Pre­ve­nir lo inexis­ten­te – Iratxe Uri­zar, Car­los Hernández

El pasa­do 25 de mar­zo, el Esta­do espa­ñol auto­ri­zó la publi­ca­ción del infor­me que el Comi­té para la Pre­ven­ción de la Tor­tu­ra del Con­se­jo de Euro­pa (CPT) había redac­ta­do tras su visi­ta de sep­tiem­bre y octu­bre de 2007, tras haber­lo rete­ni­do duran­te más de tres años. Cues­ta enten­der el por­qué de este retra­so, dado que, como expli­ca el pro­pio Gobierno espa­ñol en su res­pues­ta, la tor­tu­ra no exis­te en este Esta­do y, por lo tan­to, ahon­dar en su pre­ven­ción es innecesario.

Pero pese a esta «inexis­ten­cia» de la tor­tu­ra, el CPT insis­te en un exten­so infor­me en soli­ci­tar medi­das para su erra­di­ca­ción y se mues­tra dis­pues­to a tomar medi­das excep­cio­na­les con­tra el Esta­do espa­ñol, como hacer públi­ca una decla­ra­ción con­de­na­to­ria sobre esta cues­tión en vis­ta de «la per­sis­ten­te no apli­ca­ción por par­te de Espa­ña de cier­tas reco­men­da­cio­nes» tras las 11 visi­tas rea­li­za­das. Pero es que el CPT, al que la pren­sa en Madrid ya esta­ba des­acre­di­tan­do antes inclu­so de que se hicie­se públi­co su infor­me, soli­ci­ta cosas impo­si­bles, como que «las auto­ri­da­des espa­ño­las se ase­gu­ren de que un men­sa­je de tole­ran­cia cero al mal­tra­to de las per­so­nas dete­ni­das lle­gue a todos los agen­tes de la ley a todos los nive­les», un men­sa­je que debe hacer­se des­de las ins­tan­cias polí­ti­cas ade­cua­das y que debe acom­pa­ñar­se de las medi­das prác­ti­cas que ase­gu­ren su cum­pli­mien­to, inclui­das las refor­mas legis­la­ti­vas necesarias.

Ade­más, esto se lo dice no sólo al Poder eje­cu­ti­vo, Al Judi­cial le dice, uti­li­zan­do expre­sio­nes como «el CPT reco­mien­da una vez más», que garan­ti­ce la tute­la efec­ti­va de los dere­chos de las per­so­nas dete­ni­das y que cada vez que una per­so­na dete­ni­da denun­cie algún tipo de mal­tra­to, y aun sin denun­ciar­lo apa­ren­te haber­lo sufri­do, tome las medi­das enca­mi­na­das a «ase­gu­rar la correc­ta inves­ti­ga­ción de la denun­cia», una for­ma diplo­má­ti­ca y ele­gan­te de decir que estas inves­ti­ga­cio­nes y esta tute­la judi­cial efec­ti­va no se están produciendo.

El infor­me del CPT es demo­le­dor, espe­cial­men­te en lo refe­ri­do a la tute­la poli­cial, lle­gan­do a decla­rar su preo­cu­pa­ción por la actua­ción de cuer­pos poli­cia­les con­cre­tos, citan­do a la Bri­ga­da Pro­vin­cial de la Poli­cía Judi­cial de Madrid y al ope­ra­ti­vo anti­te­rro­ris­ta de la Guar­dia Civil que lle­vó a cabo 11 deten­cio­nes entre el 28 de mar­zo y el 1 de abril de 2007, y al que se acu­só de come­ter tor­tu­ras que son reco­gi­das y des­cri­tas en el pro­pio infor­me del CPT.

En su ver­tien­te pre­ven­ti­va, el infor­me del CPT es espe­cial­men­te duro con la deten­ción inco­mu­ni­ca­da, soli­ci­tan­do que se garan­ti­ce la asis­ten­cia letra­da des­de el prin­ci­pio de la deten­ción, una reu­nión en pri­va­do con el abo­ga­do antes de la toma de decla­ra­ción; que se prohí­ban los inte­rro­ga­to­rios sin asis­ten­cia letra­da; que se prohí­ba cegar y/​o enca­pu­char a las per­so­nas dete­ni­das duran­te los inte­rro­ga­to­rios o los tras­la­dos (pues­to que pue­de supo­ner un mal­tra­to psi­co­ló­gi­co); que se obli­gue a las per­so­nas inter­vi­nien­tes en los inte­rro­ga­to­rios a iden­ti­fi­car­se; que se gra­ben en video y audio tan­to los inte­rro­ga­to­rios como todo el tiem­po pasa­do en deten­ción inco­mu­ni­ca­da; que se regu­le la dura­ción de los inte­rro­ga­to­rios, el tiem­po de des­can­so den­tro de los mis­mos, así como el tiem­po de des­can­so entre inte­rro­ga­to­rios… que la pues­ta a dis­po­si­ción judi­cial no se demo­re más de 72 horas, con inde­pen­den­cia de que lue­go se pro­lon­gue o no la inco­mu­ni­ca­ción; que en menos de 42 horas se infor­me a la per­so­na soli­ci­ta­da por la per­so­na dete­ni­da el lugar de su cus­to­dia; que se reco­noz­ca el dere­cho de las per­so­nas inco­mu­ni­ca­das a ser reco­no­ci­das por un médi­co de su con­fian­za. Al final, menos la eli­mi­na­ción de la pro­pia deten­ción inco­mu­ni­ca­da, se pide todo lo que vacía de con­te­ni­do la inco­mu­ni­ca­ción y refuer­za las garan­tías judi­cia­les, así como el res­pe­to a la dig­ni­dad y los dere­chos de las per­so­nas detenidas.

El infor­me del CPT pasa des­pués a reco­men­dar cómo actuar en la cus­to­dia poli­cial ordi­na­ria. Soli­ci­ta que se garan­ti­ce un sis­te­ma de visi­tas no anun­cia­das a los espa­cios de cus­to­dia y que estas sean rea­li­za­das por «nue­vas auto­ri­da­des espe­cia­li­za­das e inde­pen­dien­tes». Des­pués pasa al mun­do peni­ten­cia­rio, en el que reco­mien­da que haga saber a los fun­cio­na­rios que «cual­quier for­ma de mal­tra­to, inclui­dos los abu­sos ver­ba­les, son inacep­ta­bles y serán obje­to de duras san­cio­nes», que se mejo­ren las con­di­cio­nes sani­ta­rias y la asis­ten­cia médi­ca, que no se san­cio­ne a las per­so­nas pre­sas por pre­sen­tar denun­cias, que se mejo­ren las con­di­cio­nes de vida de las muje­res pre­sas y un lar­go etcé­te­ra que ter­mi­na con las dudas que al CPT le gene­ra el Juz­ga­do Cen­tral de Vigi­lan­cia Peni­ten­cia­ria de la Audien­cia Nacio­nal, pues­to que no entien­de que el Tri­bu­nal Sen­ten­cia­dor ejer­za las fun­cio­nes de vigi­lan­cia peni­ten­cia­ria. Tras las cár­ce­les, el infor­me con­clu­ye con una serie de reco­men­da­cio­nes para los cen­tros de inter­na­mien­to de los meno­res no acom­pa­ña­dos (MENA), como que estos cen­tros no parez­can cár­ce­les, no estén masi­fi­ca­dos, cuen­ten con agua calien­te y cale­fac­ción ade­cua­das y ten­gan sufi­cien­tes man­tas por la noche para dormir.

Una lar­ga lis­ta de reco­men­da­cio­nes para erra­di­car algo que es inexis­ten­te, según el Gobierno, pero real y preo­cu­pan­te según la CPT: la tor­tu­ra y los malos tra­tos a las per­so­nas dete­ni­das y pre­sas en el Esta­do español.

IRATXE URIZAR Y CARLOS HERNÁNDEZ MIEMBROS DE GIZA ESKUBIDEEN BEHATOKIA Y SALHAKETA

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.