Alber­to Cruz: «EEUU no tie­ne estra­te­gia algu­na, se ha vis­to supe­ra­do por los acon­te­ci­mien­tos – La Hai­ne

Entre­vis­ta con Alber­to Cruz, con­si­de­ra­do uno de los ana­lis­tas en len­gua cas­te­lla­na que con más pre­ci­sión siguen la situa­ción geo­po­lí­ti­ca en Asia y el Mun­do Ára­be.

El perio­dis­ta espa­ñol y doc­tor en cien­cias polí­ti­cas afir­mó que lo que está ocu­rrien­do en orien­te pró­xi­mo es “con­se­cuen­cia del debi­li­ta­mien­to de la estra­te­gia de Esta­dos Uni­dos” y pre­vé que las pró­xi­mas revuel­tas serán de un cala­do mucho mayor que las que hemos vis­to aho­ra, sobre todo en Bah­rein, don­de está depo­si­ta­da la impor­tan­cia geo­es­tra­té­gi­ca en la región.

- En menos de tres meses el mun­do ára­be expe­ri­men­tó un sig­ni­fi­ca­ti­vo cre­ci­mien­to de la resis­ten­cia popu­lar con­tra los regí­me­nes de los paí­ses de la región, muchos de ellos fuer­tes alia­dos de Esta­dos Uni­dos y con déca­das en el poder. A su cri­te­rio ¿cómo debe inter­pre­tar­se la actual situa­ción del mun­do ára­be?

Todo tie­ne un ante­ce­den­te y en este caso está en la vic­to­ria polí­ti­ca y mili­tar de Hiz­bo­lá en la gue­rra que libró con­tra Israel el verano de 2006. La resis­ten­cia de esta orga­ni­za­ción duran­te 33 días y la inca­pa­ci­dad de Israel no ya de derro­tar­la sino de minar su resis­ten­cia pro­vo­có mul­ti­tu­di­na­rias mani­fes­ta­cio­nes popu­la­res en todo el mun­do ára­be y musul­mán, des­de Marrue­cos has­ta Indo­ne­sia. En esas mani­fes­ta­cio­nes y movi­li­za­cio­nes popu­la­res salie­ron a la calle tan­to isla­mis­tas como izquier­dis­tas y ahí empe­zó a fra­guar­se la alian­za que hoy se ve en varios de los paí­ses ára­bes don­de se han pro­du­ci­do las revuel­tas. Por no exten­der­me, habla­ré sólo de Egip­to, don­de des­de ese año de 2006 se gene­ra­li­za­ron las luchas obre­ras a raíz de una expe­rien­cia exi­to­sa en la loca­li­dad de Maha­lla al-Kubra. Esas luchas se exten­die­ron a lo lar­go del país duran­te los años 2007 y 2008 salien­do del con­tex­to pura­men­te obre­ro –ini­cial­men­te en el tex­til- para lle­gar a los sec­to­res pro­fe­sio­na­les (como médi­cos), inte­lec­tua­les y gal­va­ni­zar la uni­ver­si­dad. La repre­sión hizo que isla­mis­tas e izquier­dis­tas coin­ci­die­sen no sólo en la calle sino en la cár­cel y ahí se comen­za­ron a fra­guar alian­zas has­ta enton­ces insos­pe­cha­das, que han sido las que han ter­mi­na­do desem­bo­can­do en las revuel­tas actua­les.

Pero este hecho, la derro­ta de Israel, suma­do a la inca­pa­ci­dad de EEUU de esta­bi­li­zar Irak pese a la inva­sión y ocu­pa­ción neo­co­lo­nial de este país en 2003, y la par­si­mo­nia y aquies­cen­cia de los regí­me­nes reac­cio­na­rios ára­bes tan­to con Israel como con EEUU, sobre todo, a la hora de lograr algún avan­ce en el pro­ce­so de paz con los pales­ti­nos, hizo que todo sal­ta­ra por los aires a la menor oca­sión. De hecho, ya se intuía en el caso de Egip­to –no tan­to en Túnez y otros paí­ses- a raíz de la matan­za per­pe­tra­da por Israel en Gaza a fina­les de 2008 y pri­me­ros de 2009. El régi­men egip­cio se vio obli­ga­do a abrir la fron­te­ra con Gaza, cerra­da duran­te años, y se habían ini­cia­do peque­ños sabo­ta­jes con­tra uno de los sím­bo­los de la alian­za entre Egip­to e Israel: el oleo­duc­to de gas por el que Israel reci­be gas egip­cio a pre­cios sub­si­dia­dos y por deba­jo de los del mer­ca­do mun­dial. De hecho, en los pri­me­ros días de la revuel­ta de enero de este año, el oleo­duc­to fue otra vez sabo­tea­do y el sumi­nis­tro de gas ha esta­do inte­rrum­pi­do duran­te dos sema­nas.

Por lo tan­to, se pue­de decir que la actual situa­ción es con­se­cuen­cia del debi­li­ta­mien­to de la estra­te­gia de EE.UU. en Orien­te Pró­xi­mo. Una estra­te­gia que se sus­ten­ta­ba, bási­ca­men­te, en la capa­ci­dad de pro­yec­tar una enor­me can­ti­dad de ayu­da, espe­cial­men­te mili­tar, para for­ta­le­cer el poder duro de los regí­me­nes alia­dos a nivel interno para evi­tar las revuel­tas a pesar de los lla­ma­dos ‑des­de la pri­me­ra pre­si­den­cia de Bush padre- a la “demo­cra­ti­za­ción” de esos regí­me­nes. Poder mili­tar y refor­mas polí­ti­cas no casan muy bien, por lo que la “legi­ti­mi­dad” de EE.UU. a la hora de invo­car la demo­cra­cia y los dere­chos huma­nos ha sal­ta­do por los aires estos últi­mos meses. Eso, suma­do a la inca­pa­ci­dad mani­fies­ta de EE.UU. de lograr algu­na con­ce­sión, por míni­ma que fue­se, de Israel para hacer avan­zar el tan traí­do y lle­va­do “pro­ce­so de paz” con los pales­ti­nos.

- Las rebe­lio­nes logra­ron que Ben Alí se fue­ra de Túnez y Muba­rak de Egip­to ¿Qué tipo de cam­bios o trans­for­ma­cio­nes pue­den espe­rar­se en estos dos paí­ses?

Como en todas, depen­de­rá de la corre­la­ción de fuer­zas entre unos y otros. En Túnez se ha logra­do esta­ble­cer una alian­za entre orga­ni­za­cio­nes de izquier­da y obre­ras que pue­de jugar un papel impor­tan­te en el futu­ro, lo que no suce­de en Egip­to. Aquí los mili­ta­res están uti­li­zan­do la polí­ti­ca de hechos con­su­ma­dos y al ace­le­rar el pro­ce­so, como el refe­rén­dum sobre unos cam­bios cons­ti­tu­cio­na­les, impi­den un pro­ce­so cons­ti­tu­yen­te y, lo más impor­tan­te, la reor­ga­ni­za­ción de las fuer­zas alter­na­ti­vas que si bien son fuer­tes en el movi­mien­to obre­ro no lo son tan­to entre las cla­ses medias. De hecho, la revuel­ta en ambos paí­ses ha sido más bien una revuel­ta de la cla­se media y cuan­do los sec­to­res obre­ros han que­ri­do ir más allá se han encon­tra­do, bien con la repre­sión –como en Túnez‑, bien con la ace­le­ra­ción de unos cam­bios cos­mé­ti­cos –como en Egip­to- que impi­den cual­quier atis­bo revo­lu­cio­na­rio. A todo ello hay que sumar la situa­ción geo­po­lí­ti­ca en todo el mun­do ára­be y la corre­la­ción de fuer­zas exis­ten­te en él, don­de Ara­bia Sau­di­ta, uno de los regí­me­nes más reac­cio­na­rios del mun­do, está empe­zan­do a adop­tar el papel de poten­cia regio­nal con dos deci­sio­nes de cala­do: impo­ner en la Liga Ára­be el apo­yo a una gue­rra con­tra Libia y la inva­sión de Bah­rein para aplas­tar las revuel­tas demo­crá­ti­cas en este país.

- Actual­men­te, los medios de comu­ni­ca­ción han pues­to su len­te en las revuel­tas de Libia, nación gober­na­da por el régi­men de Gada­fi, tenien­do en cuen­ta el papel de Esta­dos Uni­dos y Lati­noa­mé­ri­ca en este pro­ce­so espe­cí­fi­co ¿Qué opi­nión le mere­ce la situa­ción de ese país?

Entien­do la pos­tu­ra de los lati­no­ame­ri­ca­nos, pero no la com­par­to. Gada­fi es, des­de hace mucho tiem­po, un per­so­na­je his­trió­ni­co y sin el menor pre­di­ca­men­to den­tro del mun­do ára­be por sus errá­ti­cas pos­tu­ras en todo tipo de con­flic­tos, el pales­tino entre otros. Tam­po­co es cier­to que man­ten­ga el con­trol total del petró­leo, en su mayo­ría en manos de empre­sas mul­ti­na­cio­na­les occi­den­ta­les y ha fir­ma­do varios acuer­dos tan­to con el Ban­co Mun­dial (BM) como con el Fon­do Mone­ta­rio Inter­na­cio­nal (FMI). Es sig­ni­fi­ca­ti­vo que sólo aho­ra se haya mos­tra­do dis­pues­to a rene­go­ciar algu­nos, ‑él mis­mo ha dicho algunos‑, con­tra­tos y ofre­cér­se­los a empre­sas chi­nas, rusas, indias o bra­si­le­ñas por haber­se abs­te­ni­do en la vota­ción de la ONU. A Gada­fi habría que apli­car­le un dicho espa­ñol: “Roma no paga trai­do­res”. Es algo basa­do en un hecho his­tó­ri­co, cuan­do Roma incen­ti­vó a los lugar­te­nien­tes de un gue­rri­lle­ro ibé­ri­co, Viria­to, para que le ase­si­na­ran, algo que hicie­ron y cuan­do fue­ron por la recom­pen­sa pro­me­ti­da se les des­pa­chó con esa fra­se. Es decir, Occi­den­te y el impe­ria­lis­mo no pagan a quien trai­cio­na, sólo a sus alia­dos tra­di­cio­na­les por­que esos sí son con­fia­bles. Quien ha sido un trai­dor una vez pue­de seguir sién­do­lo otra. Gada­fi pasó de paria a gran alia­do y aho­ra vuel­ve a ser un paria.

Eso pone de mani­fies­to una errá­ti­ca polí­ti­ca exte­rior que ha cose­cha­do lo que esta­mos vien­do, una nue­va gue­rra impe­ria­lis­ta con­tra otro país del Sur.

Algu­nos paí­ses lati­no­ame­ri­ca­nos han apos­ta­do por la no inter­ven­ción y por el diá­lo­go. Sin duda es la pos­tu­ra correc­ta. Hay que recha­zar de plano cual­quier tipo de inter­ven­ción impe­ria­lis­ta, se vis­ta con el ropa­je que se vis­ta, así sea bajo el eufe­mis­mo de “huma­ni­ta­ria”. Pero de ahí a ver a Gad­da­fi como un ada­lid anti­im­pe­ria­lis­ta hay un mun­do por­que hace vein­te años que dejó de ser­lo y se arro­jó en bra­zos de esos mis­mos impe­ria­lis­tas que hoy están bom­bar­dean­do Libia. Repi­to: “Roma no paga trai­do­res”.

Y tam­po­co es correc­to pen­sar que EEUU es quien ha deci­di­do la gue­rra. Bajo mi pun­to de vis­ta ha sido Ara­bia Sau­di­ta. Sin el aval ára­be por mucho que hubie­sen que­ri­do EEUU y sus alia­dos bri­tá­ni­cos, fran­ce­ses o espa­ño­les no habría sido posi­ble. De hecho, Ara­bia Sau­di­ta ofre­ció Libia a Occi­den­te para tener las manos libres en la repre­sión de los movi­mien­tos eman­ci­pa­to­rios en el Gol­fo.

- Ade­más de las revuel­tas en Libia, tam­bién las hay en Jor­da­nia, Yemen, Arge­lia, Marrue­cos, Ara­bia Sau­di­ta y Bah­rein, éste últi­mo resul­ta ser un lugar espe­cial­men­te deli­ca­do, Bah­rein alber­ga la V Flo­ta de EEUU, la mayor flo­ta en la región y ade­más, es un país de mayo­ría Chií­ta y tie­ne un líder Suní. En un artícu­lo, usted dijo que Bah­rein es “la mecha que pue­de pren­der las revuel­tas en todo el Gol­fo Pér­si­co”, en ese sen­ti­do ¿cuál es la impor­tan­cia geo­es­tra­té­gi­ca de Bah­rein?

Bah­rein es la puer­ta de entra­da y sali­da del petró­leo del Gol­fo Pér­si­co. Las aguas de este Gol­fo –en con­cre­to su par­te más estre­cha, el Estre­cho de Ormuz- son aguas terri­to­ria­les de Irán, en su gran mayo­ría, y Bah­rein. Según el dere­cho inter­na­cio­nal del mar ambos paí­ses tie­nen la obli­ga­ción de dejar pasar cual­quier bar­co por ellas siem­pre que no ten­ga ban­de­ra de un país que esté en gue­rra con cual­quie­ra de ellos. Por lo tan­to, en caso de gue­rra con­tra Irán, este país cerra­ría sus aguas terri­to­ria­les a la nave­ga­ción y sólo que­da­rían las aguas bah­ri­níes para tran­si­tar. Pero, ese trán­si­to es vital para Occi­den­te por­que más del 40% de todo el petró­leo que se con­su­me en el mun­do sale de esa zona. Irán es un país chií­ta y la mayo­ría de la pobla­ción de Bah­rein tam­bién lo es. No hace fal­ta ima­gi­nar la catás­tro­fe que para el ima­gi­na­rio occi­den­tal supo­ne el que los dos paí­ses que con­tro­lan el Estre­cho de Ormuz estén en manos chií­tas. Sin embar­go, como pasa siem­pre en los cuen­tos, es algo que no tie­ne que ver con la reali­dad por­que no pasa­ría nada de nada si no se ata­ca­se a Irán, como no está pasan­do nada aho­ra. Lue­go el inte­rés des­apa­re­ce­ría como por encan­to sólo con eli­mi­nar de raíz la idea de un ata­que a Irán, pero como eso está den­tro de los pla­nes impe­ria­lis­tas des­de hace tiem­po, cual­quier revuel­ta en Bah­rein, o en los paí­ses del Gol­fo, hay que cor­tar­la de raíz para man­te­ner el actual sta­tus quo. El hecho de que esté allí la V Flo­ta lo dice todo, no está en Ara­bia Sau­di­ta ni en Omán o Kuwait, sino en Bah­rein. Y la fina­li­dad es con­tro­lar el Gol­fo Pér­si­co y el paso del petró­leo que insis­to, en su gran mayo­ría ter­mi­na en los paí­ses occi­den­ta­les.

- Ante esto ¿cuál es la estra­te­gia de la Admi­nis­tra­ción Oba­ma con las revuel­tas en el mun­do ára­be, prin­ci­pal­men­te en Bah­rein?

Mi aná­li­sis es que EEUU no tie­ne estra­te­gia algu­na, se ha vis­to supe­ra­do por los acon­te­ci­mien­tos. Su estra­te­gia se sus­ten­ta­ba en tres patas: Israel-Egip­to-Ara­bia Sau­di­ta. Egip­to está anu­la­do como actor regio­nal, al menos tem­po­ral­men­te. Sólo que­dan Israel y Ara­bia Sau­di­ta, y ambos se han cre­ci­do has­ta el extre­mo de con­ver­tir­se en los “aliens” que pue­den devo­rar al cuer­po que les ha crea­do. EEUU es inca­paz de arran­car algu­na con­ce­sión a Israel res­pec­to a los pales­ti­nos y ha sido inca­paz de evi­tar la inva­sión de Bah­rein por par­te de las tro­pas sau­di­tas. Ambos están apro­ve­chan­do la debi­li­dad esta­dou­ni­den­se.

Pen­sar que EEUU es el ombli­go del mun­do es un error. Nun­ca como aho­ra ha esta­do más débil y en estos momen­tos, y en lo que res­pec­ta al mun­do ára­be, no es la Admi­nis­tra­ción Oba­ma quien dic­ta lo que hay que hacer o no. Han sur­gi­do con fuer­za otros fac­to­res y hay que ver has­ta dón­de se ten­sa la cuer­da, pero por el momen­to son tan­to Israel como Ara­bia Sau­di­ta quie­nes lle­van la voz can­tan­te, no EEUU.

En cuan­to a Bah­rein, esta­mos asis­tien­do a la cal­ma antes de la tem­pes­tad. Las revuel­tas han sido aplas­ta­das, por aho­ra, que diría Chá­vez, y me atre­vo a decir que sin el vis­to bueno de EEUU, que teme por su V Flo­ta. Pero ese por aho­ra va a dar argu­men­tos a los chií­tas para ter­mi­nar con la frag­men­ta­ción polí­ti­ca y con el his­tó­ri­co ale­tar­ga­mien­to y pos­ter­ga­ción que han veni­do sufrien­do. Pue­de tar­dar uno o diez años, pero las pró­xi­mas revuel­tas serán de un cala­do mucho mayor que las que hemos vis­to aho­ra. Y lo más impor­tan­te, pese a la repre­sión la monar­quía bah­ri­ní tie­ne que hacer con­ce­sio­nes polí­ti­cas, tal vez meno­res a nivel glo­bal pero mucho mayo­res de lo que le hubie­se gus­ta­do hacer. Eso va a refor­zar el papel de los chií­tas y a medio y lar­go pla­zo el alcan­zar el poder. Enton­ces sí EEUU pue­de echar­se a tem­blar por­que ya ha sido vis­to como el alia­do de la monar­quía bah­ri­ní que no ha hecho nada por impe­dir la repre­sión y ha sido inca­paz de con­tro­lar a los sau­di­tas. Pero aún fal­ta un tiem­po para ello.

-¿Qué impli­ca­cio­nes tie­ne este con­tex­to de rebe­lio­nes para Pales­ti­na, Israel e Irán?

Los pales­ti­nos han demos­tra­do una inca­pa­ci­dad sui­ci­da para poner fin a uno de los gobier­nos más corrup­tos que exis­ten en el mun­do ára­be: el de Abbas. Han arro­ja­do por la bor­da cual­quier expec­ta­ti­va eman­ci­pa­to­ria, lo que les deja a mer­ced de la bue­na volun­tad de Israel, que no tie­ne nin­gu­na. La acti­tud de los pales­ti­nos en Cis­jor­da­nia es de ver­güen­za, entre aco­mo­da­dos a la ayu­da inter­na­cio­nal y some­ti­dos a la repre­sión de su pre­ten­di­do gobierno. Pero en otros paí­ses tam­bién había repre­sión y supie­ron salir a la calle. Quien se bene­fi­cia­rá a medio pla­zo de todo ello son los isla­mis­tas de Hamás en Gaza por­que el auge de los isla­mis­tas en Egip­to y Túnez les va a faci­li­tar algo más su exis­ten­cia y el blo­queo se verá sus­tan­cial­men­te ali­via­do al menos en lo refe­ren­te a Egip­to.

Si Israel está per­dien­do alia­dos en el mun­do ára­be, está ganan­do capa­ci­dad de manio­bra fren­te a EEUU por la debi­li­dad impe­ria­lis­ta en estos momen­tos. Eso le va a hacer ganar tiem­po y no mover un dedo con los pales­ti­nos has­ta ver cómo evo­lu­cio­nan los acon­te­ci­mien­tos en los paí­ses ára­bes y si pue­de recu­pe­rar alian­zas o no.

Por lo que res­pec­ta a Irán, es el cla­ro gana­dor de todo lo que está pasan­do por­que la estra­te­gia impe­ria­lis­ta de ais­lar a este país y crear un fren­te ára­be con­tra él ha sal­ta­do por los aires. Los nue­vos gobier­nos que sur­jan en Túnez, Egip­to, Yemen u otros paí­ses a buen segu­ro van a man­te­ner una polí­ti­ca exte­rior con algo más de auto­no­mía que la de los gobier­nos derro­ca­dos, segui­dis­tas de la estra­te­gia de EEUU. Ya sólo Ara­bia Sau­di­ta y los paí­ses del Gol­fo son los que siguen con el espan­ta­jo de Irán den­tro de los paí­ses ára­bes. Ade­más, la inva­sión de Bah­rein por paí­ses suni­tas ha arro­ja­do a sus bra­zos defi­ni­ti­va­men­te a los chií­tas de Ara­bia Sau­di­ta, Omán, Kuwait y, por supues­to, Bah­rein.

- Final­men­te, quie­ro vol­ver sobre el papel que han desem­pe­ña­do los medios de comu­ni­ca­ción ¿cómo eva­lúa la cober­tu­ra infor­ma­ti­va sobre la situa­ción de esta región del mun­do?

Los medios de comu­ni­ca­ción no son entes ais­la­dos, son par­te inte­gran­te y fun­da­men­tal de la estra­te­gia de la bur­gue­sía para con­tro­lar qué decir, cómo decir­lo, qué comer, cómo comer­lo, qué ves­tir, cómo ves­tir­lo, cómo com­por­tar­se. Y así has­ta el infi­ni­to. Lo nor­mal es que inten­ten des­vir­tuar lo que suce­de, son las filias y fobias clá­si­cas de la bur­gue­sía, como tam­bién las nues­tras. Nadie es inde­pen­dien­te y menos los lla­ma­dos medios de comu­ni­ca­ción. A mí lo que digan o dejen de decir, cómo infor­men o dejen de infor­mar es algo que no me preo­cu­pa lo más míni­mo.

No entien­do ese afán de muchos pre­ten­di­dos revo­lu­cio­na­rios por­que tal o cual perió­di­co, radio o tele­vi­sión hable bien de ellos. Yo soy de los que creen que cuan­do la bur­gue­sía me ala­ba es que segu­ro he hecho algo mal. Así que el día que sea­mos capa­ces de pres­cin­dir de esa dro­ga mediá­ti­ca en todos los aspec­tos, inclu­so de leer­la, oír­la ver­la, será el día que habre­mos empe­za­do, de ver­dad, a tran­si­tar por el camino de la eman­ci­pa­ción.

Dia­rio Co Latino – Extrac­ta­do por La Hai­ne

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *