Las muje­res inten­tan rever­tir este­reo­ti­pos a tra­vés de la narra­ción lite­ra­ria – Dia­rio Región

En la carre­ra de cas­te­llano y lite­ra­tu­ra son pocas las voces feme­ni­nas que apa­re­cen en los pro­gra­mas de estu­dios, enton­ces, lo que he tra­ta­do es de ampliar el hori­zon­te de posi­bi­li­da­des con res­pec­to a la reali­dad de lo con­tra­rio, ten­drá lugar un monó­lo­go
Recien­te­men­te, la pro­fe­so­ra de Cas­te­llano y Lite­ra­tu­ra del Núcleo se Sucre de la Uni­ver­si­dad de Orien­te, María Caro­li­na Cara­ba­llo, reali­zó una diser­ta­ción sobre la “Femi­ni­za­ción de la Cul­tu­ra”, en la cual puso de mani­fies­to las teo­rías del géne­ro y pro­pu­so explo­rar la pro­duc­ción feme­ni­na como prác­ti­ca des­vian­te en la modi­fi­ca­ción lin­güís­ti­ca a par­tir de la con­di­ción sexual esta­ble­cien­do un balan­ce sobre los avan­ces de la socie­dad en esta mate­ria. La acti­vi­dad fue coor­di­na­da por el Cen­tro de Estu­dios Cari­be­ños de la UDO en el mar­co de la cele­bra­ción del Día Inter­na­cio­nal de la Mujer, es un home­na­je que pre­pa­ró el Cen­tro de Estu­dios Cari­be­ños.

“Mi tema está enfo­ca­do en la escri­tu­ra feme­ni­na vene­zo­la­na espe­cí­fi­ca­men­te tra­ba­jé con la obra de Ana Tere­sa Torres, moti­va­da por un inte­rés per­so­nal, por­que su escri­tu­ra me pare­ce que está con­so­li­da­da en el espa­cio nacio­nal cul­tu­ral y ade­más, tie­ne una pro­pues­ta intere­san­te des­de el pun­to de vis­ta femi­nis­ta muy varia­do tam­bién; de mane­ra que duran­te la inves­ti­ga­ción revi­sé tra­ba­jos sobre estu­dios de géne­ro feme­nino y por allí he tra­ta­do de enca­mi­nar el res­to de las inves­ti­ga­cio­nes que estoy hacien­do” expli­có Cara­ba­llo, quien tam­bién tie­ne una Maes­tría en Lite­ra­tu­ra Lati­no­ame­ri­ca­na de la Uni­ver­si­dad Simón Bolí­var.

Aná­li­sis
La Pro­fe­so­ra, defi­ne la inves­ti­ga­ción como un tra­ba­jo de aná­li­sis tipo docu­men­tal de los tex­tos lite­ra­rios escri­tos por muje­res.

“Pri­me­ro tuve que plan­tear por fenó­me­nos como el femi­nis­mo que es el gran mar­co teó­ri­co y deri­va­do de ello, todo lo que tie­ne que ver con teo­rías del géne­ro, que es un cuer­po de cono­ci­mien­tos que inten­ta ana­li­zar los pro­duc­tos cul­tu­ra­les des­de una pers­pec­ti­va femi­nis­ta, es decir, la teo­ría del géne­ro vie­ne a rever­tir cier­tos con­cep­tos tra­di­cio­nal­men­te impues­tos en nues­tra cul­tu­ra como la for­ma de apre­ciar y ana­li­zar, los tex­tos de muje­res, has­ta hace muy poco la teo­ría del géne­ro comien­za a des­cu­brir algu­nas cosas que antes no y se sos­la­ya­ba la lite­ra­tu­ra feme­ni­na por con­si­de­rar­la menor, o sea, que esta­ba por deba­jo de la cali­dad de la lite­ra­tu­ra pro­du­ci­da por los hom­bres enton­ces, uno de los pila­res prin­ci­pa­les del femi­nis­mo que se inser­ta en las aca­de­mias o de la teo­ría del géne­ro; tie­ne que ver pre­ci­sa­men­te con des­ta­par, exhi­bir esos pro­ce­sos de silen­cia­mien­to en los que se han vis­to cier­tas escri­to­ras por haber sido eva­lua­das a tra­vés de la mira­da mas­cu­li­na”, indi­có.

Nue­vas for­mas de inter­pre­ta­ción
Al cues­tio­nar­la sobre el auge de la escri­tu­ra feme­ni­na pre­ci­só que aun­que las luchas femi­nis­tas tie­nen mucho tiem­po; la teo­ría del géne­ro y todo esta situa­ción en la que se está movien­do, tie­ne alre­de­dor de 40 años por lo que muy poca gen­te está al tan­to de la exis­ten­cia de un mar­co teó­ri­co para inter­pre­tar no sólo la lite­ra­tu­ra, sino tam­bién otros fenó­me­nos.

“Duran­te la ponen­cia me refe­rí a que el caso de la len­gua, tam­bién se ha vis­to afec­ta­da por estas nue­vas for­mas de inter­pre­ta­ción de la cul­tu­ra que ponen en relie­ve el géne­ro sexual por­que has­ta hace poco en la Real Aca­de­mia Espa­ño­la, no apa­re­cía el tér­mino femi­ni­ci­dio, pero es un fenó­meno que exis­te y aun­que es un tér­mino amplio, es mayor­men­te cono­ci­do por los homi­ci­dios que se come­ten en con­tra del géne­ro, sim­ple­men­te por el hecho de ser mujer”.

En este sen­ti­do, seña­ló que Méxi­co es el úni­co país que cuen­ta has­ta el momen­to, una sen­ten­cia de la Cor­te Inter­ame­ri­ca­na de Dere­chos Huma­nos Cidh, por los femi­ni­ci­dios que se han dado en ciu­dad Juá­rez, enton­ces, aun­que no es un tér­mino que apa­re­ce ofi­cial­men­te en el dic­cio­na­rio, pero exis­te y está total­men­te aso­cia­do a la con­di­ción de géne­ro aun­que en Vene­zue­la poco se ha estu­dia­do.

“Leí un artícu­lo que lo que está pasan­do en Méxi­co por la pro­xi­mi­dad geo­grá­fi­ca se ha ido exten­dien­do a otros paí­ses de cen­tro Amé­ri­ca, pero no se habla­ba del res­to del con­ti­nen­te aun­que ase­gu­ró pasa­rá y jus­ta­men­te, lo que hablá­ba­mos duran­te la ponen­cia de la pro­fe­so­ra Car­men Sequea sobre vio­len­cia obs­té­tri­ca, se tra­ta en todo caso de esos pro­ce­sos de silen­cia­mien­to que ocu­rren por­que la socie­dad ha toma­do como natu­ra­les cier­tos aspec­tos que vio­len­tan nues­tra con­di­ción de géne­ro y en ese sen­ti­do, nos hemos acos­tum­bra­do a dejar pasar cier­tas cosas como el mal­tra­to físi­co, pero se sabe que vio­len­cia de géne­ro impli­ca toda una pro­ble­má­ti­ca que va des­de los insul­tos has­ta los gol­pes”.

Ape­go genea­ló­gi­co
En este pun­to se le cues­tio­nó sobre la incli­na­ción feme­ni­na hacia cier­tos o deter­mi­na­dos géne­ros lite­ra­rios y ase­gu­ró que había más ape­go a cier­tos tópi­cos.
“Por­que gene­ral­men­te pri­vi­le­gian aspec­tos como la crea­ción de genea­lo­gías y víncu­los por­que las muje­res que muchas muje­res sobre todo, en Lati­noa­mé­ri­ca en su escri­tu­ra inten­tan for­mar víncu­los con sus ante­pa­sa­dos y eso está demos­tra­do por la crí­ti­ca, enton­ces, es una his­to­ria gene­ral­men­te basa­da en el refuer­zo de una tra­di­ción que nos une en tan­to somos muje­res per­te­ne­cien­tes a una fami­lia. Por ejem­plo Ana Tere­sa Torres tie­ne nove­las que van por esa vía pero tam­bién otra alter­na­ti­va se tra­ta de las muje­res que inten­tan a tra­vés de su narra­ción lite­ra­ria, (lite­ra­tu­ra, tea­tro poe­sía); rever­tir los este­reo­ti­pos y arque­ti­pos feme­ni­nos que en la lite­ra­tu­ra hecha por hom­bres se ha tra­ta­dos de adju­di­car a la mujer a tra­vés de la mira­da del otro siem­pre con la dia­ló­gi­ca por delan­te, por­que la lite­ra­tu­ra feme­ni­na por lo menos lo que hemos leí­do sobre tex­tos lite­ra­rios y crí­ti­cos; inten­ta esta­ble­cer un diá­lo­go con lo que le ante­ce­de y con lo que vie­ne a con­ti­nua­ción, siem­pre tra­tan­do de esta­ble­cer algu­nos víncu­los”.

Cono­ci­mien­to para com­ba­tir el silen­cio
Den­tro de las con­clu­sio­nes, Cara­ba­llo des­ta­có aspec­tos que aun­que no sur­gie­ron de su tra­ba­jo, tuvie­ron lugar lue­go de la ponen­cia.

“ Me pare­ció impor­tan­te que mien­tras más sabe­mos sobre estos aspec­tos que tie­nen que ver con la con­di­ción de ser mujer y todo lo que ello repre­sen­ta en la socie­dad actual; tene­mos muchí­si­mas opor­tu­ni­da­des para rever­tir los pro­ce­sos de silen­cia­mien­to a los que hemos esta­do some­ti­dos, es decir, en la medi­da que uno inter­na­li­ce que eso no es lo nor­mal, en esa medi­da avan­za­mos aun­que mi inves­ti­ga­ción que­da en el plano teó­ri­co pero des­de mis cla­ses o com­pa­ñe­ros de tra­ba­jo siem­pre inten­to inser­tar la lite­ra­tu­ra feme­ni­na por­que por poner un ejem­plo, en la carre­ra de cas­te­llano y lite­ra­tu­ra son pocas las voces feme­ni­nas que apa­re­cen en los pro­gra­mas de estu­dio, enton­ces lo que he tra­ta­do es de inser­tar algu­nas voces que per­mi­tan ampliar el hori­zon­te de posi­bi­li­da­des con res­pec­to a la reali­dad de lo con­tra­rio, ten­drá lugar un monó­lo­go mas­cu­lino y lo que debe­mos pro­cu­rar es el diá­lo­go”, aco­tó.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *