Lle­gan a Gua­da­la­ja­ra 28 «disi­den­tes» cuba­nos- Cubain­for­ma­cion

28 ciu­da­da­nos de Cuba lle­ga­rán hoy al cen­tro de refu­gia­dos de la Aso­cia­ción Comi­sión Cató­li­ca Espa­ño­la de Migra­cio­nes, Accem, en Sigüen­za, en vir­tud del acuer­do sus­cri­to entre el Minis­te­rio de Asun­tos Exte­rio­res y Accem.

Estas 28 per­so­nas for­man par­te del gru­po de 37 pre­sos que par­tie­ron de la Haba­na rum­bo a Madrid. Con la lle­ga­da de este gru­po con­clu­ye el pro­ce­so de excar­ce­la­cio­nes por el que Cuba se com­pro­me­tió a libe­rar a 52 pre­sos en total.

Los «disi­den­tes»

En Cuba exis­ten cer­ca de 50 per­so­nas a las que los gran­des medios de comu­ni­ca­ción eti­que­tan como “pre­sos polí­ti­cos”, “pre­sos de con­cien­cia” o “disi­den­tes”. Los gobier­nos de los paí­ses más pode­ro­sos y ricos del mun­do se apo­yan en este argu­men­to para pre­sio­nar al gobierno cubano y tra­tar de for­zar los cam­bios en la Isla acor­des a sus intere­ses polí­ti­cos y eco­nó­mi­cos. La cono­ci­da y pres­ti­gio­sa orga­ni­za­ción Amnis­tía Inter­na­cio­nal tam­bién cali­fi­ca con estos tér­mi­nos a algu­nas de estas per­so­nas. Pero, ¿qué hay de cier­to en todo ello?

Hay que recor­dar que nin­guno de los lla­ma­dos “disi­den­tes” ha sido pena­do por deli­tos de opi­nión, sino por su cola­bo­ra­ción direc­ta con el gobierno de Esta­do Uni­dos a tra­vés de dife­ren­tes medios, bási­ca­men­te la recep­ción de fon­dos eco­nó­mi­cos. Esta super­po­ten­cia, cuya eco­no­mía repre­sen­ta hoy cer­ca de un ter­cio de toda la eco­no­mía mun­dial, man­tie­ne un blo­queo eco­nó­mi­co que pro­vo­ca gra­ves pri­va­cio­nes a la pobla­ción de la Isla y que ha sido con­de­na­do por la Asam­blea Gene­ral de Nacio­nes Uni­das en 18 oca­sio­nes. Ade­más, pro­te­ge en su terri­to­rio a per­so­nas res­pon­sa­bles de cen­te­na­res de víc­ti­mas por actos terro­ris­tas en la Isla, y man­tie­ne ocu­pa­da una par­te del terri­to­rio del país, la Bahía de Guan­tá­na­mo, con­tra la volun­tad expre­sa del pue­blo y del gobierno cuba­nos.

Es decir, el gobierno de EEUU man­tie­ne una gue­rra abier­ta no decla­ra­da con­tra Cuba, con el obje­ti­vo de derro­car el sis­te­ma polí­ti­co y social vigen­te en la Isla. Para ello des­ti­nó, solo en los años 2007 y 2008, 45,7 millo­nes de dóla­res para los lla­ma­dos “disi­den­tes”, y otros 100 para orga­ni­za­cio­nes radi­ca­das en EEUU que actúan, en muchos casos, como finan­cia­do­res inter­me­dios de los mis­mos.

Los deli­tos de los lla­ma­dos “disi­den­tes”, por tan­to, no tie­nen nada que ver con la liber­tad de expre­sión, sino con cola­bo­ra­ción con una super­po­ten­cia extran­je­ra enemi­ga.

Pero ¿qué ocu­rri­ría en otros paí­ses con per­so­nas con actua­cio­nes simi­la­res? (1)

El Códi­go Penal de EEUU pre­vé una pena de 20 años para quien pre­co­ni­ce el derro­ca­mien­to del gobierno o del orden esta­ble­ci­do. 10 años de pri­sión para quien emi­ta “fal­sas decla­ra­cio­nes” con el obje­ti­vo de aten­tar con­tra los intere­ses de EEUU en sus rela­cio­nes con otra nación. Y 3 años a quien “man­ten­ga (…) corres­pon­den­cia o rela­ción con un gobierno extran­je­ro (…), con la inten­ción de influir en (su) con­duc­ta (…) res­pec­to a un con­flic­to o una con­tro­ver­sia con Esta­dos Uni­dos”.

El Códi­go Penal espa­ñol cas­ti­ga con pena de 4 a 8 años a quie­nes “man­tu­vie­ran rela­cio­nes de inte­li­gen­cia o rela­ción de cual­quier géne­ro con gobier­nos extran­je­ros (…) con el fin de per­ju­di­car la auto­ri­dad del Esta­do o com­pro­me­ter la dig­ni­dad o los intere­ses vita­les de Espa­ña”.

Y pena de 10 a 15 años a los cul­pa­bles del deli­to de “rebe­lión”, apli­ca­do a quie­nes “se alcen vio­len­ta y públi­ca­men­te” con fines como: dero­gar o modi­fi­car la Cons­ti­tu­ción, o des­ti­tuir o supri­mir facul­ta­des del Rey de Espa­ña.

Fran­cia cas­ti­ga con pena de has­ta 30 años y 450.000 euros de mul­ta “el hecho de man­te­ner rela­cio­nes de inte­li­gen­cia con una poten­cia extran­je­ra, (…) con vis­tas a sus­ci­tar hos­ti­li­da­des o actos de agre­sión con­tra Fran­cia”.

Ita­lia san­cio­na con pena de entre 3 y 10 años al “ciu­da­dano que, inclu­so indi­rec­ta­men­te, reci­ba (…) del extran­je­ro (…) dine­ro o cual­quier otro artícu­lo (…) con el fin de come­ter actos con­tra­rios a los intere­ses nacio­na­les”, con un incre­men­to de pena si “el dine­ro (…) se entre­ga o se pro­me­te median­te pro­pa­gan­da por medio de la pren­sa”.

Los deno­mi­na­dos “disi­den­tes” cuba­nos reci­bi­rían penas muy supe­rio­res por sus deli­tos en Cuba en cual­quie­ra de los cita­dos paí­ses y en otros que no hemos men­cio­na­do. A todos se les ha pro­ba­do la recep­ción, direc­ta o indi­rec­ta, de fon­dos del gobierno de EEUU y su cola­bo­ra­ción con la polí­ti­ca de gue­rra con­tra el país.

El inves­ti­ga­dor fran­cés Salim Lam­ra­ni defi­ne a Amnis­tía Inter­na­cio­nal como una orga­ni­za­ción “reco­no­ci­da por su serie­dad, pro­fe­sio­na­li­dad e impar­cia­li­dad”, pero cri­ti­ca su tra­to hacia Cuba. “Amnis­tía Inter­na­cio­nal haría bien en recon­si­de­rar su jui­cio –afir­ma el pro­fe­sor- con res­pec­to a los que con­si­de­ra pre­sos de con­cien­cia en Cuba, pues el doble rase­ro es inacep­ta­ble”.

(1) Salim Lam­ra­ni, “Las con­tra­dic­cio­nes de Amnis­tía Inter­na­cio­nal”, Rebe­lión, 7 de mayo de 2008. http://​www​.rebe​lion​.org/​n​o​t​i​c​i​a​.​p​h​p​?​i​d​=​6​7​001

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *