Oba­ma, el impe­rio y Fidel Cas­tro – Gil­ber­to López y Rivas

Fidel Castro

Fidel Cas­tro es uno de los ana­lis­tas polí­ti­cos que no pue­de pasar des­aper­ci­bi­do entre quie­nes escri­ben artícu­los de opi­nión en diver­sos dia­rios de Amé­ri­ca Lati­na, inclu­yen­do La Jor­na­da, en Méxi­co. Se tra­ta del revo­lu­cio­na­rio, diri­gen­te polí­ti­co y esta­dis­ta que se ha enfren­ta­do con éxi­to duran­te más de cin­cuen­ta años al impe­ria­lis­mo esta­dou­ni­den­se y a los once pre­si­den­tes que han tra­ta­do inú­til­men­te des­de 1959 que una con­tra­rre­vo­lu­ción triun­fe y se res­tau­re el capi­ta­lis­mo en Cuba.

Por esta razón con­si­de­ro muy acer­ta­do que la edi­to­rial Ocean Sur publi­que con el titu­lo Oba­ma y el impe­rio, una com­pi­la­ción de sus tex­tos que refie­ren a este impor­tan­te tema de actua­li­dad mun­dial que afec­ta la vida de los pue­blos en cons­tan­te resis­ten­cia con­tra las múl­ti­ples for­mas en que el gobierno esta­dou­ni­den­se, sus fuer­zas arma­das y sus cor­po­ra­cio­nes inter­vie­nen nega­ti­va­men­te en nues­tros países.

No obs­tan­te que la obra rese­ña­da reúne artícu­los de dis­tin­ta enver­ga­du­ra des­de mayo de 2008 a junio de 2010, esta man­tie­ne cohe­ren­cia inter­na en la temá­ti­ca prin­ci­pal y en diver­sos pro­ble­mas cola­te­ra­les, muchos de ellos acu­cian­tes para los des­ti­nos de la huma­ni­dad. El libro des­ta­ca por la infor­ma­ción fun­da­da no solo en fuen­tes escri­tas, sino tam­bién en expe­rien­cias y viven­cias del autor, quien se dis­tin­gue por la agu­de­za en la obser­va­ción crí­ti­ca, el fino sen­ti­do del humor y sobre todo por su capa­ci­dad para el aná­li­sis dialectico.

Así, la figu­ra de Oba­ma se pro­yec­ta en sus cla­ros­cu­ros y con­tra­dic­cio­nes, siem­pre con la pre­ci­sión en el len­gua­je que carac­te­ri­za a Fidel: «Oba­ma nació, se edu­có, hizo polí­ti­ca y tuvo éxi­to den­tro del sis­te­ma capi­ta­lis­ta impe­rial de Esta­dos Uni­dos. No desea­ba ni podía cam­biar el sis­te­ma» (p. 89)…

Por su con­di­ción de afro­ame­ri­cano ‑sigue nues­tro autor- allí sufrió las afren­tas de la dis­cri­mi­na­ción, según narra en su libro Los sue­ños de mi padre; allí cono­ció la pobre­za en que viven dece­nas de millo­nes de nor­te­ame­ri­ca­nos; allí se edu­có, pero tam­bién dis­fru­tó como pro­fe­sio­nal exi­to­so los pri­vi­le­gios de la cla­se media rica, y ter­mi­nó idea­li­zan­do el sis­te­ma social don­de la cri­sis eco­nó­mi­ca, las vidas de nor­te­ame­ri­ca­nos inú­til­men­te sacri­fi­ca­das y su indis­cu­ti­ble talen­to le die­ron la vic­to­ria… Barack Oba­ma es un faná­ti­co cre­yen­te del sis­te­ma capi­ta­lis­ta impe­ria­lis­ta impues­to por Esta­dos Uni­dos al mun­do. “Dios ben­di­ga a Esta­dos Uni­dos, con­clu­ye sus dis­cur­sos” (p. 125).

En mi caso, habien­do vivi­do en Esta­dos Uni­dos y estu­dia­do en los años seten­ta los movi­mien­tos polí­ti­cos de mino­rías nacio­na­les ‑como los chicanos‑, des­de que apa­re­ció Oba­ma como can­di­da­to para las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les y, pos­te­rior­men­te, como pre­si­den­te elec­to, man­tu­ve fuer­tes reser­vas sobre el per­so­na­je y, más aún, sobre la posi­bi­li­dad de que la lle­ga­da de un afro­ame­ri­cano a la Casa Blan­ca sig­ni­fi­ca­ra un cam­bio cua­li­ta­ti­vo en la polí­ti­ca impe­ria­lis­ta. Se hacía hin­ca­pié en esa épo­ca sobre el caso de los “raba­ni­tos” ‑rojos por fue­ra y blan­cos por dentro‑, que lo impor­tan­te no era el color de la piel sino la con­cien­cia polí­ti­ca que impul­sa­ba a los indi­vi­duos y movimientos.

Con toda razón los edi­to­res, en su nota intro­duc­to­ria a la obra de Fidel, hacen un balan­ce a más de dos años de asu­mir Oba­ma el car­go de pre­si­den­te, des­ta­can­do que la gue­rra de Afga­nis­tán no tie­ne fin; toda­vía hay 50 mil sol­da­dos en Irak y con­ti­nua como país ocu­pa­do; en Amé­ri­ca Lati­na la IV Flo­ta patru­lla nue­va­men­te los mares, y en cuan­to a la polí­ti­ca inter­na, no ha teni­do lugar la pro­me­ti­da refor­ma migratoria.

Aña­di­ría­mos a la lis­ta: la con­ti­nua­ción del blo­queo a Cuba, el aumen­to con­si­de­ra­ble de las ope­ra­cio­nes encu­bier­tas de las fuer­zas espe­cia­les esta­dou­ni­den­ses, inclu­yen­do Vene­zue­la y Boli­via, más allá que su pre­de­ce­sor, el apo­yo al gol­pe de Esta­do en Hon­du­ras, y su actual posi­ción con res­pec­to a la inter­ven­ción en Libia.

Cabe seña­lar que muchos de estos acon­te­ci­mien­tos son tra­ta­dos por Fidel en el libro y algu­nos de ellos inclu­so son pre­vis­tos por él con gran exac­ti­tud: por ejem­plo, al refe­rir­se a las fuen­tes de ener­gía, men­cio­na las plan­tas nuclea­res y comen­ta «que cuen­tan ya con un núme­ro ele­va­do de opo­nen­tes, por los gran­des ries­gos de acci­den­tes con efec­tos desas­tro­sos para la vida, la atmos­fe­ra y la ali­men­ta­ción huma­na. Es abso­lu­ta­men­te impo­si­ble garan­ti­zar que algu­nos de estos acci­den­tes no ten­gan lugar». (p. 24)

Fidel se ha dis­tin­gui­do siem­pre por su cor­te­sía (decen­cia y res­pe­to, la deno­mi­na) para con los enemi­gos a quie­nes se ha enfren­ta­do, por lo que al mis­mo tiem­po que es cons­cien­te que no había que hacer­se ilu­sio­nes res­pec­to a un posi­ble cam­bio polí­ti­co a par­tir de la elec­ción del pri­mer afro­ame­ri­cano como pre­si­den­te de ese país, no esca­ti­ma reco­no­ci­mien­tos a Oba­ma: “máqui­na de tra­ba­jo”, “salud a toda prue­ba”, “men­te ágil”, “gran capa­ci­dad de comu­ni­ca­ción y polé­mi­ca”, “el mejor ora­dor polí­ti­co de Esta­dos Uni­dos en las últi­mas déca­das”, “agu­da inte­li­gen­cia”, entre otros.

Obvia­men­te, des­ta­ca en el aná­li­sis la pers­pec­ti­va sobre Cuba del pre­si­den­te esta­dou­ni­den­se: man­te­ner el embar­go, apo­yar la con­tra­rre­vo­lu­ción inter­na y los sec­to­res terro­ris­tas repre­sen­ta­dos en Posa­da Carri­les, no libe­rar a los Cin­co Héroes, no cerrar el horror de Guan­tá­na­mo ni entre­gar este terri­to­rio a sus legí­ti­mos pro­pie­ta­rios, el pue­blo y el gobierno cuba­nos, y, sobre todo, seguir man­te­nien­do la vie­ja tesis de atri­buir a la Revo­lu­ción un carác­ter anti­de­mo­crá­ti­co y caren­te de res­pe­to a la liber­tad y los dere­chos humanos.

Fidel empla­za a Oba­ma a par­tir de lo que él deno­mi­na “pre­gun­tas deli­ca­das”: ¿Es correc­to y éti­co que el pre­si­den­te de Esta­dos Uni­dos orde­ne ase­si­na­tos, tor­tu­ras, terro­ris­mo de Esta­do, blo­queos, cri­mi­na­li­za­ción de la migra­ción, robo de cere­bros, inje­ren­cia, inter­ven­cio­nis­mo mili­tar, apo­yo al com­ple­jo mili­tar industrial?

Al igual que ubi­ca a este per­so­na­je en su con­tex­to, pers­pec­ti­va his­tó­ri­ca y de cla­se, Fidel va des­cri­bien­do lo que Oba­ma defien­de tan ardien­te­men­te: un impe­rio para­si­ta­rio y saquea­dor, que con menos del 5% de la pobla­ción del mun­do, emi­te el 25% del dió­xi­do de car­bono, suc­cio­na cada año enor­mes can­ti­da­des de petró­leo y gas, mine­ra­les, mate­rias pri­mas, bie­nes de con­su­mo y pro­duc­tos sofis­ti­ca­dos, etcé­te­ra. El mayor pro­duc­tor y expor­ta­dor de armas, que man­tie­ne un com­ple­jo mili­tar indus­trial capaz de ata­car cual­quier pun­to del pla­ne­ta en horas, con cien­tos de bases mili­ta­res ins­ta­la­das en dece­nas de paí­ses de todos los con­ti­nen­tes. El alia­do incon­di­cio­nal de Israel, al que armó con bom­bas ató­mi­cas y ayu­dó a con­so­li­dar­se como un per­ma­nen­te fac­tor de gue­rras de agre­sión, geno­ci­dio y terro­ris­mo de Esta­do en el Medio Orien­te. Juez supre­mo de los valo­res demo­crá­ti­cos y los dere­chos huma­nos. Dolor de cabe­za de cual­quier gobierno, sea de izquier­da, cen­tro o dere­cha, alia­do o no de ese país. Expor­ta­dor de gue­rras con­tra el nar­co­trá­fi­co, sien­do Esta­dos Uni­dos el mayor mer­ca­do de estu­pe­fa­cien­tes del mun­do. Un país don­de el 44% de los con­gre­sis­tas son millo­na­rios y con la eco­no­mía mun­dial que le cos­tea su enor­me deu­da públi­ca con los gas­tos en bie­nes y ser­vi­cios que apor­ta para adqui­rir dóla­res nor­te­ame­ri­ca­nos, con los cua­les las gran­des tras­na­cio­na­les de ese país se han apo­de­ra­do de una par­te con­si­de­ra­ble de las rique­zas del mun­do, y sos­tie­nen la socie­dad de con­su­mo de esa nación.

Fidel fus­ti­ga a Barack Oba­ma por haber acep­ta­do el Nobel de la Paz, pre­gun­tan­do: ¿Por qué Oba­ma acep­tó ese pre­mio «cuan­do ya tenía deci­di­do lle­var la gue­rra de Afga­nis­tán has­ta las últi­mas con­se­cuen­cias? No esta­ba obli­ga­do a un acto cíni­co» (p. 114). En el segui­mien­to de su opo­nen­te polí­ti­co, des­ta­ca el dis­cur­so pro­nun­cia­do por el pre­si­den­te esta­dou­ni­den­se en West Point en 1 de diciem­bre de 2009. Sos­tie­ne Fidel que:

Ese día se empleó a fon­do. Ela­bo­ró y orde­nó cui­da­do­sa­men­te 169 fra­ses des­ti­na­das a tocar cada una de las “teclas” que le intere­sa­ban, para obte­ner de la socie­dad nor­te­ame­ri­ca­na su apo­yo a una estra­te­gia de gue­rra… Ese día tuve la impre­sión de estar escu­chan­do a Geor­ge W. Bush; sus argu­men­tos en nada se dife­ren­cia­ban de la filo­so­fía de su ante­ce­sor, excep­to por una hoji­ta de parra: Oba­ma se opo­nía a las tor­tu­ras. (P. 114)

Reco­mien­do este libro por la pro­fun­di­dad y pro­fe­sio­na­lis­mo con que Fidel se acer­ca a los temas has­ta aho­ra seña­la­dos, y a otros igual­men­te tras­cen­den­tes que el lec­tor encon­tra­rá en sus pági­nas. Fidel, como arti­cu­lis­ta, ha enri­que­ci­do duran­te estos últi­mos años lo que él deno­mi­nó “la bata­lla de ideas” y su opi­nión es brú­ju­la ideo­ló­gi­ca y teó­ri­ca siem­pre ori­gi­nal y con­sis­ten­te y, por lo mis­mo, bienvenida.

¿Cómo carac­te­ri­zar la elec­ción de Oba­ma a la pre­si­den­cia de los Esta­dos Uni­dos y cómo eva­luar su desem­pe­ño duran­te el pri­mer año en el car­go? Este volu­men inclu­ye todas las Refle­xio­nes divul­ga­das por Fidel Cas­tro, des­de mayo de 2008 has­ta diciem­bre de 2009, sobre Oba­ma y su política.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.