No con­deno: Decla­ra­ción de prin­ci­pios de un inte­lec­tual espa­ñol

Escri­to por San­tia­go Alba Rico y Alma Allen­de

No con­deno al rey Fahd, hon­ra­do por el rey de Espa­ña, que tala cabe­zas, poda manos y arran­ca ojos, que humi­lla a las muje­res y amor­da­za a los opo­si­to­res, que se ense­ño­rea sin perió­di­cos, par­la­men­to ni par­ti­dos polí­ti­cos, que vio­la fili­pi­nas y tor­tu­ra indios y egip­cios, que gas­ta la ter­ce­ra par­te del pre­su­pues­to de Ara­bia Sau­dí en los 15.000 miem­bros de su fami­lia y finan­cia los movi­mien­tos más reac­cio­na­rios y vio­len­tos del pla­ne­ta.

No con­deno al gene­ral Dus­tum, alia­do de los EEUU en Afga­nis­tán, que ha aho­ga­do en un con­te­ne­dor a mil pri­sio­ne­ros tali­bán a los que había pro­me­ti­do la liber­tad y que murie­ron chu­pan­do las pare­des de hie­rro de su pri­sión. 

No con­deno a Tur­quía, miem­bro de la OTAN y can­di­da­to a la UE, que en la déca­da de los noven­ta borró de la faz de la tie­rra 3.200 aldeas kur­das, ha deja­do morir de ham­bre a 87 pre­sos polí­ti­cos y encar­ce­la al que se atre­ve a trans­cri­bir en kur­do el nom­bre de sus ciu­da­des.

No con­deno al sinies­tro Kis­sin­ger, el más ambi­cio­so ase­sino des­pués de Hitler, res­pon­sa­ble de millo­nes de muer­tos en Indo- chi­na, en Timor, en Chi­le y en todos aque­llos paí­ses cuyo nom­bre salió algu­na vez de sus labios. 

No con­deno a Sha­ron, hom­bre de paz, que dina­mi­ta casas, depor­ta civi­les, arran­ca oli­vos, roba agua, tiro­tea a niños, pul­ve­ri­za muje­res, tor­tu­ra rehe­nes, que­ma archi­vos, vue­la ambu­lan­cias, arra­sa cam­pos de refu­gia­dos y coque­tea con la idea de «ampu­tar el cán­cer» de tres millo­nes de pales­ti­nos para hacer más hol­ga­da la pure­za de su esta­do «judío». 

No con­deno a Jor­da­nia ni a Egip­to, que apa­lea y encar­ce­la a los que se mani­fies­tan con­tra la ocu­pa­ción israe­lí de Pales­ti­na.

No con­deno la Patriot Act ni el pro­gra­ma TIPS ni la «des­apa­ri­ción» de dete­ni­dos por el FBI ni la vio­la­ción de la Con­ven­ción de Gine­bra en Guan­tá­na­mo ni los tri­bu­na­les mili­ta­res ni la «licen­cia para matar» otor­ga­da a la CIA ni el regis­tro poli­cial de todos los turis­tas que entran en EEUU pro­ce­den­tes de un país musul­mán. 

No con­deno a la com­pa­ñía esta­dou­ni­den­se Union Car­bi­de, que el 2 de diciem­bre de 1984 ase­si­nó a trein­ta mil per­so­nas en la ciu­dad india de Bophal.

No con­deno a la empre­sa petro­lí­fe­ra esta­dou­ni­den­se Exxon-Mobil, acu­sa­da de secues­trar, vio­lar, tor­tu­rar y ase­si­nar a dece­nas de per­so­nas que vivían en un edi­fi­cio pro­pie­dad de la com­pa­ñía en la pro­vin­cia de Aceh (Indo­ne­sia).

No con­deno a la empre­sa Viven­di, que ha deja­do sin agua a todos los barrios pobres de La Paz, ni a Mon­san­to, que deja sin semi­llas a los cam­pe­si­nos de la India y de Cana­dá, ni a Enron, que des­pués de dejar sin luz a media doce­na de paí­ses, dejó tam­bién sin aho­rros a 20.000 per­so­nas. 

No con­deno a las empre­sas espa­ño­las (BBV, BSCH, Ende­sa, Tele­fó­ni­ca, Rep­sol) que han vacia­do las arcas de la Argen­ti­na, obli­gan­do así a los argen­ti­nos a ven­der su pelo a los fabri­can­tes de pelu­cas y dispu­tar­se una vaca muer­ta para poder comer. 

No con­deno a la casa Coca-Cola, que pene­tró en Euro­pa a la som­bra de los tan­ques nazis y que des­pi­de, ame­na­za y ase­si­na hoy a sin­di­ca­lis­tas en Gua­te­ma­la y Colom­bia. 

No con­deno a las gran­des cor­po­ra­cio­nes far­ma­céu­ti­cas, que han acor­da­do matar a vein­te millo­nes de afri­ca­nos enfer­mos de sida. 

No con­denoel ALCA, que vio­la y des­pe­da­za a las obre­ras de las maqui­la­do­ras de Ciu­dad de Juá­rez y hace nacer niños sin cere­bro en la fron­te­ra de Méxi­co con EEUU.

No con­deno al FMI ni a la OMC, pro­vi­den­cia de la ham­bru­na, la pes­te, la gue­rra, la corrup­ción y de toda la caba­lle­ría del Apo­ca­lip­sis. 

No con­deno a la UE ni al gobierno de los EEUU, que ponen los acuer­dos comer­cia­les por enci­ma de las medi­das para la pro­tec­ción del medio ambien­te y que han deci­di­do, sin ple­bis­ci­to ni elec­cio­nes, la extin­ción de una cuar­ta par­te de los mamí­fe­ros de la tie­rra. 

No con­deno las tor­tu­ras a Unai Romano, joven vas­co que fue con­ver­ti­do en un glo­bo tume­fac­to en una comi­sa­ría espa­ño­la, que­dan­do has­ta tal pun­to des­fi­gu­ra­do que sus padres sólo lo reco­no­cie­ron por­que en la cara seguía tenien­do el mis­mo lunar.

No con­deno al Gobierno espa­ñol, que esta­ble­ció el esta­do de excep­ción sin con­sul­tar­lo al Par­la­men­to y sus­pen­dió duran­te tres días dere­chos bási­cos reco­gi­dos en nues­tra Cons­ti­tu­ción (la liber­tad de movi­mien­to y de expre­sión), con el agra­van­te de segre­ga­ción racis­ta, al impe­dir que los vas­cos via­ja­ran a Bar­ce­lo­na con oca­sión de la últi­ma cum­bre de la UE. 

No con­deno la Ley de Extran­je­ría, que expul­sa a hom­bres débi­les y ham­brien­tos, los encie­rra en cam­pos de deten­ción o los pri­va del dere­cho uni­ver­sal a asis­ten­cia sani­ta­ria y edu­ca­ción. 

No con­deno el «decre­ta­zo», que pre­ca­ri­za aún más el empleo, eli­mi­na los sub­si­dios y deja a los tra­ba­ja­do­res, como hoja­ras­ca, a mer­ced del car­do de los vien­tos de los empre­sa­rios. 

No con­deno , natu­ral­men­te, a Dios cuan­do llue­ve, relam­pa­guea o true­na ni cuan­do la tie­rra tiem­bla ni cuan­do el vol­cán vomi­ta su fue­go sobre los hom­bres. Soy un demó­cra­ta: me impor­ta un cara­jo la muer­te de niños que no son espa­ño­les; me impor­ta un cara­jo la per­se­cu­ción, silen­cia­mien­to y ase­si­na­to de perio­dis­tas y abo­ga­dos que no pien­san como yo; me impor­ta un cara­jo la escla­vi­tud de dos mil millo­nes de per­so­nas que nun­ca podrán com­prar mis libros; me impor­ta un cara­jo el recor­te de liber­ta­des mien­tras suje­te yo libre­men­te las tije­ras; y me impor­ta un cara­jo inclu­so la des­apa­ri­ción de un pla­ne­ta en el que ya me he diver­ti­do tan­to.

Soy un demó­cra­ta: con­deno a ETA, a los que la apo­yan y a los que guar­dan silen­cio, aun­que sean mudos de naci­mien­to; y exi­jo, por tan­to, que se pri­ve de sus dere­chos ciu­da­da­nos a 150.000 vas­cos, que se les impi­da votar, mani­fes­tar­se y reu­nir­se, que se cie­rren sus taber­nas, sus edi­to­ria­les, sus perió­di­cos, inclu­so sus guar­de­rías; que se los meta lue­go en la cár­cel, a ellos y a todos sus com­pin­ches (des­de el joven mili­tan­te anti-glo­ba­li­za­ción al escri­tor­zue­lo resen­ti­do) y que, si todo esto no es sufi­cien­te para pro­te­ger la demo­cra­cia, se pida la inter­ven­ción huma­ni­ta­ria de nues­tras glo­rio­sas Fuer­zas Arma­das, faja­das ya en la heroi­ca recon­quis­ta de la isla Pere­jil. Soy un demó­cra­ta: he con­de­na­do a ETA. Soy un demó­cra­ta: sólo he con­de­na­do a ETA y for­mo par­te, por tan­to, de todas las otras ban­das arma­das, de las más san­grien­tas, las más crue­les, las más des­truc­ti­vas orga­ni­za­cio­nes terro­ris­tas del pla­ne­ta. Soy un demó­cra­ta. Soy un cabrón.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *