Ando­ni Ake­so­lo, un caso que aver­güen­za – Mikel Ari­za­le­ta

El hecho denun­cia­do:

Cua­tro enca­pu­cha­dos, que se iden­ti­fi­ca­ron como guar­dias civi­les, retu­vie­ron a un joven de Igo­rre, Ando­ni Ake­so­lo, para pedir­le cola­bo­ra­ción poli­cial y labo­res de chi­va­teo, le mos­tra­ron una pis­to­la y le entre­ga­ron una bala a modo de adver­ten­cia y ame­na­za. El secues­tro, la ame­na­za y el mal­tra­to se ha repar­ti­do por tres veces en dis­tin­tas fechas y tam­bién tres han sido las denun­cias ante el juz­ga­do inter­pues­tas por el joven, que siem­pre ha ter­mi­na­do archi­van­do el caso sin siquie­ra entre­vis­tar­se o inte­re­sar­se por el secues­tra­do.

Ante tama­ña injus­ti­cia, denun­cié per­so­nal­men­te el archi­vo del caso ante el Juz­ga­do de Guar­dia y soli­ci­té se abrie­se expe­dien­te con­tra la jue­za corres­pon­dien­te. El caso lle­gó al Tri­bu­nal Supe­rior del País Vas­co, el com­pe­ten­te a jui­cio de La Fis­ca­lía, quien denie­ga mi peti­ción, por lo que pre­sen­to ante el mis­mo una refle­xión de ciu­da­dano indig­na­do y que­jo­so:

Tri­bu­nal Supe­rior de Jus­ti­cia del País Vas­co

Sala de lo Civil y Penal

Ref. Rollo de Sala 511

N.I.G/Izo 48.04.1 – 10060426

Auto: pre­si­den­te D. Juan Luis Iba­rra Robles

Magis­tra­dos: D. Fer­nan­do Luis Ruiz Piñei­ro, D. Anto­nio Gar­cía Mar­tí­nez

Bil­bo, 31 de mar­zo del 2011

Miguel Car­los Ari­za­le­ta Bar­be­ría pre­sen­ta ante este Tri­bu­nal de Jus­ti­cia la siguien­te con­si­de­ra­ción ante su comu­ni­ca­ción por car­ta cer­ti­fi­ca­da:

Seño­res Jue­ces: Un salu­do de pri­ma­ve­ra y sol.

Con fecha 30 de mar­zo reci­bo, (agra­de­ci­do por la res­pues­ta), el acuer­do de sala, en el que se me comu­ni­ca “en vir­tud de los razo­na­mien­tos expues­tos… no haber lugar a admi­tir a trá­mi­te la denun­cia for­mu­la­da por Mikel Ari­za­le­ta con­tra la juez del juz­ga­do de Ins­truc­ción nº 3 de Duran­go, Dª María Tere­sa Tri­ni­dad San­tos, por no reves­tir la pre­cep­ti­va for­ma de que­re­lla”.

Expo­si­ción del hecho

1.-La denun­cia por el hecho gra­ve, cau­sa­do reite­ra­da­men­te pre­sun­ta­men­te por fun­cio­na­rios esta­ta­les, se pre­sen­ta ante el Juz­ga­do de Ins­truc­ción nº 5 de Bil­bao, que es quien acu­sa reci­bo del mis­mo. Inter­vie­ne el Minis­te­rio Fis­cal, quien soli­ci­ta que no se admi­ta la denun­cia y no se incoe pro­ce­di­mien­to con­tra la jue­za denun­cia­da por no haber que­re­lla del per­ju­di­ca­do ni, tam­po­co, acción popu­lar y, ade­más, el com­pe­ten­te para el caso sería el Tri­bu­nal Supe­rior, del que reci­bo el acuer­do dene­ga­to­rio.

Refle­xión

1.- Pues muy bien. Pero el hecho gra­ve de vio­la­ción sigue, y sigue intac­to tras su res­pues­ta, y éste es que: Repe­ti­da­men­te el joven Ando­ni Ake­so­lo (Aque­so­lo) Zua­zo vie­ne denun­cian­do ante la pren­sa y el juz­ga­do el aco­so para­po­li­cial, que vie­ne sufrien­do con reite­ra­ción estos años. Lo denun­ció el 23 de octu­bre de 2009 ante la pren­sa y el juz­ga­do, y lo vol­vió a denun­ciar en mayo y diciem­bre de 2010.

2.- Y la res­pues­ta judi­cial antes y aho­ra ha sido: archi­vo, pero no el escla­re­ci­mien­to del hecho ni tras la inter­ven­ción de la fis­ca­lía, ni tras la inter­ven­ción judi­cial. Por­que, deján­do­se de for­ma­li­da­des jurí­di­cas muy impor­tan­tes, no se debe olvi­dar que el meo­llo jurí­di­co del tema es que los dere­chos fun­da­men­ta­les de una per­so­na están sien­do gra­ve­men­te lesio­na­dos por pre­sun­ta­men­te fun­cio­na­rios esta­ta­les. Y ante la peti­ción de auxi­lio Fis­ca­lía y Magis­tra­tu­ra judi­cial espar­cen tin­ta de cala­mar ante la recla­ma­ción de un ciu­da­dano, que ve dene­ga­ción de auxi­lio, “en vir­tud de razo­na­mien­tos expues­tos”, ante una gra­ve vul­ne­ra­ción obje­ti­va. ¿Por qué no actúan de ofi­cio? ¿Aca­so no ven vul­ne­ra­ción gra­ve de dere­chos en este caso? ¿A qué espe­ran, a que aca­so den­tro de cier­to tiem­po pre­sen­te de nue­vo una nue­va denun­cia por­que de nue­vo ha sido secues­tra­do? ¿Con­si­de­ran un jue­go de for­ma­li­da­des para no hin­car el dien­te a un tema gra­ve y repe­ti­do de vul­ne­ra­ción de dere­chos? ¿Es eso lo que cabe espe­rar en nues­tros días de la Fis­ca­lía y el apa­ra­to judi­cial ante una gra­ve denun­cia de mal­tra­to, escu­dar­se en que el mal­tra­ta­do no ha pre­sen­ta­do que­re­lla? ¿Aca­so no bas­ta con las tres denun­cias ante­rio­res? ¿Cómo se archi­va el caso sin ni siquie­ra citar o inte­re­sar­se por el mal­tra­ta­do? ¿Aca­so se han intere­sa­do uste­des, le han pre­gun­ta­do a la jue­za por su pro­ce­der, han lla­ma­do o con­vo­ca­do al inju­ria­do?

3.- Y no es una apre­cia­ción indi­vi­dual, ni tam­po­co “pro­duc­to de un repen­tino impul­so ante el resul­ta­do adver­so de la pre­ten­sión que hubie­ra cau­sa­do” (razo­na­mien­to jurí­di­co segun­do), el 20.10 2010 en Bil­bao alre­de­dor de 70 abo­ga­dos de Eus­kal Herria, Esta­do espa­ñol, Argen­ti­na e Ita­lia sus­cri­bie­ron un mani­fies­to en el que lla­ma­ban a secun­dar la mar­cha que el 8 de enero reco­rrió Bil­bo bajo el lema «Eus­kal pre­soak Eus­kal Herri­ra esku­bi­de guz­tie­kin. Egin deza­gun urrat­sa».

En la com­pa­re­cen­cia ofre­ci­da en Bil­bo, Bea Ilar­dia y Jokin Ela­rre des­ta­ca­ban que les «due­le el cora­zón al com­pro­bar cómo las pre­sas y los pre­sos polí­ti­cos vas­cos sufren una con­cul­ca­ción de dere­chos cons­tan­te», y han recor­da­do que tan­to la socie­dad vas­ca como mul­ti­tud de orga­nis­mos inter­na­cio­na­les han recha­za­do «una y otra vez una polí­ti­ca peni­ten­cia­ria que tie­ne la cruel­dad como base» y que tie­ne como obje­ti­vo «des­truir» a los pri­sio­ne­ros vas­cos «para así gol­pear de lleno a toda la socie­dad vas­ca».

Los letra­dos con­si­de­ran «tre­men­da­men­te gra­ve que se cons­tru­yan leyes ad hoc para vul­ne­rar los dere­chos de las y los pre­sos polí­ti­cos vas­cos» o que «se esta­blez­ca un sis­te­ma peni­ten­cia­rio don­de las res­tric­cio­nes de dere­chos son cons­tan­tes, entre ellos el dere­cho a la defen­sa». En nues­tro pue­blo se vul­ne­ran dere­chos señor ponen­te Juan Luis Iba­rra Robles y sus víc­ti­mas, como en este caso, no se sien­ten ampa­ra­das ni por la Fis­ca­lía ni por la Jus­ti­cia. Y eso es muy gra­ve, se lo dice y recuer­da un ciu­da­dano al Pre­si­den­te del Tri­bu­nal Supe­rior de Jus­ti­cia del País Vas­co

4.- Ten­go sobre mi mesa los 12 tomos en los que se reco­ge el pro­to­co­lo del Tri­bu­nal Mili­tar Inter­na­cio­nal de Nurem­berg (Der Nürn­ber­ger Pro­zess gegen die Haupt­krie­ger­ver­bre­cher vom 14. Novem­ber 1945 – 1. Okto­ber 19469) y el grue­so tomo de Eus­kal memo­ria Fun­da­zioa “No les bas­tó Ger­ni­ka. Eus­kal Herria 1960−2010”. Y, como ciu­da­dano, los dos me pro­du­cen ver­güen­za y son­ro­jo, no sé si pare­ci­da, pero sí ver­güen­za y son­ro­jo. El pri­me­ro por­que fue un jui­cio de los ven­ce­do­res sobre los ven­ci­dos, no un jui­cio con­tra los cri­mi­na­les de una gue­rra. Y ese pre­ce­den­te se ha ido repi­tien­do a tra­vés de los tiem­pos. La jus­ti­cia en sus sen­ten­cias ha ido con­de­nan­do los crí­me­nes de los ven­ci­dos, no los de los ven­ce­do­res, que nor­mal­men­te son mayo­res. Y el segun­do por la impu­ni­dad que las actua­cio­nes cri­mi­na­les de las ins­ti­tu­cio­nes, fun­cio­na­rios y apa­ra­tos del Esta­do espa­ñol vie­nen actuan­do en Eus­kal Herria: ante sus ase­si­na­tos, vio­la­cio­nes, mal­tra­tos… El silen­cio, tam­bién de la Fis­ca­lía y Magis­tra­tu­ra, es ate­rra­dor. A mi modo de ver tras­pa­sa la lin­de del silen­cio y la cobar­día y se aden­tra en el pan­ta­no­so y opa­co ámbi­to de la cola­bo­ra­ción. Se esti­ma que pudie­ran ron­dar en los últi­mos 50 años los 10.000 torturados/​as, hecho inex­pli­ca­ble con una Fis­ca­lía y unos Tri­bu­na­les aman­tes de la Jus­ti­cia y defen­so­res de la dig­ni­dad de los ciu­da­da­nos.

5.- Y esa lar­ga his­to­ria de impu­ni­dad expli­ca tam­bién el hecho aquí denun­cia­do y el archi­vo judi­cial del mis­mo. Y expli­ca, son­ro­ja y aver­güen­za la narra­ción de Bea­triz Etxe­ba­rria, que rela­ta en pri­me­ra per­so­na el momen­to de su deten­ción, el via­je de tras­la­do a Madrid y los cin­co días de inco­mu­ni­ca­ción. Y el gran silen­cio de Fis­ca­lía y Jue­ces.

Sobre las 4:00 de la maña­na del 1 de mar­zo de 2011 revien­tan la puer­ta. Me aga­rran del pelo y me lle­van en volan­das al salón. Estoy en suje­ta­dor y no me dejan poner­me ropa duran­te el regis­tro. En el salón me redu­cen con vio­len­cia y en el sofá me inten­tan poner las espo­sas. Se enfa­dan por­que me que­dan peque­ñas. Me dicen mien­tras sigo sen­ta­da en el sofá: «Ya verás qué cin­co días vas a pasar».

Me mareé un poco duran­te el regis­tro del tras­te­ro. Me aga­rran muy fuer­te del bra­zo, me dejan mar­cas. Me ponen espo­sas de cuer­da y me las van apre­tan­do cada vez más.
Al salir de casa me ame­na­zan: que no mire ni hable con mi pare­ja. Me lle­van don­de esta­ba el coche y me prohí­ben mirar el regis­tro.

Me lle­van al foren­se de Bil­bo: me miran bien, ten­go mar­cas en las muñe­cas de las espo­sas, tenía las venas hin­cha­das, y algún ras­po­na­zo. Los bra­zos rojos, por la for­ma de aga­rrar­me, y aga­rro­ta­dos.

Me mon­tan en el Patrol. Me obli­ga­ban a cerrar los ojos y me los tapan ellos mis­mos con la mano. Escu­cho cómo hablan de encon­trar­se con otro coche.

Paran. Un guar­dia civil, que se hacía lla­mar el Comi­sa­rio, vie­ne a bus­car­me y cam­bia­mos de coche. El de aho­ra no es un Patrol, es un coche nor­mal por el espa­cio y la altu­ra al entrar. El Comi­sa­rio empie­za a gri­tar­me al oído y a ame­na­zar­me: «Soy mili­tar y estoy entre­na­do para matar». Me dice que ten­go dos opcio­nes: hablar des­de el prin­ci­pio, o no. Noto cómo sacan una bol­sa y me la ponen enci­ma de las manos Duran­te el via­je a Madrid me dan gol­pes y colle­jas en la cabe­za, y cons­tan­tes ame­na­zas. Me dicen que va a parar el coche y «te voy a poner en pelo­tas, te tiro a la nie­ve y te voy a abrir en canal». El Comi­sa­rio se qui­ta la cha­que­ta y empie­za a res­tre­gar­se con­tra mi cuer­po. El otro poli­cía que esta­ba a su lado «apa­ci­gua» a El Comi­sa­rio pero tam­bién me ame­na­za. Me hacen «la bol­sa» dos veces de camino a Madrid.

En la comi­sa­ría había dife­ren­tes habi­ta­cio­nes: en una escu­cha­ba los gri­tos del res­to de dete­ni­dos y había otra que esta­ba más aba­jo que me daba la sen­sa­ción de que esta­ba ais­la­da, y ahí el tra­to era toda­vía peor. A la pri­me­ra la lla­ma­ré la «habi­ta­ción dura» y a la otra «la muy dura».

Siguen las ame­na­zas y El Comi­sa­rio me mete a una cel­da y me dice que pien­se bien qué voy a hacer. Me sacan de la cel­da y me lle­van al foren­se.
Son sobre las 20.30 del mar­tes. Le rela­to que estoy sien­do tor­tu­ra­da. Me vuel­ven a lle­var a la cel­da.

Me lle­van a la «habi­ta­ción dura». Allí oía gri­tos del res­to de detenidos/​as. Me sien­tan en una silla y me mojan las manos, mien­tras escu­cho rui­dos de algo que pare­cen elec­tro­dos. Cuan­do esta­ba en la cel­da tam­bién escu­cha­ba esos mis­mos rui­dos. Me dicen que ten­go que hablar y me empie­zan a qui­tar la ropa has­ta dejar­me total­men­te des­nu­da. Estan­do des­nu­da me echan agua fría por enci­ma. Me vuel­ven a poner la bol­sa has­ta tres veces segui­das. Me ame­na­zan con hacer­me la bañe­ra. Estan­do des­nu­da, me ponen a cua­tro patas enci­ma de una espe­cie de tabu­re­te. Me dan vase­li­na en el ano y en la vagi­na y me meten un poco un obje­to. Sigo des­nu­da y me envuel­ven en una man­ta y me dan gol­pes. Me aga­rran, me zaran­dean y me levan­tan del sue­lo.

Me vuel­ven a lle­var a la cel­da has­ta la maña­na del miér­co­les, cuan­do vuel­vo a visi­tar al foren­se. Le cuen­to algo sobre el tra­to al que esta­ba sien­do some­ti­da y su acti­tud fue mala.

Vuel­vo a la cel­da y allí tra­to de «des­can­sar» un poco. Des­pués de pasar un rato, vie­ne El Comi­sa­rio y me lle­va a la sala «muy dura». Allí me vuel­ve a des­nu­dar. Me esti­ra del pelo, me da gol­pes en la cabe­za y me gri­ta al oído que es mili­tar y que está entre­na­do para matar y que «te voy a des­tro­zar toda por den­tro para que no pue­das tener peque­ños eta­rras».

Me vuel­ven a lle­var a la cel­da y des­pués de estar allí, al foren­se. No le cuen­to nada, al ver cuál había sido su acti­tud en la últi­ma visi­ta en la que cues­tio­na­ba el rela­to de tor­tu­ras que le había hecho.

En los inte­rro­ga­to­rios siem­pre había mucha gen­te. Una vez con­té has­ta sie­te voces dife­ren­tes. Me ame­na­zan cons­tan­te­men­te con mi pare­ja (al que escu­cho cómo está sien­do tor­tu­ra­do). Tam­bién me ame­na­zan con dete­ner a mi her­mano. Me dicen que como no haya tra­to no sólo van a dete­ner a mis padres, sino que tam­bién van a lle­var a mi abue­la «en bra­gas y que se la iba a follar».

El ante­úl­ti­mo día El Comi­sa­rio me vuel­ve a des­nu­dar. Tira una man­ta al sue­lo, gri­ta y me dicen que me van a vio­lar, otra vez. Me da la impre­sión de que él se empie­za a qui­tar la ropa, escu­cho cómo se qui­ta el cin­tu­rón. Enton­ces, al que lla­ma­ban Gar­men­dia inten­ta tran­qui­li­zar­le, lo saca de la sala en la que esta­ban y escu­cho cómo hablan. Gar­men­dia entra otra vez en la habi­ta­ción y me dice que le pro­me­ta que voy a decla­rar.
El últi­mo día tuve has­ta seis inte­rro­ga­to­rios. La segun­da decla­ra­ción poli­cial la hago el sába­do a las 5:40. Des­pués no me vuel­ven a des­nu­dar y la agre­si­vi­dad era menor, inclu­so lle­ga­ron a decir­me si que­ría ver a Iñi­go.

Las ame­na­zas no cesa­ron has­ta lle­gar a la Audien­cia Nacio­nal. En el fur­gón, El comi­sa­rio, que esta­ba sen­ta­do a mi lado, me dijo que tenía que rati­fi­car delan­te del juez la decla­ra­ción.

Duran­te todo el perio­do de inco­mu­ni­ca­ción, sal­vo cuan­do iba don­de el foren­se, estu­ve con los ojos tapa­dos con dife­ren­tes anti­fa­ces. Había alguno de látex que tenía una espe­cie de pol­vo que ellos decían que si abría los ojos me iba a que­dar cie­ga. Yo sí nota­ba que cuan­do me lo qui­ta­ban (para ir al foren­se) me pica­ban los ojos duran­te un rato. Cuan­do esta­ba con El Comi­sa­rio me ponían otro anti­faz que era como de ter­cio­pe­lo.

Duran­te la inco­mu­ni­ca­ción estu­ve sobre todo con tres poli­cías (El Comi­sa­rio, El Ins­pec­tor y Gar­men­dia, que era menos sal­va­je), aun­que duran­te los inte­rro­ga­to­rios solía haber mucha gen­te siem­pre en la habi­ta­ción.

Ante el juez negué la decla­ra­ción poli­cial y denun­cié haber sido tor­tu­ra­da.

La así tor­tu­ra­da ter­mi­nó en la cár­cel y los tor­tu­ra­do­res siguen sin­tién­do­se impu­nes, into­ca­bles fun­cio­na­rios del Esta­do, y quién sabe si has­ta qui­zá lau­rea­dos y pro­mo­cio­na­dos. Lo cier­to es que la his­to­ria ava­la tales pen­sa­mien­tos.

6.- ¿Qué me cabe espe­rar tras esta refle­xión mía y este dic­ta­men de Uste­des? El tiem­po lo dirá. Sólo espe­ro que no haya más vio­la­cio­nes de este tipo por pre­sun­tos fun­cio­na­rios del Esta­do y que Fis­ca­lía y Jus­ti­cia inda­guen, juz­guen y se tomen en serio vio­la­cio­nes de dere­chos seme­jan­tes. Des­pués y todo, aun­que la his­to­ria demues­tre lo con­tra­rio, uno tie­ne dere­cho a soñar en tri­bu­na­les de Jus­ti­cia, que defien­dan los dere­chos de las per­so­nas. Es lo que deseo.

Un salu­do.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *