Tor­tu­ra­do por los cables de Wiki­leaks – Avaaz​.org

Haga clic aquí con el botón secundario del mouse para descargar imágenes. Para ayudarle a proteger su confidencialidad, Outlook ha impedido la descarga automática de esta imagen desde Internet.

El con­fi­den­te de Wiki­leaks, Brad­ley Man­ning, está sien­do some­ti­do a tor­tu­ras bru­ta­les en una pri­sión mili­tar en EE.UU., como par­te de una estra­te­gia más amplia para silen­ciar e inti­mi­dar a quie­nes pue­dan estar con­si­de­ran­do nue­vas fil­tra­cio­nes. Los abu­sos sobre Man­ning han pola­ri­za­do posi­cio­nes den­tro del gobierno esta­dou­ni­den­se, y el Pre­si­den­te Oba­ma está muy pen­dien­te de su repu­tación inter­na­cio­nal. Un gigan­tes­co cla­mor inter­na­cio­nal pue­de lograr que pon­ga fin a las tor­tu­ras:

Haga clic aquí con el botón secundario del mouse para descargar imágenes. Para ayudarle a proteger su confidencialidad, Outlook ha impedido la descarga automática de esta imagen desde Internet. Sign the petition

En estos momen­tos, el mili­tar con­fi­den­te de Wiki­leaks, Brad­ley Man­ning, está sien­do some­ti­do a tor­tu­ras bru­ta­les en una pri­sión mili­tar en los Esta­dos Uni­dos. Man­te­ni­do en una situa­ción de total ais­la­mien­to capaz de enlo­que­cer a muchas per­so­nas, Man­ning es for­za­do a per­ma­ne­cer des­nu­do duran­te cier­tos perío­dos del día, y expues­to a las bur­las e insul­tos de otros pre­sos.

Man­ning está a la espe­ra de jui­cio por haber reve­la­do docu­men­tos mili­ta­res secre­tos a Wiki­leaks – inclu­yen­do el video que mues­tra a sol­da­dos nor­te­ame­ri­ca­nos masa­cran­do a civi­les ira­quíes. Este tra­to cruel e inhu­mano pare­ce ser par­te de una cam­pa­ña de inti­mi­da­ción diri­gi­da a silen­ciar a posi­bles con­fi­den­tes y con­ti­nuar con la ofen­si­va con­tra Wiki­leaks. Este asun­to ha gene­ra­do posi­cio­nes enfren­ta­das den­tro del gobierno de EE.UU., con algu­nos diplo­má­ti­cos cri­ti­can­do abier­ta­men­te a los pode­res mili­ta­res por el tra­to que le están dan­do a Man­ning. Pero el pre­si­den­te Oba­ma se está man­te­nien­do al mar­gen has­ta aho­ra.

Oba­ma es muy cui­da­do­so de la repu­tación inter­na­cio­nal de los Esta­dos Uni­dos. Es aho­ra cuan­do debe­mos mos­trar­le lo que está en jue­go en este caso. Levan­te­mos un enor­me cla­mor glo­bal pidien­do al gobierno de EE.UU. que pon­ga fin a las tor­tu­ras con­tra Man­ning y res­pe­te la ley. Fir­ma la peti­ción de aba­jo, y nues­tro men­sa­je será difun­di­do a tra­vés de impac­tan­tes anun­cios y accio­nes en Washing­ton cuan­do reuna­mos 250,000 fir­mas:

https://​secu​re​.avaaz​.org/​e​s​/​b​r​a​d​l​e​y​_​m​a​n​n​i​n​g​/​?vl

Al menos sobre el papel, los Esta­dos Uni­dos se opo­nen a la tor­tu­ra. La cons­ti­tu­ción de EE.UU. prohi­be los «cas­ti­gos crue­les y exce­si­vos». Y ha fir­ma­do, jun­to a casi 100 paí­ses, una con­ven­ción inter­na­cio­nal que obli­ga a tra­tar a todos los pri­sio­ne­ros «con huma­ni­dad y res­pe­to a la dig­ni­dad inhe­ren­te a cada ser humano». Pero en estos momen­tos, Brad­ley Man­ning está com­ple­ta­men­te ais­la­do en una cel­da, dur­mien­do sin sába­nas, y ni siquie­ra se le per­mi­te hacer ejer­ci­cio. Ade­más, está sien­do suje­to a humi­lla­cio­nes bru­ta­les que le están gene­ran­do serios daños men­ta­les. Esto vio­la las leyes de los Esta­dos Uni­dos y el Dere­cho Inter­na­cio­nal.

Brad­ley está dete­ni­do bajo el pro­gra­ma deno­mi­na­do de “pre­ven­ción de lesio­nes”, a pesar de los 16 infor­mes médi­cos emi­ti­dos por pro­fe­sio­na­les mili­ta­res reco­men­dan­do que se le reti­re de las seve­ras con­di­cio­nes de ais­la­mien­to que ello impli­ca. Sus abo­ga­dos están hacien­do todo lo posi­ble por lograr en los tri­bu­na­les el res­pe­to a sus dere­chos huma­nos y sus dere­chos cons­ti­tu­cio­na­les fun­da­men­ta­les. Pero a día de hoy, el tri­bu­nal mili­tar que lle­va su caso y tie­ne en sus manos el futu­ro de Brad­ley ha igno­ra­do el sufri­mien­to a que está some­ti­do. 

Des­de la explo­si­va reve­la­ción de los crí­me­nes de los mili­ta­res esta­dou­ni­den­ses en Afga­nis­tán e Iraq, se han impues­to médi­das repre­si­vas con­tra Wiki­leaks. Muchos espe­cu­lan que esta des­pia­da­da pre­sión sobre Brad­ley bus­ca for­zar­le a que impli­que a Julian Assan­ge, fun­da­dor de Wiki­leaks. Pero Oba­ma le pro­me­tió a los ciu­da­da­nos esta­dou­ni­den­ses y al mun­do ente­ra que él pro­te­ge­ría, en vez de per­se­guir, a los con­fi­den­tes:

«Muchas veces la mejor fuen­te de infor­ma­ción sobre el des­pil­fa­rro, el frau­de y el abu­so de un gobierno está en algún emplea­do públi­co com­pro­me­ti­do con la inte­gri­dad públi­ca y dis­pues­to a hablar. Estos actos de valor y patrio­tis­mo, capa­ces a veces de sal­var vidas y de aho­rrar­le dine­ro a todos los con­tri­bu­yen­tes, debe­rían ser pro­mo­vi­dos en lugar de ser sofo­ca­dos.»

El cruel tra­to que está sufrien­do Brad­ley nos mues­tra todo lo con­tra­rio, y man­da un men­sa­je esca­lo­frian­te a todos aqué­llos que quie­ran reve­lar infor­ma­ción de inte­rés públi­co. Actue­mos rápi­da­men­te ejer­cien­do una enor­me pre­sión inter­na­cio­nal para que el gobierno de Esta­dos Uni­dos cum­pla su com­pro­mi­so de res­pe­tar los dere­chos huma­nos, pro­te­ger a los con­fi­den­tes, y pon­ga fin a este horro­ro­so y cruel tra­to a sus pro­pios ciu­da­da­nos. Fir­ma la peti­ción y reen­vía­la a todos tus cono­ci­dos:

https://​secu​re​.avaaz​.org/​e​s​/​b​r​a​d​l​e​y​_​m​a​n​n​i​n​g​/​?vl

Brad­ley Man­ning se con­si­de­ra un patrio­ta y admi­tió haber difun­di­do cier­ta infor­ma­ción por­que, en su opi­nión, el mun­do tenía dere­cho a cono­cer­la. Per­so­nas con sen­ti­do común pue­den estar en des­acuer­do sobre el tra­ba­jo y los méto­dos de Wiki­leaks, y sobre las accio­nes correc­tas o inco­rrec­tas por par­te de quie­nes les entre­ga­ron la infor­ma­ción. Pero, en cual­quier caso, la tor­tu­ra ile­gal de Brad­ley Man­ning es una ver­gon­zo­sa vio­la­ción de sus dere­chos huma­nos y de su dig­ni­dad como per­so­na. Sin olvi­dar que Brad­ley ni ha teni­do aún un jui­cio jus­to, ni ha sido con­de­na­do por nin­gún deli­to.

Con espe­ran­za y deter­mi­na­ción,

Emma, Ric­ken, Pas­cal, Janet y el res­to del equi­po de Avaaz

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *