La furia ciu­da­da­na sacu­de el cen­tro del neo­li­be­ra­lis­mo glo­bal: Lon­dres

Medio millón de mani­fes­tan­tes bri­tá­ni­cos –cifra que reba­só las ópti­mas expec­ta­ti­vas– salió impo­nen­te­men­te a las calles del cen­tro de Lon­dres a repro­bar los recor­tes pre­su­pues­ta­les a los ser­vi­cios públi­cos y a expen­sas del bien común de par­te de la alian­za con­tra­na­tu­ra del Par­ti­do Con­ser­va­dor y del Par­ti­do Libe­ral Demó­cra­ta (sic).

Los recor­tes de Geor­ge Osbor­ne, mane­ja­dor de las finan­zas de la coa­li­ción, per­ju­di­can a la mayo­ría de la pobla­ción y bene­fi­cian a la para­si­ta­ria plu­to­cra­cia ban­ca­ria, pese a su osten­si­ble insol­ven­cia.

Si Lon­dres, hoy prin­ci­pal pla­za finan­cie­ra del pla­ne­ta (don­de ope­ra inmi­se­ri­cor­de y des­re­gu­la­da­men­te la fau­na neo­li­be­ral de los ban­que­ros escla­vis­tas Roths­child y su pre­sun­to hom­bre de paja, el mega­es­pe­cu­la­dor Geor­ge Soros), ha sido sacu­di­da en sus entra­ñas, ergo, cual­quier cen­tro neo­li­be­ral del pla­ne­ta pue­de ser moti­vo de las legí­ti­mas pro­tes­tas ciu­da­da­nas.

Lon­dres des­pla­zó a Wall Street (arrum­ba­da a un humi­llan­te ter­cer lugar) como la pri­me­ra pla­za finan­cie­ra glo­bal, según el recien­te Índi­ce de Desa­rro­llo Finan­cie­ro del Foro Eco­nó­mi­co Mun­dial de Davos.

¿El revo­lu­cio­na­rio aro­ma del jaz­mín tune­cino lle­gó a Lon­dres, des­pués de Wis­con­sin y Ohio?

No, en estric­to sen­ti­do cro­no­ló­gi­co, ya que Lon­dres sufre su segun­da mani­fes­ta­ción des­pués de la del año pasa­do, que se había ade­lan­ta­do a la revo­lu­ción del jaz­mín del para­dig­ma tune­cino.

El año pasa­do los jóve­nes pro­tes­ta­ron rui­do­sa­men­te (cuyos pro­yec­ti­les alcan­za­ron irre­ve­ren­te­men­te a la fami­lia real bri­tá­ni­ca) con­tra el incre­men­to a sus matrí­cu­las.

Hace dos meses comen­ta­mos que el ex pre­mier bri­tá­ni­co Brown temía una revuel­ta glo­bal de estu­dian­tes des­em­plea­dos y ham­brien­tos (ver Bajo la Lupa, 26/​1/​11). Los temo­res de Brown se cum­plie­ron exac­ta­men­te dos meses más tar­de.

¿Impon­drá el ana­cró­ni­co Con­se­jo de Segu­ri­dad de la ONU una zona de exclu­sión aérea en Lon­dres para pro­te­ger de la glo­ba­li­za­ción neo­li­be­ral a los con­tes­ta­ta­rios bri­tá­ni­cos?

Fue­ron ata­ca­dos en for­ma sig­ni­fi­ca­ti­va los ban­cos neo­li­be­ra­les, en par­ti­cu­lar HSBC y Royal Bank of Scotland (pre­sun­ta­men­te ban­co de la rei­na y con­tro­la­dor real, en el doble sen­ti­do de la pala­bra, del espa­ñol Ban­co San­tan­der), así como otras enti­da­des comer­cia­les del hiper­con­su­mis­mo, y has­ta el sim­bó­li­co hotel Ritz (de la alcur­nia plu­to­crá­ti­ca).

El gobierno de coa­li­ción cata­lo­gó la vio­len­cia piro­ma­nia­ca como pro­duc­to de infil­tra­dos anar­quis­tas que por­ta­ban man­tas alu­si­vas al pri­mer minis­tro Came­ron como That­cher II. Otras man­tas invi­ta­ban a escu­char la furia (sic) del pue­blo (sic). Una man­ta fue par­ti­cu­lar­men­te per­tur­ba­do­ra: Came­ron, el car­ni­ce­ro (sic) de Gran Bre­ta­ña. Le pudie­ron haber agre­ga­do: tam­bién de Libia.

Tam­po­co se pue­de sos­la­yar que los gobier­nos tota­li­ta­rios (en lo eco­nó­mi­co y/​o en lo polí­ti­co) sue­len recu­rrir a sus anar­quis­tas, una téc­ni­ca muy añe­ja para man­ci­llar a los mani­fes­tan­tes pací­fi­cos.

Al pre­mier bri­tá­ni­co David Came­ron se le incen­dia­ba su fren­te interno mien­tras bom­bar­dea­ba Libia con el fin de repo­si­cio­nar a la depre­da­do­ra Bri­tish Petro­leum expul­sa­da del Gol­fo de Méxi­co (tesis de Strat­for).

The Obser­ver (26÷3÷11) adu­ce que la mar­cha de la alter­na­ti­va envía un men­sa­je rui­do­so al gobierno y cuya vas­ta mayo­ría era gen­te ordi­na­ria (sic) que desea­ba hacer escu­char su voz, aun­que un peque­ño gru­po de albo­ro­ta­do­res pare­cía incli­na­do a cau­sar per­tur­ba­cio­nes.

Se tra­tó de la mayor mani­fes­ta­ción orga­ni­za­da por los sin­di­ca­tos en los recien­tes 20 años y la mayor pro­tes­ta des­de la mar­cha con­tra la gue­rra en 2003. Es ape­nas la pun­ta del ice­berg y las pro­tes­tas van a con­ti­nuar in cres­cen­do.

Los con­tes­ta­ta­rios acu­san al Par­ti­do Con­ser­va­dor de impo­ner su leit­mo­tiv that­che­riano de que no exis­te alter­na­ti­va y que el des­em­pleo es el pre­cio que vale la pena pagar. Tal es la quin­tae­sen­cia del depre­da­dor neo­li­be­ra­lis­mo glo­bal: man­te­ner y sos­te­ner las espe­cu­la­cio­nes finan­cie­ras de la insol­ven­te ban­ca para­si­ta­ria median­te el patri­mo­nio nacio­nal, los fon­dos de pen­sio­nes y el tra­ba­jo escla­vi­za­do de los ciu­da­da­nos. A eso toda­vía se atre­ven lla­mar civi­li­za­ción.

Una exi­gen­cia reite­ra­da que nos sue­na fami­liar a los mexi­ca­nos (no olvi­dar que el neo­li­be­ra­lis­mo es un mode­lo depre­da­dor glo­bal) era: ¡Que paguen impues­tos los ricos!

Patrick Sawer y David Barrett, del rota­ti­vo ultra­neo­li­be­ral The Daily Tele­graph (26÷3÷11), arre­me­ten con­tra la devas­ta­ción de los anar­quis­tas anti­ca­pi­ta­lis­tas a quie­nes les llue­ven los insul­tos y son til­da­dos de chus­ma de gam­be­rros que han daña­do la repu­tación de Gran Bre­ta­ña alre­de­dor del mun­do.

Damian Reece, jefe de la mesa de nego­cios (sic) del mis­mo rota­ti­vo neo­li­be­ral The Daily Tele­graph (29÷3÷11), dife­ren­cia a los des­pe­di­dos del sec­tor pri­va­do, más dóci­les, de los del sec­tor públi­co, más indo­ma­bles: Los recor­tes rea­li­za­dos por las empre­sas del sec­tor pri­va­do, que empe­za­ron en 2008, fue­ron rápi­das y pro­fun­das y no reci­bie­ron la mis­ma can­ti­dad de cober­tu­ra de los medios ni resul­ta­ron en mani­fes­ta­cio­nes masi­vas ni en anar­quía. Reece por fin des­cu­brió el fin de la vio­len­cia huma­na, en el país de los hoo­li­gans del fut­bol: pri­va­ti­zar todos los empleos con el fin de fini­qui­tar las mani­fes­ta­cio­nes once for all.

Según el sofis­ma de la teo­lo­gía neo­li­be­ral el pro­ble­ma no es su mode­lo nihi­lis­ta, sino los huma­nos quie­nes no se dejan ani­qui­lar. A ver si en las pró­xi­mas mani­fes­ta­cio­nes in cres­cen­do en Gran Bre­ta­ña acep­tan sus dis­pa­ra­tes a los pro­pa­gan­dis­tas muy bien lubri­ca­dos del neo­li­be­ra­lis­mo glo­bal.

Richard Rogers, del rota­ti­vo bri­tá­ni­co The Guar­dian (26÷3÷11), deta­lla que los ros­tros de la pro­tes­ta anti­rre­cor­tes pro­vie­ne de la cla­se media: enfer­me­ras, abo­ga­dos y pro­fe­so­res, cuyo men­sa­je fue muy cla­ro para la coa­li­ción de David Came­ron: el pue­blo no está feliz.

¿No apor­tó, enton­ces, feli­ci­dad la teo­lo­gía paga­na de la glo­ba­li­za­ción neo­li­be­ral finan­cie­ris­ta? Reco­men­da­mos al res­pec­to el excel­so ensa­yo El colap­so de la glo­ba­li­za­ción (Truth­dig, 28/​3/​11), del galar­do­na­do escri­tor edu­ca­do en Har­vard Chris Hed­ges, quien recla­ma en Esta­dos Uni­dos (¡super­sic!) actos sos­te­ni­dos de des­obe­dien­cia civil en con­tra del Esta­do plu­to­crá­ti­co.

Ya decía­mos que sería un gra­ve error de jui­cio pre­ten­der que la revuel­ta del mun­do ára­be esta­ba con­fi­na­da a dicha región ante el mis­mo fenó­meno estruc­tu­ral: la cri­sis mul­ti­di­men­sio­nal (finan­cie­ra, eco­nó­mi­ca, ener­gé­ti­ca y ali­men­ta­ria, en medio del cam­bio cli­má­ti­co) que epi­to­mi­za una cri­sis de la civi­li­za­ción (sic) occi­den­tal inca­paz de brin­dar empleo a sus jóve­nes con el fin de res­ca­tar a sus para­si­ta­rios ban­que­ros, quie­nes sumie­ron al mun­do en su gra­ve cri­sis.

Tal es la lógi­ca del tria­ge neo­li­be­ral con­sus­tan­cial­men­te misán­tro­po: se res­ca­ta a un puña­do de ban­que­ros, quie­nes cau­sa­ron la cri­sis, y se cas­ti­ga toda­vía más a quie­nes la pade­cen. Esta es la ver­da­de­ra filo­so­fía nihi­lis­ta neo­li­be­ral, que ha con­du­ci­do a la revuel­ta glo­bal ciu­da­da­na que sub­su­me el requi­li­brio onto­ló­gi­co de la pre­ser­va­ción de todas las espe­cies vivien­tes de la crea­ción, des­de Lon­dres pasan­do por El Cai­ro has­ta Madi­son.

La revuel­ta glo­bal ciu­da­da­na asien­ta una impe­ra­ti­va nece­si­dad bio­ló­gi­ca fren­te a su inde­sea­do exter­mi­nio a fue­go len­to. http://​www​.jor​na​da​.unam​.mx/​2​0​1​1​/​03/…

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *