Arthur Koestler: de más a menos – Mikel Ari­za­le­ta

El hún­ga­ro Artúr Kösztler ‑lue­go nacio­na­li­za­do bri­tá­ni­co como Arthur Koestler, autor del Tes­ta­men­to espa­ñol- fue el pri­me­ro que se atre­vió a des­mon­tar la tesis de Mac­Neill-Moss según la cual la matan­za de Bada­joz por los suble­va­dos fran­quis­tas no era más que una leyen­da inven­ta­da por un gru­po de perio­dis­tas que no habían pues­to los pies en el lugar de los hechos (véa­se Las fosas de silen­cio de Armen­gou y Belis y Con­tra el olvi­do de Fran­cis­co Espi­no­sa), y en su adiós al par­ti­do comu­nis­ta publi­có en 1940 una obra en inglés, dura y amar­ga, Dark­ness at Noon, que pron­to fue tra­du­ci­da al cas­te­llano bajo el nom­bre de Oscu­ri­dad a medio­día. Su pro­ta­go­nis­ta es Nico­lás Sal­ma­no­vich Rubashow, encar­na­ción y mez­cla de tres per­so­na­jes, de Karl Radek, Buja­rin y Leon Trots­ki, quie­nes, como el autor, pasa­ron de ser miem­bros des­ta­ca­dos del par­ti­do a enemi­gos decla­ra­dos y per­se­gui­dos.

En las pur­gas esta­li­nia­nas y jui­cios polí­ti­cos de los años trein­ta lla­ma­ron la aten­ción el retrac­to públi­co y las con­fe­sio­nes de cul­pa­bi­li­dad y trai­ción de los acu­sa­dos. Y el obser­va­dor inte­li­gen­te se pre­gun­ta­ba el por­qué de tal cam­bio y el enig­ma de aque­llas auto­in­cul­pa­cio­nes espe­luz­nan­tes. Koestler en Oscu­ri­dad a medio­día fue uno de los pri­me­ros que inda­gó en las cau­sas de estas con­fe­sio­nes y en la psi­co­lo­gía de los méto­dos de inte­rro­ga­ción en sue­lo ruso. Lue­go ven­drían otros, cabe citar a Sol­che­nizyn y su Archi­pié­la­go Gulag[1].

En La CIA y la gue­rra fría cul­tu­ral de Fran­ces Sto­nor Saun­ders[2] el autor ana­li­za e inves­ti­ga los enor­mes recur­sos que invir­tió el gobierno de Esta­dos Uni­dos en un pro­gra­ma ‑sin que se supie­se su exis­ten­cia– de pro­pa­gan­da cul­tu­ral en la Euro­pa occi­den­tal. La uti­li­za­ción de la cul­tu­ra como herra­mien­ta de per­sua­sión polí­ti­ca.

Fue lle­va­do a cabo con gran secre­to por la orga­ni­za­ción de espio­na­je de Esta­dos Uni­dos, de la Agen­cia Cen­tral de Inte­li­gen­cia (CIA). La CIA a fina­les de los años cua­ren­ta cons­tru­yó un con­sor­cio y entre los miem­bros de ese con­sor­cio había un gru­po de inte­lec­tua­les y de izquier­da cuya fe en el mar­xis­mo y comu­nis­mo, por dis­tin­tas razo­nes, se había hecho añi­cos. Uno de ellos fue Arthur Koestler. La nece­si­dad de crear sim­bó­li­cos pun­tos de encuen­tro anti­co­mu­nis­tas intro­du­cía una obli­ga­ción polí­ti­ca urgen­te (y ocul­ta) de absol­ver a aque­llos que se habían aco­mo­da­do al régi­men nazi. Esto sig­ni­fi­có una acti­tud de tole­ran­cia hacia aque­llos que hubie­sen esta­do pró­xi­mos al fas­cis­mo si al impli­ca­do se le podía uti­li­zar con­tra el comu­nis­mo. “Y se pasó de una situa­ción de que sin la resis­ten­cia sovié­ti­ca el nazis­mo hubie­se con­quis­ta­do toda Euro­pa, inclui­da Gran Bre­ta­ña, con la posi­bi­li­dad de que los Esta­dos Uni­dos se hubie­sen vis­to for­za­dos, en el mejor de los casos, a una polí­ti­ca de neu­tra­li­dad y ais­la­mien­to, o en el peor de los casos a un tra­to con el nazis­mo a un brus­co giro de pos­gue­rra con­tra los sovié­ti­cos, a favor de una Ale­ma­nia que no debía ser pur­ga­da de nazis”, como dice Arthur Miller.

El Depar­ta­men­to de Inves­ti­ga­ción de la Infor­ma­ción (IRD) inglés, crea­do en febre­ro de 1948 para ata­car al comu­nis­mo, fue la sec­ción del Foreign Offi­ce que más cre­ció. El gobierno bri­tá­ni­co había tra­ba­ja­do en fabri­car una ima­gen posi­ti­va de Sta­lin: la alian­za del mun­do libre y Rusia con­tra los nazis, el comu­nis­mo era polí­ti­ca­men­te hones­to. Y aho­ra, libe­ra­da del peli­gro nazi gra­cias al poder y sacri­fi­cio sovié­ti­co, el gobierno bri­tá­ni­co se enfren­ta­ba a cómo dar vuel­ta a la tor­ti­lla: en cómo des­mon­tar lo dicho y pre­sen­tar­lo como fal­se­dad y enga­ño lo antes defen­di­do: Duran­te la gue­rra había­mos ensal­za­do a este hom­bre, aun­que sabía­mos que era terri­ble, por­que era nues­tro alia­do, diría Adam Watson. Muchos inte­lec­tua­les y escri­to­res bri­tá­ni­cos habían tra­ba­ja­do para el gobierno en sus depar­ta­men­tos de pro­pa­gan­da polí­ti­ca duran­te la gue­rra: aho­ra se echa­ba mano de ellos para des­en­ga­ñar a los bri­tá­ni­cos de las men­ti­ras que con tan­ta crea­ti­vi­dad habían cul­ti­va­do.

El IRD era un secre­to Minis­te­rio de la Gue­rra Fría, su obje­ti­vo “pro­du­cir, dis­tri­buir y hacer cir­cu­lar pro­pa­gan­da sin que se supie­ra su pro­ce­den­cia”, según el espía Chris­topher Monty Woodhou­se. Pero era muy impor­tan­te y vital para el éxi­to que en Gran Bre­ta­ña y en el extran­je­ro no se die­ra la impre­sión de que el Foreign Offi­ce esta­ba orga­ni­zan­do una cam­pa­ña anti­co­mu­nis­ta, diría el direc­tor de IRD Ralph Murray, “se pon­dría en com­pro­mi­so a una serie de per­so­nas que hoy están dis­pues­tas a dar­nos su valio­so apo­yo, si se expo­nen a ser acu­sa­dos de reci­bir ins­truc­cio­nes anti­co­mu­nis­tas de algu­na sinies­tra sec­ción del Foreign Offi­ce dedi­ca­da a la fabri­ca­ción de pro­pa­gan­da con­tra la Unión Sovié­ti­ca.

Uno de los pri­me­ros y más impor­tan­tes con­se­je­ros del IRD fue Arthur Koestler. El pro­pio Koestler pron­to se bene­fi­cia­ría de las cam­pa­ñas de pro­pa­gan­da de IRD. Su libro El cero y el infi­ni­to, cuya des­crip­ción de la cruel­dad sovié­ti­ca había esta­ble­ci­do su repu­tación de anti­co­mu­nis­ta, sir­vió de pro­pa­gan­da.

Koestler, anta­ño uno de los cere­bros tras la red de orga­ni­za­cio­nes de la Unión Sovié­ti­ca antes de la gue­rra, cono­ce­dor de su maqui­na­ria y su gen­te, se había con­ver­ti­do en cola­bo­ra­dor y chi­va­to de quie­nes antes fue­ron sus cama­ra­das, ami­gos y com­ba­tien­tes. A más de uno la trai­ción de su ami­go, antes comu­nis­ta y aho­ra al ser­vi­cio del anti­co­mu­nis­mo y la CIA, le cos­tó la vida.

¿Quién mejor que los exco­mu­nis­tas para luchar con­tra los comu­nis­tas?, y esta idea vie­ja de la CIA se hizo car­ne y reali­dad en este hom­bre lla­ma­do Arthur Koestler, que sin­tió en su vida el des­pre­cio de los comu­nis­tas y des­cu­brió tam­bién el resen­ti­mien­to hacia los con­ver­sos polí­ti­cos de aque­llos que nun­ca fue­ron comu­nis­tas.

Mikel Ari­za­le­ta, 17 827 048


[1] Gulag es el acró­ni­mo de Glav­noie Upra­vle­nie Laguerei (Admi­nis­tra­ción Supe­rior de Cam­pos), pero sobre todo es el tér­mino que evo­ca todo un sis­te­ma de repre­sión y escla­vi­tud, no sólo de cam­pos de con­cen­tra­ción sino de la orga­ni­za­ción sovié­ti­ca.

[2] Fran­ces Sto­nor Saun­ders, La CIA y la gue­rra fría cul­tu­ral, edit. Deba­te, 2001

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *