos, Video y PDF)

Más de un año antes del 16 de abril de 1961, des­pués de rigu­ro­sos aná­li­sis e inter­cam­bios, el pre­si­den­te Dwight Eisenho­wer deci­dió des­truir a la Revo­lu­ción Cuba­na.

El ins­tru­men­to fun­da­men­tal del tene­bro­so plan era el blo­queo eco­nó­mi­co a Cuba, al que la lite­ra­tu­ra polí­ti­ca del impe­rio cali­fi­ca con el tér­mino ano­dino y casi pia­do­so de “embar­go”.

En memo­ran­do secre­to del enton­ces sub­se­cre­ta­rio asis­ten­te de Esta­do Les­ter Mallory, se enu­me­ra­ron los obje­ti­vos con­cre­tos del tene­bro­so plan: “La mayo­ría de los cuba­nos apo­yan a Cas­tro ‑expre­sa el docu­men­to– […] No exis­te una opo­si­ción polí­ti­ca efec­ti­va […] El úni­co medio posi­ble para hacer­le per­der el apo­yo interno [al gobierno] es pro­vo­car el des­en­ga­ño y el des­alien­to median­te la insa­tis­fac­ción eco­nó­mi­ca y la penu­ria […] Hay que poner en prác­ti­ca rápi­da­men­te todos los medios posi­bles para debi­li­tar la vida eco­nó­mi­ca […] negán­do­le a Cuba dine­ro y sumi­nis­tros con el fin de redu­cir los sala­rios nomi­na­les y reales, con el obje­ti­vo de pro­vo­car ham­bre, deses­pe­ra­ción y el derro­ca­mien­to del gobierno.”

El con­jun­to de medi­das a tomar se deno­mi­na­ba “Pro­gra­ma de Acción Encu­bier­ta con­tra el régi­men de Cas­tro”.

Cual­quier obser­va­dor, esté o no de acuer­do con tan repug­nan­tes méto­dos por­que care­cen de ele­men­tal éti­ca, admi­ti­ría que esto impli­ca la idea de doble­gar a un pue­blo. En este caso, se tra­ta­ba de una con­fron­ta­ción entre la poten­cia más pode­ro­sa y rica del pla­ne­ta y un país peque­ño de dife­ren­te ori­gen, cul­tu­ra e his­to­ria.

Eisenho­wer no era un cri­mi­nal nato. Pare­cía, y tal vez lo fue­ra, una per­so­na edu­ca­da y de bue­na con­duc­ta de acuer­do a los pará­me­tros de la socie­dad en que vivía. Había naci­do en el seno de una modes­ta fami­lia agri­cul­to­ra en Deni­son, Texas, en el año 1890. De edu­ca­ción reli­gio­sa y vida dis­ci­pli­na­da, ingre­só en la Aca­de­mia Mili­tar de West Point en el año 1911, y se gra­duó en 1915. No par­ti­ci­pa en la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial, y le asig­nan solo tareas admi­nis­tra­ti­vas.

Asu­me por pri­me­ra vez el man­do de tro­pas en 1941, cuan­do Esta­dos Uni­dos no par­ti­ci­pa­ba toda­vía en la Segun­da Gue­rra Mun­dial. Era ya gene­ral de cin­co estre­llas y care­cía de expe­rien­cia com­ba­ti­va cuan­do Geor­ge Marshall le asig­na el man­do de las tro­pas que des­em­bar­can al Nor­te de Áfri­ca.

Roo­se­velt, como pre­si­den­te del país con más rique­zas y medios mili­ta­res, asu­me el papel de nom­brar al jefe mili­tar de las fuer­zas alia­das que des­em­bar­ca­rían en Euro­pa en junio de 1944, cator­ce meses antes de fina­li­zar la gue­rra; tarea que asig­nó al gene­ral Eisenho­wer, ya que Marshall, su jefe de mayor auto­ri­dad, desem­pe­ña­ba el car­go de Jefe del Esta­do Mayor del Ejér­ci­to.

El General Dwight  Eisenhower  habla a las tropas antes del desembarco de NormandíaEl Gene­ral Dwight Eisenho­wer habla a las tro­pas antes del des­em­bar­co de Nor­man­día

No era un mili­tar bri­llan­te, come­tió erro­res de con­si­de­ra­ción en el Nor­te de Áfri­ca y en el pro­pio Des­em­bar­co de Nor­man­día, don­de tuvo riva­les serios entre sus alia­dos, como Mont­go­mery, y adver­sa­rios como Rom­mel; pero era un pro­fe­sio­nal serio y metó­di­co.

Con­clui­da esta refe­ren­cia obli­ga­da del Gene­ral de cin­co estre­llas Dwight Eisenho­wer, pre­si­den­te de Esta­dos Uni­dos des­de enero de 1953 has­ta enero de 1961, paso a una pre­gun­ta: ¿cómo es posi­ble que un hom­bre serio, que se atre­vió a expo­ner el nefas­to papel del Com­ple­jo Mili­tar Indus­trial, sea con­du­ci­do a una acti­tud tan cri­mi­nal e hipó­cri­ta como la que lle­vó al gobierno de Esta­dos Uni­dos al ata­que con­tra la inde­pen­den­cia y la jus­ti­cia que duran­te casi un siglo bus­có nues­tro pue­blo?

Fue el sis­te­ma capi­ta­lis­ta, la pre­emi­nen­cia de los pri­vi­le­gios de los ricos, den­tro y fue­ra del país, en detri­men­to de los dere­chos más ele­men­ta­les de los pue­blos. Nun­ca le preo­cu­pó a la pode­ro­sa poten­cia el ham­bre, la igno­ran­cia, la ausen­cia de empleo, tie­rra, edu­ca­ción, salud y los dere­chos más ele­men­ta­les para los pobres de nues­tra nación.

En el inten­to bru­tal de some­ter a nues­tro pue­blo, el gobierno de Esta­dos Uni­dos arras­tra­ría a los sol­da­dos de su país a una lucha en la que no habría podi­do obte­ner la vic­to­ria.

En los asun­tos de carác­ter his­tó­ri­co son muchos los impon­de­ra­bles y no poca la inci­den­cia del azar. Yo par­to de la infor­ma­ción que poseo, y de la expe­rien­cia que viví aque­llos días en que nació la fra­se de que Girón fue la “pri­me­ra derro­ta del impe­ria­lis­mo en Amé­ri­ca”. De aque­lla expe­rien­cia extra­je muchas con­clu­sio­nes. Qui­zás a otros tam­bién intere­sen.

Noso­tros no dis­po­nía­mos de un ejér­ci­to nacio­nal en nues­tro país. Al fina­li­zar lo que los his­to­ria­do­res en Cuba deno­mi­na­ban la Ter­ce­ra Gue­rra de Inde­pen­den­cia ‑en la que el ejér­ci­to colo­nial espa­ñol derro­ta­do y exhaus­to solo podía con­ser­var ya, a duras penas, el con­trol de las gran­des ciudades‑, la metró­po­li arrui­na­da, a miles de millas de dis­tan­cia, no podía man­te­ner una fuer­za casi igual a la de Esta­dos Uni­dos en Viet­nam, al final de la gue­rra geno­ci­da que lle­vó a cabo en esa anti­gua colo­nia fran­ce­sa.

Es en aquel momen­to que Esta­dos Uni­dos deci­de inter­ve­nir en nues­tro país. Enga­ña a su pro­pio pue­blo, al de Cuba y al mun­do, con una decla­ra­ción con­jun­ta en la cual se reco­no­ce que Cuba, de hecho y de dere­cho, debía ser libre e inde­pen­dien­te. Fir­ma en París un acuer­do con el gobierno colo­nial y ven­ga­ti­vo de la Espa­ña derro­ta­da, y des­ar­ma al Ejér­ci­to Liber­ta­dor median­te soborno y enga­ño. Con pos­te­rio­ri­dad, se le impo­ne a nues­tro país la Enmien­da Platt, la entre­ga de puer­tos para uso de su arma­da, y se le otor­ga la supues­ta inde­pen­den­cia, con­di­cio­na­da por un pre­cep­to cons­ti­tu­cio­nal que le con­ce­día al gobierno de Esta­dos Uni­dos el dere­cho a inter­ve­nir en Cuba.

Nues­tro vale­ro­so pue­blo luchó en soli­ta­rio, tan­to como el que más en este hemis­fe­rio, por su inde­pen­den­cia fren­te a la nación que, como expre­só Simón Bolí­var, esta­ba lla­ma­da a pla­gar de mise­ria a los pue­blos de Amé­ri­ca en nom­bre de la liber­tad.

En Cuba había un ejér­ci­to entre­na­do, arma­do y ase­so­ra­do por Esta­dos Uni­dos. No diré que nues­tra gene­ra­ción posea más méri­to que algu­na de las que nos pre­ce­die­ron, cuyos líde­res y com­ba­tien­tes fue­ron insu­pe­ra­bles en sus luchas heroi­cas. El pri­vi­le­gio de nues­tra gene­ra­ción fue la opor­tu­ni­dad de pro­bar, por azar más que por méri­tos, la idea mar­tia­na de que “un prin­ci­pio jus­to des­de el fon­do de una cue­va, pue­de más que un ejér­ci­to”.

A par­tir de ideas jus­tas y des­pués de supe­rar amar­gas prue­bas, par­tien­do solo de sie­te fusi­les, no vaci­la­mos en pro­se­guir la lucha en la Sie­rra Maes­tra des­pués que nues­tro des­ta­ca­men­to de 82 hom­bres, por fal­ta de expe­rien­cia y otros fac­to­res adver­sos, fue ata­ca­do por sor­pre­sa antes de alcan­zar las estri­ba­cio­nes de las mon­ta­ñas. En solo 25 meses nues­tro pue­blo heroi­co derro­tó a aquel ejér­ci­to, equi­pa­do con el arma­men­to, la expe­rien­cia com­ba­ti­va, las comu­ni­ca­cio­nes, cen­tros de ins­truc­ción y el ase­so­ra­mien­to con el que Esta­dos Uni­dos man­tu­vo duran­te más de medio siglo el domi­nio total de nues­tro país y de Nues­tra Amé­ri­ca.

Al apli­car los méto­dos correc­tos de lucha, los prin­ci­pios de res­pe­to a la pobla­ción y la polí­ti­ca de gue­rra con el adver­sa­rio ‑curan­do a los heri­dos y res­pe­tan­do la vida de los pri­sio­ne­ros sin una sola excep­ción en toda la guerra‑, ases­ta­mos una derro­ta aplas­tan­te al apa­ra­to mili­tar crea­do por los yan­kis, y le ocu­pa­mos final­men­te las cien mil armas y los equi­pos de gue­rra que poseían y emplea­ron con­tra nues­tro pue­blo.

Entrada de Fidel a La Habana el 8 de enero de 1959Entra­da de Fidel a La Haba­na el 8 de enero de 1959

Pero fue nece­sa­rio tam­bién derro­tar en el cam­po ideo­ló­gi­co el inmen­so arse­nal de que dis­po­nían, y el mono­po­lio casi total de los medios de infor­ma­ción con que inun­da­ban al país de edul­co­ra­das men­ti­ras.

Los tra­ba­ja­do­res sin empleo, los cam­pe­si­nos sin tie­rra, los obre­ros explo­ta­dos, los ciu­da­da­nos anal­fa­be­tos, los enfer­mos sin hos­pi­ta­les, los niños sin libros o sin escue­las, la inter­mi­na­ble lis­ta de ciu­da­da­nos heri­dos en su dig­ni­dad y sus dere­chos, eran incom­pa­ra­ble­men­te más que la mino­ría rica, pri­vi­le­gia­da y alia­da al impe­rio.

Edu­ca­ción, cien­cia, cul­tu­ra y arte, depor­te, las pro­fe­sio­nes que entra­ñan el desa­rro­llo humano, care­cían de apo­yo en nues­tro país, dedi­ca­do al mono­cul­ti­vo de la caña y a otras acti­vi­da­des eco­nó­mi­cas subor­di­na­das a ban­cos y empre­sas tras­na­cio­na­les yan­kis, con las que el pode­ro­so vecino del nor­te impo­ne su “demo­cra­cia” y los “dere­chos huma­nos”.

Debo seña­lar que un espec­tácu­lo como el de La Col­me­ni­ta ‑que hace unos días se exhi­bió en el tea­tro Karl Marx‑, crea­do por el hijo de una de las per­so­nas ase­si­na­das por los terro­ris­tas del Gobierno de Esta­dos Uni­dos en el avión que par­tió de Bar­ba­dos el 6 de octu­bre de 1976, no tie­ne rival en el mun­do. Tan­to el impre­sio­nan­te acto cul­tu­ral de los pio­ne­ros, como el Con­gre­so que clau­su­ra­ron ese día, jamás serían posi­bles sin la edu­ca­ción que la Revo­lu­ción ha brin­da­do a los niños, ado­les­cen­tes y jóve­nes de nues­tra Patria.

El 16 de abril de 1961, cuan­do se pro­cla­mó el carác­ter socia­lis­ta de la Revo­lu­ción, habían trans­cu­rri­do dos años y tres meses des­de el triun­fo del Pri­me­ro de Enero de 1959. Nues­tro peque­ño y vic­to­rio­so Ejér­ci­to Rebel­de en su lucha por la libe­ra­ción, solo con­ta­ba con las armas ocu­pa­das a la tira­nía, que en su inmen­sa mayo­ría fue­ron sumi­nis­tra­das por Esta­dos Uni­dos. Era impres­cin­di­ble armar al pue­blo.

Para no brin­dar pre­tex­tos que sir­vie­ran de base a las agre­sio­nes de Esta­dos Uni­dos, como hicie­ron en Gua­te­ma­la, inten­ta­mos com­prar y pagar al con­ta­do fusi­les y otras armas en paí­ses de Euro­pa, que tra­di­cio­nal­men­te las expor­ta­ban a muchas nacio­nes.

Adqui­ri­mos varias dece­nas de miles de fusi­les semi­au­to­má­ti­cos FAL cali­bre 7,62 con pei­nes de 20 balas y las muni­cio­nes corres­pon­dien­tes, entre ellas, las gra­na­das anti­per­so­na­les y anti­tan­ques de esas armas que fue­ron tras­la­da­das en buques mer­can­tes habi­tua­les, igual que hace cual­quier país.

Pero ¿qué ocu­rrió con aque­llas inge­nuas com­pras de armas “no comu­nis­tas” y que por su cali­dad nos pare­cían exce­len­tes?

El pri­mer bar­co arri­bó a Cuba nor­mal­men­te y con él, dece­nas de miles de fusi­les FAL.

No había ile­ga­li­dad algu­na, ni exis­tían pre­tex­tos para las cam­pa­ñas con­tra Cuba.

Poco duró, sin embar­go, aque­lla situa­ción. El segun­do bar­co arri­bó a un impor­tan­te mue­lle de la capi­tal, obre­ros por­tua­rios y com­ba­tien­tes rebel­des des­car­ga­ban los bul­tos, no exis­tían enton­ces con­te­ne­do­res. Yo esta­ba en el cuar­to o quin­to piso del edi­fi­cio del Ins­ti­tu­to de Refor­ma Agra­ria, don­de hoy se encuen­tra el Minis­te­rio de las Fuer­zas Arma­das Revo­lu­cio­na­rias, en las inme­dia­cio­nes de la Pla­za de la Revo­lu­ción; allí tenía la ofi­ci­na de tra­ba­jo cuan­do no me movía por cual­quier par­te de la ciu­dad o el país. El vie­jo Pala­cio de Gobierno había sido con­ver­ti­do en museo y el nue­vo no esta­ba ter­mi­na­do. Era el 4 de mar­zo de 1960. Una fuer­te explo­sión hizo tre­pi­dar el edi­fi­cio; miré por ins­tin­to hacia el puer­to, don­de sabía que esta­ba des­car­gán­do­se el mer­can­te fran­cés La Coubre; una den­sa colum­na de humo ascen­día des­de aquel pun­to, no dis­tan­te en línea rec­ta. Com­pren­dí en el acto lo ocu­rri­do.

Ima­gi­né las víc­ti­mas, bajé rápi­do, y con la peque­ña escol­ta abor­da­mos los carros, nos movi­mos hacia el puer­to tran­si­tan­do por estre­chas calles y ele­va­do trán­si­to. Esta­ba ya muy pró­xi­mo, cuan­do escu­cho una segun­da explo­sión en el mis­mo pun­to. Se pue­de com­pren­der la ansie­dad que nos pro­vo­có aque­lla nue­va explo­sión. Ima­gi­né el daño oca­sio­na­do a los obre­ros y sol­da­dos que esta­rían ayu­dan­do a las víc­ti­mas de la pri­me­ra. A duras penas logré que el carro se apro­xi­ma­ra al mue­lle, don­de pude obser­var el dra­má­ti­co pero heroi­co com­por­ta­mien­to de aque­llos hom­bres.

Alre­de­dor de 100 per­so­nas murie­ron; los heri­dos eran muchos y reque­ri­dos de aten­ción urgen­te.

Sabotaje contra el barco La CoubreSabo­ta­je con­tra el bar­co La Coubre

Al día siguien­te, des­de la Uni­ver­si­dad, tras­la­da­mos los muer­tos por la ancha calle 23 has­ta el mis­mo cemen­te­rio don­de un año, un mes y 11 días des­pués daría­mos revo­lu­cio­na­ria sepul­tu­ra a las víc­ti­mas del bom­bar­deo de los avio­nes yan­kis con insig­nias cuba­nas.

El 5 de mar­zo, por pri­me­ra vez y de for­ma abso­lu­ta­men­te espon­tá­nea, duran­te el sepe­lio de los obre­ros y com­ba­tien­tes vil­men­te ase­si­na­dos, excla­mé ¡Patria o Muer­te! No se tra­ta­ba de una fra­se: era una con­vic­ción pro­fun­da.

Muchas inves­ti­ga­cio­nes esta­ban por hacer­se, pero en ese ins­tan­te no tenía ya dudas de la inten­cio­na­li­dad de la men­cio­na­da masa­cre. El mer­can­te venía sabo­tea­do des­de que zar­pó de puer­to euro­peo y el sabo­ta­je era obra de exper­tos.

Dedi­qué la debi­da aten­ción a las inves­ti­ga­cio­nes reque­ri­das. Nece­si­ta­ba cono­cer si aque­llas gra­na­das, con­te­ni­das en las cajas don­de se pro­du­je­ron las explo­sio­nes, podían esta­llar por acci­den­tes tales como la caí­da de una o algo simi­lar. Para des­car­tar esa posi­bi­li­dad ‑que los espe­cia­lis­tas pre­vio estu­dio de los meca­nis­mos de segu­ri­dad de las gra­na­das habían desechado‑, pedí que algu­nas cajas con gra­na­das que venían en el bar­co fue­ran lan­za­das des­de mil metros de altu­ra; obser­vé las prue­bas y nin­gu­na gra­na­da esta­lló. Se inda­ga­ron todos los movi­mien­tos que aquel bar­co reali­zó y se hizo evi­den­te que manos exper­tas rea­li­za­ron aquel sabo­ta­je, como par­te del plan apro­ba­do por la admi­nis­tra­ción de Esta­dos Uni­dos.

Había­mos reci­bi­do una lec­ción de lo que podía espe­rar­se del impe­ria­lis­mo. No vaci­la­mos en diri­gir­nos a los sovié­ti­cos, con los cua­les no tenía­mos con­tra­dic­ción de prin­ci­pios.

Se nos otor­ga­ron los cré­di­tos per­ti­nen­tes para adqui­rir aque­llas armas. Des­de que la URSS y otros paí­ses socia­lis­tas como la Repú­bli­ca Socia­lis­ta de Che­cos­lo­va­quia, la Repú­bli­ca Popu­lar Chi­na y la Repú­bli­ca Popu­lar Demo­crá­ti­ca de Corea comen­za­ron a sumi­nis­trar­nos armas, has­ta hoy, más de mil bar­cos trans­por­ta­ron armas y muni­cio­nes a Cuba sin que se pro­du­je­ra una explo­sión.

Nues­tros pro­pios buques han tras­la­da­do duran­te dece­nas de años gran par­te del arma­men­to emplea­do por las fuer­zas inter­na­cio­na­lis­tas cuba­nas sin que nin­guno esta­lla­ra.

Fidel junto a Osvaldo Dorticós, el Che y otros dirigentes de la Revolución durante el sepelio de las víctimas de La CoubrelFi­del jun­to a Osval­do Dor­ti­cós, el Che y otros diri­gen­tes de a Revo­lu­ción duran­te el sepe­lio de las víc­ti­mas de La Coubre

El dis­cur­so que pro­nun­cié el 16 de abril de 1961, en las hon­ras fúne­bres de las víc­ti­mas del trai­dor bom­bar­deo del ama­ne­cer del día ante­rior, esta­ba diri­gi­do a los com­pa­ñe­ros del Ejér­ci­to Rebel­de, a las Mili­cias Nacio­na­les Revo­lu­cio­na­rias y al pue­blo de Cuba. Repro­duz­co párra­fos tex­tua­les e ideas, sin las cua­les sería impo­si­ble cono­cer la impor­tan­cia y el ardor de la bata­lla que se libró:

“Es la segun­da vez que nos reuni­mos en esta mis­ma esqui­na. La pri­me­ra fue cuan­do la explo­sión de La Coubre, que le cos­tó la vida a casi un cen­te­nar de obre­ros y sol­da­dos.”

“Des­de el ini­cio del Gobierno Revo­lu­cio­na­rio el pri­mer esfuer­zo que rea­li­za­ron los enemi­gos de la Revo­lu­ción fue impe­dir que nues­tro pue­blo se arma­ra.”

“…ante el fra­ca­so de los pri­me­ros pasos de tipo diplo­má­ti­co, acu­die­ron al sabo­ta­je […] para impe­dir que esas armas lle­ga­ran a nues­tras manos…”

“Aquel bru­tal zar­pa­zo cos­tó la vida de nume­ro­sos obre­ros y sol­da­dos, […] tenía­mos dere­cho a pen­sar que los cul­pa­bles del sabo­ta­je eran los que esta­ban intere­sa­dos en que noso­tros no reci­bié­ra­mos esas armas…”

“…a todos noso­tros, a nues­tro pue­blo, le que­dó la pro­fun­da con­vic­ción de que la mano que había pre­pa­ra­do aquel hecho bár­ba­ro y cri­mi­nal, era la mano de los agen­tes secre­tos del gobierno de Esta­dos Uni­dos.”

“…para muchas per­so­nas en este país, y aun fue­ra, resul­ta­ba difí­cil creer que el gobierno de Esta­dos Uni­dos fue­se capaz de lle­gar a tan­to; resul­ta­ba difí­cil creer que los diri­gen­tes de un país fue­sen capa­ces de lle­var a la prác­ti­ca pro­ce­di­mien­to seme­jan­te. […] toda­vía noso­tros no había­mos podi­do adqui­rir la dura expe­rien­cia que hemos ido adqui­rien­do duran­te estos dos años y medio; toda­vía no cono­cía­mos bien a nues­tros enemi­gos; […] toda­vía no sabía­mos lo que era la Agen­cia Cen­tral de Inte­li­gen­cia del gobierno de Esta­dos Uni­dos; toda­vía no había­mos teni­do opor­tu­ni­dad de ir com­pro­ban­do, día a día, sus acti­vi­da­des cri­mi­na­les con­tra nues­tro pue­blo y nues­tra Revo­lu­ción.”

“…ya nues­tro país venía sufrien­do una serie de incur­sio­nes por par­te de avio­nes pira­tas que un día lan­za­ban pro­cla­mas, otro día que­ma­ban nues­tras cañas, y otro día tra­ta­ban de lan­zar una bom­ba sobre uno de nues­tros cen­tra­les azu­ca­re­ros.”

“…por el esta­lli­do de la bom­ba que iban a lan­zar explo­tó el avión pira­ta con sus tri­pu­lan­tes, […] en aque­lla oca­sión, no pudo el gobierno de Esta­dos Uni­dos negar, como lo venía hacien­do, que aque­llos avio­nes salían de sus cos­tas; […] ante la docu­men­ta­ción ocu­pa­da intac­ta […] no pudo negar la reali­dad, […] se deci­die­ron por pedir­nos una excu­sa y dar­nos una expli­ca­ción.”

“Sin embar­go, los vue­los no se para­li­za­ron. […] y en una oca­sión una de aque­llas incur­sio­nes cos­tó a nues­tro país un sal­do ele­va­do de víc­ti­mas. Sin embar­go, nin­guno de aque­llos hechos tenía el carác­ter de un ata­que mili­tar…”

“Nun­ca se había lle­va­do a cabo una ope­ra­ción que revis­tie­ra todas las carac­te­rís­ti­cas de una ope­ra­ción de carác­ter neta­men­te mili­tar.”

“…sema­nas atrás, una embar­ca­ción pira­ta pene­tró en el puer­to de San­tia­go de Cuba, caño­neó la refi­ne­ría que está allí ins­ta­la­da, y al mis­mo tiem­po cau­só víc­ti­mas con sus dis­pa­ros entre sol­da­dos y mari­nos que esta­ban des­ta­ca­dos a la entra­da de la bahía.”

“…una ope­ra­ción de ese tipo, con embar­ca­cio­nes de aque­lla natu­ra­le­za, no podía lle­var­se a cabo si no era con bar­cos faci­li­ta­dos por los nor­te­ame­ri­ca­nos y abas­te­ci­dos por los nor­te­ame­ri­ca­nos en algún lugar de la zona del Cari­be.”

“…este con­ti­nen­te sí había sabi­do lo que eran des­em­bar­cos de tro­pas extran­je­ras. Y lo había sabi­do en Méxi­co, […] en Nica­ra­gua, […] en Hai­tí, […] en San­to Domin­go […] y todos estos pue­blos habían teni­do opor­tu­ni­dad de saber lo que eran las inter­ven­cio­nes de la infan­te­ría de mari­na de Esta­dos Uni­dos.”

“…lo que nin­gún pue­blo de este con­ti­nen­te había teni­do opor­tu­ni­dad de cono­cer era esa acción sis­te­má­ti­ca por par­te de los ser­vi­cios secre­tos del gobierno de Esta­dos Uni­dos […] lo que nun­ca un pue­blo de este con­ti­nen­te había teni­do que cono­cer era la lucha con­tra la Agen­cia Cen­tral de Inte­li­gen­cia […] empe­ña­da a toda cos­ta, cum­plien­do ins­truc­cio­nes de su gobierno, […] en des­truir sis­te­má­ti­ca­men­te el fru­to del tra­ba­jo de un pue­blo, en des­truir sis­te­má­ti­ca­men­te los recur­sos eco­nó­mi­cos, los esta­ble­ci­mien­tos comer­cia­les, las indus­trias, y lo que es peor: vidas valio­sas de obre­ros, de cam­pe­si­nos y de ciu­da­da­nos labo­rio­sos y hones­tos de este país.”

“Pero con todo eso, nin­guno de los hechos ante­rio­res había reves­ti­do, como en el caso de ayer, una agre­sión de carác­ter típi­ca­men­te mili­tar. No se tra­tó del vue­lo de un avión pira­ta, no se tra­tó de la incur­sión de un bar­co pira­ta: se tra­tó nada menos que de un ata­que simul­tá­neo en tres ciu­da­des dis­tin­tas del país, a la mis­ma hora, en un ama­ne­cer; se tra­tó de una ope­ra­ción con todas las reglas de las ope­ra­cio­nes mili­ta­res.

“Tres ata­ques simul­tá­neos al ama­ne­cer, a la mis­ma hora, en la ciu­dad de La Haba­na, en San Anto­nio de los Baños y en San­tia­go de Cuba […] lle­va­dos a cabo con avio­nes de bom­bar­deo tipo B‑26, con lan­za­mien­to de bom­bas de alto poder des­truc­ti­vo, con lan­za­mien­to de roc­kets y con ame­tra­lla­mien­to sobre tres pun­tos dis­tin­tos del terri­to­rio nacio­nal. Se tra­tó de una ope­ra­ción con todas las carac­te­rís­ti­cas y todas las reglas de una ope­ra­ción mili­tar.

“Fue, ade­más, un ata­que por sor­pre­sa; fue un ata­que simi­lar a esos tipos de ata­ques con que los gobier­nos van­dá­li­cos del nazis­mo y del fas­cis­mo acos­tum­bra­ban a agre­dir a las nacio­nes. […] Los ata­ques arma­dos sobre los pue­blos de Euro­pa por las hor­das hitle­ria­nas fue­ron siem­pre ata­ques de este tipo: ata­ques sin pre­vio avi­so, ata­ques sin decla­ra­ción de gue­rra, ata­que arte­ro, ata­que trai­cio­ne­ro, ata­que por sor­pre­sa. Y así fue­ron inva­di­dos por sor­pre­sa Polo­nia, Bél­gi­ca, Norue­ga, Fran­cia, Holan­da, Dina­mar­ca, Yugos­la­via y otros paí­ses de Euro­pa.”

Fidel, durante el discursoFidel, duran­te el dis­cur­so

La Bata­lla de Girón (Pri­me­ra Par­te) II

Les recor­dé lo que habían hecho los mili­ta­ris­tas japo­ne­ses con la base nor­te­ame­ri­ca­na de Pearl Har­bor en diciem­bre de 1941:

“…no pre­ten­de­mos con esto hacer com­pa­ra­cio­nes ‑dije‑, por­que cuan­do los japo­ne­ses lucha­ban con­tra los nor­te­ame­ri­ca­nos, era una pug­na entre dos paí­ses impe­ria­lis­tas, una pug­na entre dos paí­ses capi­ta­lis­tas, una pug­na entre dos gobier­nos explo­ta­do­res, era una pug­na entre dos gobier­nos colo­nia­lis­tas, una pug­na entre dos gobier­nos que inten­ta­ban domi­nar los mer­ca­dos, las mate­rias pri­mas y la eco­no­mía de una par­te con­si­de­ra­ble del mun­do.”

“Nos dife­ren­cia­mos de Esta­dos Uni­dos en que Esta­dos Uni­dos es un país que explo­ta a otros pue­blos, en que Esta­dos Uni­dos es un país que se ha apo­de­ra­do de una gran par­te de los recur­sos natu­ra­les del mun­do, y que hace tra­ba­jar en bene­fi­cio de su cas­ta de millo­na­rios a dece­nas y dece­nas de millo­nes de tra­ba­ja­do­res en todo el mun­do.”

“¡Noso­tros, con nues­tra Revo­lu­ción, no solo esta­mos erra­di­can­do la explo­ta­ción de una nación por otra nación, sino tam­bién la explo­ta­ción de unos hom­bres por otros hom­bres!”

“Esta­dos Uni­dos cons­ti­tu­ye polí­ti­ca­men­te hoy un sis­te­ma de explo­ta­ción de otras nacio­nes por una nación, y un sis­te­ma de explo­ta­ción del hom­bre por otros hom­bres.

“Por eso, la pug­na entre Japón y Esta­dos Uni­dos era una pug­na entre sis­te­mas simi­la­res; la pug­na entre Esta­dos Uni­dos y Cuba es una pug­na de prin­ci­pios dis­tin­tos, es decir, es una pug­na entre los que care­cen de todo prin­ci­pio humano y los que hemos enar­bo­la­do la defen­sa de los prin­ci­pios huma­nos.”

“Sin embar­go, ¡cómo sir­ven estos hechos para com­pren­der!, ¡cómo sir­ven estos hechos para ense­ñar­nos las reali­da­des del mun­do!, ¡cómo sir­ven estos hechos para edu­car a nues­tro pue­blo! Son caras las lec­cio­nes, son dolo­ro­sas las lec­cio­nes, son san­grien­tas las lec­cio­nes, pero ¡cómo apren­den los pue­blos con esos hechos!, ¡cómo apren­de nues­tro pue­blo!, ¡cómo se edu­ca y cómo se cre­ce nues­tro pue­blo!”

“…por algo somos en estos ins­tan­tes uno de los pue­blos que más ha apren­di­do, en menos tiem­po, en la his­to­ria del mun­do.”

“¡Qué difí­cil era saber lo que pasa­ba en el mun­do cuan­do a nues­tro país no lle­ga­ban más noti­cias que las noti­cias nor­te­ame­ri­ca­nas! ¡Cuán­to enga­ño incul­ca­rían en noso­tros y de cuán­tas men­ti­ras nos harían víc­ti­ma! Si alguno le que­da­ra algu­na duda, si alguno en este país de bue­na fe ‑y no hablo de la mise­ra­ble gusa­ne­ra, hablo de hom­bres y muje­res capa­ces de pen­sar hon­ra­da­men­te, aun­que no pen­sa­ran como nosotros‑, si alguno le que­da­ra algu­na duda, si alguno cre­ye­ra que que­da­ra un ápi­ce de hon­ra en la polí­ti­ca yan­ki, si alguno cre­ye­ra que que­da­ra un ápi­ce de moral en la polí­ti­ca yan­ki, si alguno cre­ye­ra que que­da­ra un áto­mo de ver­güen­za o de hon­ra­dez o de jus­ti­cia en la polí­ti­ca yan­ki…”

“Si alguno en este país, que ha teni­do el pri­vi­le­gio de ver con­ver­tir­se a todo un pue­blo en un pue­blo de héroes y en un pue­blo de hom­bres dig­nos y valien­tes; si alguno en este país, cuyo cúmu­lo de méri­to, de heroís­mo y de sacri­fi­cio cre­ce por día, tuvie­se o alber­ga­se toda­vía algu­na duda; si aque­llos que no pen­sa­ran como noso­tros creen que enar­bo­lan o defien­den una ban­de­ra hon­ra­da, creen que enar­bo­lan o defien­den una ban­de­ra jus­ta, y por creer eso son pro­yan­kis y son defen­so­res del gobierno de Esta­dos Uni­dos; si alguno de bue­na fe que­da­ra en nues­tro país de esos, sir­van estos hechos […] para que no les que­de ya nin­gu­na duda.

“En el día de ayer, como todo el mun­do sabe, avio­nes de bom­bar­deo divi­di­dos en tres gru­pos, a las 6:00 en pun­to de la maña­na pene­tra­ron en el terri­to­rio nacio­nal pro­ce­den­tes del extran­je­ro y ata­ca­ron tres pun­tos del terri­to­rio nacio­nal; en cada uno de esos pun­tos los hom­bres se defen­die­ron heroi­ca­men­te, en cada uno de esos pun­tos corrió la san­gre vale­ro­sa de los defen­so­res, en cada uno de esos pun­tos hubo miles y cuan­do no cien­tos y cien­tos de tes­ti­gos de lo que allí ocu­rrió. Era, ade­más, un hecho que se espe­ra­ba; era algo que todos los días se esta­ba espe­ran­do; era la cul­mi­na­ción lógi­ca de las que­mas a los caña­ve­ra­les, de los cen­te­na­res de vio­la­cio­nes a nues­tro espa­cio aéreo, de las incur­sio­nes aéreas pira­tas, de los ata­ques pira­tas a nues­tras refi­ne­rías por embar­ca­ción que pene­tró en una madru­ga­da; era la con­se­cuen­cia de lo que todo el mun­do sabe; era la con­se­cuen­cia de los pla­nes de agre­sión que se vie­nen fra­guan­do por Esta­dos Uni­dos en com­pli­ci­dad con gobier­nos laca­yos en Amé­ri­ca Cen­tral; era la con­se­cuen­cia de las bases aéreas que todo el pue­blo sabe y todo el mun­do cono­ce, por­que lo han publi­ca­do has­ta los pro­pios perió­di­cos y agen­cias de noti­cias nor­te­ame­ri­ca­nas, y las pro­pias agen­cias y los pro­pios perió­di­cos se han can­sa­do de hablar de los ejér­ci­tos mer­ce­na­rios que orga­ni­zan, de los cam­pos de avia­ción que tie­nen pre­pa­ra­dos, de los avio­nes que les había entre­ga­do el gobierno de Esta­dos Uni­dos, de los ins­truc­to­res yan­kis, de las bases aéreas esta­ble­ci­das en terri­to­rio gua­te­mal­te­co.”

“¿Creen uste­des que el mun­do iba a ente­rar­se del ata­que a Cuba, creen uste­des que el mun­do iba a ente­rar­se de lo ocu­rri­do, creen uste­des o con­ci­bie­ron uste­des que fue­se posi­ble inten­tar apa­gar en el mun­do el eco de las bom­bas y los roc­kets cri­mi­na­les que tira­ron ayer en nues­tra patria?, ¿que eso se le habría ocu­rri­do a alguien en el mun­do?, ¿que alguien pudie­se tra­tar de enga­ñar al mun­do ente­ro, tra­tar de ocul­tar­le la ver­dad al mun­do ente­ro, tra­tar de esta­far al mun­do ente­ro? Pues bien, en el día de ayer no solo ata­ca­ron nues­tra tie­rra, en ata­que arte­ro y cri­mi­nal pre­pa­ra­do, y que todo el mun­do sabía, y con avio­nes yan­kis, y con bom­bas yan­kis, y con armas yan­kis, y con mer­ce­na­rios paga­dos por la Agen­cia Cen­tral de Inte­li­gen­cia yan­ki; no sola­men­te hicie­ron eso, y no sola­men­te des­tru­ye­ron bie­nes nacio­na­les, y no sola­men­te des­tru­ye­ron vidas de jóve­nes, muchos de los cua­les no habían cum­pli­do toda­vía ni los 20 años, sino que ade­más, ade­más, el gobierno de Esta­dos Uni­dos ha inten­ta­do en el día de ayer esta­far al mun­do. […] de la mane­ra más cíni­ca y más des­ver­gon­za­da que pudo con­ce­bir­se jamás.”

“…lo que le dije­ron al mun­do, y lo que tal vez les han hecho creer a dece­nas y a dece­nas de millo­nes de seres huma­nos, lo que publi­ca­ron ayer miles y miles de perió­di­cos, lo que pro­nun­cia­ron ayer miles y miles de esta­cio­nes de radio o de tele­vi­sión, de lo que pasó en Cuba, de lo cual supo el mun­do, o una gran par­te del mun­do, una par­te con­si­de­ra­ble del mun­do, a tra­vés de las agen­cias yan­kis.”

“‘Mia­mi, abril 15. UPI. Pilo­tos cuba­nos que esca­pa­ron de la fuer­za aérea de Fidel Cas­tro, ate­rri­za­ron hoy en Flo­ri­da con bom­bar­de­ros de la Segun­da Gue­rra Mun­dial tras haber vola­do ins­ta­la­cio­nes mili­ta­res cuba­nas para ven­gar la trai­ción de un cobar­de entre ellos. Uno de los bom­bar­de­ros B‑26 de la fuer­za aérea de Cuba ate­rri­zó en el aero­puer­to inter­na­cio­nal de Mia­mi, acri­bi­lla­do por el fue­go de arti­lle­ría anti­aé­rea y de ame­tra­lla­do­ras, y con solo uno de sus dos moto­res en fun­cio­na­mien­to. Otro des­cen­dió en la esta­ción aérea de la mari­na en Cayo Hue­so; un ter­cer bom­bar­de­ro ate­rri­zó en otro país extran­je­ro […] Cir­cu­lan ver­sio­nes no con­fir­ma­das de que otro avión, otro aero­plano, se estre­lló en el mar cer­ca de la isla Tor­tu­ga. De todos modos, la mari­na de Esta­dos Uni­dos inves­ti­ga el caso. Los pilo­tos que pidie­ron no se divul­ga­ran su iden­ti­dad des­cen­die­ron de sus avio­nes vis­tien­do sus uni­for­mes de manio­bra, e inme­dia­ta­men­te soli­ci­ta­ron asi­lo en Esta­dos Uni­dos’.”

“…’Edward Ahrens, direc­tor del Ser­vi­cio de Inmi­gra­ción de Mia­mi, decla­ró que las soli­ci­tu­des están a con­si­de­ra­ción. El avia­dor con bigo­tes que des­cen­dió en Mia­mi expre­só a los fun­cio­na­rios de inmi­gra­ción que él y otros tres pilo­tos de la fuer­za aérea cuba­na tenían pro­yec­ta­do des­de hacía meses esca­par de la Cuba de Cas­tro. Aña­dió que a cau­sa de la trai­ción de Galo fue que él y los otros dos resol­vie­ron dar­le una lec­ción con el bom­bar­deo y ame­tra­lla­mien­to de las ins­ta­la­cio­nes de las bases aéreas en su camino hacia la liber­tad. Dijo que él había actua­do sobre su pro­pia base, la de San Anto­nio de los Baños, y que los otros pilo­tos ata­ca­ron otras. Este pilo­to se mos­tró dis­pues­to a con­ver­sar con los perio­dis­tas, pero incli­nó la cabe­za y se puso ante­ojos para el sol cuan­do los fotó­gra­fos inten­ta­ron tomar­le vis­tas.

“‘Expli­có que ‑óiga­se bien qué tama­ña men­ti­ra y qué cosa tan absurda‑, que él y los otros pilo­tos habían deja­do fami­lia en Cuba y temía repre­sa­lia de Cas­tro con­tra sus parien­tes.’ Es decir que afir­man que se roba­ron los avio­nes, que deser­ta­ron y que no dicen sus nom­bres para que no sepan cómo se lla­man los que se roba­ron los avio­nes y los que deser­ta­ron. Y eran pilo­tos de la fuer­za aérea, dicen ellos.”

“Cables de la AP:

“‘Mia­mi, 15. AP ‑lo que le han dicho al mundo‑, Mia­mi 15, AP. Tres pilo­tos cuba­nos de bom­bar­de­ros, temien­do ser trai­cio­na­dos en sus pla­nes para esca­par del gobierno de Fidel Cas­tro, huye­ron hoy a Esta­dos Uni­dos des­pués de ame­tra­llar y bom­bar­dear los aero­puer­tos en San­tia­go y La Haba­na.

“‘Uno de los dos bom­bar­de­ros bimo­to­res, de la épo­ca de la Segun­da Gue­rra Mun­dial, ate­rri­zó en el aero­puer­to inter­na­cio­nal de Mia­mi, con un tenien­te en los con­tro­les del avión. Refi­rió la for­ma en que él y otros tres de los 12 pilo­tos de avio­nes B‑26, que son los que que­dan en la fuer­za aérea cuba­na, pro­yec­ta­ron duran­te meses huir de Cuba.

“‘El otro avión, con dos hom­bres a bor­do, ate­rri­zó en la esta­ción aero­na­val de Cayo Hue­so. Los nom­bres de los pilo­tos fue­ron man­te­ni­dos en reser­va. Las auto­ri­da­des de inmi­gra­ción pusie­ron en cus­to­dia a los cuba­nos y con­fis­ca­ron los avio­nes’.”

“‘…vean uste­des a qué gra­do de cinis­mo lle­gan, […] has­ta qué pun­to son des­ver­gon­za­dos los fun­cio­na­rios y diri­gen­tes del impe­ria­lis­mo; […] lle­gan a inven­tar has­ta en deta­lles una leyen­da tru­cu­len­ta que no la cree ni el gato, creo que ni la ‘gati­ca de María Ramos’. Dice el pilo­to ‑vean la his­to­ria que entre­ga a la publi­ci­dad, para reves­tir toda la noti­cia con deta­lles, para hacer el tru­co com­ple­to, con todos los deta­lles, vean la his­to­ria que inven­tan-:

“‘Soy uno de los 12 pilo­tos de avio­nes B‑26 que per­ma­ne­cí en la fuer­za aérea de Cas­tro des­pués de la deser­ción de Díaz Lanz, exje­fe de la fuer­za aérea cuba­na, y de las pur­gas que siguie­ron. Tres de mis com­pa­ñe­ros pilo­tos y yo había­mos pro­yec­ta­do, duran­te meses, la for­ma de poder esca­par de la Cuba de Cas­tro. Antier me ente­ré de que uno de los tres, el tenien­te Alva­ro Galo ‑has­ta un nom­bre, toman el nom­bre de uno de los avia­do­res de las FAR, ponen un nom­bre; ¡a qué extre­mo lle­gan de cinis­mo y de des­fa­cha­tez!-, antier me ente­ré de que uno de los tres, el tenien­te Alva­ro Galo, quien es pilo­to de avión B‑26, núme­ro FAR-915 ‑resul­ta que el pilo­to, pre­ci­sa­men­te, está en San­tia­go, da la casua­li­dad que está des­ta­ca­do en Santiago‑, había esta­do con­ver­san­do con un agen­te de Rami­ro Val­dés, el jefe del G‑2. Aler­té a los otros dos, y deci­di­mos enton­ces que pro­ba­ble­men­te Alva­ro Galo, quien siem­pre había actua­do algo así como un cobar­de, nos había trai­cio­na­do. Deci­di­mos enton­ces tomar una acción inme­dia­ta. Ayer por la maña­na me des­ta­ca­ron a la patru­lla de ruti­na des­de mi base, San Anto­nio de los Baños, sobre una sec­ción de Pinar del Río, y alre­de­dor de Isla de Pinos. Les avi­sé a mis ami­gos en el Cam­po Liber­tad, y ellos estu­vie­ron de acuer­do en que debía­mos actuar. Uno de ellos debía volar hacia San­tia­go; el otro pre­sen­tó como excu­sa que desea­ba revi­sar su altí­me­tro; ellos iban a des­pe­gar del Cam­po Liber­tad a las 6:00 ‑en el Cam­po Liber­tad no había nin­gún avión B‑26, había avio­nes con des­per­fec­tos. Yo estu­ve en el aire a las 6:05; debi­do a la trai­ción de Alva­ro Galo, había­mos con­ve­ni­do en dar­le una lec­ción, de modo que volé de regre­so a San Anto­nio, don­de su avión está esta­cio­na­do e hice dos pases de acri­bi­lla­mien­to sobre su avión, y sobre tres más esta­cio­na­dos cer­ca. Al reti­rar­me fui toca­do por fue­go de armas cor­tas, y enton­ces adop­té una acción eva­si­va. Mis cama­ra­das ya habían sali­do con ante­rio­ri­dad para ata­car cam­pos aéreos que había­mos con­ve­ni­do que debe­rían ata­car­se. Lue­go, debi­do a estar bajo de gaso­li­na, tuve que entrar a Mia­mi, debi­do a que no podía lle­gar a nues­tro des­tino, que ya había­mos con­ve­ni­do. Pue­de ser que ellos se hayan diri­gi­do a ame­tra­llar otros cam­pos antes de reti­rar­se, tales como la pla­ya de Bara­coa, don­de Fidel guar­da su heli­cóp­te­ro’.

“Es decir que esto es lo que le han dicho al mun­do. No sola­men­te la UPI y la AP dan al mun­do la noti­cia de que ‘avio­nes cuba­nos’, ‘que se fue­ron con los avio­nes y bom­bar­dea­ron’, sino que ade­más dis­tri­bu­yen por el mun­do esta his­to­rie­ta, ¿y qué creen uste­des que dece­nas de millo­nes de per­so­nas han leí­do y han oído ayer en el mun­do, publi­ca­do por miles y miles de perió­di­cos dis­tin­tos, esta­cio­nes de radio y tele­vi­sión?, ¿qué creen uste­des que han dicho en Euro­pa, en muchos sitios de Amé­ri­ca Lati­na, en muchas par­tes del mun­do?

“No sola­men­te han afir­ma­do seme­jan­te cosa, sino que han hecho toda una his­to­ria com­ple­ta, con deta­lles y nom­bres, de cómo fra­gua­ron todo. En Holly­wood nun­ca habían lle­ga­do a tan­to.”

“‘Méxi­co D.F., 15. AP. El bom­bar­deo de bases cuba­nas por avio­nes cuba­nos deser­to­res fue aco­gi­do aquí con mues­tras de agra­do por la mayor par­te de los dia­rios, que se unie­ron con los gru­pos de cuba­nos exila­dos para decir que el bom­bar­deo era el comien­zo de un movi­mien­to de libe­ra­ción del comu­nis­mo. El gobierno guar­dó silen­cio, en tan­to que gru­pos de estu­dian­tes izquier­dis­tas y comu­nis­tas apo­ya­ron la decla­ra­ción del emba­ja­dor cubano, José Anto­nio Por­tuon­do, de que los ata­ques aéreos fue­ron ata­ques cobar­des y deses­pe­ra­dos de los impe­ria­lis­tas. Entre los cuba­nos exila­dos se nota­ba gran acti­vi­dad. Una fuen­te cuba­na comen­tó que el nue­vo gobierno cubano en el exi­lio se tras­la­da­rá a Cuba a poco de la pri­me­ra ola de inva­sión con­tra el régi­men cubano de Fidel Cas­tro, para esta­ble­cer un gobierno pro­vi­sio­nal, que se espe­ra sea reco­no­ci­do rápi­da­men­te por muchos paí­ses lati­no­ame­ri­ca­nos anti­cas­tris­tas’.”

“Ambas agen­cias dan a la publi­ci­dad la siguien­te noti­cia:

“‘Una decla­ra­ción entre­ga­da por el doc­tor Miró Car­do­na ‑esto es de AP y de UPI-: un heroi­co gol­pe en favor de la liber­tad cuba­na fue ases­ta­do esta maña­na por cier­to núme­ro de ofi­cia­les de la fuer­za aérea cuba­na. Antes de volar con sus avio­nes a la liber­tad, estos ver­da­de­ros revo­lu­cio­na­rios tra­ta­ron de des­truir el mayor núme­ro posi­ble de avio­nes mili­ta­res de Cas­tro. El Con­se­jo Revo­lu­cio­na­rio se enor­gu­lle­ce de anun­ciar que sus pla­nes fue­ron rea­li­za­dos con éxi­to, y que el con­se­jo ha teni­do con­tac­to con ellos y ha esti­mu­la­do a esos valien­tes pilo­tos. Su acción es otro ejem­plo de la deses­pe­ra­ción que a los patrio­tas de todas las capas socia­les pue­den ser arras­tra­das bajo la impla­ca­ble tira­nía de Cas­tro. Mien­tras Cas­tro y sus par­ti­da­rios tra­tan de con­ven­cer al mun­do ‑oigan bien‑, mien­tras Cas­tro y sus par­ti­da­rios tra­tan de con­ven­cer al mun­do de que Cuba ha sido ame­na­za­da de inva­sión des­de el extran­je­ro, este gol­pe en favor de la liber­tad, como otros ante­rio­res, fue ases­ta­do por cuba­nos resi­den­tes en Cuba que se deci­die­ron a luchar con­tra la tira­nía y la opre­sión o morir en el inten­to. Por razo­nes de segu­ri­dad no se darán a cono­cer más deta­lles’.

“Miró Car­do­na era pre­ci­sa­men­te el jefe del gobierno pro­vi­sio­nal que Esta­dos Uni­dos tenía jun­to a un avión con las male­tas lis­tas para ate­rri­zar en Pla­ya Girón tan pron­to la cabe­za de pla­ya estu­vie­se ase­gu­ra­da.”

El miliciano Eduardo García Delgado, víctima del criminal bombardeo del 15 de abril de 1961, escribió con su sangre el nombre de FidelEl mili­ciano Eduar­do Gar­cía Del­ga­do, víc­ti­ma del cri­mi­nal bom­bar­deo del 15 de abril de 1961, escri­bió con su san­gre el nom­bre de Fidel

“…no ter­mi­na ahí; aho­ra vamos a aca­bar de des­en­mas­ca­rar a ese far­san­te que tie­ne el impe­ria­lis­mo allí en la ONU, y que posó de hom­bre ilus­tre, libe­ral, de izquier­da, etcé­te­ra, etcé­te­ra, el señor Adlai Ste­ven­son […]. Sigue la esta­fa, es decir que sigue la esta­fa al mun­do: ya la UPI, la AP, han rega­do la his­to­rie­ta, miles de perió­di­cos y ellos mis­mos lo publi­can, que los prin­ci­pa­les perió­di­cos aco­gie­ron con agra­do la noti­cia de la deser­ción de esos pilo­tos.

“El cúmu­lo de men­ti­ras no era toda­vía sufi­cien­te.”

“‘El emba­ja­dor nor­te­ame­ri­cano Adlai Ste­ven­son recha­zó las afir­ma­cio­nes de Roa y reite­ró la decla­ra­ción del pre­si­den­te John F. Ken­nedy de que bajo nin­gu­na cir­cuns­tan­cia ‑repito‑, en nin­gu­na cir­cuns­tan­cia habrá inter­ven­ción de las fuer­zas arma­das de Esta­dos Uni­dos en Cuba. Ste­ven­son mos­tró a la comi­sión foto­gra­fías de Uni­ted Press Inter­na­tio­nal, que mues­tran dos avio­nes que ate­rri­za­ron hoy en Flo­ri­da des­pués de haber par­ti­ci­pa­do en la incur­sión con­tra tres ciu­da­des cuba­nas’.”

“‘Tie­ne la mar­ca de la fuer­za aérea de Cas­tro en su cola ‑expre­só, seña­lan­do una de ellas-; tie­ne la estre­lla y las ini­cia­les cuba­nas; son cla­ra­men­te visi­bles. Con gus­to exhi­bi­ré esta foto. Ste­ven­son aña­dió que los dos avio­nes en cues­tión esta­ban pilo­tea­dos por ofi­cia­les de la fuer­za aérea cuba­na, y tri­pu­la­dos por hom­bres que deser­ta­ron del régi­men de Cas­tro. Nin­gún per­so­nal de Esta­dos Uni­dos par­ti­ci­pó en el inci­den­te de hoy, y no fue­ron de Esta­dos Uni­dos los aero­pla­nos ‑recalcó‑, fue­ron avio­nes del pro­pio Cas­tro que des­pe­ga­ron de sus pro­pios cam­pos.

“‘El minis­tro cubano dijo que ‘las incur­sio­nes de esta madru­ga­da indu­da­ble­men­te son el pró­lo­go de una ten­ta­ti­va de inva­sión en gran esca­la, orga­ni­za­da, abas­te­ci­da y finan­cia­da por Washing­ton. El gobierno de Cuba, dijo Roa, acu­sa solem­ne­men­te al gobierno de Esta­dos Uni­dos ante esta comi­sión y ante la opi­nión públi­ca del mun­do de inten­tar emplear la fuer­za para zan­jar sus dife­ren­cias con los esta­dos miem­bros”.

“Aquí tene­mos, como pocas veces ha teni­do nin­gún pue­blo, la opor­tu­ni­dad de cono­cer por den­tro, y por fue­ra, y por los cos­ta­dos, y por aba­jo, y por arri­ba, qué es el impe­ria­lis­mo; […] cómo fun­cio­na todo su apa­ra­to finan­cie­ro, publi­ci­ta­rio, polí­ti­co, mer­ce­na­rio, cuer­pos secre­tos, fun­cio­na­rios, que con tan­ta tran­qui­li­dad, que de mane­ra tan inau­di­ta esta­fan al mun­do.”

“Es decir que orga­ni­zan el ata­que, pre­pa­ran el ata­que, entre­nan a los mer­ce­na­rios, les entre­gan avio­nes, les entre­gan bom­bas, pre­pa­ran los aero­puer­tos, lo sabe todo el mun­do, ocu­rre el ata­que, y afir­man, tran­qui­la­men­te, ante ese mun­do – ¡un mun­do que saben se levan­ta­ría indig­na­do ante una vio­la­ción tan mons­truo­sa, tan cobar­de, […] de los dere­chos de los pue­blos, y de la paz!

“Y estos mise­ra­bles impe­ria­lis­tas, des­pués de sem­brar el luto en más de media doce­na de hoga­res, des­pués de ase­si­nar a un puña­do de jóve­nes, que no eran millo­na­rios, ¡por­que esos que hemos veni­do a ente­rrar no son millo­na­rios para­si­ta­rios, no son mer­ce­na­rios ven­di­dos al oro de nin­gún extran­je­ro, no son ladro­nes, son hijos entra­ña­bles de nues­tro pue­blo!; jóve­nes obre­ros, hijos de fami­lias humil­des, que no le roban a nadie, que no explo­tan a nadie, que no viven del sudor, ni del tra­ba­jo de nadie, y que tie­nen dere­cho a la vida más que los millo­na­rios, ¡y que tie­nen dere­cho a la vida, más que los pará­si­tos! […] Por­que no viven del tra­ba­jo de los demás, como los millo­na­rios yan­kis; no viven del oro extran­je­ro, como los mer­ce­na­rios, gusa­nos ven­di­dos al impe­ria­lis­mo; no viven del vicio, no viven del robo; y tie­nen dere­cho a que se res­pe­te su vida, ¡y nin­gún mise­ra­ble millo­na­rio impe­ria­lis­ta tie­ne dere­cho a man­dar avio­nes, ni bom­bas, ni cohe­tes, para des­truir esas vidas jóve­nes y que­ri­das de la patria!”

“…los que estén de acuer­do con seme­jan­te cri­men, los que estén de acuer­do con seme­jan­te sal­va­ja­da, los que se ven­den mise­ra­ble­men­te y apo­yan las acti­vi­da­des de esos cri­mi­na­les, los que cons­pi­ran con­tra la patria, en la calle, en las igle­sias, en las escue­las, en don­de­quie­ra, ¡mere­cen que la Revo­lu­ción los tra­te como se mere­cen!”

“El impe­ria­lis­mo pro­yec­ta el cri­men, orga­ni­za el cri­men, arma a los cri­mi­na­les, entre­na a los cri­mi­na­les, paga a los cri­mi­na­les, vie­nen los cri­mi­na­les y ase­si­nan a sie­te hijos de obre­ros, ate­rri­zan tran­qui­la­men­te en Esta­dos Uni­dos, y, aun cuan­do el mun­do ente­ro sabía sus andan­zas, decla­ran enton­ces que eran pilo­tos cuba­nos, pre­pa­ran la his­to­rie­ta tru­cu­len­ta y nove­les­ca, la rie­gan por todo el mun­do, la publi­can en todos los perió­di­cos, esta­cio­nes de radio y tele­vi­sión…”

“¿Que­da algún cubano hones­to que no com­pren­da?, ¿que­da algún cubano hones­to que lo dude? […] que vayan allí y com­prue­ben por sí mis­mo si hay una sola ver­dad en lo que han dicho; que com­prue­ben allí cómo reac­cio­na­rios, impe­ria­lis­tas y cle­ro far­san­te enga­ñan y esta­fan al mun­do, cómo enga­ñan y esta­fan a los pue­blos, y cómo es hora de que los pue­blos se sacu­dan de la explo­ta­ción, del enga­ño y de la esta­fa de los impe­ria­lis­tas y de cuan­to far­san­te hay en el mun­do, ¡cues­te lo que cues­te zafar­se de ese yugo!”

“…con­ci­bo que el señor pre­si­den­te de Esta­dos Uni­dos ten­ga aun­que sea un áto­mo de pudor, y si el señor pre­si­den­te de Esta­dos Uni­dos tie­ne un áto­mo de pudor, el Gobierno Revo­lu­cio­na­rio de Cuba lo empla­za ante el mun­do […] ¡a que pre­sen­te ante las Nacio­nes Uni­das los pilo­tos y los avio­nes que dice que salie­ron del terri­to­rio nacio­nal!”

“…Cuba deman­da­rá ante las Nacio­nes Uni­das que sean pre­sen­ta­dos allí los avio­nes y los pilo­tos que dicen deser­ta­ron de la fuer­za aérea…”

“…¿por qué no los pre­sen­tan? Natu­ral­men­te que el señor Pre­si­den­te de Esta­dos Uni­dos ten­dría dere­cho a que no lo lla­ma­ran men­ti­ro­so. […] ¿quie­re el señor Pre­si­den­te de Esta­dos Uni­dos que nadie ten­ga dere­cho a lla­mar­lo men­ti­ro­so?, ¡pre­sen­te ante las Nacio­nes Uni­das los dos pilo­tos…!”

“…si el Pre­si­den­te de Esta­dos Uni­dos no pre­sen­ta ante las Nacio­nes Uni­das esos pilo­tos, para demos­trar […] que esos pilo­tos esta­ban aquí y deser­ta­ron de aquí, enton­ces no solo el Gobierno Revo­lu­cio­na­rio cubano, sino todo el mun­do, ten­drá dere­cho a lla­mar­lo ¡men­ti­ro­so!”

“…al gobierno impe­ria­lis­ta de Esta­dos Uni­dos no le que­da­rá más reme­dio que con­fe­sar que los avio­nes eran suyos, que las bom­bas eran suyas, que las balas eran suyas, que los mer­ce­na­rios fue­ron orga­ni­za­dos, entre­na­dos y paga­dos por él, que las bases esta­ban en Gua­te­ma­la, y que de allí par­tie­ron a ata­car nues­tro terri­to­rio, y que los que no fue­ron derri­ba­dos fue­ron allí a sal­var­se en las cos­tas de Esta­dos Uni­dos don­de han reci­bi­do alber­gue.”

“… ¿cómo pue­de el gobierno de Esta­dos Uni­dos man­te­ner esa men­ti­ra?”

“…no esta­mos en la épo­ca de la dili­gen­cia, esta­mos en la épo­ca del radio, y las ver­da­des de un país se pue­den lle­var muy lejos.”

“…lo que no pue­den per­do­nar­nos los impe­ria­lis­tas es que este­mos aquí, lo que no pue­den per­do­nar­nos es la dig­ni­dad, la ente­re­za, el valor, la fir­me­za ideo­ló­gi­ca, el espí­ri­tu de sacri­fi­cio y el espí­ri­tu revo­lu­cio­na­rio del pue­blo de Cuba.”

“…lo que no pue­den per­do­nar­nos, […] es que haya­mos hecho una Revo­lu­ción socia­lis­ta…”

“¡Y que esa Revo­lu­ción socia­lis­ta la defen­de­mos con esos fusi­les!; ¡y que esa Revo­lu­ción socia­lis­ta la defen­de­mos con el valor con que ayer nues­tros arti­lle­ros anti­aé­reos acri­bi­lla­ron a bala­zos a los avio­nes agre­so­res!”

“…esa Revo­lu­ción no la defen­de­mos con mer­ce­na­rios; esa Revo­lu­ción la defen­de­mos con los hom­bres y las muje­res del pue­blo.”

“… ¿Aca­so las armas las tie­ne el mer­ce­na­rio? ¿Aca­so las armas las tie­ne el millo­na­rio? Por­que mer­ce­na­rio y millo­na­rio son la mis­ma cosa. ¿Aca­so las armas las tie­nen los hiji­tos de los ricos? ¿Aca­so las armas las tie­nen los mayo­ra­les? ¿Quién tie­ne las armas? ¿Qué manos son esas que levan­tan esas armas? […] ¿Son manos de ricos? ¿Son manos de explo­ta­do­res? ¿Qué manos son esas que levan­tan esas armas? ¿No son manos obre­ras? ¿No son manos cam­pe­si­nas? ¿No son manos endu­re­ci­das por el tra­ba­jo? ¿No son manos crea­do­ras? ¿No son manos humil­des del pue­blo? ¿Y cuál es la mayo­ría del pue­blo?, ¿los millo­na­rios o los obre­ros?, ¿los explo­ta­do­res o los explo­ta­dos?, ¿los pri­vi­le­gia­dos o los humil­des?…”

“Com­pa­ñe­ros obre­ros y cam­pe­si­nos, esta es la Revo­lu­ción socia­lis­ta y demo­crá­ti­ca de los humil­des, con los humil­des y para los humil­des. Y por esta Revo­lu­ción de los humil­des, por los humil­des y para los humil­des, esta­mos dis­pues­tos a dar la vida.

“Obre­ros y cam­pe­si­nos, hom­bres y muje­res humil­des de la patria ¿juran defen­der has­ta la últi­ma gota de san­gre esta Revo­lu­ción de los humil­des, por los humil­des y para los humil­des?

“Com­pa­ñe­ros obre­ros y cam­pe­si­nos de la patria, el ata­que de ayer fue el pre­lu­dio de la agre­sión de los mer­ce­na­rios, el ata­que de ayer que cos­tó sie­te vidas heroi­cas, tuvo el pro­pó­si­to de des­truir nues­tros avio­nes en tie­rra, mas fra­ca­sa­ron, solo des­tru­ye­ron tres avio­nes, y el grue­so de los avio­nes enemi­gos fue ave­ria­do o aba­ti­do. Aquí, fren­te a la tum­ba de los com­pa­ñe­ros caí­dos; aquí, jun­to a los res­tos de los jóve­nes heroi­cos, hijos de obre­ros e hijos de fami­lias humil­des, reafir­me­mos nues­tra deci­sión, de que al igual que ellos pusie­ron su pecho a las balas, al igual que ellos die­ron su vida, ven­gan cuan­do ven­gan los mer­ce­na­rios, todos noso­tros, orgu­llo­sos de nues­tra Revo­lu­ción, orgu­llo­sos de defen­der esta Revo­lu­ción de los humil­des, por los humil­des y para los humil­des, no vaci­la­re­mos, fren­te a quie­nes sean, en defen­der­la has­ta nues­tra últi­ma gota de san­gre.”

La Bata­lla de Girón (Pri­me­ra Par­te) III

El final de aquel dis­cur­so fue, sin duda, una encen­di­da aren­ga de res­pues­tas y pre­gun­tas revo­lu­cio­na­rias. Al final, di vivas a la cla­se obre­ra, a los cam­pe­si­nos, a los humil­des, a la Revo­lu­ción Socia­lis­ta, a los már­ti­res de la Patria, y fina­li­cé con “¡Patria o Muer­te!” que se hizo habi­tual des­de que dimos sepul­tu­ra a los caí­dos hacía más de un año en la explo­sión de La Coubre.

Lo que nadie sabía es que, mien­tras yo habla­ba ya casi de noche y pró­xi­mo a fina­li­zar el dis­cur­so, un com­pa­ñe­ro de la escol­ta se acer­có a mí y me comu­ni­có que el enemi­go esta­ba des­em­bar­can­do por las pro­xi­mi­da­des de la bahía de Caba­ñas, al Oes­te de La Haba­na.

El des­em­bar­co era abso­lu­ta­men­te lógi­co y espe­ra­do, des­pués del ata­que para des­truir nues­tra peque­ña fuer­za aérea al ama­ne­cer del día ante­rior. Hice enton­ces lo que nun­ca hice antes al fina­li­zar un dis­cur­so. Des­pués de la habi­tual fra­se de ¡Patria o Muer­te! con­ti­nué hablan­do bre­ve­men­te. En reali­dad pro­ce­dí a dar­le ins­truc­cio­nes a los com­ba­tien­tes.

Tras los aplau­sos fina­les, dije tex­tual­men­te: “Al com­ba­te… Vamos a can­tar el Himno Nacio­nal, com­pa­ñe­ros.” (Los pre­sen­tes ento­nan el Himno Nacio­nal).

“Com­pa­ñe­ros, todas las uni­da­des deben diri­gir­se hacia la sede de sus res­pec­ti­vos bata­llo­nes, en vis­ta de la movi­li­za­ción orde­na­da para man­te­ner el país en esta­do de aler­ta ante la inmi­nen­cia que se dedu­ce de todos los hechos de las últi­mas sema­nas y del cobar­de ata­que de ayer, de la agre­sión de los mer­ce­na­rios. Mar­che­mos a las Casas de los Mili­cia­nos, for­me­mos los bata­llo­nes y dis­pon­gá­mo­nos a salir­le al fren­te al enemi­go, con el Himno Nacio­nal, con las estro­fas del himno patrió­ti­co, con el gri­to de ‘al com­ba­te’, con la con­vic­ción de que ‘morir por la patria es vivir’ y que ‘en cade­nas vivir es vivir en afren­tas y opro­bios sumi­dos’.

“Mar­che­mos a nues­tros res­pec­ti­vos bata­llo­nes y allí espe­ren órde­nes, com­pa­ñe­ros.”

fidel-el-16-de-abril-de-19611

Des­pués del acto me tras­la­dé al “Pun­to Uno”, nom­bre en cla­ve del Esta­do Mayor de las Fuer­zas Arma­das, para cono­cer la situa­ción.

No se había pro­du­ci­do des­em­bar­co alguno, era un simu­la­cro ins­tru­men­ta­do por la Mari­na de Esta­dos Uni­dos. Se revi­só la situa­ción y se die­ron ins­truc­cio­nes.

Des­pués, me reti­ré alre­de­dor de las 12 de la noche. Per­sua­di­do de que el enemi­go esta­ba a pun­to de actuar, deci­dí ganar unas horas al sue­ño.

Roxa­na Rodrí­guez, falle­ci­da hace unos días, espo­sa del enton­ces direc­tor del Plan de Desa­rro­llo de la Cié­na­ga de Zapa­ta, Abraham Maci­ques, tes­ti­mo­nió que ella lla­mó a Celia para comu­ni­car­le que el tenien­te Ante­lo Fer­nán­dez, jefe de la uni­dad mili­tar de Jagüey Gran­de, le había infor­ma­do de un des­em­bar­co por Pla­ya Lar­ga, y se escu­cha­ban fuer­tes dis­pa­ros de ame­tra­lla­do­ras y caño­na­zos en aquel pun­to.

En una nota trans­mi­ti­da por Celia al “Pun­to Uno”, afir­ma que tuvo comu­ni­ca­ción con el Cen­tral Aus­tra­lia y pudo com­pro­bar que esta­ban ata­can­do Pla­ya Girón y Pla­ya Lar­ga.

La nota del Pues­to de Man­do seña­la las 03:29 del 17 de abril de 1961.

Revi­san­do mis pro­pias pala­bras en el pro­gra­ma tele­vi­si­vo Uni­ver­si­dad Popu­lar, es decir, tres días des­pués de la vic­to­ria, hablé de las 03:15 como la hora en que reci­bí la noti­cia. Celia real­men­te no per­día un minu­to ante cual­quier situa­ción.

Des­de ese momen­to ocu­rrie­ron acon­te­ci­mien­tos difí­ci­les de creer. Sobre ellos escri­bo una sín­te­sis a par­tir de la cual se podría inda­gar la his­to­ria deta­lla­da y obje­ti­va de los hechos que alguien con tiem­po, salud y ener­gía sufi­cien­te, podría recons­truir.

Lo impor­tan­te es la esen­cia, que nun­ca debe ser alte­ra­da. Los deta­lles son de espe­cial sig­ni­fi­ca­ción para los his­to­ria­do­res más rigu­ro­sos. En este caso, mi inte­rés se rela­cio­na con el deseo de que nues­tra juven­tud ten­ga acce­so a los acon­te­ci­mien­tos ocu­rri­dos en aque­llos años deci­si­vos, que conoz­ca la con­tien­da en la que sus ante­ce­so­res arries­ga­ron su exis­ten­cia por la Revo­lu­ción y por la inmen­sa rique­za cul­tu­ral que hoy poseen nues­tros jóve­nes, y a los cua­les corres­pon­de seguir defen­dién­do­la.

“¡Patria es huma­ni­dad!”

Como expli­qué al pro­gra­ma Uni­ver­si­dad Popu­lar “…me comu­ni­can y le comu­ni­can a los demás com­pa­ñe­ros que se esta­ba com­ba­tien­do en Pla­ya Girón y Pla­ya Lar­ga, don­de el enemi­go había des­em­bar­ca­do…”.

“Man­da­mos a com­pro­bar, a rati­fi­car. En estas cosas siem­pre hay que tener la segu­ri­dad, por­que lue­go lle­gan las noti­cias de que hay bar­cos por tal pun­to, hay bar­cos por otro pun­to […] el hecho es que ya, de una mane­ra cier­ta, total, y con los pri­me­ros heri­dos de los com­ba­tes, lle­ga la noti­cia de que una fuer­za inva­so­ra está caño­nean­do fuer­te­men­te con bazu­cas, con caño­nes sin retro­ce­so, y con ame­tra­lla­do­ras 50 y con caño­nes de bar­cos. Están ata­can­do a Pla­ya Girón y Pla­ya Lar­ga en la Cié­na­ga de Zapa­ta. Ya no había la menor duda de que efec­ti­va­men­te esta­ba pro­du­cién­do­se un des­em­bar­co por aquel pun­to, y que aquel des­em­bar­co venía fuer­te­men­te apo­ya­do por armas pesa­das.”

“Las micro­on­das de Pla­ya Girón y Pla­ya Lar­ga estu­vie­ron comu­ni­can­do el resul­ta­do del ata­que […] has­ta el mis­mo momen­to en que como con­se­cuen­cia del ata­que mis­mo deja­ron de fun­cio­nar […] y de tres a cua­tro de la maña­na ya no hay más noti­cias de Pla­ya Lar­ga y de Pla­ya Girón.”

“La penín­su­la de Zapa­ta tie­ne estas carac­te­rís­ti­cas: este peda­zo de tie­rra fir­me a la ori­lla de la cos­ta […] tie­rra fir­me roco­sa y de mon­te […] Pero por el nor­te de este peda­zo de tie­rra fir­me hay una zona de cié­na­ga abso­lu­ta­men­te intran­si­ta­ble.”

“Antes no exis­tía la menor comu­ni­ca­ción […] un ferro­ca­rril de vía estre­cha era la úni­ca comu­ni­ca­ción que tenían los cam­pe­si­nos en esa zona.”

“Había dos­cien­tos maes­tros en la zona de la Cié­na­ga de Zapa­ta, alfa­be­ti­zan­do, en el momen­to que se pro­du­ce la inva­sión.”

“Era uno de los luga­res pilo­tos de la Cam­pa­ña de Alfa­be­ti­za­ción. Todos estos pue­blos ‑Jagüey Gran­de, Cova­don­ga, Australia‑, […] no tenían acce­so al mar, eran cié­na­ga exclu­si­va­men­te. Aho­ra toda esa gen­te tie­ne pla­ya. A Pla­ya Lar­ga y Pla­ya Girón van miles de per­so­nas los domin­gos, aún cuan­do no están ter­mi­na­das.”

“Hay […] tres­cien­tos hijos de cam­pe­si­nos de la cié­na­ga que están en La Haba­na estu­dian­do cerá­mi­ca, cur­ti­do de pie­les, mecá­ni­ca, car­pin­te­ría.”

“Se había con­ver­ti­do la Cié­na­ga de Zapa­ta en un lugar de los más con­cu­rri­dos y de los más visi­ta­dos.”

En julio de 1976 comen­té al cineas­ta de la tele­vi­sión sue­ca, Gae­tano Pagano:

“Ellos des­em­bar­ca­ron por un lugar don­de podían sos­te­ner­se un tiem­po, por­que era un lugar muy difí­cil de recu­pe­rar, pues­to que las carre­te­ras de acce­so tie­nen que atra­ve­sar varios kiló­me­tros de cié­na­ga, intran­si­ta­ble, se con­ver­tía en una espe­cie de Paso de las Ter­mó­pi­las.”

batallaHaga clic sobre la ima­gen, para ver el mapa a mayor tama­ño.

La cos­ta de Pla­ya Lar­ga, que pre­ten­dían ocu­par los mer­ce­na­rios, está ubi­ca­da a una dis­tan­cia de 29 kiló­me­tros del peque­ño cen­tral Aus­tra­lia. De Pla­ya Lar­ga a Girón, por carre­te­ra muy pró­xi­ma al mar, son 39 kiló­me­tros, para un total de 68 kiló­me­tros entre Aus­tra­lia y Pla­ya Girón. Al Nor­te de Girón, a 11 kiló­me­tros, está Cayo Ramo­na, que no está rodea­do de mar; es un espa­cio de tie­rra fir­me rodea­do de cié­na­ga. A 14 kiló­me­tros de Girón, está San Blas; a 30 kiló­me­tros, está Cova­don­ga; 36 kiló­me­tros hacia el nor­des­te se encuen­tra Hor­qui­ta; y a 44 kiló­me­tros, Yagua­ra­mas.

En la Sie­rra Maes­tra yo no tenía escol­ta de segu­ri­dad, ni la nece­si­ta­ba. Mar­cha­ba con la tro­pa y cuan­do me movía de un pun­to a otro era acom­pa­ña­do por per­so­nas que me ayu­da­ban en diver­sas tareas. Los res­pon­sa­bles de armas, ser­vi­cios de salud, abas­te­ci­mien­tos y trans­por­te, se movían en sus res­pec­ti­vas tareas, has­ta el final de la gue­rra. Celia se ocu­pa­ba de la logís­ti­ca del peque­ño gru­po que me acom­pa­ña­ba, y de los com­ba­tien­tes de la Colum­na 1.

Cuan­do el colap­so de la tira­nía, me movía hacia la capi­tal con una fuer­za de la Colum­na 1 y los tan­ques, la arti­lle­ría y dos mil sol­da­dos de las tro­pas éli­tes ‑derro­ta­das en la con­tra­ofen­si­va y la ofen­si­va rebel­de ya narra­das en los tex­tos correspondientes‑, se unie­ron a noso­tros, que curá­ba­mos a los sol­da­dos heri­dos en com­ba­te y res­pe­tá­ba­mos a los pri­sio­ne­ros sin una sola excep­ción. Los lle­va­ba con­mi­go por­que la situa­ción en la Capi­tal no esta­ba toda­vía bien defi­ni­da. Cami­lo y Che reci­bie­ron ins­truc­cio­nes de avan­zar rápi­da­men­te por la Carre­te­ra Cen­tral y ocu­par el Cam­pa­men­to de Colum­bia y la Caba­ña, res­pec­ti­va­men­te. Tuve enton­ces, por pri­me­ra vez, una escol­ta de com­ba­tien­tes selec­cio­na­dos por Raúl de las fuer­zas del Segun­do Fren­te Orien­tal Frank País.

Fue­ron exce­len­tes, y me acom­pa­ña­ron duran­te más de dos años. Lue­go mar­cha­ron a otras tareas impor­tan­tes de la Revo­lu­ción.

Ramiro Valdés y Camilo Cienfuegos en la Sierra MaestraRami­ro Val­dés y Cami­lo Cien­fue­gos en la Sie­rra Maes­tra

La segu­ri­dad pasó a ser tarea del Minis­te­rio del Inte­rior, bajo la direc­ción del com­pa­ñe­ro Rami­ro Val­dés y sus ase­so­res. Rami­ro fue com­ba­tien­te del Moca­da, del Gran­ma, e inva­sor jun­to al Che. Nun­ca obje­té a nin­gu­na de las per­so­nas esco­gi­das. Eran, como nor­ma, jóve­nes pro­ce­den­tes de humil­des fami­lias cam­pe­si­nas y obre­ras de cono­ci­das ideas de izquier­da.

Como se sabe, en nues­tro país había un caos ideo­ló­gi­co sem­bra­do por los yan­kis, que domi­na­ban más por la men­ti­ra y la igno­ran­cia que por la fuer­za.

Los nue­vos com­pa­ñe­ros de la escol­ta reci­bían cur­sos rápi­dos de entre­na­mien­to para su tarea y eran, por lo gene­ral, valien­tes y deci­di­dos, pero no tenían expe­rien­cia com­ba­ti­va algu­na.

Eso no me preo­cu­pa­ba mucho. Me impor­ta­ban sobre todo las cua­li­da­des per­so­na­les de cada uno de ellos. Entre otras cosas, que mane­ja­ran bien las armas y los carros. Todos tenía­mos muchas cosas que apren­der.

Les voy a con­tar lo que uno de ellos tex­tual­men­te dijo, y cons­ta por escri­to en un tes­ti­mo­nio suyo, sobre lo ocu­rri­do la madru­ga­da del 17 de abril cuan­do lle­gó la noti­cia del des­em­bar­co:

“Yo esta­ba de guar­dia en el pasi­llo fren­te a la esca­le­ra y recuer­do que cer­ca de la madru­ga­da comen­zó un movi­mien­to anor­mal en el piso. De pron­to el Coman­dan­te se levan­tó y empe­zó a pedir lla­ma­das tele­fó­ni­cas a dis­tin­tos jefes mili­ta­res. Mien­tras se comu­ni­ca­ban, daba cons­tan­tes paseos de un lado al otro y decía: ‘Ya des­em­bar­ca­ron y por don­de me lo supo­nía. Pero no impor­ta: ¡Vamos a aplas­tar­los!’ […] ‘¡Vámo­nos!’ Yo pen­sé: ¡Aho­ra sí se jodió esto, los ame­ri­ca­nos están des­em­bar­can­do y este hom­bre se ha vuel­to loco! Sali­mos rápi­do para el Pun­to Uno.”

Playa GirónPla­ya Girón

Bien­ve­ni­do esta­ba real­men­te asus­ta­do ese día.

En el “Pun­to Uno” esta­ban reu­ni­dos, en la madru­ga­da del 17 de abril, el coman­dan­te Ser­gio del Valle Jimé­nez, jefe del Esta­do Mayor; el capi­tán Fla­vio Bra­vo Par­do; los jefes de sec­to­res de la defen­sa de La Haba­na: coman­dan­te Fili­ber­to Oli­ve­ra Moya, capi­tán Emi­lio Ara­go­nés Nava­rro, capi­tán Osmany Cien­fue­gos Gorria­rán, capi­tán Roge­lio Ace­ve­do Gon­zá­lez, el capi­tán Raúl Cur­be­lo Mora­les, que sería nom­bra­do jefe de la Fuer­za Aérea Revo­lu­cio­na­ria, y el capi­tán Sidroc Ramos Pala­cios, entre otros. Ya me comu­ni­ca­ba con dis­tin­tos jefes.

Debo seña­lar que duran­te la bata­lla de Girón taquí­gra­fos de pri­me­ra cali­dad se tur­na­ron en el “Pun­to Uno” ano­tan­do con asom­bro­sa pre­ci­sión cada con­ver­sa­ción que yo sos­te­nía con los diver­sos Pun­tos, y tam­bién las del Pues­to de Man­do Cen­tral con cual­quier jefe de la zona de ope­ra­cio­nes. Aquí trans­cri­bo muchas de esas comu­ni­ca­cio­nes que mar­can el desa­rro­llo de la bata­lla con el míni­mo de expli­ca­cio­nes, que ela­bo­ro solo cuan­do resul­tan impres­cin­di­ble. Si algo no está cla­ro lo com­ple­men­to; muchas veces supri­mo pala­bras grue­sas y solo las trans­cri­bo cuan­do sir­ven para ofre­cer una idea del ardor que expe­ri­men­tá­ba­mos.

NOTAS Y ÓRDENES EMITIDAS DESDE EL PUNTO UNO:

“03:30 horas. El Coman­dan­te Ser­gio Del Valle (coman­dan­te del Ejér­ci­to Rebel­de y jefe del Esta­do Mayor de las Fuer­zas Arma­das Revo­lu­cio­na­rias) le comu­ni­ca a la Escue­la de Res­pon­sa­bles de Mili­cias de Matan­zas que se encuen­tren lis­tos como para salir de ope­ra­cio­nes inclu­si­ve has­ta los camio­nes.

“03:35 hrs. El Coman­dan­te Fidel Cas­tro le comu­ni­ca al capi­tán (del Ejér­ci­to Rebel­de) Osmany Cien­fue­gos Gorria­rán que ten­ga lis­tos a todos los bata­llo­nes de su sec­tor en los camio­nes para salir de ope­ra­cio­nes.

“03:36 hrs. Con­fir­ma­do des­em­bar­co en Pla­ya Lar­ga. El bata­llón 339 de Mili­cias – que está en el cen­tral Aus­tra­lia- que avan­ce has­ta Pla­ya Lar­ga urgen­te­men­te. El bata­llón de Mili­cias de Matan­zas que avan­ce urgen­te­men­te hacia Jove­lla­nos.”

El bata­llón 339 de Cien­fue­gos debía estar pose­sio­na­do en Girón y Pla­ya Lar­ga, de acuer­do a ins­truc­cio­nes que yo per­so­nal­men­te trans­mi­tí con tiem­po sufi­cien­te antes del des­em­bar­co enemi­go. En un tes­ti­mo­nio emi­ti­do hace muchos años, el 17 de mar­zo de 1986, 24 años des­pués, Abraham Maci­ques, direc­tor del Plan de Desa­rro­llo de la Penín­su­la de la Cié­na­ga de Zapa­ta, afir­mó: “Una sema­na antes del des­em­bar­co, el Coman­dan­te estu­vo en la zona de Girón. Reco­rrió el male­cón, aero­puer­to, las obras turís­ti­cas, en com­pa­ñía del coman­dan­te Gui­ller­mo Gar­cía y otros ofi­cia­les. Comen­tó que si él fue­ra a rea­li­zar un des­em­bar­co lo haría por esta zona, por­que tenía dos acce­sos de sali­da y otras con­di­cio­nes. Dio ins­truc­cio­nes de que pusie­ran ame­tra­lla­do­ras cua­tro bocas en el aero­puer­to y una ame­tra­lla­do­ra cali­bre 50 en el tan­que de agua de Girón. Man­dó mil fusi­les che­cos M‑52 para las mili­cias. Le indi­có al coman­dan­te Juan Almei­da que tras­la­da­ra al bata­llón 339 de Cien­fue­gos hacia esa zona. Estas orien­ta­cio­nes no se con­cre­ta­ron por­que a los pocos días vino la inva­sión.”

Almei­da envió el bata­llón. Por algu­na con­fu­sión, el bata­llón tenía un pelo­tón en Pla­ya Lar­ga. De haber esta­do des­ple­ga­do en Girón y Pla­ya Lar­ga, y no en el cen­tral Aus­tra­lia, a 68 y 29 kiló­me­tros res­pec­ti­va­men­te, las con­se­cuen­cias habrían sido con­si­de­ra­bles para los inva­so­res que ya esta­ban nave­gan­do hacia tales pun­tos.

La ins­truc­ción que di a las 03:36 de la madru­ga­da, para que esa uni­dad se movie­ra en horas de la noche para apo­yar a los hom­bres que resis­tían en Pla­ya Lar­ga, era lo que debía hacer­se. Dar esa ins­truc­ción en pleno día, cuan­do los para­cai­dis­tas enemi­gos habían sido lan­za­dos, no hubie­ra sido correc­to. Fue alre­de­dor de las 6 y 30 de la maña­na, es decir 3 horas des­pués, cuan­do el enemi­go lan­zó el bata­llón de para­cai­dis­tas para ocu­par las vías de acce­so a tra­vés de la cié­na­ga. Como era lógi­co, los B‑26 enemi­gos, entre los cua­les esta­ban los pilo­tos batis­tia­nos que tan­tas bom­bas lan­za­ron sobre noso­tros en la Sie­rra Maes­tra, les die­ron apo­yo aéreo a los para­cai­dis­tas que des­cen­die­ron sobre Pál­pi­te, don­de no podían lle­gar a esa hora las anti­aé­reas que debían par­ti­ci­par en el con­tra­ata­que.

Civiles ametrallados por los mercenariosCivi­les ame­tra­lla­dos por los mer­ce­na­rios

Esta es una impor­tan­te obser­va­ción para com­pren­der los acon­te­ci­mien­tos ulte­rio­res.

“03:55 hrs. Se le infor­me al Coman­dan­te Jefe FAR (Fuer­za Aérea Revo­lu­cio­na­ria) man­ten­ga lis­tos dos Sea Fury y un B‑26 con toda su car­ga lis­ta. Julio. (capi­tán Fla­vio Bra­vo Par­do).

“04:06 hrs. Orde­na Fidel al Jefe FAR tener los avio­nes lis­tos, orga­ni­zar dos escua­dri­llas dos Sea Fury y un B‑26.

“04:45 hrs. Orde­na Fidel a Sil­va (capi­tán del Ejér­ci­to Rebel­de y pilo­to de com­ba­te Luis Alfon­so Sil­va Tabla­da) de Base San Anto­nio de los Baños cum­plir misión. Dos Sea Fury y dos B‑26; un cho­rro (avión T‑33 de retro­pro­pul­sión a cho­rro de fabri­ca­ción nor­te­ame­ri­ca­na), debe estar lis­to a des­pe­gar para defen­der la Base. Sil­va a los otros avio­nes con cohe­tes y metra­lla, ata­car cabe­za de pla­ya en Pla­ya Lar­ga y Pun­ta Per­diz […] Des­pe­gar a las 05:20 horas, ata­car pri­me­ro bar­cos y des­pués regre­sar a La Haba­na para infor­mar. Cho­rro lis­to para defen­der la base, tam­bién las anti­aé­reas […] Hay tam­bién en Pun­ta Per­diz (muy pró­xi­mo a Girón), pero intere­sa más aho­ra Pla­ya Lar­ga.”

La base aérea de San Anto­nio de los Baños está a 149 kiló­me­tros y 600 metros de Pla­ya Lar­ga, y a 176 kiló­me­tros y 800 metros de Pla­ya Girón; era cues­tión de minu­tos.

“04:48 hrs. Mover otro bata­llón para Matan­zas, impor­tan­te ocu­par todos los puen­tes por La Haba­na y Matan­zas y dejar cua­tro (bata­llo­nes) de reser­va en Kuki­ne.

“05:10 hrs. Lla­ma­da del Coman­dan­te Fidel a Sil­va, en Base de San Anto­nio de los Baños para rati­fi­car orden ante­rior, es la siguien­te: Se ase­gu­ra que han toma­do Pla­ya Girón y no Pla­ya Lar­ga como se había infor­ma­do, avan­zan fuer­zas con­si­de­ra­bles de enemi­gos, éste se encuen­tra situa­do a la entra­da de la Bahía de Cochi­nos, hacia el este, allí se encuen­tra un pue­blo cons­trui­do por noso­tros (Girón), hay tam­bién un cam­po de avia­ción y pis­ta. Sil­va, ima­gi­na una herra­du­ra con su cen­tro hacia el nor­te, dos pun­tas hacia el sur; mirar el extre­mo sur dere­cho, más o menos por allí está ese pun­to: Girón, tie­nes que obser­var si hay avio­nes en el aero­puer­to, si hay tíra­les, y si no ata­car a los bar­cos si están en aguas juris­dic­cio­na­les, pri­mer obje­ti­vo avión, segun­do bar­cos, obser­va si hay movi­mien­to de camio­nes muy cer­ca de Girón, cual­quier camión que tú veas entre Girón y Pla­ya Lar­ga, 2 kiló­me­tros par­tien­do de Girón a Pla­ya Lar­ga, todo lo que esté en ese tér­mino, ata­ca. Así que los obje­ti­vos a seguir son los siguien­tes:

“Pri­mer obje­ti­vo: ata­car con todo al aero­puer­to, si hay allí avio­nes.

“Segun­do obje­ti­vo: ata­car a los bar­cos.

“Ter­cer obje­ti­vo: obser­var si hay movi­mien­tos de camio­nes muy cer­ca de Girón, si es posi­ti­vo, ata­car­lo tam­bién, así como al per­so­nal.

“Si se ven manio­bras de bar­cos y per­so­nal meter­le a los bar­cos y des­pués a la gen­te. Coger por sur­es­te a Bahía de Cochi­nos, el avión debe par­tir a las 05:20 horas.” (Es decir, antes del ama­ne­cer)

“05:45 hrs. Coman­dan­te Del Valle efec­tuó lla­ma­da a Base San Anto­nio al coman­dan­te Raúl Gue­rra Ber­me­jo, Maro (jefe de la Fuer­za Aérea Revo­lu­cio­na­ria), para infor­mar que se ha man­da­do para allá al Minis­tro Cur­be­lo para tra­tar el asun­to del aire, que se coor­di­nen entre tú y él, ya que él está por enci­ma, com­pren­dien­do civil y mili­tar.”

“A las 05:50 horas del 17. Avi­sa­dos Oli­ve­ra y Ace­ve­do por orden del coman­dan­te Del Valle para movi­li­zar a todo el per­so­nal sin uti­li­zar radio y lo ten­ga todo pre­pa­ra­do para reci­bir órde­nes. Se le infor­mó del des­em­bar­co y como está ocu­rrien­do. Por tenien­te Crabb.

“Todo lis­to en Mana­gua espe­ran­do órde­nes de Fidel.”

La Bata­lla de Girón (Pri­me­ra Par­te) IV

“06:00 hrs. Fidel lla­ma a San Anto­nio de los Baños inves­ti­gan­do si no le habían infor­ma­do de que había tres B‑26 lis­tos. Ten­gan lis­tos los B‑26 y el cho­rro con cohe­tes y bom­bas, esto para cuan­do regre­sen los demás, y que haya uno siem­pre vigi­lan­do la Base, que si tie­nen comu­ni­ca­ción con los avio­nes, y a la vez que nos den infor­me. En vein­ti­cin­co minu­tos están sobre el obje­ti­vo.

“06:30 hrs. Intere­sa Fidel a las FAR para saber sobre los avio­nes lis­tos para ata­car, que vaya el Jefe FAR al man­do del Sea Fury y un cho­rro para ata­car a Pla­ya Lar­ga, y más atrás un B‑26, al lle­gar los que salie­ron ante­rior­men­te que infor­men ense­gui­da y que pre­pa­ren y sal­gan de inme­dia­to. Cum­plir esas órde­nes inme­dia­ta­men­te.

“06:33 hrs. Se le infor­ma a la Base de San Anto­nio comu­ni­que a nues­tros avio­nes que al volar sobre Aus­tra­lia infor­men ante­rior­men­te, por­que hay orden de dis­pa­rar.

“06:34 hrs. Cur­be­lo de la FAR le comu­ni­ca a Fidel que sobre las pri­sio­nes de Isla de Pinos vue­lan avio­nes enemi­gos. Los avio­nes nues­tros hicie­ron fue­go con­tra los bar­cos en Pla­ya Lar­ga. Meter­le a los bar­cos y a la pla­ya, a Pla­ya Lar­ga, un Sea Fury y un B‑26. El com­pa­ñe­ro Ley­va va de jefe de la escua­dri­lla. Ir, des­car­gar y regre­sar.”

“A las 06:35 horas. Orden de Fidel: Anti­tan­que hacia Agua­da de Pasa­je­ros dos bate­rías. Las que salie­ron a Matan­zas que sigan hacia Agua­da. Dos bate­rías anti­tan­ques más hacia Matan­zas.

“06:40 hrs. Orde­na Fidel el cho­rro que esté lis­to, hay avio­nes que se diri­gen hacia esa, tam­bién pre­pa­rar las anti­aé­reas, el cho­rro que esté lis­to, otro avión para defen­der la Base. El Sea Fury que sal­ga hacia el obje­ti­vo y el cho­rro man­te­ner­lo en el aire o en la pis­ta, lis­to para ata­car, la arti­lle­ría (anti­aé­rea) lis­ta a repe­ler la agre­sión con­jun­ta­men­te con el avión.”

“A las 06:46. Salió otra escua­dri­lla hacia allá. (Girón).

“A las 06:46. Isla de Pinos: cua­tro avio­nes enemi­gos ata­ca­ron Isla de Pinos y se le está hacien­do fue­go.”

“07:20 hrs. Sil­va infor­ma a Fidel: ¿Qué hicis­te? Rom­pis­te. ¿Y al bar­co no le han tira­do? ¿Y al bar­co no lo ata­ca­ron? ¿Y el Sea Fury al bar­co? ¿Lo hun­die­ron? ¿Sobre Girón qué hicis­te? A una lan­cha, no la hun­dis­te. Los vis­te nadan­do. Vuel­van otra vez y métan­le mano, sí, sí. ¿Y qué le hicie­ron? Vuel­van otra vez a Pla­ya Girón, ata­quen el bar­co y hún­dan­lo, tíren­le a los de Girón que los otros fue­ron para Pla­ya Lar­ga. Vuel­van uste­des para Pla­ya Girón y hun­dan todos los bar­cos que hay allí.

“07:25 hrs. Coman­dan­te Del Valle soli­ci­ta a Cur­be­lo: Fidel pre­gun­ta si regre­sa­ron los Sea Fury. Oye, dime, sí, sí, sí, dime, está bien, que estén aten­tos a esos avio­nes tam­bién, los demás que ata­quen a Girón y no pode­mos dejar que se esca­pen esos bar­cos, muy bien, muy bien.”

“08:08 hrs. A Pepín Álva­rez Bra­vo. (José A. Álva­rez Bra­vo, jefe de Arti­lle­ría Anti­aé­rea) ¿Cuán­tas bate­rías te que­dan? ¿Y en los alma­ce­nes? Movi­li­za las seis bate­rías y deja una de guar­dia, que vamos a resis­tir. Tú al man­do de las bate­rías. No, tie­nes que irlas movien­do para apo­yar la arti­lle­ría y los tan­ques. La bron­ca es de arti­lle­ría y de tan­ques. Bien, ¡Patria o Muer­te!

“08:13 hrs. ¿Quién habla? Lla­me a Almei­da o a Ange­li­to. (Ángel Mar­tí­nez ex tenien­te coro­nel del Ejér­ci­to Repu­bli­cano Espa­ñol y ase­sor mili­tar del coman­dan­te Almei­da en el Ejér­ci­to del Cen­tro) ¿Ange­li­to? Deben man­dar algu­nas fuer­zas por Jura­guá, hacia Jove­lla­nos. Que avan­ce hacia Jove­lla­nos, para que vaya avan­zan­do a lo lar­go de la cos­ta. ¡Muy bien! ¿Ellos?, ¿Des­de dón­de? Pero, ¿por dón­de pue­den avan­zar, por dón­de? ¿Han avan­za­do? Bueno, sal­gan a com­ba­tir a esos para­cai­dis­tas ais­la­dos, que esos están con­de­na­dos a morir; ¡los para­cai­dis­tas de Hor­qui­ta están con­de­na­dos a morir! Empleen con­tra ellos la fuer­za que tie­nen de mili­cia­nos.”

Era la pri­me­ra noti­cia que reci­bía sobre el lan­za­mien­to de para­cai­dis­tas enemi­gos.

“¿Almei­da? Avan­zar algu­nas fuer­zas por Jove­lla­nos, para que com­ba­tan en la cos­ta. Fili­ber­to (Coman­dan­te del Ejér­ci­to Rebel­de Fili­ber­to Oli­ve­ra Moya) va a avan­zar por Girón, y el bata­llón que tú man­das­te con Tomas­se­vich (Coman­dan­te del Ejér­ci­to Rebel­de Raúl Menén­dez Tomas­se­vich, jefe del Esta­do Mayor del Ejér­ci­to del Cen­tro). Enton­ces, esa gen­te debe avan­zar hacia Girón, des­de Jura­guá. Que sea una com­pa­ñía que vaya avan­zan­do, y que no deje esca­par al enemi­go.”

Milicianos al frente. Abril de 1961Mili­cia­nos al fren­te. Abril de 1961

“08:20 hrs. A Del Valle (per­so­nal­men­te). Orde­na a Pedri­to Miret que movi­li­ce por lo menos doce caño­nes de los 122 mm con per­so­nal de estu­dian­tes uni­ver­si­ta­rios en direc­ción al cen­tral Aus­tra­lia, para irlos empla­zan­do a lo lar­go de la cos­ta.

“Hay que pre­pa­rar la defen­sa anti­aé­rea. Dos Sea Fury en la pis­ta anti­aé­rea, para defen­der el aire con­tra los B‑26. Que estén lis­tos para maña­na. Estos avio­nes lle­gan esta tar­de, rápi­do, estos deben dar­le pro­tec­ción a las fuer­zas nues­tras. Hoy vamos a hun­dir bar­cos, maña­na vamos a tum­bar avio­nes.”

“08:21 El Che lla­ma a Fidel (des­de Pinar del Río): ¿Qué hay? ¿De qué tipo de mor­te­ros, Che? ¿De qué mor­te­ros? Ese per­so­nal lo esta­mos entre­nan­do en Bara­coa, ¿quie­res que te lo man­de­mos? Bueno, yo voy a hablar con esta gen­te para que te lo man­den, y voy a hablar con Uni­ver­so para que te man­de per­so­nal de Pinar del Río para allá. OK. ¿Para dón­de te lo man­do? Bueno, eso hay que con­se­guir­lo por ahí. […] yo lo man­do para Arte­mi­sa […] los mejo­res, pero eso no es fácil, con­se­guir trans­por­te aho­ra, por­que están con la bate­ría. Bueno. Se está com­ba­tien­do ya de ver­dad. ¡Ven­ce­re­mos!

“A las 08:22 horas. A Uni­ver­so Sán­chez que el per­so­nal de Pinar del Río de bate­rías anti­tan­ques, y Toran­zo (capi­tán del Ejér­ci­to Rebel­de Mario Toran­zo Ricar­do) envíe mor­te­ros 120 al Che.

“08:23 horas. A Uni­ver­so Sán­chez. Che tie­ne seis bate­rías de caño­nes sin per­so­nal. Yo reco­mien­do que tú, del per­so­nal mejor ins­trui­do de Pinar del Río, lo man­des para allá […] Los caño­nes están allá. Ellos saben mucho ya, por lo menos, si no saben mucho saben algo.”

“08:26 hrs. A Cur­be­lo – FAR. […] vamos a tum­bar avio­nes, pero hoy vamos a hun­dir bar­cos. ¡Hun­dan bar­cos! ¡Hun­de bar­cos, coño, tie­nes que hun­dir muchos bar­cos! ¡Para el cara­jo, fue­go con ellos!”

Con­ti­núo dan­do ins­truc­cio­nes a ese rit­mo des­de las 03:30 horas.

“08:42 hrs. A Osmany. (Per­so­nal­men­te). A Kico (capi­tán del Ejér­ci­to Rebel­de Enri­que Gon­zá­lez) que man­de repues­tos de balas para tan­ques y repues­tos para los tan­ques.

“08:45 hrs. A Osmany. (Per­so­nal­men­te). La orden a Cur­be­lo es des­truir los bar­cos, ¡des­truir los bar­cos!

“08:46 hrs. A Osmany. Vamos a con­tar. Uno Fili­ber­to, dos Jove­lla­nos, son tres, uno en Matan­zas, cua­tro. ¿Cuán­tos nos que­dan en La Haba­na? (Osmany infor­ma que que­dan trein­ta y cua­tro bata­llo­nes). Yo man­da­ría cua­tro más: uno a Jagüey Gran­de. ¿Tú sabes por qué? Por­que eso lo vamos a uti­li­zar por la maña­na, para copar. Pero eso no impor­ta, que lle­guen a las doce de la noche a Jagüey, cua­tro bata­llo­nes lige­ros; dos lige­ros y dos pesa­dos. Sí, por­que vamos a tomar­lo todo.

“08:47 hrs. A Ara­go­nés. (Per­so­nal­men­te). Gor­do: a las 6:00 de la maña­na está lim­pio todo esto. Yo conoz­co bien todo eso; a las 6:00 de la maña­na está lim­pio todo. Noso­tros vamos a meter­le de noche; ¡y con todo!

“08:48 hrs. A Raúl Cas­tro (en Orien­te). Has­ta aho­ra creo que estás fue­ra de la fies­ta, pero debes estar aten­to. ¿Cómo? Has­ta aho­ra han des­em­bar­ca­do por el sur. No te pue­do dar deta­lles, no debo dar deta­lles, pero estén uste­des aler­ta por la Sie­rra y por todo eso, pero creo que los han con­cen­tra­do por aquí, ¿sabes? Bien, ¡bue­na suer­te! Has­ta lue­go.

“08:53 hrs. Soli­ci­ta el Coman­dan­te Del Valle comu­ni­ca­ción con el Coman­dan­te Cur­be­lo, dice Del Valle que la misión nues­tra es con­cen­trar el ata­que a los bar­cos en Pla­ya Lar­ga y Cayo (Pla­ya) Girón.

“08:58 hrs. A Cur­be­lo. FAR. Dime. ¿Cómo anda todo? Sí. ¿Qué pasa? Sí. ¿Y el pilo­to?; ¿dón­de fue? Sí. Y sobre los bar­cos enemi­gos, ¿qué? Sí. ¿No han hun­di­do nin­guno? Bien. Hay que man­te­ner la moral. ¿Han derri­ba­do algún avión de ellos? Bueno, Sea Fury, ¿cuán­tos nos que­dan aho­ra? Dime. Bueno, hay que seguir la pelea. Los cho­rros, ¿han ido ya? Aquí, ¿qué? ¿Y los cho­rros? ¿Se ha ame­tra­lla­do?, ¿las han ame­tra­lla­do? ¿No se han reti­ra­do las embar­ca­cio­nes? ¡Tie­nen que seguir­le tiran­do, con todo lo que ten­gan! ¡Sí, hay que ven­gar al com­pa­ñe­ro que tum­ba­ron!, ¡hay que ven­gar­lo, com­pa­ñe­ro! ¡Uti­li­cen los cho­rros para tum­bar los B‑26 de ellos! Bueno, pues sí van a tener balas. Has­ta lue­go, com­pa­ñe­ro.”

El valien­te capi­tán del Ejér­ci­to Rebel­de, Luis Alfon­so Sil­va Tabla­da, pilo­to de com­ba­te con el que hablé a las 4 y 45 a.m. había sido derri­ba­do.

Avión mercenario derribado en GirónAvión mer­ce­na­rio derri­ba­do en Girón

A las 09:09 horas logré esta­ble­cer comu­ni­ca­ción con el cen­tral Cova­don­ga.

“Al cen­tral Cova­don­ga. ‘Díga­me, sí. Mire, com­pa­ñe­ro, (Gon­za­lo Rodrí­guez Man­ti­lla, Che­le) díga­le a ese com­pa­ñe­ro que no se pue­de reti­rar de ahí. Díga­me. Bien, díga­me una cosa: ¿en Agua­da de Pasa­je­ros hay tro­pas? No impor­ta, son los avio­nes nues­tros bom­bar­dean­do. Los avio­nes nues­tros están bom­bar­dean­do ince­san­te­men­te al enemi­go. Bueno, mire: no se reti­ren, que ya van las cosas para allá com­pa­ñe­ro, pero han avan­za­do y esto roba tiem­po. Ya deben estar más allá de Agua­da. Lla­men a Agua­da de Pasa­je­ros, que yo voy a lla­mar para que man­den para allá los refuer­zos. ¡Resis­tan ahí valien­te­men­te com­pa­ñe­ros! ¡Muy bien! ¡Patria o Muer­te!’.”

“09:13 hrs. A Del Valle. (Per­so­nal­men­te). (Alguien infor­ma que Cede­ño, del Minis­te­rio de Trans­por­tes ha orde­na­do para­li­zar todo el trans­por­te). Dile que no, que no cum­pla esa orden mien­tras no sea nece­sa­rio.”

“09:20 hrs. Infor­ma de la FAR al Coman­dan­te Del Valle de que dos B‑26 enemi­gos vie­nen per­si­guien­do a un cho­rro nues­tro. Ya des­pe­gó otro cho­rro para ayu­dar.

“09:25 hrs. A Cur­be­lo. FAR San Anto­nio. Oye, Cur­be­lo, hace fal­ta ver si se dis­po­ne de un avión cho­rro, para pro­te­ger las tro­pas nues­tras sobre la carre­te­ra del cen­tral Aus­tra­lia a Sopli­llar. Sí, ¿pue­des dis­po­ner de un cho­rro? Bueno, cuan­do baje dale órde­nes y comu­ni­car­le que sal­ga a pro­te­ger las tro­pas nues­tras, por lo menos duran­te media hora; entre el cen­tral Aus­tra­lia y Sopli­llar, don­de hay un B‑26 jodien­do mucho, para pro­te­ger un cho­rro el avan­ce nues­tro, a ver si den­tro de vein­ti­cin­co minu­tos pue­de estar allá. Yo voy a comu­ni­car­me con Fer­nán­dez. Tan pron­to regre­se, a ver si le da el apo­yo. No, entre Aus­tra­lia y Sopli­llar. Bien.

“09:28 hrs. A Fer­nán­dez-Aus­tra­lia. De trein­ta a cua­ren­ta minu­tos tar­da­rá en estar ahí un cho­rro pro­te­gien­do esa carre­te­ra […].”

“09:30 hrs. A Del Valle (per­so­nal­men­te) Da orden de acuar­te­la­mien­to a todas las per­se­gui­do­ras, esta noche, para ir a don­de hagan fal­ta. (Del Valle pre­gun­ta si debe haber algu­na por aquí). No, no hace fal­ta.”

“09:31 hrs. A Cur­be­lo FAR. Cur­be­lo: ¿Les podrás brin­dar esa pro­tec­ción? ¿Hacia esa direc­ción? ¿Va a pro­te­ger­nos, no? Sí. De pro­te­ger­los entre Aus­tra­lia y Sopli­llar. Bien, yo voy a avi­sar allá. ¿En qué tiem­po esta­rá allí, vein­te minu­tos? Muy bien. Y los dos que venían per­si­guien­do al Sea Fury ¡Muy bien!”

Sobre la pro­tec­ción aérea, vuel­vo al mis­mo asun­to a las 09:40 y a las 09:42 horas.

“09:50 hrs. (Del Valle infor­ma que el pilo­to Carre­ras ha hun­di­do un bar­co y ave­ria­do otro, que está hun­dién­do­se, y aba­tió un B‑26, que se reti­ró con un ala envuel­ta en lla­mas. Regre­só para recar­gar­se y con­ti­nuar el ata­que con­tra el bar­co semi­hun­di­do). Pre­gun­ta en Matan­zas si los tan­ques pasa­ron ya por allí. La bate­ría anti­aé­rea, que debe estar en Matan­zas debe acom­pa­ñar a los tan­ques has­ta Jove­lla­nos.”

“10:00 hrs. A Cur­be­lo. FAR. Cur­be­lo: Fer­nán­dez no me ha infor­ma­do. Tú tie­nes que expli­car­le bien al pilo­to que es la carre­te­ra que va del cen­tral Aus­tra­lia a Pla­ya Lar­ga, la del cen­tral Aus­tra­lia a Pla­ya Lar­ga, que es don­de tie­nen que pres­tar pro­tec­ción los cho­rros, pero no tie­nen que lle­gar has­ta Pla­ya Lar­ga, sino has­ta Pál­pi­te. Cuan­do uno regre­se, que el otro sal­ga, debes expli­cár­se­lo bien: pro­tec­ción aérea a eso. Sí, más o menos, para la tro­pa nues­tra que va a avan­zar por ahí. Aus­tra­lia a Pla­ya Lar­ga, ¿has­ta Cayo Ramo­na? ¿Qué? Sí. Bien, man­te­ner la pro­tec­ción sobre la carre­te­ra, que es impor­tan­te, y man­te­ner el ata­que sobre los bar­cos. Y, siem­pre aler­tas, por­que ellos maña­na van a tra­tar de gol­pear ahí. Man­te­ner la pro­tec­ción sobre la carre­te­ra todo el tiem­po que sea nece­sa­rio. Yo te avi­so. Bien, muy bien.

“13:02 hrs. De Fidel Cas­tro al coman­dan­te Raúl Cas­tro en Orien­te:

“Oye, Miró Car­do­na insis­te en que ha habi­do un des­em­bar­co por Orien­te. Sí, oye, no impor­ta. Cual­quier cosa que se pro­duz­ca, tie­nen que usar mucho anti­tan­que, por si vie­nen algu­nos tan­ques. Los anti­tan­ques todos lis­tos, para que lle­guen rápi­da­men­te. No sabe­mos; cuan­do cap­tu­re­mos al pri­me­ro te lo comu­ni­ca­mos. Un para­cai­dis­ta muer­to, pero no te apu­res, no te preo­cu­pes. Óye­me, Raúl: mucha anti­aé­rea en el aero­puer­to… Vamos a vol­ver a pre­gun­tar, pero tie­nen que estar al lle­gar. Hay otra cosa: si se for­ma maña­na algo por ahí, noso­tros pode­mos man­dar­te ya, pro­ba­ble­men­te, la avia­ción. La avia­ción ha actua­do per­fec­to (…) No pue­do pre­ci­sar, pero no hay que preo­cu­par­se. ¿Cómo? Sí, por­que ellos insis­ten mucho, pero ellos tira­ron sus para­cai­dis­tas y todo por acá, hicie­ron un esfuer­zo por apo­de­rar­se de esto. Yo creo que el esfuer­zo prin­ci­pal lo hicie­ron por ahí, por Zapa­ta. No se pue­de pre­ci­sar, pero metie­ron muchos para­cai­dis­tas; creo que todo lo que tenían. Muy aler­tas por ahí. Raúl: mucho tan­que y mucha anti­aé­rea. Apo­ya a la gen­te con la anti­aé­rea. Des­pués te man­da­rán, pero mucha anti­aé­rea. Yo voy a ave­ri­guar lo de los 400, cuán­do salie­ron y por dón­de. ¿A dón­de? Yo no sé, pero voy a ave­ri­guar. Mucha anti­aé­rea y pro­te­ger a la gen­te, que ellos vie­nen con avio­nes. Bien.”

Adop­to en el “Pun­to Uno” más de 50 órde­nes y medi­das antes de par­tir para la zona de ope­ra­cio­nes.

Milicianos en Girón. Foto: Raúl CorralesMili­cia­nos en Girón. Foto: Raúl Corra­les

Tes­ti­mo­nio de José Ramón Fer­nán­dez:

“Eran apro­xi­ma­da­men­te las 02:40 horas de la madru­ga­da del día 17 de abril. No tenía nin­gu­na noti­cia de la inva­sión, es decir, del des­em­bar­co mer­ce­na­rio, y él fue quien me dijo que se esta­ba pro­du­cien­do un des­em­bar­co en la región de la Cié­na­ga de Zapa­ta.”

“Me orde­nó que sin per­der un minu­to me tras­la­da­ra para Matan­zas, y al fren­te de la Escue­la de Res­pon­sa­bles de Mili­cias, de la que tam­bién era jefe, me diri­gie­ra a com­ba­tir la inva­sión.”

“‘Coge un carro y sal a toda velo­ci­dad’.

“Me demo­ré un poco en salir, por­que esta­ba bus­can­do mapas de la región ‑había esta­do en la Cié­na­ga una sola vez con el Coman­dan­te, no había pasa­do nun­ca por ahí, ni antes ni des­pués, sino un día que regre­sá­ba­mos del Escam­bray- y el alma­cén de los mapas esta­ba cerra­do. […] Como a la media hora vol­vió a lla­mar el Coman­dan­te: ‘¿Pero toda­vía estás ahí? ¿Toda­vía no han sali­do?’ Bueno, no recuer­do si tum­ba­mos una puer­ta, con­se­guí el mapa e inme­dia­ta­men­te salí para Matan­zas. Al lla­mar­me tam­bién me indi­có que no me ocu­pa­ra de avi­sar a Matan­zas para levan­tar la Escue­la, que él iba a encar­gar­se de dar las órde­nes para que estu­vie­ra movi­li­za­da. Efec­ti­va­men­te, cuan­do lle­gué allí, ya la Escue­la esta­ba levan­ta­da.

“Ape­nas entré a esa ins­ta­la­ción ‑que es don­de hoy está la jefa­tu­ra del Ejér­ci­to Cen­tral- en la pos­ta me dije­ron: ‘El Coman­dan­te lo está lla­man­do’. Fui allí, hablé con él de nue­vo y me reite­ró mover­me hacia Jagüey Gran­de. Me pre­gun­tó qué ruta iba a seguir. No sabía bien los cami­nos y al bus­car en el mapa vi por dón­de se podía entrar has­ta Jagüey.”

“…salí con la inten­ción de entrar por Colón, en defi­ni­ti­va entré por Peri­co-Agra­mon­te. Al lle­gar a Jove­lla­nos, en la carre­te­ra esta­ba el capi­tán del Ejér­ci­to Rebel­de José A. Borot Gar­cía y dos o tres com­pa­ñe­ros más. Me hicie­ron señas para que para­ra, y casi mila­gro­sa­men­te paré. Enton­ces les dije: ‘Por favor, les rue­go que no me inte­rrum­pan, voy lleno y apu­ra­do’ […] Enton­ces me dicen: ‘No, no, es que el Coman­dan­te lo está lla­man­do’. El cuar­tel de Jove­lla­nos está ahí mis­mo, a la entra­da del pue­blo. Fui allí, subí, me comu­ni­qué con el Coman­dan­te de nue­vo. Me indi­có ir al edi­fi­cio de la admi­nis­tra­ción del cen­tral Aus­tra­lia ‑don­de había un telé­fono que al des­col­gar­lo comu­ni­ca­ba con el Pun­to Uno‑, que siguie­ra dere­cho para allá y en cuan­to lle­ga­ra me comu­ni­ca­ra con él. Lle­gué a Jagüey a las sie­te y pico de la maña­na.”

“Enton­ces, había demo­ra­do dos horas y pico des­de Matan­zas por la Carre­te­ra Cen­tral que era la mejor vía en aque­lla épo­ca.”

“…alre­de­dor de las 08:00 horas, esta­ba el admi­nis­tra­dor del cen­tral. Me diri­gí allí y pre­gun­té:

“- ¿Dón­de está el telé­fono aquí?

“Efec­ti­va­men­te, des­col­gué, hablé con el Coman­dan­te de nue­vo, quien me indi­có no ale­jar­me del telé­fono y escla­re­cer bien cuál era la situa­ción y que me infor­ma­ra de lo que suce­día.

“Esta es la pri­me­ra lla­ma­da que reci­bo del Coman­dan­te en el cen­tral Aus­tra­lia, des­pués, a lo lar­go del día, no pue­do decir cuán­tas lla­ma­das más reci­bí, fue­ron muchas.”

“La gen­te se empe­zó a amon­to­nar […] se reu­nie­ron como cien­to y pico o dos­cien­tos hom­bres allí pidien­do que les die­ran armas para ir a com­ba­tir.”

“Al reci­bir la infor­ma­ción sobre el des­em­bar­co, el jefe del bata­llón 339, capi­tán del Ejér­ci­to Rebel­de Ramón Cor­de­ro, que se encon­tra­ba en su uni­dad en los alre­de­do­res del cen­tral Aus­tra­lia, envió fuer­zas de su pri­me­ra y segun­da com­pa­ñías a enfren­tar al enemi­go entre Pál­pi­te y Pla­ya Lar­ga, don­de lo com­ba­tió en con­di­cio­nes des­ven­ta­jo­sas: el adver­sa­rio esta­ba mejor arma­do, más orga­ni­za­do, mucho mejor entre­na­do y posi­cio­na­do en una situa­ción favo­ra­ble para la defen­sa. En ese fuer­te encuen­tro con los agre­so­res, caye­ron varios mili­cia­nos y se dis­per­só prác­ti­ca­men­te esa par­te de la fuer­za del bata­llón. Poco des­pués, antes del ama­ne­cer, el res­to de las uni­da­des del 339 avan­za­ron tam­bién en esta oca­sión bajo el man­do direc­to de su jefe de bata­llón y com­ba­tie­ron en con­di­cio­nes muy des­fa­vo­ra­bles.”

Mapa de las acciones en Playa GirónMapa de las accio­nes en Pla­ya Girón

“Me dijo que toma­ra a Pál­pi­te con la gen­te mía. Yo esta­ba con el mapa y le decía: ‘Coman­dan­te, no encuen­tro nin­gún Pál­pi­te en el mapa’. De ahí salió una lar­ga dis­cu­sión: ‘Yo no lo encuen­tro, aquí no está Pál­pi­te’. ‘Bueno, bus­ca Pál­pi­te, tie­ne que estar por ahí’.

Enton­ces, el mapa esta­ba equi­vo­ca­do, decía ‘Párri­te’ ‑por ahí están los mapas mili­ta­res de la edi­ción del año cin­cuen­ta y tanto‑, en lugar de Pál­pi­te, dice Párri­te, y yo con­ti­nua­ba bus­can­do en el mapa. Le digo: ‘Mire, veo un lugar aquí que se lla­ma Párri­te, que está entre tal pun­to y tal pun­to’, me res­pon­de: ‘Ese mis­mo es, no es Párri­te, es Pál­pi­te, toma a Pál­pi­te.’

“Fidel me lla­mó de nue­vo y me dijo que lle­ga­ba un bata­llón. Ese fue el 219 – 223 de la zona de Colón, al man­do del capi­tán Rober­to Bení­tez Lores.

“Se tra­ta­ba de per­so­nal de bata­llo­nes que no esta­ban toda­vía com­ple­ta­men­te cons­ti­tui­dos ni bien orga­ni­za­dos, pero aque­llos hom­bres daban mues­tras de una alta moral, aun­que nin­guno de ellos había rea­li­za­do prác­ti­cas de tiro y solo por­ta­ban fusi­les M‑52 con vein­te car­tu­chos cada uno. Les di la misión de que tra­ta­ran de ocu­par el pobla­di­to de Pál­pi­te.”

En este caso debe haber­se pro­du­ci­do algu­na con­fu­sión en los recuer­dos de Fer­nán­dez; él hizo esa narra­ción el 17 de abril de 1988, es decir, 27 años des­pués de aquel acon­te­ci­mien­to. En más de un cen­te­nar de ano­ta­cio­nes de los taquí­gra­fos que regis­tra­ron mis lla­ma­das y órde­nes, en nin­gu­na de las que ela­bo­ré ese día, men­ciono ese Bata­llón de la zona de Colón. La pri­me­ra uni­dad que orde­né mover­se ese día fue una fuer­za for­ma­da con ofi­cia­les de la Colum­na 1 de la Sie­rra Maes­tra al man­do de Harold Ferrer, con 600 hom­bres equi­pa­dos con FAL, y acom­pa­ña­da de una com­pa­ñía de tan­ques y su jefe López Cuba, que ata­ca­ron Pla­ya Lar­ga aque­lla noche. Yo per­so­nal­men­te le dí ins­truc­cio­nes a esa fuer­za en Pál­pi­te.

La Escue­la de Res­pon­sa­bles de Mili­cias de Matan­zas, con su jefe José Ramón Fer­nán­dez, fue envia­da a com­ba­tir con­tra la inva­sión, pre­ci­sa­men­te, por ser una de las uni­da­des más entre­na­das y por su pro­xi­mi­dad al pun­to esco­gi­do por el enemi­go para des­em­bar­car.

Con­ti­núa el tes­ti­mo­nio de José Ramón Fer­nán­dez:

“Allí un ata­que de la avia­ción enemi­ga le cau­só seis muer­tos y lo hizo retro­ce­der. (Se refie­re al bata­llón que lle­gó de Colón) Orde­né que avan­za­ran de nue­vo y ase­gu­ra­ran la carre­te­ra, en espe­cial las alcan­ta­ri­llas.”

“Des­pués, el bata­llón 227 pro­ce­den­te de Unión de Reyes, y bajo el man­do del capi­tán del Ejér­ci­to Rebel­de Orlan­do Pérez Díaz, se pre­sen­tó en Aus­tra­lia. Le enco­men­dé la misión de tomar a Pál­pi­te, don­de lle­gó des­pués de la Escue­la de Res­pon­sa­bles de Mili­cias pues avan­zó a pie y el per­so­nal de la Escue­la fue en vehícu­los.”

Esta fue otra de las uni­da­des cons­ti­tui­das por vale­ro­sos com­ba­tien­tes como los de Colón, que se movie­ron hacia el cen­tral Aus­tra­lia sin cono­ci­mien­to mío ni del Pues­to de Man­do Cen­tral. Una prue­ba irre­ba­ti­ble del patrio­tis­mo de nues­tro pue­blo. Excep­to la escue­la de Res­pon­sa­bles de Mili­cias ubi­ca­da en Matan­zas, todas las uni­da­des de infan­te­ría, tan­ques, arti­lle­ría anti­aé­rea y terres­tre fue­ron envia­das des­de La Haba­na, ya que como Capi­tal del país poseía las mayo­res y más expe­ri­men­ta­das fuer­zas para com­ba­tir una Bri­ga­da de asal­to, bien entre­na­da y arma­da por Esta­dos Uni­dos, apo­ya­da con fuer­zas nava­les y aéreas. Con­si­de­ro impor­tan­te estos datos por­que nos ayu­dan a com­pren­der las cir­cuns­tan­cias en que se libró la his­tó­ri­ca bata­lla.

Milicianos en Playa GirónMili­cia­nos en Pla­ya Girón

Con­ti­núa el rela­to de Fer­nán­dez:

“Como a las 09:00 de la maña­na lle­gó el bata­llón de la Escue­la de Res­pon­sa­bles de Mili­cias. No los dejé apear­se de los camio­nes. Me subí en el techo de un camión, allí mis­mo, se acer­ca­ron y les hablé. Les plan­teé tomar a Pál­pi­te, y des­pués enviar una com­pa­ñía y tomar a Sopli­llar, unos 6 ó 7 kiló­me­tros al este de Pál­pi­te, blo­quea­ría la pis­ta de avia­ción que allí exis­tía y ase­gu­ra­ría el lugar.”

“Cuan­do lle­gó el men­sa­je de que habían toma­do a Pál­pi­te, lla­mé al Coman­dan­te y me pre­gun­tó:

“-¿Tomas­te a Pál­pi­te, la gen­te tuya está en Pál­pi­te, estás segu­ro?

“-Segu­ro, Coman­dan­te.

“-¡Ya gana­mos!” Cuen­ta Fer­nán­dez que excla­mé y, aun­que no cons­ta en los apun­tes taqui­grá­fi­cos de mis comu­ni­ca­cio­nes, tal con­clu­sión no era impo­si­ble, ya que una cabe­za de pla­ya del otro lado de la cié­na­ga, a 25 kiló­me­tros del cen­tral Aus­tra­lia, esta­ba en nues­tras manos. Lo había dicho una vez: “ya gana­mos la gue­rra”, cuan­do que­dá­ba­mos muy pocos de los com­ba­tien­tes del Gran­ma, y vi la impre­sio­nan­te mon­ta­ña bos­co­sa del Pico Cara­cas a 1 200 metros de altu­ra, el tea­tro de ope­ra­cio­nes que está­ba­mos bus­can­do. Pero en Girón, la reali­dad es que ese día, a esa hora, todo esta­ba toda­vía por hacer.

Y Fer­nán­dez con­clu­ye la narra­ción afir­man­do:

“Por eso Fidel, un mes des­pués, en el dis­cur­so de gra­dua­ción en la Escue­la de Mili­cias, al hacer alu­sión a los muer­tos que había teni­do la Escue­la con­ver­ti­da en bata­llón de com­ba­te, expre­só: ‘… esta uni­dad, cuyos inte­gran­tes no se gra­dua­ron de res­pon­sa­bles de mili­cias, se gra­dua­ron de héroes eter­nos de la patria’.”

Plan original de la invasión de Playa GirónDrawings from General Maxwell Taylor's report on the Bay of Pigs operation:  Pre-Strike and Post-Strike;Plan ori­gi­nal de la inter­ven­ción de EEUU des­pués que ocu­pa­ran la cabe­za de pla­ya, de acuer­do con el Repor­te Gene­ral Max­well Tay­lor.

Tes­ti­mo­nio de Raúl Cur­be­lo Mora­les:

“Pien­so que el caso mío es el de otros tan­tos com­pa­ñe­ros. A pesar de que yo no tenía cono­ci­mien­tos sobre la avia­ción ocu­pé esa res­pon­sa­bi­li­dad. En momen­tos cru­cia­les Fidel, por razo­nes de su ins­tin­to y de su sen­ti­do de la gue­rra, que­ría tener en San Anto­nio alguien que enten­die­ra las órde­nes que él daba. Tuve la suer­te de que soy de Cien­fue­gos. Antes del triun­fo de la Revo­lu­ción, yo había ido a caba­llo por Yagua­ra­mas, y cono­cía toda esa zona has­ta Girón. Esa fue una suer­te tre­men­da, por­que si el des­em­bar­co se pro­du­ce por Mariel o Bahía Hon­da, zonas que no cono­cía, hubie­ra teni­do difi­cul­ta­des para diri­gir las accio­nes mili­ta­res. Fidel se cono­cía los cami­nos y toda la zona don­de se pro­du­jo el des­em­bar­co, por­que la Revo­lu­ción había hecho las carre­te­ras, los terra­ple­nes, se lo cono­cía todo aque­llo de memo­ria y cada vez que él me decía un pun­to yo podía con­tes­tar­le, cuan­do me daba ins­truc­cio­nes de que la avia­ción actua­ra en cual­quier pun­to de los que él me indi­ca­ba, yo cum­plía.

“Fidel me hizo muchas lla­ma­das al pues­to de man­do de la base de San Anto­nio. Yo me ins­ta­lé en la torre de con­trol y allí reci­bía las órde­nes.

“El coman­dan­te Raúl Gue­rra Ber­me­jo, Maro, era el jefe de la Fuer­za Aérea, él era coman­dan­te y yo capi­tán.”

“Recuer­do que yo le dije a Maro: ‘Yo no conoz­co de las con­di­cio­nes de tie­rra aquí, yo no sé dón­de está el arma­men­to, ni conoz­co el mane­jo de la pre­pa­ra­ción de los avio­nes para el com­ba­te, así que tú te ocu­pas de la tie­rra que yo me voy a ir para la torre de con­trol, para diri­gir allá arri­ba con los pilo­tos las ins­truc­cio­nes que reci­ba del Coman­dan­te en Jefe’.

“Y Maro, con un entu­sias­mo, un valor y una deci­sión sin reser­va nin­gu­na, jugó un papel impor­tan­tí­si­mo allí con todo el per­so­nal de reta­guar­dia. Maro tuvo rela­cio­nes muy bue­nas con­mi­go.”

“Hay un fac­tor que fue deci­si­vo y don­de se demues­tra el arte para la cues­tión mili­tar que tie­ne el Coman­dan­te en Jefe.”

“Mi ver­sión era ata­car las tro­pas en tie­rra. Fidel me res­pon­dió: ‘No, hay que ata­car a los bar­cos. ¡A los bar­cos!’.

“En aquel momen­to no lo enten­dí, logré enten­der­lo más ade­lan­te cuan­do reali­cé estu­dios mili­ta­res. En la lucha con­tra un des­em­bar­co marí­ti­mo, lo pri­me­ro que hay que inu­ti­li­zar son los medios nava­les que están pro­du­cien­do el des­em­bar­co. Eso lo hizo él como si hubie­ra estu­dia­do en las gran­des aca­de­mias mili­ta­res, por esa intui­ción pro­pia de Fidel, por­que su gue­rra en la Sie­rra Maes­tra no tenía que ver con bar­cos, ni accio­nes de este tipo. Qui­zás en sus lec­tu­ras sobre la Pri­me­ra y Segun­da Gue­rra Mun­dial, las gran­des cam­pa­ñas mili­ta­res de los roma­nos, y otros teó­ri­cos mili­ta­res le die­ron esos cono­ci­mien­tos his­tó­ri­cos de las gran­des bata­llas.

“Él me reite­ró: ‘Hay que hun­dir a los bar­cos.’ Ahí fue don­de yo le dije: ‘Mire, Coman­dan­te, casual­men­te ten­go cer­ca de mí a Carre­ras. Si usted quie­re se lo pon­go.’

“Me res­pon­de: ‘¡Pón­me­lo!’ Y fue cuan­do él le pidió a Carre­ras: ‘¡Hún­dan­me los bar­cos! ¡A los bar­cos, Carre­ras!’ Fue ese el momen­to. Poco des­pués Carre­ras des­pe­gó en su avión y más tar­de tuvi­mos la noti­cia de que le metió los roc­kets al Hous­ton pri­me­ro y lue­go al Río Escon­di­do.”

Estas fue­ron las pala­bras sin­ce­ras de Raúl Cur­be­lo.

La II fase del plan para la intervención del Ejército de los EEUU.La II fase del plan para la inter­ven­ción del Ejér­ci­to de los EEUU.

Por el heroís­mo y la belle­za de la narra­ción de la haza­ña que lle­vó a cabo este pilo­to, debo incluir en esta Refle­xión lo que con­tó el Gene­ral Enri­que Carre­ra Rolas a la Edi­to­rial Letras Cuba­nas en 1979, y la impor­tan­cia que tuvo pre­ser­var los pocos avio­nes de com­ba­te de que dis­po­nía­mos.

Tes­ti­mo­nio del Gene­ral Enri­que Carre­ra Rolas:

“El Coman­dan­te en Jefe nos visi­ta­ba mucho en la base aérea de San Anto­nio. Habla­ba con los téc­ni­cos y los pilo­tos.

“En esas con­ver­sa­cio­nes nos dijo: ‘Miren, esos avio­nes des­tar­ta­la­dos que uste­des vue­lan, deben dis­lo­car­los y no tener­los aglo­me­ra­dos, de mane­ra que si se pro­du­ce un ata­que aéreo, el enemi­go des­tru­ya los apa­ra­tos dados de baja. Pón­gan­los dis­tan­tes uno de otros con el fin de con­fun­dir­los y pre­ser­var nues­tras máqui­nas. Estoy segu­ro de que nos ata­ca­rán. Mué­van­se antes de que ven­gan’. Así ocu­rrió.

“Esta­ba cubrien­do mi turno de guar­dia en el avión cuan­do me comu­ni­can que el Coman­dan­te en Jefe quie­re hablar con­mi­go.

“‘Carre­ras, en Pla­ya Girón se está lle­van­do a cabo un des­em­bar­co. Des­pe­guen y lle­guen allá al ama­ne­cer. Hun­dan los bar­cos que trans­por­tan las tro­pas y no los dejen ir’.

“Lle­gó la orden de des­pe­gar a las cin­co de la maña­na. Cuan­do me dije­ron que se tra­ta­ba de un des­em­bar­co pen­sé que se refe­rían a algún yate u otro buque más gran­de que esta­ba dejan­do gen­te por la cos­ta. No podía ima­gi­nar ni remo­ta­men­te que iba a vér­me­las con el espec­tácu­lo que me espe­ra­ba sobre la Bahía de Cochi­nos y Pla­ya Girón. Sólo tenía­mos tres apa­ra­tos en acti­vo al lle­gar el momen­to del des­pe­gue: dos Sea Fury y un B‑26 mal arti­lla­do. Me ele­vé el pri­me­ro como jefe de cua­dri­lla. Me seguían Bour­zac (Gus­ta­vo Bour­zac Millar) y Sil­va, (Luis Sil­va Tabla­da) que le habían juga­do una mala pasa­da a Lagas (Jaques Lagas, pilo­to chi­leno). Vein­te minu­tos más tar­de volá­ba­mos sobre el obje­ti­vo. Lo que vi seis mil pies deba­jo de mí, en la pri­me­ra ojea­da que lan­cé, me hizo creer que soña­ba o que ante mis ojos pro­yec­ta­ban algún docu­men­tal o pelí­cu­la de la Segun­da Gue­rra Mun­dial. Pen­sé que lo que esta­ba vien­do era como un reme­do del des­em­bar­co en Nor­man­día, en peque­ña esca­la. Cer­ca de la cos­ta, en Pla­ya Girón, había por lo menos entre sie­te y ocho embar­ca­cio­nes gran­des y un núme­ro inde­ter­mi­na­do de lan­cho­nes y lan­chas de des­em­bar­co en pleno aje­treo. Obser­vé que un bar­co de trans­por­te enor­me nave­ga­ba hacia el inte­rior de la Bahía de Cochi­nos, segui­do por una fra­ga­ta de gue­rra, que vie­ne a ser la uni­dad naval que suce­de en impor­tan­cia al des­tro­yer.

“Deci­dí por la libre, en segun­dos. Y esco­gí la pri­me­ra pre­sa: el buque que se diri­gía a Pla­ya Lar­ga. Di ins­truc­cio­nes en cla­ve por radio a mis com­pa­ñe­ros y me lan­cé el pri­me­ro al ata­que. Des­de la altu­ra entre cin­co mil y sie­te mil pies des­cen­di­mos en pica­da hacia el Hous­ton, un trans­por­te tipo Liberty, de ocho mil tone­la­das, era nues­tro obje­ti­vo, reple­to de tro­pas y sumi­nis­tros béli­cos. A mil qui­nien­tos pies afi­né la pun­te­ría y le dis­pa­ré mi car­ga de cua­tro cohe­tes. Algo raro me daba vuel­tas por den­tro. Me pare­cía que esta­ba envuel­to por una nebli­na. Sola­men­te tenía expe­rien­cias en con­ta­das prác­ti­cas de tiro aéreo y no sabía lo que era una gue­rra.

“Ya había­mos sido avis­ta­dos por el enemi­go, y el fue­go anti­aé­reo que se des­ató con­tra noso­tros era una cosa de locu­ra. Doce­nas de bate­rías ‑ame­tra­lla­do­ras y caño­nes- vomi­ta­ban metra­lla hacia arri­ba. Era un espec­tácu­lo impre­sio­nan­te ver el espa­cio ilu­mi­na­do por las luces de las tra­za­do­ras y las explo­sio­nes de los pro­yec­ti­les.

“Les pue­do ase­gu­rar que lo que ensa­ya­mos fue una acción kami­ka­ze, como los pilo­tos sui­ci­das japo­ne­ses.

“Hice fun­cio­nar el meca­nis­mo para dis­pa­rar los cohe­tes y seguí con la mira­da la ruta que toma­ban. Con­fie­so que me lle­nó de sor­pre­sa ver­los hacer blan­co en la popa del Hous­ton. El buque comen­zó a humear y com­pro­bé que su pilo­to, en urgen­te manio­bra, lo diri­gía hacia la ori­lla para enca­llar­lo. Bour­zac y Sil­va tam­bién dis­pa­ra­ron sus cohe­tes con­tra el Hous­ton logran­do impac­tos fran­cos en el mis­mo. La fra­ga­ta de gue­rra que lo escol­ta­ba, com­pren­dien­do que el bar­co esta­ba per­di­do, pues ya hacia agua, comen­zó a zig­za­guear y viró en redon­do para ganar la boca de la bahía y unir­se a la flo­ti­lla fren­te a Pla­ya Girón.

“Hice dos pases más sobre el obje­ti­vo des­car­gan­do todo el par­que de mis ame­tra­lla­do­ras. Des­pués retor­né a la base.

“Cuan­do des­cen­dí de la cabi­na, esta­ba todo exci­ta­do. Has­ta cier­to pun­to me había pare­ci­do todo tan fácil ‑apre­tar boto­nes y ver la estruc­tu­ra de un bar­co des­ha­cer­se como si fue­ra de papel- que que­ría con­tar­le a todo el mun­do lo ocu­rri­do. Cur­be­lo me lla­mó a Ope­ra­cio­nes y ren­dí infor­me. Des­pués me dije­ron que casi no enten­dían lo que yo decía al prin­ci­pio, pues comen­cé con­fun­dien­do los rum­bos y hacién­do­me un ama­si­jo en las expli­ca­cio­nes. Has­ta que me sere­né un poco, y pude coor­di­nar un par­te decen­te.

“Ya el Coman­dan­te Cas­tro esta­ba com­pla­ci­do. Le había­mos dedi­ca­do el pri­mer bar­co.

La Bata­lla de Girón (Pri­me­ra Par­te) V

“No sé qué tiem­po demo­ra­ron en alis­tar mi apa­ra­to nue­va­men­te. Com­bus­ti­ble, muni­cio­nes. Los mecá­ni­cos y la gen­te de arma­men­to vola­ban. Hicie­ron las cosas en un ter­cio del tiem­po nor­mal, calcu­lo yo, y me lan­cé al aire de nue­vo, car­gan­do esta vez ocho cohe­tes de cin­co pul­ga­das. Me diri­gí a Pla­ya Girón. Des­de lo alto pude ver al Hous­ton, cer­ca de Pla­ya Lar­ga enca­lla­do, como un gran pez heri­do de muer­te. Fren­te a Pla­ya Girón divi­sé un bar­co toda­vía más gran­de que el Hous­ton. Era el Río Escon­di­do, que, según me ente­ré pos­te­rior­men­te, era uno de los que traía más per­so­nal y equi­po para los mer­ce­na­rios. A bor­do lle­va­ban la plan­ta emi­so­ra con que esos cana­llas pen­sa­ban aren­gar al pue­blo de Cuba una vez ins­ta­la­da en tie­rra. Ade­más, camio­nes, pie­zas de repues­to para avio­nes ‑en sus pla­nes esta­ba lograr una base aérea en la pis­ta de Pla­ya Girón y ope­rar des­de allí con su aviación‑, com­bus­ti­ble para éstos y mucho par­que. El Río Escon­di­do se halla­ba a unas tres millas al sur de la cos­ta.

“Los cohe­tes de mi Sea Fury par­tie­ron en bus­ca del enor­me bar­co como unos relám­pa­gos humean­tes. ¡Toca­do! Lo alcan­za­ron en el mis­mí­si­mo cen­tro. Más tiem­po tar­do yo en con­tar­lo que lo que demo­ró el Río Escon­di­do en esta­llar como un tri­qui­tra­que, envuel­to en lla­mas.

“Cuan­do esta­ba gozan­do del espec­tácu­lo toda­vía nove­do­so para mí, me per­ca­té de que un B‑26 se me acer­ca­ba. Pen­sé que era el avión de Sil­va, pero inme­dia­ta­men­te me di cuen­ta de que no tenía­mos nin­gún B‑26 volan­do en esos momen­tos. El enga­ño era casi per­fec­to, pues lo úni­co dis­tin­to que en el apa­ra­to dis­tin­guí fue­ron unas fran­jas azu­les en las alas. Apar­te de eso, tenía los colo­res, la ban­de­ra cuba­na y la insig­nia de la FAR exac­ta­men­te igual que nues­tras naves. Hice un giro, apro­ve­chan­do la velo­ci­dad de mi ‘Furio­so’, supe­rior a la del bom­bar­de­ro enemi­go, y logré situar­me en su cola. Era una ‘doce en pun­to’ per­fec­ta. (Los pilo­tos usa­ban ese len­gua­je para defi­nir la posi­ción de adver­sa­rios en el aire).

“A pesar de mi ven­ta­jo­sa posi­ción, el B‑26 logró abrir­me fue­go pri­me­ro con la ame­tra­lla­do­ra de cola. Con­tes­té con una ráfa­ga lar­ga de mi cali­bre 50, tocán­do­lo en uno de los moto­res. Le vi per­der altu­ra, des­pi­dien­do humo y des­cen­der hacia los bar­cos de gue­rra que nave­ga­ban aba­jo como bus­can­do pro­tec­ción. Al fin cayó al mar jun­to a uno de los buques.

“No sé si fue­ron los dis­pa­ros del B‑26 o las des­car­gas de las bate­rías anti­aé­reas de los bar­cos, pero com­pren­dí que me habían toca­do en el motor. El Sea Fury falla­ba. A pesar de ello hice varios pases sobre los bar­cos has­ta ago­tar las muni­cio­nes. Des­pués me diri­gí a la base. Al hacer pla­ta­for­ma, el apa­ra­to no res­pon­dió bien. Ape­nas le caye­ron enci­ma los mecá­ni­cos, me die­ron la expli­ca­ción. Dos pro­yec­ti­les me habían ave­ria­do uno de los cilin­dros, per­can­ce bas­tan­te serio.

“Pero todos los que está­ba­mos allí sabía­mos que era más peli­gro­so tri­pu­lar cual­quie­ra de aque­llos avio­nes que enfren­tar­se al enemi­go en un due­lo a tiros.

“Muy a mi pesar, tuve que some­ter­me a un rece­so obli­ga­do. La repa­ra­ción toma­ba tiem­po y ya no podría vol­ver a volar ese día.

“Pero esta­ba con­ten­tí­si­mo: un sal­do a mi favor de dos bar­cos gran­des y un avión enemi­go.

“Pen­sé que Fidel Cas­tro tenía que sen­tir­se com­pla­ci­do. Carre­ras no le había falla­do.”

Carreras espera que los técnicos terminen con su avión para salir nuevamente al combateCarre­ras espe­ra que los téc­ni­cos ter­mi­nen con su avión para salir nue­va­men­te al com­ba­te

Los pilo­tos en un día pusie­ron fue­ra de com­ba­te, solo en el “Hous­ton”, un bata­llón com­ple­to de mer­ce­na­rios que no pudo com­ba­tir, y le cau­sa­ron a los inva­so­res nume­ro­sas bajas en el “Río Escon­di­do”; su flo­ta com­ple­ta esta­ba en fuga. Calcu­lo que dis­po­nía­mos ape­nas la mitad de los avio­nes de com­ba­te del enemi­go.

Raúl Cur­be­lo lo expli­ca:

“Carre­ras ata­có a los bar­cos. Pri­me­ro ave­rió y enca­lló al Hous­ton, regre­só a la base y vol­vió a Bahía de Cochi­nos, ata­có al Río Escon­di­do y lo hun­dió. Era el prin­ci­pal por­que traía com­bus­ti­ble y gran can­ti­dad de muni­cio­nes de reser­va, que era impor­tan­tí­si­mo para los obje­ti­vos que se pro­po­nían los mer­ce­na­rios.

“Con­si­de­ro que ese fue el momen­to cla­ve, des­pués vie­nen otros momen­tos, que defi­nen la derro­ta en seten­ta y dos horas, por­que se hun­dió un bar­co y se inu­ti­li­zó el otro con un bata­llón com­ple­to den­tro, se des­tru­ye­ron bar­ca­zas que esta­ban en pro­ce­so de des­em­bar­co, y otros bar­cos más, uno que era El Atlán­ti­co, al ver el bar­co hun­di­do y que el otro esta­ba inu­ti­li­za­do, se sepa­ra­ron de tie­rra, por­que esta­ban apro­xi­ma­da­men­te a unas tres millas de la cos­ta.”

Tes­ti­mo­nio de Harold Ferrer Mar­tí­nez:

“Cuan­do se pro­du­jo el ata­que a los aero­puer­tos, cer­ca de las 02:00 horas, el Coman­dan­te en Jefe me lla­mó a Cojí­mar y me hizo algu­nas pre­gun­tas sobre los hom­bres que tenía allí, el arma­men­to y los medios de trans­por­te; nos dijo que estu­vié­ra­mos lis­tos para salir, por­que pro­ba­ble­men­te tuvié­ra­mos que entrar en acción. Pero sin dar deta­lles.

“El día 17 de abril Celia me lla­mó a Cojí­mar, me comu­ni­có la noti­cia del des­em­bar­co por Girón y el Coman­dan­te me dio la orden de estar lis­tos para par­tir por la maña­na, me dejó ins­truc­cio­nes de salir y espe­rar en Matan­zas.

“Yo había sali­do a bus­car unos medios de trans­por­te.

“El Coman­dan­te en Jefe en 1959, había reu­ni­do a un gru­po de ofi­cia­les del Ejér­ci­to Rebel­de y nos había pre­gun­ta­do que quié­nes está­ba­mos en dis­po­si­ción de ir para Minas del Frío a cum­plir una misión. En el gru­po esta­ban los ofi­cia­les del Ejér­ci­to Rebel­de Leo­pol­do Cin­tra Fría, Polo, los her­ma­nos Soto­ma­yor, los Par­do, el capi­tán Gas­par Came­jo, Hugo del Río y otros com­pa­ñe­ros.

“La idea era con­tar con com­pa­ñe­ros con pre­pa­ra­ción para diri­gir miles de sol­da­dos del Ejér­ci­to Rebel­de, dar­le un adies­tra­mien­to y subir once veces el pico Tur­quino, con el obje­ti­vo de pre­pa­rar las nue­vas colum­nas para recha­zar cual­quier agre­sión del exte­rior.

“De ahí es don­de sale esta colum­na que él mis­mo le pone el nom­bre: José Mar­tí. Per­so­nal­men­te, él se encar­gó de dar­le los pri­me­ros trans­por­tes y arma­men­tos que lle­ga­ron de la Unión Sovié­ti­ca, las misio­nes que debía lle­var cada sol­da­do. Se for­ma­ron las dos colum­nas: la de arti­lle­ría al man­do de Polo, y la de infan­te­ría bajo mi man­do. Yo fui para la Base Gran­ma don­de tuvi­mos un cur­so de adies­tra­mien­to, de allí sali­mos unos días para el cam­pa­men­to de Mana­gua y des­pués nos tras­la­da­mos para Cojí­mar.

“Eran cua­tro com­pa­ñías de Infan­te­ría, una com­pa­ñía de bate­rías de mor­te­ros, una com­pa­ñía de ame­tra­lla­do­ras y los lan­za­lla­mas que esta­ban en el INRA, que se nos subor­di­na­ban, eran unos seis­cien­tos hom­bres. No tenía la orga­ni­za­ción de bata­llón, sino de colum­na, no lle­ga­ba a un bata­llón.”

“Estu­vi­mos atrin­che­ra­dos en Casa­blan­ca y des­pués nos ubi­ca­ron en Cojí­mar que era mi ubi­ca­ción per­ma­nen­te.”

“Cuan­do se pro­du­jo la inva­sión nos dijo que estu­vié­ra­mos lis­tos para salir y espe­rar en Matan­zas. En esta ciu­dad nos dio órde­nes de espe­rar en el cuar­tel de Jove­lla­nos a don­de lle­ga­mos en horas de la tar­de.

“Allí nos dio la misión de tras­la­dar­nos has­ta la Lagu­na del Teso­ro y des­de allí ata­car jun­to con los tan­ques, con el apo­yo de la arti­lle­ría, las posi­cio­nes que tenían los mer­ce­na­rios que habían ocu­pa­do la carre­te­ra des­de Pál­pi­te a Pla­ya Lar­ga.”

“Fidel nos dio deta­lles de las carac­te­rís­ti­cas de la zona cena­go­sa, de difí­cil acce­so por una sola carre­te­ra con pan­ta­nos y vege­ta­ción en ambos lados. Nos aler­tó de que era una misión difí­cil, pero sería his­tó­ri­ca por­que había que des­alo­jar al enemi­go de sus posi­cio­nes.

“La Colum­na 1 esta­ba for­ma­da por unos seis­cien­tos hom­bres, y se le subor­di­na­ban dos com­pa­ñías de bazu­que­ros y lan­za­lla­mas que tenía­mos en el INRA.

“Mien­tras reci­bía las órde­nes de Fidel, le orde­né a un jefe que dis­lo­ca­ra a la Colum­na cer­ca de la Carre­te­ra Cen­tral, pero hubo una con­fu­sión y par­te de la arti­lle­ría siguió hacia Colón. Tra­té de avi­sar­le para que regre­sa­ran y no me que­dó más reme­dio que infor­mar­le al Coman­dan­te lo que había suce­di­do; me dijo que él se encar­ga­ba de loca­li­zar al res­to del per­so­nal y enviar­lo hacia la zona de las accio­nes.”

Ya des­de la tar­de me encuen­tro en la zona de ope­ra­cio­nes y envío una orden manus­cri­ta al capi­tán Fer­nán­dez:

“Fer­nán­dez:

“He deci­di­do enviar los otros doce obu­ses y apo­yar­los con dos bate­rías de ame­tra­lla­do­ras múl­ti­ples y ade­más una bate­ría de cañón anti­aé­reo, pues con­si­de­ro de suma impor­tan­cia abrir un barra­je infer­nal. Pro­cu­ra dis­pa­rar con el mayor núme­ro de obu­ses posi­ble en barre­ras.

“Fidel. C Aus­tra­lia. Abril 17,61,

“7 p.m.”

Fidel dando instrucciones durante los combatesFidel dan­do ins­truc­cio­nes duran­te los com­ba­tes

Tes­ti­mo­nio de José R. Fer­nán­dez Álva­rez:

“Estan­do Fidel allí, que per­ma­ne­ció has­ta la noche, o has­ta bien avan­za­da la tar­de, por­que ya en la noche fue para Pál­pi­te, lle­gó la arti­lle­ría anti­aé­rea, lle­ga­ron medios de arti­lle­ría y lle­ga­ron tan­ques. Fidel había segui­do la estra­te­gia de mover estas fuer­zas, que son fácil­men­te iden­ti­fi­ca­bles des­de el aire, y que no tie­nen bue­na defen­sa anti­aé­rea, como son la arti­lle­ría y los tan­ques, en movi­mien­tos has­ta Jove­lla­nos, con­cen­trar­los en Jove­lla­nos, y duran­te la noche mover­los hacia las zonas de las accio­nes com­ba­ti­vas. Pero des­pués algu­nas de esas uni­da­des se movie­ron de día, aun­que había como regla gene­ral la estra­te­gia de mover­las de noche. Lo cier­to es que ya oscu­re­cien­do Fidel nos auto­ri­zó a tras­la­dar­nos a Pál­pi­te, orga­ni­zar el ata­que a Pla­ya Lar­ga y tuvi­mos pro­tec­ción de arti­lle­ría anti­aé­rea. Movi­mos cin­co tan­ques, cua­tro bate­rías de obu­ses de 122 mm; dos ó tres bate­rías de caño­nes de 85 mm y una bate­ría de mor­te­ros de 120 mm.”

Tes­ti­mo­nio del escol­ta Bien­ve­ni­do Pérez Sala­zar (Chi­cho):

“Él estu­vo un tiem­po allí en Aus­tra­lia y enton­ces dejó a Augus­to Mar­tí­nez de jefe de ope­ra­cio­nes. (El segun­do jefe era el coman­dan­te médi­co Oscar Fer­nán­dez Mell, jefe de Sani­dad Mili­tar). Con la mis­ma arran­can los carros rum­bo a la cié­na­ga, y yo viro a bus­car a San­tia­go Cas­tro, pero no apa­re­cía, se que­dó dor­mi­do al lado del carro tira­do en la hier­ba. Nun­ca había vis­to una gue­rra, ni mucho menos, yo esta­ba un poco emo­cio­na­do con aque­llo, y San­tia­go Cas­tro esta­ba tan tran­qui­lo, como si no hubie­ra gue­rra. Enton­ces cuan­do ven­go don­de está San­tia­go Cas­tro, Augus­to Mar­tí­nez sale y me dice: ‘Tú no te pue­des ir, tú tie­nes que que­dar­te aquí con­mi­go, por­que yo me que­dé de jefe’. Yo le pre­gun­to: ‘Ven­ga acá, ¿pero usted dis­cu­tió eso con el Coman­dan­te?’ Dice: ‘Sí, sí, tie­nes que que­dar­te aquí con­mi­go’. Por­que se encon­tra­ba solo y él lo que esta­ba bus­can­do más bien era un com­pa­ñe­ro como apo­yo.

“Me que­do, pero con la preo­cu­pa­ción de que el Coman­dan­te está por la zona de los com­ba­tes. Yo esta­ba pla­nean­do cómo me le iba a ir a Augus­to de todas mane­ras. No por­que haya sido Augus­to, por­que sien­to pro­fun­do res­pe­to por él, pero el caso es que yo era de la escol­ta de Fidel, no de la escol­ta de Augus­to. Enton­ces sur­ge la nece­si­dad de man­dar­le un men­sa­je a Fidel don­de le infor­ma­ban que había otro des­em­bar­co por Bahía Hon­da. Augus­to está bus­can­do un prác­ti­co, ya era de noche, para lle­var el men­sa­je para allá. Enton­ces le dije a Augus­to: “El prác­ti­co soy yo, me conoz­co esa carre­te­ra de día y de noche, por­que el Coman­dan­te está mucho por esa zona. Esa carre­te­ra la conoz­co per­fec­ta­men­te”, le dije que me cono­cía esa carre­te­ra has­ta con los ojos cerra­dos. Él no que­ría dár­me­lo, has­ta que se dio cuen­ta que era el más indi­ca­do.

“Sali­mos San­tia­go Cas­tro y yo para la Boca, había vehícu­los por todo el camino, era de noche, y fue una tra­ge­dia lle­gar has­ta allí por­que íba­mos con las luces apa­ga­das. Lle­ga­mos don­de esta­ba el Coman­dan­te reu­ni­do con los com­pa­ñe­ros, expli­cán­do­les la estra­te­gia, los pla­nes de avan­zar, y le entre­gué el men­sa­je.

“Es cuan­do él le entre­ga, creo que fue a Fla­vio, todos aque­llos docu­men­tos, todos los mapas, para virar hacia atrás, hacia La Haba­na, pero él deci­de seguir y es cuan­do entra­mos has­ta Pál­pi­te. Estu­vo allí, vio la situa­ción y regre­só al cen­tral Aus­tra­lia y de allí para La Haba­na.”

Tes­ti­mo­nio del escol­ta San­tia­go Cas­tro Mesa:

“Me que­dé cui­dan­do el carro, me tiré en la hier­ba al lado del carro y me que­dé dor­mi­do, cuan­do en uno de esos momen­tos salie­ron, y Chi­cho no me encon­tra­ba. Lle­vá­ba­mos cua­tro noches ya sin dor­mir, sin pegar los ojos.

“Esa noche del 17 entra­mos has­ta la Boca de la Lagu­na del Teso­ro y con­ti­nua­mos has­ta Pál­pi­te. La carre­te­ra hacia Girón esta­ba en cons­truc­ción, era de rajón casi toda, se le había echa­do asfal­to pero como esta­ba den­tro de la cié­na­ga el pavi­men­to se había hun­di­do. La mitad dere­cha de la vía esta­ba ocu­pa­da por los tan­ques, la arti­lle­ría y los vehícu­los con la infan­te­ría. Que­da­ba media vía y tuvi­mos que ir a oscu­ras con el apo­yo de los com­pa­ñe­ros del Ejér­ci­to Rebel­de y las mili­cias que esta­ban en la ruta. “Cuan­do íba­mos lle­gan­do a la Boca, apa­re­ció un avión enemi­go a cier­ta dis­tan­cia y aque­llo se con­vir­tió en una fies­ta de fue­gos arti­fi­cia­les, eran miles de balas tra­za­do­ras que salían de todos los empla­za­mien­tos. El Coman­dan­te reco­gió al Galle­go Fer­nán­dez en la Boca y siguió has­ta el final de los empla­za­mien­tos en Pál­pi­te, pero cuan­do nos dimos cuen­ta de que la arti­lle­ría nues­tra esta­ba tiran­do detrás de noso­tros, el Coman­dan­te deci­dió regre­sar.” Antes de par­tir hacia La Haba­na, le envío un men­sa­je a Fer­nán­dez: “Fer­nán­dez: “Estoy resol­vien­do lo del par­que de cañón. Los otros tan­ques lle­ga­rán a Aus­tra­lia al ama­ne­cer. Por el día deci­di­re­mos el momen­to opor­tuno de mover­los. “Augus­to que­da­rá en Aus­tra­lia. Yo ten­dré que salir den­tro de un rato hacia La Haba­na. Esta­ré en comu­ni­ca­ción cons­tan­te con uste­des. Mán­den­me noti­cias cons­tan­te­men­te sobre el cur­so de las ope­ra­cio­nes.

“¡Ade­lan­te!

“(F) Fidel Cas­tro

“Aus­tra­lia, Abril 18, 61

“3 am

“P.D. Toda­vía no he reci­bi­do noti­cias des­de el pape­li­to en que me infor­ma­bas que el enemi­go dis­mi­nuía el volu­men de fue­go.”

Fidel durante los combates de Playa GirónFidel duran­te los com­ba­tes de Pla­ya Girón

Sobre mi regre­so a La Haba­na aque­lla madru­ga­da, le con­té una vez al his­to­ria­dor Quin­tín Pino Macha­do, quien lo rela­tó en su libro: “‘Yo cono­cía el lugar a la per­fec­ción ‑por explo­ra­ción, por gus­to a la natu­ra­le­za, por espí­ri­tu gue­rri­lle­ro (…) cono­cía por don­de podían tran­si­tar camio­nes, tan­ques ‑cono­cía un camino por la izquier­da que salía dos kiló­me­tros al oes­te de Pla­ya Lar­ga. Enton­ces, estoy espe­ran­do los tan­ques para ini­ciar de noche, en la madru­ga­da, alre­de­dor de las dos o las tres, un ata­que por esos cami­nos que esta­ban vacíos y les iba a salir a la reta­guar­dia de Pla­ya Lar­ga (…) yo estoy orga­ni­zan­do el ata­que… y en ese momen­to ‑sería la una de la maña­na, una y media, no pue­do pre­ci­sar- me infor­man que se está pro­du­cien­do un ata­que por el oes­te de La Haba­na. ¿Qué se está pro­du­cien­do un ata­que por el oes­te de La Haba­na? ¿Segu­ro? El infor­me me lo lle­vó un men­sa­je­ro en auto­mó­vil. No tenía comu­ni­ca­cio­nes allí por radio. Enton­ces man­do a ver si está com­pro­ba­do; me dicen: está com­pro­ba­do. Dije­ron: ya se ha pro­du­ci­do con­tac­to con el enemi­go. Digo yo: qué raro, qué extra­ño, por­que todo indi­ca que este es el ata­que prin­ci­pal; a lo mejor ten­drían una reser­va de tro­pas en Mia­mi y la han man­da­do para el oes­te de La Haba­na, por Pinar del Río, por Bahía Hon­da… Diji­mos: bueno, la bata­lla prin­ci­pal se va a dar en La Haba­na. Y salí de allí. Encar­gué al que esta­ba en el Pues­to de Man­do ‑no a Fer­nán­dez- (…) la tarea de rea­li­zar este ata­que que yo esta­ba orga­ni­zan­do, fui para La Haba­na, y lle­gué a La Haba­na al ama­ne­cer… “‘Y cuan­do lle­go (…) yo no tenía comu­ni­ca­ción en el carro (…) El camino era lar­go, más de tres horas (…) Cuan­do lle­go a La Haba­na al ama­ne­cer, se com­prue­ba que no se había pro­du­ci­do el des­em­bar­co. Y enton­ces el com­pa­ñe­ro que yo dejé allí encar­ga­do de la misión no cono­cía los luga­res y no se lle­vó a cabo el ata­que de tan­ques por la reta­guar­dia de Pla­ya Lar­ga y el enemi­go se reti­ra y se pue­de con­cen­trar en Girón. Si se lle­ga a hacer esa ope­ra­ción los hubié­ra­mos divi­di­do (…) Se habría liqui­da­do la inva­sión, yo calcu­lo, en trein­ta horas. “‘Años más tar­de se cono­ció que la con­fu­sión la gene­ró una manio­bra diver­sio­nis­ta de la CIA, la cual uti­li­zó para ella equi­pos elec­tró­ni­cos muy moder­nos y per­fec­cio­na­dos, capa­ces de simu­lar una bata­lla. Por diver­sos medios de trans­por­ta­ción, bal­sas de goma entre otros, apro­xi­ma­ron los equi­pos has­ta la cos­ta y con efec­tos lumi­no­sos con­tra­pues­tos y los rui­dos carac­te­rís­ti­cos corres­pon­dien­tes, logra­ron dar la apa­rien­cia de un com­ba­te ver­da­de­ro; la noche del 16 se habían obser­va­do movi­mien­tos de bar­cos al oes­te de La Haba­na. “El éxi­to de la manio­bra con­sis­tió en pro­lon­gar los com­ba­tes por un hecho for­tui­to, ya que dio la casua­li­dad de que el úni­co ofi­cial pre­sen­te que cono­cía la zona era el Coman­dan­te en Jefe de las Fuer­zas Arma­das Cuba­nas. Pues la defen­sa de La Haba­na tenía el 90% de sus fuer­zas intac­tas y lis­tas para com­ba­tir y no era nece­sa­rio tras­la­dar nin­gún efec­ti­vo de la cié­na­ga para allá.” Des­de Aus­tra­lia, a tra­vés de Augus­to Mar­tí­nez Sán­chez, el capi­tán Fer­nán­dez infor­ma que la ofen­si­va hacia Pla­ya Lar­ga había sido dete­ni­da y tenía una can­ti­dad inde­ter­mi­na­da de muer­tos y heri­dos. Le res­pon­do por esta mis­ma vía: “4:40 a m. “De Augus­to a Fer­nán­dez: “Fidel reci­bió tu men­sa­je y me infor­ma que te dé las siguien­tes ins­truc­cio­nes: “1. Que empla­ces todas las anti­aé­reas para que pro­te­jan a nues­tra gen­te. “2. Que los tan­ques sigan ata­can­do y que vuel­vas a empla­zar las pie­zas (obu­ses de 122 mm). “3. Que no debes dejar de ins­ta­lar una sola AA. “4. Que te reco­mien­da que man­des una tro­pa, bien del Bon 180 ó del 144 para que avan­ces por Sopli­llar para salir a la Cale­ta del Rosa­rio y cor­tar­les la carre­te­ra. Cor­tar así al enemi­go en dos. “5. Que si es nece­sa­rio se te pue­den enviar los diez tan­ques que están al lle­gar de Jove­lla­nos. “6. Esos diez tan­ques pue­des divi­dir­los en dos gru­pos: por la carre­te­ra y por Bue­na­ven­tu­ra. “7. Que si es nece­sa­rio mover los tan­ques duran­te el día se te pue­de man­dar una fuer­te pro­tec­ción AA. “8. Por últi­mo, dice Fidel que hay que tomar a Pla­ya Lar­ga sin excu­sas.” Tes­ti­mo­nio de José R. Fer­nán­dez Álva­rez: “…la idea de Fidel era divi­dir al enemi­go. Hacer­la con el bata­llón 111 sepa­ran­do a las uni­da­des que están al nor­te de San Blas de las de Girón, y con el 144 ais­lan­do a las que están en Pla­ya Lar­ga de Girón, y con esto dejar­los en tres gru­pos, sepa­ra­dos unos de otros, para ani­qui­lar­los con mayor rapi­dez. “Estoy con­ven­ci­do de que si hubié­ra­mos logra­do esto, hubie­ra caí­do Girón el día 18. Des­afor­tu­na­da­men­te eso no se eje­cu­tó por el bata­llón 111 ni tam­po­co por el bata­llón 144, eso dis­gus­tó a Fidel. Al bata­llón que yo envié se le des­apa­re­ció el guía.” “Lo cier­to es que no salió bien la ope­ra­ción, el enemi­go situa­do en Pla­ya Lar­ga huyó, y uni­do con la fuer­za prin­ci­pal con­tri­bu­yó a la defen­sa y fuer­te resis­ten­cia que hicie­ron en Pla­ya Girón.” Con­ti­nua­rá pró­xi­ma­men­te.

Fidel Cas­tro Ruz

Abril 14 de 2011

10 y 31 p.m.


Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *