El Dia de la Tie­rra, una fecha emble­má­ti­ca para el pue­blo pales­tino

La resis­ten­cia pales­ti­na recuer­da hoy con múl­ti­ples actos de des­obe­dien­cia, en las calles de Gaza y Cis­jor­da­nia, el día de la Tie­rra.

Mien­tras se suce­den nue­vos bom­bar­deos israe­líes con­tra Gaza, suman­do más víc­ti­mas ino­cen­tes a la cuen­ta de quie­nes hace 63 años crea­ron el Esta­do de Israel, la pobla­ción de los terri­to­rios ocu­pa­dos se apres­ta a recor­dar un año más una fecha emble­má­ti­ca de su his­to­ria de dolor y muer­te. Se tra­ta del Yaum el-Ard o Día de la Tie­rra.
La ges­ta se remon­ta al 30 de mar­zo de 1976, cuan­do tro­pas y tan­ques lle­ga­dos des­de Israel mata­ron sie­te jóve­nes pales­ti­nos (algu­nos de ellos, casi niños) que pro­tes­ta­ban, desa­fian­do el toque de que­da impues­to en varios pue­blos.
El por­qué de estos hechos que deri­va­ron en una masa­cre hay que bus­car­lo en todo lo ocu­rri­do con ante­rio­ri­dad a esa fecha y que fue gene­ran­do un cli­ma de gran des­con­ten­to.
Los pales­ti­nos que per­ma­ne­cie­ron lue­go de la crea­ción de Israel en 1948 y que se nega­ron sumar­se al gran éxo­do, que­da­ron afe­rra­dos a sus­po­bla­dos de Gali­lea, Acre, Safad, Hai­fa, Jaf­fa y Naza­reth, entre otros. Des­de allí, resis­tie­ron des­alo­jos, usur­pa­cio­nes, mal­tra­tos, humi­lla­cio­nes y dis­cri­mi­na­ción. Israel bus­có todos los medios para judai­zar las tie­rras del 48, pero no lo logró.
En los 28 años que trans­cu­rrie­ron entre la ocu­pa­ción de 1948 y esa nue­va explo­sión repre­si­va con­tra la pro­tes­ta pales­ti­na del 76, la rei­vin­di­ca­ción de la lucha por las tie­rras que les habían sido qui­ta­das se cons­ti­tu­yó en un motor esen­cial del movi­mien­to de resis­ten­cia. En ese perío­do, sólo en Gali­lea, salie­ron de manos pales­ti­nas 100 mil hec­tá­reas de tie­rras cul­ti­va­bles, Las nue­vas gene­ra­cio­nes de pales­ti­nos nacie­ron y cre­cie­ron escu­chan­do fra­ses más que sig­ni­fi­ca­ti­vas para su futu­ro, como por ejem­plo, «ley de pro­pie­ta­rios ausen­tes», una dis­po­si­ción pues­ta en mar­cha por el Esta­do israe­lí a par­tir de 1950 que le ha per­mi­ti­do arre­ba­tar a sus ante­rio­res due­ños el 78 % de su terri­to­rio ori­gi­nal.
La ley israe­lí atri­bu­ye al Esta­do el papel de «cus­to­dio de bue­na fe», encar­ga­do de las tie­rras de los «ausen­tes» pales­ti­nos sin dere­cho de pro­pie­dad abso­lu­ta. Se ocu­pó un terri­to­rio que tenía due­ño, se incen­dia­ron sus vivien­das y sus cam­pos, se des­tro­za­ron sus oli­va­res y se mató el esca­so gana­do de los pas­to­res, se expul­só vio­len­ta­men­te al des­tie­rro a un millón de per­so­nas, que con el correr del tiem­po han lle­ga­do a alcan­zar la cifra de 3 millo­nes, que hoy viven en la diás­po­ra.
A estos últi­mos se los tipi­fi­ca como «ausen­tes» y de allí a dis­po­ner de sus tie­rras había un solo paso, que Israel lo reco­rrió a toda mar­cha. Pos­te­rior­men­te, la ley tuvo una her­ma­na geme­la, la ley que gene­ró la lla­ma­da «Auto­ri­dad para el desa­rro­llo», y que le dio potes­tad para uti­li­zar, alqui­lar o ven­der las tie­rras, pero sola­men­te a enti­da­des judías.
En 1960, el Esta­do israe­lí dio por ter­mi­na­do el con­flic­to legal sobre los bie­nes con­fis­ca­dos a los pales­ti­nos ausen­tes, apro­bán­do­se una Ley israe­lí de Admi­nis­tra­ción de Tie­rras.
Este entra­ma­do jurí­di­co per­mi­tió, con el tiem­po, que los kib­butzim y otros asen­ta­mien­tos pasa­ran de ser inqui­li­nos a pro­pie­ta­rios lega­les de la mayor par­te de las tie­rras. Si a esto se suma la con­ti­nua y ago­bian­te pre­sen­cia de las tro­pas israe­líes, dete­nien­do, tor­tu­ran­do y has­ta ase­si­nan­do ciu­da­da­nos pales­ti­nos, se podrá enten­der el esce­na­rio que se fue ins­ta­lan­do para que ocu­rrie­ran los hechos de 1976.
A prin­ci­pios de mar­zo de ese año, las auto­ri­da­des israe­líes anun­cia­ron su inten­ción de expro­piar más de 2.000 hec­tá­reas de tie­rra en la zona rural de Gali­lea, des­ti­nán­do­las a edi­fi­car asen­ta­mien­tos para colo­nos judíos y tam­bién ini­ciar la cons­truc­ción de un cam­po de entre­na­mien­to para el Ejér­ci­to. Esto gene­ró un inme­dia­to levan­ta­mien­to de repu­dio por par­te de la pobla­ción pales­ti­na.
El día 29, des­de Tel Aviv se orde­nó un toque de que­da para todos los pobla­dos de la Baja Gali­lea, entre ellos, Saj­nin, Arra­bieh, Der Jan­nah, Trjan, Tam­ra y Kabul, pero el har­taz­go hizo que los ciu­da­da­nos pales­ti­nos de Israel se lan­za­ran, pri­me­ro a cum­plir una impor­tan­te huel­ga que para­li­zó por com­ple­to todos los terri­to­rios, a la que se le sumó ense­gui­da la con­vo­ca­to­ria a salir a la calle para comen­zar una Inti­fa­da.
El movi­mien­to huel­guís­ti­co se exten­dió por toda Pales­ti­na, des­de la par­te ocu­pa­da en 1948 has­ta la ribe­ra occi­den­tal del río Jor­dán, la actual Cis­jor­da­nia, Jeru­sa­lén y Gaza ocu­pa­das en 1967 .
La maña­na del 30 de mar­zo, sol­da­dos israe­líes con tan­ques y arti­lle­ría pesa­da que esta­ban situa­dos en esos pue­blos, des­en­ca­de­na­ron una vio­len­ta repre­sión. El resul­ta­do fue que ase­si­na­ron sie­te jóve­nes ára­bes pales­ti­nos, la mayo­ría ado­les­cen­tes. Una de las víc­ti­mas fue la joven de 16 años Jadi­yeh Sha­wah­deh, de Saj­nin, balea­da cuan­do salía de
su casa para reco­ger a su her­mano de cin­co años que había sali­do corrien­do detrás de su gato. Su nom­bre que­dó como ejem­plo de la resis­ten­cia.
A pesar de las balas y los muer­tos, la suble­va­ción no cedió y fue suman­do nue­vas adhe­sio­nes, abar­can­do des­de el “trián­gu­lo del Nor­te” (la región de Gali­lea de asen­ta­mien­to pales­tino) y al Neguev. A la pro­tes­ta por la tie­rras, se agre­ga­ron ade­más el repu­dio con­tra el tra­ba­jo escla­vo, la fal­ta de dere­chos socia­les y la edu­ca­ción impues­ta a los niños, que les prohi­bía la lite­ra­tu­ra e his­to­ria pales­ti­nas para extir­par sus con­cien­cias y su idio­ma ára­be.
El gri­to lan­za­do en 1976 encon­tró cada vez más audien­cia, y pos­te­rior­men­te la Inti­fa­da se con­vir­tió en recur­so obli­ga­do para res­pon­der a las injus­ti­cias coti­dia­nas.
Lamen­ta­ble­men­te, la cons­truc­ción de asen­ta­mien­tos para colo­nos judíos (la mayo­ría de ellos per­te­ne­cien­tes a orga­ni­za­cio­nes extre­mis­tas) no ha cesa­do y hoy ese pro­ble­ma ‑jun­to con el des­tino de los des­pla­za­dos pales­ti­nos- es una de las cla­ves para alcan­zar una paz que sue­na cada vez más leja­na.
Pre­ci­sa­men­te en estos días, cuan­do el férreo blo­queo mili­tar israe­lí se acen­túa y exis­te el peli­gro de una nue­va esca­la­da béli­ca, el recuer­do del ase­si­na­to (aquel 30 de mar­zo de 1976) de la niña Sha­wah­deh vuel­ve a cobrar dolo­ro­sa vigen­cia.

Como si de un trá­gi­co espe­jo se tra­ta­ra, otros tres ado­les­cen­tes de 12, 16 y 17 años, que juga­ban al fút­bol para tra­tar de olvi­dar por un momen­to el dra­ma de la gue­rra en la que se encuen­tran invo­lu­cra­dos, caye­ron bajo las bom­bas
de avio­nes israe­líes en Gaza.
Ayer en Gali­lea, hoy en cada uno de los rin­co­nes de un país mili­ta­ri­za­do, el pue­blo pales­tino sigue sien­do per­se­gui­do por rei­vin­di­car algo tan ele­men­tal como es una peque­ña fran­ja de tie­rra don­de habi­tar, recons­truir los oli­vos arra­sa­dos por el fue­go de los inva­so­res y en el que sus hijos pue­dan dis­fru­tar de la niñez y la ado­les­cen­cia sin temer per­der la vida por ello. De allí, que este 30 de mar­zo, vie­jos y nue­vos ros­tros, vol­ve­rán a home­na­jear a los caí­dos, tra­tan­do a la vez de que la comu­ni­dad inter­na­cio­nal no se sien­ta aje­na de la reso­lu­ción de tan pro­lon­ga­do con­flic­to.

altsasu olibondoa

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *