Jugan­do con el pla­ne­ta – Joseph E. Sti­glitz,

Las con­se­cuen­cias del terre­mo­to japo­nés ‑espe­cial­men­te la con­ti­nua cri­sis en la plan­ta de ener­gía nuclear en Fukushi­ma- tie­nen reso­nan­cias som­brías para obser­va­do­res del crashfinan­cie­ro esta­dou­ni­den­se que pre­ci­pi­tó la Gran Rece­sión. Ambos even­tos pro­veen duras lec­cio­nes sobre ries­gos, y sobre las difi­cul­ta­des que enfren­tan mer­ca­dos y socie­da­des para con­tro­lar­los.

Por supues­to en cier­to sen­ti­do no hay com­pa­ra­ción entre la tra­ge­dia del terre­mo­to ‑que ha deja­do más de 25.000 per­so­nas muer­tas o des­apa­re­ci­das- y la cri­sis finan­cie­ra, a la cual no se pue­de atri­buir un sufri­mien­to físi­co tan agu­do. Pero cuan­do se tra­ta de la fusión nuclear acci­den­tal en Fukushi­ma, hay un tema común en los dos suce­sos.

Exper­tos tan­to en la indus­tria nuclear como en la finan­cie­ra nos ase­gu­ra­ron que la nue­va tec­no­lo­gía prác­ti­ca­men­te había eli­mi­na­do el ries­go de una catás­tro­fe. Los suce­sos han demos­tra­do que se equi­vo­ca­ban: no sólo exis­ten los ries­gos, sino que sus con­se­cuen­cias son tan catas­tró­fi­cas que borran fácil­men­te todos los supues­tos bene­fi­cios de los sis­te­mas pro­mo­vi­dos por los diri­gen­tes de la indus­tria.

Antes de la Gran Rece­sión, los gurús eco­nó­mi­cos de EE.UU. ‑des­de el jefe de la Reser­va Fede­ral a los tita­nes de las finan­zas- alar­dea­ron que habían apren­di­do a con­tro­lar el ries­go. Ins­tru­men­tos finan­cie­ros “inno­va­do­res” como los deri­va­dos y los segu­ros de ries­go de la deu­da posi­bi­li­ta­ban la dis­tri­bu­ción del ries­go a tra­vés de la eco­no­mía. Aho­ra sabe­mos que no sólo enga­ña­ron al res­to de la socie­dad, sino tam­bién a sí mis­mos.

Resul­ta que esos magos de las finan­zas no com­pren­dían las com­ple­ji­da­des del ries­go, y menos aún los peli­gros plan­tea­dos por “fat-tail dis­tri­bu­tions” [dis­tri­bu­ción con gran­des varia­cio­nes por valo­res altos en extre­mos] ‑un tér­mino esta­dís­ti­co para even­tos raros con inmen­sas consecuencias‑, tam­bién lla­ma­dos a veces “cis­nes negros”. Even­tos que supues­ta­men­te ocu­rren sólo una vez en un siglo ‑o inclu­so una vez en la vida del uni­ver­so- pare­cían ocu­rrir cada diez años. Peor aún, no sólo se sub­es­ti­mó amplia­men­te la fre­cuen­cia de esos even­tos; lo mis­mo suce­dió con el daño astro­nó­mi­co que cau­sa­rían, como las fusio­nes nuclea­res acci­den­ta­les que aco­san con­ti­nua­men­te a la indus­tria nuclear.

La inves­ti­ga­ción en la eco­no­mía y la psi­co­lo­gía nos ayu­da a com­pren­der por qué nues­tro tra­ba­jo en el con­trol de esos ries­gos es tan defi­cien­te. Tene­mos poca base empí­ri­ca para juz­gar even­tos raros, de modo que cues­ta hacer bue­nos cálcu­los. En tales cir­cuns­tan­cias, pue­den entrar más en jue­go ilu­sio­nes vanas: podría­mos tener pocos incen­ti­vos para pen­sar inten­sa­men­te. Al con­tra­rio, cuan­do otros sopor­tan los cos­tes de los erro­res, los incen­ti­vos favo­re­cen el auto­en­ga­ño. Un sis­te­ma que socia­li­za las pér­di­das y pri­va­ti­za los bene­fi­cios está con­de­na­do a admi­nis­trar mal el ries­go.

Por cier­to, todo el sec­tor finan­cie­ro abun­da­ba en pro­ble­mas ins­ti­tu­cio­na­les y exter­na­li­da­des. Las agen­cias de cali­fi­ca­ción cre­di­ti­cia tenían incen­ti­vos para dar bue­nas cali­fi­ca­cio­nes a los valo­res de alto ries­go pro­du­ci­dos por los ban­cos de inver­sión que les paga­ban. Los ori­gi­na­do­res de hipo­te­cas no sopor­ta­ban con­se­cuen­cias por su irres­pon­sa­bi­li­dad, e inclu­so los que esta­ban invo­lu­cra­dos en prés­ta­mos depre­da­do­res o crea­ban y mer­ca­dea­ban valo­res que esta­ban hechos para per­der lo hacían de mane­ras que los ais­la­ban del pro­ce­sa­mien­to civil y cri­mi­nal.

Esto nos lle­va a la pre­gun­ta siguien­te: ¿pode­mos espe­rar otros “cis­nes negros” que estén al ace­cho? Des­gra­cia­da­men­te, es muy pro­ba­ble que algu­nos de los ries­gos ver­da­de­ra­men­te gran­des que enfren­ta­mos actual­men­te ni siquie­ra sean even­tos raros. La bue­na noti­cia es que tales ries­gos pue­den con­tro­lar­se a poco o nin­gún cos­te. La mala noti­cia es que hacer­lo se enfren­ta a una fuer­te opo­si­ción polí­ti­ca, por­que exis­te gen­te que se bene­fi­cia con el sta­tu quo.

Hemos vis­to dos de los gran­des ries­gos en los últi­mos años, pero hemos hecho poco por con­tro­lar­los. Según algu­nos pun­tos de vis­ta, la for­ma en que se mane­jó la últi­ma cri­sis pue­de haber aumen­ta­do el ries­go de una futu­ra catás­tro­fe finan­cie­ra.

Ban­cos dema­sia­do gran­des para que­brar, y los mer­ca­dos en los que par­ti­ci­pan, saben aho­ra que pue­den espe­rar un res­ca­te si enfren­tan pro­ble­mas. Como resul­ta­do de este “peli­gro moral”, esos ban­cos pue­den pedir pres­ta­do en con­di­cio­nes favo­ra­bles, reci­bien­do una ven­ta­ja com­pe­ti­ti­va basa­da no en mayor ren­di­mien­to sino en fuer­za polí­ti­ca. Mien­tras algu­nos de los exce­sos en la toma de ries­gos se han limi­ta­do, con­ti­núan los prés­ta­mos depre­da­do­res y el comer­cio no regu­la­do en deri­va­dos tene­bro­sos no con­tro­la­dos. Las estruc­tu­ras de incen­ti­vos que alien­tan la toma exa­ge­ra­da de ries­gos siguen vir­tual­men­te sin cam­bios.

Por lo tan­to, mien­tras Ale­ma­nia cie­rra sus reac­to­res nuclea­res más anti­guos, en EE.UU. y otros sitios,incluso siguen ope­ran­do plan­tas que tie­nen el mis­mo dise­ño defec­tuo­so que Fukushi­ma. La exis­ten­cia mis­ma de la indus­tria nuclear depen­de de sub­si­dios públi­cos ocul­tos ‑cos­tes con los que corre la socie­dad en el even­to de desas­tre nuclear, así como los cos­tes de la eli­mi­na­ción toda­vía sin solu­cio­nar de los dese­chos nuclea­res. ¡Bas­ta de capi­ta­lis­mo irres­tric­to!

Para el pla­ne­ta, exis­te otro ries­go más, que, como los otros dos es casi una cer­te­za: el calen­ta­mien­to glo­bal y el cam­bio cli­má­ti­co. Si hubie­ra otros pla­ne­tas a los cua­les pudié­ra­mos par­tir a poco cos­te en caso del resul­ta­do casi segu­ro pre­di­cho por los cien­tí­fi­cos, se podría argu­men­tar que vale la pena tomar ese ries­go. Pero no exis­ten, por lo tan­to no exis­te esa posi­bi­li­dad.

Los cos­tes de redu­cir emi­sio­nes pali­de­cen en com­pa­ra­ción con los posi­bles ries­gos que enfren­ta el mun­do. Y eso vale inclu­so si exclui­mos la opción nuclear (cuyos cos­tes siem­pre se han sub­es­ti­ma­do). Sin duda, las com­pa­ñías car­bo­ne­ras y petro­le­ras sufri­rían, y los gran­des con­ta­mi­na­do­res ‑como EE.UU.- obvia­men­te paga­rían un pre­cio mayor que los que tie­nen un esti­lo de vida menos derro­cha­dor.

A fin de cuen­tas, los que jue­gan en Las Vegas pier­den más de lo que ganan. Como socie­dad esta­mos jugan­do ‑con nues­tros gran­des ban­cos, con nues­tras ins­ta­la­cio­nes de ener­gía nuclear- con nues­tro pla­ne­ta. Como en Las Vegas, los pocos afor­tu­na­dos ‑los ban­que­ros- ponen en peli­gro nues­tra eco­no­mía y los pro­pie­ta­rios de las com­pa­ñías ener­gé­ti­cas que ponen en peli­gro nues­tro pla­ne­ta podrán ter­mi­nar con una for­tu­na en sus manos. Pero es casi segu­ro que como tér­mino medio per­de­re­mos, como socie­dad, como todos los juga­do­res.

Es, des­gra­cia­da­men­te, una lec­ción del desas­tre en Japón que segui­mos igno­ran­do por nues­tra pro­pia cuen­ta y ries­go.

Tra­du­ci­do del inglés para Rebe­lión por Ger­mán Leyens

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *