Chi­na repli­ca al infor­me de EEUU con docu­men­to sobre dere­chos huma­nos en EE.UU. – Blo­gue­ros y corres­pon­sa­les de la revo­lu­ción (tex­to ínte­gro)

Chi­na repli­có a las crí­ti­cas de Esta­dos Uni­dos sobre su situa­ción de dere­chos huma­nos publi­can­do hoy un infor­me del regis­tro de dere­chos huma­nos esta­dou­ni­den­se.

La Ofi­ci­na de Infor­ma­ción del Con­se­jo de Esta­do o gabi­ne­te de Chi­na dio a cono­cer el Regis­tro de Dere­chos Huma­nos de Esta­dos Uni­dos en 2010 en res­pues­ta al Infor­me Anual por Paí­ses sobre Prác­ti­cas de Dere­chos Huma­nos en 2010 publi­ca­do el 8 de abril por el Depar­ta­men­to de Esta­do esta­dou­ni­den­se.

Los infor­mes esta­dou­ni­den­ses están «lle­nos de dis­tor­sio­nes y acu­sa­cio­nes sobre la situa­ción de los dere­chos huma­nos en más de 190 paí­ses y regio­nes, inclui­da Chi­na. Sin embar­go, Esta­dos Uni­dos igno­ra su pro­pia situa­ción de dere­chos huma­nos terri­ble y rara vez la men­cio­na», dice el infor­me ela­bo­ra­do por Chi­na.

Esta­dos Uni­dos ha con­ver­ti­do a los dere­chos huma­nos en «un ins­tru­men­to polí­ti­co para difa­mar la ima­gen de otras nacio­nes y para con­se­guir sus pro­pios intere­ses estra­té­gi­cos», dice el infor­me.

El infor­me redac­ta­do por Chi­na ilus­tra un his­to­rial funes­to de Esta­dos Uni­dos sobre sus pro­pios dere­chos huma­nos e indi­ca que no se pue­de jus­ti­fi­car que ese país pre­ten­da ser la «jus­ti­cia en dere­chos huma­nos» del mun­do.

«Sin embar­go, año tras año publi­ca el Infor­me Anual por Paí­ses sobre Prác­ti­cas de Dere­chos Huma­nos para acu­sar y cul­par a otros paí­ses por sus prác­ti­cas de dere­chos huma­nos», dice el regis­tro chino.

Estas accio­nes evi­den­cian com­ple­ta­men­te la hipo­cre­sía de Esta­dos Uni­dos al ejer­cer cri­te­rios dobles sobre dere­chos huma­nos y su plan mali­cio­so de bus­car la hege­mo­nía bajo el pre­tex­to de los dere­chos huma­nos, agre­ga.

El docu­men­to chino acon­se­ja al gobierno esta­dou­ni­den­se que «tome medi­das con­cre­tas para mejo­rar su pro­pia situa­ción de los dere­chos huma­nos, que exa­mi­ne y rec­ti­fi­que sus acti­vi­da­des en ese terreno y que deten­ga sus actos hege­mó­ni­cos, que con­sis­ten en uti­li­zar los dere­chos huma­nos para inter­fe­rir en los asun­tos inter­nos de otros paí­ses».

http://​spa​nish​.chi​na​.org​.cn/​c​h​i​n​a​/​t​x​t​/​2​011 – 04/11/content_22327507.htm

Tex­to ínte­gro del Regis­tro de los Dere­chos Huma­nos en Esta­dos Uni­dos en 2010

I. Sobre la vida, la pro­pie­dad y la segu­ri­dad per­so­nal

II. Sobre los Dere­chos Civi­les y Polí­ti­cos

III. Sobre los dere­chos eco­nó­mi­cos, socia­les y cul­tu­ra­les

IV. Sobre la dis­cri­mi­na­ción racial

V. Sobre los dere­chos de las muje­res y los niños

VI. Sobre vio­la­cio­nes de los dere­chos huma­nos en otros paí­ses

BEIJING, 10 abr (Xinhua) – A con­ti­nua­ción pre­sen­ta­mos el tex­to ínte­gro del Regis­tro de los Dere­chos Huma­nos en Esta­dos Uni­dos en 2010, publi­ca­do hoy domin­go en Bei­jing por la Ofi­ci­na de Infor­ma­ción del Con­se­jo de Esta­do (gabi­ne­te de Chi­na):

El Depar­ta­men­to de Esta­do de los Esta­dos Uni­dos publi­có el 8 de abril de 2011 su Infor­me Anual por Paí­ses sobre Prác­ti­cas de Dere­chos Huma­nos en 2010. Tal y como en años ante­rio­res, el infor­me rebo­sa de acu­sa­cio­nes sobre la situa­ción de los dere­chos huma­nos en más de 190 paí­ses y regio­nes del mun­do, inclui­da Chi­na, pero igno­ra inten­cio­nal­men­te o ape­nas men­cio­na la mala situa­ción de los dere­chos huma­nos de su pro­pio país.

El Regis­tro de los Dere­chos Huma­nos de EEUU en 2010 tie­ne como obje­ti­vo ayu­dar a que los pue­blos de todo el mun­do logren enten­der mejor la ver­da­de­ra situa­ción de los dere­chos huma­nos en EEUU y exi­gir a ese país que afron­te sus pro­pios asun­tos de dere­chos huma­nos.

I. Sobre la vida, la pro­pie­dad y la segu­ri­dad per­so­nal

Esta­dos Uni­dos es el país que sufre los crí­me­nes más gra­ves en todo el mun­do, y la vida, pro­pie­dad y segu­ri­dad per­so­nal de sus habi­tan­tes no están garan­ti­za­das.

Cada año, una de cada cin­co per­so­nas es víc­ti­ma de un cri­men en EEUU (10 Facts About Cri­me in the Uni­ted Sta­tes that Will Blow Your Mind, Befo​reits​news​.com), la tasa más alta del Pla­ne­ta. En 2009, los resi­den­tes esta­dou­ni­den­ses mayo­res de 12 años sufrie­ron un total esti­ma­do de 4,3 millo­nes de crí­me­nes vio­len­tos, 15,6 millo­nes de deli­tos de pro­pie­dad así como 133.000 robos per­so­na­les, con lo que la cifra de víc­ti­mas por 1.000 per­so­nas fue de 17,1, de acuer­do con un infor­me dado a cono­cer por el Depar­ta­men­to de Jus­ti­cia de EEUU el 13 de octu­bre de 2010 (Cri­mi­nal Vic­ti­mi­za­tion 2009, del Depar­ta­men­to de Jus­ti­cia de Esta­dos Uni­dos, www​.ojp​.usdoj​.gov). La inci­den­cia de deli­tos se dis­pa­ró en muchas ciu­da­des de EEUU, como por ejem­plo en St. Louis, en el esta­do de Mis­sou­ri, don­de se per­pe­tra­ron 2.070 crí­me­nes vio­len­tos por 100.000 resi­den­tes, con­vir­tién­do­la en la ciu­dad más peli­gro­sa del país (St. Louis Tops List of Most Dan­ge­rous US Cities, the Asso­cia­ted Press, el 22 de noviem­bre de 2010, citan­do a un estu­dio de CQ Press divul­ga­do el 21 de noviem­bre de 2010). A su vez, los resi­den­tes de Detroit, en el esta­do de Michi­gan, son víc­ti­mas de más de 15.000 crí­me­nes vio­len­tos al año, lo cual sig­ni­fi­ca que la ciu­dad regis­tra 1.600 crí­me­nes vio­len­tos por cada 100.000 resi­den­tes. Las cua­tro mayo­res ciu­da­des de EEUU, Phi­la­delphia, Chica­go, Los Ange­les y Nue­va York, regis­tra­ron un incre­men­to de ase­si­na­tos en 2010 en com­pa­ra­ción con el año ante­rior (USA Today, 5 de diciem­bre de 2010). Duran­te la sema­na del 29 de mar­zo al 4 de abril se come­tie­ron 25 homi­ci­dios en el con­da­do de Los Ánge­les y en la pri­me­ra mitad de 2010 un total de 373 fue­ron ase­si­na­das en ese mis­mo lugar (www​.lap​don​li​ne​.org). Des­de el 11 de noviem­bre de 2010, la ciu­dad de Nue­va York regis­tró un aumen­to de doble dígi­to de la tasa de homi­ci­dios, con un total de 464 casos, una subi­da del 16 por cien­to fren­te a los 400 repor­ta­dos duran­te el mis­mo perio­do del año ante­rior (The Washing­ton Post, el 12 de noviem­bre de 2010).

El con­trol de EEUU sobre la ya desen­fre­na­da pose­sión de armas en el país fue laxo. La agen­cia Reuters infor­mó el 10 de noviem­bre de 2010 que EEUU es el país que más armas par­ti­cu­la­res posee. Apro­xi­ma­da­men­te 90 millo­nes de per­so­nas poseen unos 200 millo­nes de armas en EEUU, país cuya pobla­ción es de unos 300 millo­nes de habi­tan­tes. Con cua­tro votos a favor y uno en con­tra, el Tri­bu­nal Supre­mo de EEUU dic­ta­mi­nó el 28 de junio de 2010 que la segun­da enmien­da a la Cons­ti­tu­ción de ese país auto­ri­za a los ciu­da­da­nos esta­do­nui­den­ses a poseer armas, dere­cho que no pue­de ser vio­la­do por los gobier­nos esta­tal o local, amplian­do de esta mane­ra el per­mi­so de pose­sión de armas para la defen­sa per­so­nal al país ente­ro (The Washing­ton Post, 29 de junio de 2010). Los bares de los cua­tro esta­dos de Ten­nes­see, Ari­zo­na, Geor­gia y Vir­gi­nia admi­ten a clien­tes con armas car­ga­das mien­tras que otros 18 esta­dos de EEUU per­mi­ten lle­var armas a los clien­tes de res­tau­ran­tes que sir­ven alcohol (The New York Times, 3 de octum­bre de 2010). En Ten­nes­see hay casi 300.000 titu­la­res de per­mi­sos de revól­ve­res. El 7 de junio de 2010, el perió­di­co The Washing­ton Times infor­mó que en noviem­bre de 2008 adqui­rie­ron armas de fue­go un total de 450.000 per­so­nas más que duran­te el mis­mo mes del año 2007, lo que repre­sen­ta un incre­men­to 10 veces mayor a la dife­ren­cia regis­tra­da entre noviem­bre de 2006 y el mis­mo mes de 2007. A su vez, entre noviem­bre de 2008 y octu­bre de 2009 com­pra­ron armas casi 2,5 millo­nes de per­so­nas más que duran­te los 12 meses pre­ce­den­tes (The Washing­ton Times, 7 de junio de 2010). Los fre­cuen­tes tiro­teos ocu­rri­dos en las uni­ver­si­da­des esta­dou­ni­den­ses han lla­ma­do la aten­ción de la opi­nión públi­ca en los últi­mos años. El dia­rio bri­tá­ni­co Daily Tele­graph infor­mó en su edi­ción del 21 de febre­ro de 2011 de que el esta­do de Texas adop­ta­rá una nue­va ley que per­mi­ti­rá a 500.000 estu­dian­tes y pro­fe­so­res de 38 uni­ver­si­da­des públi­cas loca­les entrar en los cam­pus con armas. El esta­do de Utah ya cuen­ta con una legis­la­ción simi­lar en vigor.

Esta­dos Uni­dos regis­tró un mar­ca­do incre­men­to de deli­tos rela­cio­na­dos con armas de fue­go. Las esta­dís­ti­cas demues­tran que en ese país hubo 12.000 homi­ci­dios cau­sa­dos por armas al año (The New York Times, 26 de sep­tiem­bre de 2010). Segun cifras publi­ca­das por el Depar­ta­men­to de Jus­ti­cia de EEUU el 13 de octu­bre de 2010, el año ante­rior el 22 por cien­to del total de crí­me­nes vio­len­tos empleó armas de fue­go en ese país, mien­tras que un 47 por cien­to de robos tam­bién se come­tió con el uso de armas (www​.ojp​.usdoj​.gov, 13 de octu­bre de 2010). El 30 de mar­zo de 2010, cin­co hom­bres ase­si­na­ron a cua­tro per­so­nas e hirie­ron a otras cin­co en un tiro­teo efec­tua­do des­de un coche (The Washing­ton Post, 27 de abril de 2010) mien­tras que en abril se pro­du­je­ron seis tiro­teos sepa­ra­dos que deja­ron un total de 16 víc­ti­mas, dos de ellas mor­ta­les (www​.myfox​chica​go​.com). El 3 de abril suce­dió otro tiro­teo mor­tal en un res­tau­ran­te del nor­te de Holly­wood, en los Ánge­les, que dejó un total de cua­tro muer­tos y otros dos heri­dos (www​.nbclo​san​ge​les​.com, 4 de abril de 2010). Por lo menos una per­so­na pere­ció y otras 21 resul­ta­ron heri­das en tiro­teos inde­pen­dien­tes en Chica­go entre las fechas apro­xi­ma­das del 29 y el 30 de mayo (www​.chica​gobrea​kin​gnews​.com, 30 de mayo de 2010). En junio del mis­mo año, un total de 52 per­so­nas fue­ron acri­bi­lla­das en un fin de sema­na en Chica­go (www​.huf​fing​ton​post​.com, 21 de junio de 2010). Entre mayo y julio tres agen­tes de la poli­cía pere­cie­ron por balas a manos de asal­tan­tes (Chica­go Tri­bu­ne, 19 de julio de 2010). En todo el mes de julio fue­ron tiro­tea­das en Chica­go 303 per­so­nas, de las cua­les 33 falle­cie­ron. Entre el 5 y el 8 de noviem­bre, cua­tro per­so­nas murie­ron y otras cin­co resul­ta­ron heri­das en dos tiro­teos sepa­ra­dos en Oakland, en el esta­do de Cali­for­nia (World Jour­nal, 11 de noviem­bre de 2010). El 30 de noviem­bre de 2010 un ado­les­cen­te de 15 años tomó como rehe­nes a su pro­fe­so­ra y a 24 com­pa­ñe­ros de cla­se a pun­ta de pis­to­la en el con­da­do de Mari­net­te, esta­do de Wis­con­sin (abcNews, 30 de noviem­bre de 2010). El día 8 de enero de este año la miem­bro de la Cáma­ra de Repre­sen­tan­tes de EEUU Gabrie­lle Gif­fords resul­tó heri­da de gra­ve­dad por dis­pa­ros en Tuc­son, esta­do de Ari­zo­na. Ade­más, el cri­men cau­só la muer­te de seis per­so­nas e hirió a otras 12 (Los Ange­les Times, 9 de enero de 2011).

II. Sobre los Dere­chos Civi­les y Polí­ti­cos

El gobierno de Esta­dos Uni­dos come­te gra­ves vio­la­cio­nes de los dere­chos civi­les y polí­ti­cos de los ciu­da­da­nos.

La pri­va­ci­dad de los indi­vi­duos se ha vis­to soca­va­da. Según las cifras difun­di­das en sep­tiem­bre de 2010 por la Unión Ame­ri­ca­na de Liber­ta­des Civi­les (ACLU, siglas en inglés), más de 6.600 via­je­ros fue­ron some­ti­dos a regis­tros median­te dis­po­si­ti­vos elec­tró­ni­cos entre el 1 de octu­bre de 2008 y el 2 de junio de 2010. Prác­ti­ca­men­te la mitad de ellos eran ciu­da­da­nos esta­dou­ni­den­ses. El 7 de sep­tiem­bre de 2010, el perió­di­co Wall Street Jour­nal infor­mó de que el Depar­ta­men­to de Segu­ri­dad Inter­na (DHS, siglas en inglés) había sido denun­cia­do por apli­car polí­ti­cas que per­mi­ten la ins­pec­ción e incau­ta­ción de orde­na­do­res por­tá­ti­les, telé­fo­nos móvi­les y otros dis­po­si­ti­vos elec­tró­ni­cos sin nece­si­dad de que exis­ta nin­gu­na sos­pe­cha razo­na­ble de deli­to. Estas polí­ti­cas no ponen lími­te al tiem­po por el que el depar­ta­men­to pue­de rete­ner las per­te­nen­cias de los via­je­ros ni al tipo de infor­ma­ción pri­va­da que pue­de ser ana­li­za­da, copia­da o rete­ni­da. Tam­po­co exis­te pro­vi­sión algu­na sobre la apro­ba­ción o la super­vi­sión judi­cial. Cuan­do el perio­dis­ta colom­biano Holl­man Morris soli­ci­tó el 17 de julio de 2010 un visa­do de estu­dian­te para ingre­sar en la Uni­ver­si­dad de Har­vard con una beca de inves­ti­ga­ción, las auto­ri­da­des com­pe­ten­tes se lo dene­ga­ron recu­rrien­do al argu­men­to de que era inele­gi­ble bajo la sec­ción de «acti­vi­da­des terro­ris­tas» del Acta Patrió­ti­ca. Un esta­dou­ni­den­se de ori­gen ára­be lla­ma­do Yasir Afi­fi, resi­den­te de Cali­for­nia, des­cu­brió que el FBI había colo­ca­do un dis­po­si­ti­vo GPS cer­ca de la rue­da tra­se­ra dere­cha de su vehícu­lo. En agos­to de 2010, la ACLU, la Asian Law Cau­cus y el sema­na­rio San Fran­cis­co Bay Guar­dian pre­sen­ta­ron una deman­da para exi­gir que se difun­die­ran los docu­men­tos del FBI rela­cio­na­dos con la inves­ti­ga­ción y vigi­lan­cia de las comu­ni­da­des musul­ma­nas de la zona. La ofi­ci­na del FBI de San Fran­cis­co se negó a comen­tar el asun­to argu­yen­do que la inves­ti­ga­ción «toda­vía esta­ba en cur­so» (The Washing­ton Post, 13 de octu­bre de 2010). En octu­bre de 2010, la Admi­nis­tra­ción de Segu­ri­dad en el Trans­por­te de EEUU ele­vó los nive­les de segu­ri­dad en los aero­puer­tos esta­dou­ni­den­ses, requi­rien­do que los pasa­je­ros pasen por escá­ne­res de cuer­po ente­ro y argu­men­tan­do que los pasa­je­ros no pue­den negar­se a ello basán­do­se en sus creen­cias reli­gio­sas. Los gru­pos de liber­ta­des civi­les res­pon­die­ron dicien­do que los che­queos de segu­ri­dad inten­si­vos van en con­tra de las liber­ta­des civi­les como la liber­tad reli­gio­sa, el dere­cho a la pri­va­ci­dad y la pro­tec­ción cons­ti­tu­cio­nal con­tra los regis­tros irra­zo­na­bles (AP, 16 de noviem­bre de 2010). La ACLU y la Aso­cia­ción de Via­jes de EEUU han reci­bi­do miles de recla­ma­cio­nes con­tra las medi­da­des de segu­ri­dad en los aero­puer­tos (The Chris­tian Scien­ce Moni­tor, el 20 de noviem­bre de 2010).

El abu­so de la vio­len­cia y el recur­so a la tor­tu­ra para obte­ner con­fe­sio­nes de los sos­pe­cho­sos son prác­ti­cas comu­nes entre los miem­bros de las fuer­zas de segu­ri­dad de Esta­dos Uni­dos. Según una noti­cia publi­ca­da el 14 de octu­bre de 2010 por Asso­cia­ted Press, el Depar­ta­men­to de Poli­cía de Nue­va York (NYDP, siglas en inglés) pagó alre­de­dor de 964 millo­nes de dóla­res para resol­ver recla­ma­cio­nes sobre la con­duc­ta de sus agen­tes. En uno de los casos, un hom­bre des­ar­ma­do murió en el día de su boda duran­te un tiro­teo en el que la poli­cía uti­li­zó 50 balas. Los tres agen­tes impli­ca­dos fue­ron absuel­tos de los car­gos de homi­ci­dio y el NYDP resol­vió el caso pagán­do­le una cier­ta can­ti­dad de dine­ro a la pro­me­ti­da y los ami­gos de la víc­ti­ma a modo de com­pen­sa­ción (Chi­na Press, 15 de octu­bre de 2010). Esta­dos Uni­dos alar­dea de su «jus­ti­cia judicial».¿Acaso se ha hecho jus­ti­cia en los casos de estas víc­ti­mas? En junio de 2010, un jura­do fede­ral decla­ró al ex tenien­te de poli­cía de Chica­go Jon Bur­ge cul­pa­ble de per­ju­rio y obs­truc­ción a la jus­ti­cia. Tan­to Bur­ge como los agen­tes a sus órde­nes apli­ca­ron des­car­gas eléc­tri­cas, sofo­ca­ron y que­ma­ron a sos­pe­cho­sos para hacer­les con­fe­sar en las déca­das de 1970 y 1980 (The Bos­ton Glo­be, 2 de noviem­bre de 2010). El Chica­go Tri­bu­ne infor­mó el 12 de mayo de 2010 de que la poli­cía de Chica­go había sido acu­sa­da de lle­var a cabo deten­cio­nes sin tener órde­nes de arres­to y enca­de­nar a los dete­ni­dos a pare­des o ban­cos de metal, dejar­los sin comer, prohi­bir­les ir al baño y no pro­por­cio­nar­les un lugar en el que dor­mir, una for­ma «sua­ve» de tor­tu­ra cuyo obje­ti­vo era obte­ner con­fe­sio­nes invo­lun­ta­rias. El 22 de mar­zo, un hom­bre sin techo fue aba­ti­do a tiros por un agen­te de poli­cía en Portland, en el esta­do de Ore­gon (Chi­na Press, 1 de abril de 2010). Ade­más, un agen­te de poli­cía de West­mins­ter (Colo­ra­do) que se encon­tra­ba fue­ra de ser­vi­cio fue arres­ta­do bajo sos­pe­chas de haber secues­tra­do y vio­la­do a una mujer el 3 de abril con un agen­te peni­ten­cia­rio como supues­to cóm­pli­ce (Los Ange­les Times, 6 de abril de 2010). El 17 de abril, un agen­te patru­lle­ro espe­cia­li­za­do en ban­das cri­mi­na­les gol­peó y agre­dió ver­bal­men­te a un sos­pe­cho­so (Seattle Post-Inte­lli­gen­cer, 10 de mayo de 2010). El 24 de mar­zo, Chad Holley, de 15 años de edad, fue gol­pea­do bru­tal­men­te por ocho agen­tes de poli­cía en Hous­ton. El ado­les­cen­te ase­gu­ró que los poli­cías le pro­pi­na­ron puñe­ta­zos en la cara y le die­ron rodi­lla­zos en la espal­da mien­tras se encon­tra­ba ten­di­do en el sue­lo boca aba­jo. Tras una inves­ti­ga­ción de dos meses, cua­tro de los agen­tes fue­ron acu­sa­dos y des­pe­di­dos (Hous­ton Chro­ni­cle, 4 de mayo y 23 de junio de 2010). El 11 de agos­to, tres per­so­nas resul­ta­ron heri­das en un tiro­teo mien­tras la poli­cía per­se­guía a los ladro­nes de una fur­go­ne­ta en el con­da­do Prin­ce Geor­ge, en el esta­do de Mary­land. Los fami­lia­res de los tres heri­dos cri­ti­ca­ron a la poli­cía por haber dis­pa­ra­do con­tra la fur­go­ne­ta antes de que sus ocu­pan­tes hubie­ran rea­li­za­do nin­gún dis­pa­ro (Washing­ton Post, 14 de agos­to de 2010). El 5 de sep­tiem­bre de 2010, un agen­te de Los Ange­les aba­tió a tiros al inmi­gran­te gua­te­ma­la Manuel Jami­nes. El inci­den­te des­en­ca­de­nó una mani­fes­ta­ción dos días des­pués. Duran­te la pro­tes­ta, la poli­cía se enfren­tó a los mani­fes­tan­tes y arres­tó a 22 de ellos (Sing Tao Daily citan­do al New York Times, 8 de sep­tiem­bre de 2010). El 5 de noviem­bre de 2010 se orga­ni­zó una gran mani­fes­ta­ción en Oakland para pro­tes­tar con­tra un vere­dic­to de un tri­bu­nal de Los Ange­les en el que se con­de­na­ba al agen­te Johan­nes Meh­ser­le a tan sólo dos años de cár­cel por haber aba­ti­do a tiros a un esta­dou­ni­den­se de ori­gen afri­cano lla­ma­do Oscar Grant dos años atrás mien­tras éste se encon­tra­ba des­ar­ma­do. La poli­cía arres­tó a más de 150 per­so­nas duran­te la pro­tes­ta (San Fran­cis­co Chro­ni­cle, 9 de noviem­bre de 2010).

Esta­dos Uni­dos, que siem­pre se ha pro­cla­ma­do como «la tie­rra de la liber­tad», cuen­ta sin embar­go con el mayor núme­ro de pre­sos del mun­do. Según un infor­me sobre el Pro­yec­to de Desem­pe­ño de la Segu­ri­dad Públi­ca en los Esta­dos publi­ca­do en 2008 por el Pew Cen­ter, uno de cada cien adul­tos del país están cum­plien­do con­de­na en la cár­cel. En 1970, la pro­por­ción era de uno de cada 400. En 2011, las cár­ce­les de Esta­dos Uni­dos ten­drán más de 1,7 millo­nes de pre­sos, con un aumen­to del 13 por cien­to en com­pa­ra­ción con 2006. Este dra­má­ti­co incre­men­to lle­va­rá a una situa­ción de haci­na­mien­to en las pri­sio­nes. Las cár­ce­les de Cali­for­nia alo­jan a 164.000 pre­sos, una cifra que dobla la capa­ci­dad para la que fue­ron cons­trui­das (The Wall Street Jour­nal, 1 de diciem­bre de 2010). En New Begin­nings, un cen­tro correc­cio­nal de Washing­ton en el que ingre­san los peo­res delin­cuen­tes juve­ni­les, sólo hay 60 camas para los 550 jóve­nes que fue­ron con­de­na­dos en 2009 por los crí­me­nes más vio­len­tos. Muchos de ellos vol­ve­rían a delin­quir si no reci­bie­ran la aten­ción ade­cua­da o podrían ser víc­ti­mas de crí­me­nes vio­len­tos (The Washing­ton Post, 28 de agos­to de 2010). El males­tar pro­vo­ca­do por las malas con­di­cio­nes y la ges­tión inade­cua­da de las pri­sio­nes se mani­fies­ta a menu­do en inci­den­tes. El Chica­go Tri­bu­ne infor­mó el 18 de julio de 2010 de que más de 20 ex pre­sos del con­da­do de Cook (Illi­nois) denun­cia­ron que fue­ron espo­sa­dos o enca­de­na­dos mien­tras rea­li­za­ban tra­ba­jo for­zo­so, lo que les cau­só gra­ves daños físi­cos y psi­co­ló­gi­cos. El 19 de octu­bre de 2010, al menos 129 pre­sos par­ti­ci­pa­ron en una revuel­ta en la Pri­sión Esta­tal de Cali­pa­tria (Cali­for­nia), un inci­den­te que ter­mi­nó con un balan­ce de dos muer­tos y al menos una doce­na de heri­dos (Chi­na Press, 20 de octu­bre de 2010). En noviem­bre, AP difun­dió un vídeo en el que mos­tra­ba a un pre­so sien­do gol­pea­do por otro en una pri­sión de Idaho. El agre­di­do con­si­guió pedir ayu­da a tra­vés de la ven­ta­na de un pues­to de guar­dia, pero los agen­tes hicie­ron caso omi­so de sus súpli­cas y no inter­vi­nie­ron has­ta que el pre­so que­dó ins­cons­cien­te. La pri­sión reci­bió el apo­do de «escue­la de gla­dia­do­res» (Chi­na Press, 2 de noviem­bre de 2010).

Las con­de­nas injus­tas son fre­cuen­tas en Esta­dos Uni­dos. En las últi­mas dos déca­das, un total de 266 per­so­nas han sido absuel­tas gra­cias a prue­bas de ADN. Un total de 17 de ellas se encon­tra­ban ya en el corre­dor de la muer­te (Chica­go Tri­bu­ne, 11 de julio de 2010). El Washing­ton Post publi­có el 23 de abril de 2010 que la poli­cía de Washing­ton admi­tió que 41 car­gos pre­sen­ta­dos con­tra un chi­co de 14 años de edad, entre ellos cua­tro de ase­si­na­to en pri­mer gra­do, eran fal­sos. El ado­les­cen­te nun­ca se decla­ró cul­pa­ble. La poli­cía del con­da­do de Will (Illi­nois), tor­tu­ró a Kevin Fox para que con­fe­sa­ra haber mata­do a su hija de tres años. Fox pasó ocho meses en la cár­cel antes de que las prue­bas de ADN demos­tra­ran su ino­cen­cia. En Zion, en el mis­mo esta­do, la poli­cía obli­gó a Jerry Hobbs a decla­rar­se cul­pa­ble del ase­si­na­to de su hija de ocho años. Hobbs pasó cin­co años en la cár­cel antes de ser absuel­to. Barry Gibbs tuvo que cum­plir 19 años de con­de­na por haber ase­si­na­do supues­ta­men­te a una pros­ti­tu­ta en 1986. La sen­ten­cia fue anu­la­da en junio de 2010 y Gibbs reci­bió una com­pen­sa­ción de 9,9 millo­nes de dóla­res del gobierno de la ciu­dad de Nue­va York (The New York Times, 4 de junio de 2010).

Esta­dos Uni­dos pre­su­me de ser el bas­tión de la demo­cra­cia. Sin embar­go, esa demo­cra­cia se basa en gran par­te en el dine­ro. Según lo publi­ca­do por el Washing­ton Post en su edi­ción del 26 de octu­bre de 2010, los can­di­da­tos al Con­gre­so y el Sena­do batie­ron el récord de recau­da­ción de fon­dos para las elec­cio­nes de medio tér­mino al reu­nir más de 1.500 millo­nes de dóla­res has­ta el 24 de octu­bre. Las elec­cio­nes, cele­bra­das en noviem­bre de 2010, cos­ta­ron 3.980 millo­nes de dóla­res, con­vir­tién­do­se así en las más caras de la his­to­ria de Esta­dos Uni­dos. Los gru­pos de inte­rés invir­tie­ron gran­des can­ti­da­des de dine­ro en los comi­cios. Los 80 millo­nes de dóla­res gas­ta­dos por gru­pos no per­te­ne­cien­tes ni al Par­ti­do Demó­cra­ta ni al Par­ti­do Repu­bli­cano has­ta el 6 de octu­bre, supe­ra­ron con cre­ces los 16 millo­nes de dóla­res inver­ti­dos en las elec­cio­nes de medio man­da­to de 2006. Uno de los gru­pos que más gas­tó fue el Ame­ri­can Futu­re Fund de Iowa, que invir­tió sie­te millo­nes de dóla­res para apo­yar a los repu­bli­ca­nos en más de dos doce­nas de carre­ras elec­to­ra­les en el Con­gre­so y el Sena­do. Otro de los prin­ci­pa­les acto­res, la 60 Plus Asso­cia­tion, gas­tó sie­te millo­nes de dóla­res en anun­cios rela­cio­na­dos con las elec­cio­nes. La Fede­ra­ción Ame­ri­ca­na de Emplea­dos de Esta­dos, Con­da­dos y Muni­ci­pios gas­tó 103,9 millo­nes de dóla­res en cam­pa­ñas entre el 22 y el 27 de octu­bre de 2010 (The New York Times, 1 de noviem­bre de 2010). Los ciu­da­da­nos esta­dou­ni­den­ses han expre­sa­do su des­con­ten­to sobre los enor­mes cos­tes de las elec­cio­nes. Una encues­ta rea­li­za­da por el New York Times y la CBS mos­tró que casi 8 de cada 10 esta­dou­ni­den­ses con­si­de­ra nece­sa­rio limi­tar los gas­tos de las cam­pa­ñas elec­to­ra­les (The New York Times, 22 de octu­bre de 2010).

Esta­dos Uni­dos abo­ga por la liber­tad en inter­net, pero al mis­mo tiem­po impo­ne estric­tas res­tric­cio­nes sobre el ciber­es­pa­cio. El 24 de junio de 2010, el Comi­té de Segu­ri­dad Inter­na y Asun­tos Guber­na­men­ta­les del Sena­do apro­bó el Acta de Pro­tec­ción de Inter­net como un Acti­vo Esta­tal, que con­ce­de al gobierno fede­ral un «poder abso­lu­to» para cerrar inter­net bajo el pre­tex­to de una emer­gen­cia nacio­nal. Otor­gar al gobierno el poder de con­tro­lar inter­net sólo es el pri­mer paso hacia un ciber­es­pa­cio enor­me­men­te res­trin­gi­do en el que sólo podrán ope­rar una pági­na web aque­llos que faci­li­te un docu­men­to de iden­ti­dad váli­do y obten­gan el per­mi­so de las auto­ri­da­des (Pri​son​pla​net​.com, 25 de junio de 2010). Esta­dos Uni­dos apli­ca un doble están­dar pidien­do un inter­net total­men­te libre en otros paí­ses, lo que se ha con­ver­ti­do en una impor­tan­te herra­mien­ta diplo­má­ti­ca para ejer­cer pre­sión y bus­car la hege­mo­nía, y a la vez impo­nien­do estric­tas res­tric­cio­nes en su pro­pio terri­to­rio. Un artícu­lo publi­ca­do el 16 de febre­ro de 2011 en la pági­na web de BBC Mun­do seña­la que el gobierno de Esta­dos Uni­dos quie­re incen­ti­var la liber­tad en inter­net para dar voz a los ciu­da­da­nos de socie­da­des que con­si­de­ra «cerra­das» y cues­tio­na los con­tro­les que esos gobier­nos impo­ne­nen al flu­jo de infor­ma­ción, aun­que en casa tra­ta de esta­ble­cer un cer­co legal para lidiar con el desa­fío que repre­sen­ta Wiki­leaks y sus fil­tra­cio­nes. «Fron­te­ras aden­tro qui­zá el gobierno esta­dou­ni­den­se sea sen­si­ble al impac­to de libre flu­jo de infor­ma­ción elec­tró­ni­ca por el que abo­ga, pero hacia fue­ra quie­re ejer­cer la diplo­ma­cia por otros medios, los de inter­net, y en par­ti­cu­lar las redes socia­les», dice el artícu­lo. La pági­na web de la revis­ta Foreign Policy de Esta­dos Uni­dos tam­bién admi­te en un artícu­lo publi­ca­do el 17 de febre­ro de 2011 que «la acti­tud del gobierno esta­dou­ni­den­se hacia inter­net toda­vía está imbui­da de pro­ble­mas y con­tra­dic­cio­nes».

III. Sobre los dere­chos eco­nó­mi­cos, socia­les y cul­tu­ra­les

EEUU es el país más prós­pe­ro del mun­do, pero la pro­tec­ción de los dere­chos eco­nó­mi­cos, socia­les y cul­tu­ra­les de sus ciu­da­da­nos está empeo­ran­do con­si­de­ra­ble­men­te.

La tasa del des­em­pleo en EEUU siguió sien­do nota­ble­men­te ele­va­da. Entre diciem­bre de 2007 y octu­bre de 2010 se per­die­ron un total de 7,5 millo­nes de empleos en ese país (The New York Times, 19 de noviem­bre de 2010). Esta­dís­ti­cas dadas a cono­cer por el Depar­ta­men­to de Tra­ba­jo de EEUU el 3 de diciem­bre de 2010 demues­tran que la tasa del des­em­pleo en ese país se dis­pa­ró al 9,8 por cien­to en noviem­bre de 2010 y que el núme­ro de per­so­nas en paro era de 15 millo­nes en noviem­bre, de los cua­les el 41,9 por cien­to care­ció de tra­ba­jo duran­te 27 sema­nas o más (Data​.bls​.gov). El índi­ce del des­em­pleo en Cali­for­nia en enero de 2010 fue del 12,5 por cien­to, la cifra más alta de la his­to­ria de este esta­do del oes­te de EEUU, ocho de cuyos con­da­dos alcan­za­ron una tasa de des­em­pleo del 20 por cien­to (The Los Ange­les Times, 11 de mar­zo de 2010). En octu­bre de 2010, el índi­ce del paro en el esta­do de Nue­va York fue del 8,3 por cien­to, con casi 800.000 des­em­plea­dos y 527.000 bene­fi­cia­rios de ayu­das por des­em­pleo en todo el esta­do. La situa­ción del empleo de los dis­ca­pa­ci­ta­dos fue toda­vía peor. De acuer­do con esta­dís­ti­cas publi­ca­das por el Depar­ta­men­to de Tra­ba­jo de EEUU el 25 de agos­to de 2010, la tasa media de des­em­pleo entre tra­ba­ja­do­res dis­ca­pa­ci­ta­dos fue del 14,5 por cien­to en 2009 y cer­ca de un ter­cio de este colec­ti­vo tra­ba­ja­ba sola­men­te a media jor­na­da. A su vez, la tasa de des­em­pleo de aque­llos tra­ba­ja­do­res dis­ca­pa­ci­ta­dos con títu­los de licen­cia­dos o supe­rio­res fue del 8,3 por cien­to, cifra que superó el 4,5 por cien­to de la corres­pon­dien­te a las per­so­nas sanas de su mis­ma cate­go­ría (the Wall Street Jour­nal, 26 de agos­to de 2010). Des­de julio de 2010 el índi­ce del des­em­pleo de dis­ca­pa­ci­ta­dos en EEUU subió al 16,4 por cien­to (The Wall Street Jour­nal, 26 de agos­to de 2010). En 2009, más de 21.000 per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad pre­sen­ta­ron que­jas ante la Comi­sión para la Igual­dad de Opor­tu­ni­da­des de Empleo por casos de dis­cri­mi­na­ción, los cua­les aumen­ta­ron en un 10 y un 20 por cien­to en com­pa­ra­ción con las cifras de 2008 y 2007, res­pec­ti­va­men­te (The World Jour­nal, 25 de sep­tiem­bre de 2010).

La pro­por­ción de ciu­da­da­nos esta­dou­ni­den­ses que vivía en la pobre­za alcan­zó un nivel récord. El 16 de sep­tiem­bre de 2010 la Ofi­ci­na del Cen­so de EEUU infor­mó que un total de 44 millo­nes de ciu­da­da­nos de ese país vivían en esta­do de pobre­za en 2009, cifra que supo­ne 4 millo­nes de per­so­nas más que en 2008. En 2009, la pro­por­ción se incre­men­tó al 14,3 por cien­to, la más alta des­de 1994 (The New York Times, 17 sep­tiem­bre de 2010). A su vez, la pro­por­ción de esta­dou­ni­den­ses que vivían en extre­ma pobre­za aumen­tó al 6,3 por cien­to (The World Jour­nal, el 29 de sep­tiem­bre de 2010). En 2009 la tasa de pobre­za en el esta­do de Mis­sis­sip­pi fue del 23,1 por cien­to (www​.cen​sus​.gov), mien­tras que en Flo­ri­da había un total de 27 millo­nes de per­so­nas que vivían en la pobre­za (The Washing­ton Post, 19 de sep­tiem­bre de 2010). En la ciu­dad de Nue­va York, un total del 18,7 por cien­to de la pobla­ción vivía en la pobre­za en 2009, cifra que al año siguien­te se incre­men­tó en 45.000 per­so­nas (New York Daily News, 29 de sep­tiem­bre de 2010).

El núme­ro de per­so­nas que pasa­ron ham­bre en EEUU subió brus­ca­men­te. Según un infor­me divul­ga­do por el Depar­ta­men­to de Agri­cul­tu­ra de EEUU en noviem­bre de 2010, un 14,7 por cien­to de hoga­res de ese país no tenía sufi­cien­tes ali­men­tos en 2009 (www​.ers​.usda​.gov), cifra que repre­sen­ta un incre­men­to de casi el 30 por cien­to des­de 2006 (The Washing­ton Post, 21 de noviem­bre de 2010). Cer­ca de 50 millo­nes de esta­dou­ni­den­ses expe­ri­men­ta­ron una esca­sez de ali­men­tos mien­tras que el núme­ro de hoga­res que nece­si­tó ayu­da ali­men­ta­ria de emer­gen­cia subió de 3,9 millo­nes en 2007 a 5,6 millo­nes en 2009 (The Chi­na Press, 16 de noviem­bre de 2010). Asi­mis­mo, la can­ti­dad de ciu­da­da­nos de EEUU que par­ti­ci­pó en un pro­gra­ma de cupo­nes para ali­men­tos subió de 26 millo­nes en mayo de 2007 a 42 millo­nes en sep­tiem­bre de 2010, lo cual sig­ni­fi­ca que apro­xi­ma­da­men­te una de cada ocho per­so­nas se bene­fi­ció de este meca­nis­mo (The Asso­cia­ted Press, 22 de octu­bre de 2010). En los últi­mos cua­tro años, el 31,6 por cien­to de las fami­lias esta­dou­ni­den­ses sufrió de perio­dos de esca­sez duran­te por lo menos dos meses (The Glo­be and Mail, 17 de sep­tiem­bre de 2010).

El núme­ro de per­so­nas sin hogar en EEUU subió nota­ble­men­te. De acuer­do con un infor­me de USA Today dado a cono­cer el 16 de junio de 2010, la pro­por­ción de fami­lias en cen­tros de aco­gi­da para per­so­nas sin techo aumen­tó un 7 por cien­to has­ta 170.129 fami­lias en com­pa­ra­ción con el incre­men­to del año fis­cal de 2008 al de 2009. Las fami­lias sin techo tam­bién per­ma­ne­cie­ron más tiem­po en los cen­tros de aco­gi­da, de una media de 30 días en 2008 a un pro­me­dio de 36 en 2009, al tiem­po que un total de 800.000 ciu­da­da­nos esta­dou­ni­den­ses vivían con parien­tes, ami­gos o otras per­so­nas debi­do a su situa­ción eco­nó­mi­ca. El núme­ro de estu­dian­tes sin hogar en EEUU subió un 41 por cien­to en com­pa­ra­ción con las cifras de los dos años ante­rio­res, has­ta 1 millón (The Washing­ton Post, 23 de sep­tiem­bre de 2010). En el esta­do de Nue­va Orleans había 12.000 per­so­nas sin techo (News Week, 23 de agos­to de 2010) y en el con­da­do de Los Ánge­les, apro­xi­ma­da­men­te 254.000 hom­bres, muje­res y niños care­cie­ron de hogar duran­te una par­te del año. Al día había en un pro­me­dio de 82.000 per­so­nas sin hogar. Cer­ca de la mitad de per­so­nas sin techo en el con­da­do de Los Ánge­les era de ori­gen afri­cano, mien­tras que un 33 por cien­to tenía raí­ces lati­nas y un por­cen­ta­je muy ele­va­do, del 20 por cien­to, esta­ba for­ma­do por vete­ra­nos (www​.laal​ma​nac​.com). Aque­llos vete­ra­nos esta­dou­ni­den­ses que sir­vie­ron en las gue­rras de Irak y Afga­nis­tán podrían per­der sus hoga­res al año y medio de su jubi­la­ción, con lo cual un total de 130.000 vete­ra­nos jubi­la­dos se que­da­ría sin techo al año (home​post​.kpbs​.org, citan­do esta­dís­ti­cas de Iraq and Afgha­nis­tan Vete­rans of Ame­ri­ca). Según cifras de la Fede­ra­ción de Per­so­nas sin Hogar de EEUU, des­de 1999 se han per­pe­tra­do más de 1.000 deli­tos vio­len­tos con­tra per­so­nas sin techo, que han deja­do 291 falle­ci­dos.

La pro­por­ción de ciu­da­da­nos esta­dou­ni­den­ses que care­cían de segu­ro médi­co se incre­men­tó pro­gre­si­va­men­te cada año. De acuer­do con un infor­me de USA Today publi­ca­do el 17 de sep­tiem­bre de 2010, el núme­ro de habi­tan­tes sin segu­ro médi­co subió por noveno año con­se­cu­ti­vo de 46,3 millo­nes en 2008 a 50,7 millo­nes en 2009, cifra que repre­sen­ta el 16,7 por cien­to de la pobla­ción total. Cada día pere­cie­ron un pro­me­dio de 68 per­so­nas de menos de 65 años en EEUU debi­do a la fal­ta de segu­ro médi­co. De acuer­do con un estu­dio de los Cen­tros para el Con­trol y la Pre­ven­ción de Enfer­me­da­des de EEUU, divul­ga­do en noviem­bre de 2010, el 22 por cien­to de esta­dou­ni­den­ses de entre 16 y 64 años de edad care­cía de segu­ro médi­co (Reuters, 10 de noviem­bre de 2010). Un infor­me del Cen­tro para la Inves­ti­ga­ción de Polí­ti­cas de Salud de la Uni­ver­si­dad de Cali­for­nia en los Ánge­les, el 24,3 por cien­to de adul­tos de menos de 65 años en ese esta­do care­cía de segu­ro médi­co en 2009, cifra que repre­sen­ta un total de 8,2 millo­nes de habi­tan­tes, un incre­men­to de 6,4 millo­nes con res­pec­to a 2007. A su vez, la pro­por­ción de niños sin segu­ro médi­co en Cali­for­nia subió del 10,2 por cien­to en 2007 al 13,4 por cien­to en 2009 (The Chi­na Press, 17 de mar­zo de 2010, citan­do a Los Ánge­les Times).

IV. Sobre la dis­cri­mi­na­ción racial

La dis­cri­mi­na­ción racial es en Esta­dos Uni­dos un pro­ble­ma enrai­za­do, que ha per­mea­do cada aspec­to de la vida social.

Una encues­ta de la agen­cia Asso­cia­ted Press y Uni­vi­sion, hecha públi­ca por la orga­ni­za­ción noti­cio­sa el 20 de mayo de 2010, per­mi­tió des­cu­brir que el 61 por cien­to de los entre­vis­ta­dos con­si­de­ra que los his­pa­nos enfren­tan una dis­cri­mi­na­ción con­si­de­ra­ble, en com­pa­ra­ción con el 52 por cien­to que cree que el fenó­meno afec­ta más a los negros, mien­tras que el 81 por cien­to de los lati­nos dijo que con­si­de­ra que son ellos los que son dis­cri­mi­na­dos, en oca­sio­nes seve­ra­men­te. El dia­rio The New York Times infor­mó el 28 de octu­bre de 2010 que más de seis de cada diez lati­nos resi­den­tes en Esta­dos Uni­dos opi­nan que la dis­cri­mi­na­ción es «un pro­ble­ma serio» para ellos, cifra que supo­ne un incre­men­to sig­ni­fi­ca­ti­vo en los últi­mos tres años.

as mino­rías no gozan del mis­mo esta­tus polí­ti­co que la gen­te blan­ca. La pobla­ción blan­ca no his­pa­na de la ciu­dad de Nue­va York equi­va­le al 35 por cien­to del total, sin embar­go, más del 70 por cien­to de los car­gos direc­ti­vos están ocu­pa­dos por blan­cos. Des­de cuan­do fue ele­gi­do para un ter­cer perío­do en 2009, el alcal­de Michael Bloom­berg ha nom­bra­do a tres nue­vos vice­al­cal­des y seis comi­sio­na­dos. Los nue­ve son blan­cos. De los 80 fun­cio­na­rios iden­ti­fi­ca­dos por la admi­nis­tra­ción Bloom­berg como «miem­bros cla­ve» en su pági­na web, el 79 por cien­to son blan­cos. De las 321 per­so­nas que sir­ven como con­se­je­ras al bur­go­maes­tre u osten­tan una de las tres máxi­mas posi­cio­nes en las agen­cias que le repor­tan direc­ta­men­te a él (comi­sio­na­dos, sub­co­mi­sio­na­dos y con­se­je­ros gene­ra­les, entre otros), el 78 por cien­to son blan­cas. Y de los 1.114 emplea­dos que deben vivir en la ciu­dad , bajo una orden eje­cu­ti­va, en vis­ta de que son los que ejer­cen mayor influen­cia sobre las polí­ti­cas de la admi­nis­tra­ción y las ope­ra­cio­nes del día a día, el 74 por cien­to son blan­cos (The New York Times, 29 de junio de 2010).

Los gru­pos mino­ri­ta­rios enfren­tan la dis­cri­mi­na­ción en sus empleos u ocu­pa­cio­nes. La gen­te de color es tra­ta­da de for­ma injus­ta o no es teni­da en cuen­ta a la hora de con­ce­der ascen­sos o bene­fi­cios rela­cio­na­dos con el bien­es­tar, ni tam­po­co en los pro­ce­sos de selec­ción labo­ral. Se ha infor­ma­do que un ter­cio de los negros ha sufri­do de dis­cri­mi­na­ción en sus luga­res de tra­ba­jo, si bien sólo una die­ci­sei­sa­va par­te del total ele­va­ría una que­ja for­mal por ese moti­vo. El 15 de octu­bre de 2010, el rota­ti­vo The Washing­ton Post infor­mó que 30 bom­be­ros negros se que­ja­ron de dis­cri­mi­na­ción racial sis­te­má­ti­ca al inte­rior del Depar­ta­men­to de Bom­be­ros y Ser­vi­cios Médi­cos de Emer­gen­cia del Dis­tri­to de Colum­bia, ale­gan­do que los emplea­dos de color esta­ban suje­tos a una apli­ca­ción más estric­ta de las nor­mas dis­ci­pli­na­rias, eran pro­mo­vi­dos con menor fre­cuen­cia y se enfren­ta­ban a un ambien­te de tra­ba­jo hos­til impues­to por los super­vi­so­res blan­cos. Shir­ley She­rrod, una ciu­da­da­na negra que tra­ba­ja­ba para el Depar­ta­men­to de Agri­cul­tu­ra, fue des­pe­di­da lue­go de que alguien escri­bie­ra en un blog, de for­ma frag­men­ta­ria, que 24 años atrás, cuan­do tra­ba­ja­ba para una agen­cia sin áni­mo de lucro esta­ble­ci­da para ayu­dar a los agri­cul­to­res de color, ella se había nega­do a asis­tir a un gran­je­ro blan­co. Tam­bién se ha infor­ma­do que el cita­do depar­ta­men­to lle­gó a un acuer­do por 1.250 millo­nes de dóla­res lue­go de déca­das de lucha por par­te de gran­je­ros afro­ame­ri­ca­nos que habían sufri­do dis­cri­mi­na­ción cuan­do habían inten­ta­do obte­ner cré­di­tos (The Washing­ton Post, 23 de julio). The New York Times infor­mó el 23 de sep­tiem­bre del año pasa­do que para el 30 de sep­tiem­bre de 2009, los tra­ba­ja­do­res musul­ma­nes habían pre­sen­ta­do un récord de 803 que­jas sobre dis­cri­mi­na­ción labo­ral, lo que repre­sen­tó un aumen­to del 20 por cien­to con res­pec­to al año ante­rior.

La tasa de des­em­pleo entre los gru­pos mino­ri­ta­rios es alta. De acuer­do con el Buró de Esta­dís­ti­cas Labo­ra­les de Esta­dos Uni­dos, en julio de 2010, entre la pobla­ción con eda­des com­pren­di­das entre los 16 y los 24 años, 2.987.000 des­em­plea­dos eran blan­cos, con una tasa de des­em­pleo del 16,2 por cien­to; 992.000 eran negros o afro­ame­ri­ca­nos, con una tasa de des­em­pleo del 33,4 por cien­to, 165.000 eran asiá­ti­cos, con una tasa de des­em­pleo del 21,6 por cien­to, y 884.000 tenían lazos de san­gre his­pa­na, con una tasa de des­ocu­pa­ción del 22,1 por cien­to (www​.bls​.gov/​n​e​w​s​.​r​e​l​e​a​s​e​/​p​d​f​/​y​o​u​t​h​.​pdf). Según un infor­me emi­ti­do por el gru­po de tra­ba­jo de exper­tos en los pue­blos de ascen­den­cia afri­ca­na del Con­se­jo de Dere­chos Huma­nos de las Nacio­nes Uni­das el 6 de agos­to de 2010, el des­em­pleo era un pro­ble­ma muy gra­ve para la comu­ni­dad afro­des­cen­dien­te de los Esta­dos Uni­dos, con los nive­les de des­em­pleo sien­do, pro­por­cio­nal­men­te, cua­tro veces más altos en este gru­po pobla­cio­nal que en la comu­ni­dad blan­ca. En cier­to momen­to se hizo refe­ren­cia a un caso en el que el Depar­ta­men­to de Bom­be­ros de la Ciu­dad de Nue­va York había incu­rri­do en prác­ti­cas dis­cri­mi­na­to­rias con­tra indi­vi­duos de des­cen­den­cia afri­ca­na que habían tra­ta­do de con­se­guir tra­ba­jo como bom­be­ros. De los 11.000 bom­be­ros emplea­dos por el depar­ta­men­to, sólo unos 300 eran afro­des­cen­dien­tes, aún a pesar de que esa comu­ni­dad equi­va­le a casi el 27 por cien­to de la pobla­ción de la ciu­dad (UN docu­ment num­ber A/​HRC/​15/​18). En el ter­cer tri­mes­tre de 2010, cer­ca de una sex­ta par­te de los habi­tan­tes negros de Nue­va York esta­ban des­em­plea­dos, y, alre­de­dor de 140.000 de los 384.000 des­ocu­pa­dos que tenía la ciu­dad eran de color. (The New York Times, 28 de octu­bre de 2010).

La pro­por­ción de pobre­za entre las mino­rías en Esta­dos Uni­dos tam­bién es alta. El Buró del Cen­so de los Esta­dos Uni­dos infor­mó en sep­tiem­bre de 2010 que la pro­por­ción de pobre­za entre la pobla­ción negra había sido en 2009 del 25,8 por cien­to, en tan­to que en las comu­ni­da­des de ori­gen his­pano y asiá­ti­co fue de 25,3 y 12,5 por cien­to, res­pec­ti­va­men­te, mucho más alta que aque­lla de los blan­cos no his­pa­nos, que fue del 9,4 por cien­to. El ingre­so pro­me­dio de las fami­lias negras, de ori­gen his­pano y blan­cas no his­pa­nas fue, en el mis­mo año, de 32.584, 38.039 y 54.461 dóla­res, res­pec­ti­va­men­te (USA Today, 17 de sep­tiem­bre de 2010, o www.census.gov.newsroom/release/archives/income_wealth). Una encues­ta dada a cono­cer el 23 de febre­ro de 2010 por la Aso­cia­ción de Per­so­nas Reti­ra­das de Esta­dos Uni­dos, encon­tró que duran­te los últi­mos 12 meses, un ter­cio (el 33 por cien­to) de los afro­ame­ri­ca­nos con eda­des igua­les o supe­rio­res a los 45 años tuvie­ron pro­ble­mas para pagar el alqui­ler o la hipo­te­ca de sus casas, el 44 por cien­to los tuvo para pagar por bie­nes esen­cia­les, como ali­men­tos y ser­vi­cios públi­cos, casi uno de cada cua­tro (el 23 por cien­to) per­dió el segu­ro médi­co finan­cia­do por el emplea­dor, más de tres de cada diez (el 31 por cien­to) se vio obli­ga­do a redu­cir el gas­to en medi­ca­men­tos, y una cuar­ta par­te (el 26 por cien­to) reti­ró pre­ma­tu­ra­men­te dine­ro de sus fon­dos de pen­sio­nes para cubrir sus gas­tos bási­cos. Aún en medio del difí­cil ambien­te labo­ral, el 12 por cien­to de los afro­ame­ri­ca­nos de 65 o más años de edad se rein­cor­po­ró a la fuer­za labo­ral des­pués de haber­se jubi­la­do, mien­tras el 19 por cien­to de aque­llos con eda­des entre los 45 y los 64 años aumen­tó el núme­ro de horas tra­ba­ja­das y el 12 por cien­to con­si­guió un segun­do empleo (The Los Ange­les Times, 23 de febre­ro de 2010). En 2009 había más de 30.000 niños negros vivien­do en la pobre­za en la capi­tal esta­dou­ni­den­se, casi 7.000 más que dos años antes. Entre todos los niños de color resi­den­tes en la ciu­dad, la pobre­za se dis­pa­ró has­ta el 43 por cien­to, fren­te al 36 por cien­to de 2008. En con­tras­te, la tasa de pobre­za para los meno­res his­pa­nos era del 13 por cien­to, y la de los blan­cos del 3 por cien­to (The Washing­ton Post, 29 de sep­tiem­bre de 2010).

Los gru­pos mino­ri­ta­rios de Esta­dos Uni­dos se enfren­tan a una obvia situa­ción de des­igual­dad en mate­ria de edu­ca­ción. Un infor­me reve­la­do el 30 de noviem­bre de 2010 por Ame­ri­ca’s Pro­mi­se Allian­ce, Civic Enter­pri­ses y el Ever­yo­ne Gra­dua­tes Cen­ter de la Uni­ver­si­dad Johns Hop­kins mos­tró que, en 2008, el 81 por cien­to de los estu­dian­tes blan­cos, el 64 por cien­to de los his­pa­nos y el 62 por cien­to de los afro­ame­ri­ca­nos se gra­dua­ron de la escue­la secun­da­ria (The World Jour­nal, 2 de diciem­bre de 2010) Para 2008, entre los hom­bres blan­cos de entre 55 y 64 años, la tasa de fina­li­za­ción de estu­dios era del 43 por cien­to, fren­te a un 19 por cien­to de los his­pa­nos. Entre los hom­bres blan­cos con eda­des entre los 25 y los 34 años, la tasa era del 39 por cien­to, com­pa­ra­da con una del 14 por cien­to para los his­pa­nos (The Washing­ton Post, 20 de octu­bre de 2010). En la ciu­dad de Nue­va York, el núme­ro de adul­tos blan­cos con un títu­lo de maes­tría era tres veces más ele­va­do que el de los his­pa­nos. De acuer­do con un estu­dio ela­bo­ra­do por la Uni­ver­si­dad del Esta­do de Sacra­men­to, sólo el 22 por cien­to de los estu­dian­tes lati­nos y el 26 por cien­to de los afro­ame­ri­ca­nos com­ple­ta­ron dos años de estu­dios supe­rio­res, en com­pa­ra­ción con el 37 por cien­to de los estu­dian­tes blan­cos. De acuer­do con un repor­te entre­ga­do por el Depar­ta­men­to de Edu­ca­ción del Esta­do de Nue­va York en enero de 2010, 6.207, o el 4,7 por cien­to de un total de 130.837 inci­den­tes dis­ci­pli­na­rios repor­ta­dos en las escue­las públi­cas de la ciu­dad duran­te el año esco­lar 2008-09, estu­vie­ron rela­cio­na­dos con pre­jui­cios de géne­ro, raza/​color, iden­ti­dad de géne­ro, expre­sión de géne­ro u orien­ta­ción sexual (The Chi­na Press, 18 de enero de 2010). El dia­rio USA Today infor­mó el 14 de octu­bre de 2010 que a los jóve­nes afro­ame­ri­ca­nos les fue­ron apli­ca­das dos y has­ta tres veces más sus­pen­sio­nes que a sus com­pa­ñe­ros blan­cos. En el Dis­tri­to Esco­lar Chris­ti­na, en Dela­wa­re, en un año esco­lar recien­te, el 71 por cien­to de los estu­dian­tes negros de sexo mas­cu­lino fue­ron sus­pen­di­dos, fren­te a un 22 por cien­to de sus com­pa­ñe­ros blan­cos. Los estu­dian­tes afro­ame­ri­ca­nos sin limi­ta­cio­nes físi­cas o sico­ló­gi­cas tenían tres veces más pro­ba­bi­li­da­des de ser expul­sa­dos que sus com­pa­ñe­ros blan­cos. Al mis­mo tiem­po, los estu­dian­tes afro­ame­ri­ca­nos con algún tipo de disa­bi­li­dad tenían el doble o más de posi­bi­li­da­des de ser sepa­ra­dos tem­po­ral o defi­ni­ti­va­men­te de sus escue­las que los blan­cos (USA Today, 8 de mar­zo de 2010).

La situa­ción del cui­da­do de la salud para los afro­ame­ri­ca­nos en Esta­dos Uni­dos tam­bién es preo­cu­pan­te. Dife­ren­tes estu­dios han demos­tra­do que cer­ca de un ter­cio de las fami­lias de mino­ría étni­ca en ese país care­cen de segu­ro de salud. Asi­mis­mo, la expec­ta­ti­va de vida es más baja y la tasa de mor­ta­li­dad infan­til más alta que el pro­me­dio (BBC, la posi­ción social y eco­nó­mi­ca de las mino­rías). La tasa de mor­ta­li­dad de los infan­tes afro­ame­ri­ca­nos es entre dos y tres veces más ele­va­da que la de los blan­cos. Los niños afro­ame­ri­ca­nos repre­sen­tan el 71 por cien­to de todos los casos pediá­tri­cos de VIH/​SIDA. Las muje­res y los hom­bres afro­ame­ri­ca­nos tie­nen, res­pec­ti­va­men­te, 17 y sie­te veces más pro­ba­bi­li­da­des de con­traer el VIH/​SIDA que los blan­cos, y el doble de posi­bi­li­da­des de ver­se afec­ta­dos por el cán­cer.

La dis­cri­mi­na­ción racial es tam­bién evi­den­te en aspec­tos como la garan­tía del cum­pli­mien­to de las leyes y el fun­cio­na­mien­to del sis­te­ma judi­cial. Se ha infor­ma­do que en 2009, los afro­ame­ri­ca­nos y los lati­nos tenían nue­ve veces más posi­bi­li­da­des de ser reque­ri­dos por la poli­cía para ser regis­tra­dos. En el cálcu­lo total de la pobla­ción car­ce­la­ria esta­dou­ni­den­se, los afro­ame­ri­ca­nos repre­sen­ta­ban el 41 por cien­to. Al mis­mo tiem­po, la tasa de afro­ame­ri­ca­nos cum­plien­do cade­na per­pe­tua era casi 11 veces más alta que la de blan­cos. Los hom­bres de ascen­den­cia afri­ca­na que aban­do­na­ron sus estu­dios tenían un 66 por cien­to de posi­bi­li­da­des de ter­mi­nar en la cár­cel o ser pro­ce­sa­dos por el sis­te­ma de jus­ti­cia cri­mi­nal (UN dcou­ment A/​HRC/​15/​18). Según infor­mes de pren­sa, el 85 por cien­to de la gen­te que ha sido abor­da­da por la poli­cía en las calles de Nue­va York para ser cachea­da duran­te los últi­mos seis años han sido negros o lati­nos (The Washing­ton Post, 4 de noviem­bre de 2010). De acuer­do con un repor­te de la Escue­la de Dere­cho de la Uni­ver­si­dad del Esta­do de Michi­gan, entre los 159 pre­sos a la espe­ra de ser eje­cu­ta­dos en Caro­li­na del Nor­te, 86 eran negros, 61 blan­cos y 12 de otros gru­pos étni­cos. Duran­te los pro­ce­sos pena­les de los 159 casos de pena capi­tal, el núme­ro de ciu­da­da­nos negros reti­ra­dos de los jura­dos por los fis­ca­les fue más del doble que el de los de otros gru­pos étni­cos. Con base en esta­dís­ti­cas del Depar­ta­men­to de Poli­cía de Chica­go, la pro­por­ción de gen­te de color sien­do los cri­mi­na­les o las víc­ti­mas en todos los casos de ase­si­na­to es la más alta, con 76,3 y 77,6 por cien­to, res­pec­ti­va­men­te (por​tal​.chica​gopo​li​ce​.org). El Repor­te de Homi­ci­dios de Los Ange­les Times (Homi­ci­de Report of the Los Ange­les Times) inclu­yó un total de 2.329 homi­ci­dios en el con­da­do de Los Ange­les entre el 1 de enero de 2007 y el 14 de noviem­bre de 2010, en los que las víc­ti­mas fue­ron 1.600 lati­nos y 997 negros (pro​jects​.lati​mes​.com/​h​o​m​i​c​i​d​e​/​m​ap/).

Los crí­me­nes por dis­cri­mi­na­ción racial son fre­cuen­tes. El FBI dijo en un infor­me anual que de un total de 6.604 de estos crí­me­nes come­ti­dos en Esta­dos Uni­dos en 2009, alre­de­dor de 4.000 fue­ron moti­va­dos por el ori­gen racial de la víc­ti­ma, y casi 1.600 lo fue­ron por sus creen­cias reli­gio­sas. En total, cer­ca de 8.300 per­so­nas per­die­ron la vida en crí­me­nes moti­va­dos por el ren­cor en 2009. Alre­de­dor de tres cuar­tas par­tes de las víc­ti­mas de los crí­me­nes moti­va­dos por el ori­gen racial eran afro­ame­ri­ca­nos, en tan­to que los judíos apor­ta­ron el mis­mo por­cen­ta­je de víc­ti­mas en los crí­me­nes cuya moti­va­ción fue la orien­ta­ción reli­gio­sa. Dos ter­cios de los 6.225 auto­res cono­ci­dos de todos los crí­me­nes por ren­cor come­ti­dos en Esta­dos Uni­dos eran blan­cos (AFP, 22 de noviem­bre de 2010).

Los dere­chos e intere­ses de los inmi­gran­tes no son garan­ti­za­dos. En abril de 2010, los legis­la­do­res del Sena­do de Ari­zo­na apro­ba­ron un pro­yec­to de ley para ata­car la inmi­gra­ción ile­gal. La ley exi­ge a las fuer­zas de poli­cía esta­tal y local deter­mi­nar el esta­tus de la gen­te si exis­te una «sos­pe­cha razo­na­ble» de que son inmi­gran­tes ile­ga­les, así como arres­tar a las per­so­nas que por cual­quier razón no pre­sen­ten docu­men­ta­ción que los acre­di­te como resi­den­tes lega­les (The Los Ange­les Times, 13 de abril de 2010). Otra ley pro­pues­ta en ese mis­mo esta­do, y apo­ya­da por los repu­bli­ca­nos, bus­ca dene­gar los cer­ti­fi­ca­dos de naci­mien­to a los niños que lle­guen al mun­do en terri­to­rio esta­dou­ni­den­se y cuyos padres sean inmi­gran­tes ile­ga­les (CNN U.S., 15 de junio de 2010). Un gru­po de exper­tos en dere­chos huma­nos de la ONU, espe­cia­li­za­dos en inmi­gran­tes, racis­mo, mino­rías, indí­ge­nas, edu­ca­ción y dere­chos cul­tu­ra­les, expre­só «seria preo­cu­pa­ción» con res­pec­to a las leyes pro­mul­ga­das por Ari­zo­na, dicien­do que «se ha esta­ble­ci­do un inquie­tan­te patrón de acti­vi­dad legis­la­ti­va hos­til hacia las mino­rías étni­cas y los inmi­gran­tes». La ley de inmi­gra­ción de Ari­zo­na auto­ri­za a los ofi­cia­les loca­les a arres­tar a una per­so­na sin nece­si­dad de tener una orden judi­cial. Ade­más, con­vier­te en deli­to el hecho de estar en Esta­dos Uni­dos ile­gal­men­te, y apun­ta de for­ma espe­cí­fi­ca a las per­so­nas que se emplean por días, con lo que tam­bién con­vier­te en deli­to el que una per­so­na indo­cu­men­ta­da bus­que tra­ba­jo y el que alguien emplee o tra­te de con­tra­tar a un inmi­gran­te indo­cu­men­ta­do. La ley podría lle­var a la deten­ción e inte­rro­ga­to­rio de per­so­nas par­tien­do de la base de sus carac­te­rís­ti­cas étni­cas más obvias. En Ari­zo­na, las per­so­nas cuya apa­rien­cia indi­que que son de ori­gen lati­no­ame­ri­cano o indí­ge­na están en alto ries­go de que se les apli­que la ley. El perió­di­co Atlan­ta Jour­nal-Cons­ti­tu­tion infor­mó el 19 de noviem­bre de 2010 que un nume­ro­so gru­po de orga­ni­za­cio­nes de dere­chos huma­nos se esta­ba pre­pa­ran­do para lle­var a cabo una vigi­lia en el sur del esta­do de Geor­gia con el obje­ti­vo de mani­fes­tar su apo­yo a un gru­po de supues­tos inmi­gran­tes ile­ga­les dete­ni­dos en una pri­sión del con­da­do de Lump­kin. Para el 17 de sep­tiem­bre, el penal con­ta­ba con una pobla­ción de 1.890 reclu­sos. Por enton­ces, los pro­ce­sos lega­les de las per­so­nas man­te­ni­das en este pre­si­dio lle­va­ban un atra­so de 63 días en pro­me­dio. En lo que res­pec­ta a las per­so­nas pri­va­das de la liber­tad por estar de for­ma ile­gal en el país, el Rela­tor Espe­cial sobre los dere­chos huma­nos de los inmi­gran­tes dijo, en un infor­me al Con­se­jo de Dere­chos Huma­nos en abril de 2010, haber reci­bi­do infor­mes de cau­ti­vos a los que, de for­ma inten­cio­nal y mali­cio­sa, les son nega­dos tra­ta­mien­tos médi­cos ade­cua­dos, a lo cua­les tie­nen dere­cho de acuer­do con la ley, mien­tras están bajo cus­to­dia de las auto­ri­da­des nacio­na­les. El Rela­tor Espe­cial obser­vó duran­te sus misio­nes por el país que los tra­ba­ja­do­res inmi­gran­tes ile­ga­les con fre­cuen­cia no tie­nen un techo, o viven en espa­cios aba­rro­ta­dos de gen­te que no cuen­tan con las debi­das con­di­cio­nes de segu­ri­dad ni de salu­bri­dad (UN docu­ment num­ber A/​HRC/​14/​30).

V. Sobre los dere­chos de las muje­res y los niños

La situa­ción de los dere­chos de las muje­res y los niños en Esta­dos Uni­dos es preo­cu­pan­te.

La dis­cri­mi­na­ción con­tra las muje­res está muy exten­di­da en este país. El perió­di­co Daily Mail infor­mó el 11 de agos­to de 2010 de que el 90 por cien­to de las muje­res ha sufri­do algún tipo de dis­cri­mi­na­ción sexual en su lugar de tra­ba­jo. Sólo el 3 por cien­to de los direc­to­res eje­cu­ti­vos inclui­dos en la lis­ta «For­tu­ne 500», ela­bo­ra­da por la revis­ta del mis­mo nom­bre, son muje­res. Un infor­me publi­ca­do el 22 de mar­zo de 2010 por la Aso­cia­ción Ame­ri­ca­na de Muje­res Uni­ver­si­ta­rias mues­tra que las muje­res sólo obtie­nen el 17 por cien­to de los doc­to­ra­dos en compu­tación y cien­cias infor­má­ti­cas y el 33 por cien­to de los títu­los de doc­to­ra­do en bio­lo­gía y cien­cias agrí­co­las y medioam­bien­ta­les (The New York Times, 22 de mar­zo de 2010). A menu­do, las muje­res per­ci­ben suel­dos más bajos que los hom­bres a pesar de rea­li­zar el mis­mo tra­ba­jo. El Washing­ton Post publi­có el 17 de sep­tiem­bre de 2010 que la bre­cha sala­rial sólo se ha redu­ci­do en 18 cén­ti­mos de dólar en las últi­mas cin­co déca­das. El infor­me del cen­so difun­di­do el 16 de sep­tiem­bre mues­tra que las muje­res tra­ba­ja­do­ras reci­ben sólo 77 cén­ti­mos por cada dólar per­ci­bi­do por los hom­bres. El New York Times publi­có el 26 de abril de 2010 que la cade­na de super­mer­ca­dos Wal-Mart fue acu­sa­da de pagar­les menos a sus emplea­das que a sus com­pa­ñe­ros de tra­ba­jo, con­ce­der­les subi­das de suel­do menos cuan­tio­sas y ofre­cer­les menos opor­tu­ni­da­des de ascen­so. Éste ha sido con­si­de­ra­do el mayor caso de dis­cri­mi­na­ción sexual en el tra­ba­jo en la his­to­ria de Esta­dos Uni­dos. Las deman­das hacían hin­ca­pié en el hecho de que las muje­res repre­sen­tan el 65 por cien­to de los emplea­dos por horas de Wal-Mart pero sólo ocu­pan el 33 por cien­to de los car­gos eje­cu­ti­vos de la empre­sa (The New York Times, 26 de abril de 2010).

En Esta­dos Uni­dos, las muje­res son a menu­do víc­ti­mas de aco­so sexual y vio­len­cia de géne­ro. Según esta­dís­ti­cas difun­di­das en octu­bre de 2010 por el Ins­ti­tu­to Nacio­nal de Jus­ti­cia, alre­de­dor de 20 millo­nes de muje­res del país son víc­ti­mas de vio­la­ción (www​.jus​ti​ce​.gov/​o​p​a​/​p​r​/​2​0​1​0​/​o​c​t​o​b​e​r​/​1​0​-​a​g​-​1​2​2​0​.​h​tml). Ade­más, casi de 60.000 pre­sas son víc­ti­mas de agre­sión sexual o vio­len­cia. Una quin­ta par­te de las estu­dian­tes uni­ver­si­ta­rias son agre­di­das sexual­men­te y el 60 por cien­to de los casos de vio­la­ción en cam­pus uni­ver­si­ta­rios ocu­rren en los dor­mi­to­rios feme­ni­nos (World Jour­nal, 26 de agos­to de 2010). Según un infor­me publi­ca­do en agos­to por Human Rights Watch, un total de 50 de las per­so­nas que han pasa­do por los cen­tros de deten­ción de Inmi­gra­ción y Adua­nas de Esta­dos Uni­dos han sido víc­ti­mas de supues­tas agre­sio­nes sexua­les des­de 2003. La mayo­ría de las víc­ti­mas eran muje­res y algu­nos de los supues­tos agre­so­res, entre ellos los guar­dias de las pri­sio­nes, no han sido enjui­cia­dos. En uno de los casos, un guar­dia de un cen­tro de deten­ción de Texas se hizo pasar por médi­co y agre­dió sexual­men­te a cin­co muje­res en la enfer­me­ría (World Jour­nal, 26 de agos­to de 2010). Según datos del Minis­te­rio de Defen­sa cita­dos por el perió­di­co The Times en su edi­ción del 8 de mar­zo de 2010, casi 3.000 muje­res sol­da­do fue­ron agre­di­das sexual­men­te en el año fis­cal 2008, con un incre­men­to inter­anual del 9 por cien­to. Prác­ti­ca­men­te un ter­cio de ellas fue­ron víc­ti­mas de vio­la­ción o agre­sión mien­tras se encon­tra­ban de ser­vi­cio.

Las muje­res esta­dou­ni­den­ses tam­bién son víc­ti­mas de la vio­len­cia domés­ti­ca. Alre­de­dor de 1,3 millo­nes de per­so­nas son agre­di­das por sus pare­jas cada año y el 92 por cien­to de las víc­ti­mas son muje­res. Una de cada cua­tro muje­res se con­vier­te en víc­ti­ma de la vio­len­cia domés­ti­ca en algún momen­to de su vida. Tres muje­res esta­dou­ni­den­ses mue­ren cada día a manos de su actual pare­ja o de un ex com­pa­ñe­ro sen­ti­men­tal (CNN, 21 de octu­bre de 2010). En 2008, la poli­cía de la ciu­dad de Nue­va York reci­bió más de 230.000 denun­cias rela­cio­na­das con casos de vio­len­cia domés­ti­ca, lo que equi­va­le a 600 casos al día (Chi­na Press. Edi­ción del este de Esta­dos Uni­dos, 3 de abril de 2010). En el 34,6 por cien­to de los ase­si­na­tos de muje­res ocu­rri­dos en 2009 en los que se cono­ce la rela­ción de la víc­ti­ma con el agre­sor, el homi­ci­da fue la pare­ja o el mari­do (www​.fbi​.gov). En el con­da­do de San­ta Cla­ra (Cali­for­nia), la poli­cía reci­be más de 4.500 lla­ma­das rela­cio­na­das con la vio­len­cia domés­ti­ca cada año y más de 700 muje­res y niños se ven obli­ga­dos a vivir en cen­tros de aco­gi­da para esca­par de sus agre­so­res (World Jour­nal, 15 de octu­bre de 2010; Chi­na Press, 9 de octu­bre de 2010).

El dere­cho a la salud de las muje­res no está sufi­cien­te­men­te pro­te­gi­do en Esta­dos Uni­dos. Según Amnis­tía Inter­na­cio­nal, más de dos muje­res mue­ren cada año a cau­sa de com­pli­ca­cio­nes duran­te el emba­ra­zo y el par­to. En las últi­mas dos déca­das, las muje­res de ori­gen afri­cano han teni­do casi cua­tro veces más pro­ba­bi­li­da­des de morir de com­pli­ca­cio­nes rela­cio­na­das con el emba­ra­zo que las muje­res blan­cas, mien­tras que la tasa para las muje­res de ori­gen indí­ge­na es de 3,6 veces, la de las muje­res de ori­gen afri­cano es 2,6 y la de las muje­res lati­nas se sitúa en 2,5 (A/​HRC/​14/​NGO/​13).

En Esta­dos Uni­dos, los niños viven en la pobre­za. En su edi­ción del 21 de noviem­bre de 2010, el Washing­ton Post infor­mó de que según el Depar­ta­men­to de Agri­cul­tu­ra, prác­ti­ca­men­te uno de cada cua­tro niños se enfren­ta al ham­bre. Más del 60 por cien­to de los maes­tros de las escue­las públi­cas iden­ti­fi­can el ham­bre como uno de los pro­ble­mas de las aulas. Prác­ti­ca­men­te el mis­mo por­cen­ta­je com­pra comi­da para sus alum­nos (The Washing­ton Post, 21 de noviem­bre de 2010). Según las esta­dís­ti­cas difun­di­das el 16 de sep­tiem­bre de 2010 por el Buró del Cen­so de Esta­dos Uni­dos, la tasa de pobre­za entre los niños meno­res de 18 años se situó en el 20,7 por cien­to en 2009, cifra supe­rior a la del año ante­rior en 1,7 pun­tos por­cen­tua­les (www​.cen​sus​.gov). La tasa de pobre­za entre los niños de ori­gen afri­cano que viven en Washing­ton es del 43 por cien­to (The Washing­ton Post, 29 de sep­tiem­bre de 2010) y alre­de­dor de 2,7 millo­nes de niños de Cali­for­nia per­te­ne­cen a fami­lias con pocos recur­sos eco­nó­mi­cos. El por­cen­ta­je de niños pobres que viven en seis con­da­dos de la Bahía de San Fran­cis­co ha pasa­do del 15 al 16 por cien­to. Las esta­dís­ti­cas mues­tran que al menos 17 millo­nes de niños en Esta­dos Uni­dos vivían en hoga­res sin segu­ri­dad ali­men­ta­ria en 2009 (World Jour­nal, 8 de mayo de 2010).

En Esta­dos Uni­dos, los niños tam­bién son víc­ti­mas de la vio­len­cia. Las cifras publi­ca­das en la pági­na web ofi­cial de «Love Our Chil­dren USA» mues­tran que más de tres millo­nes de niños son supues­ta­men­te víc­ti­mas de vio­len­cia cada año. La orga­ni­za­ción seña­la que la cifra real es tres veces mayor. Casi 1,8 millo­nes de niños son secues­tra­dos y prác­ti­ca­men­te 600.000 viven en cen­tros de aco­gi­da. Los agre­so­res sexua­les se ponen en con­tac­to cada día con uno de cada sie­te niños y ado­les­cen­tes esta­dou­ni­den­ses a tra­vés de inter­net. Ade­más, uno de cada cua­tro niños es ame­na­za­do por sus com­pa­ñe­ros de cla­se y el 43 por cien­to de los ado­les­cen­tes y el 97 por cien­to de los estu­dian­tes de pri­ma­ria son víc­ti­mas de aco­so en la red. Nue­ve de cada diez estu­dian­tes homo­se­xua­les, bise­xua­les o tran­se­xua­les sufren aco­so en el cen­tro esco­lar. Has­ta 160.000 estu­dian­tes pue­den lle­gar a que­dar­se en casa un día cual­quie­ra por temor a ser agre­di­dos o ame­na­za­dos en el cole­gio (www​.loveour​chil​dre​nu​sa​.org). El Washing­ton Post infor­mó el 17 de octu­bre de 2010 de que el 17 por cien­to de los estu­dian­tes esta­dou­ni­den­ses ase­gu­ran haber sido aco­sa­dos o ame­na­za­dos dos o tres veces al mes o más en un sólo tri­mes­tre. Los casos de inti­mi­da­ción son espe­cial­men­te fre­cuen­tes duran­te el ter­cer año de la escue­la pri­ma­ria. Al menos el 25 por cien­to de los estu­dian­tes de este cur­so son víc­ti­mas de aco­so esco­lar dos, tres o más veces al mes. Según un infor­me del Rela­tor Espe­cial sobre el Dere­cho a la Edu­ca­ción de la ONU, 20 esta­dos y cien­tos de dis­tri­tos esco­la­res de Esta­dos Uni­dos toda­vía per­mi­ten algún tipo de cas­ti­go físi­co en los cen­tros edu­ca­ti­vos y los estu­dian­tes con dis­ca­pa­ci­da­des físi­cas o men­ta­les tie­nen más pro­ba­bi­li­da­des de sufrir este tipo de cas­ti­gos (A/HRC/14/25/ADD.1).

En Esta­dos Uni­dos tam­po­co está garan­ti­za­da la salud físi­ca y men­tal de los niños. Más de 93.000 meno­res están encar­ce­la­dos y entre el 75 y el 93 por cien­to de los niños han pasa­do por al menos una expe­rien­cia trau­má­ti­ca, entre ellas abu­sos sexua­les o aban­dono (The Washing­ton Post, 9 de julio de 2010). Según un infor­me ela­bo­ra­do por el Gru­po de Estu­dio de Muer­tes Infan­ti­les del Depar­ta­men­to de Salud e Higie­ne Men­tal de la ciu­dad de Nue­va York, la tasa de muer­tes pro­vo­ca­das por lesio­nes entre los niños de eda­des com­pren­di­das entre uno y 12 años de edad entre 2001 y 2008 fue de 8,9 por cada 100.000. La cifra para la ciu­dad de Nue­va York fue de 4,2 muer­tes por cada 100.000 (Chi­na Press, 3 de julio de 2010). Un total de 13 niños y jóve­nes han muer­to en un cen­tro para niños con un alto gra­do de dis­ca­pa­ci­dad de Chica­go des­de el año 2000 debi­do a una aten­ción inade­cua­da (Chica­go Tri­bu­ne, 10 de octu­bre de 2010). De acuer­do con un estu­dio publi­ca­do el 14 de octu­bre de 2010 en la Revis­ta de la Aca­de­mia Ame­ri­ca­na de Psi­quia­tría Infan­til y Ado­les­cen­te, alre­de­dor de la mitad de los esta­dou­ni­den­ses de entre 13 y 19 años de edad pre­sen­tan sín­to­mas de des­or­den men­tal. El 51 por cien­to de los niños y el 49 por cien­to de las niñas de esas eda­des pade­cen tras­tor­nos rela­cio­na­dos con el esta­do de áni­mo, la con­duc­ta, la ansie­dad o el con­su­mo de dro­gas. En el 22,2 por cien­to de los casos, el tras­torno es tan gra­ve que les impi­de lle­var a cabo sus acti­vi­da­des dia­rias (World Jour­nal, 15 de octu­bre de 2010). El con­te­ni­do por­no­grá­fi­co difun­di­do a tra­vés de las pági­nas web de Esta­dos Uni­dos tie­ne efec­tos muy nega­ti­vos en los niños. Las esta­dís­ti­cas mues­tran que sie­te de cada diez meno­res han acce­di­do a por­no­gra­fía en inter­net de mane­ra acci­den­tal y uno de cada tres lo ha hecho inten­cio­na­da­men­te. Aun­que la edad media a la que los niños entran en con­tac­to con este tipo de con­te­ni­dos es de 11 años, algu­nos empie­zan a ver por­no­gra­fía a los ocho años de edad (The Washing­ton Times, 16 de junio de 2010). De acuer­do con un infor­me encar­ga­do por la Cam­pa­ña Nacio­nal para Pre­ve­nir el Emba­ra­zo en Ado­les­cen­tes y la Pre­ñez No Pla­ni­fi­ca­da, el 20 por cien­to de ado­les­cen­tes esta­dou­ni­den­ses ha envia­do por correo elec­tró­ni­co o col­ga­do en la red imá­ge­nes o vídeos de ellos mis­mos des­nu­dos o semi­des­nu­dos (www​.co​.jef​fer​son​.co​.us/​d​a​/​d​a​/​_​T​9​9​_​R​2​2​5​.​htm). Ade­más, ado­les­cen­tes esta­dou­ni­den­ses han esta­ble­ci­do por lo menos 500 salas de chat al des­nu­do con áni­mos de lucro, que mos­tra­ban miles de imá­ge­nes de des­nu­dos.

VI. Sobre vio­la­cio­nes de los dere­chos huma­nos en otros paí­ses

EEUU tie­ne un tris­te­men­te céle­bre his­to­rial de vio­la­cio­nes de los dere­chos huma­nos a nivel inter­na­cio­nal.

Las gue­rras de Irak y Afga­nis­tán, diri­gi­das por EEUU, han cau­sa­do nume­ro­sas víc­ti­mas entre los civi­les. Según un infor­me dado a cono­cer el 22 de octu­bre de 2010 por la pági­na web Wiki­Leaks, entre mar­zo de 2003 y has­ta fina­les de 2009 se regis­tra­ron un total de 285.000 víc­ti­mas en Irak. Los docu­men­tos tam­bién reve­lan que por lo menos 109.000 per­so­nas murie­ron en la gue­rra de Irak, un 63 por cien­to de los cua­les eran civi­les (The World Jour­nal, 23 de octu­bre de 2010, pági­na A2). En un ata­que per­pe­tra­do en la ciu­dad ira­quí de Bag­dad en julio de 2007, un heli­cóp­te­ro esta­dou­ni­den­se dis­pa­ró y mató a 12 per­so­nas, entre las que se encon­tra­ba un fotó­gra­fo de la agen­cia Reuters y su chó­fer (The New York Times, 5 de abril de 2010). El 20 de febre­ro de 2011, una ope­ra­ción mili­tar de EEUU rea­li­za­da en el nores­te de Afga­nis­tán dejó 65 muer­tos ino­cen­tes, inclui­dos 22 muje­res y más de 30 niños, lo que supo­ne el caso más seve­ro de víc­ti­mas civi­les en los últi­mos meses. De acuer­do con un infor­me del perió­di­co The Washing­ton Post publi­ca­do el 15 de octu­bre de 2010, el Minis­te­rio de Dere­chos Huma­nos de Irak infor­mó en 2009 de que 85.694 ciu­da­da­nos ira­quíes fue­ron mata­dos entre enero de 2004 y el 31 de octu­bre de 2008. Asi­mis­mo, la orga­ni­za­ción Iraq Body Count, con sede en Gran Bre­ta­ña, reve­ló que un total de 122.000 civi­les pere­cie­ron de mane­ra vio­len­ta des­de la inva­sión esta­dou­ni­den­se de Irak (The News­day, 24 de octu­bre de 2010).

Asi­mis­mo han deja­do nume­ro­sas víc­ti­mas entre la pobla­ción local las ope­ra­cio­nes mili­ta­res de EEUU en Afga­nis­tán y otras regio­nes del mun­do. Según un infor­me del San Fran­cis­co Chro­ni­cle divul­ga­do el 3 de mar­zo de 2010, tro­pas de la Orga­ni­za­ción del Tra­ta­do del Atlán­ti­co del Nor­te (OTAN), diri­gi­das por EEUU, cau­sa­ron la muer­te o hirie­ron a 535 civi­les afga­nos en 2009. Del total, 113 civi­les fue­ron tiro­tea­dos y mata­dos, cifra que repre­sen­ta un incre­men­to del 43 por cien­to fren­te a 2008. Des­de junio de 2009, bom­bar­deos del ejér­ci­to esta­dou­ni­den­se deja­ron por lo menos 35 civi­les afga­nos muer­tos. El 8 de enero de 2010, el lan­za­mien­to de misi­les en la región noroc­ci­den­tal de Pakis­tán pro­vo­có la muer­te de cua­tro per­so­nas e hirió a otras tres (The San Fran­cis­co Chro­ni­cle, 9 de enero de 2010). Duran­te una ope­ra­ción espe­cial de EEUU en Afga­nis­tán el 12 de febre­ro de ese mis­mo año falle­cie­ron por dis­pa­ros cin­co civi­les ino­cen­tes, dos de los cua­les eran muje­res emba­ra­za­das (The New York Times, 5 de abril de 2010, pági­na A4). El 12 de abril, tro­pas esta­dou­ni­den­ses ras­trea­ron un auto­bús de pasa­je­ros, cau­san­do la muer­te de cin­co civi­les e hirien­do a otros 18 (The New York Times, 13 de abril de 2010, pági­nas A1 y A3). El dia­rio The Washing­ton Post infor­mó el 18 de sep­tiem­bre de 2010 que des­de enero de ese año, un «escua­drón de la muer­te» for­ma­do por cin­co sol­da­dos de la 5ª bri­ga­da de com­ba­te de asal­to de la 2ª divi­sión de la infan­te­ría de las fuer­zas arma­das esta­dou­ni­den­ses come­tió por lo menos tres homi­ci­dios, en los cua­les las víc­ti­mas fue­ron ele­gi­das al azar entre civi­les afga­nos y des­cuar­ti­za­das, para lue­go ate­so­rar los hue­sos huma­nos (The Washing­ton Post, 18 de sep­tiem­bre de 2010).

Las misio­nes anti­te­rro­ris­tas de EEUU se han vis­to afec­ta­das por gra­ves escán­da­los de abu­sos a pri­sio­ne­ros. Duran­te su «gue­rra con­tra el terro­ris­mo», EEUU man­tu­vo a indi­vi­duos en deten­ción inde­fi­ni­da sin car­gos o jui­cios, de acuer­do con un infor­me-estu­dio con­jun­to pre­sen­ta­do al Con­se­jo para los Dere­chos Huma­nos de la Orga­ni­za­ción de las Nacio­nes Uni­das (ONU) en mayo de 2010. El docu­men­to fue ela­bo­ra­do por el Rela­tor Espe­cial de la ONU sobre la pro­mo­ción y la pro­tec­ción de los dere­chos huma­nos y las liber­ta­des fun­da­men­ta­les en la lucha con­tra el terro­ris­mo, el Rela­tor Espe­cial de la ONU sobre la tor­tu­ra y otros tra­tos o penas crue­les, inhu­ma­nos y degra­dan­tes y el Gru­po de Tra­ba­jo de la ONU sobre la Deten­ción Arbi­tra­ria. El docu­men­to dice que EEUU esta­ble­ció cen­tros de deten­ción en la bahía de Guan­tá­na­mo y otros luga­res del mun­do, don­de man­te­nía a pre­sos de mane­ra secre­ta. La Agen­cia de Inte­li­gen­cia Cen­tral (CIA, por sus siglas en inglés) de EEUU habría crea­do estos cen­tros para inte­rro­gar a los deno­mi­na­dos «pre­sos de valor ele­va­do». Según el infor­me, el vice­mi­nis­tro adjun­to prin­ci­pal de Jus­ti­cia de EEUU Stephen G. Brad­bury expu­so que la CIA apli­có varias «téc­ni­cas real­za­das» de dis­tin­tos nive­les a 28 de sus 94 dete­ni­dos, que inclu­ye­ron situa­cio­nes de estrés, cam­bios brus­cos de la tem­pe­ra­tu­ra, pri­va­ción del sue­ño así como la téc­ni­ca cono­ci­da como el «water­boar­ding» (UN Doc. A/​HRC/​13/​42). Esta­dos Uni­dos lle­va a cabo deten­cio­nes fue­ra de sus fron­te­ras bajo el pre­tex­to de la «gue­rra con­tra el terror». Según un infor­me publi­ca­do el 9 de diciem­bre de 2010 por Asso­cia­ted Press, algu­nos docu­men­tos difun­di­dos en la pági­na web de Wiki­leaks indi­can que varios agen­tes estu­vie­ron impli­ca­dos en 2003 en el secues­tro de un ciu­da­dano ale­mán al que con­fun­die­ron con un terro­ris­ta. Los agen­tes le detu­vie­ron en Mace­do­nia y le man­tu­vie­ron rete­ni­do en secre­to en una pri­sión de la CIA en Afga­nis­tán duran­te cin­co meses. Sin embar­go, un alto diplo­má­ti­co de la emba­ja­da de Esta­dos Uni­dos en Ber­lín advir­tió al gobierno ale­mán de que no emi­tie­ra órde­nes inter­na­cio­na­les de arres­to con­tra los auto­res del secues­tro.

EEUU ha vio­la­do seria­men­te el dere­cho a exis­tir y el desa­rro­llo de los resi­den­tes cuba­nos. El 26 de octu­bre de 2010, la 65ª sesión de la Asam­blea Gene­ral de la ONU apro­bó por mayo­ría una reso­lu­ción titu­la­da «La nece­si­dad de poner fin al blo­queo eco­nó­mi­co, comer­cial y finan­cie­ro impues­to por los Esta­dos Uni­dos de Amé­ri­ca con­tra Cuba», la 19ª reso­lu­ción con­se­cu­ti­va de su tipo. Sólo dos paí­ses, inclui­do EEUU, vota­ron en con­tra de esta reso­lu­ción. El blo­queo de ese país a Cuba está cali­fi­ca­do como un acto de geno­ci­dio bajo el Artícu­lo II de la Con­ven­ción sobre la Pre­ven­ción y el Cas­ti­go del Cri­men del Geno­ci­dio, adop­ta­da en 1948.

EEUU se nie­ga a rati­fi­car dis­tin­tas con­ven­cio­nes inter­na­cio­na­les cla­ve sobre los dere­chos huma­nos, des­en­ten­dién­do­se de esta mane­ra de sus obli­ga­cio­nes inter­na­cio­na­les. Has­ta la fecha, EEUU no ha rati­fi­ca­do el Pac­to Inter­na­cio­nal de Dere­chos Eco­nó­mi­cos, Socia­les y Cul­tu­ra­les ni la Con­ven­ción sobre la Eli­mi­na­ción de Todas las For­mas de la Dis­cri­mi­na­ción con­tra la Mujer. En 2006, la Asam­blea Gene­ral de la ONU adop­tó la Con­ven­ción sobre los Dere­chos de las Per­so­nas con Dis­ca­pa­ci­dad, la cual ha sido has­ta pre­sen­te rati­fi­ca­da por un total de 96 paí­ses, entre los que no figu­ra EEUU. Has­ta la fecha, un total de 193 paí­ses se han adhe­ri­do a la Con­ven­ción sobre los Dere­chos del Niño pero EEUU se encuen­tra entre las pocas nacio­nes que no la han rati­fi­ca­do.

El 20 de agos­to de 2010, el gobierno esta­dou­ni­den­se pre­sen­tó su pri­mer infor­me sobre la situa­ción de los dere­chos huma­nos en su país ante el Con­se­jo de Dere­chos Huma­nos de la ONU. Duran­te el Examen Perió­di­co Uni­ver­sal (EPU) de la ONU del 5 de noviem­bre, EEUU reci­bió un total de 228 suge­ren­cias de par­te de unas 60 dele­ga­cio­nes de dis­tin­tos paí­ses sobre cómo mejo­rar la situa­ción de los dere­chos huma­nos en ese país. Los con­se­jos abor­da­ron, entre otros, rati­fi­car las con­ven­cio­nes inter­na­cio­na­les cla­ve sobre los dere­chos huma­nos, los dere­chos de las mino­rías étni­cas e indí­ge­nas, dis­cri­mi­na­cio­nes racia­les y la pri­sión de Guan­tá­na­mo. Sin embar­go, EEUU sola­men­te acep­tó 40 de estas suge­ren­cias. El 18 de mar­zo de 2011, el Con­se­jo de Dere­chos Huma­nos de la ONU adop­tó los resul­ta­dos del EPU sobre EEUU segui­do a lo cual muchas nacio­nes con­de­na­ron a ese país por haber recha­za­do sus con­se­jos. En la dis­cu­sión sobre el país nor­te­ame­ri­cano, los repre­sen­tan­tes de las dele­ga­cio­nes de algu­nos paí­ses expre­sa­ron su lamen­to y decep­ción por el recha­zo de EEUU a un ele­va­do núme­ro de suge­ren­cias, apun­tan­do que el com­pro­mi­so de ese país con los dere­chos huma­nos esta­ba lejos de ser satis­fac­to­rio y exhor­tan­do que EEUU afron­te su pro­pio regis­tro de los dere­chos huma­nos y tome medi­das con­cre­tas para resol­ver sus actua­les pro­ble­mas al res­pec­to.

Los datos men­cio­na­dos demues­tran que EEUU cuen­ta con un his­to­rial funes­to en el terreno de la garan­tía de los dere­chos huma­nos y que por este moti­vo, no está jus­ti­fi­ca­do que se com­por­te como «juez de los dere­chos huma­nos en el mun­do». Aun así, ese país publi­có año tras año su Infor­me por Paí­ses sobre Prác­ti­cas de Dere­chos Huma­nos, en el que acu­só y cul­pó a otros paí­ses por sus prác­ti­cas rela­cio­na­das con los dere­chos huma­nos. EEUU igno­ra sus pro­pios pro­ble­mas en mate­ria de los dere­chos huma­nos pero se esfuer­za por abo­gar por una deno­mi­na­da «diplo­ma­cia de los dere­chos huma­nos» para uti­li­zar los dere­chos huma­nos como herra­mien­ta polí­ti­ca con el obje­ti­vo de difa­mar la ima­gen de otras nacio­nes y per­se­guir sus pro­pios intere­ses estra­té­gi­cos. Estos datos expo­nen al com­ple­to la hipo­cre­sía de doble rase­ro que ejer­ce ese país con res­pec­to a los dere­chos huma­nos y su plan mali­cio­so de impul­sar su hege­mo­nía bajo la pre­ten­sión de pro­te­ger los dere­chos huma­nos.

Con este tex­to acon­se­ja­mos al gobierno de EEUU que tome medi­das con­cre­tas para mejo­rar su pro­pia situa­ción de los dere­chos huma­nos, que exa­mi­ne y rec­ti­fi­que sus acti­vi­da­des en ese terreno y que deten­ga sus actos hege­mó­ni­cos, que con­sis­ten en uti­li­zar los dere­chos huma­nos para inter­fe­rir en los asun­tos inter­nos de otros paí­ses.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *