EE.UU.: La CIA finan­cia­ba el nar­co­trá­fi­co mun­dial, según cons­ta en docu­men­tos desclasificados

7

La agen­cia nor­te­ame­ri­ca­na de inte­li­gen­cia (CIA, por sus siglas en inglés) acu­día al nar­co­trá­fi­co para lle­nar sus arcas y rea­li­zar sus ope­ra­cio­nes clan­des­ti­nas, según apun­tan unos docu­men­tos con sello fede­ral esta­dou­ni­den­se que fue­ron desclasificados.

La his­to­ria de las rela­cio­nes entre la Agen­cia Cen­tral de Inte­li­gen­cia esta­dou­ni­den­se y el nar­co­trá­fi­co comen­zó en los años 70 y tuvo su pun­to cul­mi­nan­te en los 90. Más de 8.000 docu­men­tos del Gobierno fede­ral des­cla­si­fi­ca­dos por el Acta de Infor­ma­ción Públi­ca reve­lan los deta­lles de estos con­tro­ver­ti­dos víncu­los. Infor­mes de la déca­da de los 80 mues­tran que para con­tra­rres­tar la pre­sen­cia mili­tar sovié­ti­ca en Afga­nis­tán, EE. UU. gas­tó más de 2.000 millo­nes de dóla­res en el finan­cia­mien­to de la resis­ten­cia afga­na a tra­vés de los cár­te­les de dro­gas. Los mis­mos docu­men­tos indi­can que la CIA tam­bién estu­vo invo­lu­cra­da con nar­co­tra­fi­can­tes latinoamericanos.

«En el esce­na­rio esta­dou­ni­den­se, el dine­ro de la dro­ga pro­ve­nía des­de el Cono Sur y se con­ver­tía en dine­ro legí­ti­mo en Wall Street. En el esce­na­rio lati­no­ame­ri­cano, este mis­mo dine­ro, una vez blan­quea­do, vol­vía a la región en for­ma de fon­dos para el para­mi­li­ta­ris­mo», expli­ca el exagen­te fede­ral Michael Ruppert.

Adi­cio­nal­men­te, la des­es­ta­bi­li­za­ción de los gobier­nos y revo­lu­cio­nes en Amé­ri­ca Lati­na no eran los úni­cos obje­ti­vos de la inte­li­gen­cia esta­dou­ni­den­se: tam­bién eran víc­ti­mas de la CIA los movi­mien­tos socia­les den­tro de EE. UU. La agen­cia bus­ca­ba des­acre­di­tar a los líde­res que lucha­ban por los dere­chos civi­les con el fin de pre­ve­nir trans­for­ma­cio­nes en el con­tex­to ideo­ló­gi­co, la inte­gra­ción racial, la jus­ti­cia y otros ámbitos.

«El Gobierno que­ría que noso­tros actuá­ra­mos como mer­ce­na­rios en con­tra de nues­tras comu­ni­da­des. Nos uti­li­za­ron como mato­nes para inti­mi­dar a los radi­ca­les o a todos los que se opo­nían al Gobierno fede­ral», recuer­da el imán Abdul Alim Musa.

En su momen­to, los pre­si­den­tes Ronald Reagan y Geor­ge Bush padre pro­mo­vie­ron la doc­tri­na de la “Lucha con­tra las Dro­gas”, pero según los exper­tos este cri­te­rio ha cau­sa­do más pro­ble­mas que soluciones.

Según opi­na Bru­ce Bagley, exper­to en asun­tos lati­no­ame­ri­ca­nos de la Uni­ver­si­dad de Mia­mi, la mayor par­te de la lucha con­tra las dro­gas es par­te de una estra­te­gia falli­da; en lugar de dis­mi­nuir el nar­co­trá­fi­co, este aumen­tó. En paí­ses como Colom­bia y Méxi­co la vio­len­cia entre los cár­te­les cau­sa miles de muer­tes cada año; y en EE. UU. el núme­ro de adic­tos a las dro­gas aumen­tó. Ade­más, el lava­do de dine­ro ha deja­do una hue­lla de corrup­ción y fon­dos de dudo­sa pro­ce­den­cia por todas partes.

Por otra par­te, los inves­ti­ga­do­res del tema seña­lan que hoy en día las sofis­ti­ca­das ope­ra­cio­nes finan­cie­ras para ocul­tar las divi­sas fru­to del lava­do de dine­ro son un fenó­meno cons­tan­te. Estos pro­ce­di­mien­tos se valen de herra­mien­tas tec­no­ló­gi­cas como inter­net para enviar fon­dos de una cuen­ta a otra sin con­tro­les estric­tos, ase­gu­ran­do de esta for­ma la impunidad.

La Comi­sión de Juris­tas para la publi­ca­ción de infor­mes sobre el nar­co­trá­fi­co esti­ma que anual­men­te en EE. UU. se lavan más de 100.000 millo­nes de dóla­res pro­ce­den­tes de las dro­gas. La docu­men­ta­ción tam­bién sugie­re que una bue­na par­te de la éli­te eco­nó­mi­ca, tan­to en Lati­noa­mé­ri­ca como en Esta­dos Uni­dos, con­ti­núa bene­fi­cián­do­se del nego­cio de las drogas.

RT

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.