Lo mejor y más inte­li­gen­te- Fidel Cas­tro

Ayer, por razo­nes de espa­cio y tiem­po, no dije una pala­bra del dis­cur­so pro­nun­cia­do por Barack Oba­ma el lunes 28 sobre la Gue­rra de Libia. Dis­po­nía de una copia de la ver­sión ofi­cial, sumi­nis­tra­da a la pren­sa por el Gobierno de Esta­dos Uni­dos. Tenía sub­ra­ya­das algu­nas de las cosas que afir­mó. Vol­ví a revi­sar­lo y lle­gué a la con­clu­sión de que no vale la pena gas­tar dema­sia­do papel en el asun­to.

Recor­da­ba lo que me con­tó Car­ter cuan­do nos visi­tó en el 2002 sobre el cul­ti­vo de los bos­ques en Esta­dos Uni­dos; pues él posee una plan­ta­ción fami­liar en el Esta­do de Atlan­ta. En esta visi­ta le pre­gun­té otra vez sobre aquel cul­ti­vo, y me vol­vió a expre­sar que siem­bra las plan­tas de pino a la dis­tan­cia de 3 por 2 metros, que equi­va­len a 1 700 árbo­les por hec­tá­rea, y se cose­chan al cabo de 25 años.

Hace muchos años leí que The New York Times, en una edi­ción domi­ni­cal, con­su­mía el papel extraí­do de la tala de 40 hec­tá­reas de bos­que. Se expli­ca, por tan­to, mi preo­cu­pa­ción por el aho­rro de papel.

Des­de lue­go, Oba­ma es exce­len­te arti­cu­la­dor de pala­bras y fra­ses. Podría ganar­se la vida escri­bien­do his­to­rie­tas para niños. Conoz­co su esti­lo, por­que lo pri­me­ro que leí y sub­ra­yé mucho antes de que asu­mie­ra la pre­si­den­cia, fue un libro titu­la­do los “Sue­ños de mi Padre”. Lo hice con res­pe­to y, al menos, pude apre­ciar que su autor sabía esco­ger la pala­bra pre­ci­sa y la fra­se ade­cua­da para ganar la sim­pa­tía de los lec­to­res.

Con­fie­so que no me gus­tó su tác­ti­ca de sus­pen­se, ocul­tan­do sus pro­pias ideas polí­ti­cas has­ta el final. Hice un espe­cial esfuer­zo por no escu­dri­ñar en el últi­mo capí­tu­lo lo que opi­na­ba sobre diver­sos pro­ble­mas, a mi jui­cio cru­cia­les en este momen­to de la his­to­ria huma­na. Tenía la segu­ri­dad de que la pro­fun­da cri­sis eco­nó­mi­ca, el colo­sal gas­to mili­tar, y la san­gre joven derra­ma­da por su pre­de­ce­sor repu­bli­cano, lo ayu­da­rían a derro­tar a su adver­sa­rio elec­to­ral, pese a los enor­mes pre­jui­cios racia­les de la socie­dad nor­te­ame­ri­ca­na. Esta­ba cons­cien­te de los ries­gos que corría de que lo eli­mi­na­ran físi­ca­men­te.

Por obvias razo­nes de poli­ti­que­ría tra­di­cio­nal bus­có, antes de las elec­cio­nes, el res­pal­do de los votos de los anti­cu­ba­nos de Mia­mi, en su mayo­ría diri­gi­dos por gen­te de ori­gen batis­tiano y reac­cio­na­ria, que con­vir­tie­ron a Esta­dos Uni­dos en una repú­bli­ca bana­ne­ra, don­de el frau­de elec­to­ral deter­mi­nó nada menos que el triun­fo de W. Bush, lan­zan­do al basu­re­ro a un futu­ro Pre­mio Nobel: Al Gore, Vice­pre­si­den­te de Clin­ton y aspi­ran­te a la pre­si­den­cia.

Un ele­men­tal sen­ti­do de jus­ti­cia habría lle­va­do al Pre­si­den­te Oba­ma a rec­ti­fi­car las con­se­cuen­cias del infa­me jui­cio que con­du­jo al inhu­mano, cruel, y espe­cial­men­te injus­to encar­ce­la­mien­to de los 5 patrio­tas cuba­nos.

Su Men­sa­je a la Unión, sus dis­cur­sos en Bra­sil, Chi­le y El Sal­va­dor, y la gue­rra de la OTAN en Libia, me obli­ga­ron a sub­ra­yar, más que a su pro­pia auto­bio­gra­fía, el men­cio­na­do dis­cur­so.

¿Qué es lo peor de ese pro­nun­cia­mien­to y cómo expli­car las apro­xi­ma­da­men­te 2 500 pala­bras que con­tie­ne la ver­sión ofi­cial?

Des­de el pun­to de vis­ta interno, su fal­ta total de rea­lis­mo colo­ca a su feliz autor en manos de sus peo­res adver­sa­rios, quie­nes desean humi­llar­lo y ven­gar­se de su vic­to­ria elec­to­ral en noviem­bre de 2008. No les bas­ta toda­vía con el cas­ti­go a que lo some­tie­ron a fina­les de 2010.

Des­de el pun­to de vis­ta externo, el mun­do tomó más con­cien­cia de lo que sig­ni­fi­can para muchos pue­blos, el Con­se­jo de Segu­ri­dad, la OTAN y el impe­ria­lis­mo yan­ki.

Para ser tan bre­ve como pro­me­tí, les expli­co que Oba­ma comen­zó su dis­cur­so afir­man­do que desem­pe­ña­ba su papel “dete­nien­do la fuer­za del Tali­bán en Afga­nis­tán y per­si­guien­do a Al-Qae­da por todo el pla­ne­ta”.

De inme­dia­to aña­de que: “Duran­te gene­ra­cio­nes, los Esta­dos Uni­dos de Amé­ri­ca han desem­pe­ña­do un papel sin­gu­lar como pilar de la segu­ri­dad mun­dial y como defen­sor de la liber­tad huma­na”.

Esto es algo que, como los lec­to­res cono­cen, los cuba­nos, los lati­no­ame­ri­ca­nos, los viet­na­mi­tas y otros muchos, pode­mos dar cons­tan­cia de su vera­ci­dad.

Des­pués de esta solem­ne decla­ra­ción de fe, Oba­ma invier­te una bue­na par­te del tiem­po en hablar de Gad­da­fi, sus horro­res y las razo­nes por las cua­les Esta­dos Uni­dos y sus alia­dos más cer­ca­nos: “-Rei­no Uni­do, Fran­cia, Cana­dá, Dina­mar­ca, Norue­ga, Ita­lia, Espa­ña, Gre­cia y Tur­quía- paí­ses que han lucha­do jun­to a noso­tros duran­te dece­nios. […] han ele­gi­do cum­plir con su res­pon­sa­bi­li­dad de defen­der al pue­blo libio”.

Más ade­lan­te aña­de: “…la OTAN, ha toma­do el man­do para impo­ner el embar­go de armas y la zona de exclu­sión aérea.”

Con­fir­ma los obje­ti­vos de la deci­sión “Como resul­ta­do de la trans­fe­ren­cia a una coa­li­ción más amplia, cen­tra­da en la OTAN, el ries­go y cos­to de esta ope­ra­ción ‑para nues­tro ejér­ci­to y para el con­tri­bu­yen­te esta­dou­ni­den­se– se redu­ci­rá sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te.”

”Por ende, para aque­llos que duda­ron de nues­tra capa­ci­dad para lle­var a cabo esta ope­ra­ción, quie­ro dejar algo cla­ro: Esta­dos Uni­dos hizo lo que dije que haría­mos.”

Vuel­ve a sus obse­sio­nes sobre Gad­da­fi y las con­tra­dic­cio­nes que agi­tan su men­te: “Gad­da­fi no ha aban­do­na­do el poder y, mien­tras no lo haga, Libia con­ti­nua­rá sien­do un peli­gro.”

“Es cier­to que Esta­dos Uni­dos no pue­de emplear a nues­tro ejér­ci­to don­de quie­ra que haya repre­sión y, dado los ries­gos y el cos­to de una inter­ven­ción, siem­pre debe­mos hacer un balan­ce entre nues­tros intere­ses y la nece­si­dad de actuar.”

“La tarea que di a nues­tras tro­pas (de) ‑pro­te­ger al pue­blo libio […] cuen­ta con el apo­yo inter­na­cio­nal y está res­pal­da­da por un man­da­to de las Nacio­nes Uni­das.”

Las obse­sio­nes se reite­ran una y otra vez: “Si tra­tá­ra­mos de derro­car a Gad­da­fi por la fuer­za, nues­tra coa­li­ción se rom­pe­ría. Ten­dría­mos […] que enviar tro­pas esta­dou­ni­den­ses al terreno para cum­plir esa misión o arries­gar­nos a la posi­bi­li­dad de matar muchos civi­les con los ata­ques aéreos.”

“…tene­mos espe­ran­zas en el futu­ro de Irak, pero el cam­bió de régi­men allí tomó ocho años y cos­tó miles de vidas esta­dou­ni­den­ses e ira­quíes y casi 3 millo­nes de millo­nes de dóla­res.”

Días des­pués de ini­cia­dos los bom­bar­deos de la OTAN comen­zó a divul­gar­se la noti­cia de que un caza­bom­bar­de­ro nor­te­ame­ri­cano había sido derri­ba­do. Des­pués se cono­ció, por algu­na fuen­te, que era cier­to. Algu­nos cam­pe­si­nos al ver bajar un para­caí­das, hicie­ron lo que por tra­di­ción hacen en Amé­ri­ca Lati­na: fue­ron a ver; y si alguien lo nece­si­ta, lo auxi­lian. Nadie podía saber cómo pen­sa­ban. Con segu­ri­dad eran musul­ma­nes, esta­ban hacien­do pro­du­cir la tie­rra y no podían ser par­ti­da­rios de los bom­bar­deos. Un heli­cóp­te­ro que apa­re­ció repen­ti­na­men­te para res­ca­tar al pilo­to dis­pa­ró con­tra los cam­pe­si­nos, hirió gra­ve­men­te a uno de ellos, y de mila­gro no los mató a todos. Como el mun­do cono­ce, los ára­bes, por tra­di­ción, son hos­pi­ta­la­rios con sus enemi­gos, los alo­jan en sus pro­pias casas, y se ponen de espal­da para no ver el camino que siguen. Inclu­so un cobar­de o un trai­dor no sig­ni­fi­ca­ría nun­ca el espí­ri­tu de una cla­se social.

Solo a Oba­ma se le podía ocu­rrir la pere­gri­na teo­ría que inclu­yó en su dis­cur­so, como pue­de apre­ciar­se en el siguien­te frag­men­to.

”Sin embar­go, habrá oca­sio­nes en las que nues­tra segu­ri­dad no esta­rá ame­na­za­da direc­ta­men­te, pero sí nues­tros intere­ses y valo­res. […] sabe­mos que a los Esta­dos Uni­dos, como la nación más pode­ro­sa del mun­do, se le pedi­rá ayu­da con fre­cuen­cia.

“En esos casos, no debe­mos tener mie­do de actuar, pero el peso de las accio­nes no debe recaer sola­men­te sobre los Esta­dos Uni­dos. Como lo hemos hecho en Libia, nues­tra tarea es enton­ces movi­li­zar a la comu­ni­dad inter­na­cio­nal para empren­der una acción colec­ti­va.”

“Este es el tipo de lide­raz­go que hemos mos­tra­do en Libia. Por supues­to, inclu­so cuan­do actue­mos como par­te de una coa­li­ción, los ries­gos de cual­quier acción mili­tar serán ele­va­dos. Esos ries­gos se apre­cia­ron cuan­do uno de nues­tros avio­nes sufrió una ave­ría mien­tras sobre­vo­la­ba Libia. Inclu­so cuan­do uno de nues­tros avia­do­res se lan­zó en para­caí­das, en un país cuyo líder ha sata­ni­za­do con tan­ta fre­cuen­cia a los Esta­dos Uni­dos, en una región que tie­ne una his­to­ria tan difí­cil con nues­tro país, este esta­dou­ni­den­se no encon­tró enemi­gos. En lugar de ello, fue reci­bi­do por per­so­nas que lo estre­cha­ron entre sus bra­zos. Un joven libio que vino en su ayu­da expre­só: ‘Somos tus ami­gos. Esta­mos tan agra­de­ci­dos de esos hom­bres que están pro­te­gien­do los cie­los’.”

“Esta voz es sólo una entre muchas en una región don­de la nue­va gene­ra­ción se opo­ne que se le con­ti­núen negan­do sus dere­chos y opor­tu­ni­da­des.”

“Aún así, este cam­bio pro­vo­ca­rá que el mun­do sea más com­pli­ca­do duran­te un tiem­po. El pro­gre­so será des­igual y el cam­bio lle­ga­rá de un modo muy dis­tin­to a dife­ren­tes paí­ses. Exis­ten luga­res, como Egip­to, don­de este cam­bio nos ins­pi­ra­rá e infun­di­rá nues­tras espe­ran­zas.”

Todo el mun­do cono­ce que Muba­rak fue alia­do de Esta­dos Uni­dos, y cuan­do Oba­ma visi­tó la Uni­ver­si­dad de El Cai­ro, en junio de 2009, no podía igno­rar las dece­nas de miles de millo­nes de dóla­res sus­traí­dos por aquel en Egip­to.

Con­ti­nuó con el emo­ti­vo rela­to:

“…aco­ge­mos con bene­plá­ci­to el hecho de que la his­to­ria esté en mar­cha en el Orien­te Medio y el Nor­te de Áfri­ca, y que los jóve­nes estén a la van­guar­dia. Por que en cual­quier lugar don­de las per­so­nas anhe­len ser libres, encon­tra­rán un ami­go en los Esta­dos Uni­dos. A la lar­ga, es esa fe, son esos idea­les, los que cons­ti­tu­yen el ver­da­de­ro indi­ca­dor del lide­raz­go esta­dou­ni­den­se.”

“…nues­tra for­ta­le­za en el exte­rior se sus­ten­ta en nues­tra for­ta­le­za nacio­nal. Esta siem­pre debe ser nues­tra estre­lla polar, la capa­ci­dad de nues­tro pue­blo de alcan­zar su poten­cial, adop­tar deci­sio­nes inte­li­gen­tes con nues­tros recur­sos, incre­men­tar la pros­pe­ri­dad que actúa como fuen­te de nues­tro poder, y enar­bo­lar los valo­res que apre­cia­mos tan­to.”

“Mire­mos hacia el futu­ro con con­fian­za y espe­ran­za, no sólo en nues­tro pro­pio país, sino tam­bién en todos aque­llos que tie­nen ansias de liber­tad en todo el mun­do.”

La espec­ta­cu­lar his­to­rie­ta me hizo recor­dar al Tea Party, al sena­dor Bob Menén­dez y a la ilus­tre Ilea­na Ros, la loba feroz que desa­fia­ba las leyes para man­te­ner secues­tra­do al niño cubano Elián Gon­zá­lez. Ella es hoy nada menos que Jefa del Comi­té de Rela­cio­nes Exte­rio­res de la Cáma­ra de Repre­sen­tan­tes de Esta­dos Uni­dos.

Gad­da­fi no se can­sa de repe­tir que Al-Qae­da le hace la gue­rra y envía com­ba­tien­tes con­tra el gobierno de Libia, por­que él apo­yó la gue­rra anti­te­rro­ris­ta de Bush.

Aque­lla orga­ni­za­ción tuvo en el pasa­do exce­len­tes rela­cio­nes con los ser­vi­cios de inte­li­gen­cia nor­te­ame­ri­ca­nos en la lucha con­tra lo sovié­ti­cos en Afga­nis­tán, y posee sobra­da expe­rien­cia sobre los méto­dos de tra­ba­jo de la CIA.

¿Qué ocu­rri­rá si las denun­cias de Gad­da­fi fue­sen cier­tas? ¿Cómo expli­ca­ría Oba­ma al pue­blo nor­te­ame­ri­cano que una par­te de esas armas de com­ba­te terres­tre caye­ran en manos de los hom­bres de Bin Laden?

¿No habría sido mejor y más inte­li­gen­te haber lucha­do para pro­mo­ver la paz y no la gue­rra en Libia?

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *