¡Ay, Fukushi­ma Maca­re­na!- Alva­ro Reiza­bal

Tuve noti­cia hace unos días de un con­cien­zu­do y por­me­no­ri­za­do estu­dio rea­li­za­do por una con­sul­to­ra giputxi sobre la evo­lu­ción de la pro­gra­ma­ción de EITB des­de que se hizo car­go del Gobierno de la Comu­ni­dad Autó­no­ma el fren­te espa­ño­lis­ta. La mono­gra­fía lle­ga a con­clu­sio­nes tales como que se está pro­du­cien­do la eli­mi­na­ción de las señas de iden­ti­dad de la socie­dad vas­ca y la impo­si­ción mayo­ri­ta­ria de otros refe­ren­tes liga­dos al Esta­do espa­ñol: Nafa­rroa e Ipa­rral­de no exis­ten prác­ti­ca­men­te en los infor­ma­ti­vos, la ban­de­ra espa­ño­la apa­re­ce en pan­ta­lla un 77,5%, fren­te al 11,3 de la iku­rri­ña, hacién­do­se eco así de la cono­ci­da rei­vin­di­ca­ción popu­lar «iku­rri­na bai espai­no­la ez». Ade­más, la pre­sen­cia del PP-PSOE se con­si­de­ra exce­si­va fren­te al res­to de fuer­zas del arco polí­ti­co, espe­cial­men­te la izquier­da aber­tza­le, que no exis­te. Ni qué decir tie­ne que las con­clu­sio­nes del estu­dio han sido des­ca­li­fi­ca­das por los res­pon­sa­bles del ente, que las con­si­de­ran una patra­ña.

Lle­gué ayer a casa a eso de las ocho y media de la tar­de y puse la radio. Me gus­ta la radio por­que te deja hacer otras cosas mien­tras la escu­chas, no te impo­ne la dic­ta­du­ra de la caja ton­ta, que te obli­ga a mirar­la como úni­ca ocu­pa­ción posi­ble has­ta que te duer­mes. Por eso sue­lo enchu­far­la mien­tras me dedi­co a rea­li­zar las tareas pro­pias de mi sexo, como pre­pa­rar la cena. Esta­ba sin­to­ni­za­da Eus­ka­di Irra­tia. En un momen­to deter­mi­na­do empe­zó a sonar la cele­bé­rri­ma can­ción de Los del Río «¡Ay Maca­re­na!». Pen­sé, extra­ña­do, si habrían empe­za­do las emi­sio­nes de Inter­eco­no­mía Radio en eus­ke­ra, pero no, era Eus­ka­di Irra­tia. Según dije­ron, un día de estos se cele­bra el no sé cuan­tos ani­ver­sa­rio de que se com­pu­sie­ra la can­ción más famo­sa de la his­to­ria de la músi­ca y, con tan faus­to moti­vo, empe­za­ron a poner, una tras otra, ver­sio­nes en dife­ren­tes idio­mas. Creo que iban por la cuar­ta, que me pare­ció en japo­nés, cuan­do le di al boton­ci­co que zapea. Al pun­to salió otra emi­so­ra. Habla­ban de Japón y más con­cre­ta­men­te de Fukushi­ma. Decía­mos en nues­tro artícu­lo ante­rior que para tra­tar de resol­ver una catás­tro­fe ante la que nadie sabe qué hacer, el sane­drín mun­dial de los sabios nuclea­res había deci­di­do apli­car la sofis­ti­ca­da téc­ni­ca de echar­le agua al reac­tor para que se enfria­ra. Bueno, pues no se enfrió, y aho­ra toda el agua uti­li­za­da, que es muchí­si­ma, la están ver­tien­do al mar. Natu­ral­men­te, con altí­si­ma con­ta­mi­na­ción radiac­ti­va. Has­ta aquí ya han lle­ga­do par­te de las radia­cio­nes, y más que segui­rán lle­gan­do, pero las auto­ri­da­des han anun­cia­do que no es peli­gro­sa para la salud y que, ade­más, da un tono de piel muy boni­to para lucir en la pla­ya.

Esta maña­na, para ser con­se­cuen­te con mis ideas, he con­ce­di­do una amnis­tía per­so­nal a Eus­ka­di Irra­tia y la he sin­to­ni­za­do de nue­vo. No sona­ba «Maca­re­na», pero han infor­ma­do de la pro­gra­ma­ción, anun­cian­do que hoy van a emi­tir un apa­sio­nan­te pro­gra­ma sobre los artis­tas que can­tan fla­men­co en eus­ke­ra. La noti­cia por enci­ma de todo.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *