A pri­me­ra vis­ta OTAN = Al Qae­da – Juan Barre­to

El com­por­ta­mien­to buca­ne­ro del impe­rio, al con­fis­car a los libios más de 200 mil millo­nes de dóla­res en reser­vas no acer­ca la “deci­sión final”. Hay una papa calien­te en las manos de la OTAN. Cito del aná­li­sis del escri­tor argen­tino Juan Gel­man algu­nas con­si­de­ra­cio­nes para dibu­jar­les el pano­ra­ma.

La opo­si­ción libia pier­de terreno y pide más bom­bar­deos, dejan­do en evi­den­cia su inca­pa­ci­dad. En la OTAN no están libres de preo­cu­pa­cio­nes: han des­cu­bier­to que en las filas rebel­des está Al Qae­da, como lo denun­cia­ra Gad­da­fi. Así lo admi­tió el almi­ran­te J. Sta­vri­dis, jefe de ope­ra­cio­nes en Libia. Pero sub­ra­yó que “la con­duc­ción está inte­gra­da por gen­te res­pon­sa­ble”, refi­rién­do­se a los deser­to­res del régi­men, tan res­pon­sa­bles de lo que allí pasa como el pro­pio man­da­ta­rio.

Por ejem­plo, el pri­mer minis­tro del Con­se­jo Libio de Tran­si­ción, Mah­moud Jibril, ex mano dere­cha de Gad­da­fi y ex direc­tor de la Jun­ta Nacio­nal de Desa­rro­llo des­de 2007, que impul­só la inver­sión extran­je­ra (capi­ta­les esta­dou­ni­den­ses y bri­tá­ni­cos) y las pri­va­ti­za­cio­nes, quien pare­ce que hace ape­nas unas sema­nas des­cu­brió que Gad­da­fi es un tirano. Ali Tah­rou­mi, minis­tro del gobierno pro­vi­sio­nal en asun­tos petro­le­ros, ingre­só a Libia hace un mes, tras 35 años de exi­lio en EEUU; un des­co­no­ci­do en Libia. Gali­fa Hif­ter, ex coro­nel del ejér­ci­to y agen­te de la CIA, auto desig­na­do por los medios jefe mili­tar rebel­de, vivió en EEUU 20 años; enca­be­za el Ejér­ci­to Libio Nacio­nal, gru­po opo­si­tor de ultra­de­re­cha, con asien­to en Vir­gi­nia. Son las 3 pie­zas “con­fia­bles”, den­tro de un mosai­co que no tie­ne nada que ver con los libios que salie­ron a la calle a media­dos de febre­ro, pro­duc­to de los con­flic­tos intes­ti­nos entre cla­nes, ati­za­dos por las poten­cias.

El Depar­ta­men­to de Esta­do envió a Bengha­zi, a Chris Ste­vens, ex miem­bro de la emba­ja­da esta­dou­ni­den­se en Trí­po­li, a fin de “hacer­se una mejor idea, com­ple­tar la ima­gen y lle­nar las lagu­nas de lo que sobre ellos (los rebel­des) sabe­mos”. De allí un infor­me de la CIA: “Hay mucha influen­cia ira­ní, tie­nen la ini­cia­ti­va mili­tar los islá­mi­cos radi­ca­les, pero el sec­tor que diri­ge públi­ca­men­te la insu­rrec­ción es la Con­fe­ren­cia Nacio­nal de la Opo­si­ción Libia”. Una mili­cia arma­da aus­pi­cia­da por EEUU, entre­na­da en Túnez y Egip­to, inte­gra­da por mer­ce­na­rios de todo el mun­do ára­be, expa­tria­dos y tri­bus opues­tas a Gad­da­fi.

Otro gru­po que preo­cu­pa a los alia­dos es: Com­ba­tien­tes Libio-Islá­mi­cos, fun­da­do en 1995 por mujai­di­nes que lucha­ron con­tra la ex URSS en Afga­nis­tán, se dedi­can des­de enton­ces a derro­car a Gad­da­fi, “algu­nos uni­dos a Al Qae­da, para lan­zar la Jihad con­tra los intere­ses libios y occi­den­ta­les en todo el mun­do”. En febre­ro de 2004, el direc­tor de la CIA, G. Tenet, tes­ti­fi­có en el Sena­do y seña­ló que “una de las ame­na­zas más inme­dia­tas pro­vie­ne de gru­pos extre­mis­tas suni­tas vin­cu­la­dos a Osa­ma (Bin Laden), que com­ba­ten a Gad­da­fi por­que lo con­si­de­ran un após­ta­ta que ha blas­fe­ma­do con­tra el Señor Todo­po­de­ro­so”. Su acción más noto­ria fue el san­grien­to inten­to de ase­si­na­to con­tra Al Gad­da­fi, en febre­ro de 1996. “Reci­bie­ron has­ta 50.000 dóla­res del terro­ris­ta sau­di­ta Bin Laden, por cada uno de sus már­ti­res caí­dos”.

Para el pre­si­den­te de la Repú­bli­ca de Chad, Idriss Deby Itno, pro EEUU, “Al Qae­da ha saquea­do arse­na­les mili­ta­res libios en la zona rebel­de, misi­les tie­rra-aire, que des­pués con­tra­ban­deó a sus san­tua­rios en otros paí­ses”. La secre­ta­ria Clin­ton, ante el con­gre­so, admi­tió que “la opo­si­ción libia es pro­ba­ble­men­te más anti­es­ta­dou­ni­den­se que Gad­da­fi”. D. McDo­nough, direc­tor de Segu­ri­dad de Oba­ma, dijo que “La Casa Blan­ca no toma deci­sio­nes sobre una inter­ven­ción si no está segu­ra. Esto expli­ca por qué solo bom­bar­deos. En La Casa Blan­ca no saben qué harán, si como pare­ce, los ver­des aplas­tan la rebe­lión. ¿Dejar a Gad­da­fi, debi­li­ta­do y nego­ciar? ¿O per­mi­tir que este se acer­que a Chi­na y Rusia, aban­do­nan­do Occi­den­te? Mien­tras, ¡Dios sea loa­do! la OTAN es aho­ra cama­ra­da de armas de Osa­ma y de Al Qae­da.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *