Mue­ren dos Pan­te­ras – Mumia Abu Jamal

En los últi­mos meses, dos pro­mi­nen­tes ex inte­gran­tes de alto ran­go del Par­ti­do Pan­te­ra Negra regre­sa­ron a sus ante­pa­sa­dos – – sus muer­tes prác­ti­ca­men­te des­co­no­ci­das y poco difun­di­das.

Duran­te los años ’60 y ’70 estos hom­bres eran reco­no­ci­dos obje­ti­vos de la vigi­lan­cia del gobierno y de sus esfuer­zos para encar­ce­lar­los y des­truir­los.

En octu­bre de 2010, Michael «Cete­wa­yo» Tabor, ante­rior­men­te jefe del Minis­te­rio de Infor­ma­ción del Par­ti­do en Nue­va York y uno de los cele­bra­dos “21 Pan­te­ras de Nue­va York” murió en Lusa­ka, Zam­bia, en el Cen­tro-Sur de Áfri­ca a la edad de 64.

En febre­ro de este año, Don «D.C.» Cox, ante­rior­men­te el Maris­cal de Cam­po e inte­gran­te del Comi­té Cen­tral del par­ti­do, murió en su hogar en el Sur de Fran­cia. D.C. tenía 74 años.

Como Maris­cal de Cam­po, D.C. enca­be­zó los asun­tos mili­ta­res y capa­ci­tó a los hom­bres y las muje­res en las tác­ti­cas de auto­de­fen­sa.

Como uno de los “21 Pan­te­ras de Nue­va York”, Cete­wa­yo enfren­tó el encar­ce­la­mien­to debi­do a un mon­ta­je poli­cial dise­ña­do para des­truir la agru­pa­ción de los Pan­te­ras en Nue­va York. En lugar de con­fiar en las cor­tes para ganar su liber­tad, el se dio a la fuga estan­do bajo fian­za y salió de Esta­dos Uni­dos. D.C. enfren­tó car­gos en Bal­ti­mo­re, Mary­land, rela­cio­na­dos con accio­nes mili­ta­res ahí y se diri­gió a la Sec­ción Inter­na­cio­nal del par­ti­do en Argel. Estu­vo ahí tra­ba­jan­do duran­te varios años antes de migrar a Fran­cia.

Los dos hom­bres pasa­ron las últi­mas déca­das de su vida en luga­res lejos de su tie­rra de naci­mien­to.

D.C. nació en Misu­ri in 1936.

Cete­wa­yo nació en Nue­va York en 1946.

Ambos escri­bie­ron artícu­los para el perió­di­co nacio­nal de los Pan­te­ras Negras. Cete­wa­yo escri­bió un artícu­lo tan bien reci­bi­do que pos­te­rior­men­te fue repro­du­ci­do y dis­tri­bui­do nacio­nal­men­te, titu­la­do, “El Capi­ta­lis­mo y la Dro­ga = Geno­ci­dio”. Fue publi­ca­do como folle­to y dis­tri­bui­do a nivel inter­na­cio­nal.

Cete­wa­yo tenía una voz gra­ve de actor, y era un ora­dor pode­ro­so. De hecho, el pre­sen­tó al Minis­tro de Defen­sa Huey P. New­ton, cuan­do dio un dis­cur­so en la Con­ven­ción Cons­ti­tu­yen­te Revo­lu­cio­na­ria del Pue­blo en Fila­del­fia, Pen­sil­va­nia, en el verano de 1970.

D.C. era un hom­bre de voz sua­ve, bási­ca­men­te tími­do, que casi nun­ca habló ante gran­des gru­pos. Era pacien­te y tenía los pies sobre la tie­rra. Tenía un pro­fun­do cari­ño y apre­cio por las bases del Par­ti­do.

Los dos hom­bres escri­bie­ron libros sobre su vida en el Par­ti­do, pero has­ta la fecha, nin­gu­na de las dos obras ha sido publi­ca­da.

Cre­ye­ron en la Revo­lu­ción Negra, en el dere­cho a la auto­de­fen­sa, en la con­for­ma­ción de un par­ti­do polí­ti­co negro y revo­lu­cio­na­rio para ayu­dar a abrir paso a la inde­pen­den­cia y liber­tad para los Negros.

Pelea­ron como gue­rre­ros para lo que creían y nun­ca deja­ron de creer.

Murie­ron en con­ti­nen­tes dis­tin­tos, pero sus cora­zo­nes se que­da­ron en Amé­ri­ca Negra.

Des­de el corre­dor de la muer­te soy Mumia Abu-Jamal.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *