La ins­crip­ción de Sor­tu – Jesús Valen­cia

Si Sor­tu hubie­ra naci­do en un lugar menos cerril ya esta­ría ins­cri­to. Le ha toca­do la fata­li­dad de tener que supe­rar los con­tro­les de un esta­do pla­ga­do de tro­glo­di­tas. Y en esas anda, some­ti­do a rigu­ro­sas prue­bas de ADN que pre­ten­den deter­mi­nar su filia­ción ilí­ci­ta.

El Esta­do lo tie­ne fácil para ile­ga­li­zar la nue­va mar­ca. Otra sería la con­clu­sión si la Jus­ti­cia espa­ño­la fun­cio­na­se en cla­ves de lógi­ca jurí­di­ca, pero tal supues­to no exis­te. Legis­la con dedi­ca­to­ria per­so­nal y aprue­ba cuan­tas leyes va nece­si­tan­do para mar­gi­nar a la izquier­da aber­tza­le. La nue­va pro­pues­ta ha sus­ci­ta­do las vie­jas reac­cio­nes de siem­pre. ¿Será que Sor­tu ha deja­do pocos pelos en la gate­ra? El pro­ble­ma es otro. La Espa­ña cutre ‑que es muy amplia- cie­rra cual­quier res­qui­cio por don­de pudie­ra «colar­se» el inde­pen­den­tis­mo de izquier­da; la puer­ta que ofre­ce como entra­da es un mero gra­fi­ti pin­ta­do sobre un muro de hor­mi­gón. La nue­va mar­ca ya ha con­se­gui­do un obje­ti­vo impor­tan­te: evi­den­ciar las con­trac­cio­nes de un esta­do con­ta­mi­na­do de fran­quis­mo. Quie­nes se des­ga­ñi­tan para legi­ti­mar­lo arras­tran tales mise­rias que, a pesar de su afo­nía, difí­cil­men­te con­ven­cen. Los esta­tu­tos de Sor­tu han des­nu­da­do sin con­tem­pla­cio­nes a quie­nes se alis­ta­ron en el Pac­to de Aju­ria Enea; club de demó­cra­tas que reser­va­ba una silla para los vio­len­tos en el momen­to mis­mo en que deja­ran de ser­lo. Si tuvie­sen un míni­mo de decen­cia ‑y cono­cien­do la reso­lu­ción del Tri­bu­nal Supre­mo- debe­rían hacer un comu­ni­ca­do pós­tu­mo con­fe­san­do el timo que pro­mo­vie­ron duran­te más de diez años.

El ana­gra­ma de Sor­tu ayu­da a visua­li­zar la dife­ren­cia entre el pro­yec­to polí­ti­co del Esta­do espa­ñol y el de la izquier­da aber­tza­le. El del pri­me­ro es inti­mi­da­to­rio, des­ac­ti­va­dor y corro­si­vo: «estáis al bor­de del abis­mo», «es el últi­mo tren que os que­da», «os vais a disol­ver como un azu­ca­ri­llo» (¿tan fácil es aca­bar con un movi­mien­to polí­ti­co arrai­ga­do, cur­ti­do y moti­va­do?). A tan espe­luz­nan­te pre­sa­gio le han acom­pa­ña­do medi­das bru­ta­les que pre­ten­dían ajus­tar la reali­dad al deseo de los ago­re­ros. Han fra­ca­sa­do. Los muchos y des­co­mu­na­les atro­pe­llos no han con­se­gui­do barrer ‑ni siquie­ra neu­tra­li­zar- a la izquier­da aber­tza­le. Ésta, siem­pre en ebu­lli­ción, ha pre­sen­ta­do la nue­va mar­ca sim­bo­li­za­da en un sol nacien­te y en un men­sa­je alen­ta­dor. Tam­bién es lla­ma­da a la crea­ti­vi­dad, a la par­ti­ci­pa­ción, al deba­te, al com­pro­mi­so, a la vida; sus sig­nos refe­ren­cia­les apun­tan hacia un futu­ro lleno de poten­cia­li­da­des y sin­te­ti­zan un pasa­do lleno de esfuer­zos y logros. Los bru­tos inqui­si­do­res con­fun­die­ron las semen­te­ras de noviem­bre con los labran­tíos en bar­be­cho. La tie­rra ‑roji­za bajo los hie­los inver­na­les- ha rever­de­ci­do y gra­na­rá en cose­cha fecun­da cuan­do lle­gue el verano.

Sus deva­neos para alar­gar el apartheid me pro­vo­can una cier­ta son­ri­sa. Cada vez más enma­ra­ña­dos en sus pro­pias redes, no aho­ga­rán nues­tro dere­cho a votar ni nues­tra ilu­sión por cons­truir. La izquier­da aber­tza­le es un suje­to polí­ti­co asen­ta­do y reco­no­ci­do; for­ma­ción cohe­sio­na­da que cuen­ta con mil ener­gías acu­mu­la­das y un pro­yec­to apa­sio­nan­te.

Fuen­te: gara

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *