Mone­da y fuer­za de tra­ba­jo en Marx: Crí­ti­ca a un artícu­lo de C. Deblock y J.J. Gis­lain – Louis Gill

En el núme­ro 10 de la revis­ta Inter­ven­tions éco­no­mi­ques (pri­ma­ve­ra de 1983), dos redac­to­res de la revis­ta, Chris­tian Deblock y Jean-Jac­ques Gis­lain, nos entre­gan un artícu­lo titu­la­do “Mone­da y fuer­za de tra­ba­jo, dos mer­can­cías ‘par­ti­cu­la­res’”. Este artículo1, como expli­can los auto­res, quie­re ser una con­tri­bu­ción a lo que ellos lla­man el deba­te sobre la “cri­sis del mar­xis­mo”. Yo qui­sie­ra for­mu­lar aquí algu­nas crí­ti­cas a este artícu­lo.

Según C. Deblock y J.J. Gis­lain, en el pun­to de par­ti­da de Marx habría un “pro­yec­to polí­ti­co”: “demos­trar la explo­ta­ción del hom­bre por el hom­bre”. La ela­bo­ra­ción teó­ri­ca de Marx pro­ce­de­ría de la nece­si­dad de fun­da­men­tar eco­nó­mi­ca­men­te este “pro­yec­to polí­ti­co”. Con este fin, se cons­trui­rían las cate­go­rías eco­nó­mi­cas uti­li­za­das por Marx y se con­ce­bi­ría su enca­de­na­mien­to demos­tra­ti­vo “con vis­tas a pro­cu­rar el cimien­to teó­ri­co de la teo­ría de la plus­va­lía y de su cate­go­ría cen­tral: la mer­can­cía fuer­za detra­ba­jo”. En la pro­se­cu­ción de su obje­ti­vo, Marx se habría “empe­ña­do en eli­mi­nar todas las tra­bas teó­ri­cas” que pudie­ran obs­ta­cu­li­zar su rea­li­za­ción efec­tuan­do cier­tos des­li­za­mien­tos teó­ri­cos que lo habrían lle­va­do par­ti­cu­lar­men­te al terreno de la eco­no­mía polí­ti­ca clá­si­ca.

En la inda­ga­ción de las leyes del fun­cio­na­mien­to del sis­te­ma capi­ta­lis­ta, Marx se vio obli­ga­do a estu­diar las obras de los eco­no­mis­tas clá­si­cos (Smith, Ricar­do, etc.). Aho­ra bien, a pesar de “su volun­tad crí­ti­ca” y de su “ambi­ción de fun­da­men­tar cien­tí­fi­ca­men­te el aná­li­sis del modo de pro­duc­ción capi­ta­lis­ta”, Marx se habría “peli­gro­sa­men­te apro­xi­ma­do a los clá­si­cos” has­ta el pun­to de encon­trar­se “pro­gre­si­va­men­te atra­pa­do en la tram­pa de la eco­no­mía clá­si­ca y de sus pos­tu­la­dos”. “Enre­da­do en la pro­ble­má­ti­ca de la eco­no­mía polí­ti­ca”, Marx habría sido obli­ga­do a rea­li­zar un des­pla­za­mien­to con­si­de­ra­ble del obje­to de su inves­ti­ga­ción que le habría con­du­ci­do al hilo de los años a hacer girar su inves­ti­ga­ción más hacia la mer­can­cía, defi­ni­da por Deblock y Gis­lain como “obje­to social”, que hacia el capi­tal, rela­ción social. Así, al igual que los clá­si­cos, Marx habría desa­rro­lla­do una con­cep­ción natu­ra­lis­ta de las rela­cio­nes socia­les, redu­cién­do­las a rela­cio­nes entre obje­tos, “reifi­cán­do­las”.

Con­se­cuen­te­men­te ¿no esta­ría Marx con­de­na­do a topar­se con las mis­mas ambi­güe­da­des y difi­cul­ta­des que las encon­tra­das por los clá­si­cos, sobre todo la impo­si­bi­li­dad de edi­fi­car una teo­ría del valor tra­ba­jo? Deblock y Gis­lain sugie­ren una res­pues­ta afir­ma­ti­va a esta pre­gun­ta, y expo­nen que, según ellos, “los lími­tes del pen­sa­mien­to eco­nó­mi­co de Marx” hay que bus­car­los en el “sopor­te epis­te­mo­ló­gi­co común con la eco­no­mía polí­ti­ca”.

Tra­duc­ción: José Mª Fer­nán­dez Cria­do

Ser­vi­cios de tra­duc­ción de Corrien­te Roja


Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *