Las razo­nes socia­les del sui­ci­dio – José Luis Ore­lla Unzué

Últi­ma­men­te dos sui­ci­dios me han toca­do de lleno en mi vida. Ambos de per­so­nas jóve­nes. Ambos de mi entorno más cer­cano. Estos casos de euta­na­sia me devuel­ven mis refle­xio­nes sobre este tema. Según la Orga­ni­za­ción Mun­dial de la Salud, el sui­ci­dio es cau­san­te de más mor­ta­li­dad que todos los con­flic­tos béli­cos del Pla­ne­ta.

El núme­ro de sui­ci­dios de varo­nes prác­ti­ca­men­te tri­pli­ca al de muje­res. La razón sui­ci­dio hombre/​mujer se esti­ma que está: en USA 41, en Asia 13 (inver­sa) y en Euro­pa en 31. En el Esta­do espa­ñol, las cifras son prác­ti­ca­men­te las mis­mas que las mucho más airea­das y cono­ci­das de muer­tos por acci­den­tes de trá­fi­co. En los últi­mos 45 años en el Esta­do espa­ñol la tasa de sui­ci­dios ha aumen­ta­do un 60%. Tam­bién hay que decir, que ha aumen­ta­do con­si­de­ra­ble­men­te el sui­ci­dio entre la pobla­ción joven, sien­do la segun­da cau­sa de muer­te tras los acci­den­tes de trá­fi­co.

La media arit­mé­ti­ca de los vein­ti­cin­co años entre 1980 y 2004 se sitúa entre los extre­mos de Astu­rias con 16,68 y Madrid con 5,28. Nafa­rroa con 10,50 y la CAV con 8,85 sui­ci­dios anua­les se colo­can al final de la lis­ta. Cata­lun­ya, la CAV, Can­ta­bria y Madrid son las comu­ni­da­des con las tasas de sui­ci­dio más bajas.

¿Por qué las pobla­cio­nes más ricas de Euro­pa se sui­ci­dan más que las menos ricas y, sin embar­go, en el Esta­do espa­ñol eso no se cum­ple, e inclu­so es en gran par­te al revés?

El sui­ci­dio no es un acto que carez­ca de suje­to. Y a la hora de valo­rar el acto del sui­ci­dio hay que afir­mar que «es un acto que la ley no prohí­be». Por otra par­te, el Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal espa­ñol seña­la que no exis­te en el orde­na­mien­to jurí­di­co de este país el «dere­cho al sui­ci­dio». El sui­ci­dio es un acto de liber­tad sobre la pro­pia vida y muer­te. Y la eje­cu­ción de este acto cons­ti­tu­ye una mani­fes­ta­ción del age­re lice­re, en cuan­to que la pri­va­ción de la vida pro­pia o la acep­ta­ción de la pro­pia muer­te es un acto que la ley no prohí­be. No obs­tan­te, si el acto de sui­ci­dio se toma con el supues­to ejer­ci­cio pleno de las facul­ta­des men­ta­les, nadie podría impe­dir­lo hipo­té­ti­ca­men­te, ya que lo con­tra­rio podría tra­tar­se de un deli­to de coac­ción, que cas­ti­ga­ría al que «sin estar legí­ti­ma­men­te auto­ri­za­do, impi­die­re a otro con vio­len­cia hacer lo que la ley no prohí­be» (art. 172 del Códi­go Penal).

Las igle­sias cris­tia­nas han recha­za­do el sui­ci­dio. La Igle­sia cató­li­ca recha­za­ba al sui­ci­da y se le nega­ba la sepul­tu­ra en el Cam­po San­to. Los teó­lo­gos de hoy le dicen a la jerar­quía: «no decla­réis con­tra­rio a la volun­tad divi­na el que alguien se qui­te la vida cuan­do no pue­de vivir­la como Dios quie­re, por­que Dios no pue­de que­rer que viva­mos tor­tu­ra­dos, y cuan­do no poda­mos libe­rar­nos de la angus­tia de otra for­ma, quie­re que la muer­te nos libe­re». En la Ingla­te­rra angli­ca­na de 1800, el cuer­po del sui­ci­da era cas­ti­ga­do por la jus­ti­cia públi­ca­men­te sien­do arras­tra­do por el sue­lo y esta­quea­do en el cru­ce de los cami­nos, sus bie­nes con­fis­ca­dos y la viu­da des­he­re­da­da y des­hon­ra­da. Sólo se acep­ta­ba el caso del sol­da­do ven­ci­do que se sui­ci­da­ba por honor. Con esta excep­ción esta­mos alu­dien­do a la exis­ten­cia de muchas cla­ses de sui­ci­dio.

Uno de ellos es la elec­ción volun­ta­ria de la muer­te por un ideal más excel­so ya sea espi­ri­tual de lle­gar a un nivel supe­rior de vida, es decir, morir por los pro­pios idea­les, ya sea de gene­ro­si­dad hacia otro u otros por los que se inmo­la eli­gien­do un camino que cul­mi­na sus idea­les de gene­ro­si­dad, altruis­mo o cari­dad, o ya sea polí­ti­co, como es la inmo­la­ción por la pro­pia patria. Es la éti­ca de morir por un ideal y la esté­ti­ca de saber hacer­lo.

Tene­mos ejem­plos en la his­to­ria y muy recien­tes de nues­tros días. Los ata­ques sui­ci­das efec­tua­dos por pilo­tos de la Arma­da Impe­rial Japo­ne­sa con­tra embar­ca­cio­nes de la flo­ta de los Alia­dos a fina­les de la Segun­da Gue­rra Mun­dial cuan­do impac­ta­ban con­tra sus obje­ti­vos con avio­nes car­ga­dos con bom­bas de 250 kilo­gra­mos. Igual­men­te que­mar­se a lo bon­zo es una for­ma de inmo­la­ción y sui­ci­dio al extin­guir­se en públi­co como for­ma de pro­tes­ta, des­obe­dien­cia civil o acción soli­da­ria por algún moti­vo. En sep­tiem­bre de 1970, el que lue­go sería sena­dor vas­co Jose­ba Elo­se­gi, pren­dió fue­go a sí mis­mo duran­te la inau­gu­ra­ción de los Cam­peo­na­tos Mun­dia­les de Pelo­ta que pre­si­día el dic­ta­dor Fran­cis­co Fran­co en el Fron­tón de Anoe­ta de Donos­tia. El sui­ci­dio a lo bon­zo el 17 de diciem­bre de 2010 de Moha­med Boua­zi­zi ha sido con­si­de­ra­do como el deto­nan­te del ini­cio de la cri­sis polí­ti­ca de Túnez de 2010 – 2011, la lla­ma­da Revo­lu­ción de los Jaz­mi­nes que ha pro­vo­ca­do la hui­da del país del pre­si­den­te Zine El Abi­di­ne Ben Ali. Otros sui­ci­dios han des­en­ca­de­na­do las revuel­tas ára­bes. Final­men­te, el 22 de enero de 2011 el saha­raui Moha­med Lamin Uld Salek Uld Mah­mu­di Said, siguien­do la este­la de pro­tes­tas ini­cia­da por Moha­med Boua­zi­zi, se que­mó a sí mis­mo en el Sma­ra (terri­to­rios ocu­pa­dos por Marrue­cos) en una deses­pe­ra­da pro­tes­ta por la liber­tad del pue­blo saha­raui.

El sui­ci­dio pue­de ser tam­bién el final ele­gi­do para una enfer­me­dad incu­ra­ble y muy dolo­ro­sa que arre­ba­ta cual­quier espe­ran­za de recu­pe­ra­ción de la anti­gua cali­dad de vida, como el Alzhei­mer, la arte­rioes­cle­ro­sis cere­bral, el enfi­se­ma pul­mo­nar avan­za­do, el sida ter­mi­nal, etc.

Tam­bién el sui­ci­dio es la sali­da a una senec­tud avan­za­da, sin pre­sen­cia de enfer­me­da­des cró­ni­cas, pero al mis­mo tiem­po sin la posi­bi­li­dad de lle­var una vida dig­na éti­ca y esté­ti­ca­men­te, vién­do­se el anciano inmer­so en una inca­pa­ci­dad men­tal cró­ni­ca. Estos ancia­nos, en momen­tos de luci­dez, hablan explí­ci­ta­men­te de su deseo de ter­mi­nar su carre­ra vital con una muer­te dig­na para ellos mis­mos y no tra­ba­jo­sa para aque­llos que les rodean, que les cui­dan con amor pero con muchas moles­tias y, a veces, les sopor­tan.

Tam­bién el sui­ci­dio es a veces la úni­ca sali­da de una vida en depre­sión. Y la depre­sión es una enfer­me­dad más gra­ve que el cán­cer. El sui­ci­da bus­ca rom­per con la situa­ción ago­bian­te en la que se encuen­tra. No bus­ca direc­ta­men­te la muer­te, sino la sali­da de ese íncu­bo en el que está sumer­gi­do. Por esto es con­ve­nien­te que los que con­vi­ven con el que se encuen­tra en esta situa­ción le impli­quen direc­ta­men­te a hablar del sui­ci­dio con la espe­ran­za de encon­trar una catar­sis. Por­que la depre­sión y el cán­cer no se curan con el sote­rra­mien­to de la enfer­me­dad. Pero tan­to la depre­sión como el cán­cer tie­nen cura­ción.

El sui­ci­dio es un fenó­meno social muy com­ple­jo que no pue­de ser olvi­da­do en la coti­dia­na vida real ni evi­ta­do en los medios de comu­ni­ca­ción como si no exis­tie­se en nues­tras socie­da­des. El sui­ci­dio es un acti­vo social que mere­ce nues­tra refle­xión y que exi­ge un tra­ta­mien­to deta­lla­do des­de el pun­to de vis­ta fami­liar, social, eco­nó­mi­co, reli­gio­so y polí­ti­co.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *