Redes socia­les: “Lo esen­cial sigue sien­do tomar La Bas­ti­lla”, afir­ma edi­to­ra de Cuba­de­ba­te

Rosa Miriam Elizalde, editora de Cubadebate
Rosa Miriam Eli­zal­de, edi­to­ra de Cuba­de­ba­te

Tama­ra Rose­lló
Revis­ta Amé­ri­ca en Movi­mien­to, de la ALAI

Rosa Miriam Eli­zal­de recien­te­men­te obtu­vo el pre­mio Juan Gual­ber­to Gómez, en perio­dis­mo digi­tal (2010). Con este reco­no­ci­mien­to la Unión de Perio­dis­tas de Cuba dis­tin­gue a pro­fe­sio­na­les de la pren­sa nacio­nal por su tra­ba­jo anual. Des­de una ven­ta­na digi­tal la edi­to­ra del sitio Cuba­de­ba­te, sigue los suce­sos más urgen­tes del mun­do y de su pro­pio país. Dia­lo­ga con otros ciber­nau­tas y estu­dia (y logra) una alter­na­ti­va de comu­ni­ca­ción que des­de la izquier­da, apro­ve­cha las opor­tu­ni­da­des de las redes socia­les en inter­net, por­que “para cono­cer este mun­do hay que meter­se en él, hay que usar esas herra­mien­tas de una mane­ra crí­ti­ca”, ase­gu­ra. Delan­te de la compu­tado­ra sigue los últi­mos suce­sos en Japón tras el terre­mo­to del 11 de mar­zo. Com­par­te infor­ma­cio­nes con los segui­do­res de su sitio en Face­bookTwit­ter e invi­ta al inter­cam­bio y al aná­li­sis de estos pro­ce­sos tec­no­ló­gi­cos que atra­vie­san cada vez más nues­tras socie­da­des con­tem­po­rá­neas. Amé­ri­ca en movi­mien­to suma algu­nas de sus refle­xio­nes en ese ir y venir de la prác­ti­ca a la teo­ría, un via­je al que dedi­ca la mayor par­te de su tiem­po.

-Las movi­li­za­cio­nes en el Orien­te Medio han reco­lo­ca­do los deba­tes sobre el rol de las redes socia­les en inter­net. ¿Cuán­to ha con­tri­bui­do este con­tex­to a la miti­fi­ca­ción o no de espa­cios como Face­book Twit­ter?

-Hay una espe­cie de evan­ge­lis­mo digi­tal que tra­ta de sobre­di­men­sio­nar la tras­cen­den­cia de las redes socia­les. Esta es una visión intere­sa­da y mani­pu­la­do­ra, que inten­ta supe­di­tar las moti­va­cio­nes de los indi­vi­duos a deter­mi­na­dos ins­tru­men­tos, que no son neu­tra­les. Las redes socia­les esta­ble­cen entre los indi­vi­duos lazos débi­les, esen­cia­les para com­par­tir infor­ma­ción y crear puen­tes entre sub­gru­pos, pero no deter­mi­nan la volun­tad de los usua­rios para movi­li­zar­se en torno a una acción, par­ti­cu­lar­men­te aque­lla en la que nos va a veces has­ta la vida. Emplear­se de lleno en algo así nece­si­ta de entor­nos y estruc­tu­ras socia­les con rela­cio­nes muy sóli­das, como las que uno tie­ne con fami­lia­res y ami­gos cer­ca­nos. Tener 2 000 “ami­gos” en Face­book y otro tan­to de “segui­do­res” en Twit­ter per­mi­te encon­trar un camino, como los mapas, y en Túnez Egip­to indi­ca­ron dón­de que­da­ba la pla­za para exi­gir la renun­cia de los gober­nan­tes, pero un mapa no es el pai­sa­je real, no es la razón para sumar­se a una pro­tes­ta. Nada habría pasa­do sin la volun­tad, la deci­sión de la gen­te de mani­fes­tar­se y luchar por el cam­bio.

En otras pala­bras, la tec­no­lo­gía por sí mis­ma no crea revo­lu­cio­nes. No lo creó aho­ra, ni lo hizo antes. A nadie se le ocu­rre hoy decir que le debe­mos la Revo­lu­ción fran­ce­sa a las octa­vi­llas o la Revo­lu­ción rusa al telé­gra­fo, los medios de la épo­ca, que obvia­men­te fue­ron uti­li­za­dos con efi­ca­cia por los revo­lu­cio­na­rios fran­ce­ses y rusos. Pero lo esen­cial sigue sien­do la volun­tad, ese impul­so colec­ti­vo que lle­vó a miles de per­so­nas a tomar un buen día la Bas­ti­lla y asal­tar el Pala­cio de Invierno.

-¿Por qué intere­sa esta per­cep­ción de las redes socia­les como ele­men­to cata­li­za­dor de las pro­tes­tas?

-El soft­wa­re social no es una red social, sino un ins­tru­men­to que faci­li­ta la inter­ac­ción entre los seres huma­nos. Decir que MyS­pa­ce es una red social es como decir­le agua al vaso que la con­tie­ne. Por tan­to, el pri­mer ele­men­to mani­pu­la­dor es la mis­ma semán­ti­ca que se ha impues­to para iden­ti­fi­car estos ins­tru­men­tos, que son muchos y que gra­cias al esca­la­mien­to de las tec­no­lo­gías cada vez res­pon­den mejor a las exi­gen­cias de la comu­ni­ca­ción. Lo que cono­ce­mos como “redes socia­les” en Inter­net faci­li­tan extra­or­di­na­ria­men­te esta nue­va dimen­sión de la vida huma­na que se ha incor­po­ra­do a lo que lla­ma­mos el “mun­do real”, que has­ta hace tres déca­das solo se pen­sa­ba, fun­da­men­tal­men­te, en tér­mi­nos de la reali­dad físi­ca. Hoy lo real es el mun­do físi­co y el mun­do vir­tual.

Lo vir­tual no es una cosa extra­ña, todo­po­de­ro­sa, sino la expre­sión sim­bó­li­ca del mun­do tal y cual exis­te, un refle­jo. Es como si de pron­to el ser humano adqui­rie­ra noción de que con­vi­ve per­ma­nen­te­men­te con su som­bra, una espe­cie de Pla­tón post­mo­derno. Solo en las pelí­cu­las las som­bras son otra cosa que la pro­yec­ción de un indi­vi­duo con­cre­to. De modo que decir que en cual­quier lugar de este mun­do un gobierno pue­de ser sus­ti­tui­do por Goo­gle, o que Twit­ter es el res­pon­sa­ble de las movi­li­za­cio­nes con­tra este o aquel gobierno, es un dis­pa­ra­te o peor, una men­ti­ra, que no pue­de repe­tir­se sino malin­ten­cio­na­da­men­te. Un ejem­plo es la famo­sa “Revo­lu­ción ver­de ira­ní“, del verano del 2009.

Los medios nos ven­die­ron los acon­te­ci­mien­tos en Irán como una pro­tes­ta orga­ni­za­da a tra­vés de Twit­ter. La ver­dad salió a la luz tan rápi­do como había lle­ga­do la men­ti­ra ‑solo que muchos ni se ente­ra­ron-. Busi­ness­week publi­có unos datos reve­la­do­res: de los 10 000 tui­te­ros que par­ti­ci­pa­ron acti­va­men­te en la “revuel­ta”, solo 100 esta­ban en terri­to­rio ira­ní. ¿Por qué Esta­dos Uni­dos nos ven­dió esta far­sa? Por­que hoy es posi­ble con­ven­cer a la gen­te de que un sím­bo­lo es la reali­dad, y una som­bra es un país, y con este jue­go de som­bras chi­nas Esta­dos Uni­dos ha inter­ve­ni­do en los asun­tos de las demás nacio­nes o ha inva­di­do a otros, cuan­do se le anto­ja.

Y la opi­nión públi­ca tie­ne muy mala memo­ria. Sabe­mos que una men­ti­ra sir­vió para inva­dir Iraq. Bueno, ¿y qué? Ya fue olvi­da­da. Es lo úni­co que expli­ca que en tiem­po récord, más rápi­do que cuan­do Sad­dam Hus­sein era el malo de la pelí­cu­la, el Con­se­jo de Segu­ri­dad de la ONU domi­na­do por EEUU logró ese acuer­do con­tra Libia, que inclu­ye la posi­bi­li­dad de la inter­ven­ción mili­tar.

-¿Sig­ni­fi­ca esto que hay que dar­le la espal­da a las “redes socia­les”?

-Cla­ro que no. No ten­go nin­gu­na duda de que si José Mar­tí vivie­ra hoy fue­ra “fei­bu­ce­ro” y “tui­te­ro”. Son ins­tru­men­tos y espa­cios de comu­ni­ca­ción don­de cada vez más están con­vi­vien­do las audien­cias, par­ti­cu­lar­men­te los jóve­nes. Face­book tie­ne más de 600 millo­nes de indi­vi­duos cau­ti­vos en su pla­ta­for­ma ‑el 80 por cien­to son meno­res de 35 años- y Twit­ter, más de 200 millo­nes de segui­do­res. Inter­net ya tie­ne más de 2 000 millo­nes de usua­rios y se espe­ra que antes del 2015 la mitad de la pobla­ción esté enla­za­da a la red.

No se pue­den cons­truir alter­na­ti­vas polí­ti­cas ni crear puen­tes de comu­ni­ca­ción al mar­gen de estos espa­cios, que como te dije antes no son neu­tra­les y hay que asu­mir­los crí­ti­ca­men­te, pero tenien­do cla­ro que son inelu­di­bles. Son las nue­vas pla­zas públi­cas, don­de ya no fun­cio­na el para­dig­ma de los mass media ‑un pun­to de emi­sión y muchos recep­to­res “pasi­vos”-, sino que cada indi­vi­duo es recep­tor y emi­sor gra­cias a estas tec­no­lo­gías. El dis­cur­so uni­di­rec­cio­nal, el hom­bre hablan­do a una mul­ti­tud enca­ra­ma­do en un cajón de baca­lao, se aca­bó. No hay mane­ra de enta­blar la comu­ni­ca­ción aho­ra si no escu­chas al otro, si no te inte­gras a una comu­ni­dad y si no haces cosas con otros, es decir, si no coope­ras.

-¿Qué desa­fíos tie­ne la con­tra­in­for­ma­ción fren­te a este nue­vo para­dig­ma?

-A la izquier­da aún le cues­ta mucho tra­ba­jo enten­der este cam­bio de para­dig­ma. Gene­ral­men­te vemos dos acti­tu­des fren­te a las lla­ma­das redes socia­les: la para­noi­ca o la pan­glos­sia­na. O le teme­mos o sobre­va­lo­ra­mos sus posi­bi­li­da­des. La úni­ca mane­ra de que nues­tros pro­yec­tos ten­gan expre­sión en el mun­do real es cono­cien­do a pro­fun­di­dad cómo inter­ac­túan en la socie­dad con­tem­po­rá­nea las redes socia­les y las redes tec­no­ló­gi­cas, y solo a par­tir del cono­ci­mien­to se pue­den gene­rar alter­na­ti­vas y cons­truir espa­cios libe­ra­do­res para los ciu­da­da­nos de este pla­ne­ta, que viven en el Siglo XXI, con sus mara­vi­llas y sus iniqui­da­des. No hay mane­ra de sobre­vi­vir ni polí­ti­ca, ni eco­nó­mi­ca, ni social­men­te al mar­gen de estas redes. Mar­gi­nar­se es sui­ci­da, tan­to como asu­mir acrí­ti­ca­men­te todo lo que las trans­na­cio­na­les de las tele­co­mu­ni­ca­cio­nes, escla­vas de las polí­ti­cas impe­ria­les, han dise­ña­do para repro­du­cir las lógi­cas de un sis­te­ma injus­to, exclu­yen­te, estu­pi­di­zan­te, que nos ha con­ven­ci­do de que lo impor­tan­te es lo intere­san­te, que una som­bra defor­ma­da de la reali­dad es la reali­dad.

Tene­mos que acep­tar el reto tec­no­ló­gi­co, ela­bo­rar un pen­sa­mien­to a par­tir de esta nue­va reali­dad y, des­de el pun­to de vis­ta de la comu­ni­ca­ción, con­ver­tir lo impor­tan­te en intere­san­te, sin hacer con­ce­sio­nes de prin­ci­pios, pero sin igno­rar que la for­ma del men­sa­je, en un mun­do don­de lo sim­bó­li­co tie­ne tan­to peso, no es menos tras­cen­den­te que el men­sa­je.

-Wiki­Leaks ha irrum­pi­do en la red para traer­nos a todos noti­cias de las inte­rio­ri­da­des de esas estra­te­gias de domi­na­ción que sue­len enmas­ca­rar­se, ¿cómo podría­mos apro­ve­char más el impul­so que repre­sen­ta?

- Wiki­Leaks es un par­te aguas, gús­te­le o no al Impe­rio y a muchos com­pa­ñe­ros nues­tros, inob­je­ta­ble­men­te revo­lu­cio­na­rios, que tam­bién le han dado has­ta con el cabo del hacha a Julian Assan­ge, a sus cola­bo­ra­do­res y a su pla­ta­for­ma. Nos gus­te más o menos el señor Assan­ge con sus dis­cur­so anar­qui­zoi­des y sus poses de estre­lla de rock, la reali­dad es que ha pues­to en cri­sis el sis­te­ma tota­li­ta­rio de la men­ti­ra como arma de terror e inter­ven­ción polí­ti­ca y mili­tar. Nin­gún poder men­ti­ro­so está a sal­vo, por muy sofis­ti­ca­dos poli­cías ciber­né­ti­cos que posea.

De hecho, la ver­da­de­ra ciber­gue­rra no empe­zó entre los esta­dos, como adver­tía el Pen­tá­gono para jus­ti­fi­car su enor­me ejér­ci­to de hac­kers inte­gra­dos en el Ciber­co­man­do, sino entre los gobier­nos que nos impo­nen la pala­bra y la ima­gen úni­cas, como dice Eduar­do Galeano, y el ciu­da­dano común. Los valo­res del ser humano siguen deci­dien­do por enci­ma de las tec­no­lo­gías. La dife­ren­cia es que antes la gen­te no tenía wikis y aho­ra sí, y lo que tar­da­ba años en saber­se gra­cias al altruis­mo, la decen­cia y a veces la inmo­la­ción de algu­nos indi­vi­duos, si es que se lle­ga­ba a saber, aho­ra pue­de ser reve­la­do en el momen­to. Es una bom­ba ató­mi­ca el haber­nos levan­ta­do un día sabien­do que cual­quie­ra es Wiki­leaks y para ello bas­ta con un celu­lar, una memo­ria flash, un correo elec­tró­ni­co, un blog.

En el caso de las reve­la­cio­nes de los docu­men­tos del Depar­ta­men­to de Esta­do, esto no pone en cri­sis ni al sis­te­ma impe­rial, ni a la ofi­ci­na de Hillary Clin­ton, ni a su enor­me apa­ra­to mediá­ti­co y sus sofis­ti­ca­dos con­tro­les de ries­go. Pero le res­ta una enor­me cre­di­bi­li­dad, es decir poder. Nun­ca había­mos vis­to a Esta­dos Uni­dos tan his­té­ri­co con fil­tra­cio­nes de docu­men­tos, has­ta el pun­to de armar una cace­ría sin pre­ce­den­tes con­tra los desa­rro­lla­do­res de Wiki­leaks, ame­na­zar de muer­te a Julian Assan­ge y tra­tar al sol­da­do Brad­ley Man­ning peor que a los terro­ris­tas que tum­ba­ron las Torres Geme­las. A mí, per­so­nal­men­te, me con­mue­ve muchí­si­mo lo que Man­ning le dijo por chat a un hac­kers que lue­go ven­dió la infor­ma­ción que con­du­ci­ría a este sol­da­do de 22 años a la cár­cel:

“Si tuvie­ses acce­so sin pre­ce­den­tes a redes cla­si­fi­ca­das duran­te 14 horas al día, 7 días a la sema­na duran­te más de 8 meses, ¿qué harías?… Te hablo de cosas increí­bles, cosas horro­ro­sas que deben per­te­ne­cer al domi­nio públi­co y no a algún ser­vi­dor alma­ce­na­do en una oscu­ra habi­ta­ción en Washing­ton”.

Esa pre­gun­ta se la han hecho muchos a lo lar­go de la his­to­ria y se la segui­rán hacien­do: qué haces fren­te al cri­men, te con­vier­tes en un cóm­pli­ce o denun­cias al cri­mi­nal. Lo úni­co nue­vo aquí es, como dije antes, que la res­pues­ta a esa pre­gun­ta pue­de tener con­se­cuen­cias devas­ta­do­ras e inme­dia­tas para el poder cri­mi­nal que se sos­tie­ne en la men­ti­ra.

-¿Cuál ha sido la lógi­ca de la polí­ti­ca y las estra­te­gias de los EEUU con res­pec­to a “las liber­ta­des en inter­net” y el ciber­ac­ti­vis­mo que han poten­cia­do para la “demo­cra­cia”?

Ha habi­do una ade­cua­ción del dis­cur­so del gobierno de EEUU, par­ti­cu­lar­men­te el de la lla­ma­da Diplo­ma­cia públi­ca nor­te­ame­ri­ca­na. Empe­zan­do el 2010 una eufó­ri­ca Hillary Clin­ton nos habla­ba de “derrum­bar la cor­ti­na de hie­rro de Inter­net” y anun­cia­ba la inau­gu­ra­ción de la “Diplo­ma­cia del Siglo XXI”, cuyo obje­ti­vo núme­ro uno pare­cía ser ilu­mi­nar los “oscu­ros rin­co­nes del pla­ne­ta”, para usar la fra­se de Bush, con la luz de “liber­tad” de Inter­net. Sin embar­go, en enero de este año su dis­cur­so dedi­ca­do a la Red de Redes tuvo un tono más bien som­brío.

Para empe­zar ya no está tan segu­ra de que se pue­da expor­tar “la demo­cra­cia” nor­te­ame­ri­ca­na por el ciber­es­pa­cio, e inclu­so tie­ne dudas de si la Inter­net es una herra­mien­ta de libe­ra­ción o de opre­sión. Obvia­men­te, la seño­ra Clin­ton des­cu­brió que la Inter­net, a pesar de ser un inven­to yan­qui, es como el cuchi­llo: lo mis­mo sir­ve para matar que para cor­tar el pan, y pue­de ser­vir­le por igual al agre­sor que al agre­di­do. El uso que se le dé depen­de de la gen­te y no de las carac­te­rís­ti­cas de una deter­mi­na­da tec­no­lo­gía.

Es evi­den­te tam­bién que sobre sus hom­bros pesa aho­ra la expe­rien­cia de Wiki­leaks, un pur­gan­te que no ha logra­do dige­rir el gobierno nor­te­ame­ri­cano, y en par­ti­cu­lar el Depar­ta­men­to de Esta­do, obli­ga­do a sacar las garras escon­di­das detrás de la retó­ri­ca de la liber­tad de Inter­net. Con Wiki­leaks hemos vis­to todo el arse­nal que tie­nen pre­pa­ra­do para los que no quie­ran asi­mi­lar­se en torno a los con­cep­tos de la demo­cra­cia nor­te­ame­ri­ca­na: cen­su­ra, cár­cel, cace­ría finan­cie­ra, demo­ni­za­ción, per­se­cu­ción inter­na­cio­nal, apa­gón ciber­né­ti­co y al final del camino, el “kill switch”, el cie­rre de toda la Inter­net, que ya fue un sue­ño del ex pre­si­den­te Geor­ge W. Bush.

El gobierno de Oba­ma se pro­po­ne ter­mi­nar lo que comen­zó su pre­de­ce­sor, apro­bar un pro­yec­to de ley que le dé facul­ta­des al Pre­si­den­te de blo­quear, sino toda la Inter­net, por lo menos cone­xio­nes en manos del sec­tor pri­va­do. La pro­pues­ta, que cuen­ta con el apo­yo de los polí­ti­cos repu­bli­ca­nos y demó­cra­tas, se deba­ti­rá nue­va­men­te este año.

Ya te hablé antes del Ejér­ci­to Ciber­es­pa­cial, que entró a ope­rar en ple­ni­tud de capa­ci­da­des el año pasa­do. Este es sim­ple­men­te el poli­cía de la Red, mien­tras que al Depar­ta­men­to de Esta­do le corres­pon­de blin­dar la red para que no esté en ella nada que pon­ga en ries­go la hege­mo­nía nor­te­ame­ri­ca­na. La mala noti­cia es que la lucha por cam­biar ese orden de cosas será toda­vía más dura que lo que hemos vis­to has­ta hoy. La bue­na, es que jamás se había vis­to a Esta­dos Uni­dos tan a la defen­si­va.

-Cuba ha sido blan­co de esa polí­ti­ca esta­dou­ni­den­se de cara a inter­net ¿cómo mirar a la Revo­lu­ción cuba­na ante la ciber­gue­rra que se le hace?

La cir­cuns­tan­cia de la Inter­net cuba­na es bas­tan­te excep­cio­nal. Todos los niños y jóve­nes en Cuba han con­ta­do con labo­ra­to­rios de compu­tación des­de que comen­za­ron su vida esco­lar y hay cien­tos de miles que han estu­dia­do o estu­dian carre­ras infor­má­ti­cas, mien­tras a los Joven Club de Compu­tación acce­den los cuba­nos de todas las eda­des. Esta es la inver­sión más cara que enfren­ta hoy cual­quier gobierno en cual­quier socie­dad ‑la alfa­be­ti­za­ción digital‑, que en la Isla se da por des­con­ta­da. Sin embar­go, es muy débil la infra­es­truc­tu­ra de redes y nues­tra cone­xión a la Inter­net ha sido tar­día y con limi­ta­cio­nes de todo tipo, debi­do al blo­queo de Esta­dos Uni­dos y a su estra­te­gia de excluir a Cuba de la Inter­net. Sería diver­ti­da, si no fue­ra tan cíni­ca, la tác­ti­ca nor­te­ame­ri­ca­na de tra­tar de impo­ner el refle­jo con­di­cio­na­do de que es la Isla la enemi­ga de Inter­net, como el ladrón que le gri­ta a su víc­ti­ma: “¡Ata­ja!”

Esa alfa­be­ti­za­ción digi­tal a la que hemos lle­ga­do es un ele­men­to esen­cial para alcan­zar una cul­tu­ra digi­tal, pero no es el úni­co. Cul­tu­ra es sedi­men­to y, por otra par­te, nadie se conec­ta a la Inter­net levan­tan­do el bra­zo. Hace fal­ta tec­no­lo­gías y velo­ci­dad ‑y por tan­to gran­des inversiones‑, para par­ti­ci­par de los recur­sos y del pro­ce­so de inno­va­ción per­ma­nen­te que carac­te­ri­za la Inter­net.

A pesar de los pesa­res y sin que el blo­queo se haya movi­do un ápi­ce de don­de está -son cuen­tos de camino las famo­sas “medi­das” de Oba­ma para faci­li­tar las tele­co­mu­ni­ca­cio­nes al pue­blo cubano-, Cuba ha dado un paso muy espe­ran­za­dor para el futu­ro de la Inter­net cuba­na: el cable sub­ma­rino que nos une con Vene­zue­la. Sabe­mos que el cable no es la solu­ción mági­ca a nues­tros pro­ble­mas de conec­ti­vi­dad, pero sí que mejo­ra­rá las comu­ni­ca­cio­nes y que, al bene­fi­ciar a muchos, se cum­pli­rá tam­bién en nues­tro caso la regla con­sa­bi­da de que los valo­res en red se for­ta­le­cen. Y creo sin­ce­ra­men­te que 11 millo­nes de ciber­ac­ti­vis­tas con los valo­res de la Revo­lu­ción cuba­na gene­ran más páni­co en el gobierno de los Esta­dos Uni­dos que el fan­tas­ma de Julian Assan­ge mul­ti­pli­ca­do.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *