El Minis­te­rio del Inte­rior paró con dine­ro y pre­ben­das los jui­cios de los GAL en Fran­cia – La Hai­ne

Ima­gen: Foto del archi­vo poli­cial fran­quis­ta del con­fi­den­te Jacin­to Gue­rre­ro (los​de​la​sie​rra​.info)

Jacin­to Ángel Gue­rre­ro Lucas, alto gra­do de la maso­ne­ría fran­ce­sa, espía y ase­sor del Minis­te­rio del Inte­rior en la eta­pa del Gobierno de Feli­pe Gon­zá­lez, era el encar­ga­do por el enton­ces secre­ta­rio de Esta­do de Inte­rior, Rafael Vera, de ralen­ti­zar y con­tro­lar los asun­tos de los Gru­pos Anti­te­rro­ris­tas de Libe­ra­ción en Fran­cia. Para lle­var a cabo ese come­ti­do, Gue­rre­ro Lucas repar­tió pre­ben­das entre poli­cías galos y obse­quió con via­jes y aten­cio­nes a los jue­ces y altos car­gos fran­ce­ses. Todos esos fas­tos fue­ron finan­cia­dos por el Minis­te­rio del Inte­rior espa­ñol.

Gue­rre­ro Lucas comen­zó a cola­bo­rar con Inte­rior en 1983, tras la pri­me­ra acción ofi­cial de los GAL: el secues­tro y pos­te­rior des­apa­ri­ción de Lasa y Zaba­la. El agen­te guar­dó toda la corres­pon­den­cia per­so­nal y ofi­cial que man­tu­vo entre 1989 y 2004 con todos sus inter­lo­cu­to­res: Minis­te­rio del Inte­rior, Pre­si­den­cia del Gobierno y repre­sen­tan­tes del Par­ti­do Socia­lis­ta. Comen­zó a cola­bo­rar con Inte­rior en 1983, tras la pri­me­ra acción ofi­cial de los GAL: el secues­tro y pos­te­rior des­apa­ri­ción de Lasa y Zaba­la. Lle­gó a acu­mu­lar un total de 60 cajas con mate­rial deli­ca­do y sen­si­ble sobre ETA, los mer­ce­na­rios de los GAL, el secues­tro de Publio Cor­dón, la remu­ne­ra­ción de algu­nos poli­cías galos y los via­jes y rega­los que reci­bie­ron magis­tra­dos fran­ce­ses.

Entre las car­tas de Gue­rre­ro Lucas tam­bién está la corres­pon­den­cia que man­tu­vo con Feli­pe Gon­zá­lez duran­te los años que este fue pre­si­den­te del Gobierno y con pos­te­rio­ri­dad. Esas car­tas con­fir­man que el ex pre­si­den­te esta­ba pun­tual­men­te infor­ma­do de todo lo con­cer­nien­te a la lucha anti­te­rro­ris­ta a tra­vés del agen­te de Inte­rior. Esa corres­pon­den­cia tam­bién se man­tu­vo tras los aten­ta­dos del 11‑M, según se dedu­ce de una car­ta en la que Gue­rre­ro se ofre­ce a Gon­zá­lez y Alfre­do Pérez Rubal­ca­ba con «datos que con­si­de­ro de la máxi­ma impor­tan­cia para la Segu­ri­dad […] y que no he que­ri­do poner aho­ra en manos del poder salien­te».

Un con­fi­den­te infil­tra­do en el anar­quis­mo

Sus ex com­pa­ñe­ros de Defen­sa Inte­rior, el gru­po anar­quis­ta que se hizo res­pon­sa­ble de aquel aten­ta­do, han seña­la­do en reite­ra­das oca­sio­nes a Gue­rre­ro Lucas como el con­fi­den­te de la poli­cía fran­quis­ta que infor­mó, fal­sa­men­te, sobre la auto­ría del aten­ta­do y seña­ló a Gra­na­do y Del­ga­do. La con­se­cuen­cia de aquel chi­va­ta­zo poli­cial fue la muer­te en agos­to de 1963 de dos ino­cen­tes por medio del garro­te vil.

Gue­rre­ro Lucas, que ya ha cum­pli­do los 67 años, se defi­ne como anar­quis­ta, es pri­mer gra­do de la maso­ne­ría y duran­te muchos años se movió por las are­nas move­di­zas de los ser­vi­cios secre­tos y el mun­di­llo de los cola­bo­ra­do­res y con­fi­den­tes que las poli­cías fran­ce­sa y espa­ño­la uti­li­za­ron duran­te la épo­ca fran­quis­ta, la Tran­si­ción y la demo­cra­cia.

Pero aún exis­ten posi­bi­li­da­des de que Gue­rre­ro Lucas, más cono­ci­dos por los alias de El Boti­je­ro, El Zapa­to­ne y El Peque, ten­ga que expli­car su paso y actua­cio­nes en Defen­sa Inte­rior. Si la defen­sa de los anar­quis­tas Fran­cis­co Gra­na­do y Joa­quín Del­ga­do deci­de pre­sen­tar un recur­so ante el Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal para recu­pe­rar la memo­ria his­tó­ri­ca de los dos anar­quis­tas, el cola­bo­ra­dor de José Barrio­nue­vo, ex minis­tro de Inte­rior, y de Rafael Vera, ex secre­ta­rio de Esta­do, podría decla­rar en ese pro­ce­so de revi­sión.

Las inves­ti­ga­cio­nes his­tó­ri­co-perio­dís­ti­cas de Car­los Fon­se­ca y Lala Goma per­mi­tie­ron en 1998 recu­pe­rar la memo­ria de los dos jóve­nes anar­quis­tas, acre­di­tar y acla­rar que ellos no fue­ron los auto­res de aquel aten­ta­do, seña­lar cuál fue el supues­to soplón que uti­li­zó la poli­cía fran­quis­ta y per­mi­tir que Anto­nio Mar­tín y Ser­gio Her­nán­dez reve­la­ran que ellos fue­ron los que real­men­te colo­ca­ron las bom­bas en julio de 1963.

Fon­se­ca, a tra­vés de su libro Garro­te vil para dos ino­cen­tes. El caso Del­ga­do-Gra­na­do (Edi­to­rial Temas de Hoy, 1998), lle­ga has­ta el jefe direc­to de los dos jóve­nes anar­quis­tas en el movi­mien­to Defen­sa Inte­rior, Octa­vio Albe­ro­la : « Hemos lle­ga­do a la con­vic­ción de que Gue­rre­ro Lucas era con­fi­den­te de la Poli­cía y que fue él quién pro­vo­có la caí­da y el ase­si­na­to de Del­ga­do y Gra­na­do ».

Siem­pre logra­ba huir

Albe­ro­la tam­bién des­cri­be en la obra de Fon­se­ca cómo se die­ron cuen­ta de que Gue­rre­ro Lucas cola­bo­ra­ba con la poli­cía : « En 1967 Gue­rre­ro Lucas, tras el Pleno de las Juven­tu­des Liber­ta­rias en París, me dijo que esta­ba dis­pues­to a par­ti­ci­par en accio­nes y que con­ta­ra con él. Ese mis­mo año par­ti­ci­pó en el inten­to de secues­tro del jefe mili­tar nor­te­ame­ri­cano en Espa­ña y fue­ron dete­ni­dos los com­pa­ñe­ros Luis Edo y Ali­cia Mur, y él con­si­guió esca­par ». Albe­ro­la, a tra­vés de la obra de Fon­se­ca, tam­bién seña­la otros casos don­de Gue­rre­ro Lucas, de for­ma sor­pren­den­te, nun­ca era dete­ni­do y caían sus com­pa­ñe­ros : « En 1968 fui yo el dete­ni­do en Bél­gi­ca mien­tras pre­pa­rá­ba­mos el secues­tro del emba­ja­dor espa­ñol Alber­to Ullas­tres, y de nue­vo Gue­rre­ro Lucas logró huir sin ser dete­ni­do ».

Los miem­bros del gru­po anar­quis­ta Defen­sa Inte­rior sos­pe­cha­ban de la con­duc­ta de El Peque, apo­do que le colo­ca­ron a Gue­rre­ro Lucas por su cor­ta esta­tu­ra, pero toda­vía tenían dudas. Fue en 1974 cuan­do Albe­ro­la des­cu­brió cómo y para quién tra­ba­ja­ba su com­pa­ñe­ro : « Fui dete­ni­do de nue­vo tras pasar varios días con él pre­pa­ran­do otro secues­tro. Fue enton­ces cuan­do me di cuen­ta que era un con­fi­den­te y le denun­cié públi­ca­men­te. Des­apa­re­ció sin dejar ni ras­tro y nun­ca más vol­vi­mos a saber de él ».

Otra de las apor­ta­cio­nes perio­dís­ti­cas sobre el caso corrió a car­go de Lala Goma en 1998. Su repor­ta­je tele­vi­si­vo fue emi­ti­do en el canal Arte de Fran­cia y Gue­rre­ro Lucas des­cri­be una serie de hechos ocu­rri­dos en 1963 que des­pués el pro­pio Albe­ro­la des­mon­ta y demues­tra que eran total­men­te fal­sos.

El Peque des­apa­re­ció para sus com­pa­ñe­ros anar­quis­tas a fina­les de 1974 y al cabo de los años reapa­re­ció casa­do con la hija de un pre­fec­to fran­cés, con­ver­ti­do en masón, en cola­bo­ra­dor del comi­sa­rio Julián Oter del Valle (fina­les de los 70) y en ase­sor de Rafael Vera, ex secre­ta­rio de Esta­do de Inte­rior.

Gue­rre­ro Lucas ha nega­do que él fue­ra el con­fi­den­te de la poli­cía fran­quis­ta que pro­pi­ció la deten­ción y pos­te­rior muer­te de Gra­na­do y Del­ga­do y ase­gu­ra que todo es un mon­ta­je de un gru­po de « des­pre­cia­bles plu­mí­fe­ros ».

’El Zapa­to­ne’, puen­te entre la juez Levert y Rafael Vera

Jacin­to Angel Gue­rre­ro Lucas fue ase­sor en mate­ria anti­te­rro­ris­ta de Rafael Vera, ex secre­ta­rio de Esta­do de Inte­rior, des­de 1983 has­ta 1994. Este año, Vera aban­do­nó Inte­rior por la lle­ga­da del minis­tro Anto­nio Asun­ción.

Des­pués, con el PP en el poder, Gue­rre­ro Lucas con­ti­nuó cola­bo­ran­do con el Depar­ta­men­to has­ta que, en 1999, el minis­tro Jai­me Mayor Ore­ja logró des­pren­der­se de él.

Gue­rre­ro Lucas, más cono­ci­do en los ámbi­tos poli­cia­les por El Zapa­to­ne, por­que lle­va pla­ta­for­mas en las sue­las de sus zapa­tos que le hacen ser algo más alto de lo que es en reali­dad, ha des­cri­to en algu­na oca­sión : « Conec­té con Rafael Vera y con el minis­tro Barrio­nue­vo en 1983. Me los encon­tré sin inter­lo­cu­to­res, hechos pol­vos, fran­ca­men­te des­ar­ma­dos para la lucha polí­ti­ca con­tra ETA ».

Los años más acti­vos, infor­ma­ti­va­men­te hablan­do, de Gue­rre­ro Lucas en temas rela­cio­na­dos con ETA y como cola­bo­ra­dor de Inte­rior fue­ron los com­pren­di­dos entre 1983 y 1986. Ese perio­do fue cali­fi­ca­do perio­dís­ti­ca­men­te como el de « los años del plo­mo » y coin­ci­dió con un momen­to de ple­na acti­vi­dad de los GAL con­tra los terro­ris­tas de ETA.

El Zapa­to­ne, masón y con muy bue­nas rela­cio­nes con los ante­rio­res gobier­nos fran­ce­ses, se ha jac­ta­do en varias oca­sio­nes de ser el puen­te entre Lau­ren­ce Levert, la juez fran­ce­sa encar­ga­da de los temas anti­te­rro­ris­tas, y su ex jefe Rafael Vera.

En junio de 1998, el infor­ma­dor y ter­tu­liano San­tia­go Belloch, her­mano del ex minis­tro de Jus­ti­cia e Inte­rior y actual alcal­de de Zara­go­za Juan Alber­to Belloch, hizo una loa de Gue­rre­ro Lucas en una entre­vis­ta a la revis­ta Tiem­po y pre­sen­tó al con­fi­den­te poli­cial como « El hom­bre del Minis­te­rio del Inte­rior que man­tu­vo las rela­cio­nes con Fran­cia ».

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *