Denun­cian la exis­ten­cia de «lis­tas ideo­ló­gi­cas clan­des­ti­nas e ile­ga­les»

Denuncian la existencia de "listas ideológicas clandestinas e ilegales"

La aso­cia­ción de abo­ga­dos Esku­bi­deak ha denun­cia­do la exis­ten­cia de bases de datos «clan­des­ti­nas e ile­ga­les» con datos de miles de per­so­nas vin­cu­la­das con la izquier­da aber­tza­le y que se habrían apor­ta­do a los pro­ce­sos de ile­ga­li­za­ción de agru­pa­cio­nes polí­ti­cas.

Iñi­go Santxo y Julen Arzua­ga, repre­sen­tan­tes de Esku­bi­deak, han anun­cia­do que la aso­cia­ción ha inter­pues­to denun­cias ante la Agen­cia de Pro­tec­ción de Datos vas­ca, esta­tal y euro­pea, las Jun­tas Elec­to­ra­les pro­vin­cia­les y los arar­te­kos de la CAV, de Nafa­rroa y de la Unión Euro­pea por la exis­ten­cia de esas «lis­tas ideo­lí­gi­cas clan­des­ti­nas».

En la com­pa­re­cen­cia que han ofre­ci­do en Bil­bo han denun­cia­do que las FSE «tie­nen bases con miles de nom­bres para detec­tar can­di­da­tos con­ta­mi­na­dos» en las lis­tas de la izquier­da aber­tza­le a las elec­cio­nes, unas «bases ideo­ló­gi­cas» cuyo ori­gen sería múl­ti­ple y que inclu­yen des­de per­so­nas de las can­di­da­tu­ras elec­to­ra­les anu­la­das has­ta apo­de­ra­dos e inter­ven­to­res.

Ade­más, abar­ca­rían «a per­so­nas que desa­rro­llan acti­vi­da­des labo­ra­les en par­ti­dos ile­ga­li­za­dos o han pres­ta­do ser­vi­cio como empre­sas, así como a ciu­da­da­nos con algún gra­do de paren­tes­co con per­so­nas pre­sas o en situa­ción de rebel­día». A ello se le suma­rían los datos que han sido reco­gi­dos por «rese­ñas perio­dís­ti­cas, segui­mien­tos poli­cia­les o cuen­tas ban­ca­rias y regis­tros nota­ria­les, cuan­do se visi­ta a un pre­so, cuan­do se par­ti­ci­pa en ongie­to­rris o cuan­do uno se car­tea con un pre­so».

Según han expli­ca­do, a tenor de los infor­mes uti­li­za­dos para las ile­ga­li­za­cio­nes, tam­bién hay datos sobre si exis­te paren­tes­co con pre­sos polí­ti­cos, si se ha fir­ma­do mani­fies­tos polí­ti­cos y si hay ante­ce­den­tes poli­cia­les y judi­cia­les, aun­que lue­go el caso haya sido sobre­seí­do o el acu­sa­do decla­ra­do ino­cen­te.

Mer­ma­do el dere­cho de sufra­gio pasi­vo

Por ello, han remi­ti­do a las Jun­tas Elec­to­ra­les de Hego Eus­kal Herria un escri­to recla­man­do que no «comu­ni­que o faci­li­te nin­gún dato» de per­so­nas que hayan «teni­do algu­na par­ti­ci­pa­ción en ante­rio­res pro­ce­sos elec­to­ra­les».

Santxo y Arzua­ga han sub­ra­ya­do que «la ley impi­de que los datos reco­gi­dos con un obje­to sean lue­go usa­dos para fines dis­tin­tos como la ile­ga­li­za­ción de par­ti­dos o la con­cul­ca­ción del dere­cho al sufra­gio pasi­vo (pre­sen­tar­se como can­di­da­to)».

Han seña­la­do que no hay posi­bi­li­dad de acce­der a esos fiche­ros de datos, ni cabe su «posi­ble can­ce­la­ción», por lo que «el dere­cho de sufra­gio pasi­vo de miles de ciu­da­da­nos vas­cos esta­ría mer­ma­do».

Por todo ello, los abo­ga­dos han pedi­do ampa­ro a los arar­te­kos de la CAV y de Nafa­rroa y al Defen­sor del Pue­blo euro­peo, y han soli­ci­ta­do a la Agen­cia de Pro­tec­ción de Datos que inves­ti­gue qué tipo de archi­vos uti­li­zan las FSE para ela­bo­rar sus infor­mes, qué infrac­cio­nes han podi­do come­ter­se y, en caso afir­ma­ti­vo, le piden que apli­que medi­das correc­to­ras, san­cio­nes e indem­ni­za­cio­nes.

Esku­bi­deak ha expli­ca­do que los pro­ce­di­mien­tos pues­tos en mar­cha deben tener res­pues­ta en un pla­zo de trein­ta días y ha anun­cia­do que, en el caso de que des­de la Agen­cia de Pro­tec­ción de Datos se nie­gue su exis­ten­cia, están «dis­pues­tos a reco­rrer todas las ins­tan­cias lega­les a nues­tro alcan­ce».

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *