El PNV y los dere­chos huma­nos – Jesús Valen­cia

Los jel­ki­des no se anda­ban con remil­gos. Cuan­do en Eus­kal Herria se pro­du­cían vio­len­cias de dis­tin­to signo, el PNV se empleó a fon­do para com­ba­tir una de ellas. El 28 de octu­bre de 1978 con­vo­có la mani­fes­ta­ción de las palo­mas para des­le­gi­ti­mar a los «vio­len­tos». Dos años más tar­de, un sena­dor peneu­vis­ta urgía al Gobierno espa­ñol para que com­ba­tie­ra a ETA orga­ni­zan­do una gue­rri­lla de esta­do. ¡Pala­bras muy grue­sas!

Con el paso del tiem­po, los jel­ki­des man­tu­vie­ron la mis­ma acti­tud beli­ge­ran­te pero ape­lan­do a los dere­chos huma­nos: había que ser acti­va­men­te into­le­ran­tes con quie­nes los trans­gre­die­ran. El par­ti­do que había apo­ya­do la inter­ven­ción yan­qui en Viet­nam acti­va­ba con­tra la izquier­da aber­tza­le los muchos recur­sos de que dis­po­nía. Mien­tras Atutxa repar­tía pelo­ta­zos, los batzo­kis dis­tri­buían a puña­dos el laci­to azul y los ayun­ta­mien­tos gober­na­dos por ellos exhi­bían men­sa­jes a favor de la paz. Urgie­ron a la socie­dad para que se unie­ra a la cru­za­da ¡Todos a la calle! El PNV con­vo­ca­ba con­ti­nua­men­te a sus bases para que par­ti­ci­pa­sen en pin­to­res­cas mani­fes­ta­cio­nes don­de se mez­cla­ban chu­rras con meri­nas. No impor­ta­ba la mez­co­lan­za, «todos a una con­tra Herri Bata­su­na». En aque­llos años de vio­len­cias múl­ti­ples, la filo­so­fía del par­ti­do fue rotun­da: no pode­mos que­dar­nos en la sim­ple pro­cla­ma­ción de dere­chos, tene­mos que actuar con­tra quie­nes los vul­ne­ran (evi­den­te­men­te, ETA).

Las cosas han cam­bia­do y la acti­tud jel­ki­de tam­bién. Aho­ra, por estos pagos, no se cono­ce más vio­len­cia que la del Esta­do que hoy detie­ne, maña­na tor­tu­ra y pasa­do maña­na encar­ce­la; apli­ca abu­si­va­men­te la pri­sión pre­ven­ti­va aun­que muchos dete­ni­dos recu­pe­ren su liber­tad años más tar­de sin impu­tación algu­na. La voz del PNV, ayer tro­nan­te, hoy se escu­cha modu­la­da y sua­ve; nada que ver con aque­llas sofla­mas que inci­ta­ban a la cris­pa­ción social. Las masi­vas razias con­tra los jóve­nes, el empe­ño espa­ñol por reven­tar el actual esfuer­zo de nor­ma­li­za­ción no mere­cen, a jui­cio de los jel­ki­des, nin­gu­na acti­va­ción de la socie­dad. Las bru­ta­les tor­tu­ras no recla­man el más lige­ro com­pro­mi­so de repu­dio. Sus con­fe­sa­das alian­zas con el PSOE (pron­to con el PP) le obli­gan a dejar el camino libre a la vio­len­cia del Esta­do. ¿Actua­ría Rubal­ca­ba con tan­ta impu­ni­dad si no tuvie­ra en Sabin Etxea a sus más incon­di­cio­na­les encu­bri­do­res?

La ile­ga­li­za­ción de Sor­tu ha con­ta­do, una vez más, con la com­pli­ci­dad peneu­ví­ti­ca; se han limi­ta­do a pro­nun­ciar pala­bras hue­cas caren­tes de cual­quier com­pro­mi­so. Han elu­di­do acti­var a sus bases en con­tra del apartheid; un cúmu­lo de argu­men­tos fala­ces para no sumar­se a la defen­sa acti­va de los Dere­chos Civi­les y Polí­ti­cos. El vien­to, por aho­ra, no sopla a su favor. El inmo­vi­lis­mo del EBB no con­si­gue fre­nar el inte­rés que des­pier­ta el Acuer­do de Ger­ni­ka. Cada nue­va con­vo­ca­to­ria de éste nos ofre­ce gra­tas sor­pre­sas: jun­to a los ros­tros habi­tua­les van apa­re­cien­do caras nue­vas que se incor­po­ran a la mar­cha; volun­tad ciu­da­da­na de sal­va­guar­dar con­jun­ta­men­te nues­tros Dere­chos fren­te a los atro­pe­llos del Esta­do. Con el PNV o sin él, la marea de la dig­ni­dad sobe­ra­nis­ta avan­za.

Fuen­te: gara

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *