Algu­nos quie­ren aña­dir a Siria en la lis­ta – Txen­te Rekon­do

Des­de que hace varias sema­nas comen­za­ron las pro­tes­tas en el mun­do ára­be se han ido suce­dien­do los acon­te­ci­mien­tos y algu­nas situa­cio­nes pare­cen indi­car que el rum­bo que en un pri­mer momen­to podían haber adqui­ri­do las revuel­tas ha podi­do variar sus­tan­cial­men­te. Des­de que en Túnez y Egip­to pren­dió la espe­ran­za, lue­go frus­tra­da, de que un cam­bio pro­fun­do podía tener lugar en aque­llos esta­dos las cosas han cam­bia­do. La sali­da de los dic­ta­do­res Ben Alí y Muba­rak no tra­jo con­si­go la ansia­da trans­for­ma­ción, y a día de hoy en esos esta­dos se man­tie­nen los pila­res esen­cia­les de un régi­men ges­ta­do por los cita­dos dic­ta­do­res y sus alia­dos.

Pos­te­rior­men­te los aires de cam­bio sal­ta­ron has­ta la penín­su­la ará­bi­ga, con Yemen y Bah­rein como prin­ci­pa­les pro­ta­go­nis­tas. La situa­ción en el pri­me­ro de ellos sigue pen­dien­te de un hilo, y son cada vez más las voces que seña­lan el peli­gro­so pre­ci­pi­cio hacia el que está sien­do empu­ja­do Yemen de la mano de su pre­si­den­te Salih, mien­tras que las pro­tes­tas pací­fi­cas de la pobla­ción de Bah­rein han sido bru­tal­men­te aca­lla­das (las denun­cias de estos días de Amnis­tía Inter­na­cio­nal o de Human Rights Watch así lo ates­ti­guan) por par­te de la clep­tó­cra­ta monar­quía del peque­ño archi­pié­la­go, eso sí con la ayu­da mili­tar de sus veci­nos sau­di­tas y con el bene­plá­ci­to de Occi­den­te.

Pos­te­rior­men­te hemos vis­to como la acti­vi­dad mediá­ti­ca, polí­ti­ca y final­men­te mili­tar de las poten­cias occi­den­ta­les se han pues­to en mar­cha para aca­bar con el régi­men de Gada­fi en Libia, apli­can­do el con­sa­bi­do doble rase­ro (unos dic­ta­do­res son “malos” y otros no) y mos­tran­do una abso­lu­ta caren­cia de éti­ca. Y en los últi­mos días, la aten­ción pare­ce que está cen­trán­do­se tam­bién en lo que ocu­rre en Siria, otro de los obje­ti­vos “his­tó­ri­cos” de EEUU y sus alia­dos. Como bien seña­la­ba un repu­tado ana­lis­ta inter­na­cio­nal, no es casua­li­dad que los tres esta­dos medi­te­rrá­neos que no tie­nen rela­ción con la OTAN (Siria, Líbano y Libia) se hayan con­ver­ti­do duran­te años en la “lis­ta negra” de la alian­za mili­tar cita­da.

Las pro­tes­tas y la coyun­tu­ra siria no son equi­pa­ra­bles a la de otros esta­dos de la región, aun­que algu­nos no dudan en uti­li­zar­las para sacra pro­ve­cho, y al mis­mo tiem­po empren­der una cam­pa­ña hacia un “cam­bio de régi­men”, como recien­te­men­te han defen­di­do públi­ca­men­te impor­tan­tes voces de la esfe­ra neo-con de Esta­dos Uni­dos. Hace varios días que la deten­ción de varios meno­res por rea­li­zar pin­ta­das en la ciu­dad de Der´aa, cer­ca­na a la fron­te­ra con Jor­da­nia, pro­vo­có las pro­tes­tas loca­les en ese lugar y en las veci­nas Jas­sem e Inkhil, una región mayo­ri­ta­ria­men­te suni­ta y don­de la estruc­tu­ra tri­bal es muy fuer­te.

Pos­te­rior­men­te tam­bién tuvie­ron lugar pro­tes­tas en Bani­yas, don­de la polé­mi­ca en torno a escue­las mix­tas y algu­nos rumo­res en torno a con­tra­tos eléc­tri­cos (de los que se bene­fi­cian una fami­lia liga­da al anti­guo vice­pri­mer minis­tro sirio, Abdul halim Khad­dam, hoy en el exi­lio y enemi­go decla­ra­do del pre­si­den­te Bashar al-Asad) pro­vo­ca­ron mani­fes­ta­cio­nes de pro­tes­ta. Por su par­te, las peque­ñas mani­fes­ta­cio­nes de damas­co tenían rela­ción con asun­tos mer­can­ti­les y en deman­da del fin de la corrup­ción. Esas pie­zas dis­per­sas han ser­vi­do para que algu­nos inten­ten impul­sar una supues­ta coor­di­na­ción opo­si­to­ra para poner fin al régi­men de Bashar al-Asad, al tiem­po que esos mis­mo medios ocul­tan las impre­sio­nan­tes mani­fes­ta­cio­nes que en apo­yo al mis­mo han teni­do lugar en dife­ren­tes ciu­da­des sirias.

Siria vivió en los años ochen­ta algu­nos acon­te­ci­mien­tos que pusie­ron en peli­gro la con­ti­nui­dad del sis­te­ma: la rebe­lión de los Her­ma­nos Musul­ma­nes, la enfer­me­dad del enton­ces pre­si­den­te, Hafez al-Asad, y las ansias de poder del her­mano del actual pre­si­den­te, Rif´at, res­pon­sa­ble de la masa­cre de Hama en 1982 y actual­men­te dis­fru­tan­do de un lujo­so exi­lio en Lon­dres. No obs­tan­te, tras supe­rar esos momen­tos deli­ca­dos, y con una opo­si­ción domés­ti­ca debi­li­ta­da, Siria entró en una fase de cier­ta esta­bi­li­dad, a pesar de que algu­nos augu­ra­ban la rápi­da desin­te­gra­ción de régi­men, sobre todo a la som­bra de los acon­te­ci­mien­tos inter­na­cio­na­les de esos años (des­apa­ri­ción del espa­cio sovié­ti­co, I Gue­rra del Gol­fo o el con­flic­to entre Israel y Pales­ti­na).

La lle­ga­da al poder de Bashar abrió nue­va­men­te el espa­cio para las espe­cu­la­cio­nes, y sobre todo muchos apun­ta­ron a la “supues­ta inca­pa­ci­dad” de este médi­co que nun­ca había demos­tra­do tener ansias polí­ti­cas. Des­de un pri­mer momen­to el nue­vo diri­gen­te sirio supo manio­brar y jugar sus car­tas. En pri­mer lugar, se ha ido rodean­do de una red de cola­bo­ra­do­res (fami­lia­res, par­te de la nomen­cla­tu­ra, con­se­je­ros y ami­gos, y otras fuer­zas den­tro del régi­men) que le han apor­ta­do segu­ri­dad y capa­ci­dad de actua­ción.

En segun­do lugar pare­ce que se ha decan­ta­do por los miem­bros de la nue­va guar­dia fren­te a los de “la vie­ja guar­dia”. Duran­te los últi­mos años de su man­da­to, su padre comen­zó a ale­jar del poder a algu­nos miem­bros de ésta, y pos­te­rior­men­te el pro­pio Bashar hizo lo pro­pio con otros miem­bros de “los vie­jos tiem­pos” (con reti­ros incen­ti­va­dos, pur­gas o exi­lios for­za­dos). De esa mane­ra, tam­bién poten­ció el acce­so al círcu­lo de cola­bo­ra­do­res de nue­vos cua­dros del par­ti­do Ba´th, la “segun­da gene­ra­ción” de los apa­ra­tos de segu­ri­dad y mili­ta­res, algu­nos hijos de miem­bros de la vie­ja guar­dia y con titu­la­dos en occi­den­te que eran sus amis­ta­des antes de alcan­zar el car­go pre­si­den­cial.

En su dis­cur­so inau­gu­ral seña­ló la nece­si­dad de “moder­ni­zar” el país y tole­rar una “crí­ti­ca cons­truc­ti­va” (un gui­ño hacia algu­nos sec­to­res de la opo­si­ción), al tiem­po que insis­tía en la deter­mi­na­ción de luchar con­tra la corrup­ción e impul­sar la trans­pa­ren­cia. Al mis­mo tiem­po aña­dió que el camino que debe tomar Siria no es el que algu­nos quie­ren mar­car des­de occi­den­te, en base a expe­rien­cias y sis­te­mas aje­nas a “nues­tra expe­rien­cia, cul­tu­ra, his­to­ria y civi­li­za­ción”.

Los pila­res del poder actual en Siria se sus­ten­tan entre otros en el sis­te­ma de apo­yos que se han teji­do duran­te estos años y en los pode­ro­sos apa­ra­tos de segu­ri­dad y mili­ta­res. Una com­ple­ja red de lazos fami­lia­res, estruc­tu­ras del par­ti­do Ba´th, jun­to a otros pode­res regio­na­les y comu­na­les, así como algu­nos miem­bros mili­ta­res y eco­nó­mi­cos de la vie­ja guar­dia, han con­tri­bui­do a man­te­ner fir­me el sis­te­ma actual de Siria. Evi­den­te­men­te a todo ello, al igual que en otros paí­ses de la región, el papel de los mili­ta­res y del aba­ni­co de apa­ra­tos de la segu­ri­dad tam­bién han sido cla­ves.

Tam­bién ha desem­pe­ña­do un papel muy impor­tan­te el par­ti­do Ba´th. La ideo­lo­gía del mis­mo ha cala­do pro­fun­da­men­te en amplios sec­to­res de la pobla­ción que a día de hoy siguen inde­ti­fi­cán­do­se con los mis­mos. A pesar de que algu­nos de los prin­ci­pios ideo­ló­gi­cos han ido poco más allá de la plas­ma­ción teó­ri­ca, toda­vía la apues­ta por la uni­dad el con­jun­to de la nación ára­be; la liber­tad ante el impe­ria­lis­mo y el colo­nia­lis­mo; el secu­la­ris­mo; el socia­lis­mo “par­ti­cu­lar”, basa­do en las tra­di­cio­nes ára­bes; o la moder­ni­dad, la igual­dad de géne­ros o los dere­chos huma­nos siguen pesan­do en el país.

Fren­te a ello encon­tra­mos una opo­si­ción divi­di­da. Son dife­ren­tes agen­tes y sec­to­res, que al igual que en otros esta­dos de la región, man­tie­nen agen­das e ideo­lo­gías muy dis­pa­res, con esca­so eco entre la pobla­ción local, y suje­tos a una férrea vigi­lan­cia y repre­sión por par­te del régi­men. Por un lado nos encon­tra­mos con la opo­si­ción isla­mis­ta, en torno a los Her­ma­nos Musul­ma­nes (HM) que tras la bru­tal per­se­cu­ción de los años ochen­ta han teni­do que man­te­ner una pos­tu­ra más prag­má­ti­ca y mode­ra­da, aban­do­nan­do ofi­cial­men­te la lucha arma­da. Al mis­mo tiem­po, ya en tiem­pos de Hafez al-Asad, éste logró un acuer­do con los diri­gen­tes de Ara­bia Sau­di­ta, logran­do de éstos el final de toda cola­bo­ra­ción con los HM, a cam­bio de per­mi­tir la aper­tu­ra de más mez­qui­tas y otros cen­tros reli­gio­sos, que han per­mi­ti­do que en Siria se comien­cen a ver en los últi­mos años mani­fes­ta­cio­nes en el ves­tir liga­das al isla­mis­mo sau­di­ta (aun­que no son algo gene­ra­li­za­do) y al mis­mo tiem­po posi­bi­li­tó al régi­men un cier­to con­trol sobre esa esfe­ra reli­gio­sa y polí­ti­ca.

En los últi­mos años, al hilo de la coyun­tu­ra inter­na­cio­nal, se ha veni­do detec­tan­do tam­bién la pre­sen­cia de orga­ni­za­cio­nes jiha­dis­tas o mili­tan­tes de las mis­mas, así como algu­nos clé­ri­gos que defien­den esas ten­den­cias. De hecho, en torno a los inci­den­tes de estos días algu­nas fuen­tes loca­les seña­lan la pre­sen­cia de gru­pos arma­dos aje­nos a la pobla­ción local que bus­ca­rían el enfren­ta­mien­to con las fuer­zas poli­cia­les, así como algu­nos dis­cur­sos incen­dia­rios por par­te de algún clé­ri­go ori­gi­na­rio de Qatar.

En segun­do lugar, encon­tra­mos tam­bién sec­to­res opues­tos al pre­si­den­te entre miem­bros del pro­pio régi­men y sobre todo entre algu­nos de la “vie­ja guar­dia” que toda­vía con­ser­van un cier­to poder e influen­cia pos sus lazos mili­ta­res o fami­lia­res y tri­ba­les. La pér­di­da de peso en el orga­ni­gra­ma del país, las crí­ti­cas hacia el pre­si­den­te Bashar, las vie­jas ren­ci­llas o la pro­pia cri­sis eco­nó­mi­ca son algu­nos fac­to­res que pue­den movi­li­zar a estos sec­to­res. A todo ello cabría aña­dir ade­más la situa­ción que se ha refle­ja­do tras la situa­ción del Líbano, don­de el affai­re al-Hari­ri ha pues­to ner­vio­sos a más de uno.

Otro sec­tor está for­ma­do por la lla­ma­da socie­dad civil, don­de encon­tra­mos des­de los par­ti­da­rios de una inter­ven­ción extran­je­ra para aca­bar con el régi­men, los lla­ma­dos “inter­na­cio­na­lis­tas”, y que des­de su exi­lio pre­sio­nan para esa fór­mu­la, has­ta los que apues­tan por una serie de refor­mas que per­mi­tan algu­nas mejo­ras polí­ti­cas y socia­les, los lla­ma­dos “gra­dua­lis­tas”. La diver­si­dad de este sec­tor impi­de lograr una acción común, pero en su mayor par­te se decla­ran níti­da­men­te con­tra­rios a cual­quier apo­yo hacia la polí­ti­ca “impe­ria­lis­ta de EEUU o de sus alia­dos”.

Final­men­te otro actor opo­si­tor impor­tan­te lo repre­sen­ta la mino­ría kur­da, per­se­gui­da y exclui­da en su mayor par­te de la mayor par­te de los dere­chos bási­cos. Los acon­te­ci­mien­tos en Tur­quía o Iraq han incen­ti­va­do en oca­sio­nes las deman­das kur­das loca­les y la res­pues­ta del régi­men siem­pre ha sido la vio­len­cia y la repre­sión con­tra este pue­blo. Mien­tras que otras mino­rías, como los dru­sos, ismae­li­tas o cris­tia­nos han logra­do un esta­tus espe­cial en Siria (fru­to de las alian­zas for­ja­das por Hafez al-Asad), jugan­do un impor­tan­te papel en el ejér­ci­to las dos pri­me­ras y en la eco­no­mía la ter­ce­ra, los kur­dos siguen sien­do ciu­da­da­nos de segun­da cla­se.

La foto­gra­fía actual de Siria pre­sen­ta cla­ros­cu­ros. El apo­yo a la cau­sa pales­ti­na, su recha­zo a la inge­ren­cia impe­ria­lis­ta en la región, el res­pe­to hacia algu­nas mino­rías reli­gio­sas, el secu­la­ris­mo (fren­te al auge del hunis­mo waha­bi­ta y jiha­dis­ta de la región) e inclu­so un cier­to balan­ce social (sobre todo si lo com­pa­ra­mos por ejem­plo con Egip­to) son aspec­tos que se valo­ran de for­ma posi­ti­va.

Sin embar­go jun­to a esos logros con­vi­ve una situa­ción que pue­de con­si­de­rar­se nega­ti­va. El dete­rio­ro eco­nó­mi­co, don­de un con­jun­to de fac­to­res se ali­nean con­tra el régi­men (la pro­duc­ción petro­le­ra, la cri­sis agrí­co­la liga­da a las sequías y al con­trol del agua, los movi­mien­tos migra­to­rios hacia las ciu­da­des, el des­em­pleo), los pro­ble­mas medioam­bien­ta­les (deser­ti­fi­ca­ción, polu­ción, defo­res­ta­ción), a lo que se une ade­más los pro­ble­mas de vivien­da, agra­va­do por la lle­ga­da masi­va de refu­gia­dos ira­quíes.

Ade­más se está pro­du­cien­do una rela­ti­va pér­di­da del con­trol de las regio­nes peri­fé­ri­cas, uni­do tal vez a la ambi­güe­dad de la auto­ri­dad, ya que toda­vía las estruc­tu­ras tra­di­cio­na­les y loca­les tie­nen su peso social; exis­te tam­bién una corrup­ción caó­ti­ca (fren­te a la ante­rior que algu­nos con­si­de­ra­ban como “orga­ni­za­da”), y sobre todo no hay visos de acuer­dos con la opo­si­ción, ni con la pro­gre­sis­ta ni con la mino­ría kur­da.

El peso en la esce­na inter­na­cio­nal es una car­ta a favor de Siria. El impor­tan­te papel que ha veni­do desem­pe­ñan­do Siria en la región, con alian­zas cla­ve (Irán, Chi­na o Rusia), el apo­yo a la cau­sa pales­ti­na (que sigue gene­ran­do impor­tan­tes sim­pa­tías den­tro y fue­ra del país), su inje­ren­cia en Líbano, su pos­tu­ra fir­me ante Israel (con los altos del Golán por medio), o los acuer­dos recien­tes con Tur­quía e Iraq, e inclu­so con Ara­bia Sau­di­ta, le con­fie­ren un pro­ta­go­nis­mo cla­ve a Siria.

Por ello no debe extra­ñar las decla­ra­cio­nes de Hillary Clin­ton, apun­tan­do que el pre­si­den­te sirio es un “líder dife­ren­te” a la hora de com­pa­rar­lo con otros diri­gen­tes ára­bes (aun­que no debe­ría­mos ser tan inge­nuos como para olvi­dar “las ganas” que EEUU pue­de tener­le a Siria), o el apo­yo recien­te que ha reci­bi­do de los diri­gen­tes tan dis­pa­res de Qatar, Tur­quía, Kuwait, Ara­bia Sau­di­ta, o de otras fuer­zas en Líbano o Pales­ti­na.

El papel inter­na­cio­nal de Siria se ha vis­to en los últi­mos años, apo­yán­do­se en uno u otros para man­te­ner su lide­raz­go y cen­tra­li­dad. Así, “es el prin­ci­pal inter­lo­cu­tor en Líbano, jue­ga un papel cen­tral en los pro­ce­sos de paz en Pales­ti­na, se apo­yó en Irán para con­tra­rres­tar la ame­na­za de Iraq o recha­zar a Israel, y bus­ca el apo­yo eco­nó­mi­co y polí­ti­co en sus rela­cio­nes con Ara­bia Sau­di­ta tam­bién”.

De momen­to pare­ce poco pro­ba­ble que Bashar al-Asad siga el camino de Muba­rak o Ben Alí, ya que toda­vía cuen­ta con el res­pal­do de bue­na par­te de la pobla­ción siria, y algu­nos le con­si­de­ran “como pare de la solu­ción y no el pro­ble­ma”. Pero no debe­mos per­der de vis­ta tam­po­co las manio­bras que dife­ren­tes acto­res pue­den estar ges­tan­do para lograr un obje­ti­vo común, que Siria se una a la lis­ta de “cam­bio de régi­men” para pro­du­cir un nue­vo equi­li­brio en la región.

TXENTE REKONDO.- Gabi­ne­te Vas­co de Aná­li­sis Inter­na­cio­nal (GAIN)

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *