Entre­la­za­mos los acon­te­ci­mien­tos para des­en­re­dar la his­to­ria – Ricar­do Sal­ga­do

Qui­zá una de las cosas más terri­bles que le pue­de suce­der a un pue­blo es pade­cer de memo­ria cor­ta; los impe­rios a lo lar­go de la his­to­ria han sobre­vi­vi­do de las memo­rias cor­tas y la inca­pa­ci­dad de apro­ve­char las lec­cio­nes his­tó­ri­cas de otros pue­blos. Muchos inves­ti­ga­do­res se incli­nan por creer que esta es una mecá­ni­ca con­sus­tan­cial a las socie­da­des, en la que hay pue­blos más aptos que otros para adap­tar­se y apro­ve­char las coyun­tu­ras que se les pre­sen­tan. De este sis­te­ma de pen­sa­mien­tos sur­gen este­reo­ti­pos implan­ta­dos en las men­tes de muchas gene­ra­cio­nes como: «los pobres siem­pre han exis­ti­do y siem­pre exis­ti­rán”, «la pobre­za no se pue­de erra­di­car por­que es par­te de la natu­ra­le­za huma­na”, «el ser humano es egoís­ta al nacer, está en su espí­ri­tu acu­mu­lar rique­zas”.

Pare­ce que los hon­du­re­ños pade­ce­mos una extra­ña amne­sia, y tene­mos difi­cul­ta­des para entre­la­zar los acon­te­ci­mien­tos de tal for­ma que poda­mos inter­pre­tar lo que suce­de como con­se­cuen­cia de hechos pre­vios. Obvia­men­te, un colec­ti­vo que opta por igno­rar la inter­co­ne­xión entre acon­te­ci­mien­tos, pier­de de vis­ta la natu­ra­le­za mis­ma de las cosas, por lo que tien­de a ser reite­ra­ti­vo en la comi­sión de erro­res que a la lar­ga bene­fi­cian a los que han impues­to una estruc­tu­ra de pen­sa­mien­to «inmu­ne” al pen­sar. Cla­ro, es más cómo­do que otros nos digan que hacer, que somos, de dón­de veni­mos, que es lo mejor para noso­tros.

No han pasa­do ni dos años del gol­pe de Esta­do de junio de 2009, y el hecho más funes­to de los últi­mos 30 años que­da dor­mi­do en la memo­ria de unos pocos, mien­tras nos vamos sal­tan­do de vagón en vagón den­tro de un tren de ideas con­fec­cio­na­do por el impe­rio a modo de que nun­ca recor­de­mos el carro ante­rior. Por eso es nece­sa­rio que haga­mos un esfuer­zo para enten­der el con­tex­to de nues­tra reali­dad a par­tir de agos­to de 2008. Muchas cosas que se dan por sen­ta­das, y que muchos pre­fe­ri­mos dese­char por estar «sufi­cien­te­men­te dis­cu­ti­das”, adquie­ren vigen­cia una y otra vez, sin que nos per­ca­te­mos de su impor­tan­cia para el desa­rro­llo futu­ro de nues­tras luchas.

A muchas per­so­nas se les ha ocu­rri­do que el gol­pe de Esta­do es «agua deba­jo del puen­te” y que es mejor olvi­dar y dar rien­da suel­ta a nue­vos y exci­tan­tes momen­tos, has­ta que el cúmu­lo de aven­tu­ras nos lle­ve a encon­trar­nos con la for­tu­na de una socie­dad mejor. Otros habla­ron sobre la opción de lle­var las ten­sio­nes a su nivel máxi­mo, para bus­car el dia­lo­go en con­di­cio­nes apro­pia­das. Otros se metie­ron de lleno en la idea de sol­ven­tar lo ante­rior par­ti­ci­pan­do en el jue­go de los mis­mos oli­gar­cas que per­pe­tra­ron el deli­to. La idea de refun­dar el país a par­tir de una por­ción de la pobla­ción pare­ce un gran ejer­ci­cio demo­crá­ti­co, pero no la solu­ción de los pro­ble­mas. La his­to­ria nos está demos­tran­do que todos estos hechos y todas estas arti­cu­la­cio­nes de pen­sa­mien­to están intrín­se­ca­men­te vin­cu­la­dos, y que la for­ma en que inter­ac­túan no es siem­pre bien enten­di­da, o, bien expli­ca­da.

En agos­to de 2009, 13 meses des­pués del gol­pe se daba la pri­me­ra cri­sis magis­te­rial con el régi­men impe­ran­te en el país; des­pués de una esti­ra y enco­ge en el que las bases fue­ron cruel­men­te repri­mi­das, y sus diri­gen­tes alcan­za­ron un acuer­do con el gobierno, no se solu­cio­nó nada. Trans­cu­rrie­ron 6 meses sin que les cum­plie­ran ni uno solo de los pun­tos sus­cri­tos en el acta de com­pro­mi­so. Qui­zá una de las razo­nes para que no lo hayan hecho es que no tie­nen la inten­ción de hacer­lo; que en reali­dad de las cri­sis que ellos ten­san has­ta don­de quie­ren, noso­tros no obte­ne­mos fru­tos ni lec­cio­nes. Esta posi­ción del sis­te­ma no pue­de ser casual, y no está rela­cio­na­da con los pro­ble­mas direc­tos del magis­te­rio; está conec­ta­da con las cau­sas que pro­vo­ca­ron el gol­pe de Esta­do en una de las nacio­nes más pobres del con­ti­nen­te.

Des­pués de aquel junio fatí­di­co, se han nego­cia­do dos aumen­tos al sala­rio míni­mo; con el resul­ta­do de no más 300 lem­pi­ras de aumen­to en dos años, en pro­me­dio, y la desin­de­xa­ción del mis­mo para los maes­tros. Los resul­ta­dos nos demues­tran con núme­ros trá­gi­cos las con­se­cuen­cias de «nego­ciar” con el régi­men. No se ha podi­do sos­te­ner nin­gu­na con­quis­ta popu­lar; al con­tra­rio, poco a poco la gen­te vive la pesa­di­lla de per­der todo lo que hace unos años sen­tía garan­ti­za­do. Los fon­dos de pen­sión se van por el caño de la corrup­ción, pero los diri­gen­tes de los sin­di­ca­tos públi­cos se rin­den sin pelear y sus bases se con­for­man con man­te­ner su «cham­ba” fren­te a la ame­na­za per­ma­nen­te del des­pi­do que se cier­ne sobre ellos en la for­ma de miles de acti­vis­tas que mero­dean la admi­nis­tra­ción públi­ca; solo los maes­tros y maes­tros pelean has­ta la últi­ma gota sus dere­chos.

Las Cen­tra­les Obre­ras se ven chi­qui­tas cuan­do el gobierno anun­cia un aumen­to ridícu­lo al sala­rio míni­mo, y la que pro­tes­ta es la empre­sa pri­va­da. Que terri­ble es para todos los tra­ba­ja­do­res ver que nomi­nal­men­te han obte­ni­do dos reme­dos de aumen­to, y has­ta la fecha no reci­ben nin­guno de ellos ante la vis­ta com­pla­cien­te de sus repre­sen­tan­tes. Es difí­cil entre­te­jer los acon­te­ci­mien­tos; sin embar­go, el régi­men se decla­ra par­ti­da­rio de que los diri­gen­tes de las cen­tra­les sean inter­lo­cu­to­res entre el sec­tor edu­ca­ción y ellos. Sería bueno que una vez en la vida nos impu­sié­ra­mos la obli­ga­ción de pen­sar ¿Por qué? Una vez que nos haga­mos esta pre­gun­ta, sur­gi­rán en cade­na muchas inte­rro­gan­tes que nos lle­va­ran has­ta el gol­pe de Esta­do, pasan­do por el Plan de Nación, por la Visión de País de la oli­gar­quía, has­ta lle­gar al sór­di­do com­plot que des­tru­yo la frá­gil demo­cra­cia hon­du­re­ña.

El úni­co requi­si­to para hacer este reco­rri­do es pen­sar, infe­rir. El 19 de sep­tiem­bre de 2008 el gene­ral Romeo Vás­quez Velás­quez reve­la­ba en una emi­so­ra de radio de Tegu­ci­gal­pa, que muchas veces se le habían acer­ca­do para suge­rir­le que derro­ca­ra al pre­si­den­te Manuel Zela­ya, Esto suce­dió un mes des­pués de la fir­ma del ALBA, un mes antes de su rati­fi­ca­ción en el Con­gre­so de Miche­let­ti, y casi un año antes del gol­pe mis­mo. ¿Qué suce­día en Hon­du­ras antes del 19 de sep­tiem­bre de 2008 que moti­va­ba la inten­ción de aca­bar con el régi­men demo­crá­ti­co? Según un cable mos­tra­do por Wiki­leaks, Char­les Ford se expre­só muy mal de Zela­ya en Junio del 2008, y esas expre­sio­nes nega­ti­vas iban diri­gi­das a su suce­sor, el actual emba­ja­dor Hugo Llo­rens; vie­ne a la men­te la inte­rro­gan­te ¿des­de cuán­do comen­zó a sen­tir Ford su ani­mad­ver­sión hacia Zela­ya?, ¿Por qué? ¿Qué hacía Zela­ya que moles­ta­ba tan­to a todas las esfe­ras del poder en Hon­du­ras?

Las mis­mas fuer­zas que hicie­ron saber al públi­co que había inten­cio­nes de rom­per el orden cons­ti­tu­cio­nal, fue­ron las que lo saca­ron hacia Cos­ta Rica. De hecho, el día 25 de junio por la noche, cir­cu­la­ban men­sa­ji­tos entre miles de celu­la­res un tex­to que decía «ya no hay pro­ble­ma, esta noche lo vamos a sacar”. Esto suce­día ape­nas 72 horas antes de la suble­va­ción mili­tar y el ame­tra­lla­mien­to de la casa del pre­si­den­te. ¿Cómo hace un empre­sa­rio de tra­di­ción rural, per­te­ne­cien­te a la ran­cia cla­se domi­nan­te del país, para eno­jar tan­to a sus «ami­gos”?; ¿Qué era tan terri­ble en las accio­nes de Zela­ya que no pudie­ron espe­rar 7 meses has­ta que ter­mi­na­ra su man­da­to? ¿Por qué los casos con­tra Zela­ya sue­nan con estruen­do pero nadie los cono­ce? Hay muchí­si­mas pre­gun­tas que van sur­gien­do de cada una de estas inte­rro­gan­tes. Lue­go muchos pre­gun­ta­ran ¿y esto que tie­ne que ver con lo que pasa aho­ra, a fina­les de mar­zo de 2011? Y es aquí, don­de nece­si­ta­mos la ayu­da de muchos para difun­dir todo este entra­ma­do, fabri­ca­do como fili­gra­na des­de Washing­ton.

Aun­que hay muchas cosas que se pue­den ver con cla­ri­dad al exa­mi­nar docu­men­ta­ción refe­ri­da a la admi­nis­tra­ción Zela­ya, la épo­ca post gol­pe nos lla­ma la aten­ción por un hecho sig­ni­fi­ca­ti­vo: los mili­ta­res die­ron el gol­pe de Esta­do, pero deja­ron en las manos de los civi­les trai­do­res la care­ta de admi­nis­tra­do­res del país, aun­que en la prác­ti­ca hayan mili­ta­ri­za­do la socie­dad hon­du­re­ña. Den­tro de estos civi­les están los can­di­da­tos pre­si­den­cia­les de las elec­cio­nes de 2009, que lue­go serían repar­ti­dos en pues­tos públi­cos en señal de recon­ci­lia­ción de nues­tra nación. La legi­ti­mi­dad del pro­ce­so elec­to­ral ni siquie­ra requie­re escru­ti­nio, aun­que si pen­sa­mien­to. Los que no sali­mos a votar, pre­sen­cia­mos un vacío enor­me en las calles ese día, se vivía un ambien­te de temor, pero des­pués nos dije­ron que había sido la vota­ción más amplia de la his­to­ria y que se había ven­ci­do el abs­ten­cio­nis­mo.

A las cin­co de la tar­de se espe­ra­ban resul­ta­dos de Boca de Urna, pro­du­ci­dos por «el mejor sis­te­ma de con­teo” que se haya vis­to en el país. Sin embar­go, fue has­ta cer­ca de las diez de la noche que nos die­ron los pri­me­ros resul­ta­dos, con Por­fi­rio Lobo Sosa ganan­do a Elvin San­tos por más o menos el doble de votos. Démos­le un poco de espa­cio al aná­li­sis; sabe­mos que el impe­rio esta­ba al tan­to de que San­tos esta­ba per­di­do des­pués del gol­pe, que gana­ría Lobo Sosa, y que la vota­ción seria escan­da­lo­sa­men­te baja. El asun­to en cues­tión no era cuan­tos votos saca­ría Lobo Sosa, era la catás­tro­fe elec­to­ral de San­tos lo que preo­cu­pa­ba. Les inquie­ta­ba que este sin­gu­lar per­so­na­je obtu­vie­ra volú­me­nes elec­to­ra­les simi­la­res al de los par­ti­dos «adjun­tos” al sis­te­ma. Ese día, el pro­ble­ma no era lo que harían a con­ti­nua­ción, eso esta­ba pla­nea­do de ante­mano, y lo eje­cu­ta­ría cual­quie­ra que gana­ra la pre­si­den­cia; ese día se le dio RCP al bipar­ti­dis­mo y se infla­ron los datos de todos los par­ti­ci­pan­tes.

Aquí se defi­nió al eje­cu­tor del Plan de Nación, que es el mar­co lógi­co y jus­ti­fi­ca­ción de todas las medi­das anti nacio­na­les adop­ta­das por el régi­men a par­tir de febre­ro de 2010. Nun­ca tuvo la dere­cha, ni tie­ne, inten­cio­nes de mejo­rar la vida de los hon­du­re­ños y hon­du­re­ñas; su misión fun­da­men­tal es que­brar toda for­ma de con­quis­ta para ofre­cer mano de obra bara­ta, a pre­sun­tos inver­sio­nis­tas extran­je­ros. La nove­dad de sepa­rar en peda­zos al país para traer pros­pe­ri­dad, no es una nove­dad. El Plan de País es muy explí­ci­to al decir que el desa­rro­llo del país en los pró­xi­mos 28 años depen­de­rá de la explo­ta­ción de recur­sos natu­ra­les y la ven­ta de mano de obra bara­ta. Aquí la ecua­ción es sim­ple para el pre­si­den­te del Con­gre­so; hay dema­sia­dos pro­fe­sio­na­les, hay que sacar téc­ni­cos, en turis­mo, en infor­má­ti­ca, que sal­gan de la secun­da­ria con for­ma­ción para entrar direc­ta­men­te al mer­ca­do labo­ral. Cla­ro la masa que se ocu­pa no es cien­tí­fi­ca, es una masa entre­na­da para ser­vir lo que se quie­re for­mar.

La tarea de jun­tar los acon­te­ci­mien­tos no es fácil, pero tam­po­co impo­si­ble. Aquí hay un aso­mo que pue­de mejo­rar­se con el con­cur­so de muchos y muchas que pre­ten­dan enten­der el momen­to his­tó­ri­co que vivi­mos. La con­clu­sión has­ta este pun­to es que, no impor­ta cuán­tas actas de com­pro­mi­so fir­me el régi­men, nun­ca cum­pli­rá nin­gu­na, por­que eso se ale­ja de sus pro­pó­si­tos: El dia­lo­go enton­ces será siem­pre un acto entre «sor­dos” fas­cis­tas y la diri­gen­cia gre­mial, sin ir más allá. El pro­ble­ma de fon­do es dero­gar ese Plan de País, y recons­truir la demo­cra­cia, a par­tir de una Asam­blea Nacio­nal Cons­ti­tu­yen­te que sien­te las bases de una nue­va socie­dad. Las luchas sub­si­guien­tes deben uni­fi­car a todos los sec­to­res que hoy siguen sus luchas indi­vi­dual­men­te, y debe­rán mos­trar que para derro­tar a la oli­gar­quía hay que enfren­tar­la en cual­quier cam­po posi­ble, aun si es bajo sus pro­pias reglas: Al final, lo más impor­tan­te es entre­gar al pue­blo la ver­dad, él enton­ces deci­di­rá que hacer a con­ti­nua­ción.

Cons­tru­ya­mos las tesis que fal­tan, enten­da­mos nues­tra his­to­ria.

31/​03/​2011.
http://tr-honduras.nuevara

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *