Pla­ya Girón- Ángel Gue­rra Cabre­ra

Al ama­ne­cer del 15 de abril de 1961 avio­nes de com­ba­te con insig­nias cuba­nas bom­bar­dea­ron los prin­ci­pa­les aero­puer­tos mili­ta­res de Cuba. Las agen­cias de pren­sa esta­du­ni­den­ses difun­die­ron que se había suble­va­do la fuer­za aérea “de Cas­tro”, espe­cie a la que inten­ta­ron dar cre­di­bi­li­dad con la decla­ra­ción de un supues­to avia­dor mili­tar cubano que habría deser­ta­do y ate­rri­za­do en Mia­mi. Se tra­ta­ba de un pilo­to de la flo­ta de la CIA que actua­ba con­tra Cuba des­de esa maña­na. Adlai Ste­ven­son, repre­sen­tan­te de Esta­dos Uni­dos en la ONU, se esfor­za­ba en con­ven­cer de lo mis­mo al Con­se­jo de Segu­ri­dad.

El bom­bar­deo se pro­po­nía des­truir en tie­rra los sie­te u ocho vie­jos y des­tar­ta­la­dos avio­nes de las fuer­zas revo­lu­cio­na­rias pero fue infruc­tuo­so por cuan­to el man­do cubano había dis­pues­to pre­via­men­te la dis­per­sión y enmas­ca­ra­mien­to de los apa­ra­tos. Los biso­ños arti­lle­ros anti­aé­reos res­pon­die­ron con una llu­via de fue­go y derri­ba­ron su pri­me­ra nave enemi­ga. Uno de ellos, víc­ti­ma de la metra­lla yan­qui, escri­bió mori­bun­do con su san­gre la pala­bra Fidel en el muro más cer­cano.

Era la ante­sa­la de la inva­sión de Pla­ya Girón(Bahía de Cochi­nos), al sur de la pro­vin­cia de Matan­zas, por una bri­ga­da mer­ce­na­ria que con sumo esme­ro pre­pa­ra­ron duran­te más de un año la CIA y el Pen­tá­gono. En mar­zo de 1960 el pre­si­den­te Dwight Eisenho­wer había fir­ma­do una orden eje­cu­ti­va sis­te­ma­ti­zan­do el pro­gra­ma de terro­ris­mo con­tra Cuba, que incluía el reclu­ta­mien­to de cien­tos de con­tra­rre­vo­lu­cio­na­rios, la uni­fi­ca­ción bajo el man­do de la CIA de las orga­ni­za­cio­nes con­tra­rre­vo­lu­cio­na­rias y la crea­ción de una uni­dad para­mi­li­tar.

Es pre­ci­so apun­tar que des­de el mis­mo triun­fo de la Revo­lu­ción y has­ta muchos años des­pués de Pla­ya Girón, la isla fue obje­to de una feroz cam­pa­ña de accio­nes terro­ris­tas, que en con­jun­to cobró la vida de más de tres mil per­so­nas. En los dos años ante­rio­res a la inva­sión, Esta­dos Uni­dos empleó cuan­tio­sos recur­sos en esos menes­te­res y uno de sus pla­nes más caros fue crear y abas­te­cer un foco de ban­das con­tra­rre­vo­lu­cio­na­rias en las mon­ta­ñas del cen­tro de Cuba, muy cer­ca del lugar don­de se pro­du­jo el des­em­bar­co. Pero para el momen­to de la inva­sión ya esa fuer­za había sido pues­ta fue­ra de com­ba­te por los bata­llo­nes de mili­cia­nos obre­ros, cam­pe­si­nos y estu­dian­tes.

Así como habían res­pon­di­do los arti­lle­ros anti­aé­reos en los aero­puer­tos, lo mis­mo ocu­rrió con las uni­da­des envia­das rum­bo al lugar del des­em­bar­co, que pese a la difi­cul­tad de una sola carre­te­ra para acce­der a ese pun­to cho­ca­ron y comen­za­ron a hacer retro­ce­der a los inva­so­res ese mis­mo día, sin olvi­dar el heroís­mo del peque­ño des­ta­ca­men­to mili­ciano posi­cio­na­do en la pla­ya, que logró con­te­ner al enemi­go y retra­sar el des­em­bar­co. Para los tan­quis­tas o arti­lle­ros de cam­pa­ña tam­bién fue su bau­tis­mo de fue­go con equi­pos lle­ga­dos a Cuba des­de la URSS y Che­cos­lo­va­quia en las sema­nas ante­rio­res y cuyo uso fue apren­di­do en tiem­po récord. Los pilo­tos revo­lu­cio­na­rios actua­ron deci­si­va­men­te des­tru­yen­do buques y avio­nes e impac­tan­do a la infan­te­ría enemi­ga en un vér­ti­go de misio­nes suce­si­vas.

Ya Cuba dis­po­nía de un nume­ro­so ejér­ci­to popu­lar mili­ciano. Sal­vo por la avia­ción, fue una can­ti­dad peque­ña de ese ejér­ci­to la que derro­tó la inva­sión en menos de 72 horas, impi­dien­do así el tras­la­do a Cuba del gobierno títe­re des­de una base mili­tar en Flo­ri­da, lis­to para soli­ci­tar la inter­ven­ción de Esta­dos Uni­dos con la com­pli­ci­dad de la OEA. Aque­lla fuer­zas, afir­mó Fidel , habría podi­do enfren­tar con el mis­mo resul­ta­do sie­te u ocho inva­sio­nes simul­tá­neas.

Esta­dos Uni­dos sufrió su pri­me­ra derro­ta mili­tar en Amé­ri­ca Lati­na, se aca­bó la impu­ni­dad a que esta­ba acos­tum­bra­do. A par­tir de enton­ces los pue­blos de nues­tra región fue­ron un poco más inde­pen­dien­tes. Washing­ton sem­bra­ba a Amé­ri­ca Lati­na de dic­ta­du­ras mili­ta­res pero medio siglo des­pués no que­da nin­gu­na de ellas ni están dis­pues­tos los lati­no­ame­ri­ca­nos a per­mi­tir­las. Bas­ta mirar a la resis­ten­cia en Hon­du­ras.

A Pla­ya Girón se fue a com­ba­tir natu­ral­men­te por el socia­lis­mo. Millo­nes que has­ta dos años antes tenía­mos pre­jui­cios anti­co­mu­nis­tas había­mos expe­ri­men­ta­do tal radi­ca­li­za­ción de nues­tro pen­sa­mien­to polí­ti­co que escu­cha­mos fer­vo­ro­sos a Fidel el 16 de abril dar vivas a nues­tra revo­lu­ción socia­lis­ta en la des­pe­di­da de los caí­dos en el bom­bar­deo de la maña­na ante­rior. La con­cien­cia revo­lu­cio­na­ria y la uni­dad del pue­blo orga­ni­za­do en torno a sus líde­res ha sido y es lo que hace inven­ci­ble a Cuba.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *