Madu­ro ser joven, jus­ti­cia ser cadu­ca – Car­los Tena

La manio­bra publi­ci­ta­ria que encar­nan las elec­cio­nes en aquel terri­to­rio, es sólo com­pa­ra­ble a la de la cere­mo­nia de los Oscar, pero a lo bes­tia, como seña­la­ba áci­da­men­te otro genio del humor surrea­lis­ta como fue Miguel Gila.

Al ciu­da­dano Barak Oba­ma le cabe, sin embar­go, el anec­dó­ti­co honor de ser el pri­me­ro de su raza que acce­de al des­pa­cho oval de la Casa Blan­ca, aun­que habre­mos de reco­no­cer que fue Geor­ges W. Bush, el geno­ci­da pre­si­den­te, el pri­me­ro en nom­brar a un ciu­da­dano de raza negra, como Colin Powell (sus­ti­tui­do al poco tiem­po por Con­do­lez­za Rice, tam­bién afro­ame­ri­ca­na), para el car­go de la Secre­ta­ría de Esta­do, o sea, para el equi­va­len­te en Espa­ña a Minis­tro de Asun­tos Exte­rio­res, des­tino que con­lle­va fun­da­men­tal­men­te la ardua tarea de ocu­par­se en temas y polí­ti­cas del inte­rior situa­do en el exte­rior. No sé si me expli­co.

Para dejar­lo cla­ro. En USA tal res­pon­sa­bi­li­dad impli­ca, por enci­ma de otras labo­res mili­ta­res, que el titu­lar trans­mi­ta a los man­da­ta­rios en el res­to del mun­do, que a Barak le agra­da­ría mucho el cum­pli­mien­to de sus órde­nes exac­tas.

Así, las lla­ma­das demo­cra­cias occi­den­ta­les, debe­rán ple­gar­se a esa Hoja de Puta, per­dón de Ruta, en lo refe­ri­do a sal­va­guar­dar los intere­ses del empre­sa­ria­do yan­qui, y pro­te­ger a las dic­ta­du­ras del Vati­cano, Hai­tí, Hon­du­ras, Perú, Colom­bia, Pana­má, Marrue­cos, Ara­bia Sau­di­ta, Kuwait, la de los inva­di­dos Irak, Afga­nis­tán, más medio kilo de Áfri­ca y cuar­to y mitad de la Euro­pa del Este, sobre todo en paí­ses don­de ya se han colo­ca­do gobier­nos de cla­ra ten­den­cia fas­cis­ta como Polo­nia, Che­quia, Tur­quía (pró­xi­mo clien­te de la Comu­ni­dad), etc., etc.

Todo ello, so pena de que si un eje­cu­ti­vo osa­ra salir­se de la foto, podría que­dar en la rui­na tras las accio­nes pre­ci­sas, de con­tun­den­cia inme­dia­ta, del Ban­co Mun­dial, FMI y gobierno sui­zo, emer­gi­das des­de Washing­ton.

Y si por una casua­li­dad impre­vis­ta, alguno de estos últi­mos no cum­plie­ra, la CIA, el FBI y la Black Water, con el aplau­so y com­pren­sión del ejér­ci­to de Oba­ma, con­fec­cio­na­rán de inme­dia­to una urdim­bre de tal cali­bre, que la inva­sión y apro­pia­ción ulte­rior de miles de millo­nes de euros, figu­ra­rían como pri­me­ros ele­men­tos a desa­rro­llar. Se tra­ta de impo­ner por la fuer­za, la fuer­za bru­ta de la demo­cra­cia a lo Ken­tucky Fried Chic­ken, es decir, a freír a tiros a los pollos que se nie­guen a ser comi­dos.

Si la máqui­na de matar que es USA, nota que se va hun­dien­do en las heces de su pro­pio detri­tus, arras­tra­ría con él a fami­lia­res y ami­gos, antes que renun­ciar a ser el IV Reich.

Por for­tu­na, hay gobier­nos en los que un can­ci­ller o minis­tro de exte­rio­res ame­ri­cano no tie­ne por qué ame­na­zar a un vecino, y menos aún a los euro­peos o afri­ca­nos, limi­tán­do­se a una labor de buen vecin­dad, de rela­cio­nes de igual a igual, apli­can­do el pro­gra­ma polí­ti­co pro­me­ti­do por un gobierno ele­gi­do por millo­nes de ciu­da­da­nos, a pesar de que miles de cade­nas de TV, perió­di­cos, emi­so­ras de radio y otros medios de con­fu­sión demo­crá­ti­ca, hayan des­ata­do la segun­da las cam­pa­ñas de des­cré­di­to y mani­pu­la­ción más ver­gon­zo­sas en los últi­mos cin­cuen­ta años.

Es evi­den­te que me refie­ro a Vene­zue­la y a su gobierno, coman­dan­do por Hugo Chá­vez, y refren­da­do en casi una dece­na de oca­sio­nes, por sus con­ciu­da­da­nos. La pri­me­ra sigue sien­do la orga­ni­za­da con­tra la Revo­lu­ción cuba­na, des­de hace más de medio siglo,

Por for­tu­na tam­bién, ese can­ci­ller tie­ne un alto con­cep­to de su res­pon­sa­bi­li­dad y la pers­pi­ca­cia, sabien­do ade­más dis­tin­guir un auto razo­na­do de un bodrio como el redac­ta­do por Eloy Velas­co, magis­tra­do pro­mo­vi­do, como la Muri­llo, por miem­bros del PP (par­ti­do here­de­ro de la más abyec­ta tra­di­ción fran­quis­ta).

Es cuan­do Madu­ro sale a los medios y denun­cia, alto y cla­ro, el hecho de que ese juez se haya saca­do de la toga una acu­sa­ción ver­gon­zan­te, ade­más de colo­car a Aznar en su sitio. Enton­ces sal­tan las vie­jas chis­pas his­pa­nas de la indig­na­ción patria, los res­col­dos del impe­rio colo­nial, y comien­za el lamen­ta­ble espec­tácu­lo de la con­de­na inqui­si­to­rial, tan típi­ca del espa­ñol sin sen­ti­do de la éti­ca y la inte­li­gen­cia.

Madu­ro se que­ja, y con razón, de una bazo­fia crea­da por la irres­pon­sa­bi­li­dad de un juris­ta como aquel, for­mu­la­do sin base algu­na, es decir, rozan­do la pre­va­ri­ca­ción, cuan­do se da el caso de que ese mis­mo juris-impru­den­te fue Direc­tor Gene­ral Jus­ti­cia en la cas­ti­ga­da comu­ni­dad valen­cia­na en 2000, sien­do tes­ti­go pre­sen­cial del reci­bi­mien­to tri­bu­ta­do por sus supe­rio­res (con ran­go de visi­tan­te ilus­tre), al coman­dan­te Raúl Reyes, miem­bro de las FARC, sin que des­de aquel año 2000 se le ocu­rrie­ra la memez de tra­tar de dedu­cir una rela­ción entre una de las fuer­zas insur­gen­tes colom­bia­nas, y la orga­ni­za­ción arma­da Eus­ka­di Ta Aska­ta­su­na.

Y el gobierno valen­ciano, era del Par­ti­do Popu­lar ¿te acuer­das, Zapla­na? Cla­ro que si se orga­ni­za­ra una expo­si­ción de aque­llas fotos (y las rela­cio­na­das con el caso Gur­tel), la no menos fran­quis­ta Rita Bar­be­rá, prohi­bi­ría el acto, en con­so­nan­cia con su par­ti­cu­lar con­cep­to acer­ca de la liber­tad de expre­sión, o de su ideo­lo­gía anti­cul­tu­ral, anti­his­tó­ri­ca y ridí­cu­la.

Nico­lás Madu­ro, can­ci­ller vene­zo­lano del gobierno de Hugo Chá­vez, aun­que le due­la al Rey, a Zapa­te­ro, a Rajoy, a Lei­re Pajín y a todo el Par­ti­do Popu­lar, ha pro­nun­cia­do unas fra­ses sobre José María Aznar, que han heri­do lo más ínti­mo de la sen­si­bi­li­dad de quie­nes se decla­ran espa­ño­les, antes que ciu­da­da­nos res­pon­sa­bles.

Un polí­ti­co con­ser­va­dor, como era Anto­nio Cáno­vas del Cas­ti­llo, vas­co de naci­mien­to, tuvo la genia­li­dad de iro­ni­zar sobre este tipo de sali­das, en las que pare­ce reful­gir el orgu­llo patrio y la dig­ni­dad, afir­man­do. “Son espa­ño­les los que no pue­den ser otra cosa”, dejan­do cla­ro que la sofla­ma, acom­pa­ña­da de estú­pi­das e infan­ti­les alha­ra­cas espa­ño­lis­tas, son fru­to de la medio­cri­dad y el com­ple­jo de infe­rio­ri­dad inhe­ren­tes a un des­ver­gon­za­do cum lau­de. O sea, Aznar.

Y cons­te en acta, ¡oh, tor­pe juez Velas­co¡, que no estoy de acuer­do con Madu­ro, pero sí con la Pajín, en que no se debe til­dar de Mafia al ex pre­si­den­te espa­ñol , por­que de esa mane­ra ofen­de a las más vetus­tas cas­tas de cana­llas que hay en Sici­lia. Y hay que evi­tar ese tipo de símil peyo­ra­ti­vo. Hubie­ra bas­ta­do con Hijo de Bush, Hijo de Fran­co, o inclu­so Hijo de Mon­se­ñor Escri­vá de Bala­guer, que se acer­can más a tan oscu­ro per­so­na­je.

Me ape­na, sin embar­go, que esa mala imi­ta­do­ra del Capi­tán Nemo, como es la som­no­lien­ta Secre­ta­ria de Des­or­ga­ni­za­ción del PSOE, encar­nan­do el dra­má­ti­co rol de sub­ma­ri­nis­ta de pri­me­ra, Sec­ción Torpe­do de la Cal­za­da, que­de al des­cu­bier­to en su afán por defen­der lo inde­fen­di­ble, salien­do a la pales­tra a sol­tar lo que le sale de su bos­te­zan­te boca. Con enemi­gos así, señor Rajoy, para qué quie­re mili­tan­tes.

El can­ci­ller Nico­lás Madu­ro he hecho honor a su ape­lli­do, a su sole­ra y a su expe­rien­cia, adqui­ri­da en los mil com­ba­tes dia­rios en que se ha con­ver­ti­do, como la Revo­lu­ción cuba­na, el hecho de defen­der el movi­mien­to boli­va­riano, que es lo mis­mo que decir la demo­cra­cia, la libe­ra­ción defi­ni­ti­va de los pue­blos del con­ti­nen­te lati­no­ame­ri­cano, asun­to que a la chi­le­na Miche­lle Bache­let le traía al fres­co, ya que duran­te su man­da­to, que ya ter­mi­na, no hizo otra cosa que imi­tar a Feli­pe Gon­zá­lez (con­sin­tien­do el terro­ris­mo de esta­do y otros crí­me­nes), ofen­dien­do así no sólo a los ver­da­de­ros socia­lis­tas, sino a la memo­ria de su padre, bri­ga­dier gene­ral Alber­to Bache­let, miem­bro del Gobierno de la Uni­dad Popu­lar de Sal­va­dor Allen­de, tor­tu­ra­do y muer­to por quie­nes son héroes de su suce­sor, el empre­sa­rio Sebas­tián Piñe­ra, tan hijo de Pino­chet como Aznar del Cau­di­llo Fran­co.

Madu­ro ha dado en el cla­vo, y los medios de comu­ni­ca­ción y mani­pu­la­ción espa­ño­les, los mis­mos que han entro­ni­za­do la men­ti­ra, la doble moral, el doble rase­ro y el dine­ro, por enci­ma de la ver­dad, el rigor y la obje­ti­vi­dad, ata­can feroz­men­te al can­ci­ller por­que ha esgri­mi­do una ver­dad tan enor­me como la Cate­dral de Bur­gos.

Madu­ro y Chá­vez han deja­do en ridícu­lo las para­noi­cas pre­ten­sio­nes del juez Velas­co, en un momen­to en el que la jus­ti­cia espa­ño­la apa­re­ce en pelo­tas, des­nu­da de dig­ni­dad, de volun­tad de ser­vi­cio al ciu­da­dano, por­que una ideo­lo­gía tota­li­ta­ria flo­ta en sus des­pa­chos y edi­fi­cios, en las sedes de Tri­bu­nal Supre­mo y la Audien­cia Nacio­nal, dejan­do al aire el aro­ma a mise­ria de una tran­si­ción polí­ti­ca que per­mi­te que quie­nes com­ba­tie­ron, inclu­so con armas ¿por qué no?, la infa­me y ase­si­na dic­ta­du­ra de Fran­cis­co Fran­co, sean aún til­da­dos de terro­ris­tas.

Un exper­to juris­ta como Car­los Jimé­nez Villa­re­jo, que fue­ra Fis­cal Anti­co­rrup­ción, lan­za­ba al aire, hace solo unos días, estas fra­ses rotun­da­men­te cla­ri­fi­ca­do­ras:

Lle­va­mos 25 años en que las aso­cia­cio­nes de jue­ces y fis­ca­les, con­ser­va­do­ras y pro­gre­sis­tas, han cele­bra­do con­gre­sos comien­do en la mano de los ban­cos y cajas de aho­rro, que han apor­ta­do can­ti­da­des impor­tan­tes, han paga­do gas­tos de alo­ja­mien­to y segu­ra­men­te algo más. ¿Por qué no se pre­gun­tan los jue­ces y fis­ca­les cómo enca­ja esto en el ejer­ci­cio libre e inde­pen­dien­te de su fun­ción, si cual­quie­ra de ellos ha teni­do algún asun­to con las enti­da­des que les han sub­ven­cio­na­do tan gene­ro­sa­men­te?

Otro ciu­da­dano, menos ver­sa­do en leyes, aun­que céle­bre por su amor a la ver­dad, como fue el indio Cuer­vo Inge­nuo, diría con su habi­tual des­par­pa­jo:

Nico­lás Madu­ro ser joven, valien­te, hones­to, no hablar con len­gua de ser­pien­te. Jus­ti­cia espa­ño­la ser men­ti­ro­sa, cadu­ca, fea, des­den­ta­da, malo­lien­te y sos­pe­cho­sa.

Car­los Tena

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *