El pro­ce­so a Joseph K y los des­pe­di­dos de la UPV – José Luis Herre­ro, Antxon Azkargorta

Aca­ban de cum­plir­se 19 años de nues­tro des­pi­do y los pro­fe­so­res de la UPV nos encon­tra­mos en una situa­ción que pode­mos cali­fi­car per­fec­ta­men­te de kaf­kia­na. Tras estos lar­gos años las auto­ri­da­des aca­dé­mi­cas se nie­gan a nego­ciar un acuer­do que nos per­mi­ta la dig­na rein­cor­po­ra­ción a nues­tros pues­tos de tra­ba­jo. Y ello a pesar de que el pro­fe­so­ra­do pro­pio ‑prin­ci­pal obje­to de nues­tra lucha- lle­va ya años implantado.

En la cono­ci­da obra de Kaf­ka «El Pro­ce­so», el pro­ta­go­nis­ta, Joseph K, vive obse­sio­na­do por la acu­sa­ción de un deli­to que él mis­mo des­co­no­ce. De la mis­ma for­ma, sen­ti­mos que se nos quie­re res­pon­sa­bi­li­zar de algún cri­men cuya natu­ra­le­za igno­ra­mos. Como en la cita­da nove­la, se nos empu­ja a intro­du­cir­nos en un labe­rín­ti­co pro­ce­so don­de se nos ocul­tan el hecho come­ti­do y las prue­bas de car­go. Un pro­ce­so don­de fis­ca­les y jue­ces son ele­men­tos difu­sos y abs­trac­tos. Como dice la seño­ra Gru­bach, la case­ra de Joseph K, en la nove­la: «…hay algo com­ple­jo en esto que no entien­do, pero que tam­po­co se debe entender».

En la sinuo­sa y com­ple­ja tra­yec­to­ria que segui­mos para inten­tar des­en­tra­ñar el mis­te­rio nos ayu­dan de mane­ra desin­te­re­sa­da per­so­nas que hacen de «abo­ga­dos» e inte­rro­gan a los man­da­ta­rios uni­ver­si­ta­rios sobre nues­tro «caso». En una oca­sión, un pro­fe­sor ami­go soli­ci­tó de un anti­guo rec­tor una expli­ca­ción al res­pec­to y su res­pues­ta fue, tam­bién, kaf­kia­na: «Tu pre­gun­ta es polí­ti­ca­men­te inco­rrec­ta». En otro momen­to, otro docen­te se diri­gió a un vice­rrec­tor pidién­do­le infor­ma­ción sobre la cues­tión. La res­pues­ta, en sín­te­sis, vino a ser la siguien­te: «Estoy har­to del asun­to». Así mis­mo, las inter­mi­na­bles ges­tio­nes rea­li­za­das en las más diver­sas ins­tan­cias por nues­tra Comi­sión de Apo­yo tam­po­co con­si­guen des­en­tra­ñar los hilos de este com­pli­ca­do proceso.

Aná­lo­ga­men­te a lo vivi­do por el ciu­da­dano K de la nove­la de Kaf­ka, los des­pe­di­dos inten­ta­mos apro­xi­mar­nos al mun­do ins­ti­tu­cio­nal para com­pro­bar el dis­cu­rrir de nues­tro par­ti­cu­lar pro­ce­so. Cier­to car­go uni­ver­si­ta­rio nos ase­gu­ró que, según rumo­res pro­ve­nien­tes de deter­mi­na­dos círcu­los el actual rec­tor, «no que­ría saber nada de noso­tros». Ade­más, por lo vis­to, el mur­mu­llo más exten­di­do en los pasi­llos uni­ver­si­ta­rios insis­tía en la opi­nión de que «había­mos teni­do nues­tra opor­tu­ni­dad» y la había­mos per­di­do. Pero nin­gu­na per­so­na a la que inqui­ri­mos nos da expli­ca­cio­nes sobre esa recu­rren­te y nada explí­ci­ta opor­tu­ni­dad. Por últi­mo, al soli­ci­tar a un res­pon­sa­ble uni­ver­si­ta­rio una mayor con­cre­ción sobre las cau­sas de nues­tro veto, nos pro­me­tió que se inte­re­sa­ría por ave­ri­guar dón­de se encon­tra­ba la cla­ve explicativa.

Entre tan­to, con­ti­nua­mos nues­tro par­ti­cu­lar pro­ce­so inves­ti­ga­dor y topa­mos en nues­tra inin­te­rrum­pi­da bús­que­da con rele­van­tes per­so­na­li­da­des del com­ple­jo mun­do uni­ver­si­ta­rio que nos ofre­cen dife­ren­tes ver­sio­nes. Las hay para ele­gir: «El obs­tácu­lo se encuen­tra en el pro­pio rec­to­ra­do», opi­nan unos. No, «la difi­cul­ta­des pro­vie­nen del ámbi­to polí­ti­co. Se os ha apli­ca­do la “tole­ran­cia cero”, es decir “la into­le­ran­cia total”», nos inten­tan con­ven­cer otros. Un ter­ce­ro nos seña­la con ges­to mis­te­rio­so un pun­to en el hori­zon­te: «Vie­ne todo de más arri­ba». ¿De más arri­ba? ¿Qui­zá de la cabe­za del Gobierno y el Esta­do? ¿Del Vati­cano? Lucha­mos con denue­do para que la cre­cien­te angus­tia del ciu­da­dano K no nos inva­da y paralice.

Cer­ca de sesen­ta fir­mas han ava­la­do una peti­ción de pro­fe­so­res de la Facul­tad de Cien­cias Socia­les y de la Comu­ni­ca­ción para que el Rec­to­ra­do nego­cie con noso­tros. ¿Res­pues­ta? Silen­cio. Pare­ci­da ini­cia­ti­va han segui­do otros cen­tros que en sus Jun­tas han apro­ba­do dicha ini­cia­ti­va. ¿Res­pues­ta? Silen­cio. Un muro de silen­cio y rumo­res rodea nues­tro «pro­ce­so». Mucho nos teme­mos, ante lo vis­to y oído, que nos enfren­ta­mos a un enor­me y tene­bro­so mons­truo admi­nis­tra­ti­vo y no a lo que pen­sa­mos debe­ría ser una uni­ver­si­dad: lugar ejem­plar de trans­pa­ren­cia y deba­te enri­que­ce­dor de ideas y proyectos.

A estas altu­ras del pro­ce­so, con­fia­mos en no aca­bar como Joseph K en la novela.

PD.- Quien quie­ra con­tri­buir a sos­te­ner eco­nó­mi­ca­men­te nues­tra lucha pue­de poner­se en con­tac­to con jon.​[email protected]​ehu.​es.

* Pro­fe­so­res des­pe­di­dos de la UPV, ¡Read­mi­sión!

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.