El pro­ce­so a Joseph K y los des­pe­di­dos de la UPV – José Luis Herre­ro, Antxon Azkar­gor­ta

Aca­ban de cum­plir­se 19 años de nues­tro des­pi­do y los pro­fe­so­res de la UPV nos encon­tra­mos en una situa­ción que pode­mos cali­fi­car per­fec­ta­men­te de kaf­kia­na. Tras estos lar­gos años las auto­ri­da­des aca­dé­mi­cas se nie­gan a nego­ciar un acuer­do que nos per­mi­ta la dig­na rein­cor­po­ra­ción a nues­tros pues­tos de tra­ba­jo. Y ello a pesar de que el pro­fe­so­ra­do pro­pio ‑prin­ci­pal obje­to de nues­tra lucha- lle­va ya años implan­ta­do.

En la cono­ci­da obra de Kaf­ka «El Pro­ce­so», el pro­ta­go­nis­ta, Joseph K, vive obse­sio­na­do por la acu­sa­ción de un deli­to que él mis­mo des­co­no­ce. De la mis­ma for­ma, sen­ti­mos que se nos quie­re res­pon­sa­bi­li­zar de algún cri­men cuya natu­ra­le­za igno­ra­mos. Como en la cita­da nove­la, se nos empu­ja a intro­du­cir­nos en un labe­rín­ti­co pro­ce­so don­de se nos ocul­tan el hecho come­ti­do y las prue­bas de car­go. Un pro­ce­so don­de fis­ca­les y jue­ces son ele­men­tos difu­sos y abs­trac­tos. Como dice la seño­ra Gru­bach, la case­ra de Joseph K, en la nove­la: «…hay algo com­ple­jo en esto que no entien­do, pero que tam­po­co se debe enten­der».

En la sinuo­sa y com­ple­ja tra­yec­to­ria que segui­mos para inten­tar des­en­tra­ñar el mis­te­rio nos ayu­dan de mane­ra desin­te­re­sa­da per­so­nas que hacen de «abo­ga­dos» e inte­rro­gan a los man­da­ta­rios uni­ver­si­ta­rios sobre nues­tro «caso». En una oca­sión, un pro­fe­sor ami­go soli­ci­tó de un anti­guo rec­tor una expli­ca­ción al res­pec­to y su res­pues­ta fue, tam­bién, kaf­kia­na: «Tu pre­gun­ta es polí­ti­ca­men­te inco­rrec­ta». En otro momen­to, otro docen­te se diri­gió a un vice­rrec­tor pidién­do­le infor­ma­ción sobre la cues­tión. La res­pues­ta, en sín­te­sis, vino a ser la siguien­te: «Estoy har­to del asun­to». Así mis­mo, las inter­mi­na­bles ges­tio­nes rea­li­za­das en las más diver­sas ins­tan­cias por nues­tra Comi­sión de Apo­yo tam­po­co con­si­guen des­en­tra­ñar los hilos de este com­pli­ca­do pro­ce­so.

Aná­lo­ga­men­te a lo vivi­do por el ciu­da­dano K de la nove­la de Kaf­ka, los des­pe­di­dos inten­ta­mos apro­xi­mar­nos al mun­do ins­ti­tu­cio­nal para com­pro­bar el dis­cu­rrir de nues­tro par­ti­cu­lar pro­ce­so. Cier­to car­go uni­ver­si­ta­rio nos ase­gu­ró que, según rumo­res pro­ve­nien­tes de deter­mi­na­dos círcu­los el actual rec­tor, «no que­ría saber nada de noso­tros». Ade­más, por lo vis­to, el mur­mu­llo más exten­di­do en los pasi­llos uni­ver­si­ta­rios insis­tía en la opi­nión de que «había­mos teni­do nues­tra opor­tu­ni­dad» y la había­mos per­di­do. Pero nin­gu­na per­so­na a la que inqui­ri­mos nos da expli­ca­cio­nes sobre esa recu­rren­te y nada explí­ci­ta opor­tu­ni­dad. Por últi­mo, al soli­ci­tar a un res­pon­sa­ble uni­ver­si­ta­rio una mayor con­cre­ción sobre las cau­sas de nues­tro veto, nos pro­me­tió que se inte­re­sa­ría por ave­ri­guar dón­de se encon­tra­ba la cla­ve expli­ca­ti­va.

Entre tan­to, con­ti­nua­mos nues­tro par­ti­cu­lar pro­ce­so inves­ti­ga­dor y topa­mos en nues­tra inin­te­rrum­pi­da bús­que­da con rele­van­tes per­so­na­li­da­des del com­ple­jo mun­do uni­ver­si­ta­rio que nos ofre­cen dife­ren­tes ver­sio­nes. Las hay para ele­gir: «El obs­tácu­lo se encuen­tra en el pro­pio rec­to­ra­do», opi­nan unos. No, «la difi­cul­ta­des pro­vie­nen del ámbi­to polí­ti­co. Se os ha apli­ca­do la “tole­ran­cia cero”, es decir “la into­le­ran­cia total”», nos inten­tan con­ven­cer otros. Un ter­ce­ro nos seña­la con ges­to mis­te­rio­so un pun­to en el hori­zon­te: «Vie­ne todo de más arri­ba». ¿De más arri­ba? ¿Qui­zá de la cabe­za del Gobierno y el Esta­do? ¿Del Vati­cano? Lucha­mos con denue­do para que la cre­cien­te angus­tia del ciu­da­dano K no nos inva­da y para­li­ce.

Cer­ca de sesen­ta fir­mas han ava­la­do una peti­ción de pro­fe­so­res de la Facul­tad de Cien­cias Socia­les y de la Comu­ni­ca­ción para que el Rec­to­ra­do nego­cie con noso­tros. ¿Res­pues­ta? Silen­cio. Pare­ci­da ini­cia­ti­va han segui­do otros cen­tros que en sus Jun­tas han apro­ba­do dicha ini­cia­ti­va. ¿Res­pues­ta? Silen­cio. Un muro de silen­cio y rumo­res rodea nues­tro «pro­ce­so». Mucho nos teme­mos, ante lo vis­to y oído, que nos enfren­ta­mos a un enor­me y tene­bro­so mons­truo admi­nis­tra­ti­vo y no a lo que pen­sa­mos debe­ría ser una uni­ver­si­dad: lugar ejem­plar de trans­pa­ren­cia y deba­te enri­que­ce­dor de ideas y pro­yec­tos.

A estas altu­ras del pro­ce­so, con­fia­mos en no aca­bar como Joseph K en la nove­la.

PD.- Quien quie­ra con­tri­buir a sos­te­ner eco­nó­mi­ca­men­te nues­tra lucha pue­de poner­se en con­tac­to con jon.​[email protected]​ehu.​es.

* Pro­fe­so­res des­pe­di­dos de la UPV, ¡Read­mi­sión!

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *