Ini­cia­ti­va con­tra la Tor­tu­ra devuel­ve al Par­la­men­to de Nava­rra las con­clu­sio­nes del foro cívi­co

Se han hecho públi­cas las con­clu­sio­nes del Foro Cívi­co con­tra la Tor­tu­ra «Este­ban Murue­ta­goie­na», en el mar­co de una con­cen­tra­ción con­vo­ca­da a las 12 del medio­día fren­te al Par­la­men­to de Nava­rra.
Tras el recha­zo del Par­la­men­to a inves­ti­gar las denun­cias de tor­tu­ra y a apo­yar las medi­das que reco­mien­da la ONU y otras ins­tan­cias inter­na­cio­na­les para pre­ve­nir el mal­tra­to a las per­so­nas dete­ni­das, Ini­cia­ti­va con­tra la Tor­tu­ra en Nava­rra ha devuel­to al Par­la­men­to las con­clu­sio­nes del foro cele­bra­do el pasa­do fin de sema­na, «en el que la ciu­da­da­nía hizo lo que debie­ra haber hecho la ins­ti­tu­ción que repre­sen­ta a todos los nava­rros y nava­rras», según seña­lan.
En el acto se ha recor­da­do a las 13 per­so­nas muer­tas por tor­tu­ras en este país en las últi­mas déca­das, y muy espe­cial­men­te a Este­ban Murue­ta­goie­na, que murió tal día como hoy hace 29 años, tras 9 días de inco­mu­ni­ca­ción. Su hija, Tama­ra Murue­ta­goie­na, ha diri­gi­do unas pala­bras a las per­so­nas pre­sen­tes al ter­mi­nar el acto.

CONCLUSIONES DEL FORO CIVICO CONTRA LA TORTURA
En los últi­mos 50 años, 10.000 ciu­da­da­nos y ciu­da­da­nas vas­cas han denun­cia­do tor­tu­ras y malos tra­tos duran­te el perio­do de inco­mu­ni­ca­ción. Sólo en los tres pri­me­ros meses de 2011 se han con­ta­bi­li­za­do 11 denun­cias, varias de las cua­les inclu­yen vio­la­cio­nes y veja­cio­nes sexua­les. En Nava­rra, 17 per­so­nas han denun­cia­do tor­tu­ras en los últi­mos seis meses. Des­de 2002, ha habi­do 553 denun­cias en Eus­kal Herria. Y en este mis­mo perío­do, 6.235 en todo el Esta­do espa­ñol. Estos datos refle­jan el carác­ter sis­te­má­ti­co de esta prác­ti­ca en todos los pue­blos del Esta­do, si bien en el nues­tro los núme­ros alcan­zan cotas de espe­cial gra­ve­dad: aquí, tres de cada mil per­so­nas han pasa­do por el infierno en algún momen­to de su vida.La per­vi­ven­cia de la tor­tu­ra se asien­ta en el man­to de impu­ni­dad que ofre­ce el actual sis­te­ma de deten­cio­nes inco­mu­ni­ca­das, que es cri­ti­ca­do des­de todas las ins­tan­cias inter­na­cio­na­les. Es un pac­to de silen­cio que empie­za des­de la pro­pia legis­la­ción, pero en el que tam­bién inter­vie­nen los polí­ti­cos que orde­nan, los poli­cías que obe­de­cen, los foren­ses y abo­ga­dos de ofi­cio que dan pre­sun­ción de lega­li­dad a la más total oscu­ri­dad, los jue­ces que orde­nan inco­mu­ni­car y que a los cin­co días ni se inmu­tan ante las denun­cias de tor­tu­ra, los medios de comu­ni­ca­ción que silen­cian y has­ta jus­ti­fi­can, toda la gen­te que sabe y que ampara…El impac­to de la tor­tu­ra es bru­tal en nues­tro pue­blo. Y no sólo en las per­so­nas tor­tu­ra­das, o en su entorno más cer­cano. Con las cifras antes apun­ta­das, la gran mayo­ría de las per­so­nas que vivi­mos en este país la hemos vivi­do de cer­ca, sabe­mos que exis­te, cono­ce­mos a gen­te que la ha pade­ci­do, y sabe­mos de sus efec­tos, entre ellos ese mie­do per­so­nal a que vuel­va a pasar otra vez, y tam­bién el mie­do colec­ti­vo de saber lo indis­cri­mi­na­da que pue­de lle­gar a ser. Por­que la tor­tu­ra, y la impu­ni­dad que la rodea, bus­ca pre­ci­sa­men­te pro­vo­car terror en la socie­dad, para­li­zar a las per­so­nas, impo­ner­se por el mie­do.Sin embar­go, el infierno se supera en la mayo­ría de los casos, y Eus­kal Herria sigue dan­do pasos ade­lan­te para erra­di­car defi­ni­ti­va­men­te esta for­ma extre­ma de vio­len­cia. El Esta­do espa­ñol está des­nu­do fren­te al mun­do en su empe­ño por inco­mu­ni­car a los dete­ni­dos por moti­vos polí­ti­cos, y en nues­tro pue­blo se está levan­tan­do ya un muro social que va a aca­bar con tan­ta impu­ni­dad más pron­to que tar­de. Median­te la movi­li­za­ción social y el com­pro­mi­so colec­ti­vo, vamos a con­se­guir que se dero­gue de una vez el régi­men de inco­mu­ni­ca­ción y se apli­quen las medi­das de pre­ven­ción de la tor­tu­ra reco­men­da­das por Tor­tu­ra­ren Aur­ka­ko Tal­dea. Ese es el obje­ti­vo, y es una bata­lla que vamos a ganar. Ya ha empe­za­do a correr el reloj de la his­to­ria para que lle­guen a este país las tres erres que cerra­rán las heri­das de la tor­tu­ra: reco­no­ci­mien­to, repa­ra­ción y no repe­ti­ción.


Kon­klu­sioak: doc, pdf, mp3
Con­clu­sio­nes: doc, pdf, mp3

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *