San­tia­go Alba Rico y Alma Allen­de, ¿qué? – Mikel Ari­za­le­ta

El 24 de febre­ro del 2011 ama­ne­cis­teis con una pre­gun­ta tem­pra­na: “¿Qué pasa con Libia? Y una refle­xión: “Del mun­do ára­be a Amé­ri­ca lati­na.

Decíais que “no hay en los levan­ta­mien­tos popu­la­res ára­bes ni aso­mo de socia­lis­mo, pero tam­po­co de isla­mis­mo ni ‑lo más impor­tan­te- de seduc­ción euro­cén­tri­ca: se tra­ta al mis­mo tiem­po de una revuel­ta eco­nó­mi­ca y de una revo­lu­ción demo­crá­ti­ca, nacio­na­lis­ta y anti­co­lo­nial, lo que abre de pron­to, cua­ren­ta años des­pués de su derro­ta, una ines­pe­ra­da opor­tu­ni­dad para las izquier­das socia­lis­tas y pan­ara­bis­tas de la región”.

Pasó ya el invierno y flo­re­ció la pri­ma­ve­ra, ha pasa­do un mes lar­go de gue­rra y tiros y hoy me gus­ta­ría una refle­xión vues­tra sobre la afir­ma­ción que enton­ces dejas­teis escri­ta al lec­tor, por­que sobre el tema hay bas­tan­te baru­llo y pol­vo.

Escri­bíais: “Habrá que opo­ner­se a cual­quier inje­ren­cia occi­den­tal, pero no creo, sin­ce­ra­men­te, que la OTAN vaya a inva­dir Libia; lo que sí nos pare­ce es que esta ame­na­za, ape­nas apun­ta­da, tie­ne el efec­to de enre­dar y embo­rro­nar el cam­po anti­im­pe­ria­lis­ta, y esto has­ta el pun­to de hacer­nos olvi­dar algo que sí debe­ría­mos saber: quién es Gada­fi. Olvi­dar­lo pue­de pro­du­cir al menos tres efec­tos terri­bles: rom­per los lazos con los movi­mien­tos popu­la­res ára­bes, dar legi­ti­mi­dad a las acu­sa­cio­nes con­tra Vene­zue­la y Cuba y «repres­ti­giar» el muy daña­do dis­cur­so demo­crá­ti­co impe­ria­lis­ta. Todo un triun­fo, sin duda, para los intere­ses impe­ria­lis­tas en la región.”

Olvi­dar que nues­tros gobier­nos son cri­mi­na­les de gue­rra es repe­tir el jui­cio mili­tar de Nurem­berg, jus­ti­cia en una gue­rra o inter­ven­ción mili­tar no es que los ven­ce­do­res juz­guen y con­de­nen a los cri­mi­na­les ven­ci­dos, sino que se con­de­ne a los cri­mi­na­les de gue­rra, que nor­mal­men­te se hallan en mayor cuan­tía entre los ven­ce­do­res que entre los ven­ci­dos. USA, Euro­pa, la OTAN, nues­tros gobier­nos… expor­ta­ron de nue­vo gue­rra fue­ra para sal­va­guar­dar sus intere­ses eco­nó­mi­cos en casa. Y su rapi­ña lo ven­den a necios como ayu­da huma­ni­ta­ria.

Sos­te­níais: “No es la OTAN quien está bom­bar­dean­do a los libios sino Gada­fi. “Fusil con­tra fusil” es la can­ción de la revo­lu­ción; “misil con­tra civil” es algo que no pode­mos acep­tar y que, aún antes de hacer­nos pre­gun­tas, debe­mos con­de­nar con toda ener­gía e indig­na­ción. Pero hagá­mo­nos tam­bién las pre­gun­tas. Por­que si nos hace­mos pre­gun­tas, las res­pues­tas que tene­mos ‑por pocas que sean- demues­tran ade­más de qué lado deben estar en estos momen­tos los revo­lu­cio­na­rios del mun­do. Oja­lá cai­ga Gada­fi ‑hoy mejor que maña­na- y Amé­ri­ca Lati­na com­pren­da que lo que ocu­rre en estos momen­tos en el mun­do ára­be tie­ne que ver, no con los pla­nes maquia­vé­li­cos de la UE y EEUU (que sin duda manio­bran en la som­bra), sino con los pro­ce­sos abier­tos en Nues­tra Amé­ri­ca, la de todos, la del ALBA y la dig­ni­dad, des­de prin­ci­pios de los años 90, siguien­do la este­la de la Cuba de 1958. La opor­tu­ni­dad es gran­de y pue­de ser la últi­ma para rever­tir defi­ni­ti­va­men­te la actual rela­ción de fuer­zas y ais­lar a las poten­cias impe­ria­lis­tas en un nue­vo mar­co glo­bal. No cai­ga­mos en una tram­pa tan fácil. No des­pre­cie­mos a los ára­bes.”

Cla­ma­bais: ¡Oja­lá cai­ga Gada­fi! Un mes des­pués, vis­ta la inter­ven­ción de gue­rra y muer­te, los cam­pos de con­cen­tra­ción de agua, des­pre­cio y cosa con los que Euro­pa aco­ge a los afri­ca­nos, que huyen de la gue­rra y la muer­te, me uno a vues­tro deseo con un oja­lá cai­gan nues­tros gobier­nos, por cri­mi­na­les. Trá­gi­co aquel 11 de mar­zo del 2004, jue­ves, en Madrid en el que murie­ron 191 per­so­nas. El jui­cio, que comen­zó el 15 de febre­ro, con­clu­yó en la Audien­cia Nacio­nal el 2 de julio de 2007, tras 57 sesio­nes, des­pués de cua­tro meses y medio y seña­lan­do con el dedo índi­ce a 28 per­so­nas. ¿Para cuán­do el jui­cio de con­de­na y cár­cel para los cri­mi­na­les, que nos gobier­nan?

Si el fukushi­ma nos ha reve­la­do de nue­vo la men­ti­ra, la fal­se­dad y el des­pre­cio humano de la ener­gía nuclear y sus após­to­les, Libia nos mues­tra la corrup­ción y la cri­mi­na­li­dad de nues­tros gobier­nos. Derri­bar­los se ha con­ver­ti­do en deber humano si no quie­re con­ver­tir­se en sos­pe­cha cola­bo­ra­cio­nis­ta por nues­tra par­te.

San­tia­go Alba Rico y Alma Allen­de, de voso­tros espe­ra­mos una nue­va y sabia refle­xión, nue­vas pre­gun­tas y, qui­zá, algún humano retrac­to.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *