Una peti­ción al fes­ti­val de dere­chos huma­nos de Donos­tia y a las ONGs que lo res­pal­dan- Pla­ta­for­ma dea­po­yo a Pales­ti­na en Gipuz­koa


Una peti­ción al fes­ti­val de dere­chos huma­nos de Donos­tia y a las ONGs que lo res­pal­dan: No nor­ma­li­cen la ocu­pa­ción y el apartheid

¿Se pue­de con­si­de­rar eti­co, legal y lógi­co que asis­ta regu­lar­men­te a un fes­ti­val de dere­chos huma­nos un país que los vio­la repe­ti­da­men­te e incum­ple las leyes inter­na­cio­na­les ?

Ante tales crí­me­nes, el poe­ta israe­lí, Aha­ron Shab­tai, escri­be: «No creo que un Esta­do que man­tie­ne una ocu­pa­ción, que come­te a dia­rio crí­me­nes con­tra civi­les, merez­ca ser invi­ta­do a algún (even­to) cul­tu­ral.…

Qui­zas los res­pon­sa­bles del fes­ti­val no cono­cen las perió­di­cas, docu­men­ta­das y repe­ti­das denun­cias con­tra Israel del rela­tor espe­cial de la ONU Richard Falk y de las orga­ni­za­cio­nes de dere­chos huma­nos, pero es impo­si­ble que igno­ren lo publi­ca­do en la pagi­na ofi­cial del fes­ti­val anun­cian­do, den­tro de las Acti­vi­da­des Para­le­las de la IX edi­ción del Fes­ti­val de Cine y Dere­chos Huma­nos de San Sebas­tián, la Expo­si­ción foto­grá­fi­ca de Amnis­tía Inter­na­cio­nal sobre la cons­tan­te vio­la­cion de dere­chos huma­nos en los Terri­to­rios Ocu­pa­dos Pales­ti­nos y el desas­tre huma­ni­ta­rio pro­vo­ca­do por el blo­queo de Israel en la fran­ja de Gaza. Tan­to en Cis­jor­da­nia como en Jeru­sa­lén Orien­tal, se apli­ca una polí­ti­ca de demo­li­cio­nes de vivien­das pales­ti­nas y de des­alo­jos for­za­dos, a la vez que se des­tru­yen cam­pos de cul­ti­vo, ins­ta­la­cio­nes de agua y otros bie­nes. Tam­bién avan­za la cons­truc­ción ile­gal de asen­ta­mien­tos israe­líes y del muro de 700 kiló­me­tros que dis­cu­rre en su mayor par­te den­tro de terri­to­rio pales­tino.…

Los bom­bar­deos, la limi­ta­ción de la liber­tad de cir­cu­la­ción, los pues­tos de con­trol, los des­alo­jos for­za­dos, las deten­cio­nes ile­ga­les, la tor­tu­ra o la fal­ta de agua y de otros bie­nes esen­cia­les for­man par­te de la vida coti­dia­na de la pobla­ción que sufre el lar­go con­flic­to en esta zona del orien­te pró­xi­mo …

Como todo el mun­do sabe, esa pobla­ción ‑la pales­ti­na- no sufre un con­flic­to sino una ocu­pa­ción (y un blo­queo, y ata­ques per­ma­nen­tes, y demo­li­ción de casas, etc…), con un cla­ro rol de vic­ti­ma por par­te de los pales­ti­nos, y un exhu­be­ran­te rol de agre­sor y ocu­pan­te por par­te de Israel.

A lo ante­rior hay que aña­dir algo no tan visi­ble pero muy efec­ti­vo, como es la des­truc­ción sis­te­má­ti­ca de las raí­ces cul­tu­ra­les pales­ti­nas así como todo tipo de obs­tácu­los para impe­dir su desa­rro­llo actual. A la pobla­ción pales­ti­na no sólo se le roba la tie­rra y el agua, tam­bién se le usur­pa su his­to­ria y su cul­tu­ra.

Qui­zás con­si­de­ren que esta­mos mez­clan­do cul­tu­ra y polí­ti­ca al soli­ci­tar que dejen de cola­bo­rar con Israel pro­mo­cio­nan­do su cine, ya que este sir­ve como cor­ti­na de humo para escon­der el Israel del apartheid, lim­pie­za étni­ca y crí­me­nes con­tra la huma­ni­dad y al mis­mo tiem­po difun­de la tram­po­sa visión de Israel sobre el mal lla­ma­do con­flic­to pales­tino israe­li, es decir, sobre la ocu­pa­ción de Pales­ti­na.

Pero les reco­men­da­mos que ana­li­cen los abun­dan­tes docu­men­tos que demues­tran como para Israel la cul­tu­ra ha esta­do siem­pre al ser­vi­cio de su polí­ti­ca dedi­can­do impor­tan­tes recur­sos, des­de el pri­mer momen­to de la ocu­pa­ción, a con­se­guir su doble obje­ti­vo: des­truir sis­te­má­ti­ca­men­te y de for­ma pla­ni­fi­ca­da las raí­ces cul­tu­ra­les pales­ti­nas, y sus­ti­tuir­las por la recién crea­da “mul­ti­cul­tu­ral y cos­mo­po­li­ta “ cul­tu­ra israe­lí, que se uti­li­za para legi­ti­mar a Israel ante el res­to del mun­do. Israel nie­ga ade­mas la exis­ten­cia his­tó­ri­ca de una cul­tu­ra judeo ‑ára­be.

Nos gus­ta­ria recor­dar­les un ejem­plo recien­te: en 2009 la UNESCO decla­ró Jeru­sa­lén Capi­tal Cul­tu­ral Ára­be. Israel prohi­bió todos los actos. Se can­ce­la­ron las cele­bra­cio­nes que iban a tener lugar en toda la ciu­dad a lo lar­go del año para poner de relie­ve el papel his­tó­ri­co y cul­tu­ral de Jeru­sa­lén en la socie­dad pales­ti­na y más allá, y en oca­sio­nes las fuer­zas de segu­ri­dad israe­líes lle­ga­ron a ata­car físi­ca­men­te en su con­ti­nuo inten­to de aho­gar toda expre­sión de iden­ti­dad pales­ti­na en la ciu­dad ocupada.Esto que­dó ya demos­tra­do con la orden emi­ti­da por el Minis­te­rio de Segu­ri­dad Inter­na de Israel, prohi­bien­do las cele­bra­cio­nes en Naza­ret, y por la irrup­ción de sol­da­dos israe­líes en Jeru­sa­lén para impe­dir el desa­rro­llo de acti­vi­da­des y mani­fes­ta­cio­nes cul­tu­ra­les.

Tam­bién encon­tra­mos ejem­plos ilus­tra­ti­vos en el mun­do del cine. El cine jue­ga un papel impor­tan­te en el reco­no­ci­mien­to de la exis­ten­cia de un pue­blo, la difu­sión de ideas y valo­res, la cons­truc­ción de una narra­ti­va etc. Israel lo uti­li­za para crear una ima­gen posi­ti­va de sí mis­mo, ale­ja­da de los crí­me­nes que habi­tual­men­te come­te, y aña­dien­do una des­hu­ma­ni­za­ción de los pales­ti­nos y mos­trán­do­los como vio­len­tos, atra­sa­dos y terro­ris­tas. Al mis­mo tiem­po impi­de la crea­cion de una indus­tria del cine pales­ti­na.

El israe­li Eran Riklis, direc­tor de la pelí­cu­la israe­lí que se pro­yec­ta este año en el el fes­ti­val , ase­gu­ra que nun­ca ha teni­do pro­ble­mas con sus pelí­cu­las por­que «Israel es una demo­cra­cia» pero para los direc­to­res pales­ti­nos es muy difí­cil encon­trar pro­duc­to­res y dis­tri­bui­do­res y casi nun­ca con­si­guen los per­mi­sos ofi­cia­les para poder rodar. «Los israe­líes no dan nun­ca per­mi­sos», recuer­da Mai Mas­ri, direc­to­ra pales­ti­na. Anne­ma­rie Jacir sal­vó su pelí­cu­la, La sal de este mar, gra­cias al res­pal­do del con­su­la­do fran­cés, que sacó las gra­ba­cio­nes en male­tas diplo­má­ti­cas, pero le han prohi­bi­do vol­ver a entrar en Pales­ti­na.

Moha­med Bakri con el docu­men­tal Jenin, Jenin ganó el pre­mio a la mejor pelí­cu­la en el fes­ti­val inter­na­cio­nal de cine de Car­ta­go en 2002 y el Pre­mio Inter­na­cio­nal de Cine Docu­men­tal del Medi­te­rrá­neo. Pero su film fue some­ti­do a jui­cio y prohi­bi­do en Israel y otros paí­ses. A par­tir de enton­ces el actor y rea­li­za­dor sufrió una bru­tal per­se­cu­ción públi­ca y ha sido denun­cia­do por sol­da­dos israe­líes que se con­si­de­ran ofen­di­dos por su pelí­cu­la y piden 2,7 millo­nes de euros por daños en su honor. Pocas posi­bi­li­da­des tie­nen los pales­ti­nos de con­si­de­rar­se ofen­di­dos por nada, y menos de pedir dine­ro para res­tau­rar los daños reci­bi­dos (sean por honor, físi­cos, psi­co­lo­gi­cos, o de cual­quier natu­ra­le­za).

A pesar de todo la pobla­ción pales­ti­na se las inge­nia para con­ti­nuar hacien­do pelí­cu­las, por lo que la lucha de Israel se cen­tra en impe­dir como sea que esas pelí­cu­las se difun­dan. Y has­ta aho­ra lo va con­si­guien­do ya que el cine pales­tino es igno­ra­do por este y otros muchos fes­ti­va­les de cine, asi como por las dis­tri­bui­do­ras. Has­ta hoy, en estos 9 años de vida del fes­ti­val se han pro­yec­ta­do 10 pelí­cu­las de direc­to­res israe­líes y dos cor­tos,.…y nin­gu­na pelí­cu­la pales­ti­na. Lla­ma la aten­ción que en un fes­ti­val de dere­chos huma­nos que cla­ra­men­te denun­cia como estos se vio­lan en los luga­res más remo­tos del pla­ne­ta, nun­ca se haya pro­yec­ta­do una pelí­cu­la sobre Gaza. De hecho,se está apli­can­do un evi­den­te boi­cot al cine pales­tino y apo­yan­do la poli­ti­ca cul­tu­ral de Israel.

En esta edic­ción está pro­gra­ma­do un cor­to, Wajeh, sub­ti­tu­la­do en eus­ke­ra, que per­te­ne­ce al pro­yec­to de cola­bo­ra­ción pales­tino-israe­lí Cof­fee – Bet­ween Reality and Ima­gi­na­tion, lar­go­me­tra­je que reúne diver­sos cor­tos rea­li­za­dos por cineas­tas de Pales­ti­na e Israel y roda­dos en ambos terri­to­rios.

Eso sí, como todos los años, no pue­de fal­tar una peli­cu­la israe­lí. Según las noti­cias apa­re­ci­das en pren­sa, el fes­ti­val pres­ta­rá una espe­cial aten­ción a las víc­ti­mas del terro­ris­mo con la pro­yec­ción, entre otras del Via­je del direc­tor de recur­sos huma­nos» de Eran Riklis.

Esta pelí­cu­la, tras reci­bir en Israel el Pre­mio Ophir Awards 2010 , opta­ba en repre­sen­ta­ción de Israel al oscar en la sec­ción de mejor pelí­cu­la de habla no ingle­sa. Ade­más, recien­te­men­te se ha pro­yec­ta­do en la sec­ción inau­gu­ral del FIC de Gua­da­la­ja­ra (Méxi­co), repre­sen­tan­do a Israel, país invi­ta­do esta edi­ción.

En cuan­to al con­te­ni­do, ver­sa sobre una emplea­da extran­je­ra de la mayor pana­de­ría de Jeru­sa­lén que mue­re en un aten­ta­do sui­ci­da y nadie recla­ma el cuer­po, por lo que la empre­sa es acu­sa­da de indi­fe­ren­cia y negli­gen­cia. El direc­tor de recur­sos huma­nos será el encar­ga­do de ende­re­zar la situa­ción, para lo que debe­rá embar­car­se en un com­pli­ca­do via­je des­de las calles de Jeru­sa­lén has­ta las hela­das carre­te­ras de Ruma­nía.

No se entien­de muy bien por­qué se inclu­ye esta pelí­cu­la den­tro del apar­ta­do de víc­ti­mas del terro­ris­mo ya que la cau­sa de la muer­te de la pro­ta­go­nis­ta es algo acce­so­rio para el desa­rro­llo del film. Podría haber muer­to por cual­quier acci­den­te, o de gri­pe, y el con­te­ni­do de la pelí­cu­la sería el mis­mo, ya que lo impor­tan­te son las acu­sa­cio­nes a la empre­sa por igno­rar su muer­te y lo que ocu­rre duran­te el via­je a Ruma­nia.

Pero el incluir un aten­ta­do les es útil para pre­sen­tar una vez más a los pales­ti­nos como terro­ris­tas que ata­can a víc­ti­mas ino­cen­tes, inclu­yen­do a inmi­gran­tes explo­ta­dos. Y una vez deja­do bien cla­ro esto, nos mete­mos en una pelí­cu­la lle­na de huma­ni­dad y de humor que nos demues­tra como, a tra­ves del cono­ci­mien­to y el diá­lo­go, las per­so­nas pue­den mejo­rar sus rela­cio­nes y ellas mis­mas.

Es decir, mas que una pelí­cu­la en defen­sa de los dere­chos huma­nos enca­ja­ría en una sec­cion de tra­gi­co­me­dia ama­ble. La peli­cu­la gira alre­de­dor de una inmi­gran­te ruma­na, pero no pare­ce guar­dar rela­ción tam­po­co con la denun­cia de las vio­la­cio­nes de los dere­chos huma­nos de los inmi­gran­tes por el esta­do de Israel, como pue­de ser la apro­ba­ción de la recien­te ley para expul­sar a niños naci­dos en Israel de padres inmi­gran­tes no judios, o los dis­cur­sos y leyes racis­tas que jus­ti­fi­can el que se les nie­guen los dere­chos a los inmi­gran­tes por­que supo­nen un peli­gro demo­grá­fi­co para man­te­ner Israel como esta­do judío.

Como afir­ma I. Pap­pe, quie­nes con­ti­núan difun­dien­do, con bas­tan­te fre­cuen­cia por igno­ran­cia o por razo­nes bas­tan­te más sinies­tras, la fábu­la de Israel como una socie­dad cul­ta occi­den­tal o como “la úni­ca demo­cra­cia en Orien­te Medio” no sólo están equi­vo­ca­dos en rela­ción a los hechos. Pro­por­cio­nan inmu­ni­dad a una de las mayo­res atro­ci­da­des de nues­tro tiem­po. Algu­nos de ellos nos piden que deje­mos la cul­tu­ra fue­ra de nues­tras accio­nes polí­ti­cas. Este enfo­que de la cul­tu­ra y la vida aca­dé­mi­ca israe­lí como enti­da­des dife­ren­tes del ejér­ci­to, la ocu­pa­ción y la des­truc­ción es moral­men­te corrup­ta y lógi­ca­men­te cadu­ca.

acep­tan­do con nor­ma­li­dad las mani­fes­ta­cio­nes exte­rio­res del esta­do Israe­lí esta­mos legi­ti­man­do su polí­ti­ca de ocu­pa­ción, expul­sión y dis­cri­mi­na­cion y trans­mi­tién­do­le un men­sa­je de impu­ni­dad e indi­fe­ren­cia.

Ante la fal­ta de res­pues­ta de quie­nes debe­rían san­cio­nar a Israel, para defen­der la lega­li­dad y el cum­pli­mien­to de los dere­chos huma­nos, la cam­pa­ña BDS sur­ge en la socie­dad civil, como un movi­mien­to que visi­bi­li­za las estra­te­gias de Israel para nor­ma­li­zar su situa­ción en el mun­do ocul­tan­do sus ata­ques con­ti­nuos a los dere­chos huma­nos de los pales­ti­nos.

En apo­yo a la cam­pa­ña BDS , por las razo­nes ante­rior­men­te expues­tas con­si­de­ra­mos que debe­ría reti­rar­se de esta edic­ción la peli­cu­la de E. Riklis, y en su lugar pro­yec­tar “los niños de Arna” de Juliano Mer Kha­mis ‚pales­tino-israe­lí, como home­na­je al direc­tor ase­si­na­do.

Enten­de­mos que si Israel boi­co­tea la cele­bra­ción de Jeru­sa­lén como capi­tal cul­tu­ral (nomi­na­da por la UNESCO), la dis­tri­bu­ción y rea­li­za­ción de pelí­cu­las pales­ti­nas, y has­ta prohi­be la cele­bra­ción de la Nak­ba (o desas­tre del 1948 que con­lle­vó la expul­sión del 80% del pue­blo pales­tino de su tie­rra), el Fes­ti­val de Dere­chos Huma­nos de San Sebas­tián en un acto acor­de con la defen­sa de estos dere­chos, debe­ria reti­rar la pelí­cu­la que Israel pre­sen­ta en el fes­ti­val y sus­ti­tuir­la por una que nos mues­tre la reali­dad del pue­blo pales­tino, ya que lamen­ta­ble­men­te se han gana­do el record de ser los más vul­ne­ra­dos del pla­ne­ta, dado que ni un solo dere­cho de la car­ta fun­da­cio­nal se cum­ple si eres pales­tino.

Gipuz­koa­ko pales­ti­na­ren alde­ko pla­ta­for­ma

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *