Bil­bao, puer­to naba­rro- Aitzol Altu­na

En el siglo XII des­de la capi­tal de nues­tro rei­no lle­ga­ron a la Naba­rra Occi­den­tal aires reno­va­do­res con San­cho VI el Sabio (1150−1194), se fun­da­ron villas como la de San Sebas­tián entre los años 1150 – 1180, la de “Vic­to­ria” en 1181 sobre la pue­bla de “Gas­tehiz”[1] o la biz­kai­na de Duran­go en 1150, todas ellas sobre pobla­cio­nes ya exis­ten­tes que pasa­ron a ser villas con exen­cio­nes fis­ca­les y dere­cho a comer­cio, villas amu­ra­lla­das (“uri-bil­duak”) con domi­nio direc­to del rey. Con ello se impul­só nota­ble­men­te el comer­cio y las rutas comer­cia­les.

En la cos­ta naba­rra, para enton­ces, ya se habían crea­do nume­ro­sas pobla­cio­nes entorno a nue­vas igle­sias cen­tra­les de pro­pie­dad pri­va­da y lai­ca ‑divi­se­ras e inclu­so de realen­go- des­de el impul­so clu­nien­se de San­cho III el Mayor des­de Lei­re (1005−35), que intro­du­jo la for­ma de cons­truir del pri­mer romá­ni­co en toda la penín­su­la ibé­ri­ca median­te maes­tros lom­bar­dos (nor­te Ita­lia), igle­sias de cul­to cató­li­co que ser­vían para aglu­ti­nar pobla­cio­nes has­ta enton­ces dis­per­sas y que supu­sie­ron el naci­mien­to de las “ante­igle­sias”, lla­ma­das así por hacer sus pór­ti­cos la fun­ción de los actua­les ayun­ta­mien­tos en base al dere­cho pire­nai­co y que fue­ron el ori­gen de muchos de los actua­les muni­ci­pios. Duran­te este perío­do de “paz naba­rra”, bajó la pobla­ción a habi­tar de nue­vo los valles des­de las inva­sio­nes bár­ba­ras y des­pués musul­ma­nas y astu­ria­nas de los siglos V al X, inva­sio­nes que habían impul­sa­do a los bas­ko­nes a vol­ver a poblar de nue­vo duran­te esos siglos las medias lade­ras en los cor­da­les de las peque­ñas mon­ta­ñas que jalo­nan nues­tra geo­gra­fía cos­te­ra y que son más aptas para la defen­sa del terri­to­rio.

El rei­no de Naba­rra, hija del duca­do bas­kón, supu­so una revo­lu­ción reli­gio­so-social en la Naba­rra cos­te­ra que hoy no pode­mos ima­gi­nar, don­de debie­ron de tener una gran influen­cia las innu­me­ra­bles igle­sias levan­ta­das don­de has­ta enton­ces ape­nas había cons­truc­cio­nes de pie­dra, y más aún en aque­lla esca­sa pobla­ción de tra­di­ción oral, la defi­ni­ti­va evan­ge­li­za­ción con la pre­di­ca­ción de letra­dos clé­ri­gos que debie­ron de lle­gar con estas igle­sias des­de otros terri­to­rios del rei­no naba­rro, que por tan­to eran eus­kal­du­nes; de esta épo­ca datan tam­bién los pri­me­ros cul­tos maria­nos tan exten­di­dos en estas tie­rras, como el de la Vir­gen Blan­ca o de las Nie­ves intro­du­ci­do por el pro­pio San­cho VI el Sabio en un autén­ti­co sin­cre­tis­mo con el cul­to pagano ante­rior a la dio­sa Mari o Ama­lur.

Esta fre­né­ti­ca acti­vi­dad ecle­sial y de cons­truc­ción, debió de lle­var con­si­go una uni­for­mi­za­ción en estas tie­rras de aspec­tos tan impor­tan­tes como el idio­ma, pues es muy impro­ba­ble que antes se hubie­ra pro­du­ci­do una pre­sión polí­ti­co-social sufi­cien­te des­de el cen­tro del rei­no para que el filó­lo­go Kol­do Mitxe­le­na (1915−1987) habla­ra de un eus­ke­ra medie­val uni­fi­ca­do.

En esta épo­ca pro­ba­ble­men­te baja­ron las gen­tes de Fina­ga en Mal­ma­sín y las de Bego­ña a repo­blar de nue­vo la ribe­ra del río Ibai­za­bal-Ner­vión alre­de­dor de una igle­sia de cul­to a San Anto­nio Abad o San Antón y que se lla­ma­rá puer­to de Bil­bao, igle­sia cons­trui­da en ese siglo XII jun­to a la base de un cas­ti­llo o for­ta­le­za naba­rra y un puen­te romá­ni­co[2]. El río Ner­vión nace en la sie­rra Sal­ba­da en Urdu­ña y es afluen­te del Ibai­za­bal al que se le une en Urbi entre Gal­da­kano-Basau­ri tras bor­dear poco antes el mon­te Mal­ma­sín. Ese río Ibai­za­bal-Ner­vión era nave­ga­ble pre­ci­sa­men­te has­ta ese pun­to, don­de las bar­ca­zas o gaba­rras des­em­bar­ca­rían las mer­can­cías de los buques de gran cala­do que atra­ca­rían más cer­ca de la boca­na de la ría, faci­li­tan­do así su trans­por­te hacia el inte­rior, de ahí que el prin­ci­pal puer­to comer­cial del Ibai­za­bal-Ner­vión estu­vie­ra varios kiló­me­tros ría aden­tro.

Cer­cano a este puer­to, tal y como seña­la Tomás Urzain­qui siguien­do a Moret o a Anto­nio de Agui­rre, había otro cas­ti­llo aún más impor­tan­te: “El cas­ti­llo naba­rro de Mal­ve­cín, sobre el actual Bil­bao (ante­igle­sia de Arri­go­rria­ga), se halla en el pro­mon­to­rio deno­mi­na­do Mal­ma­sín, don­de se ubi­can las rui­nas en un para­je deno­mi­na­do el Cas­ti­llo”. El cas­ti­llo de “Mal­ve­cín” es por su tipo­lo­gía del siglo X y fue redu­ci­da su plan­ta a la mitad años des­pués, qui­zás con San­cho VI el Sabio de Naba­rra en siglo XII: “la plan­ta es de gran­des pro­por­cio­nes y de for­ma semi­cir­cu­lar, con un radio de 50 metros” según expli­ca el exper­to en cas­ti­llos naba­rros Iña­ki Sagre­do[3]. Estos dos cas­ti­llos mar­ca­rán el naci­mien­to del puer­to naba­rro de Bil­bao.

His­tó­ri­ca­men­te se ha creí­do que Bil­bao se fun­dó en el año 1300 y que lo for­ma­ban 3 calles: Some­ra, Ten­de­ría y Arte­ca­lle. Un recien­te estu­dio del arqueó­lo­go Iña­ki Gar­cía Camino ha reve­la­do que las 7 calles actua­les del Cas­co Vie­jo bil­baíno son coe­tá­neas y nacían en la mis­ma ría. El alcá­zar o for­ta­le­za don­de hoy está la igle­sia de San Antón sería una de las esqui­nas de la mura­lla y la prin­ci­pal entra­da a la villa por su puen­te des­de don­de lle­ga­ría el camino que se bifur­ca­ba des­de Mal­ma­sín, con la Cate­dral de San­tia­go en el cen­tro del recin­to que se cerra­ría por las actua­les calles del Perro, Lote­ría, Ban­co de Espa­ña y Pelo­ta.

El seño­río naba­rro de Biz­kaia –jun­to con el res­to de la Naba­rra Occidental‑, fue inva­di­do por Cas­ti­lla a fina­les del siglo XII. Lo más pro­ba­ble es que las tres pri­me­ras calles fue­ran las ori­gi­na­les naba­rras y las sie­te las de la villa refun­da­da por D. Die­go López de Haro V en 1300, pues la actual cate­dral de San­tia­go en el cas­co his­tó­ri­co de Bil­bao está reedi­fi­ca­da en 1379 sobre una igle­sia o ermi­ta del Camino de San­tia­go de los siglos XI-XII, ante­rior a la ocu­pa­ción mili­tar cas­te­lla­na y la basí­li­ca actual en esti­lo góti­co de Bego­ña, está tam­bién cons­trui­da sobre otra romá­ni­ca naba­rra ante­rior.

Era Bil­bao, den­tro del Esta­do naba­rro, el puer­to de la ante­igle­sia de Bego­ña en la ruta del pri­mer Camino de San­tia­go, el cos­te­ro, que segui­ría la cal­za­da roma­na que men­cio­na­ba el antro­pó­lo­go espa­ñol Julio Caro Baro­ja cuan­do dijo: “Es pro­ba­ble que la vía que iba de Astor­ga a Bur­deos por Ála­va tuvie­ra otra casi para­le­la jun­to al mar que unie­ra entre sí las ciu­da­des marí­ti­mas que men­cio­na Pto­lomeo” His­to­ria del País Vas­co Tomo II[4]. Se han loca­li­za­do res­tos de épo­ca roma­na en Bil­bao (mone­das de Adriano y Anto­nino Pío), roma­nas e inclu­so ante­rio­res en la necró­po­lis de Berrea­ga (Mun­gia), Gal­da­kano (lápi­das de Obis­poetxe de Ele­xal­de), en Larra­betzu, alto de Mor­ga (San Este­ban de Gere­kiz), en Ger­ni­ka, en Forua (prin­ci­pal cen­tro de dis­tri­bu­ción de mer­can­cías del can­tá­bri­co), Mun­da­ka (Por­tuon­do) y Bermeo (ermi­ta de Kur­tzio).

Los pri­me­ros pere­gri­nos del camino ini­cial de San­tia­go venían des­de Gipuz­koa y entra­ban a Biz­kaia por Mar­ki­na y la cole­gia­ta de Zior­tza en Boli­bar, para por Muni­ti­bar lle­gar a Ger­ni­ka, o bien des­em­bar­ca­ban en la que era enton­ces la “cabe­za del seño­río”, Bermeo, para hacer uno en Ger­ni­ka con el ante­rior camino y des­pués seguir los dos uni­fi­ca­dos hacia Muxi­ka, alto de Mor­ga ‑don­de se reu­nían la pri­me­ra Jun­tas biz­kai­nas – para bajar a Goi­ko­le­jea, Larra­betzu y subir de nue­vo por Legi­na a la sie­rra de Gan­gu­ren has­ta la igle­sia de San­ta Mari­na de Gal­da­kano (san­ta galle­ga) y así lle­gar a Bil­bao por dos cami­nos:

El pri­me­ro baja­ba por el lla­ma­do “Camino de Etxe­ba­rri” des­de Arbo­lantxa por el actual barrio de San Anto­nio y la casa­to­rre de Etxe­ba­rri has­ta la penín­su­la que con­tro­la­ba la pode­ro­sa fami­lia de los Legi­za­mon (des­pués Leza­ma-Legi­za­mon), para seguir por Bolue­ta en para­le­lo a la ría has­ta entrar a Bil­bao por el actual barrio de la Abu­su y el paseo de los Caños, Atxu­ri, Por­tal de Abe­rri y el Cas­co Vie­jo. En la “Peña” o Abu­su, es don­de el río Ibai­za­bal-Ner­vión deja de ser “río” para pasar a ser “ría”, es decir, entra­da de mar con influen­cia de las mareas[5].

El otro camino era el que, sin bajar a Etxe­ba­rri, siguien­do la sie­rra de Gan­gu­ren y el mon­te Avril lle­ga­ba por Arta­gan a Bego­ña, para bajar a su puer­to por las Cal­za­das de Mallo­na y su vía cru­cis, entran­do a Bil­bao por la pla­za lla­ma­da hoy de Una­muno, la calle de la Cruz, la igle­sia de San­tos Jua­nes y por el Por­tal de Zamu­dio has­ta lle­gar al Cas­co Vie­jo o Sie­te Calles bil­baí­nas, direc­to por la puer­ta del Ángel a la cate­dral de San­tia­go. El camino seguía por la calle Ten­de­ría has­ta la his­tó­ri­ca igle­sia de San Antón para diri­gir­se por su puen­te al otro lado de la ría por San Fran­cis­co-Ura­zu­rru­tia, don­de exis­te una hor­na­ci­na con el após­tol a caba­llo, para salir de Bil­bao por la calle Auto­no­mía, el barrio de Kas­tre­xa­na y su puen­te del Dia­blo hacia Bal­ma­se­da.

En el puen­te de San Antón, pre­ci­sa­men­te, se jun­ta­ban ambos cami­nos. Bil­bao fue de las pri­me­ras pobla­cio­nes penin­su­la­res en nom­brar a San­tia­go como su patrono.

El cas­ti­llo de Bil­bao jun­to al puen­te de San Antón y su igle­sia, pro­te­gía el paso natu­ral de la ría por la zona por­tua­ria lla­ma­da Puer­to de Bil­bao, don­de des­pués fue crea­da la villa en el año 1300 sobre un asen­ta­mien­to ya exis­ten­te por el oncea­vo señor de Biz­kaia, Don Die­go López de Haro V, apo­da­do “el intru­so” por arre­ba­tar el dere­cho suce­so­rio a su sobri­na María Díaz de Haro I. El pri­vi­le­gio de la villa de Bil­bao, fecha­do en Valla­do­lid cien años des­pués de la con­quis­ta cas­te­lla­na del occi­den­te naba­rro, nos da noti­cia de la pre­exis­ten­cia de Bil­bao ya que habla de hacer nue­va­men­te pobla­ción y villa: “Sepan por esta car­ta cuan­tos la vie­ren y oye­ren, como yo, Die­go López de Haro, Señor de Viz­ca­ya, en uno con mi hijo don Lope Díaz, y con pla­cer de todos los viz­caí­nos, hago en Bil­bao de par­te de Bego­ña nue­va­men­te pobla­ción y villa cual dicen el Puer­to de Bil­bao. (…)

El his­to­ria­dor naba­rro Tomás Urzain­qui comen­ta al res­pec­to: “Don Die­go López de Haro V no es quien fun­dó pro­pia­men­te la pobla­ción de Bil­bao, pues ya exis­tía como pue­bla marí­ti­ma ocu­pa­do por marean­tes y pes­ca­do­res. Exis­tían ya algu­nas casas torre y la igle­sia de San­tia­go, y con com­pla­cen­cia de todos los viz­caí­nos la con­vir­tió en villa el 15 de Junio de 1300. Los pobla­do­res de este lugar de Bil­bao, según pri­vi­le­gio, se regían por el fue­ro de Logro­ño. Este fue­ro era a su vez una repro­duc­ción del Fue­ro de Jaca de 1077, otor­ga­do por el rey de los naba­rros y ara­go­ne­ses, San­cho Ramí­rez, exten­di­do a Logro­ño por el inva­sor Alfon­so VI en 1090 y mejo­ra­do por San­cho VI el Sabio de Naba­rra.”

El his­to­ria­dor biz­kaino del siglo XIX, Esta­nis­lao Jai­me Labay­ru, resu­me lo ocu­rri­do en ese año 1300 de la car­ta de villa dada a Bil­bao en “Com­pen­dio de la His­to­ria de Viz­ca­ya”: “Don Die­go López de Haro V, apo­da­do el Intru­so, ocu­pa Viz­ca­ya (1295−1307). En 1295, el 25 de Abril, mue­re don San­cho el Bra­vo, rey de Cas­ti­lla, y apro­ve­chán­do­se don Die­go López de Haro V de los dis­tur­bios de la Cor­te en la mino­ría de don Fer­nan­do IV, entró en Viz­ca­ya y la tomó sin resis­ten­cia sin que se le pudie­ra opo­ner la legí­ti­ma seño­ra de Viz­ca­ya doña María Díaz de Haro, por­que su mari­do el infan­te don Juan se halla­ba toda­vía en pri­sión des­de la catás­tro­fe de Alfa­ro. Salió por este tiem­po el infan­te don Juan, mari­do de la legí­ti­ma Seño­ra de Viz­ca­ya doña María Díaz de Haro, pero no pudo con­se­guir que se le devol­vie­ra el Seño­río, con lo cual, y uni­do a otros des­con­ten­tos, com­ba­tió a la rei­na viu­da y a su hijo don Fer­nan­do; pero fiel a las ban­de­ras de éstos don Die­go López de Haro con­si­guió derro­tar la con­ju­ra. Siguió don Die­go López de Haro V sir­vien­do a la rei­na madre y a su hijo don Fer­nan­do por este tiem­po y osten­tan­do siem­pre el títu­lo de Señor de Viz­ca­ya. (…) Hizo a sus pobla­do­res y suce­so­res fran­cos de todos los pechos y tri­bu­tos, dán­do­les el Fue­ro de Logro­ño, el cria­de­ro de mine­ral de hie­rro en Ollar­gan y les seña­ló por lími­tes des­de el pun­tal del fon­dón de Zorro­za has­ta el arro­yo de Azor­do­ya­ga y has­ta el fon­dón de Deus­to”.

Por lo tan­to, Bil­bao ya exis­tía antes de 1300. Las recien­tes exca­va­cio­nes en la igle­sia de San Antón han pues­to al des­cu­bier­to lien­zos de mura­lla data­dos en el siglo XII, cuan­do Bil­bao for­ma­ba par­te de los impor­tan­tes puer­tos mari­ne­ros del rei­no de Naba­rra y era el puer­to de la ante­igle­sia de Bego­ña[6].

La legí­ti­ma Seño­ra de Biz­kaia, María Díaz de Haro II, en el año 1348 a la vuel­ta de su exi­lio en la Naba­rra libre tras la muer­te de su tío, en la car­ta pue­bla de pri­vi­le­gios y fran­qui­cias otor­ga­da a Bil­bao en una espe­cie de “refun­da­ción” pero que poco apor­tó, prohi­bía expre­sa­men­te el uso del camino de Etxe­ba­rri y la com­pra-ven­ta en todo su reco­rri­do, para obli­gar así a los comer­cian­tes a pasar y desa­rro­llar su acti­vi­dad en Bil­bao, lo que con­vir­tió al anti­guo puer­to bego­ñés, con el deve­nir de los años, en el prin­ci­pal pun­to comer­cial del Seño­río.

Labay­ru en su libro men­cio­na­do lo expli­ca así: “En la pri­ma­ve­ra de este año, cuan­do los bil­baí­nos se ente­ra­ron del falle­ci­mien­to de don Die­go, com­pren­dien­do que la cédu­la de fun­da­ción de la villa care­cía del carác­ter de la ver­da­de­ra legi­ti­mi­dad por pro­ve­nir del intru­so don Die­go López de Haro V, acu­die­ron a doña María Díaz de Haro supli­cán­do­le la reva­li­da­ción de le cédu­la de su tío, a lo cual acce­dió el 25 de Junio, otor­gan­do la car­ta pri­vi­le­gio igual a la de don Die­go, pero con el adi­ta­men­to que el camino que va de Ordu­ña a Bermeo, atra­ve­san­do por Eché­ba­rri, que fue­se por la villa de Bil­bao” .

El pri­mer his­to­ria­dor biz­kaino, el muña­tón Lope Sala­zar (s. XV), cita como pri­mer lina­je de Bil­bao los Legi­za­mon, lue­go a los Basur­to y des­pués a los Arbo­lantxa, el pri­me­ro y el ter­ce­ro son dos de las prin­ci­pa­les fami­lias de Etxe­ba­rri ‑per­te­ne­cien­te a la ante­igle­sia naba­rra de Gal­da­kano has­ta 1509 don­de eran cabe­zas de lina­je-.

El camino comer­cial Bermeo-Urdu­ña por Mal­ma­sín y la cuen­ca del río Ner­vión, des­via­do a Bil­bao por María Díaz de Haro –has­ta don­de coin­ci­día con el Camino de San­tia­go y la pos­te­rior Ruta Jura­de­ra[7]-, era el más anti­guo de los cami­nos de los que comu­ni­ca­ba la enton­ces capi­tal biz­kai­na con la mese­ta y el segun­do en impor­tan­cias tras el que enla­za­ba Bermeo con Duran­go y subía por Urkio­la hacia la impor­tan­te villa naba­rra de Vito­ria-Gas­teiz, con­tro­la­do el camino por el cas­ti­llo de Astxi­ki del que ape­nas que­da nada tras su derrum­ba­mien­to por las tro­pas de asal­to cas­te­lla­nas.

Bermeo fue la capi­tal de Biz­kaia has­ta 1602 y su prin­ci­pal puer­to, así, en el “Libro del Buen Amor” del Arci­pres­te de Hita (1343), se des­cri­be la bata­lla entre Don Car­nal y Doña Cua­res­ma y se dice: “cuan­tos en el mar viven vinie­ron al tor­neo, aren­ques y besu­gos vinie­ron de Bermeo”. Fer­nan­do II de Ara­gón “el Fal­sa­rio” se refe­ría a Bermeo como «cabe­za de Viz­ca­ya» en 1475 por ser «la villa prin­ci­pal, pri­me­ra y más impor­tan­te, la más pobla­da, la más rica y pode­ro­sa», por tan­to, el mimo de los Seño­res de Biz­kaia hacia su villa pre­fe­ri­da, des­pla­zó final­men­te a Bermeo como “cabe­za” del seño­río ocu­pan­do a prin­ci­pios del siglo XVII ese pues­to el anti­guo puer­to naba­rro de Bego­ña, lla­ma­do Bil­bao.

His­to­ria­do­res como el mon­dra­go­nés Este­ban Gari­bay (s. XVI) seña­lan que Bil­bao era el nom­bre de una case­ría situa­da don­de hoy cre­ce Bil­bao “la Vie­ja”, al otro lado del puen­te de San Antón. Según reco­ge tam­bién el his­to­ria­dor bil­baíno Teó­fi­lo Guiard y Larrau­ri (1876−1946) en “His­to­ria de la noble villa de Bil­bao”: “ema­nó á esta Noble villa, dig­na de títu­lo de ciu­dad, de otra anti­quí­si­ma pobla­ción peque­ña, que está allen­de del río, con una casa lla­ma­da tam­bién Bil­bao, que, á dife­ren­cia de esta nue­va, vino des­pués aque­lla á cog­no­mi­nar­se vie­ja, como hoy día la lla­man, nom­brán­do­la “Bil­bao la Vie­ja”.


[1] En la “Reja de San Millán” de 1025 ya apa­re­ce este pue­blo, el nom­bre pare­ce con­te­ner la raíz “gaz­te­lu”. Las recien­tes exca­va­cio­nes en la “almen­dra” o cas­co vie­jo vito­riano han demos­tra­do la exis­ten­cia de una mura­lla ante­rior a su car­ta pue­bla como villa.

[2] Este puen­te fue derrui­do para cons­truir el actual, es el que apa­re­ce en el escu­do de Bil­bao jun­to a esta igle­sia de San Antón (San Anto­nio Abad en reali­dad). El puen­te de San Antón era cono­ci­do como “el puen­te del cas­ti­llo”, cas­ti­llo o alcá­zar fue derrui­do rei­nan­do Pedro I el Cruel de Cas­ti­lla (1334−1369) en su lucha por la coro­na cas­te­lla­na con­tra su her­mano Enri­que II el Impon­ten­te (el pri­mer Tras­ta­ma­ra) y sus par­ti­da­rios, comen­za­da la recons­truc­ción de la igle­sia actual de plan­ta góti­ca y torre barro­ca en 1366 y rei­nau­gu­ra­da la parro­quia en 1433. Duran­te esas Gue­rras y por 5 años (1368−73), Gipuz­koa, par­te de La Rio­ja y Ala­ba vol­vie­ron a Naba­rra rei­nan­do Car­los II, sien­do Biz­kaia para el rey de Ingla­te­rra que ayu­dó al naba­rro a recu­pe­rar momen­tá­nea­men­te la Naba­rra Occi­den­tal.

[3] “La Nava­rra Occi­den­tal, la fron­te­ra del mar, Tomo III”.

[4] El camino de la cos­ta se usa­ba sobre todo al prin­ci­pio, siglos IX‑X (como seña­ló Menén­dez Pidal). La cono­ci­da como Ruta Jura­de­ra, fue en épo­ca medie­val par­te del Camino de San­tia­go cos­te­ro que des­de Fran­cia atra­ve­sa­ba la cos­ta can­tá­bri­ca has­ta Com­pos­te­la. En Épo­ca Moder­na pasó a lla­mar­se Camino Real Bil­bao-Ger­ni­ka y a fina­les del siglo XIX, se le empie­za a deno­mi­nar «Camino Vie­jo Bil­bao-Ger­ni­ka».

El pri­mer camino cos­te­ro traía pere­gri­nos que des­em­bar­can en la bahía de Txin­gu­di o lle­ga­ban andan­do has­ta Irun siguien­do la cos­ta, el cual care­ce de acci­den­tes geo­grá­fi­cos rele­van­tes, para, por San Sebas­tián, Zarautz, Geta­ria y Zumaia, pene­trar en Biz­kaia des­de Mar­ki­na y seguir hacia la impor­tan­te Cole­gia­ta de Zena­rru­za en Boli­bar, atra­ve­san­do el mon­te Oiz, direc­ción Ger­ni­ka por Muni­ti­bar, don­de se con­fun­de con la “Ruta Jura­de­ra” a Bil­bao. Se tar­da­ba 6 jor­na­das en com­ple­tar­la has­ta Bil­bao y seguía la ruta Xaco­bea por la Enkar­ta­cio­nes direc­ción Can­ta­bria y otro ramal por Bur­gos, lo que hacía de Bil­bao un impor­tan­te pun­to de paso, aun­que enton­ces sólo era el puer­to de Bego­ña, con la igle­sia de Bego­ña y la de San­tia­go como pun­tos rele­van­tes, las cua­les enton­ces eran tan sólo peque­ñas ermi­tas romá­ni­cas sobre las que se cons­tru­ye­ron las igle­sias góti­cas actua­les. Pero sería tam­bién fre­cuen­te ver pere­gri­nos que des­em­bar­ca­ban en Bermeo, prin­ci­pal puer­to biz­kaíno y su capi­tal para ini­ciar por la “Ruta Jura­de­ra” el Camino de San­tia­go.

Según el libro “Dos Cami­nos de San­tia­go” del depar­ta­men­to de turis­mo de la CAV, “el camino (de la cos­ta) esta­ba bien aten­di­do, y, sal­vo algún acci­den­te geo­grá­fi­co de poca impor­tan­cia, era rela­ti­va­men­te cómo­do, inclu­so en los meses cli­ma­to­ló­gi­ca­men­te más rigu­ro­sos”. Estos cami­nos o rutas comer­cia­les y de pere­gri­na­ción con sus comer­cian­tes y pere­gri­nos, arti­cu­la­rían las rela­cio­nes eco­nó­mi­cas y socia­les de los pri­me­ros biz­kaí­nos y serían una impor­tan­te fuen­te de ingre­sos.

El lla­ma­do “Camino fran­cés”, que es el que reco­rren aho­ra la mayo­ría de los pere­gri­nos, fue desa­rro­lla­do rei­nan­do los reyes naba­rros San­cho III el Mayor y des­pués con San­cho Ramí­rez en el siglo XI.

[5] Siglos des­pués, el camino cam­bió su ruta al des­cen­der la pobla­ción al llano, para dis­cu­rrir des­de Larra­betzu por el Txo­rie­rri y subir a la sie­rra de Gan­gu­ren por San­to Domin­go. Abu­su per­te­ne­cía a la ante­igle­sia de Aban­do y se cono­cía como “la pue­bla de Ybai­za­bal”, los her­ma­nos San­cha y San­tia­go de Erki­ñi­go eran pro­pie­ta­rios de las ferre­rías y moli­nos de la zona, así como de la torre de Abu­su, comar­ca en la que en 1639 eri­gie­ron la ermi­ta de “nues­tra seño­ra de la Peña de Fran­cia”, vir­gen patro­na de Sala­man­ca de gran devo­ción entre india­nos que vol­vían de hacer “las Amé­ri­cas”, de ahí que se conoz­ca tam­bién como “La Peña”.

[6] El docu­men­to más anti­guo con­ser­va­do sobre la ante­igle­sia de Bego­ña data del año 1161. Bego­ña fue ante­igle­sia inde­pen­dien­te has­ta el año 1870, año en el que comen­zó su ane­xión a su anti­guo puer­to, para enton­ces una gran villa comer­cial, ane­xión que no se cul­mi­nó has­ta el año1924.

[7] Los biz­kaí­nos empe­za­ron a recla­mar la jura de los Fue­ros biz­kaí­nos a sus seño­res, para enton­ces reyes de Cas­ti­lla por heren­cia des­de 1378, pues el rei­no cas­te­llano tenían sus pro­pias leyes o Fue­ros cas­te­lla­nos, dife­ren­tes a los Fue­ros naba­rros que man­te­nían los biz­kaí­nos pese a la inva­sión; los reyes cas­te­lla­nos (des­pués espa­ño­les) resul­ta­ban ser una figu­ra leja­na. Con los reyes natu­ra­les no se tie­ne cons­tan­cia algu­na de esta jura, segu­ra­men­te al ser las leyes prin­ci­pa­les comu­nes a todos los habi­tan­tes del rei­no y por­que no hacía fal­ta, al estar el señor de Biz­kaia pre­sen­te en las Jun­tas, por tan­to toma­ba par­te en las deci­sio­nes acordadas.Los Fue­ros no son más que las leyes con­sue­tu­di­na­rias que nos dimos los vas­cos para nues­tra con­vi­ven­cia y que ter­mi­na­ron de desa­rro­llar­se bajo el ampa­ro del Esta­do vas­co o rei­no de Naba­rra: es el cono­ci­do como Dere­cho Pire­nai­co, que bien se pue­de lla­mar naba­rro.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *