Nue­vos esce­na­rios en Eus­kal Herria- Jon Mai­lua de la Hoz

1.- PRESENTACION DEL PROBLEMA

La cri­sis del mode­lo de acu­mu­la­ción neo­li­be­ral ini­cia­do des­de el 2008, y los esce­na­rios post-cri­sis que se anun­cian, con un recru­de­ci­mien­to de la explo­ta­ción de los tra­ba­ja­do­res y una ofen­si­va con­tra los dere­chos socia­les, podría­mos decir que se ha “sola­pa­do” al ago­ta­mien­to polí­ti­co del mode­lo de rela­ción entre Eus­kal Herria y el Esta­do espa­ñol, que comien­za a per­fi­lar­se ya des­de que el pro­ce­so Liza­rra-Gara­zi y su fra­ca­so his­tó­ri­co. Un fra­ca­so que rom­pe defi­ni­ti­va­men­te con una estra­te­gia que había sido “clá­si­ca” den­tro de la Izquier­da Aber­tza­le, como era la de cons­truir un polo sobe­ra­nis­ta y demo­crá­ti­co, a tra­vés de una alian­za con el nacio­na­lis­mo reac­cio­na­rio repre­sen­ta­do esen­cial­men­te por el PNV.

Ante esta nue­va coyun­tu­ra, la Izquier­da Aber­tza­le en gene­ral y, en lo que a noso­tros los comu­nis­tas aber­tza­les se refie­re, en par­ti­cu­lar, debe­mos afron­tar un nue­vo ciclo polí­ti­co en el que alte­rar las corre­la­cio­nes de fuer­zas exis­ten­tes, y plan­tear una alter­na­ti­va que nece­sa­ria­men­te debe ser socia­lis­ta e inde­pen­den­tis­ta. Si bien nos encon­tra­mos en una cri­sis del mode­lo de acu­mu­la­ción y ante un recru­de­ci­mien­to de la repre­sión polí­ti­ca y de esta­do de excep­ción en Eus­kal Herria, no hemos asis­ti­do a lo que podría­mos deno­mi­nar una cri­sis de sis­te­ma, en la que la polí­ti­ca o la ideo­lo­gía domi­nan­te, hayan sido cues­tio­na­das y des­le­gi­ti­ma­das en sus ele­men­tos cen­tra­les. El Blo­que en el poder, sigue sóli­da­men­te asen­ta­do en una hege­mo­nía que le posi­bi­li­ta man­te­ner la ini­cia­ti­va y el impul­so para diri­gir una recom­po­si­ción del mode­lo de acu­mu­la­ción de capi­tal en tér­mi­nos regre­si­vos, depre­da­do­res y anti­so­cia­les, y de otra par­te, en Eus­kal Herria, diri­gir una estra­te­gia de repre­sión polí­ti­ca y nega­ción de dere­chos demo­crá­ti­cos.

El aná­li­sis que rea­li­za­mos en Hegoal­de, par­te de una doble cons­ta­ta­ción. La pri­me­ra, refe­ri­da a la for­ta­le­za del Blo­que en el poder, y la corre­la­ción de fuer­zas favo­ra­ble tan­to al con­jun­to del nacio­na­lis­mo reac­cio­na­rio vas­co (PNV), como al cons­ti­tu­cio­na­lis­mo (PSOE,UPN, PP) . La segun­da, la cons­ta­ta­ción de la agu­di­za­ción de las con­tra­dic­cio­nes en el seno del Blo­que en el poder, que está con­du­cien­do a una pér­di­da de legi­ti­mi­dad de sus posi­cio­nes.

2.- CARACTERISTICAS DEL BLOQUE HEGEMONICO

Debe­mos tener pre­sen­te un hecho fun­da­men­tal. El Blo­que en el poder repre­sen­ta, de un lado, las frac­cio­nes de la cla­se capi­ta­lis­ta que de mane­ra más direc­ta se bene­fi­cian del mode­lo capi­ta­lis­ta glo­bal, y des­de esa pers­pec­ti­va diri­gen y cons­ti­tu­yen el “núcleo duro” de dicho Blo­que, pero su hege­mo­nía y la capa­ci­dad de man­te­ner su legi­ti­mi­dad, requie­re de la pre­sen­cia en dicho Blo­que de frac­cio­nes de la cla­se tra­ba­ja­do­ra que han sido coop­ta­dos e inte­gra­dos. Unas frac­cio­nes de la cla­se tra­ba­ja­do­ra, que si bien pro­du­cen plus­va­lía, no se encuen­tran inser­tos en la diná­mi­ca de pre­ca­ri­za­ción y man­tie­nen unas con­di­cio­nes labo­ra­les y sala­ria­les que les posi­bi­li­tan un bien­es­tar mate­rial y social ade­cua­do a sus expec­ta­ti­vas y nece­si­da­des de con­su­mo.

El apo­yo cons­cien­te de estas frac­cio­nes de la cla­se tra­ba­ja­do­ra al sis­te­ma capi­ta­lis­ta, poco tie­ne que ver con un fenó­meno de alie­na­ción, sino con el desa­rro­llo de nue­vas for­mas de iden­ti­dad colec­ti­va liga­das a la defen­sa con­cre­ta de sus intere­ses par­ti­cu­la­res. Para éstos, la alter­na­ti­va socia­lis­ta es per­ci­bi­da como una ame­na­za a sus intere­ses inme­dia­tos, lo que les posi­cio­na polí­ti­ca e ideo­ló­gi­ca­men­te en las antí­po­das de cual­quier trans­for­ma­ción social. Des­de los albo­res del mar­xis­mo, siem­pre ha sido iden­ti­fi­ca­da una “aris­to­cra­cia obre­ra”, inte­gra­da por asa­la­ria­dos que cum­plían labo­res de vigi­lan­cia y con­trol de los pro­ce­sos pro­duc­ti­vos, y que sus intere­ses de cla­se auto­má­ti­ca­men­te esta­ban liga­dos a los de sus amos capi­ta­lis­tas, en tan­to que eran pri­vi­le­gia­dos, en tér­mi­nos sala­ria­les y de dere­chos labo­ra­les adqui­ri­dos.

Pero de lo que esta­mos hablan­do, es de un fenó­meno dife­ren­te. Des­de cier­to mar­xis­mo, siem­pre se ha sido rea­cio a con­si­de­rar la “cla­se media”, como una cate­go­ría de aná­li­sis en la diná­mi­ca de lucha de cla­ses. Siem­pre se ha pre­fe­ri­do defi­nir al con­jun­to de la cla­se obre­ra que apo­ya­ba y legi­ti­ma­ba al sis­te­ma capi­ta­lis­ta, como “alie­na­dos”, sin con­cien­cia de cla­se, a los que debía ser “expor­ta­da” la teo­ría y la pra­xis revo­lu­cio­na­ria des­de el par­ti­do comu­nis­ta u otra orga­ni­za­ción revo­lu­cio­na­ria, para con­ver­tir­los en agen­tes acti­vos de la trans­for­ma­ción social. Sin embar­go, con­si­de­ra­mos que ha cons­ti­tui­do un error este plan­tea­mien­to.

Esta cla­se media que, en en Eus­kal Herria sur, podría lle­gar a repre­sen­tar el 40 ó 50% de la pobla­ción, está com­pues­ta mayo­ri­ta­ria­men­te por asa­la­ria­dos y por una peque­ña bur­gue­sía, para los que el con­su­mis­mo, el indi­vi­dua­lis­mo y la iden­ti­dad basa­da en el con­su­mo y el sta­tus social, no repre­sen­tan algo que deba ser supe­ra­do. Son for­mas de vivir en el sis­te­ma que repre­sen­tan la “nor­ma­li­dad”, lo coti­diano y lo evi­den­te, y se basan no sólo en plan­tea­mien­tos ideo­ló­gi­cos, sino en prác­ti­cas socia­les mate­ria­les exis­ten­tes, que lo ale­jan de cual­quier tipo­lo­gía de alie­na­ción.

De otra par­te, tene­mos aque­llos seg­men­tos de la cla­se tra­ba­ja­do­ra que, de mane­ra pro­gre­si­va pero cons­tan­te, des­de la ins­tau­ra­ción del mode­lo neo­li­be­ral, han sido arro­ja­dos a la pre­ca­ri­za­ción labo­ral y a la pér­di­da de dere­chos socia­les. Pero lo cier­to es que este pro­gre­si­vo des­li­za­mien­to hacia su depau­pe­ri­za­ción, no ha sig­ni­fi­ca­do el desa­rro­llo de una con­cien­cia que cues­tio­ne el sis­te­ma. El males­tar pro­ce­de más de la impo­si­bi­li­dad de inte­grar­se al modo de vida y de con­su­mo de las cla­ses medias. Por lo que, si bien no son defen­so­res acti­vos de la legi­ti­mi­dad del sis­te­ma, si lo son de una mane­ra pasi­va, en tan­to que sus intere­ses se encuen­tran vin­cu­la­dos a la posi­bi­li­dad del ascen­so social.

El Esta­do espa­ñol, a tra­vés de los Apa­ra­tos Ideo­ló­gi­cos, sobre­to­do el sin­di­cal y el polí­ti­co, están tra­tan­do de pre­ser­var este Blo­que hege­mó­ni­co, defi­nien­do el final de la cri­sis eco­nó­mi­ca des­de la inevi­ta­bi­li­dad de un con­jun­to de medi­das de ajus­te en el ámbi­to sala­rial y de reduc­ción de dere­chos socia­les. Estas medi­das, cla­ra­men­te favo­re­ce­do­ras hacia las frac­cio­nes domi­nan­tes del capi­ta­lis­mo glo­ba­li­za­do, se fun­da­men­tan des­de la pre­mi­sa del con­for­mis­mo, y de la desin­te­gra­ción de cual­quier tipo de suje­to colec­ti­vo con capa­ci­dad y poder de enca­be­zar cual­quier alter­na­ti­va socia­lis­ta. En el caso de Eus­kal Herria, esta estra­te­gia se con­cre­ta en la repre­sión de la Izquier­da Aber­tza­le, en tan­to que se tie­ne con­cien­cia y cons­tan­cia de que pue­de cons­truir un suje­to polí­ti­co con capa­ci­dad de alte­rar de mane­ra radi­cal las actua­les corre­la­cio­nes de fuer­zas.

3.-CONTRADICCIONES Y EL SABER GESTIONARLAS DESDE EL MOVIMIENTO REVOLUCIONARIO VASCO

La dife­ren­cia fun­da­men­tal entre el refor­mis­mo y un plan­tea­mien­to revo­lu­cio­na­rio, en la pre­sen­te coyun­tu­ra, resi­de en la impo­si­bi­li­dad mate­rial del pri­me­ro y la inevi­ta­bi­li­dad del segun­do.

Para­dó­ji­ca­men­te, la Glo­ba­li­za­ción neo­li­be­ral impo­si­bi­li­ta el que un sis­te­ma eco­nó­mi­co esta­tal-nacio­nal, pue­da afron­tar “peque­ñas” refor­mas que, inclu­so des­de una bue­na volun­tad, bus­ca­ra el bien­es­tar mate­rial y social de sus habi­tan­tes. Pon­ga­mos por caso que una Eus­kal Herria sobe­ra­na, bus­ca­ra rever­tir los peo­res efec­tos de la actual cri­sis, con refor­mas que, en prin­ci­pio, pudie­ran pare­cer muy posi­ti­vas. Un gobierno “pro­gre­sis­ta” que, pon­ga­mos por caso, aumen­ta la pre­sión fis­cal sobre los empre­sa­rios, esta­ble­ce una “tasa Tobin” que gra­va las tran­sac­cio­nes finan­cie­ras, esta­ble­ce una ley sobre sala­rios en la que su cre­ci­mien­to se liga a los incre­men­tos del IPC más un 5% adi­cio­nal, y este gobierno, ade­más, deci­de aumen­tar la cali­dad de los ser­vi­cios públi­cos sani­ta­rios y edu­ca­ti­vos, aumen­tan­do el gas­to públi­co y el défi­cit fis­cal y por si fue­ra poco, esta­ble­ce unas res­tric­ti­vas leyes de pre­ser­va­ción del medio ambien­te.

Eso si, este gobierno pro­gre­sis­ta vas­co, quie­re man­te­ner­se en la Unión Euro­pea, pero desea dotar al capi­ta­lis­mo de un “ros­tro humano”… Pues bien, el desas­tre eco­nó­mi­co que acon­te­ce­ría sería mayúscu­lo. Des­lo­ca­li­za­ción de empre­sas y de capi­ta­les, quie­bra fis­cal de Eus­kal Herria, infla­ción galo­pan­te… en defi­ni­ti­va, un desas­tre.

Otra cues­tión dife­ren­te, pero muy dife­ren­te ade­más, es si el desa­rro­llo de una estra­te­gia revo­lu­cio­na­ria, debe con­tem­plar la alter­na­ti­va socia­lis­ta y la cons­truc­ción sobe­ra­na de Eus­kal Herria, como los obje­ti­vos fina­les de una estra­te­gia basa­da en suce­si­vas eta­pas. Eta­pas cuya natu­ra­le­za y dura­ción esta­rían deter­mi­na­das por el pro­pio pro­ce­so de acu­mu­la­ción de fuer­zas y al pro­pio nivel de con­cien­cia en el cam­po popu­lar. En el pre­sen­te, un pro­gra­ma socia­lis­ta y de “Inde­pen­den­cia maña­na”, no tie­ne reco­rri­do, al no exis­tir un suje­to colec­ti­vo que lo asu­ma.

Afir­mar que la con­tra­dic­ción fun­da­men­tal del capi­ta­lis­mo resi­de en el ámbi­to de las rela­cio­nes de pro­duc­ción, y que la con­fron­ta­ción entre capi­tal y tra­ba­jo es el motor de la his­to­ria, es decir­lo todo y, simul­tá­nea­men­te, no ir dema­sia­do lejos. En Eus­kal Herria, la lucha de cla­ses se encuen­tra dia­léc­ti­ca­men­te liga­da a la lucha nacio­nal, en todos y cada uno de sus ele­men­tos.

El Blo­que hege­mó­ni­co en Eus­kal Herria, se encuen­tra “atra­ve­sa­do” por la cues­tión nacio­nal des­de los ini­cios de la Refor­ma y la ins­tau­ra­ción de la cons­ti­tu­ción espa­ño­la en 1978. El mode­lo esta­tu­ta­rio y foral, ade­más de con­fir­mar la nega­ción terri­to­rial de Eus­kal Herria, tra­tó de cons­ti­tuir la base polí­ti­ca de un sis­te­ma en el que las frac­cio­nes domi­nan­tes de la cla­se capi­ta­lis­ta vas­ca y nava­rra vie­ran garan­ti­za­da su posi­ción en el mar­co capi­ta­lis­ta espa­ñol, su ver­da­de­ro mar­co de refe­ren­cia polí­ti­co y eco­nó­mi­co. El nacio­na­lis­mo reac­cio­na­rio repre­sen­ta­do por el PNV, y la ideo­lo­gía ad hoc del “nava­rris­mo” filo-opu­siano de UPN, se con­vir­tie­ron en ideo­lo­gías legi­ti­ma­do­ras del sis­te­ma, asu­mien­do de una par­te el rol tra­di­cio­nal de los nacio­na­lis­mos como nega­do­res de la lucha de cla­ses y por otra de un fol­clo­ris­mo vacío que tra­ta­ba de recon­du­cir cual­quier apues­ta inde­pen­den­tis­ta.

A pesar de la “recon­ver­sión indus­trial” y la cri­sis que afron­ta­ba el con­jun­to de Eus­kal Herria en los años 80, el Blo­que en el poder no vió ame­na­za­da su hege­mo­nía y, con pos­te­rio­ri­dad, ya en la déca­da de los 90 y has­ta la cri­sis actual, se logró con­so­li­dar un mode­lo de cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co que se tra­du­jo en un indu­da­ble aumen­to de la capa­ci­dad de con­su­mo y bien­es­tar mate­rial de la mayo­ría de la cla­se tra­ba­ja­do­ra, lo que con­so­li­dó al pro­pio sis­te­ma.

Es por ello que, de mane­ra pre­do­mi­nan­te, las prin­ci­pa­les con­tra­dic­cio­nes sur­gie­ron en el mode­lo de rela­ción Eus­kal Herria- Esta­do espa­ñol. La deri­va auto­ri­ta­ria y repre­si­va del Esta­do espa­ñol, el incum­pli­mien­to inclu­so de los con­te­ni­dos esta­tu­ta­rios y del ame­jo­ra­mien­to foral, fue­ron con­for­man­do un mode­lo de con­flic­to que, si bien seguía man­te­nien­do sus raí­ces en la con­fron­ta­ción entre capi­tal y tra­ba­jo, sus mani­fes­ta­cio­nes más expre­sas cobra­ron for­ma en la con­tra­dic­ción entre sobe­ra­nis­mo y rei­vin­di­ca­cio­nes demo­crá­ti­cas de un lado y cons­ti­tu­cio­na­lis­mo y repre­sión del otro. El nacio­na­lis­mo reac­cio­na­rio tuvo que afron­tar tam­bién con­tra­dic­cio­nes sobe­ra­nis­tas (Plan Iba­rretxe) y cre­ció la ten­sión con el cons­ti­tu­cio­na­lis­mo. En Nafa­rroa, las con­tra­dic­cio­nes deter­mi­na­ron la for­ma­ción de Nafa­rroa Bai, como una fór­mu­la de nacio­na­lis­mo reac­cio­na­rio “ama­ble”, como opo­si­ción al cons­ti­tu­cio­na­lis­mo.

Pero el nacio­na­lis­mo reac­cio­na­rio y el cons­ti­tu­cio­na­lis­mo, a pesar de sus intere­ses polí­ti­cos diver­gen­tes y con­tra­dic­to­rios, sabían que la Izquier­da Aber­tza­le debía ser des­trui­da polí­ti­ca, ideo­ló­gi­ca y social­men­te. La Izquier­da Aber­tza­le siem­pre a plan­tea­do un reto al poder esta­ble­ci­do, por­que no se tra­ta de una mera orga­ni­za­ción polí­ti­ca o elec­to­ral, sino una orga­ni­za­ción anti-hege­mó­ni­ca, con capa­ci­dad de pro­du­cir ideo­lo­gía, for­mas colec­ti­vas de actua­ción y de resis­ten­cia al sis­te­ma y meca­nis­mos de socia­li­za­ción polí­ti­ca que con­for­ma­ban un colec­ti­vo, con capa­ci­dad de con­tra­rres­tar la acción de los apa­ra­tos ideo­ló­gi­cos y repre­si­vos del Esta­do.

En cier­ta mane­ra, pode­mos com­par­tir el que la Izquier­da Aber­tza­le aban­do­na­ra cier­to dis­cur­so y pra­xis socia­lis­ta a lo lar­go de la déca­da de los 90. Cier­ta­men­te, la caí­da de los regí­me­nes del deno­mi­na­do “socia­lis­mo real”, con­tex­tua­li­zan este cier­to aban­dono den­tro de la pro­fun­da cri­sis que tuvo que afron­tar la Izquier­da revo­lu­cio­na­ria a nivel euro­peo. Pero el hecho es que, tál y como hemos afir­ma­do, las con­tra­dic­cio­nes den­tro de Eus­kal Herria, se veían prin­ci­pal­men­te impul­sa­das por la dia­léc­ti­ca entre sobe­ra­nis­mo y cons­ti­tu­cio­na­lis­mo, y la cla­se tra­ba­ja­do­ra no res­pon­día como suje­to a una estra­te­gia de cla­ro cor­te socia­lis­ta, dada la coyun­tu­ra eco­nó­mi­ca y social del momen­to.

Aun­que en la últi­ma déca­da, sí pode­mos hablar de una recom­po­si­ción polí­ti­ca de la Izquier­da Aber­tza­le “des­de la Izquier­da”, con una recu­pe­ra­ción de plan­tea­mien­tos y deba­tes socia­lis­tas, así como el sur­gi­mien­to de colec­ti­vos comu­nis­tas y aber­tza­les, sería injus­to y fal­so afir­mar que no hubie­ran segui­do pre­sen­tes en el con­jun­to del movi­mien­to. Para esta recom­po­si­ción polí­ti­ca “des­de la Izquier­da”, la rup­tu­ra con la estra­te­gia de alian­za con el nacio­na­lis­mo reac­cio­na­rio para for­mar un “Fren­te nacio­nal” ha sido deter­mi­nan­te, así como la defi­ni­ción de una nue­va fase en la que el obje­ti­vo fun­da­men­tal es el de cons­truir un espa­cio socio-polí­ti­co aber­tza­le y de izquier­das, en con­tra­po­si­ción al cons­ti­tu­cio­na­lis­mo y al pro­pio nacio­na­lis­mo reac­cio­na­rio.

Este espa­cio socio-polí­ti­co de izquier­das y aber­tza­le, ade­más de inte­grar a la base social, polí­ti­ca y elec­to­ral his­tó­ri­ca, debe ser capaz de acu­mu­lar nue­vas fuer­zas y plan­tear una estra­te­gia que ace­le­re el pro­ce­so de des­com­po­si­ción del Blo­que hege­mó­ni­co, en fun­ción de dos líneas polí­ti­co-ideo­ló­gi­cas cen­tra­les: DEMOCRACIA y AUTODETERMINACION.

La auto­de­ter­mi­na­ción, como for­ma de defi­nir la sobe­ra­nía y el mode­lo polí­ti­co y eco­nó­mi­co, ele­men­tos esen­cia­les liga­dos a la cons­truc­ción nacio­nal de Eus­kal Herria. Demo­cra­cia, como fór­mu­la de garan­tía que dote de legi­ti­mi­dad y via­bi­li­dad a cual­quier pro­gra­ma de trans­for­ma­ción social. Los obje­ti­vos así defi­ni­dos, cons­ti­tu­yen los pila­res sobre los que afron­tar una fase, que deno­mi­na­mos de RUPTURA DEMOCRATICA.

El Esta­do espa­ñol y sus apa­ra­tos ideo­ló­gi­cos y repre­si­vos, deben ser empla­za­dos de mane­ra sis­te­má­ti­ca y con­ti­nua­da a una estra­te­gia de des­le­gi­ti­ma­ción. Fren­te a la demo­cra­cia real y al dere­cho de auto­de­ter­mi­na­ción, su auto­ri­ta­ris­mo y repre­sión. Pero un pro­ce­so de acu­mu­la­ción de fuer­zas y de des­le­gi­ti­ma­ción del Esta­do y sus apa­ra­tos, no pue­de limi­tar­se a la pre­sen­ta­ción de un pro­gra­ma demo­crá­ti­co y a pro­me­sas de socia­lis­mo. La cri­sis del neo­li­be­ra­lis­mo y la ofen­si­va del capi­tal, ha agu­di­za­do la ten­den­cia a la depau­pe­ri­za­ción de la cla­se tra­ba­ja­do­ra y los sec­to­res popu­la­res. La rup­tu­ra de la hege­mo­nía del Blo­que en el poder, sólo será via­ble des­de una alter­na­ti­va que de res­pues­ta a los cre­cien­tes pro­ble­mas de mise­ria, des­igual­da­des socia­les y exclu­sión social, algo que sólo pue­de hacer­se des­de la trans­for­ma­ción de las ins­ti­tu­cio­nes muni­ci­pa­les, dipu­tacio­nes y gobier­nos en cam­pos de la lucha de cla­ses, algo que des­de la ile­ga­li­dad es impo­si­ble rea­li­zar siquie­ra.

La actual fase de rup­tu­ra demo­crá­ti­ca, no con­tem­pla un pro­gra­ma socia­lis­ta, en tan­to que ni las corre­la­cio­nes de fuer­zas, ni las con­di­cio­nes polí­ti­cas e ideo­ló­gi­cas lo posi­bi­li­tan, pero sin duda deben asen­tar­se las con­di­cio­nes de posi­bi­li­dad para ello. En un con­tex­to en el que la lucha de cla­ses y la cons­truc­ción nacio­nal se lle­ve a un terreno de con­fron­ta­ción polí­ti­ca e ideo­ló­gi­ca, de recons­truir un suje­to colec­ti­vo, de impul­sar diná­mi­cas de par­ti­ci­pa­ción y com­pro­mi­so social, y de socia­li­zar la idea de que la alter­na­ti­va sólo es el socia­lis­mo en una Eus­kal Herria inde­pen­dien­te.

El refor­mis­mo y los inten­tos de “huma­ni­zar” el capi­ta­lis­mo resul­tan invia­bles. Los esce­na­rios post-cri­sis, no van a poder inte­grar a la, has­ta aho­ra, “opu­len­ta”, con­for­mis­ta y con­su­mis­ta cla­se media. De otra par­te, la pre­ca­ri­za­ción y el des­em­pleo y sub­em­pleo se va a con­ver­tir en algo estruc­tu­ral, y des­de Eus­kal Herria se pue­de arti­cu­lar una res­pues­ta como socie­dad y des­de plan­tea­mien­tos de cla­se. Pero para ello, resul­ta impres­cin­di­ble gene­rar ideo­lo­gía socia­lis­ta e inde­pen­den­tis­ta con el obje­ti­vo de que se desa­rro­lle una con­cien­cia trans­for­ma­do­ra y de pro­ta­go­nis­ta de la cla­se tra­ba­ja­do­ra y los sec­to­res popu­la­res. No hace fal­ta decir que los comu­nis­tas tene­mos una fun­ción esen­cial en este tra­ba­jo y, des­de lue­go, des­de BOLTXE esta­mos dis­pues­tos a cola­bo­rar en la medi­da de nues­tras posi­bi­li­da­des.

JON MAILUA DE LA HOZ es miem­bro de Boltxe Kolek­ti­boa

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *