Libia y la trans­for­ma­ción de la izquier­da occi­den­ta­lis­ta en izquier­da OTA­Nis­ta – Albert Escusa

La izquier­da occi­den­ta­lis­ta y la rup­tu­ra con el internacionalismo

Vivi­mos en el perío­do his­tó­ri­co en el cual la izquier­da occi­den­ta­lis­ta se trans­for­ma en izquier­da OTANista.

Cuan­do coin­ci­den el dis­cur­so, los refe­ren­tes mora­les y los obje­ti­vos de la izquier­da con los de sus supues­tos enemi­gos –los repre­sen­tan­tes del capi­ta­lis­mo y el impe­ria­lis­mo, y su bra­zo arma­do, la OTAN– es que algo anda muy mal entre la izquier­da. Y no sólo por la coin­ci­den­cia de ideas sin peli­gro real: la cri­sis capi­ta­lis­ta mun­dial, ini­cia­da en 1973 y ace­le­ra­da tras la des­apa­ri­ción de la URSS en 1991, empu­ja a las dife­ren­tes poten­cias impe­ria­lis­tas a una suce­sión de bru­ta­les agre­sio­nes mili­ta­res y de ocu­pa­ción neo­co­lo­nial de los paí­ses cuyos gobier­nos no pue­den con­tro­lar direc­ta­men­te y que ade­más dis­po­nen de abun­dan­tes recur­sos natu­ra­les. El con­sen­so entre una bue­na par­te de la izquier­da occi­den­tal y el impe­ria­lis­mo en la nece­si­dad de des­truir el régi­men libio y ani­qui­lar a Gad­da­fi es muy preo­cu­pan­te: Libia es un esla­bón de una lar­ga cade­na de agre­sio­nes que se pre­pa­ran con­tra todos aque­llos Esta­dos que con­ser­ven aun­que sea cual­quier ves­ti­gio de inde­pen­den­cia y sobe­ra­nía nacional.

Las acti­tu­des de com­pla­cen­cia de la izquier­da anti-Gad­da­fi ante la nue­va secuen­cia de la glo­ba­li­za­ción impe­ria­lis­ta des­mo­vi­li­zan a los sec­to­res soli­da­rios e inter­na­cio­na­lis­tas de occi­den­te ante la esca­la­da mili­ta­ris­ta del impe­ria­lis­mo, que pro­ba­ble­men­te ame­na­za­rá pron­to con sus gol­pes de Esta­do, sus escua­dro­nes de la muer­te, sus avio­nes de com­ba­te y sus bom­bas de ura­nio empo­bre­ci­do a paí­ses como Siria, Irán, Cos­ta de Mar­fil, Repú­bli­ca Demo­crá­ti­ca del Con­go y… qui­zás Ecua­dor, Nica­ra­gua, Vene­zue­la y Cuba si per­sis­ten en seguir un camino social­men­te opues­to al dise­ña­do por la glo­ba­li­za­ción capitalista.

En el caso de Libia, nue­vos datos acer­ca de las impli­ca­cio­nes de las poten­cias impe­ria­lis­tas en el des­en­ca­de­na­mien­to de la rebe­lión anti-Gad­da­fi, reafir­ma el con­ven­ci­mien­to de que no nos encon­tra­mos ante una «revo­lu­ción con­tra el tirano» como defien­den los medios de comu­ni­ca­ción impe­ria­lis­tas y la izquier­da occi­den­ta­lis­ta, sino ante una agre­sión de tipo neo­co­lo­nial por par­te del impe­ria­lis­mo con­tra un Esta­do inde­pen­dien­te. Por ello Gad­da­fi debe ser apo­ya­do por la izquier­da inter­na­cio­na­lis­ta como el repre­sen­tan­te de una lucha patrió­ti­ca anti­co­lo­nial legí­ti­ma y nece­sa­ria, a pesar de que a cier­tas per­so­nas les des­pier­te más o menos pre­jui­cios que Gad­da­fi en lugar de dor­mir en una habi­ta­ción con cama lo haga en una “jai­ma”. ¿Debe ser esa una posi­ción defi­ni­ti­va para siem­pre? No, pues­to que todo régi­men polí­ti­co pue­de evo­lu­cio­nar en un sen­ti­do pro­gre­sis­ta o reac­cio­na­rio depen­dien­do de las fuer­zas exter­nas e inter­nas que actúan sobre él, pero de lo que se tra­ta es de tomar par­ti­do aho­ra y no escon­der­se tras las fáci­les ambi­güe­da­des o las esté­ri­les con­de­nas ver­ba­les. Estas acti­tu­des sólo sir­ven para man­te­ner una ima­gen de pro­gre­sía arti­fi­cial y vacía más pro­pia de la izquier­da post­mo­der­na caren­te de ideo­lo­gías (y de ideas), que repu­dia con el fana­tis­mo del con­ver­so con­cep­tos como luchas de cla­ses, impe­ria­lis­mo y libe­ra­ción de los pue­blos opri­mi­dos, con­si­de­ra­dos como recuer­dos infan­ti­les de una épo­ca leja­na en la que esta izquier­da reci­cla­da cul­ti­va­ba la pose de la radi­ca­li­dad y el extremismo.

Algu­nos sec­to­res de esta izquier­da occi­den­ta­lis­ta, que se dicen segui­do­res de Marx o Lenin, se escu­dan en el argu­men­to de que tales regí­me­nes o gobier­nos del ter­cer mun­do no tie­nen nada que ver con el socia­lis­mo: aun­que eso fue­ra cier­to, algu­nos han teni­do o tie­nen indis­cu­ti­bles ele­men­tos de pro­gre­so social para las masas que el impe­ria­lis­mo desea eli­mi­nar, como la refor­ma agra­ria, nacio­na­li­za­cio­nes, igual­dad de la mujer, etc. Pero ade­más, quien plan­tea ese deba­te está huyen­do del pro­ble­ma, pues­to que lo que intere­sa no es una dis­cu­sión doc­tri­nal sobre el socia­lis­mo en tal o cual país, sino de la lucha con­tra el impe­ria­lis­mo en el mun­do. Por otra par­te, es evi­den­te que sólo el pue­blo libio debe tener la últi­ma pala­bra para pro­nun­ciar­se a favor o con­tra Gad­da­fi como líder libio.

En dife­ren­tes aná­li­sis se han pre­sen­ta­do prue­bas sobre los víncu­los entre las orga­ni­za­cio­nes de opo­si­ción libias que lide­ran la revuel­ta y la CIA –lo que no exclu­ye la posi­bi­li­dad que en algu­nos sec­to­res socia­les libios haya un resen­ti­mien­to sóli­do con­tra Gad­da­fi debi­do al dete­rio­ro de la situa­ción inter­na del país – , la pre­sen­cia de tro­pas espe­cia­les de Gran Bre­ta­ña y Esta­dos Uni­dos en las zonas con­tro­la­das por la opo­si­ción, y el con­tra­ban­do de armas des­de Egip­to para pre­pa­rar las «mani­fes­ta­cio­nes pací­fi­cas» que des­tru­ye­ron tan­ques y cuar­te­les mili­ta­res e incen­dia­ron mul­ti­tud de edi­fi­cios. Nue­vos datos pare­cen vali­dar la tesis de Gad­da­fi de que tras las revuel­tas se encuen­tra tam­bién Al Qae­da: según infor­mó el pre­si­den­te de Chad, orga­ni­za­cio­nes vin­cu­la­das a Al Qae­da asal­ta­ron cuar­te­les mili­ta­res en Libia y se apo­de­ra­ron de una gran can­ti­dad de arma­men­to (1), y los pro­pios diri­gen­tes de la opo­si­ción reco­no­cen haber reclu­ta­do mili­cia­nos de esta cria­tu­ra terro­ris­ta de Esta­dos Uni­dos para com­ba­tir a Gad­da­fi, mien­tras que isla­mis­tas radi­ca­les del Rei­no Uni­do se han orga­ni­za­do para apo­yar a esta mis­ma opo­si­ción (2).

Pero lo más reve­la­dor de la inje­ren­cia occi­den­tal des­ca­ra­da en la «revo­lu­ción libia» son las prue­bas pre­sen­ta­das por un perió­di­co ita­liano –pro­ba­ble­men­te reve­la­das por los ser­vi­cios de espio­na­je de este país– sobre la impli­ca­ción de los ser­vi­cios de inte­li­gen­cia de Fran­cia y de cer­ca­nos cola­bo­ra­do­res de Sar­kozy en la com­pra de algu­nos altos mili­ta­res y fun­cio­na­rios libios, que trai­cio­na­ron a Gad­da­fi y que infor­ma­ron de secre­tos mili­ta­res cla­ves y de los sec­to­res socia­les y polí­ti­cos des­con­ten­tos con el gobierno libio, que debe­rían ser orga­ni­za­dos para la revuel­ta. Estos altos fun­cio­na­rios y mili­ta­res que deser­ta­ron y entra­ron al ser­vi­cio de Sar­kozy fue­ron des­pués los res­pon­sa­bles del des­en­ca­de­na­mien­to de las revuel­tas. En reali­dad, éstas fue­ron pre­vis­tas para el día 22 de enero, pero se abor­ta­ron debi­do a la deten­ción del coro­nel Geha­ni –el hom­bre de los fran­ce­ses en Ben­ga­si– por los mili­ta­res lea­les (3), aun­que la red clan­des­ti­na que debía pre­pa­rar la insu­rrec­ción ya esta­ba lis­ta para actuar. No fue fru­to de la casua­li­dad que Fran­cia fue­ra el pri­mer país en reco­no­cer a la opo­si­ción de Ben­ga­si como el úni­co gobierno legí­ti­mo de Libia, ni tam­po­co que Gad­da­fi com­pa­ra­ra a esta opo­si­ción con la “quin­ta colum­na” en el inte­rior de la Repú­bli­ca espa­ño­la que tra­ba­jó por el triun­fo del gene­ral fas­cis­ta Fran­co (4).

A pesar de todas las reve­la­cio­nes sobre la natu­ra­le­za de las revuel­tas libias y de las bom­bas “huma­ni­ta­rias” que van masa­cran­do civi­les y des­tru­yen­do hos­pi­ta­les y otras infra­es­truc­tu­ras del «régi­men», la izquier­da occi­den­ta­lis­ta pre­fie­re mirar hacia otro lado y seguir con su dis­cur­so vis­ce­ral­men­te anti-Gad­da­fi, exi­gien­do, al igual que Oba­ma, Zapa­te­ro, Sar­kozy y otros «revo­lu­cio­na­rios», la des­truc­ción del régi­men libio. Esta izquier­da, que se deja arras­trar por las apa­rien­cias de los suce­sos y rehú­ye las refle­xio­nes en pro­fun­di­dad, con­si­de­ra que lo que hay en jue­go es una genui­na revo­lu­ción popu­lar con­tra una dic­ta­du­ra pro-occi­den­tal. Pero el tras­fon­do real de la cri­sis libia es la gue­rra entre varios paí­ses, bási­ca­men­te EE.UU-Francia-Italia-España y Ale­ma­nia, por el repar­to del petró­leo libio y la ani­qui­la­ción de un gobierno poco segu­ro para el impe­ria­lis­mo, y el veto a Chi­na de con­ti­nuar sus rela­cio­nes eco­nó­mi­cas con Libia. Esta ver­dad, reve­la­da por los sec­to­res más lúci­dos de la izquier­da des­de el pri­mer ins­tan­te (algu­nos inte­lec­tua­les com­pro­me­ti­dos y los gobier­nos del ALBA como Cuba, Vene­zue­la, Boli­via, Nica­ra­gua y otros), ha sido igno­ra­da por la izquier­da occi­den­ta­lis­ta, que tan ilu­mi­na­da se sien­te para inter­pre­tar la reali­dad polí­ti­ca de Libia, pero en cam­bio nave­ga en la oscu­ri­dad cuan­do de lo que se tra­ta es de ela­bo­rar en su pro­pia casa alter­na­ti­vas creí­bles que le per­mi­tan reci­bir el apo­yo mayo­ri­ta­rio de los tra­ba­ja­do­res. Es pre­ci­so com­pren­der que tras el odio irra­cio­nal con­tra el diri­gen­te libio se escon­de una polí­ti­ca cons­cien­te de colo­ni­za­ción del país afri­cano por par­te de las poten­cias impe­ria­lis­tas en la que una par­te sus­tan­cial de la izquier­da está cola­bo­ran­do con su irres­pon­sa­ble actitud.

La izquier­da occi­den­tal y Libia: tres posi­cio­nes divergentes

Libia no sólo ha pro­du­ci­do una divi­sión entre el cam­po impe­ria­lis­ta, entre los atlan­tis­tas más acé­rri­mos como Fran­cia y Esta­dos Uni­dos por una par­te, y Ale­ma­nia –opues­ta a la inter­ven­ción– por otra. A medi­da que se recru­de­ce la cri­sis libia se cla­ri­fi­can las posi­cio­nes de la izquier­da occi­den­tal res­pec­to al con­flic­to, cris­ta­li­zan­do len­ta­men­te tres pos­tu­ras diver­gen­tes. Las dos pri­me­ras están de acuer­do en la demo­ni­za­ción de Gad­da­fi y la cri­mi­na­li­za­ción del gobierno libio, pero están divi­di­das entre la corrien­te beli­cis­ta y la más o menos anti­be­li­cis­ta debi­do a las dis­cre­pan­cias acer­ca de la nece­si­dad de una gue­rra para des­truir al régi­men de Gaddafi.

La izquier­da beli­cis­ta, muy vin­cu­la­da a las ins­ti­tu­cio­nes y par­la­men­tos de los paí­ses impe­ria­lis­tas –aquí encon­tra­ría­mos a los favo­ra­bles a la agre­sión mili­tar, como los eco­so­cia­lis­tas, algu­nos miem­bros del Par­ti­do de la Izquier­da Euro­pea, algu­nas orga­ni­za­cio­nes comu­nis­tas dere­chi­za­das, direc­cio­nes de los sin­di­ca­tos mayo­ri­ta­rios, muchos nacio­na­lis­tas de izquier­da, etc. – , pien­sa que hay que apo­yar la inter­ven­ción impe­ria­lis­ta como mal menor para pre­ve­nir las «masa­cres de Gad­da­fi con­tra su pueblo».

La otra pos­tu­ra es anti­be­li­cis­ta (con cier­tos mati­ces), y aquí entra­ría la izquier­da “Ni-Ni” –ni Gad­da­fi ni impe­ria­lis­mo – , cons­ti­tui­da por algu­nas orga­ni­za­cio­nes de la izquier­da par­la­men­ta­ria, otros par­ti­dos comu­nis­tas y la mayo­ría de las orga­ni­za­cio­nes de la extre­ma izquier­da como el trots­kis­mo, pla­ta­for­mas anti-gue­rra, etc., que apo­yan las revuel­tas arma­das y están a favor de la des­truc­ción del gobierno libio. Coin­ci­den con las poten­cias agre­so­ras en los obje­ti­vos, pero difie­ren en los métodos.

Estas dos posi­cio­nes repre­sen­tan dos varian­tes de la izquier­da occi­den­ta­lis­ta, una izquier­da que coin­ci­de en con­si­de­rar que los valo­res de demo­cra­cia, dere­chos huma­nos, liber­tad, etc., tal y como son enten­di­dos por el libe­ra­lis­mo bur­gués euro­peo, y las for­mas de orga­ni­za­ción de las socie­da­des euro­peas, son total­men­te pre­fe­ri­bles a otras for­mas de gobierno o socie­da­des que exis­ten en dife­ren­tes Esta­dos del Ter­cer Mun­do, defi­ni­dos gené­ri­ca­men­te como «dic­ta­du­ras» o «auto­cra­cias» sobre «pue­blos atrasados».

Es una izquier­da radi­cal­men­te euro­cen­tris­ta en su for­ma de ver al res­to del mun­do y los con­flic­tos socia­les en otros paí­ses, a pesar de que apa­ren­te­men­te con­de­ne el euro­cen­tris­mo, y este euro­cen­tris­mo a veces tam­bién con­ta­gia a algu­nas orga­ni­za­cio­nes pro­gre­sis­tas del ter­cer mun­do, que adop­tan mimé­ti­ca­men­te sus aná­li­sis polí­ti­cos. En la prác­ti­ca, las dos corrien­tes de la izquier­da occi­den­ta­lis­ta defien­den, aun­que sea de for­ma incons­cien­te, una solu­ción neo­co­lo­nial para Libia, al defen­der la eli­mi­na­ción del que hoy es el líder de la resis­ten­cia, el coro­nel Gaddafi.

Una ter­ce­ra posi­ción, muy mino­ri­ta­ria en occi­den­te, es la de aque­lla izquier­da que, sin estar nece­sa­ria­men­te a favor o en con­tra del gobierno libio y de Gad­da­fi, con­si­de­ra que hay moti­vos impor­tan­tes para sos­pe­char de la una­ni­mi­dad en la demo­ni­za­ción de Gad­da­fi, y que hay en mar­cha una ope­ra­ción del impe­ria­lis­mo para sus­ti­tuir a un régi­men nacio­na­lis­ta del Ter­cer Mun­do –que quie­re pro­te­ger su petró­leo y la inde­pen­den­cia del país– por otro que le sea fiel, median­te una clá­si­ca ope­ra­ción de agre­sión; esta izquier­da afir­ma que la pos­tu­ra inter­na­cio­na­lis­ta impli­ca, en estos momen­tos, tomar acti­va­men­te par­ti­do por Gad­da­fi como máxi­mo repre­sen­tan­te de un Esta­do agre­di­do por el impe­ria­lis­mo y aban­do­nar las posi­bles dis­cre­pan­cias con él y con­si­de­rar­las aho­ra como secun­da­rias. En esta últi­ma corrien­te se situa­rían algu­nos par­ti­dos comu­nis­tas y anti­im­pe­ria­lis­tas que no han sucum­bi­do a la pro­pa­gan­da de gue­rra. A nivel inter­na­cio­nal, los gobier­nos del ALBA, a pesar de no entrar den­tro del ámbi­to de la izquier­da occi­den­tal, serían los que con más deter­mi­na­ción repre­sen­tan esta postura.

De estas tres corrien­tes en la izquier­da occi­den­tal, la for­ma­da por la izquier­da “Ni-Ni” es la más dañi­na para el inter­na­cio­na­lis­mo y la soli­da­ri­dad, pues­to que, defen­dien­do en apa­rien­cia pos­tu­ras anti­im­pe­ria­lis­tas, le otor­ga legi­ti­mi­dad al impe­ria­lis­mo en su empe­ño de des­truir el Esta­do libio, a pesar de que esta izquier­da se opon­ga a la gue­rra. Entre la izquier­da “Ni-Ni” el razo­na­mien­to es el siguien­te: “si el régi­men de Gad­da­fi es tan malo y ha come­ti­do tan­tos crí­me­nes, es un mal menor que sea ani­qui­la­do por la OTAN”. Resul­ta­do prác­ti­co entre los ciu­da­da­nos poten­cial­men­te anti­co­lo­nia­lis­tas: “no vale la pena movi­li­zar­se con­tra la agre­sión, por­que no hay dife­ren­cias entre agre­so­res y agre­di­dos, todos son igual de malos”. Las dos corrien­tes de la izquier­da occi­den­ta­lis­ta defien­den los mis­mos obje­ti­vos que los gobier­nos impe­ria­lis­tas y la izquier­da gue­rre­ris­ta: des­truir a Gad­da­fi. Sola­men­te dis­cre­pan en los medios, por­que algu­nos pien­san que la agre­sión mili­tar es moral­men­te recha­za­ble. Esta mis­ma izquier­da ha cola­bo­ra­do en que la idea de revo­lu­ción, que anti­gua­men­te ate­rra­ba a las cla­ses domi­nan­tes, haya sido con­ver­ti­da por los gran­des medios de des­in­for­ma­ción de masas en sinó­ni­mo de su contrario.

La izquier­da occi­den­ta­lis­ta y la pro­pa­gan­da de guerra

La pro­pa­gan­da de gue­rra con­tra Libia ha hecho mella entre muchos sec­to­res de la izquier­da: pala­bras pro­nun­cia­das des­de la vis­ce­ra­li­dad o la mani­pu­la­ción des­ca­ra­da como «masa­cres», «tirano», «el régi­men que se derrum­ba ante la revo­lu­ción», los «mer­ce­na­rios de Gad­da­fi», el «geno­ci­dio del dic­ta­dor con­tra su pue­blo», han sido las men­ti­ras sobre las que se han rea­li­za­do los pre­pa­ra­ti­vos de la agre­sión. Las víc­ti­mas –los bue­nos– son los opo­si­to­res a Gad­da­fi, los «revo­lu­cio­na­rios», los que tie­nen «víc­ti­mas civi­les pací­fi­cas» (a pesar de estar arma­dos con tan­ques, lan­za­gra­na­das o aviones).

Los par­ti­da­rios de Gad­da­fi –los malos– no tie­nen víc­ti­mas civi­les nun­ca, como máxi­mo los muer­tos son «par­ti­da­rios del régi­men», «escu­dos huma­nos» o «mer­ce­na­rios afri­ca­nos» y por lo tan­to los misi­les y las bom­bas de la OTAN pue­den ata­car­los impu­ne­men­te. El guión no es nue­vo, se ha repe­ti­do nume­ro­sas veces y se ha per­fec­cio­na­do des­de Yugos­la­via, Irak y Afga­nis­tán. Pero entre una par­te sus­tan­cial de la izquier­da y de la extre­ma izquier­da occi­den­tal, la des­me­mo­ria –o algo mucho peor– pare­ce haber­se con­ver­ti­do en una seña de iden­ti­dad. Para la izquier­da occi­den­ta­lis­ta, la pala­bra anti­co­lo­nia­lis­mo debe­ría ser rele­ga­da al museo de la his­to­ria definitivamente.

Las orga­ni­za­cio­nes de izquier­das –entre las que se encuen­tran algu­nas que teó­ri­ca­men­te repre­sen­tan pos­tu­ras ideo­ló­gi­cas opues­tas – , que des­de sus ata­la­yas mora­li­zan­tes y sus vacíos evan­ge­lios ideo­ló­gi­cos están pro­mo­vien­do el derro­ca­mien­to de Gad­da­fi y argu­men­tan que las masas libias luchan por un régi­men polí­ti­co y social mejor que el actual, ya tie­nen moti­vos para nue­vos fes­te­jos y cele­bra­cio­nes. Esta izquier­da lan­za los dar­dos ver­ba­les, fabri­ca las lec­cio­nes de moral con­tra Gad­da­fi y exi­gen su eli­mi­na­ción, y la OTAN escu­cha ale­gre­men­te estos lla­ma­mien­tos y arro­ja las bom­bas, siguien­do el mis­mo guión que con Milo­se­vic y Sad­dam, por nom­brar dos «demo­nios»: en esos paí­ses, como todos pue­den com­pro­bar, tam­bién las «masas opri­mi­das» han con­quis­ta­do la liber­tad y la demo­cra­cia, y un mayor nivel de vida que duran­te los ante­rio­res regí­me­nes. Por ello esta mis­ma izquier­da debió cele­brar como una baca­nal roma­na que sus odia­dos demo­nios, los diri­gen­tes de la anti­gua Yugos­la­via e Irak, fue­ran eli­mi­na­dos en nom­bre de la demo­cra­cia y los dere­chos huma­nos, y que estos paí­ses, jun­to con Koso­vo y Afga­nis­tán, se con­vir­tie­ran en los nue­vos pues­tos avan­za­dos de la OTAN tras pro­vo­car cien­tos de miles de víc­ti­mas y una gigan­tes­ca des­truc­ción de infra­es­truc­tu­ras, medios de pro­duc­ción y edi­fi­cios civiles.

Y es que des­de los cómo­dos púl­pi­tos ins­ta­la­dos en los micros­có­pi­cos vati­ca­nos ideo­ló­gi­cos en los que se ha con­ver­ti­do una par­te de esta izquier­da OTA­Nis­ta, es muy fácil hablar de los “prin­ci­pios revo­lu­cio­na­rios” sin tener que preo­cu­par­se nun­ca de apli­car tales prin­ci­pios en la prác­ti­ca. Por ello la izquier­da occi­den­ta­lis­ta abra­za la cri­mi­na­li­za­ción de Gad­da­fi y su régi­men, sin dar ni un ins­tan­te a la duda o a la crí­ti­ca. Por este moti­vo se ha con­ver­ti­do volun­ta­ria­men­te no sólo en el refe­ren­te moral del impe­ria­lis­mo, sino en algo de mucha más subs­tan­cia: en la van­guar­dia ideo­ló­gi­ca de la OTAN. Tras cada «régi­men delin­cuen­te» ata­ca­do por la izquier­da occi­den­ta­lis­ta y derri­ba­do por el impe­ria­lis­mo, se ins­ta­lan auto­má­ti­ca­men­te bases mili­ta­res de la OTAN.

La izquier­da OTA­Nis­ta, las «masas revo­lu­cio­na­rias» y el mesia­nis­mo occidentalista

La izquier­da OTA­Nis­ta repre­sen­ta en reali­dad, más que un lobby anti-Gad­da­fi, una espe­cie de movi­mien­to polí­ti­co infor­mal que abar­ca a varios paí­ses, agru­pan­do a algu­nas orga­ni­za­cio­nes de la izquier­da o la extre­ma izquier­da. Éstas últi­mas, nor­mal­men­te con esca­sa o nula influen­cia entre las masas de sus pro­pios paí­ses, son las que más se entu­sias­man cuan­do ven lle­nar­se las calles y pla­zas en los exó­ti­cos paí­ses leja­nos. Y por ello, cuan­do ve movi­mien­tos de masas en cual­quier par­te del mun­do, auto­má­ti­ca­men­te sufre una exci­ta­ción ner­vio­sa que le impul­sa a repe­tir obse­si­va­men­te, con la voz metá­li­ca de un robot, la con­sig­na que le fue pro­gra­ma­da en el labo­ra­to­rio: «revo­lu­ción». Para esta izquier­da, todas las masas en la calle son revo­lu­cio­na­rias por natu­ra­le­za: tan­to los ale­ma­nes de Che­cos­lo­va­quia que en 1938 lle­na­ban las calles por­que que­rían ser ane­xio­na­dos por la Ale­ma­nia nazi, como los tra­ba­ja­do­res grie­gos que han pro­ta­go­ni­za­do varias huel­gas gene­ra­les con­tra las medi­das anti­so­cia­les de la Unión Euro­pea, o como los estu­dian­tes vene­zo­la­nos hijos de papá, que tra­ta­ron de para­li­zar las uni­ver­si­da­des y des­es­ta­bi­li­zar el país en pro­tes­ta por una ley del gobierno boli­va­riano que garan­ti­za­ba el acce­so a la uni­ver­si­dad para los pobres. En el gen ori­gi­na­rio de la izquier­da occi­den­ta­lis­ta está escri­to que todos ellos for­man par­te, en poten­cia, de las glo­rio­sas «masas revo­lu­cio­na­rias» lla­ma­das a cam­biar el cur­so de la his­to­ria inde­pen­dien­te­men­te de las posi­cio­nes que defiendan.

En el caso libio no es de extra­ñar que este esque­ma­tis­mo men­tal de la izquier­da euro­cen­tris­ta haya acti­va­do su mesia­nis­mo occi­den­ta­lis­ta: ante la revuel­ta anti­gu­ber­na­men­tal de algu­nos sec­to­res socia­les y de orga­ni­za­cio­nes de la opo­si­ción con­tra el gobierno libio (que, lejos de ser pací­fi­cos, dis­po­nen de avio­nes, tan­ques y gran can­ti­dad de armas, y al menos una gran par­te de ellos tie­ne cone­xio­nes demos­tra­das con la CIA, los sio­nis­tas y otras agen­cias impe­ria­lis­tas), el esque­ma­tis­mo de esta izquier­da equi­pa­ra auto­má­ti­ca­men­te la cri­sis libia con las revo­lu­cio­nes en Túnez, Egip­to y otros luga­res: como todos hablan ára­be y tie­nen la piel tos­ta­da por el sol –razo­na la izquier­da euro­cen­tris­ta – , todos per­si­guen los mis­mos obje­ti­vos, defien­den los mis­mos intere­ses y luchan por los mis­mos idea­les. Así, a esta izquier­da le es indi­fe­ren­te que quie­nes se mani­fies­ten sean los sin­di­ca­tos tune­ci­nos, el pue­blo saha­raui, los par­ti­dos comu­nis­tas ile­ga­li­za­dos, los jóve­nes libe­ra­les y pro-yan­quis egip­cios, la opo­si­ción anti-Gad­da­fi resi­den­te en Egip­to diri­gi­da por la CIA y Sar­kozy, las muje­res que luchan por sus dere­chos, los isla­mis­tas radi­ca­les o las masas empobrecidas.

Decía Lenin, en refe­ren­cia a los movi­mien­tos anti­co­lo­nia­les de los paí­ses opri­mi­dos, que éstos debían ser apo­ya­dos por la Inter­na­cio­nal Comu­nis­ta con el obje­ti­vo de favo­re­cer la for­ma­ción de par­ti­dos pro­le­ta­rios inde­pen­dien­tes de la bur­gue­sía revo­lu­cio­na­ria de las colo­nias. Y por ello la izquier­da OTA­Nis­ta se ha pues­to manos a la obra: en las men­tes de esta izquier­da, los que pro­tes­tan con­tra Gad­da­fi y que luchan bajo las ban­de­ras de la reac­cio­na­ria monar­quía libia así como y las ban­das de Al Qae­da se con­vier­ten en el ardien­te «pro­le­ta­ria­do revo­lu­cio­na­rio» con sus rojas ban­de­ras. Las orga­ni­za­cio­nes de opo­si­ción finan­cia­das y arma­das por la CIA son, ni más ni menos, el par­ti­do de van­guar­dia de este curio­so «pro­le­ta­ria­do» libio. Y a esta mag­ní­fi­ca cine­ma­to­gra­fía de exal­ta­ción revo­lu­cio­na­ria sólo le fal­ta­ría unas esce­nas en las que el ejér­ci­to de la OTAN se con­vier­ta en el nue­vo Ejér­ci­to Rojo que des­em­bar­ca en Libia para libe­rar a Áfri­ca de este “Hitler-Gad­da­fi”.

Algu­nos sec­to­res de esta izquier­da OTA­Nis­ta, que tan­to gri­te­río ha orga­ni­za­do con­tra las «masa­cres de Gad­da­fi» y la «revo­lu­ción Libia» –a la que algu­nos, sin nin­gu­na piz­ca de ver­güen­za, la sitúan en la onda del “Pro­gra­ma de Tran­si­ción” de Trots­ki, o se la con­si­de­ra como la ver­sión ára­be del asal­to al Pala­cio de Invierno por par­te de los bol­che­vi­ques – , inten­tan aho­ra no salir foto­gra­fia­dos dema­sia­do cer­ca de la OTAN y por ello pre­sen­tan los ata­ques del impe­ria­lis­mo con­tra el pue­blo libio y con­tra el ejér­ci­to de Gad­da­fi (al que acu­san de estar des­tru­yen­do a la «revo­lu­ción libia») como una manio­bra de las poten­cias occi­den­ta­les, ¡para evi­tar que triun­fe la «revo­lu­ción libia»! ¿No nos con­ta­ba hace unos ins­tan­tes la izquier­da OTA­Nis­ta pre­ci­sa­men­te que Gad­da­fi era el ente­rra­dor de la revo­lu­ción libia y que por ello era un dic­ta­dor tole­ra­do por el impe­ria­lis­mo? ¿Cómo es que aho­ra el impe­ria­lis­mo está des­tru­yen­do el ejér­ci­to que se nos decía que esta­ba com­ba­tien­do a esta fan­tás­ti­ca revo­lu­ción, y ade­más pre­ten­de ase­si­nar a Gad­da­fi? ¿Nos toman por estú­pi­dos o tie­nen tan­ta (des)vergüenza de lo que afir­ma­ban hace unos ins­tan­tes que inten­tan lan­zar balo­nes fue­ra ridículamente?

¿Debe ser Gad­da­fi el nue­vo demo­nio de la izquier­da OTANista?

Gad­da­fi y su régi­men han sido inva­ria­ble­men­te con­de­na­dos por amplios sec­to­res de izquier­da, inclu­so por algu­nos que no entran den­tro de la defi­ni­ción de la izquier­da OTA­Nis­ta. No se tra­ta aquí de defen­der al régi­men libio como el ideal y a Gad­da­fi como el revo­lu­cio­na­rio ejem­plar, pues­to que eso debe­rá hacer­lo el pue­blo libio. Pero es pre­ci­so al menos, res­pec­to las gra­ves acu­sa­cio­nes que se le impu­tan, sope­sar los ele­men­tos que podrían mati­zar o poner en duda algu­nas de las mira­das más des­truc­ti­vas sobre Gad­da­fi. Vea­mos, pues, algu­nas dudas que sur­gen sobre la dia­bo­li­za­ción de Gad­da­fi y su régimen:

1)La fami­lia de Gad­da­fi sería la éli­te de un sis­te­ma dic­ta­to­rial y corrup­to que mono­po­li­za las rique­zas petro­lí­fe­ras del país para ama­sar una for­tu­na fami­liar. En reali­dad, sobre el sis­te­ma polí­ti­co de Libia muy poco cono­ce­mos –y la izquier­da anti-Gad­da­fi tam­po­co nos da nin­gún deta­lle más allá de la can­ti­ne­la de la «dic­ta­du­ra» o la «auto­cra­cia» – , excep­to que no exis­ten par­ti­dos polí­ti­cos en el país y que su ins­ti­tu­cio­na­li­dad pare­ce venir, apa­ren­te­men­te, del lla­ma­do “Libro Ver­de” de Gad­da­fi, y de unos Comi­tés Popu­la­res don­de están inte­gra­dos repre­sen­tan­tes de diver­sos sec­to­res socia­les y tri­ba­les, cuyos repre­sen­tan­tes son ele­gi­dos de for­ma direc­ta por la ciu­da­da­nía. Ade­más, tam­bién es impor­tan­te el hecho de que en Libia, el sis­te­ma tri­bal, tie­ne mucho peso a la hora de las deci­sio­nes polí­ti­cas y la reso­lu­ción de con­flic­tos: por ejem­plo, según infor­ma la Agen­cia Boli­va­ria­na de Noti­cias, Gad­da­fi con­vo­có una “mar­cha ver­de” de todas las tri­bus des­de Trí­po­li hacia Ben­ga­si para tra­tar de resol­ver los con­flic­tos de for­ma pací­fi­ca (5).

Para la izquier­da occi­den­ta­lis­ta, que des­co­no­ce la exis­ten­cia de otras for­mas de orga­ni­za­ción social que las que ha pro­du­ci­do el capi­ta­lis­mo en Euro­pa y Nor­te­amé­ri­ca, estas com­ple­ji­da­des no pue­den entrar en sus esque­mas men­ta­les euro­cen­tris­tas, don­de las cate­go­rías del pen­sa­mien­to libe­ral (inclu­so entre algu­nos que se deno­mi­nan mar­xis­tas y revo­lu­cio­na­rios) como demo­cra­cia/­dic­ta­du­ra-bue­no­s/­ma­los son las úni­cas acep­ta­das para el aná­li­sis social.

2)La fami­lia de Gad­da­fi uti­li­za­ría el petró­leo y la repre­sión a su pue­blo para enri­que­cer­se cons­ti­tu­yen­do una auto­cra­cia corrup­ta. Las gra­ví­si­mas impu­tacio­nes de corrup­ción –a veces rea­li­za­das en un tono gro­tes­co, como si Libia fue­ra el úni­co país corrup­to del mun­do – , podrían ajus­tar­se a la reali­dad. Pero, dejan­do de lado algu­nas acu­sa­cio­nes sobre supues­to nepo­tis­mo o supues­tos escán­da­los de hijos de Gad­da­fi en Euro­pa, o de las cuen­tas ban­ca­rias en el extran­je­ro que se le atri­bu­yen a la fami­lia –que en reali­dad repre­sen­ta­rían los fon­dos que Libia, como todos los demás paí­ses, tie­nen depo­si­ta­dos en el extran­je­ro para la inver­sión y el comer­cio inter­na­cio­nal – , muy pocas prue­bas con­cre­tas –por no decir nin­gu­na– sobre las impu­tacio­nes de corrup­ción han sido pre­sen­ta­das, al menos has­ta el momento.

Estas acu­sa­cio­nes, por otra par­te, de ser fal­sas podrían enmar­car­se en la estra­te­gia de des­in­for­ma­ción de la CIA hacia los sec­to­res de izquier­da poten­cial­men­te soli­da­rios de Gad­da­fi: la revis­ta For­bes afir­ma perió­di­ca­men­te –y una gran par­te de la pobla­ción se lo tra­ga– que Fidel Cas­tro es el hom­bre más rico del pla­ne­ta, pues­to que, al igual que pasa con Gad­da­fi, se con­si­de­ra que todas las rique­zas del país le per­te­ne­cen en exclu­si­va. Por otra par­te, los supues­tos casos de corrup­ción prac­ti­ca­dos por algu­nos miem­bros de la fami­lia Gad­da­fi no tie­nen por qué sal­pi­car auto­má­ti­ca­men­te a toda la fami­lia o a todas las ins­tan­cias del Esta­do: las acu­sa­cio­nes, si son cier­tas, hay que pro­bar­las. Tes­ti­mo­nios extran­je­ros que resi­den en Libia y que expli­can las reite­ra­das medi­das del gobierno para com­ba­tir la corrup­ción, debe­rían ser teni­dos en cuenta.

3)Gaddafi se ha ven­di­do al impe­ria­lis­mo al per­mi­tir inver­sio­nes extran­je­ras, pri­va­ti­za­cio­nes de empre­sas y rela­cio­nes diplo­má­ti­cas con occi­den­te, y a cam­bio ha reci­bi­do armas «para repri­mir a su pue­blo». Esta acu­sa­ción pro­ce­de sobre­to­do de muchos que dicen lla­mar­se segui­do­res de Lenin, quie­nes «olvi­dan» que su maes­tro debió hacer lo mis­mo para sal­var al gobierno bol­che­vi­que ruso del colap­so. Dejan­do de lado que gran par­te de estas armas no pro­ce­den de occi­den­te, sino que son de fabri­ca­ción sovié­ti­ca, como la mayo­ría de tan­ques y avio­nes, nadie habla del daño que el blo­queo al que las poten­cias occi­den­ta­les some­tie­ron a Libia duran­te muchos años, dañó sen­si­ble­men­te a la eco­no­mía y pro­vo­có pro­ble­mas socia­les de con­si­de­ra­ción, sobre todo en los sec­to­res más jóve­nes de la población.

Para tra­tar de salir del ais­la­mien­to y asfi­xia al que occi­den­te le some­tió, el gobierno libio lan­zó un pro­gra­ma de pri­va­ti­za­cio­nes de empre­sas públi­cas, de libe­ra­li­za­ción y de acer­ca­mien­to diplo­má­ti­co a occi­den­te. Median­te un matri­mo­nio de con­ve­nien­cia garan­ti­zó el sumi­nis­tro de petró­leo libio a los gobier­nos impe­ria­lis­tas a cam­bio de obte­ner la super­vi­ven­cia polí­ti­ca. Esta polí­ti­ca de con­ce­sio­nes –pro­ba­ble­men­te impres­cin­di­ble– no podía dejar de pro­vo­car des­con­ten­to social en algu­nos sec­to­res más per­ju­di­ca­dos. Aún así, Libia es el país afri­cano con mayor ren­ta per cápi­ta, dis­tri­bu­ción de ingre­sos más equi­ta­ti­va y don­de la mujer tie­ne una posi­ción mucho más igua­li­ta­ria con el hom­bre; ade­más se garan­ti­zan dere­chos a la salud y la edu­ca­ción uni­ver­sal –un sue­ño casi inal­can­za­ble en el res­to del con­ti­nen­te – , cues­tio­nes que la izquier­da occi­den­ta­lis­ta siem­pre ocul­ta al hablar de Libia.

Algu­nas infor­ma­cio­nes que con­si­guen sor­tear el blo­queo men­tal y el pen­sa­mien­to úni­co anti-Gad­da­fi, están ofre­cien­do una pers­pec­ti­va que, des­de una mira­da crí­ti­ca de izquier­das –si es que que­da algo – , debe­ría al menos con­si­de­rar­se: la posi­bi­li­dad de que la lla­ma­da «dic­ta­du­ra» sea en reali­dad un con­jun­to de fuer­zas en deli­ca­do equi­li­bro y de sec­to­res socia­les con intere­ses dife­ren­tes, y que Gad­da­fi haya repre­sen­ta­do den­tro de este pre­ca­rio el ele­men­to de con­ci­lia­ción de intere­ses –de «uni­dad nacio­nal»– al pre­cio de mode­rar sus anti­guas posi­cio­nes revo­lu­cio­na­rias y anti­im­pe­ria­lis­tas: hay evi­den­cias que indi­can que la frac­tu­ra del gru­po diri­gen­te libio, que ha con­du­ci­do al esta­lli­do de la rebe­lión, se debe a la volun­tad de Gad­da­fi de reorien­tar la polí­ti­ca libia –inclu­yen­do pro­pues­tas de rena­cio­na­li­za­ción de empre­sas, un mejor repar­to entre la pobla­ción de las rique­zas del petró­leo, com­ba­tir a la corrup­ción entre los altos fun­cio­na­rios– hacia los sec­to­res más des­fa­vo­re­ci­dos en detri­men­to de los sec­to­res más abur­gue­sa­dos, occi­den­ta­li­za­dos y corrup­tos que se bene­fi­cia­ron de la eta­pa de libe­ra­li­za­ción y acer­ca­mien­to a occidente.

Ade­más, pro­mo­vió una rees­truc­tu­ra­ción del gobierno y refor­mas que per­mi­tie­ran una par­ti­ci­pa­ción direc­ta de la pobla­ción a tra­vés de los Comi­tés Popu­la­res: «No ten­gáis mie­do a redis­tri­buir direc­ta­men­te el dine­ro del petró­leo y a crear estruc­tu­ras de gobierno más jus­tas y que res­pon­dan a los intere­ses del pue­blo» expre­só Gad­da­fi en el año 2008 (6). Si esto fue una fra­se vacía o una inten­ción real no se pue­de demos­trar, pero el hecho de que altos fun­cio­na­rios y mili­ta­res hayan trai­cio­na­do a Gad­da­fi y lide­ren la opo­si­ción otor­ga cre­di­bi­li­dad a la hipó­te­sis de que un vira­je a la izquier­da del líder libio pro­vo­ca­ra el des­con­ten­to y el sabo­ta­je de las capas más corrup­tas y abur­gue­sa­das del país, que vie­ron peli­grar seria­men­te sus intere­ses. El des­en­la­ce ya lo cono­ce­mos: con­ni­ven­cia con las poten­cias enemi­gas y pre­pa­ra­ción de una insu­rrec­ción arma­da que rápi­da­men­te derri­ba­ra el gobierno. Al fallar estre­pi­to­sa­men­te el plan A, se pasa al plan B: inter­ven­ción direc­ta de la OTAN para sus­ti­tuir a Gad­da­fi y colo­car un gobierno títere.

El “Fren­te Popu­lar” anti-Gad­da­fi y el con­cep­to de demo­cra­cia de la izquier­da OTANista

Para la izquier­da OTA­Nis­ta se aca­bó defi­ni­ti­va­men­te la defen­sa de la sobe­ra­nía nacio­nal de los paí­ses opri­mi­dos, ya que eso no con­cuer­da con sus “prin­ci­pios revo­lu­cio­na­rios: ¡que viva el dere­cho de inje­ren­cia de las poten­cias occi­den­ta­les y el impe­ria­lis­mo “huma­ni­ta­rio”! En nom­bre de la lucha con­tra las dic­ta­du­ras, la izquier­da OTA­Nis­ta sigue la este­la de la glo­ba­li­za­ción impe­ria­lis­ta y de la bal­ca­ni­za­ción de los paí­ses “recal­ci­tran­tes”.

En el “Fren­te Popu­lar” anti-Gad­da­fi, cons­ti­tui­do por un matri­mo­nio de con­ve­nien­cia de corrien­tes de izquier­das mutua­men­te exclu­yen­tes, los sec­to­res más voci­fe­ran­tes –que se decla­ran segui­do­res del mar­xis­mo – , a pesar de sus radi­ca­les mani­fes­ta­cio­nes de fe revo­lu­cio­na­rias y de su apa­ren­te repu­dio al sis­te­ma de gobierno libe­ral-bur­gués (lo que anti­gua­men­te en la izquier­da se cono­cía como «demo­cra­cia bur­gue­sa»), en el fon­do con­si­de­ran que esta for­ma de gobierno occi­den­tal es el régi­men polí­ti­co desea­ble para los pue­blos opri­mi­dos. Por ello en sus aná­li­sis la izquier­da occi­den­ta­lis­ta no dedi­ca ni una pala­bra a defi­nir el con­te­ni­do de “dic­ta­du­ra” o de “demo­cra­cia”, dejan­do de lado la cues­tión fun­da­men­tal que plan­tea­ba Marx o Lenin: dic­ta­du­ra o demo­cra­cia son con­cep­tos vacíos si no se pre­ci­sa qué cla­ses o gru­pos socia­les ejer­cen la dic­ta­du­ra o la demo­cra­cia, quien con­tro­la el Esta­do y a qué intere­ses sirve.

La izquier­da occi­den­ta­lis­ta que se recla­ma del mar­xis­mo con­si­de­ra que la demo­cra­cia bur­gue­sa impe­ria­lis­ta, que a los ciu­da­da­nos occi­den­ta­les nos otor­ga algu­nos dere­chos como los elec­to­ra­les, liber­tad de par­ti­dos y liber­tad de expre­sión –a pesar de que tales dere­chos estén limi­ta­dos, mani­pu­la­dos y res­trin­gi­dos para las mayo­rías, y de depen­dan en últi­ma ins­tan­cia de la posi­ción social y de la rique­za de cada ciu­da­dano – , es siem­pre pre­fe­ri­ble a cual­quier otra for­ma de gobierno que se ale­je del patrón esta­ble­ci­do por la bur­gue­sía o de lo que ellos tie­nen esta­ble­ci­do como solu­ción ideal en sus manus­cri­tos polí­ti­cos sagra­dos: la lla­ma­da­dic­ta­du­ra del pro­le­ta­ria­do. Y esta dic­ta­du­ra del pro­le­ta­ria­do, debe apli­car­se inme­dia­ta­men­te tan­to en las ciu­da­des indus­tria­les de occi­den­te, como entre los nóma­das de las are­nas del desier­to, o entre los esqui­ma­les del árti­co. No hay tér­mino medio, según los “mar­xis­tas occi­dentlais­tas”: si no se pue­de implan­tar la dic­ta­du­ra del pro­le­ta­ria­do, hay que adop­tar la demo­cra­cia bur­gue­sa. Para ellos la demo­cra­cia bur­gue­sa siem­pre es una for­ma de gobierno supe­rior a estos regí­me­nes –Cuba, Vene­zue­la, Bela­rús, y cual­quier otro– que, con­si­de­ra­dos «defor­ma­dos», inten­tan sobre­vi­vir como pue­den en un mar de difi­cul­ta­des, pro­ble­mas y con­tra­dic­cio­nes gene­ra­das sobre todo por la ame­na­za mor­tal imperialista.

A pesar de que algu­nas for­mas de gobierno en el Ter­cer Mun­do hayan repre­sen­ta­do en algu­nos casos avan­ces socia­les más o menos sig­ni­fi­ca­ti­vos para sec­to­res socia­les mar­gi­na­dos –muje­res, obre­ros, indí­ge­nas, pobres, etc. – , deben ser impla­ca­ble­men­te borra­dos del mapa. Es por ello que muchas veces los regí­me­nes anti­oc­ci­den­ta­les sur­gi­dos en la peri­fe­ria del sis­te­ma, que pue­den lle­var en su inte­rior ele­men­tos de pro­gre­so para las mayo­ría, pero que adop­tan for­mas polí­ti­cas “hete­ro­do­xas”, cau­san temor a una bue­na par­te de la izquier­da euro­cen­tris­ta, des­co­lo­ca­da por encon­trar­se fue­ra de su esque­ma men­tal bina­rio “burguesía/​proletariado” ancla­do en la estruc­tu­ra de cla­ses euro­pea de los siglos XIX-XX. En lugar de tra­tar de apren­der de otras expe­rien­cias y con­tex­tos socia­les, esta izquier­da reac­cio­na, por el con­tra­rio, cul­ti­van­do acti­tu­des de supe­rio­ri­dad y pre­po­ten­cia, orga­ni­zan­do gri­te­ríos y ges­ti­cu­la­cio­nes con­tra el gober­nan­te o régi­men de turno que toca ser bom­bar­dea­do por la OTAN.

Gad­da­fi fren­te a la inva­sión impe­ria­lis­ta: inter­na­cio­na­lis­mo fren­te al OTANismo

El apo­yo a las fuer­zas anti­im­pe­ria­lis­tas en los paí­ses opri­mi­dos, aun­que se pre­sen­te en for­mas poco “demo­crá­ti­cas” según los refe­ren­tes occi­den­ta­les, cons­ti­tuía una de las mejo­res tra­di­cio­nes de la izquier­da, des­trui­da por la izquier­da occidentalista.

Si Gad­da­fi es un héroe o es un villano, debe­rá deci­dir­lo el pue­blo libio libre de la inje­ren­cia impe­ria­lis­ta, pero no hay dudas de que aho­ra lide­ra una lucha anti­im­pe­ria­lis­ta y patrió­ti­ca, y debe ser apo­ya­do por la izquier­da con­se­cuen­te. La opi­nión res­pec­to a la “pure­za revo­lu­cio­na­ria” del régi­men de Gad­da­fi es aho­ra un tema com­ple­ta­men­te secun­da­rio: el líder libio es un diri­gen­te ata­ca­do por la maqui­na­ria neo­co­lo­nial pues­ta en mar­cha por el impe­ria­lis­mo. Esto es así pese a los mie­dos o ver­güen­zas que tie­ne la izquier­da occi­den­ta­lis­ta en rea­li­zar accio­nes de soli­da­ri­dad, escon­di­das con la fra­seo­lo­gía vacía y enga­ño­sa de los “prin­ci­pios revo­lu­cio­na­rios” que le evi­tan tener que esco­ger par­ti­do y que le han lle­va­do a asu­mir la pro­pa­gan­da de gue­rra de la OTAN para des­ar­mar la soli­da­ri­dad con el pue­blo libio.

Pero la izquier­da OTA­Nis­ta que for­ma par­te del “Fren­te Popu­lar” anti-Gad­da­fi no pue­de com­pren­der estas ver­da­des: ayer for­mó par­te del “Fren­te Popu­lar” anti-Sad­dam o anti-Milo­se­vic y maña­na, en cuan­to ten­ga oca­sión, pro­ba­ble­men­te for­ma­rá par­te del “Fren­te Popu­lar” anti-Chá­vez, anti-Mora­les o anti-Raul Cas­tro. Embo­rra­cha­da de mesia­nis­mo occi­den­ta­lis­ta, no pue­de com­pren­der que el cen­tro de la izquier­da mun­dial hace mucho que se des­pla­zó de Euro­pa a otras regio­nes del mun­do don­de ha con­se­gui­do arrai­gar entre las masas, esfor­zán­do­se por ofre­cer solu­cio­nes con­cre­tas a los pro­ble­mas estruc­tu­ra­les y a la pobre­za endémica.

Es urgen­te que la izquier­da occi­den­tal recu­pe­re su sen­ti­do de crí­ti­ca y auto­crí­ti­ca –y ante todo, el ver­da­de­ro sen­ti­mien­to anti­im­pe­ria­lis­ta y soli­da­rio con los pue­blos opri­mi­dos, que impli­ca decir las cosas cla­ras aun­que sean impo­pu­la­res, y tomar par­ti­do, esco­ger un ban­do– si algu­na vez quie­re vol­ver a con­ver­tir­se en alter­na­ti­va para los pue­blos de occi­den­te. Pero esas urgen­cias, lamen­ta­ble­men­te, han vuel­to a ser igno­ra­das por una bue­na par­te de la izquier­da, por esa izquier­da occi­den­ta­lis­ta que tie­ne páni­co a tomar par­ti­do y pre­fie­re que­dar­se en la cómo­da ambi­güe­dad, sobre el bien y el mal, equi­pa­ran­do moral y polí­ti­ca­men­te a los agre­so­res con los agre­di­dos. Hay una reite­ra­ción de ejem­plos his­tó­ri­cos en los cua­les los demo­nios del impe­ria­lis­mo –Milo­se­vic, Sad­dam, Kim il Sung, etc.,- pro­vo­ca­ron el des­cuel­gue suce­si­vo de diver­sos sec­to­res de la izquier­da, unos por con­vic­ción y otros por con­fu­sión o mie­do a ser enca­si­lla­dos jun­to al «eje del mal».

Cuan­do las pró­xi­mas cam­pa­ñas de la pro­pa­gan­da de gue­rra recai­gan sobre Hugo Chá­vez, Daniel Orte­ga o Raúl Cas­tro, nue­vos sec­to­res de la izquier­da occi­den­ta­lis­ta “des­cu­bri­rán” argu­men­tos que les mues­tre que “esta­ban equi­vo­ca­dos” o los malos que son los nue­vos “demo­nios”, y así podrán repu­diar sus anti­guas soli­da­ri­da­des con la con­cien­cia bien tran­qui­la. La ense­ñan­za de esta izquier­da es: no impor­ta que el con­cep­to de anti­co­lo­nia­lis­mo que­de arrin­co­na­do en el museo de la his­to­ria mien­tras no se sal­ga de for­ma inco­rrec­ta en la foto, mien­tras no se defien­dan opcio­nes impo­pu­la­res y mal vis­tas por el pen­sa­mien­to dominante.

Para­fra­sean­do a Lenin, que defi­nió al impe­ria­lis­mo como la fase supe­rior del capi­ta­lis­mo, don­de éste entra en des­com­po­si­ción final, pode­mos afir­mar que la izquier­da OTA­Nis­ta es la fase supe­rior de la izquier­da occi­den­ta­lis­ta, la fase ter­mi­nal de una izquier­da que está a la deri­va y per­dien­do sus últi­mas opcio­nes de conec­tar con la reali­dad de las masas de sus pro­pios países.

Hoy el impe­ria­lis­mo es un poder casi hege­mó­ni­co que sólo encuen­tra esca­sos núcleos de resis­ten­cia, y las irres­pon­sa­bles pos­tu­ras de la izquier­da occi­den­ta­lis­ta con­tri­bu­yen a disol­ver esta resis­ten­cia y a encu­brir el carác­ter cri­mi­nal del impe­ria­lis­mo. Por for­tu­na, algu­nos sín­to­mas espe­ran­za­do­res comien­zan a vis­lum­brar­se entre cier­ta izquier­da, inclu­yen­do algu­nos sec­to­res de la izquier­da occi­den­ta­lis­ta, que per­ci­ben la gra­ve­dad del momen­to y lo erró­neo de algu­nas polí­ti­cas. Hay seña­les espe­ran­za­do­ras que apun­tan al rena­ci­mien­to de la izquier­da inter­na­cio­na­lis­ta y anti­co­lo­nia­lis­ta, lo que per­mi­ti­ría unir esfuer­zos de todos los gobier­nos y fuer­zas anti­im­pe­ria­lis­tas y pro­gre­sis­tas en una nue­va fase de resis­ten­cia que fre­ne la bar­ba­rie y la gue­rra infi­ni­ta pro­mo­vi­da por los gobier­nos impe­ria­lis­tas y posi­bi­li­te un avan­ce para los tra­ba­ja­do­res y pue­blos opri­mi­dos. En esa gran tarea deben cola­bo­rar, sin esca­ti­mar esfuer­zosy sin dejar espa­cio al dog­ma­tis­mo esté­ril y a los sec­ta­ris­mos disol­ven­tes, todos aque­llos que se con­si­de­ran inter­na­cio­na­lis­tas y solidarios.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.