¡No deje­mos que arran­que el TAV!

Comu­ni­ca­do final mani 2 de abril

aht ezLos Gobier­nos de UPN y PSN en Nava­rra y el Gobierno de Madrid siguen empe­ña­dos en la cons­truc­ción del Corre­dor nava­rro de alta velo­ci­dad. De hecho, ya está acor­da­da la finan­cia­ción del tra­mo Cas­te­jón-Eski­roz: 675 millo­nes de euros de los que el Gobierno de Nava­rra ade­lan­ta­rá más de la mitad pidien­do un prés­ta­mo cuyos intere­ses ron­dan los 60 millo­nes de euros. Y es que el Gobierno de Nava­rra acep­ta cual­quier con­di­ción en su ansie­dad por empe­zar esta macro­in­fra­es­truc­tu­ra.

Para ello no tie­nen pro­ble­mas en usar ter­gi­ver­sa­cio­nes, ocul­ta­ción de infor­ma­ción, men­ti­ras e inclu­so la repre­sión con­tra el movi­mien­to opo­si­tor, por ejem­plo, la prohi­bi­ción de una con­sul­ta popu­lar en Irur­zun o la peti­ción de dos años de cár­cel a 4 per­so­nas acu­sa­das de hacer unas pin­ta­das.

Por todos los medios tra­tan de ocul­tar que la cons­truc­ción de esta línea de alta velo­ci­dad supo­ne un enor­me impac­to medioam­bien­tal: una nue­va barre­ra en el terri­to­rio, ocu­pa­ción de tie­rras, más escom­bre­ras, sobre­ex­plo­ta­ción y aper­tu­ra de nue­vas can­te­ras, más cemen­to y pro­duc­ción de CO2, rui­do… Una nue­va agre­sión al medio rural y a los pue­blos.

Mover este avión terres­tre a 300 km por hora impli­ca más gas­to de ener­gía y que por lo tan­to nece­si­ta de las cen­tra­les tér­mi­cas como las de Cas­te­jón, decla­ra­das ile­ga­les, y de cen­tra­les nuclea­res cuyas con­se­cuen­cias las tene­mos a la vis­ta con el desas­tre de Fukushi­ma.

Este tren ni qui­ta­rá camio­nes de las carre­te­ras ni redu­ci­rá el trá­fi­co de coches. En reali­dad está dise­ña­do para que una mino­ría de la pobla­ción, aque­llos que via­jan dia­ria­men­te entre capi­ta­les y que pue­den pagar el alto pre­cio del bille­te, aho­rren unos minu­tos en sus des­pla­za­mien­tos. Pero la obra, más de 3.000 millo­nes de euros, y su uso comer­cial que es com­ple­ta­men­te defi­ci­ta­rio lo paga­re­mos entre todas mien­tras nos recor­tan los ser­vi­cios socia­les y los dere­chos labo­ra­les.

Nos chan­ta­jean dicien­do que crea­rá pues­tos de tra­ba­jo, pero la reali­dad es que el esta­do espa­ñol es el país con más kiló­me­tros de alta velo­ci­dad de Euro­pa y al mis­mo tiem­po el que mayo­res tasas de paro tie­ne. Ade­más son solo tra­ba­jos even­tua­les que des­tru­yen el terri­to­rio, en con­di­cio­nes de explo­ta­ción labo­ral y de pre­ca­rie­dad. De hecho en la Y vas­ca ya ha habi­do nume­ro­sos acci­den­tes labo­ra­les y al menos cua­tro muer­tos, todos ellos per­so­nas inmi­gran­tes, y son más de 30 los muer­tos en las obras de alta velo­ci­dad en el Esta­do.

Este es sólo el pro­yec­to de las cla­ses diri­gen­tes eco­nó­mi­cas y polí­ti­cas, loca­les y glo­ba­les para ali­men­tar los bene­fi­cios de cons­truc­to­ras, cajas de aho­rros y ban­cos.
Este tren es el resu­men del mun­do al que nos quie­ren abo­car: some­ti­mien­to a tra­ba­jos basu­ra y con­su­mis­mo banal, degra­da­ción del entorno, ago­ta­mien­to de los recur­sos natu­ra­les, calen­ta­mien­to glo­bal, con­ta­mi­na­ción quí­mi­ca y radio­ac­ti­va, agri­cul­tu­ra indus­trial, depen­den­cia gene­ra­li­za­da de un mer­ca­do inde­pen­di­za­do de la colec­ti­vi­dad, auto­ri­ta­ris­mo polí­ti­co e indi­vi­dua­lis­mo. Y todo ello a mayor velo­ci­dad. La fe en el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co ili­mi­ta­do como solu­ción a los males socia­les ya ha demos­tra­do no ser más que una de sus prin­ci­pa­les cau­sas.

En Nava­rra son muchas las infra­es­truc­tu­ras y los pro­yec­tos que nos lle­van hacia este desas­tre: el pan­tano de Itoitz, las tér­mi­cas de Cas­te­jón, la auto­pis­ta eléc­tri­ca, el pro­yec­to urba­nís­ti­co-espe­cu­la­ti­vo de Aroz­te­gia en Baz­tán, el urba­nis­mo espe­cu­la­ti­vo como el la nue­va esta­ción del TAV o el de Guen­du­lain, una inci­ne­ra­do­ra, el polí­gono de tiro en Bar­de­nas, la can­te­ra de Zil­be­ti, más cen­tra­les eóli­cas, las pre­sas de Sarria…

Las expro­pia­cio­nes en Val­tie­rra, Cadrei­ta y Villa­fran­ca ya han comen­za­do, paso pre­vio a las lici­ta­cio­nes y al ini­cio de obras. Des­de AHT Gel­di­tu Elkar­la­na hace­mos un lla­ma­mien­to a con­ti­nuar y exten­der las luchas des­obe­dien­tes con­tra esta impo­si­ción, más aún aho­ra que esta­mos toda­vía a tiem­po de dete­ner esta obra des­truc­to­ra y eli­tis­ta. Parar­lo es una nece­si­dad que requie­re el com­pro­mi­so de todas y todos.

¡NO DEJEMOS QUE ARRANQUE!

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *