Jose Mari Sagar­dui «Gatza», el pre­so poli­ti­co mas vete­rano de Euro­pa, sale tras 31 años en pri­sio­nes espa­ño­las. Ongi Eto­rri Etxe­ra!!!

El zor­notza­rra, el pre­so polí­ti­co que más tiem­po lle­va encar­ce­la­do en Euro­pa, debe­ría haber sido libe­ra­do el 20 de agos­to de 2009 en vir­tud de las reden­cio­nes con­ce­di­das, pero en abril de ese año le apli­ca­ron la doc­tri­na del Tri­bu­nal Supre­mo espa­ñol de febre­ro de 2006 y le anu­la­ron las reduc­cio­nes.

En las tres déca­das que ha esta­do pre­so ha sufri­do la dis­per­sión peni­ten­cia­ria en Cara­ban­chel, Soria, Puer­to, Herre­ra, Sevi­lla, Mallor­ca, Gra­na­da y Jaén, don­de se encuen­tra actual­men­te.

El 13 de abril mier­co­les una mani­fes­ta­cion que ten­dra lugar a las 20:00 en Zor­notza, reco­rre­ra las calles con el lema “Bizi oso­ra­ko kar­tze­la zigo­rrik ez!”

El 16 de abril saba­do ten­dra lugar en Zor­notza un acto nacio­nal en con­tra de la cade­na per­pe­tua. Este acto ten­dra lugar en la pla­za del ayu­ta­mien­to a las 17:30.

Se da la para­do­ja de que Gatza aban­do­na la pri­sión, el día inter­na­cio­nal de los pri­sio­ne­ros polí­ti­cos, la mejor cele­bra­ción que Gatza, Eus­kal Herria y las pri­sio­ne­ras y pri­sio­ne­ros polí­ti­cos del mun­do, sus fami­lias y quie­nes les apo­yan podrían soñar.

Ongi eto­rri, Gatza, anai eta borro­ka­la­ria!

Etxerat invita a "dar una calurosa bienvenida" a "Gatza", que mañana abandonará Jaén tras casi 31 años preso
«Gatza ha cono­ci­do en pri­me­ra per­so­na la polí­ti­ca peni­ten­cia­ria más dura de toda Euro­pa»

Jose Cruz Coto (mem­bro de Etxe­rat):

Es difí­cil resu­mir 31 años en ape­nas unas líneas. Varios de las y los aquí pre­sen­tes siquie­ra habían naci­do en julio de 1980. Fue enton­ces cuan­do José Mari Sagar­dui Gatza fue dete­ni­do y tras ser bru­tal­men­te tor­tu­ra­do, encar­ce­la­do. Des­de enton­ces, han pasa­do miles de días y millo­nes de horas. Maña­na, trans­cu­rri­dos ya casi 31 años, Gatza aban­do­na­rá la pri­sión de Jaén para retor­nar a Zor­notza. Des­de aquí, nues­tro cari­ño, apo­yo, cer­ca­nía y dis­po­ni­bi­li­dad, tan­to para Gatza como para sus fami­lia­res y alle­ga­dos.

El mun­do ha cam­bia­do sus­tan­cial­men­te en estos 31 años. Cuan­do Gatza entró en pri­sión, los ecos la revo­lu­ción san­di­nis­ta aún reso­na­ban con fuer­za, los con­ser­va­do­res Reagan y That­cher alca­za­ban el poder, Suá­rez ocu­pa­da la Mon­cloa y Gis­card D’Es­tain El Eli­seo de París, la Unión Sovié­ti­ca se apres­ta­ba para inva­dir Afga­nis­tán, Ber­lín con­ti­nua­ba divi­di­da en dos, Nel­son Man­de­la esta­ba pre­so en Rob­ben Island y las pri­sio­nes espa­ño­las se lle­na­ban de vas­cos y vas­cas.

Sin embar­go, revo­lu­ción tec­no­ló­gi­ca y cam­bio socio­ló­gi­co evi­den­te median­te, hay cosas que no han varia­do. Segui­mos hablan­do sobre una cri­sis eco­nó­mi­ca glo­bal y la polí­ti­ca peni­ten­cia­ria que se apli­ca a las y los pre­sos polí­ti­cos vas­cos sigue depa­ran­do trá­gi­cas con­se­cuen­cias.

Así las cosas, pode­mos decir que Gatza es un autén­ti­co super­vi­vien­te. Una per­so­na y un pre­so que ha sobre­vi­vi­do a todas las fases de la polí­ti­ca peni­ten­cia­ria, con su endu­re­ci­mien­to pau­la­tino corres­pon­dien­te. Duran­te los 31 años que ha pasa­do encar­ce­la­do has­ta con­ver­tir­se en el pre­so polí­ti­co más anti­guo de Euro­pa, Gatza ha pasa­do por Cara­ban­chel, Soria, Puer­to I, Herre­ra de la Man­cha, Alca­lá Meco, Cara­ban­chel Hos­pi­tal, Herre­ra de nue­vo, Sevi­lla II, Mallor­ca, Sevi­lla I, Gra­na­da, Cara­ban­chel Hos­pi­tal Peni­ten­cia­rio, Sevi­lla II, Puer­to II, Jaén II, Lan­graitz ‑en su úni­ca estan­cia en Eus­kal Herria- y, de nue­vo, Jaén.

Gatza ha cono­ci­do todas las fases de la cri­mi­nal polí­ti­ca peni­ten­cia­ria vigen­te, sis­te­ma defi­ni­do por Rubal­ca­ba como «el más duro de Euro­pa». El régi­men mili­ta­ri­za­do y las entra­das a san­gre y fue­go de la poli­cía a prin­ci­pios de los ochen­ta, la pues­ta en mar­cha de pri­sio­nes de máxi­ma segu­ri­dad, la dis­per­sión, los inten­tos de divi­sión y chan­ta­je del EPPK, el ais­la­mien­to, la muer­te de com­pa­ñe­ros, la apli­ca­ción de fac­to de la Cade­na Per­pe­tua, los cacheos, el con­trol indi­vi­dua­li­za­do y una serie inter­mi­na­ble de medi­das.

Duran­te el tiem­po en el que Gatza ha per­ma­ne­ci­do en pri­sión, 21 pre­sos y pre­sas polí­ti­cas han muer­to en pri­sión. En la mayo­ría de los casos debi­do a una evi­den­te des­asis­ten­cia médi­ca. Asi­mis­mo, 16 fami­lia­res, ami­gos y ami­gas tam­po­co van a poder ver el retorno de Gatza a casa, ya que murie­ron a con­se­cuen­cia de acci­den­tes pro­vo­ca­dos por la dis­per­sión. Situa­cio­nes, que por des­gra­cia, con­ti­núan repi­tién­do­se como hemos podi­do com­pro­bar en las últi­mas fechas: Hace poco menos de dos sema­nas, alle­ga­dos del pre­so polí­ti­co bil­baíno Julen Larri­na­ga sufrie­ron un acci­den­te camino de la pri­sión galle­ga de Cur­tis y el pasa­do jue­ves, el anti­guo pre­so polí­ti­co Mikel Iba­ñez falle­cía a con­se­cuen­cia de una gra­ve enfer­me­dad.

Gatza es un super­vi­vien­te por­que ha sido capaz de salir vivo de pri­sión. Sale vivo tras pasar 31 años en la cár­cel, den­tro de un sis­te­ma peni­ten­cia­rio espe­cial que bus­ca la des­truc­ción de la per­so­na como per­so­na y del suje­to polí­ti­co. Gatza ha hecho fren­te a ese chan­ta­je inter­mi­na­ble, y tras pasar cua­tro años más que Nel­son Man­de­la en Rob­ben Island, aban­do­na la cár­cel.

Por ello, invi­ta­mos a la socie­dad vas­ca a reci­bir­le y dar­le una calu­ro­sa bien­ve­ni­da en su retorno a casa. Será una sen­sa­ción agri­dul­ce. Satis­fac­to­ria por el regre­so de Gatza a Zor­notza y agria por­que el sufri­mien­to pro­vo­ca­do por la polí­ti­ca peni­ten­cia­ria es inne­ga­ble. No obs­tan­te, nos reite­ra­mos en el lla­ma­mien­to a tomar par­te en la bien­ve­ni­da a Gatza y en los dife­ren­tes actos que se cele­bra­rán duran­te las pró­xi­mas jor­na­das.

Final­men­te, no qui­sié­ra­mos olvi­dar que si bien Gatza aban­do­na la pri­sión maña­na, den­tro de ape­nas unas sema­nas, el 3 de mayo tam­bién sale de la cár­cel Jon Agi­rre Agi­riano. Lo mis­mo que hemos dicho sobre Gatza se pue­de apli­car a Agi­rre Agi­riano. El vecino de Ara­maio ha pasa­do 30 años en pri­sión ‑cum­plió su con­de­na en 2006- y es otro super­vi­vien­te. Gra­ve­men­te enfer­mo, con dolen­cias incu­ra­bles y que ponen su vida en ries­go como Artro­sis gene­ra­li­za­da (en ambas cade­ras). Her­nia dis­cal entre las vér­te­bras L4 y L5, en el año 2005 le implan­ta­ron una pró­te­sis en la cade­ra dere­cha.

Es hora de ter­mi­nar con estas situa­cio­nes. La dis­per­sión debe de des­apa­re­cer; las y los pre­sos con enfer­me­da­des gra­ves e incu­ra­bles deben ser excar­ce­la­dos; la apli­ca­ción de la Doc­tri­na que per­mi­te la apli­ca­ción de la Cade­na Per­pe­tua y que se ha ceba­do ya con más de 60 pre­sos y pre­sas polí­ti­cas debe de ser des­ac­ti­va y las situa­cio­nes de ais­la­mien­to y sole­dad deben de cesar.

Para que casos como el de Gatza o Agi­rre Agi­riano no se vuel­van a repe­tir jamás, la polí­ti­ca peni­ten­cia­ria vigen­te debe de situar­se en cla­ve de reso­lu­ción demo­crá­ti­ca.

Ongi Eto­rri Gatza!

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *