Cues­tión de tiem­po – Txen­te Rekon­do

Al tiem­po que pare­cía que demos­tra­ban un sal­to cua­li­ta­ti­vo en las mis­mas. Todo pare­ce indi­car que esta sopa de micro­gru­pos, o al menos algu­nos de ellos, han logra­do tam­bién supe­rar la gra­ve situa­ción estruc­tu­ral que habían teni­do en el pasa­do, cuan­do la mayo­ría de los datos y aná­li­sis coin­ci­dían en seña­lar la alta posi­bi­li­dad que algu­nos de ellos estu­vie­ran cla­ra­men­te infil­tra­dos por par­te de ele­men­tos de la segu­ri­dad bri­tá­ni­cos y demás segu­ró­cra­tas.

La uti­li­za­ción de tec­no­lo­gía moder­na, jun­to al uso de méto­dos más tra­di­cio­na­les de explo­si­vos, pare­ce que les ha con­fe­ri­do la capa­ci­dad de lle­var a cabo esa cam­pa­ña. Ade­más, no debe­mos olvi­dar que nos encon­tra­mos en vís­pe­ras de unas elec­cio­nes en los seis con­da­dos del nor­te de Irlan­da, al tiem­po que se cum­ple el trein­ta ani­ver­sa­rio de las huel­gas de ham­bre que supu­sie­ron entre otras cosas la muer­te de diez pre­sos polí­ti­cos repu­bli­ca­nos (sie­te del IRA y tres del INLA).

Nadie pue­de dudar ya que estos gru­pos pue­den seguir su cam­pa­ña de aten­ta­dos, y pro­ba­ble­men­te en las pró­xi­mas sema­nas inten­ten mos­trar su capa­ci­dad ope­ra­ti­va y en cier­ta medi­da con­di­cio­nar esa cita elec­to­ral. No obs­tan­te, el peso y el apo­yo que a día de hoy reci­ben esos disi­den­tes den­tro de la comu­ni­dad que dicen repre­sen­tar es muy peque­ño, y pro­ba­ble­men­te el pró­xi­mo cin­co de mayo la mayo­ría de la comu­ni­dad nacio­na­lis­ta vol­ve­rá a mos­trar su apo­yo abru­ma­dor a la línea polí­ti­ca que repre­sen­ta el Sin Féin.

Tal vez por ello con­ven­ga tam­bién des­ta­car la otra cara de la disi­den­cia repu­bli­ca­na, que al mis­mo tiem­po que lle­va esas accio­nes arma­das, las com­bi­na con otros ata­ques dia­léc­ti­cos y físi­cos con­tra los miem­bros del Sinn Féin. Así hemos vis­to las ame­na­zas de muer­te con­tra miem­bros del par­ti­do repu­bli­cano y con­tra impor­tan­tes per­so­nas de la comu­ni­dad nacio­na­lis­ta, como el ex-pre­so Séa­mus Finu­ca­ne, cuyo her­mano, el abo­ga­do Pat Finu­ca­ne fue muer­to a tiros en 1989 por un coman­do lea­lis­ta en cla­ra cola­bo­ra­ción con las fuer­zas bri­tá­ni­cas. O los insul­tos que están reci­bien­do estos días los miem­bros del Sinn Féin que lle­van ade­lan­te la cam­pa­ña de su par­ti­do en zonas de Armagh.

El recien­te éxi­to del Sinn Féin en las elec­cio­nes del sur de la isla y las gran­des expec­ta­ti­vas de cara a la cita elec­to­ral de mayo con­tras­tan por tan­to con la agen­da que man­tie­ne la disi­den­cia repu­bli­ca­na a día de hoy. Sus can­di­da­tos, las pocas veces que ha deci­di­do pre­sen­tar­se a las urnas, han obte­ni­do unos resul­ta­dos irri­so­rios, lo que demues­tra una vez más que la comu­ni­dad nacio­na­lis­ta tie­ne cla­ro que el camino que impul­sa el Sinn Féin es el correc­to, con sus caren­cia y defec­tos.

Des­de que el pro­ce­so de paz se visua­li­zó y logró mate­ria­li­zar el Acuer­do de Vier­nes San­to y todas las pos­te­rio­res trans­for­ma­cio­nes que han teni­do lugar, se han segui­do oyen­do voces dis­con­for­mes, pero que a día de hoy no han logra­do arti­cu­lar una alter­na­ti­va seria a la que defien­de el movi­mien­to repu­bli­cano. Y su accio­nar arma­do está a años luz de con­for­mar una situa­ción pare­ja a la que man­tu­vo en IRA en las déca­das ante­rio­res. Tal vez una de las dife­ren­cias más nota­bles entre el IRA y los gru­pos disi­den­tes (a pesar que éstos inten­ten repe­tir accio­nes mili­ta­res simi­la­res) es el apo­yo que unos y otros han teni­do den­tro de la comu­ni­dad, lo que pro­por­cio­nó en el caso del IRA la posi­bi­li­dad de man­te­ner una cam­pa­ña arma­da con­tra Gran Bre­ta­ña y final­men­te poner en mar­cha el pro­ce­so de paz.

El Real IRA (RIRA), Con­ti­nuity IRA (CIRA), Oglaigh na hEi­reann (OnH) o Repu­bli­can Action Against Drugs (RAAD) van a seguir con su estra­te­gia, pero a día de hoy la expe­rien­cia del pasa­do debe­ría hacer­les ver que en la actual coyun­tu­ra su cam­pa­ña mili­tar tie­ne poco futu­ro y nin­gu­na posi­bi­li­dad de con­di­cio­nar ni la socie­dad irlan­de­sa ni a Gran Bre­ta­ña. Tal vez si pudie­ran arti­cu­lar un movi­mien­to polí­ti­co de cala­do sus argu­men­tos lle­ga­rían a más gen­te, pero como hemos vis­to, a día de hoy el apo­yo popu­lar hacia esas for­ma­cio­nes es muy peque­ño, sin olvi­dar a demás las con­ti­nuas fisu­ras y divi­sio­nes que siguen pro­du­cién­do­se en ese micro­cos­mos disi­den­te.

Gabi­ne­te Vas­co de Aná­li­sis Inter­na­cio­nal (GAIN)

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *