Ai, ama! – Jaio­ne Ara­men­di

Soy madre y tra­ba­ja­do­ra (per­dón por la redun­dan­cia). Ten­go dos hijas y tra­ba­jo en la Admi­nis­tra­ción de la CAV. Hace tiem­po me aco­gí a una reduc­ción de media jor­na­da, el máxi­mo al que se pue­de optar, con el fin de aten­der a mis hijas sin recu­rrir a ter­ce­ras per­so­nas. No con­se­guí cum­plir mi obje­ti­vo, por­que en la Admi­nis­tra­ción está esta­ble­ci­do que el lími­te hora­rio de entra­da serán las 9.30, y mis hijas entran a la escue­la a esa hora. Tuve que recu­rrir a todos los medios que tenía a mi alcan­ce para garan­ti­zar, en la medi­da de lo posi­ble, el ejer­ci­cio de mi dere­cho. No fue fácil, ni para mí ni para mis hijas. Ellas sacri­fi­ca­ron al menos tres cuar­tos de hora dia­rios de sue­ño; el tiem­po nece­sa­rio para dejar­las lis­tas en casa de unos ama­bles veci­nos, de mane­ra que yo pudie­ra lle­gar a la hora a mi tra­ba­jo. Fue un esfuer­zo volun­ta­rio y con­sen­sua­do entre todos los miem­bros de la fami­lia, y su moti­va­ción no deca­yó ni siquie­ra los días en que el vaso de zumo o de leche sal­ta­ba de la mesa y caía en la impe­ca­ble ropa de algu­na de las niñas, ni con la ten­sión de tener que apu­rar en la carre­te­ra para com­pen­sar el retra­so pro­vo­ca­do por el inci­den­te y no lle­gar, una vez más, tar­de al tra­ba­jo. Maña­nas entra­ña­bles que inva­ria­ble­men­te comen­za­ban con som­no­lien­tos deba­tes sobre la obli­ga­ción de ir todos-todos los días a la escue­la y a tra­ba­jar.

Ante la impo­si­bi­li­dad de cum­plir el obje­ti­vo para el que se me había con­ce­di­do la reduc­ción de jor­na­da (con la con­si­guien­te reduc­ción pro­por­cio­nal de mi suel­do, coti­za­ción a la Segu­ri­dad Social, etc.), soli­ci­té la fle­xi­bi­li­dad nece­sa­ria para poder com­pa­gi­nar mi vida fami­liar y labo­ral. Tan­to la Direc­ción del IVAP, como la Con­se­je­ría de Jus­ti­cia y Admi­nis­tra­ción Públi­ca dene­ga­ron mi peti­ción, basán­do­se en el Acuer­do Regu­la­dor de las Con­di­cio­nes de tra­ba­jo del per­so­nal fun­cio­na­rio al ser­vi­cio de la Admi­nis­tra­ción de la Comu­ni­dad Autó­no­ma de Eus­ka­di y la Cir­cu­lar del direc­tor de Rela­cio­nes Labo­ra­les sobre jor­na­das y hora­rios vigen­tes, en los cua­les se esta­ble­ce que el lími­te hora­rio de entra­da, en todos los depar­ta­men­tos, orga­nis­mos autó­no­mos, direc­cio­nes y uni­da­des, «en el caso del per­so­nal con meno­res de 12 años a su car­go serán las 9.30» (dis­fru­ten o no de reduc­ción de jor­na­da).

Curio­sa­men­te, el lími­te hora­rio se podrá pro­lon­gar «has­ta dos horas más, en los hora­rios de entra­da y sali­da, en el caso del per­so­nal que ten­ga que aten­der o cui­dar a un o una fami­liar has­ta segun­do gra­do de con­san­gui­ni­dad o afi­ni­dad».

La Admi­nis­tra­ción impo­ne unas nor­mas cla­ra­men­te con­tra­dic­to­rias y, en algún aspec­to, inclu­so arbi­tra­rias. En la prác­ti­ca resul­tan tan rígi­das que hacen impo­si­ble el cum­pli­mien­to del dere­cho a la con­ci­lia­ción de la vida fami­liar y labo­ral y, lo que es más gra­ve, el dere­cho de las y los meno­res a reci­bir aten­ción direc­ta, por­que la Admi­nis­tra­ción auto­nó­mi­ca obli­ga a su per­so­nal a incor­po­rar­se a las 9.30, cuan­do son muchos los cen­tros esco­la­res que abren sus puer­tas a esa mis­ma hora.

Ade­más de no con­si­de­rar la rigi­dez y las incon­gruen­cias que aso­man en las dos nor­mas men­cio­na­das, la Admi­nis­tra­ción obvió el hecho de que dicha des­es­ti­ma­ción supo­nía, de hecho, la dene­ga­ción de mi dere­cho a con­ci­liar la vida per­so­nal y labo­ral. Cabe recor­dar que esos acuer­dos regu­la­do­res han sido apro­ba­dos con las fir­mas de los sin­di­ca­tos ELA, UGT y CCOO, a pesar de que exis­ten infor­mes de la Ase­so­ría Jurí­di­ca de Ema­kun­de y peti­cio­nes del sin­di­ca­to LAB en el sen­ti­do de que limi­tan la prác­ti­ca del dere­cho de con­ci­lia­ción de la vida per­so­nal y fami­liar. Tam­po­co se tuvo en cuen­ta el infor­me favo­ra­ble del jefe del ser­vi­cio en el que tra­ba­jo.

Con el con­ven­ci­mien­to de que me asis­tía la razón legal y moral en la cues­tión, inter­pu­se una deman­da en el Juz­ga­do de lo Con­ten­cio­so Admi­nis­tra­ti­vo de Gas­teiz con la espe­ran­za de que se me reco­noz­ca el dere­cho a redu­cir la jor­na­da en el hora­rio que con­ven­ga a mis intere­ses per­so­na­les y, sobre todo, a los de mis hijas. Así es como se vie­ne reco­no­cien­do a tra­vés de la juris­dic­ción dic­ta­da por los órga­nos judi­cia­les y así es como lo deci­dió el Juz­ga­do de lo Con­ten­cio­so-Admi­nis­tra­ti­vo nº 3 de Gas­teiz, al dic­tar en su sen­ten­cia que «la elec­ción de la fun­cio­na­ria es el úni­co medio que ha encon­tra­do para con­ci­liar su vida labo­ral y fami­liar» y decla­ran­do mi dere­cho a fle­xi­bi­li­zar mi jor­na­da labo­ral para que pudie­ra rea­li­zar la entra­da a las 10.15 horas.

La sen­ten­cia es un gran logro que per­mi­ti­ría ver­da­de­ra­men­te a todas las madres y padres de la Admi­nis­tra­ción de la CAV com­pa­ti­bi­li­zar la vida labo­ral con el desa­rro­llo de la vida fami­liar.

Pero la his­to­ria aún no cono­ce su fin. La Admi­nis­tra­ción ha deci­di­do recu­rrir la sen­ten­cia. ¿Cómo enten­der esa pos­tu­ra por par­te de un poder públi­co que por ley debe­ría com­pro­me­ter­se con la con­se­cu­ción de la efec­ti­va igual­dad de muje­res y hom­bres, la pro­tec­ción de la fami­lia y la adop­ción de medi­das efec­ti­vas que per­mi­tan la con­ci­lia­ción entre la vida fami­liar y labo­ral?

Duran­te varios meses mis cir­cuns­tan­cias me han ser­vi­do de ter­mó­me­tro para medir el gra­do de sen­si­bi­li­za­ción de mi entorno en rela­ción a la con­ci­lia­ción. En nume­ro­sas oca­sio­nes he sen­ti­do la nece­si­dad de jus­ti­fi­car mis pre­ten­sio­nes, expli­car que a menu­do los padres y madres nos sen­ti­mos frus­tra­das, cul­pa­bles, e impo­ten­tes ante la fal­ta de tiem­po que tene­mos para estar con nues­tros hijos e hijas, por tener que dejar­los con ter­ce­ras per­so­nas, por no acom­pa­ñar­los en sus acti­vi­da­des, etc.; que no se tra­ta de alar­gar los hora­rios de los cole­gios o lle­nar­los de acti­vi­da­des extra­es­co­la­res, o recu­rrir al ser­vi­cio domés­ti­co o a los abue­los para de esta mane­ra poder cum­plir con nues­tras obli­ga­cio­nes labo­ra­les. Cuan­do deci­des tener hijos es para cui­dar­los y dedi­car­les tiem­po, pero la abso­lu­ta des­co­ne­xión entre los hora­rios de nues­tros hijos y los de nues­tros tra­ba­jos hacen muy difí­cil cum­plir nues­tros pro­pó­si­tos.

Jaio­ne Ara­men­di es miem­bro de LAB

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *