La Ban­da de los 37 – Anto­nio Alva­rez Solís

Es el nom­bre que le sugie­re al vete­rano perio­dis­ta el gru­po de los 37 gran­des empre­sa­rios y finan­cie­ros del Esta­do que se reu­nie­ron con el pre­si­den­te espa­ñol, José Luis Rodrí­guez Zapa­te­ro, en la Mon­cloa. Afir­ma Álva­rez-Solís que la reu­nión ha deja­do a los ciu­da­da­nos «un sabor acre de auto­ri­ta­ris­mo de cla­se» y con­si­de­ra un agra­vio que el prin­ci­pal acuer­do de la mis­ma fue­ra ace­le­rar el pro­ce­so de fle­xi­bi­li­za­ción del tra­ba­jo, cuyas con­se­cuen­cias expli­ca a con­ti­nua­ción.

En la Chi­na revo­lu­cio­na­ria de Mao se habría dicho que el Sr. Zapa­te­ro había con­vo­ca­do en la Mon­cloa a la Ban­da de los 37, dado su poder para con­di­cio­nar el Gobierno. Me refie­ro, como es obvio, a la reu­nión que han teni­do con el diri­gen­te socia­lis­ta los trein­ta y sie­te gran­des empre­sa­rios y finan­cie­ros del Esta­do espa­ñol a fin de deter­mi­nar lo que van a hacer con noso­tros, o sea, con los tra­ba­ja­do­res de esta ago­bia­da par­te de Euro­pa. Pero no esta­mos en Chi­na. Por tan­to hable­mos sólo de los 37.

¿Qué posi­ble impre­sión ha sus­ci­ta­do en los ciu­da­da­nos esta mag­na asam­blea que resu­me todo el poder real en la socie­dad espa­ño­la? Como siem­pre suce­de entre los espa­ño­les, yo creo que los ciu­da­da­nos han teni­do una ínti­ma impre­sión de ren­cor hacia los reu­ni­dos y una públi­ca impre­sión de sumi­sión hacia ellos, ya que deci­den nues­tras vidas y en la calle pare­ce­mos inca­pa­ci­ta­dos para deci­dir cosa con­tra­ria. Es decir, han teni­do los espa­ño­les dos impre­sio­nes encon­tra­das al mis­mo tiem­po: la de la ira del opri­mi­do y la de la ser­vi­dum­bre del resig­na­do. Pero esta afir­ma­ción sólo repre­sen­ta mi opi­nión per­so­nal. Lo impor­tan­te es lo que se tra­tó en el encuen­tro de los 37 y lo que, a par­tir de ahí, suce­de­rá a los espa­ño­les.

Resu­ma­mos, pues, para no incu­rrir en eva­nes­cen­cias. Según este pro­ce­di­mien­to, las cues­tio­nes fun­da­men­ta­les tra­ta­das fue­ron dos: aque­llo que se ha de hacer para que el tra­ba­ja­dor no sea una car­ga para la empre­sa ‑un tra­ba­ja­dor cada vez más bara­to- y lo que ha de donar­se por el Esta­do a la empre­sa median­te un sis­te­ma finan­cie­ro sos­te­ni­do por los cau­da­les públi­cos ‑una empre­sa cada vez más cara-. Lo demás acor­da­do es foga­ta de viru­tas y espu­ma de cer­ve­za; paro­le, paro­le…

Pero antes de entrar en la sus­tan­cia de las deci­sio­nes, maqui­lla­das pru­den­te­men­te como reca­ta­das peti­cio­nes o reco­men­da­cio­nes por par­te de los empre­sa­rios y finan­cie­ros, con­vie­ne qui­zá cavi­lar acer­ca de la asam­blea en sí mis­ma y de las com­pe­ten­cias que le eran otor­ga­das de fac­to por el jefe del Gobierno espa­ñol socia­lis­ta. En pri­mer lugar, ¿debe dar­se a esta reu­nión ese pode­ro­so carác­ter de encuen­tro en la cum­bre, con demé­ri­to para el Par­la­men­to y el pro­pio Gabi­ne­te minis­te­rial? ¿Hay ahí menos­pre­cio para las ins­ti­tu­cio­nes o una sim­ple inter­pre­ta­ción pre­si­den­cia­lis­ta de la demo­cra­cia espa­ño­la? Ojo a la cues­tión, ya que el asun­to es gra­ve. Es decir: ¿esta­mos ante una con­sul­ta esta­men­tal orien­ta­ti­va ‑lo cual ya sería gra­ve por­que sig­ni­fi­ca­ría una prác­ti­ca modi­fi­ca­ción cons­ti­tu­cio­nal, al pri­mar lo esta­men­ta­rio- o se tra­ta de un encuen­tro eje­cu­ti­vo entre quie­nes sos­tie­nen en sus manos las rien­das esen­cia­les de la nación, lo cual es defi­ni­ti­va­men­te gra­ve? ¿Debe el pre­si­den­te del Gobierno prac­ti­car estos encuen­tros tan lla­ma­ti­vos por su alto y sig­ni­fi­ca­ti­vo nivel? ¿No sería más ade­cua­do que los pro­hom­bres cita­dos acu­die­ran uno a uno, en visi­ta reser­va­da, al des­pa­cho pre­si­den­cial si es que el jefe del Gabi­ne­te pre­ci­sa­se datos infor­ma­ti­vos de pri­me­ra mano y nece­si­ta­se orien­ta­cio­nes sec­to­ria­les más infor­ma­das?

El espa­ñol ha vis­to en esta mag­na reu­nión un hecho con dos ver­tien­tes. La pri­me­ra se resu­me en la cer­ti­fi­ca­ción del com­pro­mi­so pre­si­den­cial res­pec­to a su polí­ti­ca gra­nem­pre­sa­rial. La segun­da inter­pre­ta­ción del encuen­tro se pue­de ver como la oca­sión para reci­bir nue­vas direc­tri­ces por par­te de los todo­po­de­ro­sos hom­bres de nego­cios ‑el Sr. Botín lle­gó a indi­car la nece­si­dad de que el Sr. Zapa­te­ro se pre­sen­te a las pró­xi­mas elec­cio­nes. Tan­to una como otra visión del encuen­tro deja en el pala­dar de los espa­ño­les un sabor acre de auto­ri­ta­ris­mo de cla­se. Lo real­men­te preo­cu­pan­te es que esta sen­sa­ción ante el asun­to no haya sido pre­sen­ti­da por el Sr. Zapa­te­ro antes de la asam­blea, bien por tor­pe­za bien por arro­gan­cia. En cual­quier caso, no es difí­cil adi­vi­nar el impac­to de un suce­so de tales carac­te­rís­ti­cas en quie­nes aún se creen pro­te­gi­dos en su debi­li­dad repre­sen­ta­ti­va por un gobierno socia­lis­ta y, por tan­to, obre­ro; por un gobierno «suyo».

Lo más agra­vian­te para el ciu­da­dano de filas es que el prin­ci­pal acuer­do haya con­sis­ti­do en ace­le­rar el pro­ce­so de fle­xi­bi­li­za­ción del tra­ba­jo, lo que pon­drá en manos del empre­sa­ria­do una masa tra­ba­ja­do­ra aún más inde­fen­sa y débil. Los tra­ba­ja­do­res actua­les recuer­dan a los de las pre­té­ri­tas colo­nias. Con la fle­xi­bi­li­za­ción labo­ral el meca­nis­mo con­trac­tual se redu­ce de hecho a una ofer­ta rígi­da y uni­la­te­ral de empleo, ya que, ade­más, el some­ti­mien­to de los sin­di­ca­tos esta­ta­les, que impi­de ejer­cer una labor de defen­sa, hace tiem­po que está abso­lu­ta­men­te garan­ti­za­do. Se ha intro­du­ci­do, inclu­so, en el len­gua­je habi­tual pro­pio de la rela­ción con­trac­tual una con­fu­sión muy jugo­sa para los emplea­do­res, que con­sis­te en hablar de crea­ción de empleo en vez de hacer­lo de suce­sión de con­tra­tos en el mar­co de una tem­po­ra­li­dad cor­ta y ver­ti­gi­no­sa. Pare­ce evi­den­te que una cosa es mul­ti­pli­car el núme­ro de con­tra­tos, que pue­den bene­fi­ciar diez veces al mis­mo para­do, y otra muy dis­tin­ta dar a esos con­tra­tos la segu­ri­dad y la dura­ción pro­pias de un pues­to digno de tra­ba­jo para supe­rar el paro. El Sr. Zapa­te­ro ha acep­ta­do la tesis gra­nem­pre­sa­rial de hablar del empleo no con un con­te­ni­do humano con­cre­to sino con un puro alcan­ce teó­ri­co. Se cuen­tan pape­les sella­dos y no la mul­ti­pli­ca­ción de seres huma­nos ano­ta­dos en tales pape­les. Ello se ha hecho, creo, al ampa­ro de la creen­cia exis­ten­te en la Admi­nis­tra­ción de que la ciu­da­da­nía de capas modes­tas care­ce del dis­cer­ni­mien­to nece­sa­rio para ana­li­zar estos jue­gos de manos que fuer­zan la adhe­sión a las siglas polí­ti­cas que se creen bené­fi­cas. Por si algún ciu­da­dano die­re en la extra­va­gan­te manía de pen­sar en la esca­mo­tea­da res­pon­sa­bi­li­dad guber­na­men­tal acer­ca de tan­ta mani­pu­la­ción enga­ño­sa y tan­ta rui­na, un diri­gen­te socia­lis­ta como el extra­va­gan­te Sr. Bono se ha apre­su­ra­do a sen­tar una tesis de la que en su momen­to hare­mos aná­li­sis: un gober­nan­te no tie­ne a veces la cul­pa de las des­di­chas de un pue­blo.

La segun­da par­te de las deci­sio­nes adop­ta­das se refie­re a la inmo­ral ayu­da inyec­ta­da por el Gobierno a los finan­cie­ros y empre­sa­rios. Lle­ga­dos aquí resul­ta obvio que la pré­di­ca del mode­lo capi­ta­lis­ta de mer­ca­do, y con ello la jus­ti­fi­ca­ción de la pro­pie­dad pri­va­da de los gran­des medios de pro­duc­ción, ha alcan­za­do unas cotas into­le­ra­bles. Supo­ner que el dine­ro gene­ra­do por el tra­ba­jo y el con­su­mo colec­ti­vos sola­men­te pue­de admi­nis­trar­se bien por la mino­ría cap­to­ra del cau­dal dine­ra­rio equi­va­le a impo­ner un dog­ma que, ade­más de no apo­yar­se en razón algu­na, resul­ta de cri­mi­na­les efec­tos. Rotun­da­men­te: efec­tos cri­mi­na­les, dado que pro­du­ce una deso­la­ción incon­men­su­ra­ble. Hay que des­ta­car ante todo que el empleo de esos capi­ta­les de ori­gen colec­ti­vo, pri­va­ti­za­dos hoy des­de el poder, ha resul­ta­do de una inefi­cien­cia cla­mo­ro­sa ¿Cómo se pue­de entre­gar los medios gene­ra­dos peno­sa­men­te por el con­jun­to social ‑en esta épo­ca con­se­gui­dos ade­más con un dolor lace­ran­te- a un redu­ci­do núcleo de poten­ta­dos que no han demos­tra­do siquie­ra su cali­dad de admi­nis­tra­do­res? ¿Es que no pue­de la colec­ti­vi­dad social reci­bir ese dine­ro y pro­ce­der a su gobierno y empleo? ¿Tan impo­si­ble es la sabi­du­ría del común? ¿Hay que creer a estas altu­ras de la his­to­ria en la cali­dad mila­gre­ra de la mino­ría que, por exten­sión, es una for­ma de bara­to ardid reli­gio­so?

Sr. Zapa­te­ro: usted habla de su Gobierno socia­lis­ta. Tenien­do al fon­do el pano­ra­ma real de la socie­dad, ¿no está come­tien­do usted, con su modo de fun­cio­nar, un aten­ta­do de incal­cu­la­bles con­se­cuen­cias con­tra la exis­ten­cia de los ciu­da­da­nos? Si es así, ¿resul­ta al fin váli­do refe­rir­nos a la Ban­da de los 37?

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *