Oroi­tuz Andoain responde…-Sare Anti­fa­xis­ta

Ante las noti­cias difun­di­das por el Ayun­ta­mien­to de Andoain (13/​III/​2011) refe­ren­tes al supues­to archi­vo de la denun­cia pre­sen­ta­da por Oroi­tuz y LHG ante el Ara­te­ko por la vul­ne­ra­ción de dere­chos que segui­mos sopor­tan­do los fami­lia­res de la rebe­lión mili­tar de 1936 y el fran­quis­mo desea­mos hacer una valo­ra­ción de de urgen­cia de los resul­ta­dos de nues­tras ges­tio­nes, a la espe­ra de las reunio­nes que te hemos pre­vis­tas rea­li­zar con el Arar­te­ko, los fami­lia­res de los repre­sa­lia­dos y la coor­di­na­do­ra de aso­cia­cio­nes de Eus­kal Herria.

Oroi­tuz Andoain * E.H
Des­de Oroi­tuz pode­mos ade­lan­tar que los obje­ti­vos que nos pro­pu­si­mos, cuan­do pre­sen­ta­mos la denun­cia ante le Arar­te­ko, se han cum­pli­do, en la medi­da en que que­ría­mos poner en evi­den­cia, a tra­vés de la inter­me­dia­ción de per­so­nas o ins­ti­tu­cio­nes cua­li­fi­ca­das,
(1) Que los Sres. Pérez y Amutxas­te­gi (y a su tra­vés el Ayun­ta­mien­to de Andoain) se han nega­do a pres­tar asis­ten­cia jurí­di­ca y ayu­das para su tra­mi­ta­ción a los fami­lia­res de los repre­sa­lia­dos.
(2) Que los Sres. Pérez y Amutxas­te­gi (y a su tra­vés el Ayun­ta­mien­to de Andoain) se han nega­do a reu­nir­se con los repre­sen­tan­tes de los fami­lia­res de los repre­sa­lia­dos por los mili­ta­res fas­cis­tas de la rebe­lión mili­tar de 1936 y el fran­quis­mo, duran­te estos 4 años. A pesar de los nume­ro­sos reque­ri­mien­tos rea­li­za­das por escri­to con este el fin. Este com­por­ta­mien­to y pro­ce­der es idén­ti­co al que hemos veni­do reci­bien­do des­de la ins­tau­ra­ción del pri­mer ayun­ta­mien­to fran­quis­ta en Andoain. Al igual que los hicie­ron los car­lis­tas y los falan­gis­tas de Andoain a par­tir de 1936, estos seño­res están dan­do con­ti­nui­dad, en el siglo XXI, a la mis­ma este­la de impo­si­ción e impu­ni­dad ini­cia­das por las FET y las JONS, pero esta vez bajo las siglas del PSE/​EE.
(3) Que los úni­cos ges­tos que han teni­do para con la situa­ción de vul­ne­ra­ción de dere­chos de los repre­sa­lia­dos por los mili­ta­res fas­cis­tas de la rebe­lión mili­tar de 1936 y el fran­quis­mo, duran­te estos años, ha sido la cons­truc­ción de un lugar de encuen­tro en su memo­ria y rea­li­za­ción de una ofren­da flo­ral anual a la que sola­men­te asis­ten unos cuan­tos con­ce­ja­les, con un fin mar­ca­da­men­te pro­pa­gan­dis­ta.
(4) Que la lega­li­dad inter­na del Esta­do espa­ñol, entre cuyos defen­so­res se sitúan estos dos per­so­na­jes, y sus corre­pon­dien­tes par­ti­dos, es vul­ne­ra­do­ra de los dere­chos reco­gi­dos en la lega­li­dad inter­na­cio­nal a la siem­pre hemos ape­la­do en pri­mer tér­mino, y ante la que hemos acu­di­do en bus­ca de ampa­ro, sabe­do­res del sis­te­ma de impu­ni­dad esta­ble­ci­do en torno a éstas vul­ne­ra­cio­nes de dere­chos y la ausen­cia de meca­nis­mos demo­crá­ti­cos para su solu­ción. De ahí que en el Esta­do espa­ñol y en Andoain sea per­fec­ta­men­te legal que no se inves­ti­guen casos de des­apa­ri­cio­nes for­za­das y fusi­la­mien­tos, y se pue­da negar asis­ten­cia a sus fami­lia­res. Esto en el con­tex­to de la lega­li­dad inter­na­cio­nal es cali­fi­ca­do como com­pli­ci­dad y por lo tan­to deli­to. Es por ello por lo que segui­re­mos acu­dien­do a ins­tan­cias inter­na­cio­na­les (a tra­vés de LHG) para evi­den­ciar, tam­bién, el pro­ce­der de estos per­so­na­jes.
(7) Que todo este com­por­ta­mien­to es cohe­ren­te y está a la altu­ra del cinis­mo demos­tra­do por el Sr. Amu­chas­te­gui, al refe­rir­se a la no asis­ten­cia de Oroi­tuz al «acto de home­na­je» orga­ni­za­do por el Ayun­ta­mien­to, cuan­do este per­so­na­je sabe (como lo saben todos los andoain­da­rras y los medios de comunicación,entre otros vues­tro foto­gra­fo, Una­nue, que ha cubier­to estos años todos los actos) que son los pro­pios fami­lia­res quie­nes se nie­gan a acu­dir a este acto pleno de hipo­cre­sía; cuan­do a este acto sola­men­te acu­den los con­ce­ja­les para sacar­se la foto de rigor. Estas acti­tu­des y decla­ra­cio­nes rea­li­za­das por este per­so­na­je, demues­tran, a las cla­ras, la baja cata­du­ra huma­na y éti­ca de quien se mani­fies­ta de esta mane­ra.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *