Pre­ve­nir lo inexis­ten­te – Iratxe Uri­zar, Car­los Her­nán­dez

El pasa­do 25 de mar­zo, el Esta­do espa­ñol auto­ri­zó la publi­ca­ción del infor­me que el Comi­té para la Pre­ven­ción de la Tor­tu­ra del Con­se­jo de Euro­pa (CPT) había redac­ta­do tras su visi­ta de sep­tiem­bre y octu­bre de 2007, tras haber­lo rete­ni­do duran­te más de tres años. Cues­ta enten­der el por­qué de este retra­so, dado que, como expli­ca el pro­pio Gobierno espa­ñol en su res­pues­ta, la tor­tu­ra no exis­te en este Esta­do y, por lo tan­to, ahon­dar en su pre­ven­ción es inne­ce­sa­rio.

Pero pese a esta «inexis­ten­cia» de la tor­tu­ra, el CPT insis­te en un exten­so infor­me en soli­ci­tar medi­das para su erra­di­ca­ción y se mues­tra dis­pues­to a tomar medi­das excep­cio­na­les con­tra el Esta­do espa­ñol, como hacer públi­ca una decla­ra­ción con­de­na­to­ria sobre esta cues­tión en vis­ta de «la per­sis­ten­te no apli­ca­ción por par­te de Espa­ña de cier­tas reco­men­da­cio­nes» tras las 11 visi­tas rea­li­za­das. Pero es que el CPT, al que la pren­sa en Madrid ya esta­ba des­acre­di­tan­do antes inclu­so de que se hicie­se públi­co su infor­me, soli­ci­ta cosas impo­si­bles, como que «las auto­ri­da­des espa­ño­las se ase­gu­ren de que un men­sa­je de tole­ran­cia cero al mal­tra­to de las per­so­nas dete­ni­das lle­gue a todos los agen­tes de la ley a todos los nive­les», un men­sa­je que debe hacer­se des­de las ins­tan­cias polí­ti­cas ade­cua­das y que debe acom­pa­ñar­se de las medi­das prác­ti­cas que ase­gu­ren su cum­pli­mien­to, inclui­das las refor­mas legis­la­ti­vas nece­sa­rias.

Ade­más, esto se lo dice no sólo al Poder eje­cu­ti­vo, Al Judi­cial le dice, uti­li­zan­do expre­sio­nes como «el CPT reco­mien­da una vez más», que garan­ti­ce la tute­la efec­ti­va de los dere­chos de las per­so­nas dete­ni­das y que cada vez que una per­so­na dete­ni­da denun­cie algún tipo de mal­tra­to, y aun sin denun­ciar­lo apa­ren­te haber­lo sufri­do, tome las medi­das enca­mi­na­das a «ase­gu­rar la correc­ta inves­ti­ga­ción de la denun­cia», una for­ma diplo­má­ti­ca y ele­gan­te de decir que estas inves­ti­ga­cio­nes y esta tute­la judi­cial efec­ti­va no se están pro­du­cien­do.

El infor­me del CPT es demo­le­dor, espe­cial­men­te en lo refe­ri­do a la tute­la poli­cial, lle­gan­do a decla­rar su preo­cu­pa­ción por la actua­ción de cuer­pos poli­cia­les con­cre­tos, citan­do a la Bri­ga­da Pro­vin­cial de la Poli­cía Judi­cial de Madrid y al ope­ra­ti­vo anti­te­rro­ris­ta de la Guar­dia Civil que lle­vó a cabo 11 deten­cio­nes entre el 28 de mar­zo y el 1 de abril de 2007, y al que se acu­só de come­ter tor­tu­ras que son reco­gi­das y des­cri­tas en el pro­pio infor­me del CPT.

En su ver­tien­te pre­ven­ti­va, el infor­me del CPT es espe­cial­men­te duro con la deten­ción inco­mu­ni­ca­da, soli­ci­tan­do que se garan­ti­ce la asis­ten­cia letra­da des­de el prin­ci­pio de la deten­ción, una reu­nión en pri­va­do con el abo­ga­do antes de la toma de decla­ra­ción; que se prohí­ban los inte­rro­ga­to­rios sin asis­ten­cia letra­da; que se prohí­ba cegar y/​o enca­pu­char a las per­so­nas dete­ni­das duran­te los inte­rro­ga­to­rios o los tras­la­dos (pues­to que pue­de supo­ner un mal­tra­to psi­co­ló­gi­co); que se obli­gue a las per­so­nas inter­vi­nien­tes en los inte­rro­ga­to­rios a iden­ti­fi­car­se; que se gra­ben en video y audio tan­to los inte­rro­ga­to­rios como todo el tiem­po pasa­do en deten­ción inco­mu­ni­ca­da; que se regu­le la dura­ción de los inte­rro­ga­to­rios, el tiem­po de des­can­so den­tro de los mis­mos, así como el tiem­po de des­can­so entre inte­rro­ga­to­rios… que la pues­ta a dis­po­si­ción judi­cial no se demo­re más de 72 horas, con inde­pen­den­cia de que lue­go se pro­lon­gue o no la inco­mu­ni­ca­ción; que en menos de 42 horas se infor­me a la per­so­na soli­ci­ta­da por la per­so­na dete­ni­da el lugar de su cus­to­dia; que se reco­noz­ca el dere­cho de las per­so­nas inco­mu­ni­ca­das a ser reco­no­ci­das por un médi­co de su con­fian­za. Al final, menos la eli­mi­na­ción de la pro­pia deten­ción inco­mu­ni­ca­da, se pide todo lo que vacía de con­te­ni­do la inco­mu­ni­ca­ción y refuer­za las garan­tías judi­cia­les, así como el res­pe­to a la dig­ni­dad y los dere­chos de las per­so­nas dete­ni­das.

El infor­me del CPT pasa des­pués a reco­men­dar cómo actuar en la cus­to­dia poli­cial ordi­na­ria. Soli­ci­ta que se garan­ti­ce un sis­te­ma de visi­tas no anun­cia­das a los espa­cios de cus­to­dia y que estas sean rea­li­za­das por «nue­vas auto­ri­da­des espe­cia­li­za­das e inde­pen­dien­tes». Des­pués pasa al mun­do peni­ten­cia­rio, en el que reco­mien­da que haga saber a los fun­cio­na­rios que «cual­quier for­ma de mal­tra­to, inclui­dos los abu­sos ver­ba­les, son inacep­ta­bles y serán obje­to de duras san­cio­nes», que se mejo­ren las con­di­cio­nes sani­ta­rias y la asis­ten­cia médi­ca, que no se san­cio­ne a las per­so­nas pre­sas por pre­sen­tar denun­cias, que se mejo­ren las con­di­cio­nes de vida de las muje­res pre­sas y un lar­go etcé­te­ra que ter­mi­na con las dudas que al CPT le gene­ra el Juz­ga­do Cen­tral de Vigi­lan­cia Peni­ten­cia­ria de la Audien­cia Nacio­nal, pues­to que no entien­de que el Tri­bu­nal Sen­ten­cia­dor ejer­za las fun­cio­nes de vigi­lan­cia peni­ten­cia­ria. Tras las cár­ce­les, el infor­me con­clu­ye con una serie de reco­men­da­cio­nes para los cen­tros de inter­na­mien­to de los meno­res no acom­pa­ña­dos (MENA), como que estos cen­tros no parez­can cár­ce­les, no estén masi­fi­ca­dos, cuen­ten con agua calien­te y cale­fac­ción ade­cua­das y ten­gan sufi­cien­tes man­tas por la noche para dor­mir.

Una lar­ga lis­ta de reco­men­da­cio­nes para erra­di­car algo que es inexis­ten­te, según el Gobierno, pero real y preo­cu­pan­te según la CPT: la tor­tu­ra y los malos tra­tos a las per­so­nas dete­ni­das y pre­sas en el Esta­do espa­ñol.

IRATXE URIZAR Y CARLOS HERNÁNDEZ MIEMBROS DE GIZA ESKUBIDEEN BEHATOKIA Y SALHAKETA

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *