La moral y la fami­lia «La dic­ta­du­ra de los sexos» – Géne­ro con cla­se

«Del dis­cur­so de base deter­mi­nis­ta a las luchas por la igual­dad de géne­ro. Los logros alcan­za­dos y las con­quis­tas que fal­tan».
Las chi­cas ves­ti­das con los pan­ta­lo­nes pata de ele­fan­te salían a las calles, las pin­ta­ban, y exi­gían su dere­cho a ir a tra­ba­jar en pan­ta­lo­nes. Esa ima­gen del Mayo fran­cés lle­ga­ba a los tele­vi­so­res argen­ti­nos y retum­ba­ba en las cabe­zas feme­ni­nas. La bata­lla se había des­ata­do: París, New York y Roma le habían dado sus pri­me­ros cache­ta­zos; pero los gran­des difu­so­res de ideas seguían ter­cos insis­tien­do en las bue­nas cos­tum­bres.

La cons­truc­ción del orden de la moral y la fami­lia entra­ba en cri­sis en aque­llos años 60, las nue­vas gene­ra­cio­nes no sólo ponían en dispu­ta el orden polí­ti­co en el terreno de lo públi­co, tam­bién recha­za­ban las rela­cio­nes filia­les en la esfe­ra pri­va­da y comen­za­ban a cues­tio­nar los roles socia­les pre­es­ta­ble­ci­dos.

Bajo la expli­ca­ción bio­ló­gi­ca o gené­ti­ca de las deno­mi­na­das dife­ren­cias de sexo, se logró que un gran núme­ro de per­so­nas atri­bu­yan dife­ren­tes roles o expec­ta­ti­vas al com­por­ta­mien­to de los suje­tos de acuer­do a la idea que se hacen de su sexo. Este dis­cur­so de base deter­mi­nis­ta ava­la la sepa­ra­ción de con­duc­tas con­si­de­ra­das mas­cu­li­nas o feme­ni­nas, de ahí que se espe­ra que una per­so­na se com­por­te “como un hom­bre” o “como una mujer”.

Ese ideal domés­ti­co como hori­zon­te homo­gé­neo y exclu­yen­te se dia­gra­ma en los años 30. La mora­li­dad fami­liar, como sos­tie­ne la his­to­ria­do­ra Isa­be­lla Cos­se, se cons­ti­tu­yó en uno de los esce­na­rios de las dipu­tas polí­ti­cas, una iden­ti­dad cla­sis­ta en la que se defien­den los intere­ses de cla­se a tra­vés de la natu­ra­li­za­ción de las rela­cio­nes de poder y el orde­na­mien­to social. El casa­mien­to hete­ro­se­xual para toda la vida, basa­do en la jerar­quía y dife­ren­cia­ción de roles se eri­gió como úni­co camino para la con­sa­gra­ción indi­vi­dual, para la espe­ran­za­do­ra e ilu­so­ria movi­li­dad social.

Es en la fami­lia don­de se impo­ne esa expe­rien­cia pre­coz de la divi­sión sexual del tra­ba­jo y de la repre­sen­ta­ción legi­ti­ma­do­ra de esa divi­sión, garan­ti­za­da por el dere­cho e ins­cri­ta en el len­gua­je y se tras­la­da al ámbi­to esco­lar como vehícu­lo for­ma­dor. En este sen­ti­do, la tele­vi­sión se tor­na fun­da­men­tal en la tarea de mar­car, defi­nir, un ideal de femi­ni­dad que resul­ta opre­si­vo.

La cons­truc­ción del matri­mo­nio era omni­pre­sen­te en los dis­cur­sos públi­cos, sobre todo en los entes esta­ta­les y las ins­ti­tu­cio­nes social­men­te reco­no­ci­das y jerar­qui­za­das. La igle­sia cató­li­ca, la cor­po­ra­ción médi­ca y los medios de comu­ni­ca­ción unían lo domés­ti­co con la cons­truc­ción de la nación.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *