Ante las últi­mas deten­cio­nes- Ezker Abertzalea

En pri­mer lugar, la Izquier­da Aber­tza­le quie­re denun­ciar las deten­cio­nes pro­du­ci­das en Lego­rre­ta. Asi­mis­mo, la Izquier­da Aber­tza­le quie­re mos­trar su hon­da preo­cu­pa­ción por el tra­to que pue­dan reci­bir las per­so­nas dete­ni­das de manos de la Guar­dia Civil.

Las ulti­mas deten­cio­nes jun­to con todas las actua­cio­nes repre­si­vas de las ulti­mas sema­nas (dece­nas de deten­cio­nes, tor­tu­ras, prohi­bi­cio­nes de mani­fes­ta­cio­nes, ile­ga­li­za­cio­nes…) vuel­ven a mos­trar­nos en toda su cru­de­za la agen­da polí­ti­ca enve­ne­na­da que Madrid quie­re impo­ner a nues­tro pueblo.

El PSOE y el PP, quie­ren man­te­ner este pue­blo bajo un Esta­do de excep­ción, cues­te lo que cues­te, inten­tan­do de esta mane­ra que el pro­ce­so abier­to y la nue­va fase polí­ti­ca en mar­cha no se con­so­li­den ni afiancen.

Fren­te a la mayo­ría polí­ti­ca, sin­di­cal y social que hace suya la hoja de ruta defi­ni­da en Ger­ni­ka, el Esta­do, teme­ro­so de la libre con­fron­ta­ción polí­ti­ca y demo­crá­ti­ca de ideas y pro­yec­tos, opta por man­te­ner­se en la trin­che­ra polí­ti­ca del inmo­vi­lis­mo, valién­do­se para ello de la uti­li­za­ción de la vio­len­cia y la represión.

Sin embar­go, estas rece­tas repre­si­vas no son más que sín­to­ma de una gran debi­li­dad polí­ti­ca que deja al des­cu­bier­to la opción del Esta­do y le res­ta toda legi­ti­mi­dad ante nues­tro pue­blo, legi­ti­mi­dad que hoy en día roza míni­mos his­tó­ri­cos. Mien­tras que el Esta­do retro­ce­de en sus posi­cio­nes, la impa­ra­ble mayo­ría polí­ti­ca, sin­di­cal y social que ha opta­do por la demo­cra­cia y la acu­mu­la­ción de fuer­zas se mues­tra ante nues­tro pue­blo car­ga­da de razo­nes, argu­men­tos y futuro.

Por ulti­mo, la Izquier­da Aber­tza­le rea­li­za un lla­ma­mien­to al Esta­do para que deje de lado todo accio­nar repre­si­vo y que rea­li­zan­do una apues­ta por las vías exclu­si­va­men­te polí­ti­cas y demo­crá­ti­cas, de la talla que el momen­to polí­ti­co abier­to en Eus­kal Herria exige.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.