El com­ple­jo des­en­la­ce del con­flic­to en Cos­ta de Mar­fil – Txen­te Rekon­do

En su día, Cos­ta de Mar­fil se pre­sen­ta­ba como un mode­lo afri­cano de esta­bi­li­dad y bonan­za eco­nó­mi­ca. Sin embar­go, las suce­si­vas cri­sis han varia­do con­si­de­ra­ble­men­te el pano­ra­ma, y ya son pocos los que dudan que una nue­va tra­ge­dia esté asen­tán­do­se peli­gro­sa­men­te en otro esta­do afri­cano. Des­de hace años la situa­ción en Cos­ta de Mar­fil cami­na hacia un peli­gro­so pre­ci­pi­cio. La otro­ra esta­bi­li­dad de este joven esta­do hace tiem­po que dio paso a una suce­sión de cri­sis polí­ti­cas, eco­nó­mi­cas y mili­ta­res.

Las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les del pasa­do diciem­bre han traí­do un esce­na­rio don­de los dos prin­ci­pa­les can­di­da­tos a ocu­par el pues­to se han enzar­za­do en una serie de luchas y enfren­ta­mien­tos que han oca­sio­na­do has­ta la fecha cien­tos de muer­tos y miles de des­pla­za­dos, colo­can­do al país en una situa­ción de gue­rra abier­ta. Las dife­ren­cias reli­gio­sas, tri­ba­les, o la par­ti­ci­pa­ción de los acto­res extran­je­ros, decan­tán­do­se por una de las par­tes, han posi­bi­li­ta­do que las cosas mues­tren una de sus peo­res caras.

Has­ta hace unos días los par­ti­da­rios de Gbag­bo con­tro­la­ban lo que se ha cono­ci­do como “le pays uti­lie” (el país útil), es decir, la zona sur del país, inclui­da a capi­tal de fac­to, Abid­jan, la zona pro­duc­to­ra de cacao en el cen­tro oes­te, y las zonas cos­te­ras don­de se encuen­tran los prin­ci­pa­les puer­tos y las reser­vas de petró­leo des­cu­bier­tas hace poco tiem­po. En esas regio­nes, las más ricas (en agri­cul­tu­ra y recur­sos natu­ra­les) y con mejo­res infra­es­truc­tu­ras, las fuer­zas de Gbag­bo se han impues­to. Fren­te a esa reali­dad, el nor­te, más pobre y con esca­sas infra­es­truc­tu­ras, se ha uni­do mayo­ri­ta­ria­men­te a las fuer­zas de Ouat­ta­ra, y a los alia­dos de éste, en torno al señor de la gue­rra Gui­llaum­me Soro y sus “For­ces Nou­ve­lles”. De ahí que las fuer­zas rebel­des hayan lan­za­do la recien­te ofen­si­va mili­tar para hacer­se con el con­trol de las zonas y regio­nes más ricas del país, ya que el con­trol de las mis­mas pue­de con­di­cio­nar el acce­so al poder.

A día de hoy la frac­tu­ra en la socie­dad mar­fi­le­ña se ha pro­fun­di­za­do. A las ya con­sa­bi­das des­ave­nen­cias tri­ba­les o reli­gio­sas, se le ha aña­di­do “una peli­gro­sa poli­ti­za­ción de las fuer­zas arma­das, la for­ma­ción de gru­pos arma­dos para­mi­li­ta­res y ban­das de delin­cuen­tes, enfren­ta­mien­tos dia­léc­ti­cos que han radi­ca­li­za­do a los sec­to­res juve­ni­les que no tie­nen acce­so a la edu­ca­ción o al mer­ca­do de tra­ba­jo y que mani­fies­tan su frus­tra­ción adhi­rién­do­se a esos gru­pos”.

Y a pesar de todo ello, y de la com­ple­ji­dad del con­flic­to, algu­nos aná­li­sis caen en la sim­ple­za a la hora de afron­tar lo que acon­te­ce en Cos­ta de Mar­fil, pre­fi­rien­do pre­sen­tar la situa­ción como un enfren­ta­mien­to entre el nor­te musul­mán y el sur cris­tiano, o entre los gru­pos étni­cos de la saba­na y los de la zona fores­tal.

La cri­sis mar­fi­le­ña es el pro­duc­to de la con­jun­ción de una serie de fac­to­res, don­de la “etni­ci­dad” jue­ga su papel, pero que está estre­cha­men­te rela­cio­na­do con la gra­ve (y ya casi cró­ni­ca) cri­sis eco­nó­mi­ca, las dis­cri­mi­na­cio­nes socia­les, polí­ti­cas y eco­nó­mi­cas, el acce­so ala tie­rra, los movi­mien­tos migra­to­rios (en cla­ve inter­na como exter­na), la lucha por el poder de algu­nas per­so­na­li­da­des del país, el con­cep­to de ciu­da­da­nía…

Como muy bien seña­lan algu­nos cono­ce­do­res de aque­lla reali­dad, la situa­ción es fru­to de “la poli­ti­za­ción de la etni­ci­dad por todo el país, el impac­to nega­ti­vo que ha teni­do en Cos­ta de Mar­fil la pro­lon­ga­da y estruc­tu­ral cri­sis eco­nó­mi­ca, cuyos efec­tos se han vis­to agra­va­dos por las polí­ti­cas neo­li­be­ra­les impues­tas por el Ban­co Mun­dial y el Fon­do Mone­ta­rio Inter­na­cio­nal (para el que tra­ba­jó duran­te varios años Ouat­ta­ra), y final­men­te, la pro­pia natu­ra­le­za del sis­te­ma polí­ti­co y la for­ma en que se cons­tru­ye y ejer­ce dicho poder”.

El impac­to de la cri­sis eco­nó­mi­ca ha hecho que la pobre­za se dis­pa­re, lo que ha incre­men­ta­do el des­con­ten­to entre amplios sec­to­res de la pobla­ción. Por su par­te, la pri­va­ti­za­ción, la libe­ra­li­za­ción del comer­cio y la pri­va­ti­za­ción de empre­sas esta­ta­les han redu­ci­do “drás­ti­ca­men­te la esfe­ra de influen­cia eco­nó­mi­ca del gobierno”, dejan­do en manos de las mul­ti­na­cio­na­les el con­trol de los sec­to­res “más lucra­ti­vos de la eco­no­mía”, como el cacao (mayor pro­duc­tor mun­dial)

Duran­te los años noven­ta con­flu­ye­ron una serie de situa­cio­nes que pre­di­se­ña­ron las con­di­cio­nes del actual esce­na­rio mar­fi­le­ño. Así, la pro­lon­ga­da cri­sis eco­nó­mi­ca, el alto índi­ce de des­em­pleo y el decli­ve mani­fies­to del esta­do de bien­es­tar hicie­ron que la opo­si­ción al gobierno de Houphouët-Boigny aumen­ta­se y que final­men­te se arti­cu­la­se en torno sobre todo a tres for­ma­cio­nes polí­ti­cas. Las con­si­guien­tes pug­nas entre la “éli­te polí­ti­ca” tra­jo con­si­go un aumen­to de la poli­ti­za­ción de la etni­ci­dad, lo que pos­te­rior­men­te se cono­ce­rá como “Ivoi­ri­té” (ser ivoi­riano). Los rece­los hacia los emi­gran­tes (de Mali, Gui­nea o Bur­ki­na Faso, prin­ci­pal­men­te, y que en 2005 ya repre­sen­ta­ban el 12% de la pobla­ción), jun­to a la defen­sa de una nue­va con­cep­ción de la sobe­ra­nía cul­tu­ral mar­fi­le­ña se mate­ria­li­za­rán en una serie de estruc­tu­ras jurí­di­co ins­ti­tu­cio­na­les (Nue­vo Códi­go Elec­to­ral- 1994 o el Códi­go de la Tie­rra- 1998) que con­di­cio­na­rán y difi­cul­ta­rán la par­ti­ci­pa­ción polí­ti­ca de sec­to­res de la socie­dad, en fun­ción a sus orí­ge­nes.

Las manio­bras gol­pis­tas, como la suble­va­ción de 2002, y a pesar de los pos­te­rio­res inten­tos de bus­car una sali­da nego­cia­da, que han fra­ca­sa­do, han frac­tu­ra­do aún más la reali­dad mar­fi­le­ña.

La pre­sen­cia de acto­res extran­je­ros tam­bién ha influi­do en el desa­rro­llo de los acon­te­ci­mien­tos. Más allá del deba­te sobre la pre­sen­cia de emi­gran­tes de los paí­ses veci­nos, atraí­dos en su momen­to por la bonan­za eco­nó­mi­ca de Cos­ta de Mar­fil, los gobier­nos de la región tam­bién han movi­do sus fichas en bus­ca de un gobierno mar­fi­le­ño que atien­da a sus pro­pios intere­ses. La deci­sión de esos esta­dos orga­ni­za­dos en torno a la Comu­ni­dad Eco­nó­mi­ca de los Esta­dos de Áfri­ca Occi­den­tal (ECOWAS) (excep­to Gam­bia), y de otros paí­ses afri­ca­nos a los que tam­po­co se ha uni­do Ango­la) de apo­yar a Ouat­ta­ra cabría inter­pre­tar­la en esa direc­ción.

Tam­po­co hay que olvi­dar la pre­sen­cia de mer­ce­na­rios de Sie­rra Leo­na y Libe­ria que han sido inca­pa­ces de rein­te­grar­se en sus res­pec­ti­vas socie­da­des y siguen ope­ran­do mili­tar­men­te.

Y jun­to a ellos los mili­ta­res fran­ce­ses, que ya en el pasa­do han inter­ve­ni­do mili­tar­men­te bajo la excu­sa de pro­te­ger a sus con­ciu­da­da­nos en el país, y que a día de hoy man­tie­nen una pre­sen­cia de 1650 sol­da­dos (la misión Licor­ne) que se han situa­do jun­to a las fuer­zas de Ouat­ta­ra tam­bién.

Dife­ren­tes opcio­nes. Por un lado hay quien seña­la la nece­si­dad de repe­tir las elec­cio­nes en los dis­tri­tos anu­la­dos del nor­te, lo que con toda pro­ba­bi­li­dad le daría la mayo­ría a Ouat­ta­ra, pero al mis­mo tiem­po res­ta­ría de argu­men­tos a los par­ti­da­rios de Gabg­bo. Por otro lado, los hay que opi­nan que un gobierno de uni­dad nacio­nal podía ser la sali­da a la actual cri­sis, pero las dife­ren­cias per­so­na­les de ambos con­ten­dien­tes, uni­do a los intere­ses de ter­ce­ros acto­res o a las expe­rien­cias simi­la­res de otros paí­ses, don­de pro­ba­ble­men­te los gran­des bene­fi­cia­dos de esa estra­te­gia aca­ban sien­do las éli­tes loca­les en detri­men­to de la mayo­ría de la pobla­ción, no augu­ran un buen futu­ro a esta solu­ción.

Final­men­te está la apues­ta de una inter­ven­ción mili­tar extran­je­ra, bien occi­den­tal (Fran­cia sobre todo) o de otros paí­ses afri­ca­nos. Pro­ba­ble­men­te esta opción trai­ga con­si­go una gue­rra civil abier­ta que ten­dría ade­más con­se­cuen­cias direc­tas en otros esta­dos de la región (no hay que olvi­dar la poro­si­dad de las fron­te­ras en esa región de Áfri­ca).

Gane quien gane en esta esca­la­da mili­tar, la socie­dad mar­fi­le­ña pier­de. Los lla­ma­mien­tos de las par­tes al enfren­ta­mien­to, la orga­ni­za­ción gene­ra­li­za­da de mili­cias y gru­pos arma­dos en los barrios de los pue­blos y ciu­da­des, la des­con­fian­za entre veci­nos par­ti­da­rios de Gbag­bo u Ouat­ta­ra, los muer­tos y des­apa­re­ci­dos que aumen­tan cada día, son ingre­dien­tes que sitúan a Cos­ta de Mar­fil ante un oscu­ro pano­ra­ma. Ade­más, la situa­ción mar­fi­le­ña pue­de aca­bar con­ta­gián­do­se en los paí­ses veci­nos, don­de la paz, la segu­ri­dad y la esta­bi­li­dad pue­den tam­bién sal­tar por los aires.

Por otro lado, el des­en­la­ce en Cos­ta de Mar­fil pue­de tam­bién mos­trar el ros­tro más cru­do de la nue­va reco­lo­ni­za­ción del con­ti­nen­te afri­cano.

TXENTE REKONDO.- Gabi­ne­te Vas­co de Aná­li­sis Inter­na­cio­nal (GAIN)

EL TABLERO DE LAS FUERZAS:

Apo­yo a OUATTARA:

  • Fuer­zas mili­ta­res de ECOWAS: 2.773 (con un posi­ble aumen­to de otros 3.700 y una bri­ga­da de 6.500).
  • Nacio­nes Uni­das: 7.700 (una fuer­za adi­cio­nal de 2000)
  • Sol­da­dos fran­ce­ses de la ope­ra­ción Licor­ne: 1650
  • Miem­bros de “Fuer­za Nue­vas” de Gui­llaum­me Soro: 8.000

Apo­yo a GBAGBO:

  • Ejér­ci­to mar­fi­le­ño (6.500, aun­que pue­den pro­du­cir­se deser­cio­nes)
  • Fuer­za naval: 900
  • Fuer­za aérea: 700
  • Gen­dar­me­ría: 7000
  • Guar­dia Pre­si­den­cial: 1.300
  • Mili­cia­nos de los Jóve­nes Patrio­tas: 1500 – 2000

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *