Las otras víc­ti­mas del terro­ris­mo de esta­do – Juan Mari Arregi

En los últi­mos tiem­pos asis­ti­mos a una inusi­ta­da pro­li­fe­ra­ción de actos y decla­ra­cio­nes ins­ti­tu­cio­na­les a favor de las víc­ti­mas del «terro­ris­mo de ETA». Pare­ce como si, ante su posi­ble des­apa­ri­ción, se hubie­ra ini­cia­do una carre­ra para con­vo­car aquí y allá dis­tin­tos actos de home­na­je a las que fue­ron víc­ti­mas de dis­tin­tas accio­nes de la orga­ni­za­ción arma­da vas­ca. Y pare­ce como si en este con­flic­to polí­ti­co y arma­do vas­co sola­men­te hubie­ra habi­do una cla­se de víctimas.

Pre­ci­sa­men­te hoy, día 30 de mar­zo, se cum­plen 26 años del aten­ta­do mor­tal con­tra Xabier Gal­deano, ex fun­da­dor y direc­ti­vo de «Egin», en Doni­ba­ne Lohi­zu­ne. Quien sus­cri­be, jun­to con su fami­lia y otros ami­gos, fue tes­ti­go de aquel cri­men. Fue un aten­ta­do pla­ni­fi­ca­do en los des­pa­chos del Gobierno Civil de Bil­bo diri­gi­do por los «socia­lis­tas» Julián San­cris­tó­bal y Ricar­do Gar­cía Dam­bo­re­nea, y eje­cu­ta­do por el GAL, con mer­ce­na­rios paga­dos con nues­tros pro­pios dine­ros públi­cos des­de el Minis­te­rio del Inte­rior del Gobierno de Madrid, ges­tio­na­do enton­ces por el PSOE de Feli­pe González.

Hoy, por tan­to, es un día apro­pia­do para recor­dar tam­bién a todas aque­llas otras víc­ti­mas mor­ta­les eje­cu­ta­das por el terro­ris­mo de esta­do, a tra­vés de los dis­tin­tos gobier­nos espa­ño­les, el fran­quis­ta, y los de UCD, AP-PP y PSOE y de sus dis­tin­tos «cuer­pos de segu­ri­dad» y gru­pos de mer­ce­na­rios paga­dos con el dine­ro público.

En esta lis­ta fal­ta­rá, sin duda, algu­na otra víc­ti­ma mor­tal. Si fue­ra así, pedi­mos dis­cul­pas anti­ci­pa­das. Son, al menos, éstas:

Fusi­la­dos por Fran­co: Juan Pare­des y Angel Otae­gi en 1975.

Víc­ti­mas de la Polí­cia o Guar­dia Civil: Txa­bi Etxe­ba­rrie­ta, en1968; Jose Anto­nio Aran­gu­ren y Mikel Mar­ti­nez de Mur­gia, en 1972; Eus­ta­quio Men­di­za­bal, en 1973; Jose Luis Mon­dra­gon, Roke Men­dez y Jon Urze­lay, en 1974; Blan­ca Sale­gi, Iña­ki Garay, Jesús María Mar­kie­gi, José Muji­ka, Ando­ni Cam­pi­llo, Jose Ramón Mar­ti­nez, Kol­do Lopez de Gere­ñu y Jesús Gar­cia Ripal­da, en 1975; Pedro María Mar­ti­nez Ocio, Fran­cis­co Aznar, Romual­do Barro­so, San­tia­go José Cas­ti­llo, Bien­ve­ni­do Pere­da, Vicen­te Antón Ferre­ro, Manuel María Gar­men­dia y Jose Ber­nar­do Bidao­la, en 1976; Nico­lás Men­di­za­bal, Cefe­rino Sara­so­la, Jokin Perez de Viñas­pre, David Alva­rez, Alber­to Gar­cía, Jesús María Arra­zo­la, Rikar­do Gomez, Jose María Itu­rrioz y Rober­to Aran­bu­ru, en 1978; Fran­cis­co Alda­non­do y Gla­dis del Estal, en 1979; Fran­cis­co Javier Aran­ce­ta, en 1980; Joxe Arre­gi, Andres Iza­gi­rre, Jose Jau­re­gui y Joxe Manuel Ariz­ti­mu­ño, en 1981; Jose Anto­nio Lasa y Jose Igna­cio Zaba­la, en 1983; Jose Maria Izu­ra, Pedro Maria Isart, Rafael Delas, Dio­ni­so Aiz­pu­ru e Iña­ki Oje­da, en 1984; Mikel Zabal­za, en1986; Lucia Uri­goi­tia, en 1987; Juan Oyar­bi­de y Manu Urio­na­ba­rre­netxea, en 1989; Jon Liza­rral­de y Susa­na Arre­gi, en 1990; Joan Car­les Mon­tea­gu­do, Jon Felix Ere­zu­ma e Iña­ki Ormaetxea, en 1991; Jose Miguel Bus­tin­za y Gaiz­ka Gaz­te­lu­men­di, en 1997, e Inaxi Zebe­rio, en 1998.

Víc­ti­mas de «incon­tro­la­dos»: Iña­ki Etxa­be y Ger­mán Agi­rre, en 1975; Nor­ma Mentxa­ka en 1976, y Jose Anto­nio Car­do­sa y Josu Mugu­ru­za en 1989.

Víc­ti­mas de la Tri­ple A: David Sal­va­dor, en 1977; Agur­tza­ne Arre­gi, en 1978; Jose Ramón Ansa, en 1979; Anto­nio Con­tre­ras, Con­cep­ción Con­tre­ras, Anas­ta­sio Leal y Jesús María Etxe­bes­te en 1980, y Pablo Garaial­de, en 1982.

Víc­ti­mas del Bata­llón Vas­co- espa­ñol: Mar­tin Mer­ke­lanz y Jose Miguel Beña­ran, en 1978; Enri­que Alva­rez, Jon Lopa­te­gi y Jus­to Eli­za­ran, en 1979; Jesús María Zubi­ka­rai, Feli­pe Sagar­na, María Jose Bra­vo, Jose Miguel Etxe­be­rria, Angel Etxa­niz, Miguel María Arbe­laiz, Joa­quín Anti­mas­be­re, Jokin Etxe­be­rria, Espe­ran­za Ara­na, Jose Camio, Jean Pie­rre Hara­men­di y Jose María Sagar­dia, en 1980, y Fran­cis­co Javier Ansa y Xabier Agi­rre, en 1981.

Víc­ti­mas de los Gru­pos Arma­dos Espa­ño­les: Tomás Alba, en 1979; Car­los Sal­di­se, Libo­rio Ara­na, María Paz Ari­ño, Pací­fi­co Fica y Manuel San­ta­co­lo­ma, en 1980.

Víc­ti­mas de los Gru­pos Anti­te­rro­ris­tas de Libe­ra­ción (GAL): Ramón Oñae­de­rra y Mikel Goi­koetxea, en 1983; Angel Gur­min­do, Bixen­te Peru­re­na, Euge­nio Gutié­rrez, Jean-Pie­rre Lei­ba, Xabier Perez de Are­na­za, Rafael Goi­koetxea, Tomás Perez Revi­lla, Chris­tian Olas­koa­ga y San­ti Brouard, en 1984; Benoit Pecas­taing, Emi­le Weiss, Clau­de Doer, San­tos Blan­co, Juan María Ote­gi, José María Etxa­niz, Iña­ki Astea­zuin­za­rra, Agus­tin Ira­zus­ta­ba­rre­na, Sabino Etxai­de y Robert Capla­ne, en 1985; Christho­pe Matxi­ko­te y Cathe­ri­ne Brion, en 1986, y Juan Car­los Goe­na, en 1987.

A todas esas víc­ti­mas mor­ta­les, habría que aña­dir aque­llas otras, no pocas, que se regis­tra­ron en los dis­tin­tos enfren­ta­mien­tos arma­dos y en embos­ca­das en los que per­die­ron la vida varios mili­tan­tes de ETA, Coman­dos Autó­no­mos Anti­ca­pi­ta­lis­tas e Iraul­tza, así como aque­llas otras que la per­die­ron mani­pu­lan­do explo­si­vos y otras que «des­apa­re­cie­ron». Habría que recor­dar tam­bién las víc­ti­mas de la polí­ti­ca de dis­per­sión de los pre­sos, como aque­llos de sus fami­lia­res que per­die­ron la vida en acci­den­tes de trá­fi­co cuan­do iban o vol­vían de las visi­tas de las res­pec­ti­vas cár­ce­les, así como aque­llos pre­sos que se «sui­ci­da­ron» y quie­nes fue­ron tor­tu­ra­dos. Final­men­te, son miles los pre­sos y exi­lia­dos y sus res­pec­ti­vas fami­lias que han sido tam­bién víc­ti­mas, no mor­ta­les, del con­flic­to polí­ti­co y arma­do vasco.

La reso­lu­ción de ese con­flic­to sólo cul­mi­na­rá dig­na­men­te tras, entre otras cosas, el reco­no­ci­mien­to de la ver­dad his­tó­ri­ca y el reco­no­ci­mien­to tam­bién de todas sus víc­ti­mas. De todas. Ése sería uno de los pasos cla­ve hacia la recon­ci­lia­ción de este pueblo.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.