Ante las últi­mas deten­cio­nes- Ezker Aber­tza­lea

En pri­mer lugar, la Izquier­da Aber­tza­le quie­re denun­ciar las deten­cio­nes pro­du­ci­das en Lego­rre­ta. Asi­mis­mo, la Izquier­da Aber­tza­le quie­re mos­trar su hon­da preo­cu­pa­ción por el tra­to que pue­dan reci­bir las per­so­nas dete­ni­das de manos de la Guar­dia Civil.

Las ulti­mas deten­cio­nes jun­to con todas las actua­cio­nes repre­si­vas de las ulti­mas sema­nas (dece­nas de deten­cio­nes, tor­tu­ras, prohi­bi­cio­nes de mani­fes­ta­cio­nes, ile­ga­li­za­cio­nes…) vuel­ven a mos­trar­nos en toda su cru­de­za la agen­da polí­ti­ca enve­ne­na­da que Madrid quie­re impo­ner a nues­tro pue­blo.

El PSOE y el PP, quie­ren man­te­ner este pue­blo bajo un Esta­do de excep­ción, cues­te lo que cues­te, inten­tan­do de esta mane­ra que el pro­ce­so abier­to y la nue­va fase polí­ti­ca en mar­cha no se con­so­li­den ni afian­cen.

Fren­te a la mayo­ría polí­ti­ca, sin­di­cal y social que hace suya la hoja de ruta defi­ni­da en Ger­ni­ka, el Esta­do, teme­ro­so de la libre con­fron­ta­ción polí­ti­ca y demo­crá­ti­ca de ideas y pro­yec­tos, opta por man­te­ner­se en la trin­che­ra polí­ti­ca del inmo­vi­lis­mo, valién­do­se para ello de la uti­li­za­ción de la vio­len­cia y la repre­sión.

Sin embar­go, estas rece­tas repre­si­vas no son más que sín­to­ma de una gran debi­li­dad polí­ti­ca que deja al des­cu­bier­to la opción del Esta­do y le res­ta toda legi­ti­mi­dad ante nues­tro pue­blo, legi­ti­mi­dad que hoy en día roza míni­mos his­tó­ri­cos. Mien­tras que el Esta­do retro­ce­de en sus posi­cio­nes, la impa­ra­ble mayo­ría polí­ti­ca, sin­di­cal y social que ha opta­do por la demo­cra­cia y la acu­mu­la­ción de fuer­zas se mues­tra ante nues­tro pue­blo car­ga­da de razo­nes, argu­men­tos y futu­ro.

Por ulti­mo, la Izquier­da Aber­tza­le rea­li­za un lla­ma­mien­to al Esta­do para que deje de lado todo accio­nar repre­si­vo y que rea­li­zan­do una apues­ta por las vías exclu­si­va­men­te polí­ti­cas y demo­crá­ti­cas, de la talla que el momen­to polí­ti­co abier­to en Eus­kal Herria exi­ge.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *