Miguel D’Escoto: “Esta­dos Uni­dos es la peor de todas las cri­sis”

En el mar­co de una con­fe­ren­cia en Fran­cia sobre la rela­ción entre poder y petró­leo, Miguel D´Escoto, ex Pre­si­den­te de la Asam­blea de Nacio­nes Uni­das, expu­so el siguien­te dis­cur­so ante tres mil oyen­tes de la Uni­ver­si­dad de París cau­san­do la inme­dia­ta cen­su­ra de la pren­sa mun­dial.

Los invi­ta­mos a cono­cer su visión sobre el actual esce­na­rio inter­na­cio­nal.

MIGUEL D’ESCOTO BROCKMANN – En el mun­do hay una gran gue­rra decla­ra­da y en pleno desa­rro­llo, con­tra los más des­po­seí­dos, los miles de millo­nes de pobres, ham­brien­tos, sin techo, sin salud, sin empleo o esco­la­ri­dad, pero, tam­bién, con­tra los ára­bes, afro-des­cen­dien­tes, asiá­ti­cos o lati­no­ame­ri­ca­nos que poseen petró­leo, gas o mine­ra­les estra­té­gi­cos.

Todo va enca­mi­na­do hacia el con­trol total y abso­lu­to de los Esta­dos Uni­dos sobre la Tie­rra. El impe­rio tie­ne el cam­po libre. Se mue­ve sin nin­gu­na resis­ten­cia efec­ti­va. Nacio­nes Uni­das ya no es úni­ca­men­te dis­fun­cio­nal e irre­le­van­te en esta agre­sión impe­ria­lis­ta, ya pode­mos decir que es un ins­tru­men­to del impe­rio. Los prin­ci­pa­les cul­pa­bles no son tan­to los agre­so­res como las timo­ra­tas víc­ti­mas que no se atre­ven a orga­ni­zar­se para defen­der­se como corres­pon­de.

En nues­tro peque­ño pla­ne­ta los recur­sos natu­ra­les son inevi­ta­ble­men­te limi­ta­dos y una mino­ría codi­cio­sa y egoís­ta pre­ten­de, median­te sus gue­rras de agre­sión y ocu­pa­ción, aca­pa­rar­lo todo para su exclu­si­vo bene­fi­cio y usar­lo en for­ma irres­pon­sa­ble que per­ju­di­ca a los más vul­ne­ra­bles y a la Madre Tie­rra.

Estas gue­rras de agre­sión y ocu­pa­ción son lide­ra­das por Esta­dos Uni­dos, los paí­ses euro­peos y otros del lla­ma­do pri­mer mun­do, con­tra el res­to de los habi­tan­tes de la Tie­rra, a los que se les con­fie­re un sta­tus de seres infe­rio­res y sin dere­cho a la paz y a una vida dig­na.

Esta­dos ricos en prin­ci­pios éti­cos y/​o en recur­sos natu­ra­les, que no comul­gan con las pre­ten­sio­nes del impe­rio, como Irán, Libia, Vene­zue­la, Cuba, Boli­via, Siria, Nica­ra­gua y muchos más, están siem­pre en la mira geno­ci­da de Washing­ton.

Si toma­mos en cuen­ta que este pri­mer mun­do, a pesar de con­fe­sar­se cre­yen­te, es racis­ta, siem­bra odio con­tra los musul­ma­nes y con­ti­nua­men­te inven­ta pre­tex­tos para inva­dir­los, impu­tán­do­les muchas veces deli­tos que no han come­ti­do, no pode­mos negar que es el mun­do, supues­ta­men­te cris­tiano, el prin­ci­pal res­pon­sa­ble de este mal­va­do y ver­gon­zo­so pano­ra­ma dón­de el doble rase­ro y la hipo­cre­sía son las nor­mas comu­nes para juz­gar a los demás, miran­do siem­pre la paja en el ojo ajeno y no la viga en el pro­pio.

Todo esto, a mí en lo per­so­nal, como nica­ra­güen­se y segui­dor de Jesús, como sacer­do­te, como aman­te de la paz y la jus­ti­cia y de nues­tra Revo­lu­ción San­di­nis­ta, me indig­na y me aver­güen­za. Me sien­to defrau­da­do ante la tibia reac­ción de las igle­sias cris­tia­nas. Lo con­si­de­ro un autén­ti­co escán­da­lo, un anti-tes­ti­mo­nio, una espan­to­sa trai­ción a Jesús, el humil­de, el her­mano, el cru­ci­fi­ca­do.

El pri­me­ro de los divi­nos man­da­mien­tos es: Amar a Dios por sobre todas las cosas y a nues­tros her­ma­nos y her­ma­nas como a noso­tros mis­mos. Pero hoy mucho se pre­di­ca otro muy dis­tin­to y dia­bó­li­co man­da­mien­to: Obe­de­cer cie­ga­men­te las orien­ta­cio­nes de Washing­ton.

Como miem­bro del Comi­té Ase­sor del Con­se­jo de Dere­chos Huma­nos en Gine­bra, CACDH, me sien­to muy moles­to por las pre­ci­pi­ta­das decla­ra­cio­nes y reco­men­da­cio­nes inusi­ta­das en el gran show que aca­ba de con­cluir en el Con­se­jo, con la par­ti­ci­pa­ción de per­so­na­jes tan repul­si­vos, por hipó­cri­tas, como Hillary Clin­ton en con­tra de Libia cuan­do aún que­da mucho por escla­re­cer.

Todo esto con­tras­ta gran­de­men­te con las sen­sa­tas refle­xio­nes sobre el tema del Coman­dan­te Fidel Cas­tro, las pala­bras del Can­ci­ller ruso, Ser­guei Lavrov, den­tro del pro­pio Con­se­jo, pidien­do que se le per­mi­ta al pue­blo libio resol­ver, sin inje­ren­cias exter­nas, las cau­sas que ori­gi­na­ron las revuel­tas popu­la­res. Esos mis­mos con­cep­tos habían tam­bién sido expre­sa­dos por el Coman­dan­te Daniel Orte­ga en el con­tex­to del con­gre­so del FSLN el sába­do recién pasa­do y por muchos otros diri­gen­tes hones­tos que no andan tras el petró­leo libio ni bus­can­do la for­ma de con­gra­ciar­se con Washing­ton, arre­me­tien­do con­tra los que Washing­ton está inge­nián­do­se­las para robar­les sus recur­sos.

En el caso de lo que el régi­men sio­nis­ta come­te todos los días con­tra de Pales­ti­na o que Esta­dos Uni­dos come­te con­tra Irak o Afga­nis­tán, no hay nada que escla­re­cer – todo está cla­ro, es sim­ple y lla­na­men­te geno­ci­dio. ¿Por qué el Con­se­jo de Dere­chos Huma­nos, y otros que hipó­cri­ta­men­te quie­ren hoy ser vis­tos como defen­so­res de los dere­chos huma­nos, no ha hecho simi­la­res decla­ra­cio­nes ni reco­men­da­cio­nes con­tra Esta­dos Uni­dos y con­tra Israel?

El doble rase­ro y la hipo­cre­sía tam­bién son hoy la nor­ma en las Nacio­nes Uni­das que Washing­ton con­tro­la cada día más. Posi­ble­men­te Gada­fi no sea un san­to, pero muchí­si­mo menos son los pre­si­den­tes de Esta­dos Uni­dos, todos los cua­les mere­cen ser lle­va­dos a jui­cio por crí­me­nes con­tra la huma­ni­dad. Si no somos capa­ces de reco­no­cer eso, no tene­mos nin­gu­na auto­ri­dad moral para juz­gar a otros. La jus­ti­cia es pare­ja o no es jus­ti­cia – no hay jus­ti­cia selec­ti­va.

Pero vien­do este asun­to en su con­tex­to más amplio, debe­mos de reco­no­cer que son muchas las cri­sis con­ver­gen­tes de natu­ra­le­za antro­po­gé­ni­ca que aco­san hoy día a la huma­ni­dad y a gran par­te de la vida en la Tie­rra. El hecho de que haga­mos refe­ren­cia a la natu­ra­le­za antro­po­gé­ni­ca de todas las cri­sis actua­les, no sig­ni­fi­ca que pen­se­mos que todos los seres huma­nos sea­mos igual­men­te res­pon­sa­bles de ellas.

Son los paí­ses ricos y alta­men­te desa­rro­lla­dos los más res­pon­sa­bles y, den­tro de ellos, los Esta­dos Uni­dos es, por mucho, el más res­pon­sa­ble. Bas­ta con recor­dar que Texas, con sus ape­nas 25 millo­nes de habi­tan­tes, emi­te más gases de efec­to inver­na­de­ro que toda el Áfri­ca sub-saha­ria­na jun­ta con sus cen­te­na­res de millo­nes de habi­tan­tes.

A la lis­ta de las 16 cri­sis que pre­sen­ta­mos a con­ti­nua­ción podría­mos agre­gar muchas más: cri­sis cli­má­ti­ca; cri­sis de calen­ta­mien­to glo­bal; cri­sis ener­gé­ti­ca; cri­sis finan­cie­ra, eco­nó­mi­ca, mone­ta­ria y comer­cial; cri­sis ali­men­ta­ria; cri­sis de pobre­za extre­ma; cri­sis del ham­bre; cri­sis de into­le­ran­cia con­tra los pue­blos ori­gi­na­rios y los afro-des­cen­dien­tes; cri­sis de sobre­po­bla­ción en la Tie­rra; cri­sis de gue­rras geno­ci­das que cau­san, ade­más, irre­pa­ra­bles daños al ambien­te; cri­sis del agua; cri­sis de aire puro; cri­sis de una ace­le­ra­da des­apa­ri­ción de las espe­cies y real ame­na­za de extin­ción de la pro­pia espe­cie huma­na; cri­sis del arbo­ri­ci­dio; cri­sis de géne­ro y cri­sis de into­le­ran­cia cul­tu­ral y reli­gio­sa.

Pero aun­que siga­mos agre­gán­do­le más cri­sis a esta lis­ta de 16, lo más pro­ba­ble es que no inclu­ya­mos a la prin­ci­pal de todas. Esta omi­sión posi­ble­men­te se deba al hecho de que a esta se le ha con­fe­ri­do una espe­cie de sta­tus de into­ca­ble y, por eso, nun­ca se nos ha ocu­rri­do denun­ciar­la públi­ca y ofi­cial­men­te, ni tomar medi­das serias y efec­ti­vas, en cuan­to a orga­ni­za­ción de nacio­nes afec­ta­das, ni con­vo­car a un encuen­tro de los jefes de Esta­do y de gobier­nos del mun­do para tra­tar, explí­ci­ta y exclu­si­va­men­te, de esta cri­sis, la más seria de todas, la que cons­ti­tu­ye, y a más cor­to pla­zo, la mayor ame­na­za para la con­ti­nua­ción de la espe­cie huma­na y de la mayor par­te de la vida en la Tie­rra –me refie­ro, obvia­men­te, a los Esta­dos Uni­dos de Nor­te­amé­ri­ca.

Sí, así es. Esta­dos Uni­dos, a pesar de su hipó­cri­ta retó­ri­ca, sus cíni­cas son­ri­sas, men­ti­ras y calum­nias, cons­ti­tu­ye el mayor pro­ble­ma a nivel pla­ne­ta­rio y la mayor ame­na­za a la vida, a la demo­cra­cia, a la jus­ti­cia y a la paz mun­dial.

Los Esta­dos Uni­dos con su polí­ti­ca exte­rior y sus ambi­cio­nes de Full Spec­trum Domi­nan­ce, de domi­nio total y abso­lu­to sobre el mun­do, se ha con­ver­ti­do ya no sólo en el mayor enemi­go de la huma­ni­dad que jamás haya exis­ti­do, sino que tam­bién de la Madre Tie­rra.

Su filo­so­fía polí­ti­ca y eco­nó­mi­ca se ha vuel­to una espe­cie de reli­gión obli­ga­to­ria, para el res­to de las nacio­nes, y Esta­dos Uni­dos no vaci­la, nun­ca ha vaci­la­do, y no vaci­la­rá jamás, en exter­mi­nar a aque­llos “infie­les” que rehú­sen arro­di­llar­se ante él, some­tér­se­le y que­mar incien­so ante el bece­rro de oro que lo repre­sen­ta. Es decir, los que no este­mos de acuer­do en acep­tar su codi­cia, su terro­ris­mo, camu­fla­do como defen­sa de la “civi­li­za­ción” occi­den­tal, su capi­ta­lis­mo e impe­ria­lis­mo, esta­mos todos en peli­gro de ser con­ver­ti­dos, de la noche a la maña­na, en enemi­gos y colo­ca­dos en la mira de sus agre­sio­nes geno­ci­das.

Esta­dos Uni­dos ya tie­ne la capa­ci­dad de ani­qui­lar varias veces toda la vida sobre la Tie­rra. Eso es pro­ba­ble­men­te lo que ter­mi­na­rá hacien­do si el mun­do sigue de bra­zos cru­za­dos con res­pec­to a la peor de las gran­des cri­sis que ame­na­zan nues­tra exis­ten­cia hoy en día.

No bas­ta con seguir hacien­do denun­cias anti­im­pe­ria­lis­tas ais­la­das, sin que estas sean for­mal y ofi­cial­men­te acom­pa­ña­das por la inmen­sa mayo­ría de los Miem­bros del G‑192 con reso­lu­cio­nes vin­cu­lan­tes, de obli­ga­to­rio cum­pli­mien­to y con la posi­bi­li­dad de ser res­pal­da­das por efec­ti­vas medi­das coer­ci­ti­vas para lograr su aca­ta­mien­to. Una ONU rein­ven­ta­da, con estas posi­bi­li­da­des, es lo que pro­po­ne­mos como úni­co medio indis­pen­sa­ble para nues­tra efec­ti­va defen­sa. Sin ella no nos podre­mos defen­der, si es que aún esta­mos a tiem­po para hacer­lo.

La cri­sis plan­tea­da por Esta­dos Uni­dos en el mun­do es, pre­ci­sa­men­te, el tipo de cri­sis que debe­ría ser tra­ta­do en Nacio­nes Uni­das y al más alto nivel, pero como esta Orga­ni­za­ción, ade­más de cas­tra­da y dis­fun­cio­nal, ha sido con­ver­ti­da tam­bién en ins­tru­men­to del impe­rio, nos incum­be a todos los Esta­dos Miem­bros arre­ba­tár­se­la, pues son los Esta­dos Miem­bros los que repre­sen­tan a Noso­tros los Pue­blos en cuyo nom­bre la ONU fue fun­da­da. Lo úni­co que Esta­dos Uni­dos repre­sen­ta son los intere­ses de su pro­pio Com­ple­jo Mili­tar Indus­trial, como bien dijo el pre­si­den­te Dwight Eisenho­wer, que algo debe de haber sabi­do sobre el tema.

Como se ha dicho de otras situa­cio­nes ver­gon­zo­sas, lo terri­ble de todo esto ya ha deja­do de ser la cri­mi­nal osa­día del impe­rio. Lo que es mucho peor, es la pasi­vi­dad y cobar­día del res­to del mun­do, es decir, de los que se han deja­do con­ver­tir en borre­gos del impe­rio, de los que se han deja­do doble­gar y han opta­do por lograr man­te­ner el sello apro­ba­to­rio de la Bes­tia.

En Nica­ra­gua, por ejem­plo, para los Amchams, los Mon­tea­le­gres y todo el ser­vi­lis­mo crio­llo, eso impli­ca obe­de­cer las orien­ta­cio­nes de los grin­gos para así man­te­ner siem­pre sus visas y ser infal­ta­bles hués­pe­des de honor en la Caso­na, des­de don­de el repre­sen­tan­te del terro­ris­mo mun­dial pon­ti­fi­ca a sus secua­ces nicas, la mayor par­te de los cua­les cons­ti­tu­ye el meo­llo de la opo­si­ción a la Revo­lu­ción San­di­nis­ta y a Daniel.

Es pre­ci­sa­men­te en este momen­to, mien­tras estoy escri­bien­do esto, que me aca­ba de entrar un correo elec­tró­ni­co de Ram­sey Clark con un artícu­lo del New York Times, fir­ma­do por Eric Lip­ton, hablan­do de las zan­ga­na­das anti­pa­trió­ti­cas come­ti­das por un tal Roger Artea­ga, quien supues­ta­men­te fue pre­si­den­te de la Cáma­ra de Comer­cio Ame­ri­ca­na de Nica­ra­gua, y sus acti­vi­da­des como agen­te de la Emba­ja­da ame­ri­ca­na y del Depar­ta­men­to de Esta­do en con­tra del gobierno cons­ti­tu­cio­nal de Nica­ra­gua, es decir, cosas que, de haber sido come­ti­das en EE.UU. con­tra el gobierno grin­go, le hubie­ran oca­sio­na­do sen­ten­cias car­ce­la­rias de por varias vidas.

Pero, cla­ro está, cosas pare­ci­das se viven en todas par­tes del mun­do. Sin sus laca­yos o secua­ces crio­llos el impe­rio no fun­cio­na­ría. Son los ven­de­pa­tria los que le dan via­bi­li­dad al impe­rio. Pero ya hay que olvi­dar­se de esos que San­dino lla­ma­ba pele­les. Lamen­ta­ble­men­te siem­pre segui­rá habien­do ese tan abo­mi­na­ble tipo de per­so­nas en la Tie­rra. Lo impor­tan­te es que no nos deje­mos dete­ner, que siga­mos siem­pre en la lucha inclau­di­ca­ble, por el otro mun­do posi­ble que año­ra­mos y cuya Alba se avi­zo­ra.

Los que sí com­pren­de­mos lo nefas­to del impe­rio, y el peli­gro, cada vez mayor, que repre­sen­ta, debe­mos estar cla­ros que la defen­sa efec­ti­va de la vida sobre el pla­ne­ta Tie­rra, inclu­yen­do la de la pro­pia espe­cie huma­na, exi­ge inexo­ra­ble­men­te la exis­ten­cia de un foro mun­dial, inde­pen­dien­te y demo­crá­ti­co para una ver­da­de­ra y efec­ti­va defen­sa de los dere­chos de la Madre Tie­rra y de la huma­ni­dad. Por ello insis­ti­mos, repe­ti­mos y vol­ve­mos a decir que la ONU que exis­te aho­ra es inser­vi­ble, inope­ran­te, dis­fun­cio­nal e ins­tru­men­to del impe­rio. Es por eso que ya no goza de con­fian­za o cre­di­bi­li­dad algu­na.

Esto es tan serio que pode­mos decir, sin temor a equi­vo­car­nos, que si la ONU no cam­bia radi­cal­men­te, si no la rein­ven­ta­mos, pron­to des­pa­re­ce­rá. De la mis­ma mane­ra y por las mis­mas razo­nes que la OEA. Pero si crear una nue­va orga­ni­za­ción autén­ti­ca­men­te regio­nal no será tan difí­cil y pron­to la ten­dre­mos, si deja­mos que la ONU mue­ra, crear­la de nue­vo será casi impo­si­ble. Debe­mos de arre­ba­tár­se­la, sic, a los que se la han usur­pa­do para así poder, los ver­da­de­ros intere­sa­dos en el futu­ro de la Tie­rra, inyec­tar­le nue­va vida, rele­van­cia y efec­ti­vi­dad a nues­tra Orga­ni­za­ción mun­dial.

Tan­to las ins­tan­cias de coor­di­na­ción y coope­ra­ción regio­nal, como las de coor­di­na­ción y coope­ra­ción mun­dial, son indis­pen­sa­bles para la defen­sa efec­ti­va de la vida sobre la Tie­rra. Insis­to tan­to en esto por­que estoy con­ven­ci­do de que los gobier­nos, inclu­so muchos de los más pro­gre­sis­tas, no están sufi­cien­te­men­te con­ven­ci­dos. La gue­rra por quie­nes anhe­lan el total y abso­lu­to domi­nio pla­ne­ta­rio está más que decla­ra­da y avan­za con una fir­me­za y velo­ci­dad nun­ca antes cono­ci­das. O comen­za­mos ya a defen­der­nos o nos aplas­ta­rán mucho antes de lo que poda­mos sos­pe­char.

Es por todo esto que insis­ti­mos en que las Nacio­nes Uni­das tie­ne que ser rein­ven­ta­da, cuan­to antes, como una Orga­ni­za­ción mun­dial de lucha, de defen­sa efec­ti­va, por la sobre­vi­ven­cia de la espe­cie huma­na y de la mayor par­te de la vida en la Tie­rra, ame­na­za­das hoy como nun­ca antes en la his­to­ria. Pen­sar que la diná­mi­ca cri­mi­nal en que nos encon­tra­mos se auto-deten­drá, es algo tan ilu­so como lo era el pen­sar que el mer­ca­do tenía sus pro­pias armas secre­tas para impe­dir el des­ca­la­bro finan­cie­ro y eco­nó­mi­co de sep­tiem­bre del 98.

Debe­mos con­ven­cer­nos, de una vez por todas, que no exis­ten tales armas secre­tas para dete­ner el pro­ce­so de auto-des­truc­ción en que nos encon­tra­mos, sea por igno­ran­cia, codi­cia extre­ma, con­cep­tos erró­neos de desa­rro­llo basa­dos en la creen­cia de una exis­ten­cia infi­ni­ta de recur­sos natu­ra­les, o por la razón que fue­re.

Nues­tra sobre­vi­ven­cia depen­de­rá del gra­do de deter­mi­na­ción con que nos com­pro­me­ta­mos con la defen­sa de la vida y de la rapi­dez con que empren­da­mos nues­tra impos­ter­ga­ble obli­ga­ción de hacer­nos de una Orga­ni­za­ción mun­dial inde­pen­dien­te del impe­rio y capaz de luchar, con efec­ti­vi­dad, con­tra las dife­ren­tes cri­sis con­ver­gen­tes que nos aco­san y, sobre todo, con­tra su Prin­ci­pal Cau­san­te, es decir, los Esta­dos Uni­dos, que, ade­más, ha sido poseí­do por el demo­nio de Full Spec­trum Domi­nan­ce, domi­nio total y abso­lu­to sobre el pla­ne­ta Tie­rra.

Elciu​da​dano​.cl

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *