El desas­tre que sí se podía haber evi­ta­do-Rebe­lion.

CRONOLOGÍA DE UNA CATÁSTROFE

Se cum­plen ya más de quin­ce días des­de que Japón sufrie­ra un terre­mo­to de pro­por­cio­nes colo­sa­les (8’9 en la esca­la de Rich­ter, pos­te­rior­men­te ele­va­do a 9 gra­dos), el vier­nes 11 de mar­zo, segui­do de un pos­te­rior tsu­na­mi que arra­só más de 500 kiló­me­tros de cos­ta que pro­vo­ca­ron enor­mes tra­ge­dias per­so­na­les y mate­ria­les.

La cifra de víc­ti­mas y des­apa­re­ci­dos pro­vo­ca­da direc­ta­men­te por ambos cata­clis­mos, en cons­tan­te alza aún hoy en día, supera ya la cifra de 27.000 per­so­nas. 240.000 per­so­nas con­ti­núan alo­ja­das en cen­tros socia­les o depor­ti­vos. Otras pade­cen cor­tes de luz y cale­fac­ción, en una de las prin­ci­pa­les poten­cias eco­nó­mi­cas del glo­bo.

Lógi­ca­men­te, hay desas­tres natu­ra­les que son difí­ci­les de pre­ver, si bien Japón es pro­ba­ble­men­te el lugar don­de la espe­cie huma­na acu­mu­la más saber sobre este tipo de tra­ge­dias mer­ced a su pro­pio deve­nir geo­ló­gi­co. El país está asen­ta­do en la unión de dos pla­cas oceá­ni­cas, lo que con­lle­va que sea una de las zonas sís­mi­cas más acti­vas del pla­ne­ta. La pala­bra ‘tsu­na­mi’ (mare­mo­to) es una pala­bra japo­ne­sa exten­di­da inter­na­cio­nal­men­te en su uso. Para los japo­ne­ses, des­de hace cen­tu­rias cuan­do menos, es cono­ci­do que a un fuer­te terre­mo­to le sigue un mare­mo­to.

¿Qué pasó real­men­te aquel día?

Aun­que se ha gas­ta­do mucha tin­ta ase­gu­ran­do que la cen­tral resis­tió bas­tan­te bien el terre­mo­to, cada vez sur­gen más dudas al res­pec­to. Según la pro­pie­ta­ria de la cen­tral nuclear, la eléc­tri­ca TEPCO, y el Gobierno, las medi­das de segu­ri­dad de la cen­tral se pusie­ron en mar­cha para lle­var a cabo la para­da pro­gre­si­va de la mis­ma. La cues­tión es que lle­gó el tsu­na­mi ¡Y tenía que haber lle­ga­do el tsu­na­mi! Des­pués de un fuer­te terre­mo­to, siem­pre vie­ne un tsu­na­mi.

El lobby nuclear no ha deja­do de decir des­de ese día que ‘nadie podía espe­rar que lle­ga­se un terre­mo­to tan fuer­te’. En pri­mer lugar, a lo lar­go del siglo XX ha habi­do terre­mo­tos aún más fuer­tes:

- Chi­le, 1960: 9,5 gra­dos en la esca­la de Rich­ter

- Alas­ka, 1964: 9,2 gra­dos en la esca­la de Rich­ter

- Suma­tra, 1960: 9,1 gra­dos en la esca­la de Rich­ter

- Kam­chat­ka, 1952: 9 gra­dos en la esca­la de Rich­ter

La cien­cia, y el cono­ci­mien­to en gene­ral, supo­nen el domi­nio sobre el saber pasa­do para anti­ci­par­se a pro­ble­mas y sor­pre­sas de este cali­bre. Y sí, eran de espe­rar, son de espe­rar de hecho en el futu­ro, terre­mo­tos inclu­so aún más fuer­tes que el de hace un par de sema­nas. Y es segu­ro que segui­rán afec­tan­do a Japón, zona sís­mi­ca de pri­mer orden ¿Qué geó­lo­go serio no diría eso?

Pare­ce que una vez que el gol­pe de mar impre­sio­nan­te gol­peó a la cen­tral, ésta se que­dó defi­ni­ti­va­men­te sin elec­tri­ci­dad, por lo que el sis­te­ma de refri­ge­ra­ción de los reac­to­res dejó de fun­cio­nar y el com­ple­jo empe­zó a con­ver­tir­se en una ame­na­za.

Pasa­ron cin­co horas des­pués del terre­mo­to fren­te al Pací­fi­co, pero menos de cua­tro des­de el tsu­na­mi. En TEPCO, la com­pa­ñía eléc­tri­ca pro­pie­ta­ria de la cen­tral, ya saben que los sis­te­mas de refri­ge­ra­ción de los tres reac­to­res de la cen­tral que esta­ban en fun­cio­na­mien­to (otros tres esta­ban en para­da por revi­sión), los reac­to­res 1, 2 y 3 de Fukushi­ma, están fue­ra de con­trol. TEPCO cono­ce el ries­go aso­cia­do a una pro­lon­ga­da para­da, con el sobre­ca­len­ta­mien­to apa­re­ja­do sobre su com­bus­ti­ble, pero la empre­sa ocul­ta irres­pon­sa­ble­men­te duran­te un tiem­po pre­cio­so el peli­gro.

Aho­ra bien, mate­rial­men­te, sí sabe­mos que había recur­sos muy cer­ca­nos que podían haber­se abier­to paso en horas para ini­ciar las labo­res pre­vias de cone­xión eléc­tri­ca que, pos­te­rior­men­te, tuvie­ron que tar­dar más de una sema­na en ini­ciar­se. La VII Flo­ta esta­dou­ni­den­se, a la que el por­ta­avio­nes Ronald Reagan per­te­ne­ce, se encon­tra­ba a esca­sos 160km de la cen­tral mar aden­tro, y podía sumi­nis­trar elec­tri­ci­dad a tra­vés de un cable des­de el mar.

Una vez lle­ga­dos a este pun­to, hay un oscu­ran­tis­mo que a día de hoy no se ha escla­re­ci­do. No se sabe qué con­di­cio­nes o nego­cia­cio­nes se lle­va­ron a cabo a tres ban­das entre la com­pa­ñía, el Gobierno de los EE.UU. y el Gobierno japo­nés. Pro­ba­ble­men­te ten­ga­mos que espe­rar a que haya otra nue­va fil­tra­ción futu­ra a tra­vés de Wiki­leaks.

En un con­tex­to en el que la tem­pe­ra­tu­ra de dife­ren­tes reac­to­res de la cen­tral aumen­ta­ba has­ta un pun­to crí­ti­co (aun­que la empre­sa pro­pie­ta­ria ocul­tó al públi­co esta infor­mar­ción todo lo que pudo), el tra­ba­jar cer­ca de la cen­tral con­lle­va­ba cier­tos ries­gos. La medi­da que se ha pre­sen­ta­do como ‘deses­pe­ra­da’, de bom­bear agua des­de el aire, y que se reali­zó días des­pués, se podía haber efec­tua­do el pri­mer día, y pro­ba­ble­men­te pudo ser pedi­da por el Gobierno nor­te­ame­ri­cano al japo­nés para que sus sol­da­dos tra­ba­ja­sen con mayor segu­ri­dad.

Un exeje­cu­ti­vo de TEPCO ha cues­tio­na­do en The Wall Street Jour­nal que la eléc­tri­ca tar­da­ra en inyec­tar agua de mar para refri­ge­rar los reac­to­res, y cri­ti­ca que duran­te el pri­mer día la empre­sa tra­ta­ra de sal­var los reac­to­res, con lo que per­dió unas horas cru­cia­les.

Sabe­mos feha­cien­te­men­te, a tra­vés de los medios de comu­ni­ca­ción, que el Gobierno nor­te­ame­ri­cano, como publi­có la pren­sa espa­ño­la, lle­gó a man­dar avio­nes para cola­bo­rar en la refri­ge­ra­ción de la cen­tral des­de el aire. Esos avio­nes, en esas con­di­cio­nes de doble cata­clis­mo, nun­ca hubie­ran des­pe­ga­do sin el con­sen­ti­mien­to ini­cial del Gobierno japo­nés. Lo cier­to es que, pos­te­rior­men­te, el Gobierno japo­nés renun­ció a ese bom­beo de agua con refri­ge­ran­te, pode­mos supo­ner que por pre­sio­nes de la empre­sa, que tie­ne una lar­ga tra­di­ción de influen­cia sobre Gobier­nos y jue­ces en Japón.

Enton­ces, antes de las explo­sio­nes pos­te­rio­res, la empre­sa toda­vía aspi­ra­ba a con­tro­lar y reuti­li­zar los reac­to­res nuclea­res. No que­ría uti­li­zar agua de mar en la refri­ge­ra­ción de la cen­tral por­que aque­lla inu­ti­li­za los con­duc­tos eléc­tri­cos, dejan­do a los reac­to­res prác­ti­ca­men­te inser­vi­bles.

Inde­pen­dien­te­men­te de que muchos cien­tí­fi­cos se cues­tio­nan la uti­li­dad de estos bom­beos de agua des­de el aire, una vez que empie­za una reac­ción nuclear des­con­tro­la­da en cade­na en el núcleo de los reac­to­res (que es lo que pare­ce haber aho­ra en uno o más reac­to­res), en las pri­me­ras horas del acci­den­te toda­vía no se había ini­cia­do esa reac­ción debi­da al daño del núcleo.

El plan de la empre­sa era sol­tar vapor de los reac­to­res sobre­ca­len­ta­dos (¡Para ellos es un daño menor que se libe­re algo de radia­ción a la atmós­fe­ra!). Pero cuan­do suel­tan este vapor radiac­ti­vo ocu­rre un pro­ble­ma: en los tres reac­to­res que esta­ban en fun­cio­na­mien­to (en pri­mer lugar en el núme­ro 1) no se eva­cua ade­cua­da­men­te este vapor, que se des­com­po­ne en sus par­tes cons­ti­tu­yen­tes y se acu­mu­la entre el edi­fi­cio de con­ten­ción y el edi­fi­cio del reac­tor (que rodea al ante­rior y a par­te de las infra­es­truc­tu­ras ane­xas a éste).

Se libe­ra hidró­geno que explo­sio­na con el oxí­geno pero, debi­do al fallo de dise­ño de los reac­to­res y de la cen­tral (que lue­go expli­ca­re­mos más en deta­lle), lo hace den­tro del edi­fi­cio del reac­tor, con lo que se da un sal­to cua­li­ta­ti­vo: se dañan estruc­tu­ras bási­cas que pro­vo­can fugas recu­rren­tes del edi­fi­cio de con­ten­ción que, en teo­ría, era una cáma­ra inex­pug­na­ble de más de dos metros de hor­mi­gón y ace­ro.

Lle­ga­dos a este pun­to, para enten­der cómo un pro­ble­ma de dise­ño bási­co (no de la Natu­ra­le­za), pue­de dar­se en la indus­tria más peli­gro­sa y deli­ca­da del pla­ne­ta, demos un sal­to atrás para mejor enten­der toda la esca­la­da de acon­te­ci­mien­tos pos­te­rio­res y por venir.

TEPCO, el Gobierno japo­nés y sus con­ti­nuas men­ti­ras duran­te años

TEPCO, la Tok­yo Elec­tric Power Co., pro­pie­ta­ria de la plan­ta en Fukushi­ma, es la pri­me­ra com­pa­ñía eléc­tri­ca en Asia y está entre las más gran­des del mun­do. Su capa­ci­dad de pro­duc­ción lle­ga a 64.487 mega­wa­tios MW). La mayor par­te de la pro­duc­ción está repre­sen­ta­da por cen­tra­les tér­mi­cas. TEPCO tie­ne 25 cen­tra­les de ese tipo, para una capa­ci­dad total de pro­duc­ción de 38.189 MW. La capa­ci­dad de pro­duc­ción de sus tres plan­tas de ener­gía nuclear (Kashi­wa­za­ki Kari­wa, Fukushi­ma Daii­chi y Fukushi­ma Dani) apor­tan 17.308 MW. En cam­bio, la cuo­ta de pro­duc­ción de ener­gías reno­va­bles de la mul­ti­na­cio­nal es insig­ni­fi­can­te, 4 MW.

A su vez, en el con­jun­to de Japón, hay 54 reac­to­res nuclea­res con­cen­tra­dos en 18 plan­tas, que pro­du­cen anual­men­te 47.000 MW, repre­sen­tan­do la ener­gía ató­mi­ca el 29% de la ener­gía pro­du­ci­da por el país. Como vemos, tan­to la ener­gía ató­mi­ca como TEPCO son muy impor­tan­tes en la cade­na de pro­duc­ción eco­nó­mi­ca japo­ne­sa.

El año 2010 vol­vió a obte­ner bene­fi­cios que tota­li­za­ron 115 millo­nes de yenes. Ante­rior­men­te, había sufri­do pér­di­das tan­to en 2009 (-84 millo­nes de yenes), como en 2008 (-150 millo­nes de yenes), fru­to, como vere­mos, de su ante­rior negli­gen­cia ante otro fallo en una cen­tral nuclear de su pro­pie­dad en el 2007.
El con­tex­to de aquel acci­den­te del 2007 recuer­da, a una esca­la menor, a lo ocu­rri­do aho­ra. Enton­ces, un terre­mo­to de mag­ni­tud 6,8 Rich­ter sacu­dió Japón cau­san­do daños a la plan­ta de Kashi­wa­za­ki Kari­wa, la más gran­de del mun­do. Hubo un incen­dio. Las imá­ge­nes de humo fue­ron vis­tas salien­do de la cen­tral en direc­to por tele­vi­sión duran­te una hora. El acci­den­te cau­só la dis­per­sión de más de 1000 litros de agua con­ta­mi­na­da con sus­tan­cias radiac­ti­vas en el mar, aun­que el Gobierno y la empre­sa en un pri­mer momen­to habla­ron solo de litro y medio.

Pare­ce que para TEPCO, como vere­mos, la dife­ren­cia entre 1’5 y 1.000 depen­de muchas veces del gri­te­río que se orga­ni­ce en la opi­nión públi­ca. Más ade­lan­te vere­mos como con cifras mucho mayo­res lle­va ade­lan­te lo que pare­ce que es este maca­bro jue­go.

TEPCO se jus­ti­fi­có dicien­do que, cuan­do la plan­ta fue cons­trui­da en los años 70, no esta­ba cons­ta­ta­da la pre­sen­cia de la falla. Ese des­co­no­ci­mien­to pue­de sus­ci­tar algu­nas dudas sobre la bue­na fe de los pro­pie­ta­rios de TEPCO. Pero estas dudas se disi­pan rápi­da­men­te cuan­do cono­ce­mos que TEPCO tie­ne una muy bien gana­da repu­tación de fal­ta de trans­pa­ren­cia.

Sólo cin­co años antes, la alta geren­cia tuvo que admi­tir haber fal­si­fi­ca­do los infor­mes de segu­ri­dad de la ener­gía por un perío­do de más de 15 años, más de 200 infor­mes en total. El pre­si­den­te de la com­pa­ñía tuvo que dimi­tir enton­ces. Hoy sabe­mos que esta fue una prác­ti­ca habi­tual de todas las eléc­tri­cas japo­ne­sas: Hoko­ri­ku Elec­tric o Chu­go­ku Elec­tric. Pode­mos pre­gun­tar: ¿Esto solo suce­de en Japón?

El seís­mo superó las bases de dise­ño de la nuclear de Kashi­wa­za­ki-Kari­wa, la mayor del mun­do, de sie­te reac­to­res nuclea­res fren­te a la cos­ta. La ace­le­ra­ción medi­da en la tie­rra duran­te ese terre­mo­to de “solo 6,8 gra­dos” en la esca­la Rich­ter fue de 680 metros/​segundo. Las bases de dise­ño en el reac­tor 1, por ejem­plo, solo con­tem­pla­ban un terre­mo­to con una ace­le­ra­ción de 273 metros/​segundo.

Resul­tó que la plan­ta se había cons­trui­do cer­ca de una falla sís­mi­ca acti­va. Kashi­wa­za­ki Kari­wa fue cerra­da duran­te dos años. NISA, la agen­cia ofi­cial nuclear japo­ne­sa, man­tu­vo cerra­dos los reac­to­res dos años (han abier­to esca­lo­na­da­men­te) y pidió a TEPCO que revi­sa­ra la segu­ri­dad de sus nuclea­res con­tra terre­mo­tos. Una para­da que expli­ca el rojo inten­so de las cuen­tas de la com­pa­ñía en 2008 y 2009.

Hay más casos. The Guar­dian infor­mó que Wiki­Leaks había publi­ca­do un cable diplo­má­ti­co en el que un polí­ti­co japo­nés “de alto nivel” decía a los diplo­má­ti­cos esta­dou­ni­den­ses que el minis­te­rio res­pon­sa­ble de la ener­gía nuclear en los gobier­nos japo­ne­ses había “encu­bier­to los acci­den­tes nuclea­res y ocul­ta­do los ver­da­de­ros cos­tes y pro­ble­mas aso­cia­dos con la indus­tria nuclear”.

Más aún: según sabe­mos aho­ra, un repre­sen­tan­te del OIEA dijo que las guías de segu­ri­dad sís­mi­ca se habían revi­sa­do sólo tres veces en los últi­mos 35 años, y que el OIEA debe­ría de vol­ver­los a exa­mi­nar. El cable, tam­bién de Wiki­leaks, con­ti­núa: «Ade­más, el infor­man­te seña­ló que los recien­tes terre­mo­tos en algu­nos casos han supe­ra­do la base de dise­ño de algu­nas cen­tra­les nuclea­res, y que este un pro­ble­ma gra­ve que está afec­tan­do el tra­ba­jo de segu­ri­dad sís­mi­ca.»

La cen­tral acci­den­ta­da de Fukushi­ma esta­ba dise­ña­da (nos dicen) para resis­tir un terre­mo­to de mag­ni­tud 7 y un tsu­na­mi de olas de 5,7 metros. Sin embar­go, la cen­tral es más anti­gua que la ante­rior­men­te men­cio­na­da de Kashi­wa­za­ki Kari­wa, cons­trui­da entre 1980 y 1996, y acci­den­ta­da en el 2007 ¿El dise­ño de la cen­tral más anti­gua resis­te un terre­mo­to de más inten­si­dad que la más nue­va? Nue­va­men­te, nos tene­mos que creer lo que dice la empre­sa que, a estas altu­ras, no con­ser­va una gran cre­di­bi­li­dad.

El dise­ño de este tipo de sis­te­mas de con­ten­ción fue deba­ti­do des­de su dise­ño en los años 60 por Gene­ral elec­tric. Fue pues­to en duda por un infor­me ofi­cial de los EE.UU. en 1972, un año des­pués de que abrie­ra el pri­mer reac­tor de Fukushi­ma. Pero, des­pués del pri­me­ro, el Fukushi­ma 1 (cons­trui­do en 1971), vinie­ron los demás: el Fukushi­ma 3 (1976) y el Fukushi­ma 4 (1976) y el Fukushi­ma 2 (1974).

Es decir, lisa y lla­na­men­te, la empre­sa TEPCO, con la com­pli­ci­dad del Gobierno japo­nés, obvió infor­mes cla­ros y con­tun­den­tes que afir­ma­ban que su dise­ño era inco­rrec­to. No es un olvi­do menor, tam­po­co será la pri­me­ra vez que actúe así esta empre­sa.

Vol­ve­mos a hace dos sema­nas: acci­den­tes en cade­na

Des­pués de la pri­me­ra explo­sión del edi­fi­cio del reac­tor 1, en Vie­na, la agen­cia inter­na­cio­nal de la ener­gía ató­mi­ca (OIEA), en base a la infor­ma­ción pro­ce­den­te de Tokio, tran­qui­li­za al mun­do. En la noche del 12, cuan­do en Japón es la maña­na del 13, un comu­ni­ca­do de pren­sa anun­cia que se «ha cla­si­fi­ca­do el acci­den­te en el nivel 4 en la esca­la INES. Con con­se­cuen­cias loca­les.»

Pero la agen­cia nuclear fran­ce­sa repor­ta una con­tra­dic­ción obje­ti­va entre la segu­ri­dad que pre­ten­de tras­lu­cir el Gobierno de Tokio y las medi­das que el mis­mo Gobierno tie­ne adop­ta­das sobre el terreno, que res­pon­den a una alar­ma mucho mayor. El Gobierno fran­cés, par­ti­ci­pan­te de la prin­ci­pal mul­ti­na­cio­nal mun­dial nuclear, Are­va, con casi tres cuar­tas par­tes de la elec­tri­ci­dad gene­ra­da en Fran­cia por poten­cia nuclear, esta­ba par­ti­cu­lar­men­te intere­sa­do en apa­re­cer como ‘preo­cu­pa­do’.

Fren­te al secre­tis­mo tra­di­cio­nal del Gobierno japo­nés (e inclu­so, en el pasa­do, del Gobierno nor­te­ame­ri­cano en el acci­den­te de Cher­nobyl, en 1986), en este asun­to, como en el de la inter­ven­ción impe­rial en Libia días atrás, el peque­ño Napo­león que se con­si­de­ra Sar­cozy, ha inten­ta­do apa­re­cer con toda su dema­go­gia. En este caso, apa­re­cien­do como el cam­peón de la infor­ma­ción, para inten­tar que no se cum­plie­sen las pre­vi­sio­nes elec­to­ra­les que final­men­te se aca­ba­ron con­cre­tan­do hace 7 días, cuan­do su par­ti­do reci­bió un ridícu­lo 17% en las elec­cio­nes loca­les fran­ce­sas.

El 13 de mar­zo, el área de eva­cua­ción se extien­de a 20 km y comien­za la dis­tri­bu­ción de píl­do­ras de yodo a la pobla­ción. Mien­tras, el 14 de mar­zo, otra nue­va explo­sión sacu­de el edi­fi­cio del reac­tor 3. Esto demues­tra que en Fukushi­ma, tres días des­pués, las ope­ra­cio­nes de enfria­mien­to de los reac­to­res no han pro­du­ci­do nin­gún efec­to. La agen­cia de noti­cias Kyo­do afir­mó enton­ces que se habían comen­za­do a fun­dir los dos reac­to­res afec­ta­dos. Inme­dia­ta­men­te, se supo que el com­bus­ti­ble del reac­tor núme­ro 2 que­dó al des­cu­bier­to. Es solo enton­ces, el 14 de mar­zo, cuan­do el Gobierno japo­nés pidió ayu­da a los orga­nis­mos inter­na­cio­na­les. Se per­die­ron tres días des­de el terre­mo­to (cuan­do pro­ba­ble­men­te la empre­sa dis­po­nía de datos sobre fallos estruc­tu­ra­les en los reac­to­res) y dos des­de la pri­me­ra explo­sión.

Des­de enton­ces, TEPCO, el Gobierno japo­nés y, aho­ra, la Agen­cia Inter­na­cio­nal de la Ener­gía ató­mi­ca (OIEA) han con­ti­nua­do, por ser gene­ro­sos, trans­mi­tien­do infor­ma­ción opa­ca y muy con­tra­dic­to­ria. Ya enton­ces, la auto­ri­dad nuclear fran­ce­sa habló de que el acci­den­te se encuen­tra en el nivel 6 en la esca­la INES, don­de el 7 es el máxi­mo, “más allá de Three Miles Island, sin lle­gar a Cher­nó­bil”, los ante­rio­res máxi­mos desas­tres nuclea­res.

La prue­ba de que la empre­sa está des­bor­da­da, y ha ocul­ta­do infor­ma­ción pre­cio­sa, es que al día siguien­te hay otra nue­va explo­sión de hidró­geno en el reac­tor núme­ro 2 y, de repen­te, se pro­du­ce un incen­dio en las pis­ci­nas (pro­du­ci­do por la eva­po­ra­ción de agua) de dese­chos radiac­ti­vos del reac­tor núme­ro 4, pis­ci­nas alo­ja­das irres­pon­sa­ble­men­te ¡¡Enci­ma! de los reac­to­res en esta cen­tral, para aho­rrar cos­tes! El incen­dio de la pis­ci­na se tras­la­da al reac­tor a las pocas horas.

De cómo el sacri­fi­cio de los ope­ra­rios no pue­de evi­tar el desas­tre pro­vo­ca­do por la com­pa­ñía

La situa­ción enton­ces desem­bo­ca en el páni­co y la empre­sa reti­ra a casi todos sus ope­ra­rios, menos a un retén de 50 tra­ba­ja­do­res que hacen su labor a obs­cu­ras, con tra­jes espe­cia­les y pesa­dos, res­pi­ran­do por tubos, tra­ba­jan­do en tra­mos inun­da­dos para repa­rar cone­xio­nes eléc­tri­cas y labe­rín­ti­cas inu­ti­li­za­das por la mala pla­ni­fi­ca­ción y el afán de lucro…, En con­di­cio­nes pro­pias de gue­rra nuclear, se sacri­fi­can de mane­ra vale­ro­sa intu­yen­do (y en los días pos­te­rio­res con pleno cono­ci­mien­to) que van a reci­bir dosis radiac­ti­vas can­ce­rí­ge­nas o leta­les.

Las pis­ci­nas de los reac­to­res 5 y 6 comien­zan enton­ces a calen­tar­se, por la pér­di­da del agua que recu­bre al mate­rial radiac­ti­vo usa­do, por moti­vos que nadie expli­có exac­ta­men­te has­ta hoy. Estos últi­mos hechos arro­jan total­men­te por la bor­da la ver­sión dada tan­to por TEPCO, como por el Gobierno, como por par­te tam­bién de la OIEA, has­ta el día de hoy.

En pri­mer lugar, los reac­to­res 4, 5 y 6 esta­ban apa­ga­dos cuan­do se pro­du­jo el terre­mo­to debi­do a una revi­sión. En segun­do lugar, los reac­to­res 5 y 6 se encuen­tran rela­ti­va­men­te sepa­ra­dos y a dis­tan­cia de los otros 4.

Los rete­nes de 50 tra­ba­ja­do­res van cam­bián­do­se. Varios de ellos, antes de aca­bar su turno, sobre­lle­va­rán sobre su cuer­po dosis 10.000 veces a las reco­men­da­das. Hoy son ya más de 700 tra­ba­ja­do­res, la mayo­ría de ran­gos bajos (lo cual no es casua­li­dad), muchos de ellos jubi­la­dos que se han pre­sen­ta­do volun­ta­rios que, en el mejor de los casos, podrán morir de mane­ra natu­ral antes de desa­rro­llar el inevi­ta­ble cán­cer que les afec­ta­rá.

Sufren “nive­les de radia­ción leta­les”, según Gre­gory Jac­zo, pre­si­den­te de la Comi­sión Regu­la­do­ra Nuclear de los EE.UU. Evi­den­te­men­te, ese tra­ba­jo no se hace por dine­ro (no hay nin­gu­na pri­ma espe­cial). Aquí, como vimos en Chi­le con los mine­ros hace meses, los valo­res huma­nos más nobles bro­tan en mitad de tan­to enga­ño y afán de mez­quin­dad: la abne­ga­ción, el sacri­fi­co desin­te­re­sa­do y el heroís­mo para sal­var al colec­ti­vo, que son los valo­res que jamás podrán ser supe­ra­dos por nin­guno de los otros par­tí­ci­pes en esta tra­ge­dia.

Nao­to Kan, pri­mer minis­tro, lle­gó a ame­na­zar sin nin­gún pudor a TEPCO con mul­tas y cas­ti­gos si los ope­ra­rios aban­do­na­ban la plan­ta de Fukushi­ma, que­rien­do con­ver­tir este sacri­fi­cio en algo pare­ci­do a una eje­cu­ción.

Para ayu­dar a ello, el Gobierno japo­nés deci­dió cam­biar los pasa­dos días la dosis máxi­ma per­mi­ti­da legal­men­te (ele­ván­do­la de 100 mili­sie­vert al año, a 250) que pue­den reci­bir los tra­ba­ja­do­res de una cen­tral nuclear. «Die­ci­sie­te tra­ba­ja­do­res han reci­bi­do dosis de entre 100 y 180 mili­sie­vert», según el OIEA. En una zona con agua en la que se con­ta­mi­na­ron tres emplea­dos, el OIEA midió dosis de «400 mili­sie­vert por hora», lo que impli­ca que en un cuar­to de hora un tra­ba­ja­dor reci­bi­ría la dosis de un año.

No hizo fal­ta obli­gar a los obre­ros. El pue­blo japo­nés encon­tra­rá una refe­ren­cia moral en sus obre­ros cua­li­ta­ti­va­men­te más ele­va­da que en sus gober­nan­tes eco­nó­mi­cos y polí­ti­cos:

“Mi padre se fue a la plan­ta nuclear. Nun­ca había oído a mi madre llo­rar tan­to. Pero nun­ca había esta­do tan orgu­llo­sa de él. Por favor papá, vuel­ve vivo” (Públi­co, 26-03-2011).

El día 17 se pue­de por fin bom­bear agua por medio de heli­cóp­te­ros a los reac­to­res de la cen­tral y a las pis­ci­nas reca­len­ta­das. La cues­tión es que aho­ra, posi­ble­men­te, ya había empe­za­do una reac­ción en cade­na des­con­tro­la­da en uno o varios de los reac­to­res de la cen­tral nuclear. Ese méto­do hubie­ra ser­vi­do el pri­mer día para tra­tar de tra­ba­jar con más segu­ri­dad, enchu­fan­do corrien­te eléc­tri­ca a la cen­tral para apro­vi­sio­nar de ener­gía a ésta y res­ta­ble­cer sus sis­te­mas de refri­ge­ra­ción ins­ta­la­dos, hoy inser­vi­bles por suce­si­vas explo­sio­nes, o por la corro­sión pro­du­ci­da por la cris­ta­li­za­ción con­ti­nua­da de la sal mari­na des­pués de muchos días de acción de ésta.

Se empie­za a bom­bear agua en el reac­tor núme­ro 3 por­que este fun­cio­na con una mez­cla de ura­nio más plu­to­nio, mien­tras que el res­to de reac­to­res fun­cio­nan tan solo con ura­nio. El plu­to­nio es mucho más radiac­ti­vo que el ura­nio, por lo que este reac­tor por sí solo, poten­cial­men­te es mucho más peli­gro­so.

El fin de sema­na del 19 y 20 de mar­zo la aten­ción mun­dial que­da des­pla­za­da por la inter­ven­ción impe­ria­lis­ta en Libia. Hay resú­me­nes y balan­ces domi­ni­ca­les pero las noti­cias, a par­tir del lunes siguien­te, des­cien­den en inten­si­dad a pesar de que posi­ble­men­te este­mos ante una reac­ción nuclear en cade­na des­con­tro­la­da en uno o más reac­to­res nuclea­res. La “tran­qui­li­dad” venía dada, según nos expli­can, por­que se enchu­fó un cable has­ta las bom­bas de refri­ge­ra­ción en los días siguien­tes, en todos los reac­to­res. La cues­tión es que, una sema­na jus­ta des­pués, como vere­mos, los resul­ta­dos son par­cos en este aspec­to.

El sába­do 20, el Con­se­jo de segu­ri­dad nuclear espa­ñol infor­mó de que Fukushi­ma tenía otra pis­ci­na de com­bus­ti­ble, “enor­me”, que acu­mu­la­ba dese­chos con­jun­tos de los seis reac­to­res “sobre la que no se había sumi­nis­tra­do infor­ma­ción has­ta aho­ra”.

Se detec­ta con­ta­mi­na­ción de dife­ren­tes tipos de ali­men­tos en dife­ren­tes zonas cada vez más amplias, que aca­ban afec­tan­do a la región cen­tral don­de se sitúa Tokio. El mar­tes 22 la OMS dice que la con­ta­mi­na­ción de ali­men­tos es un pro­ble­ma “gra­ve”. La con­ta­mi­na­ción afec­ta tam­bién a un depó­si­to de agua de la capi­tal japo­ne­sa.

El jue­ves 24 y el vier­nes 25, con todo el mun­do con­cen­tra­do en Libia, la infor­ma­ción sobre Japón pasa a míni­mos en la pren­sa, una esca­sa pági­na en los prin­ci­pa­les medios, infor­man­do sobre la mejo­ra de los acon­te­ci­mien­tos y de la radiac­ti­vi­dad con efec­tos pasa­je­ros sobre algu­nos ali­men­tos.

Súbi­ta­men­te, en este últi­mo fin de sema­na, todo cam­bia: se infor­man de incre­men­tos sus­tan­cia­les en los nive­les de radiac­ti­vi­dad. Tres tra­ba­ja­do­res pisan char­cos de agua radiac­ti­va de 30 cm de altu­ra en el reac­tor 3 (el que con­tie­ne plu­to­nio ade­más de ura­nio), que con­tie­nen 10.000 veces más radi­ca­ción de lo habi­tual. “Un nivel tan alto de radia­ción podría sig­ni­fi­car bien que la vasi­ja de con­ten­ción del reac­tor núme­ro 3 está daña­da, bien que las barras de com­bus­ti­ble están par­cial­men­te fun­di­das. En cual­quier caso, una tra­ge­dia” (Públi­co, 26-03-2011). Fue Hidehi­ko Nishi­ya­ma, por­ta­voz de la agen­cia de segu­ri­dad nuclear japo­ne­sa, NISA, quien bara­jó en públi­co ambas posi­bi­li­da­des, con lo que hizo sal­tar todas las luces de alar­mas.

Horas más tar­de, como vie­ne sien­do habi­tual, rec­ti­fi­có en sen­ti­do con­tra­rio.

El pri­mer minis­tro, Nao­to Kan cali­fi­có enton­ces el esta­do de Fukushi­ma de “muy gra­ve” y su evo­lu­ción de “impre­de­ci­ble”. La espo­sa de Nao­to Kan publi­có el año pasa­do un libro titu­la­do ¿Qué demo­nios va a cam­biar en Japón aho­ra que tú eres pri­mer minis­tro? Sin que­rer entrar en elu­cu­bra­cio­nes catas­tro­fis­tas, pero sim­ple­men­te tenien­do en cuen­ta la opa­ci­dad y fal­ta de cre­di­bi­li­dad del per­so­na­je que uti­li­za seme­jan­tes expre­sio­nes, la situa­ción actual pare­ce pro­nos­ti­car una situa­ción don­de pue­de haber un impre­vi­si­ble dra­ma, mayor del vivi­do has­ta aho­ra.

El peli­gro de la radia­ción

Para aumen­tar la con­fu­sión, el Gobierno japo­nés, que has­ta enton­ces había eva­cua­do tan solo un perí­me­tro de 20 kiló­me­tros alre­de­dor de la cen­tral, crean­do otro perí­me­tro de 30 kiló­me­tros don­de sí se podía resi­dir volun­ta­ria­men­te, ani­mó a las dece­nas de miles de per­so­nas que toda­vía sobre­vi­vían entre los 20 y 30 kiló­me­tros “ence­rra­dos en sus casas”, a irse defi­ni­ti­va­men­te. La Agen­cia de Segu­ri­dad Nuclear Japo­ne­sa (NISA) ha avi­sa­do de que pasa­rán meses, e inclu­so años, antes de que estas per­so­nas eva­cua­das pue­den regre­sar a sus hoga­res.

El Gobierno nor­te­ame­ri­cano pro­pu­so des­po­blar un área mayor, de 80 kiló­me­tros alre­de­dor de Fukushi­ma.

El día 15 de mar­zo se pro­por­cio­na­ron cifras ofi­cia­les por pri­me­ra vez sobre el nivel de radia­ción regis­tra­dos en la cen­tral: 400 mili­sie­verts por hora. La can­ti­dad que una per­so­na pro­me­dio absor­be en un año de expo­si­ción a la radiac­ti­vi­dad natu­ral es de 2,4 mili­sie­verts. El resul­ta­do ordi­na­rio de rayos X para un pacien­te ordi­na­rio es de una absor­ción de 1 mili­sie­vert.

En los últi­mos días ha cun­di­do la des­in­for­ma­ción sobre lo que sig­ni­fi­ca real­men­te el peli­gro de la radia­ción. Se habla de expo­si­ción “segu­ra”, “ino­fen­si­va” o “menos que peli­gro­sa”. La ver­dad es que no hay nin­gún nivel de expo­si­ción a la radia­ción, por peque­ño que sea, que resul­te ino­fen­si­vo. Toda agen­cia cien­tí­fi­ca que regu­la la con­ta­mi­na­ción radio­ac­ti­va está de acuer­do en este pun­to. Es decir, cual­quier tipo de aumen­to de la radia­ción sobre lo ordi­na­rio es un cri­men para la salud.

Evi­den­te­men­te tam­bién hay una dife­ren­cia entre estar afec­ta­do inter­mi­ten­te­men­te por una fuen­te de baja radia­ción (o alta), que es gra­ve, a que en tu cuer­po entre una par­tí­cu­la radiac­ti­va (o muchas), que son ellas mis­mas fuen­tes de radia­ción. La dema­go­gia, por no hablar de con­ti­nua fala­cia, que en este sen­ti­do se está uti­li­zan­do por par­te de algu­nos res­pon­sa­bles de deter­mi­na­das agen­cias nuclea­res raya en lo cri­mi­nal, mini­mi­zan­do el que se incre­men­ten los nive­les de radia­ción.

Las auto­ri­da­des fran­ce­sas esti­ma­ron hace unos días, el 23 de mar­zo, que Fukushi­ma había libe­ra­do ya una déci­ma par­te de radiac­ti­vi­dad de la que se libe­ró en Cher­nobyl, Estos datos no incluían las pis­ci­nas de com­bus­ti­ble gas­ta­do.

Pos­te­rior­men­te, el Gobierno japo­nés, para con­tra­rres­tar el efec­to del infor­me fran­cés, ha esti­ma­do que las emi­sio­nes radiac­ti­vas de Fukushi­ma supo­nen alre­de­dor del 1% de las emi­sio­nes de Cher­nóbyl. Aun­que estas cifras son difí­cil­men­te com­pa­ra­bles por varias razo­nes: en Fukushi­ma, una par­te de la radia­ción se ha ori­gi­na­do en las pis­ci­nas de com­bus­ti­ble gas­ta­do, lo que sig­ni­fi­ca según los exper­tos que los ele­men­tos radiac­ti­vos libe­ra­dos son sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te de más lar­ga dura­ción y más peli­gro­sos para la salud que los de Cher­nóbyl.

La últi­ma valo­ra­ción com­pa­ra­ti­va con Cher­nóbyl corrió a car­go del Ins­ti­tu­to Cen­tral de Meteo­ro­lo­gía y Geo­di­ná­mi­ca de Aus­tria, una ins­ti­tu­ción ofi­cial. Esti­ma en este estu­dio que las emi­sio­nes de Fukushi­ma ascien­den “al 20% de Cher­nóbyl en yodo-131 y entre el 20 y el 60% en cesio-137″, uti­li­zan­do datos de esta­cio­nes de medi­da en Cali­for­nia y Japón.

Gros­si, sub­di­rec­tor gene­ral adjun­to de la OEIA, dijo el sába­do 26 que no se pro­du­ci­rá un nue­vo Cher­nóbyl, por­que allí «la libe­ra­ción estu­vo agra­va­da por una explo­sión que libe­ró a la atmós­fe­ra una nube radiac­ti­va mons­truo­sa».

Aho­ra bien, aun­que nun­ca ha habi­do un estu­dio serio sobre las con­se­cuen­cias de Cher­nóbyl, fun­da­men­tal­men­te debi­do a la fal­ta de recur­sos des­ti­na­dos a ello por la OEIA y la OMS, allí la libe­ra­ción de ener­gía radiac­ti­va al espa­cio se paró cuan­do se ver­tió sufi­cien­te hor­mi­gón como para cons­truir un sar­có­fa­go que ence­rra­se al núcleo ató­mi­co de la cen­tral.

Dife­ren­tes exper­tos han recla­ma­do ya esa solu­ción para Fukushi­ma. La cues­tión es que ¿Haría fal­ta hacer eso con un reac­tor, con dos…? No se sabe. La com­pa­ñía eléc­tri­ca calla y el Gobierno tam­bién.

Por su par­te, Green­pea­ce publi­có este fin de sema­na un infor­me en el que ele­va a nivel 7 el desas­tre de Fukushi­ma, el mis­mo ran­go que Cher­nóbyl. Según el exper­to en segu­ri­dad nuclear Hel­mut Hirsch, la cen­tral japo­ne­sa ya ha libe­ra­do la sufi­cien­te can­ti­dad de radiac­ti­vi­dad como para ser cali­fi­ca­do al máxi­mo nivel según la Esca­la Inter­na­cio­nal de Suce­sos Nuclea­res (INES).

Toman­do el estu­dio aus­tría­co solo como apro­xi­ma­do:

- Aun­que adop­te­mos el por­cen­ta­je más bajo de ver­ti­dos radiac­ti­vos que ha cal­cu­la­do,

- Toman­do como base que esto va a seguir así (libe­ra­ción inter­mi­ten­te de radiac­ti­vi­dad como la que hemos teni­do), en el mejor de los casos, duran­te unas pocas sema­nas: la físi­ca teó­ri­ca esta­ble­ce que una ‘reac­ción en cade­na’, tar­da en con­tro­lar­se sema­nas o meses,

- Espe­ran­do ¡Oja­lá! que se empie­ce a con­tro­lar la reac­ción que se haya podi­do gene­rar y que empie­ce cuan­to antes a enfriar­se todos los reac­to­res y todas las pis­ci­nas; enton­ces,…

… Al final, ten­dre­mos un nivel de radia­ción gene­ra­da que, como míni­mo, se va a acer­car bas­tan­te al de Cher­nobyl.

Últi­mas y preo­cu­pan­tes noti­cias: se incre­men­ta dra­má­ti­ca­men­te la radia­ción

Se han publi­ca­do los pri­me­ros aná­li­sis de con­ta­mi­na­ción radiac­ti­va del sue­lo: A 40km de Fukushi­ma se han medi­do 163,000 Bq/​kg de cesio-137 y 1.170.000 Bq/​kg de yodo. La NISA (Agen­cia de Segu­ri­dad Nuclear Japo­ne­sa) esti­ma que el sue­lo tie­ne que ser “reem­pla­za­do”.

La con­ta­mi­na­ción de la tie­rra en la región, con nive­les del isó­to­po can­ce­rí­geno cesio 137, que tie­ne una vida media de 30 años, es com­pa­ra­ble con Cher­nóbyl, según Tetsu­ji Ima­na­ka, del Ins­ti­tu­to de Inves­ti­ga­ción de reac­to­res en Osa­ka.

El OIEA afir­mó el sába­do 26 que es pro­ba­ble que esté daña­da la con­ten­ción del reac­tor 3, el que usa ura­nio y plu­to­nio como com­bus­ti­ble, lo que lo con­vier­te en poten­cial­men­te mucho más radiac­ti­vo que el res­to.

TEPCO pre­fie­re una expli­ca­ción más alam­bi­ca­da: “la fuga radiac­ti­va detec­ta­da en el agua es mayor de lo espe­ra­do”, lo que pue­de demo­rar el enfria­mien­to de rec­tor nume­ro tres, ya que el pro­ble­ma pare­ce pro­ce­der de la pis­ci­na de refri­ge­ra­ción (según la empre­sa, esto es lo que nos tene­mos que creer).

Los nive­les de radia­ción en el mar, en las cer­ca­nías de la cos­ta, faci­li­ta­dos por TEPCO, se han incre­men­ta­do dra­má­ti­ca­men­te:

- El mar­tes 22 de mar­zo: el nivel de yodo 131 fue 126 veces el del tope legal

- El 24 de mar­zo: 145 veces más alto que el del tope legal.

- El 26 de mar­zo fue de 1.250 veces más alto que el del tope legal.

- El 27 de mar­zo fue de 1.850 veces más alto que el del tope legal.

Los nive­les increí­bles alcan­za­dos el sába­do fue­ron valo­ra­dos por TEPCO sim­ple­men­te como «rela­ti­va­men­te altos». De hecho, hoy ya no ha sido TEPCO, sino la Agen­cia de Segu­ri­dad Nuclear e Indus­trial japo­ne­sa, NISA (orga­nis­mo ofi­cial liga­do a la indus­tria nuclear japo­ne­sa) quien ha infor­ma­do, aun­que, como lue­go vere­mos, ha sido des­men­ti­da pos­te­rior­men­te por la pro­pia TEPCO.

El por­ta­voz de la Agen­cia cita­da, NISA, Hidehi­ko Nishi­ya­ma, afir­mó hoy domin­go que beber medio litro de agua dul­ce con el actual nivel de radiac­ti­vi­dad expon­dría a una per­so­na a la dosis máxi­ma per­mi­ti­da en un año. Cla­ra­men­te, no pue­den negar la evi­den­cia de los ries­gos para la salud huma­na, que han sido públi­ca­men­te dados a cono­cer en el públi­co por otros medios cien­tí­fi­cos. Aho­ra bien, inten­tan mini­mi­zar y des­viar ries­gos a lar­go pla­zo en otros ámbi­tos:

“Nishi­ya­ma des­car­tó que la con­ta­mi­na­ción supon­ga una ame­na­za para la vida mari­na y la segu­ri­dad en el con­su­mo de pes­ca­do. ‘Hablan­do en gene­ral, el mate­rial radiac­ti­vo sol­ta­do al mar será dis­per­sa­do por las corrien­tes, así que haría fal­ta mucho más para que las algas y la vida mari­na lo absor­bie­ran’ «(web El País, 27-03-2011).

Las medi­cio­nes apor­ta­das ante­rior­men­te están basa­das en yodo radiac­ti­vo, cuya radiac­ti­vi­dad se redu­ce a la mitad en ocho días. TEPCO afir­mó ante­ayer: «para cuan­do la gen­te coma pro­duc­tos del mar, las can­ti­da­des habrán dis­mi­nui­do pro­ba­ble­men­te de for­ma sig­ni­fi­ca­ti­va». Al pare­cer, para la gen­te de Japón, la que más pes­ca­do con­su­me del mun­do y que más sabe de su arte culi­na­rio, el comer el pes­ca­do ¡¡A los 8 días de ser pes­ca­do para reci­bir sólo la mitad de la radia­ción 1850 veces per­mi­ti­da para la salud, es algo posi­ble y natu­ral!!

Lo que hay que decir tam­bién es que, según las medi­cio­nes de TEPCO del sába­do (no del domin­go, cuan­do debie­ron de aumen­tar mucho más), los nive­les de cesio 137, que tie­ne un ciclo de reduc­ción de su vida de unos 30 años, mul­ti­pli­ca­ban por 79,6 veces el máxi­mo legal.

Hoy, domin­go 27, el OIEA ha comu­ni­ca­do que se ha detec­ta­do la pre­sen­cia de yodo 131, cesio 137 y cesio 134 a nive­les como los de la zona del reac­tor 3, don­de tres tra­ba­ja­do­res resul­ta­ron heri­dos el jue­ves cuan­do entra­ron en con­tac­to con agua radiac­ti­va a un nivel 10.000 veces supe­rior al nor­mal.

Des­pués de los esfuer­zos y los sacri­fi­cios sobre­hu­ma­nos de los tra­ba­ja­do­res, la web de El País infor­ma hoy domin­go de resul­ta­dos des­alen­ta­do­res y muy preo­cu­pan­tes:

“Des­de hace más de dos sema­nas, Japón tra­ta de res­ta­ble­cer el sumi­nis­tro eléc­tri­co, sin que ayer lo hubie­ra con­se­gui­do total­men­te en cua­tro de los seis reac­to­res. Sí logró lle­var líneas eléc­tri­cas, pero con las tres explo­sio­nes regis­tra­das, los equi­pos están daña­dos. Esas explo­sio­nes se pro­du­je­ron por la sali­da de hidró­geno ‑un gas explo­si­vo- des­de el reac­tor. El OIEA afir­mó ayer que es pro­ba­ble que esté daña­da la con­ten­ción del reac­tor 3, el que usa ura­nio y plu­to­nio como com­bus­ti­ble, lo que lo con­vier­te en mucho más radiac­ti­vo que el ura­nio del res­to.

“El humo negro que apa­re­ce oca­sio­nal­men­te de los reac­to­res pro­ce­de pre­su­mi­ble­men­te de cor­to­cir­cui­tos al inten­tar encen­der las bom­bas. Des­pués de dos sema­nas, ya tie­nen luz dos de las salas de con­trol, lo bási­co, pero en esta situa­ción se con­si­de­ra una gran noti­cia. Ade­más, ya hay inyec­ción de agua dul­ce y comien­za a usar el sis­te­ma nor­mal de refri­ge­ra­ción. Aun­que ya no se recu­rre a la deses­pe­ra­da solu­ción de lan­zar agua des­de heli­cóp­te­ros, más de dos sema­nas des­pués nadie es capaz de pre­de­cir la evo­lu­ción y aún que­da una lar­ga tarea por delan­te. Las pis­ci­nas de com­bus­ti­ble gas­ta­do, alta­men­te radiac­ti­vo, se han vis­to daña­das.”

“En la cen­tral, los téc­ni­cos con­ti­nua­ron tra­ba­jan­do para esta­bi­li­zar los reac­to­res, tras las sos­pe­chas sur­gi­das el vier­nes pasa­do de que la uni­dad 3 ‑de un total de seis- podría haber sufri­do una grie­ta.

En el reac­tor 2 han sido detec­ta­dos nive­les de radia­ción 10 millo­nes de veces supe­rio­res a los nor­ma­les, según infor­ma TEPCO , la com­pa­ñía que ope­ra la plan­ta, lo que ha obli­ga­do a eva­cuar a los téc­ni­cos que tra­ba­ja­ban para inten­tar repa­rar­lo. TEPCO seña­la que estos nive­les se han detec­ta­do en el agua acu­mu­la­da en el edi­fi­cio en que se encuen­tra la tur­bi­na del reac­tor.

“TEPCO ha detec­ta­do has­ta 400 mili­sie­vert en la super­fi­cie del agua acu­mu­la­da en el edi­fi­cio que alber­ga la tur­bi­na del reac­tor 3, un nivel que pue­de pro­vo­car daños a la salud si se reci­be en un inter­va­lo cor­to. Tam­bién preo­cu­pan las gran­des can­ti­da­des de líqui­do irra­dia­do en los reac­to­res 2 y 4 (…)

“En el reac­tor 1, la pro­fun­di­dad del agua tóxi­ca era de 40 cen­tí­me­tros, mien­tras que en el 3, el lugar don­de sufrie­ron que­ma­du­ras dos ope­ra­rios, alcan­za­ba 1,5 metros.”

Según la agen­cia local Kyo­do, en los edi­fi­cios de tur­bi­nas hay zonas inun­da­das con agua alta­men­te con­ta­mi­na­da, que en algu­nos luga­res alcan­za una pro­fun­di­dad de has­ta 1,8 metros.

Siguien­do el ritual que lle­va prac­ti­can­do des­de hace tiem­po, TEPCO infor­mó en una rue­da de pren­sa pos­te­rior que se ha erra­do en las medi­cio­nes hechas públi­cas horas antes: «Se ha pro­du­ci­do una con­fu­sión entre el yodo 134 y el cobal­to 56», ha decla­ra­do Sakae Muto, vice­pre­si­den­te de la empre­sa.

TEPCO vol­ve­rá a rea­li­zar un aná­li­sis de los nive­les de radia­ción. No obs­tan­te, se man­tie­ne la eva­cua­ción de los tra­ba­ja­do­res.

¿Cuál es la situa­ción actual?

Resu­mien­do, a pesar de la des­in­for­ma­ción o no, tene­mos, disec­cio­nan­do los datos opa­cos que lan­zan la OIEA, el Gobierno japo­nés y TEPCO:

- Pis­ci­nas de dese­chos tóxi­cos daña­das

- Reac­tor núme­ro 2 don­de pue­de haber habi­do fusión par­cial del núcleo

- Reac­tor núme­ro 3 que pare­ce agrie­ta­do (y con decla­ra­cio­nes ante­rio­res don­de se sos­pe­cha­ba que tam­bién había fusión par­cial del núcleo)

Rafael Gros­si, sub­di­rec­tor gene­ral adjun­to de la OIEA, decía el sába­do 26 a El País que “la situa­ción en la cen­tral de Fukushi­ma es gra­ve” y que «en cual­quier momen­to» pue­de degra­dar­se ¿Qué sig­ni­fi­ca esto a estas altu­ras? Espe­ra­mos que no lo que ima­gi­na­mos.

Has­ta aho­ra, la estra­te­gia ha sido res­ta­ble­cer la cone­xión eléc­tri­ca (seria­men­te daña­da por los pro­ble­mas que hemos men­cio­na­do) para refri­ge­rar de esta mane­ra a los reac­to­res, los cua­les no sabe­mos con exac­ti­tud has­ta qué pun­to están daña­dos, aun­que los nive­les altí­si­mos de radia­ción de los dos últi­mos días sugie­ren un daño estruc­tu­ral en algún lado.

Hiro­se Takashi es un exper­to en ener­gía nuclear que con­ce­dió una entre­vis­ta, par­te de la cual apa­re­ció en REBELIÓN (http://​www​.rebe​lion​.org/​n​o​t​i​c​i​a​.​p​h​p​?​i​d​=​1​2​4​946 ). En ella ofre­ce su tes­ti­mo­nio:

“Si se quie­re enfriar un reac­tor con agua, hay que hacer cir­cu­lar el agua por den­tro para sacar el calor, cual­quier otra cosa no tie­ne sen­ti­do. La úni­ca solu­ción es el res­ta­ble­ci­mien­to del sumi­nis­tro eléc­tri­co. Lo otro [ver­ter agua enci­ma del reac­tor] es como vol­car agua en la lava (…) Duran­te una sema­na han esta­do vol­can­do agua allí. Y el agua es sala­da. Si pones agua sala­da en un horno calien­te, ¿qué pasa? Pro­du­ces sal. La sal entra en las vál­vu­las y las para­li­za (…)”

Esta entre­vis­ta es de ¡Hace más de una sema­na!… Pare­ce que, aho­ra, se ha empe­za­do con agua des­ti­la­da a vol­ver a enfriar dos de los cua­tro reac­to­res afec­ta­dos por explo­sio­nes. Pero, inde­pen­dien­te­men­te de eso, la situa­ción en los reac­to­res 1,2 y 3 es pro­ble­má­ti­ca, con altí­si­mos nive­les de radiac­ti­vi­dad.

Si esto no fun­cio­na, pue­den hacer fal­ta medi­das más drás­ti­cas como ente­rrar la cen­tral en are­na y hor­mi­gón. Nue­va­men­te, pare­ce haber un pro­ble­ma de pres­ti­gio de la com­pa­ñía, del Gobierno, y has­ta de la OIEA para resis­tir­se a esta opción ¡Sería la solu­ción Cher­nóbyl! ¡Y Japón no es Cher­nóbyl! ¡Ni la OIEA es igual que la agen­cia nacio­nal de segu­ri­dad nuclear sovié­ti­ca! Más ade­lan­te, vere­mos que no sólo es una cues­tión de pres­ti­gio.

Sí hay otra ver­sión sobre lo suce­di­do. Sí hay otras alter­na­ti­vas

En un artícu­lo apa­re­ci­do en la web REBELIÓN de Ale­jan­dro Nadal, apa­re­ci­do ori­gi­nal­men­te en el mexi­cano La Jor­na­da, encon­tra­mos el siguien­te aná­li­sis:

“Las foto­gra­fías, videos e imá­ge­nes de saté­li­tes (por ejem­plo en la pági­na www​.isis​-onli​ne​.org) no con­tie­nen la evi­den­cia de los des­tro­zos que pro­vo­có el tsu­na­mi en la cos­ta al nor­te de Fukushi­ma. Ni los árbo­les en los esta­cio­na­mien­tos, ni los patios de la plan­ta tie­nen la hue­lla del tsu­na­mi. Los escom­bros que apa­re­cen se deben a las vio­len­tas explo­sio­nes de hidró­geno que des­tru­ye­ron los edi­fi­cios de los reac­to­res 1 y 3.

“Una bue­na par­te de la pro­pa­gan­da del lobby nuclear des­can­sa sobre esta ver­sión de los hechos. Pero la evi­den­cia reve­la que si hubo un tsu­na­mi en Fukushi­ma, tuvo que ser mucho más débil que en Mina­mi­so­ma o Sen­dai (dis­tan­tes unos seten­ta kiló­me­tros al nor­te de la plan­ta). Por lo tan­to, se abren dos hipó­te­sis inquie­tan­tes. Pri­me­ro, es posi­ble que un tsu­na­mi de menor fuer­za efec­ti­va­men­te inun­dó los sis­te­mas de enfria­mien­to y los depó­si­tos de com­bus­ti­ble de los moto­res die­sel (res­pal­do del sis­te­ma prin­ci­pal). Pero eso sig­ni­fi­ca que las plan­tas eran mucho más frá­gi­les de lo que nos quie­re hacer creer el lobby nuclear. En este caso, TEPCO que­da­ría (otra vez) mal para­da por su negli­gen­cia. Nada nue­vo para TEPCO.

“La segun­da hipó­te­sis es que el colap­so en los sis­te­mas de refri­ge­ra­ción fue pro­vo­ca­do por el terre­mo­to. En ambos casos, que­da expues­ta la fala­cia del lobby nuclear. Las plan­tas no son robus­tas y no fun­cio­na­ron como se supo­ne que deben hacer­lo en caso de un terre­mo­to”.

Cada vez cobra más fuer­za la idea de que el terre­mo­to jugó un papel muy impor­tan­te a la hora de dañar la estruc­tu­ra bási­ca de la cen­tral, tan­to de sus reac­to­res acti­vos como apa­ga­dos, jun­to con sus pis­ci­nas de dese­chos radiac­ti­vos. El mare­mo­to, posi­ble­men­te, tuvo los efec­tos ori­gi­nal­men­te expli­ca­dos. Pero lo que hay que inves­ti­gar has­ta el final es si la empre­sa sabía que el terre­mo­to había afec­ta­do de mane­ra vital a la plan­ta antes.

Noso­tros acusamos…al capi­ta­lis­mo

En cual­quier caso, la actua­ción de la empre­sa (como de otras tan­tas de su ramo) está pro­ba­da como cri­mi­nal des­de hace déca­das, y como tal debe ser juz­ga­da.

Hay más casos. Cons­truir una cen­tral nuclear en una falla ató­mi­ca, tenien­do en con­si­de­ra­ción el nivel de cono­ci­mien­tos téc­ni­cos actua­les, es una mues­tra de la negli­gen­cia que reco­rre el sis­te­ma de explo­ta­ción eco­nó­mi­co en que vivi­mos. La plan­ta nuclear de Tokai, a mitad de camino de Tokio y Fukushi­ma, está en la unión de dos fallas loca­les, al igual que la men­cio­na­da antes y acci­den­ta­da en el 2007 de Kashi­wa­za­ki Kari­na. Lógi­ca­men­te, con la sabi­du­ría actual, el peli­gro de que haya un desas­tre toda­vía mayor que el de Fukushi­ma es mayor en estas dos plan­tas. Supo­ne un acto de irres­pon­sa­bi­li­dad no cerrar­las de inme­dia­to.

Cons­truir una cen­tral nuclear a pie de pla­ya, en el lugar mis­mo de don­de pro­vie­ne la pala­bra ‘tsu­na­mi’ ¿Cómo es posi­ble? ¿Por qué se han ubi­ca­do en Japón tan­tos reac­to­res al lado del mar en una zona pro­pen­sa a mare­mo­tos? La Union of Con­cer­ned Scien­tists lo ha docu­men­ta­do con pre­ci­sión: por razo­nes eco­nó­mi­cas. No hay que pagar por el agua del mar, sale muy bara­ta, reba­ja cos­tes y aumen­ta bene­fi­cios, espe­cial­men­te en un país sin ríos de cau­dal impor­tan­te.

La negli­gen­cia y fal­ta de pre­vi­sión es escan­da­lo­sa y solo pue­de ser atri­bui­ble racio­nal­men­te al ocul­ta­mien­to de infor­ma­ción bási­ca por moti­vos de pres­ti­gio que ponen en cues­tión el dise­ño bási­co de esta cen­tral (es decir, de otras muchas en todo Japón), que debe­rían así ser cerra­das de inme­dia­to, lo que pon­dría en la pico­ta a casi todas las gran­des eléc­tri­cas japo­ne­sas, con con­se­cuen­cias impor­tan­tes para el res­to de mul­ti­na­cio­na­les expor­ta­do­ras japo­ne­sas. Esto, a su vez, tam­bién afec­ta­ría a esta indus­tria a nivel mun­dial, y a la pro­duc­ción mun­dial a cor­to pla­zo. No hace fal­ta expli­car que la mayo­ría de cen­tra­les nuclea­res del mun­do no cuen­tan con las medi­das de segu­ri­dad que exis­ten en Japón, ni las más gene­ra­les, ni las más par­ti­cu­la­res con­tra los seís­mos.

La situa­ción gene­ra­da por la locu­ra de la pro­duc­ción capi­ta­lis­ta, que lle­va a la bús­que­da mez­qui­na del máxi­mo de bene­fi­cios por par­te de las mul­ti­na­cio­na­les, ha lle­va­do a una con­fa­bu­la­ción enor­me de ocul­ta­ción de la reali­dad, que afec­ta al con­jun­to del poder esta­ble­ci­do en Japón y que, tal como reve­lan los cables de Wiki­leaks, no es nue­va en abso­lu­to.

Para el Esta­do japo­nés, a su vez, con una Deu­da públi­ca que lle­ga ya al 204% del PIB, con daños que repa­rar por el doble cata­clis­mo natu­ral que pue­de que ascien­dan al 8% de su PIB, el tener que hacer fren­te a una fac­tu­ra suple­men­ta­ria para lim­piar y hacer fren­te al cie­rre de las cen­tra­les japo­ne­sas va a supo­ner una dolo­ro­sa car­ga.

El mode­lo japo­nés entró pro­ba­ble­men­te en una nue­va cri­sis. Varias cen­tra­les nuclea­res deben ser cerra­das ya y eso plan­tea un cos­te deci­si­vo sobre los cos­tes ener­gé­ti­cos de las indus­trias ins­ta­la­das allí, bue­na par­te de las cuá­les pue­den pen­sar en des­lo­ca­li­zar par­te de la pro­duc­ción. Evi­den­te­men­te, va a haber resis­ten­cias a admi­tir esta situa­ción.

Con los datos en la mano, todos los orga­nis­mos inter­na­cio­na­les y bue­na par­te de los nacio­na­les de segu­ri­dad nuclear, han per­di­do toda cre­di­bi­li­dad por su liga­zón mate­rial a los intere­ses de los capi­ta­lis­tas del sec­tor. En la indus­tria más deli­ca­da y peli­gro­sa; en el país que tec­no­ló­gi­ca­men­te más nos mara­vi­lló en los últi­mos 50 años; en el país don­de, con todas estas con­di­cio­nes jun­to con su ries­go geo­ló­gi­co, más segu­ros tenían que haber sido los pro­to­co­los de segu­ri­dad, éstos han falla­do una y otra vez ¡Y hubo avi­sos! ¡Vaya si los hubo!

¿Cómo pode­mos con­fiar en este sis­te­ma? ¿Qué indus­tria es segu­ra? ¿Qué ali­men­ta­ción es sana y segu­ra? Pre­gun­té­mo­nos a noso­tros mis­mos lo que impli­ca la lógi­ca de la domi­na­ción del capi­tal finan­cie­ro, de las gran­des empre­sas y com­pa­ñías de segu­ros, que solo bus­can sus resul­ta­dos a cor­to pla­zo. Hoy en día, la cali­dad de muchos pro­duc­tos se resien­te en dema­sía, debi­do a la pre­sión del cor­to pla­zo del capi­tal finan­cie­ro, ni siquie­ra los anta­ño pres­ti­gio­sos gru­pos indus­tria­les rea­li­zan una inver­sión de recur­sos con visión a lar­go pla­zo. La pro­pia cri­sis del capi­tal finan­cie­ro, cuyos valo­res fic­ti­cios son sos­te­ni­dos por los Gobier­nos cues­te lo que cues­te, ame­na­za con devo­rar y arras­trar tras de sí a muchos gru­pos indus­tria­les. Este es el capi­ta­lis­mo senil en todo su apo­geo.

La cues­tión es que, bajo el capi­ta­lis­mo, ni siquie­ra la indus­tria con­ce­bi­da y pla­ni­fi­ca­da a más lar­go pla­zo, se libra de que está con­ce­bi­da “para bus­car bene­fi­cios” y “más bene­fi­cios que la com­pe­ten­cia”.

Todo está en cues­tión para estos gran­des pro­pie­ta­rios que quie­ren más y más. Si mira­mos a nues­tro alre­de­dor, des­de la ener­gía, has­ta la salud, la jubi­la­ción, el ocio… Y, final­men­te, el medio ambien­te y, con él, el futu­ro físi­co de nues­tros hijos. El capi­ta­lis­mo nos lle­va a un calle­jón sin sali­da y, en defi­ni­ti­va, a la cri­sis del pla­ne­ta.

Fuen­te: http://​www​.corrien​te​mar​xis​ta​.org/​i​n​t​e​r​n​a​c​i​o​n​a​l​/​a​s​i​a​/​4​7​1​-​e​l​-​d​e​s​a​s​t​r​e​-​q​u​e​-​s​i​-​s​e​-​p​o​d​i​a​-​h​a​b​e​r​-​e​v​i​t​a​d​o​.​h​tml

Corrien­te Mar­xis­ta Inter­na­cio­nal


Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *