Con­gre­so del PCC: El socia­lis­mo cubano sigue su Revo­lu­ción, del igua­li­ta­ris­mo a la igual­dad- Ani­bal Gar­zon

El VI Con­gre­so del Par­ti­do Comu­nis­ta, que se cele­bra­rá del 16 al 19 de Abril, reco­ge­rá las con­clu­sio­nes fina­les del deba­te de los dele­ga­dos de la van­guar­dia ins­pi­ra­dos en la con­sul­ta popu­lar que pro­ta­go­ni­zó toda la pobla­ción cuba­na des­de el pasa­do 1 de diciem­bre, en base al borra­dor “Pro­yec­to de Linea­mien­tos de la Polí­ti­ca Eco­nó­mi­ca y Social del Par­ti­do y la Revo­lu­ción”, has­ta el 28 de febre­ro.

Des­de la publi­ca­ción del borra­dor en Inter­net en el dia­rio elec­tró­ni­co Cuba­de­ba­te[1] el 9 de noviem­bre, rápi­da­men­te la dis­cu­sión se ha inter­na­cio­na­li­za­do en la izquier­da revo­lu­cio­na­ria, al ser Cuba el úni­co mode­lo socia­lis­ta que resis­tió la caí­da del Muro del Ber­lín en 1989 y sigue resis­tien­do el blo­queo del impe­ria­lis­mo nor­te­ame­ri­cano. Se han podi­do ana­li­zar dife­ren­tes pos­tu­ras, como el deba­te ciber­né­ti­co enri­que­ce­dor que se pro­du­jo entre el argen­tino colum­nis­ta de La Jor­na­da y pro­fe­sor de la Uni­ver­si­dad Nacio­nal Autó­no­ma de Méxi­co, Gui­ller­mo Almey­ra, y el reco­no­ci­do soció­lo­go Ati­lio Borón. Mien­tras Borón afir­mó en su rela­to “Cuba tiem­pos de Cam­bio” que “entre los cuba­nos se ha hecho car­ne la con­vic­ción de que el actual orde­na­mien­to eco­nó­mi­co, ins­pi­ra­do en el mode­lo sovié­ti­co de pla­ni­fi­ca­ción ultra-cen­tra­li­za­da, se encuen­tra ago­ta­do”[2] con­clu­yen­do que Cuba se inter­na en un pro­ce­so de trans­for­ma­cio­nes y de actua­li­za­ción del socia­lis­mo con­tra el retorno al capi­ta­lis­mo, Almey­ra, como crí­ti­ca en su escri­to “Cuba: el cam­bio que ve Ati­lio Borón” expo­ne que la isla “no va en la direc­ción de más jus­ti­cia, más igual­dad, más soli­da­ri­dad, más socia­lis­mo sino en la direc­ción con­tra­ria. Refuer­zan el papel del vér­ti­ce del Esta­do que diri­ge al par­ti­do, y de los direc­to­res de las empre­sas, deci­den por los tra­ba­ja­do­res en vez de esta­ble­cer meca­nis­mos de con­sul­ta a éstos y de con­trol por éstos”[3].

Muchos de estos deba­tes cen­tra­dos en el buro­cra­tis­mo o la cen­tra­li­za­ción pla­ni­fi­ca­da de la pro­duc­ción han deja­do de lado uno de los pila­res fun­da­men­ta­les del socia­lis­mo y del avan­ce en Cuba, la dico­to­mía entre igual­dad e igua­li­ta­ris­mo. Has­ta la actua­li­dad, Cuba, ins­pi­ra­da en par­te en el mode­lo sovié­ti­co, creó una estruc­tu­ra social de igua­li­ta­ris­mo que para­li­za­ba el aumen­to de la pro­duc­ti­vi­dad y de la ini­cia­ti­va comu­ni­ta­ria en mejo­ra de la eco­no­mía social y nacio­nal. Las nue­vas gene­ra­cio­nes naci­das des­pués del triun­fo de la Revo­lu­ción que no cono­cían el sis­te­ma dic­ta­to­rial de Batis­ta o el fun­cio­na­mien­to de otros paí­ses capi­ta­lis­tas con alto índi­ce de sub­de­sa­rro­llo y des­igual­dad eti­que­tan la reali­dad eco­nó­mi­ca cuba­na y la posi­bi­li­dad de acu­dir a ser­vi­cios y bie­nes del esta­do (edu­ca­ción, sani­dad, víve­res con la car­ta de racio­na­mien­to,..) como algo evi­den­te y nor­mal, sin per­ci­bir su duro cos­te. Todas y todos los cuba­nos, abas­te­ci­dos con un sala­rio muy simi­lar y la dis­po­si­ción de los mis­mos ser­vi­cios, aún rea­li­zan­do dife­ren­tes tra­ba­jos y con diver­sos nive­les de pro­duc­ti­vi­dad, aca­ban some­ti­dos a una eco­no­mía esta­tis­ta muy asis­ten­cia­li­ta. ¿Quién que­rrá tra­ba­jar dura­men­te en el cam­po con el calien­te sol cari­be­ño si casi sin tra­ba­jar reci­be un sala­rio o com­pen­sa­ción simi­lar? Inclu­so, con la aper­tu­ra de Cuba al turis­mo en el Perio­do Espe­cial y la cir­cu­la­ción de la doble mone­da – antes dólar y peso cubano – cual­quier per­so­na que tra­ba­ja­se en ese cam­po labo­ral o en algu­na empre­sa mix­ta con inver­sio­nes inter­na­cio­na­les, podría reci­bir mayor sala­rio con roles de baja for­ma­ción y bajo impac­to social que con roles de gran tras­cen­den­cia en la socie­dad, como pro­fe­so­res, doc­to­res, cam­pe­si­nos,… limi­tan­do así la poten­cia­ción e ini­cia­ti­va del capi­tal humano.

El Pro­yec­to de Linea­mien­tos de la Polí­ti­ca Eco­nó­mi­ca y Social del Par­ti­do y la Revo­lu­ción quie­re con­ver­tir el socia­lis­mo asis­ten­cia­lis­ta cubano e igua­li­ta­ris­ta, en un socia­lis­mo de igual­dad con las mis­mas opor­tu­ni­da­des. El esta­do cubano no deja­rá de otor­gar como ser­vi­cios y bie­nes públi­cos la base de la viven­cia y del desa­rro­llo social, como la vivien­da dig­na, el ser­vi­cio de salud y edu­ca­ción gra­tui­to sin pri­va­ci­dad, el tra­ba­jo digno para todo ciu­da­dano,… pero en rela­ción al cálcu­lo del nivel sala­rial de cada tra­ba­ja­dor debe bus­car­lo a par­tir de los indi­ca­do­res del tipo de pro­duc­ción que eje­cu­ta, del nivel de pro­duc­ti­vi­dad, de los resul­ta­dos pro­gra­ma­dos y con­se­gui­dos,… para hacer mas efi­cien­te el sis­te­ma de la eco­no­mía socia­lis­ta. No sola­men­te se gana con esto un cre­ci­mien­to de con­cien­cia revo­lu­cio­na­ria, sino tam­bién esti­mu­la la pro­duc­ción, y con­se­cuen­te­men­te pro­du­ce un aumen­to eco­nó­mi­co en Cuba para mejo­rar los ser­vi­cios del esta­do socia­lis­ta.

Ya recor­dó Raúl Cas­tro, en su dis­cur­so del pasa­do 18 de diciem­bre, que “no me eli­gie­ron Pre­si­den­te para res­tau­rar el capi­ta­lis­mo en Cuba ni para entre­gar la Revo­lu­ción. Fui ele­gi­do para defen­der, man­te­ner y con­ti­nuar per­fec­cio­nan­do el socia­lis­mo, no para des­truir­lo”, seña­lan­do que estos cam­bios en Cuba “tra­tan sen­ci­lla­men­te de trans­for­mar con­cep­tos erró­neos e insos­te­ni­bles acer­ca del Socia­lis­mo, como con­se­cuen­cia del exce­si­vo enfo­que pater­na­lis­ta, idea­lis­ta e igua­li­ta­ris­ta que ins­ti­tu­yó la Revo­lu­ción. Y con­fir­man­do Raúl sobre la dico­to­mía cen­tral que hemos pre­sen­ta­do, con­fun­di­mos el socia­lis­mo con las gra­tui­da­des y sub­si­dios, la igual­dad con el igua­li­ta­ris­mo, don­de expre­sión mani­fies­ta de igua­li­ta­ris­mo bene­fi­cia lo mis­mo a los que tra­ba­jan y a aque­llos que no lo hacen, y gene­ra prác­ti­cas de true­que y reven­ta en el mer­ca­do sumer­gi­do[4].

Karl Marx aco­tó la céle­bre fra­se en la Crí­ti­ca del Pro­gra­ma de Gotha “de cada cual según sus capa­ci­da­des a cada cual según sus nece­si­da­des”, como base de un mode­lo sin cla­ses socia­les tras la tran­si­ción del socia­lis­mo al comu­nis­mo. Cuba, sigue la guía con el VI Con­gre­so del PCC, pasan­do de igua­li­ta­ris­mo a igual­dad, e incen­ti­van­do las habi­li­da­des pro­duc­ti­vas de los tra­ba­ja­do­res (capa­ci­da­des) y ofre­cien­do el esta­do los ser­vi­cios a aque­llos que los requie­ren (nece­si­da­des).


[1] Pue­de ver­se el docu­men­to en: http://​www​.cuba​de​ba​te​.cu/​n​o​t​i​c​i​a​s​/​2​0​1​0​/​1​1​/​0​9​/​d​e​s​c​a​r​g​u​e​-​e​n​-​c​u​b​a​d​e​b​a​t​e​-​e​l​-​p​r​o​y​e​c​t​o​-​d​e​-​l​i​n​e​a​m​i​e​n​t​o​s​-​d​e​-​l​a​-​p​o​l​i​t​i​c​a​-​e​c​o​n​o​m​i​c​a​-​y​-​s​o​c​i​a​l​-​d​e​l​-​p​cc/

[2] Ver en: http://​www​.kao​sen​la​red​.net/​n​o​t​i​c​i​a​/​c​u​b​a​-​t​i​e​m​p​o​s​-​d​e​-​c​a​m​bio

[3] Ver en: http://​www​.kao​sen​la​red​.net/​n​o​t​i​c​i​a​/​c​u​b​a​-​c​a​m​b​i​o​-​v​e​-​a​t​i​l​i​o​-​b​o​ron

[4] Ver en: http://​www​.cuba​de​ba​te​.cu/​r​a​u​l​-​c​a​s​t​r​o​-​r​u​z​/​2​0​1​0​/​1​2​/​1​8​/​r​a​u​l​-​c​a​s​t​r​o​-​d​i​s​c​u​r​s​o​-​e​n​-​l​a​-​a​s​a​m​b​l​e​a​-​n​a​c​i​o​n​al/

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *