Oba­ma, el impe­rio y Fidel Cas­tro – Gil­ber­to López y Rivas

Fidel Castro

Fidel Cas­tro es uno de los ana­lis­tas polí­ti­cos que no pue­de pasar des­aper­ci­bi­do entre quie­nes escri­ben artícu­los de opi­nión en diver­sos dia­rios de Amé­ri­ca Lati­na, inclu­yen­do La Jor­na­da, en Méxi­co. Se tra­ta del revo­lu­cio­na­rio, diri­gen­te polí­ti­co y esta­dis­ta que se ha enfren­ta­do con éxi­to duran­te más de cin­cuen­ta años al impe­ria­lis­mo esta­dou­ni­den­se y a los once pre­si­den­tes que han tra­ta­do inú­til­men­te des­de 1959 que una con­tra­rre­vo­lu­ción triun­fe y se res­tau­re el capi­ta­lis­mo en Cuba.

Por esta razón con­si­de­ro muy acer­ta­do que la edi­to­rial Ocean Sur publi­que con el titu­lo Oba­ma y el impe­rio, una com­pi­la­ción de sus tex­tos que refie­ren a este impor­tan­te tema de actua­li­dad mun­dial que afec­ta la vida de los pue­blos en cons­tan­te resis­ten­cia con­tra las múl­ti­ples for­mas en que el gobierno esta­dou­ni­den­se, sus fuer­zas arma­das y sus cor­po­ra­cio­nes inter­vie­nen nega­ti­va­men­te en nues­tros paí­ses.

No obs­tan­te que la obra rese­ña­da reúne artícu­los de dis­tin­ta enver­ga­du­ra des­de mayo de 2008 a junio de 2010, esta man­tie­ne cohe­ren­cia inter­na en la temá­ti­ca prin­ci­pal y en diver­sos pro­ble­mas cola­te­ra­les, muchos de ellos acu­cian­tes para los des­ti­nos de la huma­ni­dad. El libro des­ta­ca por la infor­ma­ción fun­da­da no solo en fuen­tes escri­tas, sino tam­bién en expe­rien­cias y viven­cias del autor, quien se dis­tin­gue por la agu­de­za en la obser­va­ción crí­ti­ca, el fino sen­ti­do del humor y sobre todo por su capa­ci­dad para el aná­li­sis dia­lec­ti­co.

Así, la figu­ra de Oba­ma se pro­yec­ta en sus cla­ros­cu­ros y con­tra­dic­cio­nes, siem­pre con la pre­ci­sión en el len­gua­je que carac­te­ri­za a Fidel: «Oba­ma nació, se edu­có, hizo polí­ti­ca y tuvo éxi­to den­tro del sis­te­ma capi­ta­lis­ta impe­rial de Esta­dos Uni­dos. No desea­ba ni podía cam­biar el sis­te­ma» (p. 89)…

Por su con­di­ción de afro­ame­ri­cano ‑sigue nues­tro autor- allí sufrió las afren­tas de la dis­cri­mi­na­ción, según narra en su libro Los sue­ños de mi padre; allí cono­ció la pobre­za en que viven dece­nas de millo­nes de nor­te­ame­ri­ca­nos; allí se edu­có, pero tam­bién dis­fru­tó como pro­fe­sio­nal exi­to­so los pri­vi­le­gios de la cla­se media rica, y ter­mi­nó idea­li­zan­do el sis­te­ma social don­de la cri­sis eco­nó­mi­ca, las vidas de nor­te­ame­ri­ca­nos inú­til­men­te sacri­fi­ca­das y su indis­cu­ti­ble talen­to le die­ron la vic­to­ria… Barack Oba­ma es un faná­ti­co cre­yen­te del sis­te­ma capi­ta­lis­ta impe­ria­lis­ta impues­to por Esta­dos Uni­dos al mun­do. “Dios ben­di­ga a Esta­dos Uni­dos, con­clu­ye sus dis­cur­sos” (p. 125).

En mi caso, habien­do vivi­do en Esta­dos Uni­dos y estu­dia­do en los años seten­ta los movi­mien­tos polí­ti­cos de mino­rías nacio­na­les ‑como los chicanos‑, des­de que apa­re­ció Oba­ma como can­di­da­to para las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les y, pos­te­rior­men­te, como pre­si­den­te elec­to, man­tu­ve fuer­tes reser­vas sobre el per­so­na­je y, más aún, sobre la posi­bi­li­dad de que la lle­ga­da de un afro­ame­ri­cano a la Casa Blan­ca sig­ni­fi­ca­ra un cam­bio cua­li­ta­ti­vo en la polí­ti­ca impe­ria­lis­ta. Se hacía hin­ca­pié en esa épo­ca sobre el caso de los “raba­ni­tos” ‑rojos por fue­ra y blan­cos por dentro‑, que lo impor­tan­te no era el color de la piel sino la con­cien­cia polí­ti­ca que impul­sa­ba a los indi­vi­duos y movi­mien­tos.

Con toda razón los edi­to­res, en su nota intro­duc­to­ria a la obra de Fidel, hacen un balan­ce a más de dos años de asu­mir Oba­ma el car­go de pre­si­den­te, des­ta­can­do que la gue­rra de Afga­nis­tán no tie­ne fin; toda­vía hay 50 mil sol­da­dos en Irak y con­ti­nua como país ocu­pa­do; en Amé­ri­ca Lati­na la IV Flo­ta patru­lla nue­va­men­te los mares, y en cuan­to a la polí­ti­ca inter­na, no ha teni­do lugar la pro­me­ti­da refor­ma migra­to­ria.

Aña­di­ría­mos a la lis­ta: la con­ti­nua­ción del blo­queo a Cuba, el aumen­to con­si­de­ra­ble de las ope­ra­cio­nes encu­bier­tas de las fuer­zas espe­cia­les esta­dou­ni­den­ses, inclu­yen­do Vene­zue­la y Boli­via, más allá que su pre­de­ce­sor, el apo­yo al gol­pe de Esta­do en Hon­du­ras, y su actual posi­ción con res­pec­to a la inter­ven­ción en Libia.

Cabe seña­lar que muchos de estos acon­te­ci­mien­tos son tra­ta­dos por Fidel en el libro y algu­nos de ellos inclu­so son pre­vis­tos por él con gran exac­ti­tud: por ejem­plo, al refe­rir­se a las fuen­tes de ener­gía, men­cio­na las plan­tas nuclea­res y comen­ta «que cuen­tan ya con un núme­ro ele­va­do de opo­nen­tes, por los gran­des ries­gos de acci­den­tes con efec­tos desas­tro­sos para la vida, la atmos­fe­ra y la ali­men­ta­ción huma­na. Es abso­lu­ta­men­te impo­si­ble garan­ti­zar que algu­nos de estos acci­den­tes no ten­gan lugar». (p. 24)

Fidel se ha dis­tin­gui­do siem­pre por su cor­te­sía (decen­cia y res­pe­to, la deno­mi­na) para con los enemi­gos a quie­nes se ha enfren­ta­do, por lo que al mis­mo tiem­po que es cons­cien­te que no había que hacer­se ilu­sio­nes res­pec­to a un posi­ble cam­bio polí­ti­co a par­tir de la elec­ción del pri­mer afro­ame­ri­cano como pre­si­den­te de ese país, no esca­ti­ma reco­no­ci­mien­tos a Oba­ma: “máqui­na de tra­ba­jo”, “salud a toda prue­ba”, “men­te ágil”, “gran capa­ci­dad de comu­ni­ca­ción y polé­mi­ca”, “el mejor ora­dor polí­ti­co de Esta­dos Uni­dos en las últi­mas déca­das”, “agu­da inte­li­gen­cia”, entre otros.

Obvia­men­te, des­ta­ca en el aná­li­sis la pers­pec­ti­va sobre Cuba del pre­si­den­te esta­dou­ni­den­se: man­te­ner el embar­go, apo­yar la con­tra­rre­vo­lu­ción inter­na y los sec­to­res terro­ris­tas repre­sen­ta­dos en Posa­da Carri­les, no libe­rar a los Cin­co Héroes, no cerrar el horror de Guan­tá­na­mo ni entre­gar este terri­to­rio a sus legí­ti­mos pro­pie­ta­rios, el pue­blo y el gobierno cuba­nos, y, sobre todo, seguir man­te­nien­do la vie­ja tesis de atri­buir a la Revo­lu­ción un carác­ter anti­de­mo­crá­ti­co y caren­te de res­pe­to a la liber­tad y los dere­chos huma­nos.

Fidel empla­za a Oba­ma a par­tir de lo que él deno­mi­na “pre­gun­tas deli­ca­das”: ¿Es correc­to y éti­co que el pre­si­den­te de Esta­dos Uni­dos orde­ne ase­si­na­tos, tor­tu­ras, terro­ris­mo de Esta­do, blo­queos, cri­mi­na­li­za­ción de la migra­ción, robo de cere­bros, inje­ren­cia, inter­ven­cio­nis­mo mili­tar, apo­yo al com­ple­jo mili­tar indus­trial?

Al igual que ubi­ca a este per­so­na­je en su con­tex­to, pers­pec­ti­va his­tó­ri­ca y de cla­se, Fidel va des­cri­bien­do lo que Oba­ma defien­de tan ardien­te­men­te: un impe­rio para­si­ta­rio y saquea­dor, que con menos del 5% de la pobla­ción del mun­do, emi­te el 25% del dió­xi­do de car­bono, suc­cio­na cada año enor­mes can­ti­da­des de petró­leo y gas, mine­ra­les, mate­rias pri­mas, bie­nes de con­su­mo y pro­duc­tos sofis­ti­ca­dos, etcé­te­ra. El mayor pro­duc­tor y expor­ta­dor de armas, que man­tie­ne un com­ple­jo mili­tar indus­trial capaz de ata­car cual­quier pun­to del pla­ne­ta en horas, con cien­tos de bases mili­ta­res ins­ta­la­das en dece­nas de paí­ses de todos los con­ti­nen­tes. El alia­do incon­di­cio­nal de Israel, al que armó con bom­bas ató­mi­cas y ayu­dó a con­so­li­dar­se como un per­ma­nen­te fac­tor de gue­rras de agre­sión, geno­ci­dio y terro­ris­mo de Esta­do en el Medio Orien­te. Juez supre­mo de los valo­res demo­crá­ti­cos y los dere­chos huma­nos. Dolor de cabe­za de cual­quier gobierno, sea de izquier­da, cen­tro o dere­cha, alia­do o no de ese país. Expor­ta­dor de gue­rras con­tra el nar­co­trá­fi­co, sien­do Esta­dos Uni­dos el mayor mer­ca­do de estu­pe­fa­cien­tes del mun­do. Un país don­de el 44% de los con­gre­sis­tas son millo­na­rios y con la eco­no­mía mun­dial que le cos­tea su enor­me deu­da públi­ca con los gas­tos en bie­nes y ser­vi­cios que apor­ta para adqui­rir dóla­res nor­te­ame­ri­ca­nos, con los cua­les las gran­des tras­na­cio­na­les de ese país se han apo­de­ra­do de una par­te con­si­de­ra­ble de las rique­zas del mun­do, y sos­tie­nen la socie­dad de con­su­mo de esa nación.

Fidel fus­ti­ga a Barack Oba­ma por haber acep­ta­do el Nobel de la Paz, pre­gun­tan­do: ¿Por qué Oba­ma acep­tó ese pre­mio «cuan­do ya tenía deci­di­do lle­var la gue­rra de Afga­nis­tán has­ta las últi­mas con­se­cuen­cias? No esta­ba obli­ga­do a un acto cíni­co» (p. 114). En el segui­mien­to de su opo­nen­te polí­ti­co, des­ta­ca el dis­cur­so pro­nun­cia­do por el pre­si­den­te esta­dou­ni­den­se en West Point en 1 de diciem­bre de 2009. Sos­tie­ne Fidel que:

Ese día se empleó a fon­do. Ela­bo­ró y orde­nó cui­da­do­sa­men­te 169 fra­ses des­ti­na­das a tocar cada una de las “teclas” que le intere­sa­ban, para obte­ner de la socie­dad nor­te­ame­ri­ca­na su apo­yo a una estra­te­gia de gue­rra… Ese día tuve la impre­sión de estar escu­chan­do a Geor­ge W. Bush; sus argu­men­tos en nada se dife­ren­cia­ban de la filo­so­fía de su ante­ce­sor, excep­to por una hoji­ta de parra: Oba­ma se opo­nía a las tor­tu­ras. (P. 114)

Reco­mien­do este libro por la pro­fun­di­dad y pro­fe­sio­na­lis­mo con que Fidel se acer­ca a los temas has­ta aho­ra seña­la­dos, y a otros igual­men­te tras­cen­den­tes que el lec­tor encon­tra­rá en sus pági­nas. Fidel, como arti­cu­lis­ta, ha enri­que­ci­do duran­te estos últi­mos años lo que él deno­mi­nó “la bata­lla de ideas” y su opi­nión es brú­ju­la ideo­ló­gi­ca y teó­ri­ca siem­pre ori­gi­nal y con­sis­ten­te y, por lo mis­mo, bien­ve­ni­da.

¿Cómo carac­te­ri­zar la elec­ción de Oba­ma a la pre­si­den­cia de los Esta­dos Uni­dos y cómo eva­luar su desem­pe­ño duran­te el pri­mer año en el car­go? Este volu­men inclu­ye todas las Refle­xio­nes divul­ga­das por Fidel Cas­tro, des­de mayo de 2008 has­ta diciem­bre de 2009, sobre Oba­ma y su polí­ti­ca.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *